La armada. 2 Misión de la Armada 2



Descargar 71.12 Kb.
Fecha de conversión24.03.2017
Tamaño71.12 Kb.

La armada. 2

Misión de la Armada 2

Visión de la Armada 2

Principios y Valores de la Armada 2

Himno de la Armada. 2

Heráldica de la Armada 3

Reseña Histórica de la Armada. 3

Resumen Curricular del Comandante General de la Armada 6

6

Políticas del Comandante actual de la Armada 7



Cadena de mando… 9




La armada.

Misión de la Armada


"Asegurar la defensa naval y el cumplimiento de la Constitución y las leyes, cooperar en el mantenimiento del orden interno y participar activamente en el desarrollo nacional, a fin de garantizar la independencia, la soberanía y la integridad de los espacios acuáticos de la Nación"

Visión de la Armada


"Institución Armada conformada por hombres y mujeres ejemplares, con medios idóneos para garantizar el ejercicio de la soberanía y la libertad en los espacios acuáticos de la Nación, observando los principios de la acción conjunta para beneficio de futuras generaciones"

Principios y Valores de la Armada


Nosotros, en la Armada de la República Bolivariana de Venezuela, nos conducimos sobre la base de los valores, tradiciones, creencias y principios éticos que caracterizan al hombre de mar, donde la humildad, transparencia, preparación y elevado compromiso, nos permiten desarrollar la labor necesaria para garantizar, con alta calidad, la ejecución del servicio para el cual hemos sido creados.

Himno de la Armada.


Coro

Al combate valientes marinos,

nada importa morir en la mar,

si se salva el honor militar y la patria

y su noble destino (Bis)

I

Con la fe que triunfó en la epopeya,

con Padilla, Beluche y Clemente,

nuestra Armada serena y valiente

se alzará contra toda agresión.

II

Levaremos doquier con denuedo,

sin que turben violentos azares,

por las costas, puertos y mares,

nuestro excelso y glorioso pendón

III

Flotará con sus regios colores,

en las fuerzas de mar y de tierra,

cual flotara en las naves de guerra,

comandadas por Díaz y Brión

Heráldica de la Armada


Bordura de gules que, en letras de oro, exhibe las inscripciones siguientes: en la parte superior: 24 de Julio de 1823, y en los flancos: NAVIGARE NECESSE, VIVERE NON NECESSE. Una Corona Naval Rostral le sirve de cimera; el gules, expresión de valor, de la fortaleza y carácter del vencedor, significa que el espíritu del marino venezolano, debe ser vencedor en la lucha sobre la materia.

El águila con su mirada penetrante, escrutadora del espacio, es emblema de vigilancia; el ancla es el símbolo de la profesión a la que dedica su existencia, el calabrote que la abraza, hecho firme en su arganeo, significa que todas las palpitaciones y pensamientos le están subordinados y en conjunción al mástil y al cabo, amalgama los altos ideales de la Infantería de Marina. Porta en su pico una cinta o listel de oro, conteniendo esta leyenda de sable: Patria y Honor; en punta, un cabo del territorio nacional, donde campean en sotuer, un mástil con velamen arrollado y un ancla de cepo.

Su campo es el mismo que sirviera de divisa al Ministerio de la Marina de Venezuela, decretado por el Mariscal Juan Crisóstomo Falcón el 29 de Julio de 1863; rememora el glorioso día en que se liberó la Batalla Naval de Maracaibo.Paisaje marino natural donde se destacan al falco diestro, la Goleta “20 de Febrero” y al siniestro, el Vapor de guerra “Mapararí”.

Las  7 estrellas representan a las Goletas de guerra: “Bolívar”, “Brión”, “Mariño”, “Piar”, “Constitución”, “Feliz” y “Conejo”, integrantes de la Expedición Naval Libertadora de Venezuela que, organizada por Bolívar en 1816, salió de Haití bajo el Comando del Almirante Luís Brión; el oro, el metal más puro y preciado, representa que la pureza, en el obrar y en el sentir deben guiar siempre los actos de la Marina de Guerra. 



Reseña Histórica de la Armada.

El año 1811 marcará en la historia de la Armada Venezolana el comienzo de la formación teórico-práctica de las futuras generaciones de guardamarinas, hoy Alféreces, con el establecimiento de la primera Escuela Naval de Venezuela en el Puerto de La Guaira, con el nombre de Escuela Náutica, bajo la Dirección del Alférez de Fragata Vicente Parado.


El estallido del movimiento independentista fue la causa que motivó, entre otros, la creación de una Escuadra Republicana en defensa de los ideales separatistas. Sin embargo, entre 1811 y 1813, la Escuadra Venezolana estuvo conformada por simples cañoneros y embarcaciones pequeñas las cuales eran adaptadas a la circunstancia de naves de guerra.En 1813, el General Juan Bautista Arismendi, Gobernador de Margarita, reorganiza nuestras Fuerzas Navales, adquiriendo tres goletas y algunos buques menores, para construir una escuadrilla de 14 velas.
En el segundo semestre de 1813 se formó una escuadra integrada por el bergantín “ARROGANTE GUAYANÉS” y las goletas “COLOMBIANA”, “PERLA CARLOTA” y “MARIÑO”, la cañonera “INDEPENDENCIA” y el Jabeque “GENERAL PIAR”, la cual, el 13 de Noviembre, tuvo combate entre Puerto Francés y Chuspa con los bergantines realistas “ALERTA” y “CELOSO” de donde salió victoriosa. Los realistas derrotados se dirigieron a Puerto Cabello y los republicanos a La Guaira, donde se le incorporaron las goletas de guerra “ATREVIDA” y “LA JUANA” y las lanchas “VENTUROSA” y “LIGERA”. Un año después, el 25 de Agosto, se formó en Cumaná otra Escuadra con la Goleta “JOVE”, el “INTREPIDO BOLÍVAR”, “LA COLOMBIANA”, “EL CENTAURO”, la “CARLOTA”, la “CULEBRA” y el “ARROGANTE MATURINES” que condujo a Pampatar (Isla de Margarita) al personal republicano derrotado por Morales.
En Marzo de 1816, Bolívar organiza en Los Cayos de San Luís (Haití) una escuadra compuesta por los siguientes buques: goleta “BOLÍVAR” (La Comandanta, de seis cañones, al mando de Renato Beluche); goleta “MARIÑO” (Ex – Diana, con una colisa, al mando de Thomás Dubouille); goleta “PIAR” (Ex – Decatur, con un cañón de 18 y dos pequeños por banda, mandada por John Parnell); goleta “BRION” (Ex – Corcovada, de cuatro cañones y diez carronados, al mando de Jean Monier); goleta “FELIZ” (Ex – Júpiter, Capitaneada por Charles Lominé) y goleta “CONEJO” (con un cañón de 18, al mando de Bernardo Ferrero); con esta escuadra hizo El Libertador la primera expedición de Los Cayos y se dirigió a Margarita, y en las cercanías de los Islotes Los Frailes atacó, derrotó y capturó al bergantín “INTREPIDO” y la goleta “RITA”, buques realistas que custodiaban la zona; la Escuadra Republicana recaló victoriosa en el Puerto de Juan Griego (Isla de Margarita).
En 1822 el Vicepresidente de la Gran Colombia, General Francisco de Paula Santander, por decreto, crea el Primer Batallón de Infantería de Marina, dependiendo en pie y fuerza, de los Batallones del Ejército. Un año más tarde en los meses que precedieron al Mayor Combate Naval de la Historia de Venezuela, esta recién creada Infantería de Marina demostró su necesaria existencia como fuerza en las incursiones de forzamiento de la Barra de Maracaibo (Edo. Zulia) el 16 de Junio de 1823. El 24 del mes siguiente se llevaría a cabo la significativa Batalla Naval del Lago de Maracaibo, donde ambas fuerzas de la Armada: Flota e Infantería demostraron su destreza y valor. Dicha batalla consolidó la independencia lograda dos años antes en el Campo de Carabobo.
La Escuadra Republicana, estaba formada por tres BERGANTINES, siete GOLETAS, tres FLECHERAS, tres LANCHAS, tres BONGOS ARTILLADOS, varios BOTES y FALUCHOS que traficaban por el Lago, 1073 Infantes de Marina y 124 hombres de las tripulaciones, todo ello bajo el mando del Almirante José Prudencio Padilla.
La Escuadra Realista, bajo el comando del Capitán de Navío Ángel Laborde, quien para ese año era el Segundo Jefe de la Escuadra de los mares de la América Septentrional, estaba compuesta por tres BERGANTINES, diez GOLETAS, dos PAILEBOT, dos FLECHERAS, tres FALUCHOS, tres GUAIROS y ocho PIRAGÜAS; divididas estas unidades en tres grupos: uno en Zapara, otro en El Moján y el último en Maracaibo. El recurso humano lo componían 1645 hombres entre tripulación e infantes de marina. La cruenta batalla fue la acción final que aseguró la Independencia de Venezuela. La Escuadra Republicana con menores recursos bélicos que la española, se coronó con el triunfo de aquellos hombres que al grito de “MORIR O SER LIBRES” nos legaron el derecho más sagrado del hombre: la Libertad.
La inestabilidad política y la ruinosa situación del Erario Nacional, producto de los gastos de guerra por la Independencia y luego por la difícil situación económica que no arrojaba suficientes fondos para el Fisco, contribuyen a que se tomen medidas como la siguiente: en 1832, el Congreso dispone la reducción de las Fuerzas Navales, por no poder conservar varados los buques de alto bordo, y que su mantenimiento ocasionaba gastos cuantiosos que el Erario Nacional no estaba en capacidad de aportar, por lo cual su deterioro era inminente.
Para 1845 el Gobierno autoriza a cambiar los buques de vela por buques de vapor y la construcción de dos vapores para el resguardo marítimo. En ese mismo año se adquieren las siguientes unidades bergantines: “PRESIDENTE”, “AVILA” y “CONGRESO”, las Goletas “FAMA”, “DEMOCRACIA”, “TRIMER”, “ECLIPSE”, “INTRÉPIDA”, “ESTRELLA”, “FORZOSA” y “BOLIVARIANA”, el Bergantín “MANZANARES” y un pequeño vapor de guerra denominado “LIBERTADOR”.En el año 1863 comienza a manifestarte una verdadera preocupación por la Armada Venezolana y ello motiva la adquisición de vapores y cañoneros por el Ministro de Marina Manuel Ezequiel Bruzual, las unidades fueron: “BOLÍVAR”, “MAPARARI”, “MARISCAL SUCRE” y “MONAGAS”.
Con el arribo de Guzmán Blanco al poder, la Armada será objeto de un nuevo incremento de buques. En 1880, contaba con los siguientes vapores: “REPÚBLICA”, “REIVINDICADOR” y “REMOLCADOR”; las Goletas “RICAURTE”, “SUCRE” y “3 DE AGOSTO” y hacia finales del siglo XIX los vapores: “LIBERTADOR”, “GUZMÁN BLANCO” y “LOLA”. Goletas: “BOLIVARIANA”, “CARABOBO”, “WASHINGTON” y “ANA JACINTA”, cabe destacar que dentro del período 1845-1890, en los distintos alzamientos que alteraban la conducción política del país, los buques de nuestra Fuerza Naval se repartieron, indistintamente, entre el gobierno y sus oponentes incrementándose el número de ellos para luego ser desincorporados una vez concluida la revolución. En los albores del siglo XX, la Armada la integraban las siguientes unidades: Crucero “RESTAURADOR”, Torpedero “BOLÍVAR”, Transporte “ZAMORA”, Vapores “VENTITRES DE MAYO” “TOTUMO” “MARISCAL SUCRE”, Cañoneros “MIRANDA” y “GENERAL CRESPO”, Goleta “CARABOBO” y otros. En 1909 comienza la producción nacional en nuestro dique y astillero con la colocación de la quilla de un Guardacostas de vapor que recibió el nombre de “29 de Enero” el primero de una serie de tres (Cristóbal Colón y Ciudad Caracas).
En 1912 el Gobierno Nacional adquiere para nuestra Armada el primer buque de guerra (los anteriores eran armados para la acción bélica). Esta nueva unidad llevó el nombre de “MARISCAL SUCRE” (antiguo Isla de Cuba).
Entre 1920 y 1935 se incorporan a nuestra Armada unidades de Guerra pero con años en servicio en otras Armadas, ellos son: el crucero “GENERAL SALOM”, cañoneros “MARACAY” “MIRANDA” y “ARAGUA”, remolcadores “BRION” “JOSE FÉLIX RIBAS” y el Bergantín “ANTONIO DÍAZ”.
A partir de 1937 nuestros oficiales egresados de la Escuela Naval, comienzan a ser enviados a efectuar cursos de tecnificación en el extranjero. En 1938, por Resolución No. 28 del 1ro de julio, la Infantería resurge en la Armada Nacional con el nombre de “COMPAÑÍA DE DEFENSA DE COSTAS”. El 8 de diciembre de 1939 la Escuela de Clases y Marineros de La Grita (Edo. Táchira) dio una promoción de 34 alumnos, los cuales fueron instruidos luego en la rama de Infantería de Marina. En ese mismo año 39 el Gobierno Nacional adquiere en Italia dos unidades flotantes de guerra con años de servicio en la Armada de dicho país, ellos son: cañoneros “GENERAL SOUBLETTE” y “GENERAL URDANETA”, cuatro años más tarde, el 9 de septiembre de 1943, se crea la Primera Compañía de Infantería de Marina como pilar relevante dentro de la Armada Nacional. En 1944, se adquieren en los Estados Unidos cuatro Caza-Submarinos, de acuerdo con la Ley de Prestamos y Arrendamiento, los cuales llevaron los siguientes nombres: “ANTONIO DÍAZ”, “BRIÓN”, “BRICEÑO MÉNDEZ” y “ARISMENDI”, y llegaron a La Guaira en enero de 1945.
Entre 1945 y 1950 la Armada de Venezuela se incrementa con la adquisición de siete unidades, de fabricación canadiense y participantes en la II Guerra Mundial, ellas fueron las corbetas: “CARABOBO”, “CONSTITUCIÓN”, “FEDERACIÓN”, “INDEPENDENCIA”, “LIBERTAD”, “PATRIA” y “VICTORIA”. En el mismo lapso de tiempo se adquirió en los Estados Unidos el transporte LST “CAPANA”, el cual prestó servicio como carguero de la Armada y Buque Escuela de la misma.
A la par de estas adquisiciones se crean Batallones de Infantería de Marina No. 1 (11-12-1945) y No. 2 (04-02-1946), el primero con sede de Puerto Cabello (Edo. Carabobo) en el Faro de Punta Brava hasta la creación del segundo que ocupa su espacio físico y el No. 1 es traslado a Maiquetía (Municipio Vargas D.F.). La Infantería de Marina comienza su despliegue en el Territorio Nacional ya que el mismo año 46 una Compañía de Batallón de Infantería No. 1 es destacada para la Vela de Coro (Edo. Falcón), y en el 47, también se destaca una Compañía en la Ciudad de Cumaná (Edo. Sucre), de donde saldrían dos destacamentos uno hacia la población de Güiria (Edo. Sucre) y el otro hacia Margarita (Edo. Nueva Esparta).
En este mismo período la marina que generalmente era dirigida por un oficial del ejército inicia su autonomía al ser comandada por oficiales navales y pasa a denominarse Comandancia de las Fuerzas Navales.
La década de los 50 abre las puertas a buques de fabricación nueva: Un contrato celebrado el 29 de Junio de 1950 entre el Gobierno Nacional y los directores de los Astilleros VICKERS-ARMSTROGS COMPANY LIMITED DE BARROW-IN-FURNESS, situado en Gran Bretaña establece la construcción de modernas unidades de combate. Ellas fueron tres destructores pesados denominados: ARV. “NUEVA ESPARTA” (D-11), ARV. “ZULIA” (D-21) y ARV. “ARAGUA” (D-31), los cuales arribaron al país entre los años 1953 y 1954. En este último año el Gobierno Nacional celebra un contrato con la CANTIERI NAVALE ANSALDO (LUIGI ORLANDO DE LIVORINO), Italia el 25 de Enero de 1954, para la construcción de seis destructores ligeros: ARV. “ALMIRANTE CLEMENTE” (D-12), ARV. “GENERAL MORAN” (D-22), ARV. “GENERAL AUSTRIA” (D-32), ARV. “GENERAL FLORES” (D-13), ARV. “BRION” (D-23) y ARV. “ALMIRANTE GARCIA” (D-33), los cuales conjuntamente a los anteriores, formaron tres divisiones de destructores.

En este mismo año de 1954 el Gobierno Nacional celebró contrato para la construcción de una unidad transporte con la SOCIETE ANONIME DESANCIENS CHANTIERS DUBIGEON DE NANTES, CHANTENAY (Francia) el 13 de Enero del mencionado año: El ARV. “LAS AVES” (T-12), en el momento de adquisición “2 de Diciembre” que pasaría a ser conocido como Buque Presidencial.


En 1958 por Decreto No. 288 del 27 de Junio de la Junta de Gobierno las diferentes fuerzas obtienen su Independencia Administrativa. La Comandancia de las Fuerzas Navales se denominará en adelante Comandancia General de la Marina en su estructura orgánica aparecen las direcciones de personal, material, ingeniería y administración, así como la Inspectoría de la Armada. Más tarde aparecen los Comandos de la Escuadra y de la Infantería de Marina, se da comienzo a una nueva modernización en cuanto a unidades y armamento, bien sea a través de la adaptación de equipos de tecnología más avanzada a los ya existentes o adquiriendo nuevas unidades.
En la década de los 60 logramos la adquisición del primer sumergible “CARITE” (S-11), de procedencia norteamericana. Dicho submarino se convirtió en el pionero de nuestro actual escuadrón y Buque Escuela de las posteriores generaciones de submarinistas. Es también el período de los transportes LMS “LOS MONJES”, “LOS ROQUES”, “LOS FRAILES” y “LOS TESTIGOS”; los buques hidrográficos “PUERTO SANTO”, “PUERTO NUTRIAS” y “PUERTO MIRANDA”; de los remolcadores “FELIPE LARRAZABAL” y “FERNANDO GÓMEZ” y de diez patrulleros adquiridos en los Estados Unidos.
La Marina de Guerra ha tomado definitivamente su rol dentro del desarrollo Político-Económico del país. Es por ello que comienza a expandirse dentro de su radio de acción, creando nuevos apostaderos y modernizando sus bases navales. La década del 70 será denominada de la “REAFIRMACIÓN MARÍTIMA” de la Marina de Guerra Venezolana. La creación del Escuadrón Aeronaval, la adquisición de unidades nuevas (Submarinos, Fragatas, Veleros, etc.) reforzará la ya estructurada Escuadra Nacional.
El Escuadrón Aeronaval, creado el 28 de Noviembre de 1974 abre nuevos horizontes de trabajo en equipo y de tareas específicas dentro de la Marina. Dicho escuadrón se conforma en la década de los 70 por unidades de transporte (CESSNA, DC-3, AVRO, etc.) y de guerra antisubmarina (TRACKER S2-E) quedando conformado más tarde dicho escuadrón por tres escuadrillas; Antisubmarinos, Helicópteros y Transportes. Por otra parte, cuatro submarinos vendrán a dar conformación a su escuadrón respectivo, ellos son: el “TIBURON” (S-12) y el “PICUA” (S-13) de procedencia norteamericana; y el “SABALO” (S-31) y el “CARIBE” (S-32) de construcción nueva. Estos dos últimos mandados a construir por el Ejecutivo Nacional en los astilleros de Kiel en Alemania. Entre otras unidades que se adquieren durante la década de los 70, están: Remolcadores, Destructores, Patrulleros Fluviales y de Costa, Transportes y Lanchas.
La década del 80 se inicia con la llegada al país de las fragatas misilísticas clase “MARISCAL SUCRE”, unidades que posee una tecnología más sofisticada que los anteriores, las cuales recibieron nombres de los ilustres Próceres de la Independencia: ARV. “MARISCAL SUCRE” (F-21), ARV. “ALMIRANTE BRIÓN” (F-22), ARV. “GENERAL URDANETA” (F-23), ARV. “GENERAL SOUBLETTE” (F-24), ARV. “GENERAL SALOM” (F-25), ARV. “ALMIRANTE GARCÍA” (F-26). Así mismo se incorpora a la Armada el Buque Escuela ARV. “SIMON BOLIVAR” (BE-11) en el cual se forman los futuros oficiales en todo lo concerniente a la práctica del arte de navegar y a la obtención de hábitos marineros que afirmen los conocimientos adquiridos en la Escuela Naval.
En el año 82, se inicia la construcción de dos buques utilitarios por la empresa SWIFTSHIPS de los Estados Unidos de América, tipo L.C.U.; los cuales se adscribieron a la Armada con los nombres ARV. “MARGARITA” (T-71) y ARV. “LA ORCHILA” (T-72), llegando al país en el año 84 y siendo incorporados al Comando Fluvial.
En Corea del Sur, se construyeron para la Armada venezolana cuatro transportes L.S.T. Clase “CAPANA”, en los Astilleros Ssangyong Corporation y se les asignaron los nombres ARV. “CAPANA” (T-61), ARV. “ESEQUIBO” (T-62), ARV. “GOAJIRA” (T-63) y ARV. “LOS LLANOS” (T-64).
Una nueva reestructuración organizativa de la Armada plantea la reclasificación de algunas de las dependencias en cuanto a nivel categórico y la creación de otras para un mejor cumplimiento de la misión asignada a la Armada.
La Base Naval de Turismo pasó a ser Apostadero Naval ya que su misión y objetivos se ajustan más a la categoría de Apostadero, y, al Comando Fluvial “GRAL. DE BGDA. FRANZ RISQUEZ IRRIBAREN” hoy Apostadero Fluvial debido a la creación del Comando Fluvial con sede en Ciudad Bolívar, todas las dependencias de la Armada en la Cuenca Hidrográfica del Orinoco pasaron a estar bajo el Comando de la nueva dependencia por lo que se hizo necesario un reajuste para la jefatura de mando, es decir: Comando-Apostadero-Puestos Fluviales.
Actualmente la Armada de Venezuela cuenta con cinco Comandos Operativos, a saber: Comando de la Escuadra, Comando de la Infantería de Marina, Comando de la Aviación Naval, Comando de Guardacostas y Comando Fluvial.Cada uno de ellos dotado de unidades modernas y hombres eficientemente preparados con el fin de ejecutar sus misiones satisfactoriamente en el tiempo requerido. La Armada también cuenta con el Buque Oceanográfico ARV. “PUNTA BRAVA” (BO-11), el cual está dotado de los equipos científicos más recientes para el estudio oceanográfico de nuestro mar territorial, lo que constituye un gran aporte para el cumplimiento de la misión asignada a nuestra Fuerza.


Resumen Curricular del Comandante General de la Armada






ALM. ZAHIM ALI QUINTANA CASTRO

Fecha de Nacimiento: 08 de Julio 1957

Promoción: Capitán de Fragata Felipe Baptista

Año de la Promoción: 1979

Área de Desempeño: Flota

Especialidad: Armamento

Últimos cargos desempeñados: Comandante Naval de Operaciones 2007, Comandante de la Escuadra 2004, Comandante Base Naval "Mcal. Juan Crisóstomo Falcón" 2002, Comandante de la Escuadra 2001, Comandante Fragata ARBV "General Salóm" (F-25) 1999, Comandante Transporte ARBV "Capana" (T-61) 1997, Comandante Apostadero Naval "CN Antonio Díaz" 1994

Cursos realizados: Comando y Estado Mayor Naval 1996, Básico de Estado Mayor Naval 1994, Maestría en Gerencia de Personal 1993, Medio Naval 1998, Táctico de Flota 1990, Básico de Armas Navales 1979, Licenciado en Ciencias Navales 1979.



Políticas del Comandante actual de la Armada

Caracas, 18 de Julio de 2007

 Al asumir la investidura de Comandante General de la Armada  Nacional Bolivariana, por disposición del Ciudadano Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Rafael Chávez Frías, respondo al compromiso de manifestar y transmitir a toda la tripulación del Componente, militares y civiles, las políticas y lineamientos rectores que sustentarán y regirán cada una de mis decisiones y actuaciones, para que se conviertan en la guía del quehacer diario de nuestros hombres y mujeres de mar.

Deseo en primer lugar exhortar al ejercicio pleno del liderazgo militar, aspecto fundamental en el que se sustenta la formación profesional personal y colectiva, compartida por todos los integrantes de nuestra Armada; al respecto, cada Superior deberá ser garante, a través de la práctica y del ejemplo, de nuestros valores fundamentales y además de un profundo nivel de compromiso con la Misión y Visión de nuestra Institución.

En especial centraré mi atención en la supervisión de quienes han sido distinguidos por la organización con el cargo de Comandante. Para ellos, el ejercicio del mando deberá sustentarse en los valores de la eficiencia, la excelencia y la experticia, siendo verdaderos Líderes, esmerándose en la conducción del personal, en la operatividad de sus sistemas y equipos, en la formación profesional de su dotación, en el Bienestar del personal de su unidad. No deben perder de vista los detalles diarios que conforman nuestra existencia como hombres de mar, la importancia del adoctrinamiento de sus subalternos, el exigir el estricto cumplimiento de las responsabilidades  durante  la  guardia, el conocimiento y uso de las Tradiciones Navales, el empleo del Ceremonial Marítimo,  el correcto uso de los uniformes,  la Cortesía Naval, el compañerismo, la identificación con su unidad, en general todos aquellos valores que permiten fortalecernos como tripulantes de la Armada.

Como parte de la labor institucional que llevaré a cabo desde este puente de mando para la consolidación de la conciencia acuática nacional, se orientarán esfuerzos hacia las siguientes  acciones:

1.                 Promover la creación de centros de capacitación para actividades relacionadas con los Espacios Acuáticos: astilleros, seguridad portuaria, navegación, seguridad naval, tráfico fluvial y marítimo, entre otros.

2.                 Promover la inversión en la ampliación y mejoramiento de la Industria Naval Nacional.

3.                 Promover y apoyar los programas para el desarrollo y mantenimiento sustentable del Espacio Acuático Nacional.

4.                 Promover  la  implementación de las nociones elementales de la cultura acuática en todos los sectores del Sistema Educativo Nacional.

5.                  Apoyar  y promover investigaciones  científicas  y tecnológicas, que faciliten el  dominio  de las tecnologías  existentes y  la  consecución paulatina de nuestra independencia tecnológica.

La Armada debe continuar participando activamente en el cumplimiento de las líneas de acción estratégicas sobre los intereses asociados con los Espacios Acuáticos, las cuales están dirigidas a ejecutar la Defensa Naval, la cooperación en el mantenimiento del Orden Interno y la participación activa en el Desarrollo Nacional, para ello se deberá orientar nuestro accionar hacia:

1.                  Fortalecer las capacidades para la Defensa Naval en los espacios acuáticos.

2.                  Fortalecer las capacidades de despliegue rápido y Guerra de Resistencia.

3.                  Incrementar la formación de la reserva, su alistamiento y equipamiento.

4.                  Fortalecer el accionar conjunto y la interoperatividad.

6.                 Desarrollar las capacidades para ejercer el control de los espacios acuáticos.

7.                 Aumentar las capacidades para reprimir ilícitos en los espacios acuáticos, en especial el narcotráfico y el contrabando.

8.                 Promover la concientización de la preservación y conservación de los Espacios Acuáticos Nacionales y de los recursos naturales contenidos en ellos, como parte de nuestra responsabilidad con las generaciones futuras.

9.                 Aumentar las capacidades para salvaguardar la vida humana en los espacios acuáticos.

10.             Fortalecer las relaciones interinstitucionales.

11.             Desarrollar las capacidades para proteger instalaciones estratégicas.

12.             Participar activamente en los planes y programas de desarrollo del eje Orinoco-Apure y en general en las redes fluviales venezolanas.

13.             Propiciar el desarrollo de la autonomía y sustentabilidad de las dependencias federales.

14.             Aumentar  las capacidades para la hidrografía y navegación.

15.             Desarrollar las capacidades para la investigación científica en los espacios acuáticos.

De igual forma, es necesario activar una dialéctica científico y tecnológica militar naval, que facilite la definición, conformación, aplicación y el desarrollo de la Defensa Integral de la Nación, en nuestro ámbito de competencia institucional y en acciones Conjuntas, es por ello que la Ciencia y  la Tecnología  Naval, deberá convencionalmente han dirigido nuestra gramática militar, vislumbre cada vez más y con mayor creatividad y versatilidad, su empleo en el desarrollo y solución de las necesidades sociales más urgentes del pueblo venezolano.

Esto no quiere decir que la capacidad bélica, el alistamiento para el combate y el apresto militar deban quedar de lado, significa que además de las actividades tradicionales de la Armada, tales como la Defensa Naval y la cooperación en el mantenimiento del Orden Interno, nuestra institución deberá involucrarse activamente en otras actividades específicas y propias para el Desarrollo Económico y Social de Venezuela, siendo sólo una de sus expresiones, el apoyo a la comunidad mediante la ejecución de operaciones sociales, para llegar a poblaciones de difícil acceso, en la búsqueda de contribuir a erradicar la exclusión social, el hambre y la pobreza en nuestro país.

A tenor de lo antes expresado se definen las siguientes líneas estratégicas rectoras para la dirigir la materialización de esta política institucional:

1.                 Promover la vinculación y articulación de la estructura potencialmente productiva de la Armada con el Sector Industrial del país, en especial con las Micro, Pequeñas y Medianas Industrias (MiPyMi´s), empresas de producción social y cooperativas.

2.                 Promover la vinculación y articulación de la Armada con el Sector Educativo y Académico nacional.

3.                 Promover la vinculación y articulación de la Armada con las nuevas formas de organización políticas y sociales emergentes, especialmente con los Consejos Comunales.

Igualmente nuestra Armada deberá incorporarse activamente en los procesos de integración latinoamericana y caribeña, para lo cual nuestras unidades continuarán en la ejecución de operaciones de apoyo humanitario a todos los pueblos hermanos latinoamericanos y del Caribe.

Tripulantes de la Armada recuerden siempre que la diferencia entre ustedes hombres y mujeres de mar y los demás, consiste en la capacidad para emplear el pensamiento creador en las situaciones mas complejas y difíciles, para convertir los obstáculos en oportunidades, las dificultades en fortalezas y encontrar  el triunfo donde los demás solo ven la derrota.


Cadena de mando…


Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Presidente de la

República Bolivariana de Venezuela

HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRÍAS

Ministro del Poder Popular para  la Defensa General en Jefe

GUSTAVO RANGEL BRICEÑO

Comandante General de la Armada

ALM ZAHIM ALI QUINTANA CASTRO

Jefe del Estado Mayor General de la Armada

ALM PEDRO JOSÉ GONZÁLEZ DÍAZ

Comandante Naval de Educación

VA JUSTO FLORES GONZÁLEZ

Comandante Naval de Operaciones

VA LUIS ALBERTO MORALES MÁRQUEZ

Comandante Naval de Logística

VA ARÍSTIDES YIBIRIN PELUFFO

Comandante Naval de Personal

VA JAIME ENRIQUE TORO CALDERÓN


Comandante Naval de Inteligencia

VA ALBERTO JOSÉ MONAGAS MARTÍN


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal