La confianza en la asistencia a las víctimas del Terrorismo de Estado



Descargar 14.59 Kb.
Fecha de conversión03.07.2017
Tamaño14.59 Kb.

La confianza en la asistencia a las víctimas del Terrorismo de Estado


Daniel Kersner

Voy a referirme brevemente a algunos conceptos teóricos que se ponen en cuestión en nuestra práctica asistencial con afectados por el Terrorismo de Estado y la Impunidad.

En primer lugar, quiero hacer mención al problema de la confiabilidad, porque nuestros asistidos son personas que han sido estafadas en su confianza. La instancia social que debía protegerlos, el Estado, no sólo no lo hizo, sino que además fue el agresor.

Hay un cantante de rock, Peter Gabriel, que en sus conciertos suele arrojarse desde el escenario, de espaldas, hacia el público. Cae sobre el público que siempre lo recibe y siempre lo sostiene. El sabe que va a ser sostenido, por eso puede arrojarse, y también puede ser sostenido porque se arroja. Pienso que algo de esto es lo que los terapeutas debemos propiciar en nuestros asistidos, un grado de confiabilidad tal que les permita arrojarse y arrojar experiencias sumamente traumáticas, que en muchos casos han permanecido silenciadas, para terceros y para el sujeto mismo, durante muchos años. Esto permite al sujeto recuperar una parte de su experiencia, de su historia, pero ya no como mera repetición, según el modelo de las neurosis traumáticas, sino metabolizando en su psiquismo aquello que por su carácter disruptivo, amenazador, terrorífico, no pudo ser metabolizado en su momento. Metabolizar consiste en hacer pensable lo que en su momento fue impensable y en repensar aquello que fue significado de manera errónea e inadecuada.

Un joven de 26 años consulta por presentar sintomatología depresiva, dificultades en sus relaciones interpersonales y un bajo rendimiento, en relación con su capacidad intelectual, en sus estudios universitarios. Durante su infancia sus padres fueron activos opositores políticos a la dictadura militar, situación que los llevó a vivir en la clandestinidad. Cuando tenía 10 años y vivía con su abuela materna, su casa es allanada por las Fuerzas Armadas. El estaba instruido acerca de qué cosas podía decir y qué cosas no debía decir. Y además sabía que la diferencia entre estos términos era la vida o la muerte de sus padres. Cuatro represores lo llevan a un cuarto y lo interrogan. El niño se com­porta de acuerdo a lo aprendido y no revela ningún dato sobre el paradero y actividades de sus padres o compañeros de éstos. Sin embargo, hasta el momento de la consulta, 16 años después, se autoreprocha por haber sido “cómplice" de los represores. ¿En qué fundamenta su autoreproche? Cuando los represores finalizan el interrogatorio y se están por retirar el niño dice "gracias". Este "gracias", en principio inexplicable para él mismo, fue luego significado como una forma de complicidad. Mientras relataba la escena traumática, caracterizada por una gran asimetría en la relación —un niño a merced de cuatro adultos hostiles y armados—, yo pensaba en Túpac Amaru. Le interpreto que posiblemente su fantasía en aquella circunstancia haya sido la de ser despedazado. Al oír esto se pone a llorar. Hasta ese momento sólo había registrado el temor por la muerte de sus padres, negando el temor por su propia muerte. Esta negación era una defensa extrema de su psiquismo para poder sobrellevar la situación traumática sin dejarse ganar por el miedo y sin revelar información sobre sus padres. Las fantasías de despedazamiento corporal son fantasías muy primitivas del psiquismo y se relacionan con el alto grado de indefensión que experimenta el sujeto, con la desorga­nización psíquica que esta situación produce y con la regresión en la que el sujeto cae.

Al poder recuperar esa parte disociada de sus fantasías y emociones el "gracias" deja de ser significado como complicidad y pasa a resignificarse como expresión de su temor a morir despedazado y su posterior alivio por salir vivo de la experiencia traumática.

Hay otro aspecto que hace a la confiabilidad que es la continencia. Se confía en aquel que nos da indicios que puede contenernos. Y así como el primer yo, el más primitivo, es corporal, la continencia es en principio también corporal. La primera continencia que brindamos como terapeutas es nuestra propia presencia, nuestra compañía, nuestra alteridad al servicio del semejante. En el caso citado es interesante señalar que en el inicio del tratamiento, unos meses antes de que relatara el episodio en cuestión, al ofrecerle un té dice: "Así uno se siente más humano". Pienso que ese té significó para él un reconocimiento a su corporalidad amenazada, con todo lo maternal que el té pueda representar. El "más humano" puede leerse como más entero, menos despedazado o con menos temor a ser despedazado. Más tarde el té se transformó en un elemento más de nuestro encuadre, pre­sente en casi todas las sesiones. En ocasiones es él mismo quien trae una caja de té a modo de reconocimiento y pago simbólico, saliendo de una posición predominantemente pasiva, de receptor, para tomar una posición más activa, de proveedor. La circulación en el tratamiento de esta materialidad continente no obstruyó el trabajo de análisis, llegando en una oportunidad, en que había traído un té de hierbas de nombre "Laborioso", a asociarlo, con bastante humor, con sus dificultades en el ámbito laboral.

Otro punto que hace a la confiabilidad es el de la neutralidad. La neutralidad valorativa es "una de las cualidades que definen la actitud del analista durante la cura. El analista debe ser neutral en cuanto a valores religiosos, morales y sociales, es decir, no dirigir la cura en función de un ideal cualquiera, y abstenerse de todo consejo".(1) Este concepto supone que las in­tervenciones del analista, sus señalamientos e interpretaciones, deben ser ascéticas, no conllevando ningún valor, juicio de valor o ideal propio. "... El que da las interpretaciones y soporta la transferencia debería ser neutral, es decir, no Intervenir como individualidad psicosocial; se trata, evidentemente, de una exigencia límite".(2) Y este límite está dado por la propia inscripción social del analista. Pensar en la neutralidad en términos abso­lutos, sería pensar al analista por fuera de la estructura social a la que pertenece, y esto es imposible por definición. El terapeuta está atravesado y condicionado por los discursos sociales en pugna, lo sepa o no, lo reconozca o no. Su propia ideología se trasunta no sólo en sus intervenciones sino hasta en su manera de saludar. Un ejemplo muy interesante, extremo si se quiere, lo ofreció una colega al presentar en un simposio el siguiente caso clínico, que tiene evidentes puntos de contacto con el antes mencionado. Se trataba de una joven que presentaba severos trastornos de la personalidad, ideas delirantes de tipo paranoide y un marcado retraimiento. Los padres de la misma fueron opositores a la dictadura militar, siendo perseguidos por su militancia política. La terapeuta le interpreta a la joven que sus ideas paranoides se debían a fantasías sobre la actividad militante de sus padres, específicamente al temor que ella tendría de que éstos hubiesen matado a alguien. Sin descartar que esta fantasía pudiera estar presente en algún plano inconsciente, ¿qué lleva a la terapeuta a privilegiar, elegir y formular esta interpretación y no otra? Por ejemplo el temor de la joven por la muerte de sus padres o por su propia muerte. Hay en esta interpretación un posicionamiento, una toma de partido por parte de la terapeuta. Este posicionamiento, político e ideológico, podría reproducir, casi textualmente, un aspecto del discurso de la dictadura militar: los opositores políticos son subversivos, los subversivos son criminales.

Nuestros asistidos y en general las víctimas de la represión política y la impunidad en nuestro país han consultado a personas o equipos que tenían una pública posición de repudio a las violaciones de los Derechos Humanos. Esta identificación ideológica se basaba, en un primer momento, en elementales razones de seguridad, dado que el régimen de terror imperante impedía acudir al aparato de salud mental del Estado (hospitales, servicios de psicopatología, centros de salud mental), pero también se debía a la necesidad de que lo social pudiera ser incluído y leído desde una perspectiva compartida, y no silenciado, neutralizado o naturalizado. Así como pensamos que la neutralidad valorativa es un mito del psicoanálisis clásico que merece ser revisado, la identificación ideológica, en un sentido amplio, fue y sigue siendo condición necesaria para la instalación de los tratamientos, en buena medida, porque el público posicionamiento del terapeuta actúa a modo de "indicio" confiable.

La neutralidad valorativa y la identificación ideológica deben diferenciarse de la abstinencia. La abstinencia sustitutiva, principio y regla a la vez, nos impone que "la cura analítica debe ser dirigida de tal forma que el paciente encuentre el mínimo posible de satisfacciones sustitutivas de sus síntomas. Para el analista, ello implica la norma de no satisfacer las demandas del paciente ni desempeñar los papeles que éste tiende a imponerle”.(3) Esta prescindencia ante los beneficios y roles que el asistido pretende, consciente o inconscientemente, obtener del tratamiento es imprescindible para el desarrollo del mismo. Podemos, y creemos conveniente, marchar con nuestros asistidos, sumarnos a sus reclamos, trabajar en sus lugares habituales de reunión (4) o intervenir en espacios extraterapéuticos, pero consideramos inconveniente, por ejemplo, el asumir el rol de padres, hijos u otros que nos intenten hacer jugar. Podemos no ser analíticos en muchas ocasiones en que las exigencias de la realidad así lo imponen, pero debemos evitar ser antianalíticos.


Notas


(1) Laplanche, Jean; Pontalis, Jean Bertrand. Diccionario de psicoanálisis, Empresa Editora Nacional Quimantu Limitada. Santiago de Chile, 1972.

(2) Idem.



(3) Idem.

(4) Esta concepción nos llevó a trabajar con las Madres de Plaza de Mayo en la propia Casa de las Madres, donde realizábamos nuestra tarea específica y muchas otras actividades no estrictamente analíticas pero sí terapéuticas, y nos hace trabajar en la actualidad con la Comisión de Padres y Familiares de Víctimas Inocentes de la Violencia Policial, Judicial e Institucional (COFAVI), en su lugar habitual de reunión.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal