La Crisis de la Seguridad Pública en la Provincia de Buenos Aires



Descargar 279.6 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión23.01.2018
Tamaño279.6 Kb.
  1   2   3   4   5   6

La Crisis de la Seguridad Pública en la Provincia de Buenos Aires


Walter Arrúa (Extracto del trabajo del autor)


  1. Introduccion.

  2. Antecedentes y Crisis uno

  3. La primer reforma de la policía bonaerense

  4. Antecedentes y Crisis dos

  5. Año 2001, la crisis económica e inseguridad social

  6. Segunda y actual reforma de la policía bonaerense

  7. Lo nuevo en el sistema de seguridad provincial

  8. Conclusiones

INTRODUCCIÓN


Desde la década del 90´, la delincuencia urbana se fue incrementando en forma notable. En la Provincia de Buenos Aires, y más precisamente en los centros urbanos con más de 100.000 habitantes, las tasas de criminalidad, y en particular la pequeña delincuencia, creció en forma sostenida. A partir de esta época y en mérito a las políticas económicas que imperaban, el Estado utilizo la represión en detrimento de la prevención, para disminuir la tasa de criminalidad. Esta criminalidad se convirtió en más violenta y la edad de ingreso en la actividad delictual ha disminuido.
Evolución Anual en la Provincia de Buenos Aires de Tasas de Hechos Delictuosos registrados C/ 100.000 Habitantes:

En el gráfico se puede observar el incremento del delito en la Provincia de Buenos Aires, creciendo en forma sostenida a partir del año 1996. Este incremento del delito y violencia, se debería a una multiplicidad de factores, entre ellos se podrían nombrar a la exclusión social, comercialización de Drogas, Robos de Automóviles, incremento del índice de pobreza, consumo de drogas, secuestros extorsivos. Marcelo Saín, hace referencia a ello y dice:


…‘‘Lo que por cierto, parece dar lugar a la conformación de situaciones de violencia y, en su marco de delincuencia violenta es otra cosa. Se trata de la desigualdad social extrema existente en determinados ámbito urbanos aceleradamente desagregados y deteriorados y, en cuyo contexto durante las dos últimas décadas se fue desarrollando un abarcativo proceso de rápida marginación de gran parte de la población de estos lugares. En ellos, si se han constatado elevados niveles de violencia delictiva pero que tienen a esa misma población como la principal victima de la misma. "…1
…"De todos modos, este conjunto de factores no se ubica entre las principales causas de la enorme expansión y diversificación de las actividades propiedad de la criminalidad organizada que se ha observado en nuestro país y, específicamente, en el gran Buenos Aires. El negocio del tráfico y comercialización de drogas ilegales, el de los secuestros, el de los robos de mercancías en tránsito perpetrados por los denominados Piratas del Asfalto, el de los asaltos a bancos o camiones de caudales y el del robo de vehículos para su posterior, desguace en los desarmaderos y la venta ilegal de autopartes, constituyen complejas empresas económicas que no crecieron como consecuencia de la pobreza o la marginalidad sino, más bien, de la existencia de un sistema policial y judicial deficiente"2
La problemática de la Seguridad-Inseguridad, ha sido un tema de debate, donde el Estado ha esperado hasta último momento para intervenir.
En el mes de abril del año 2004, luego de una multitudinaria marcha convocada por un padre, ayudado y sostenido por medios de comunicación, se logro atraer la atención del gobierno, incluyendo en la agenda publica el tema de" La Seguridad". Sin duda se trata del caso Axel Blumberg y a partir de este proceso, se da rienda suelta a cuanta modificación se pueda realizar en el Código Penal, sin lograr solucionar el verdadero tema de fondo, que es la criminalidad y NO LA SEGURIDAD.

Esta síntesis, describe el contexto de las dos reformas de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y los origenes de las mismas, junto a los cambios en la forma de prevención del delito utilizados en el periodo de 1998 a 2004. En este periodo la Policía Bonaerense ha estado en constante reforma, que modificaron los métodos y formas de intervenir y prevenir el delito de acuerdo a los principios filosóficos y políticos que la conducen.



1. ANTECEDENTES Y CRISIS UNO


…"La apertura de la etapa democrática encontró a los policías de la argentina en una situación caracterizada por la ausencia de revisión de sus estructuras y prácticas, sumada a la recurrente falta de orientación general , ausencia de políticas institucionales de carácter integral en la materia de seguridad ciudadana y con un involucramiento importante en una larga lista de casos de violencia policial,combinado con la continuación de prácticas que expresaban graves y cotidianas violaciones de los derechos huma- nos"(...)3
La Policía Bonaerense, en la segunda mitad de los 90´, tuvo en su haber varios cuestionamientos por su modo de actuar. Hechos de gatillo fácil, abuso de autoridad, corrupción, civiles ajenos a los hechos muertos por negligencia e impericia en la labor policial, etc. Los hechos policiales son observados y analizados por los distintos medios de comunicación, que para entonces comenzaron a popularizarse con el video cable, Internet registrando sistemas de información, actualizada, durante las veinticuatro horas.
Un antecedente importante que comenzaría por revelar o acrecentar la crisis en la institución Policial, es, lo ocurrido el 8 de Mayo de 1987 conocido como "La masacre de Ingeniero Budge", un caso de gatillo fácil donde en la localidad de Lomas de Zamora dan muerte a tres jóvenes de 26, 24 y 19 años de edad, quienes fueron acribillados, por tres policías. Ese día posteriormente, se denomino: DIA NACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL.
Otro hecho que cuestiona el accionar de la institución policial fue el suceso del 18 de Julio del año 1994, cuando se produce el segundo atentado terrorista transnacional en la Argentina, el atentado a la sede de la AMIA en Capital Federal. Esta vez con personal de la Policía Bonaerense sospechada de participar en el atentado. Si bien los imputados, luego del juicio, demostraron su inocencia en el atentado, salieron a la luz hechos de corrupción, vinculados a delitos en la compra y venta de vehículos robados.
El 25 de Enero del año 1997 en Pinamar, localidad de la costa bonaerense, comienza a escribirse una de las páginas más oscuras de la historia de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. El homicidio del periodista gráfico José Luís Cabezas. La investigación y posterior juicio confirman que los autores de la muerte del fotógrafo de la Revista Noticias, fueron un grupo de policías en actividad en complicidad junto a otras personas con antecedentes penales. Estos hechos conmocionaron a la opinión pública y dejaron a la luz distintos manejos espurios de la policía, junto a políticos y empresarios.
Otras de las feroces criticas que recibía la policía provincial era la indiscriminada represión producida el miércoles 21 de mayo de 1997, cuando a raíz de un desalojo de vendedores ambulantes en la capital provincial, la policía comienza a perseguir a estas personas, donde algunas de ellas buscan refugio en la Universidad de La Plata. Sin autorización alguna, la policía ingresa a la Universidad, disparando balas de goma e hiriendo a estudiantes y algunos profesores, realizando detenciones masivas y trasladándolos hasta la Comisaría Primera de esa ciudad.
A raíz de ello se genera un duro enfrentamiento entre policías y estudiantes, que se prolongo por el lapso aproximado de 7 horas. Este hecho además de poder verse en directo desde los distintos canales de televisión, genero críticas desde organismos políticos hasta la ciudadanía, por el exceso en la "restauración del orden". La consecuencia, fue la renuncia del entonces Subsecretario de Seguridad de la Provincia, Doctor Alejandro Granillo Fernández, que ademas era profesor de Derecho en la Universidad de la Plata.

1. EL ANTIGUO REGIMEN

(…) "Una serie de indicadores daba cuenta del carácter autoritario de esta fuerza: la nomenclatura de los cargos y dependencias, la rígida separación entre Oficiales y Suboficiales, normativas disciplinarias tendientes a promover y legitimar la subordinación a los superiores y a restarle importancia a las faltas relacionadas con la violación de los derechos de los habitantes".
Buenos Aires es la provincia más extensa y poblada del pais. Desde el punto de vista político-administrativo, el territorio está dividido en 134 municipios. La sede de los tres poderes se encuentra en La Plata, ciudad capital de la Provincia, distante a 50 km. de la Capital Federal. Tiene una extensión territorial de 307.571 Km² y para el año 1997 la población bonaerense se estimaba en 13.700.000 habitantes, según datos del INDEC del año 1996.
Para ese entonces, la policía bonaerense administrativamente hablando, estaba dividida en Unidades Regionales, las cuales abarcaban los distintos partidos de la Provincia de Buenos Aires. En total había 18 Unidades Regionales, (alguna de ellas contenían a mas de un partido), donde la jefatura de la unidad regional era ejercida por un Comisario Mayor.
En el sistema de escalafon, la persona que ingresaba a la policía Provincial, podía escoger entre la carrera de Suboficial (el requisito era menor y solo se pedía estudios primarios) o la de Oficial de Policía, donde el requisito era tener estudios secundarios completos y la duración de la formación era de dos años en calidad de internado, (solo salían los fines de semana).
Para la primera opción existían 8 jerarquías, (ordenadas de mayor a menor)
1) Suboficial Mayor , Sargento Primero , Cabo

2) Suboficial Principal , Sargento, Agente

3) Sargento Ayudante, Cabo Primero

Para la segunda opción las jerarquías eran 9, (ordenadas de mayor a menor)

1) Comisario General, Comisario, Oficial Inspector

2) Comisario Mayor, Subcomisario , Oficial Subinspector



3) Comisario Inspector, Oficial Principal, Oficial Ayudante
La jerarquía numero 8 de la primer opción, es con la cual egresaban los aspirantes a policía , mientras que la numero 9 de la carrera de Oficiales, es la jerarquía que obtenían luego de dos años de estar internados en la escuela Juan Vucetich.
En cada partido había una estación policial denominado Comando Radioeléctrico, el cual, en el año 1992 con la compra de nuevos móviles policiales paso a llamarse "Comando de Patrullas" ,cuya función principal era la de patrullar las distintas localidades de un partido, las cuales coincidían con las jurisdicciones policiales. Cada partido tenía un Comando de Patrullas.
"…Pero fueron las Patrullas Bonaerenses el caballito de batalla de la "Policía del siglo XXI", una mala copia del sistema popularizado por las series norteamericanas de televisión, que, bajo un comando unificado, garantizaría la "presencia en las calles", que exigían las encuestas. En noviembre de 1992 se concreto la compra de 1000 Chevrolet Monza a la General Motors de Brasil y de 400 camionetas Chevrolet LUV a la filial chilena de la misma multinacional, por una suma que totalizaba 15.630.000 dólares. Blancas y radiantes, las famosas patrullas comenzaron a invadir la provincia."
Las comisarías reciben denuncias, alojan detenidos penales y contraven tores, también tiene función de toma de impresiones para identificación de antecedentes por delitos o bien por trámites particulares (adopción, trabajos, trámites de ciudadanía etc.), e intervienen en los distintos hechos del ámbito de su responsabilidad, realizando las actuaciones prevencionales correspon dientes,con intervención de los tribunales jurisdiccionales, donde acorde al delito que se imputaba, el comisario tenia la facultad de dictar la detención preventiva del aprehendido. (art.180 del antiguo código procesal penal de la Pcia Bs.As).
Existían también las brigadas de investigaciones, quienes resultaban ser grupos operativos, quienes se dedicaban a reprimir delitos y/o faltas como el juego clandestino, la prostitucion, los robos cometidos por grandes bandas delictivas, la lucha contra las drogas ilícitas, etc.
La normativa legal que enmarcaba la actividad policial para esa época (hasta el año 1998) era el decreto ley 1675/80 y 9550/80, siendo las mismas la ley de personal y orgánica, juntamente con el código de procedimiento en materia penal de la Provincia de Buenos Aires, promulgado bajo la ley 3.589 del 15 de enero de 1915 (conocido como código Jofre).
La organización del sistema policial del momento era fuertemente centralizado y todo dependía de la Unidad Regional, no había participación comunitaria, tampoco relaciones con integrantes de las redes medias de la sociedad. La policía se mantenía distante de la comunidad.
En este periodo la prevención del delito se realizaba acorde a lo que dictaba el jefe de la dependencia Policial. El personal policial salía a patrullar en las zonas que delimitaba el comisario o bien en base a órdenes de servicios, (operativos policiales) provenientes de la Unidad Regional o de la Jefatura de Policía. Las zonas a recorrer en general siempre resultaban ser zonas comerciales y fabriles ya que estas podían generar mayor presión sobre las autoridades policiales en caso de un requerimiento de mayor presencia policial. No existía lo que actualmente se conoce como mapa del delito, si había un mapa estadístico, el cual consistía en agregar alfileres de colores en los lugares donde se denunciaban los delitos, específicamente los hechos de robo, robo y hurto automotor, cada modalidad delictiva tenia un color en particular, donde no todos utilizaban el mismo color para identificar la misma modalidad.
A este mapa, en forma quincenal y mensual se le sacaba una foto, siendo elevada a la Unidad Regional, donde mediante la observación de la fotografía y la codificación de la moda delictiva debían interpretar que comisaría presentaba mayor o menor problemática delictual.
Este procedimiento resulta ser de difícil lectura, donde lo único que se observaban eran alfileres agrupados en distintas secciones del mapa y mezclados con otras formas delictuales, no se determinaban zona calientes, o de mayor incidencia delictual, rangos horarios, descripción de los hechos, etc. Este procedimiento solo cumplía la función de un requerimiento, uno más que realizaba la superioridad policial, se cumplía en forma mecánica y se hacia en forma quincenal o mensual.
Los patrullajes se realizaban sin planificación previa, no se tenía en cuenta los hechos cometidos durante el día, el termómetro de las zonas de mayor conflictividad o de mayor índice delictual, se sabían por la cantidad de denuncias que se recibían en la comisaría, a sabiendas que no todos los hechos se denuncian. Si no había denuncias, o interpretado de otra manera, cuanta menor cantidad de denuncias tenia un comisaría, ello era indicador de que bajaba el delito, lo cual no resultaba ser cierto. No existía una capacitación previa del personal en las distintas formas de prevención del delito, sino que todo se aprendía sobre la marcha o bien mediante transmisión de experiencias de vida laborales de otros policías, las cuales no podían aplicarse como regla para todos los casos.
En el año 1997, en la Gobernación del Doctor Duhalde, el secretario de Seguridad de ese entonces Carlos R. Brown, recibe duras criticas de la sociedad y los medios de comunicación por los hechos de "Gatillo Fácil": el reclamo era por la falta de previsión de la policía al momento de utilizar el arma reglamentaria y no advertir las consecuencias de mantener enfrenta- mientos armados donde existe riesgo para terceros (personas ajenas al hecho).
A raíz de ello el entonces Jefe de Policía, Comisario General Adolfo Vitelli, edita lo que se denomino El Libro Azul,(conocido así,debido al color de sus tapas).El nombre del libro era "Manual de Instrucción Para el personal Policial" el cual contenía un resumen de las leyes que conformaban y regían el accionar policial de ese momento. También tenia recortes periodísticos de distintos medios gráficos que denotaban la negligencia policial al momento de utilizar armas de fuego.Básicamente trataba de ser un manual de leyes, decretos, normas internas, que estaban vigente en ese momento. Nada se hablaba de la prevención del delito o bien de métodos y mecanismos de prevención para la realidad delictual que imperaba.
En la faz judicial, el sistema de iniciación de sumarios y la investigación era delegada a la policía, quien realiza las distintas actuaciones que conformaban el plexo probatorio para mantener privado de la libertad a los presuntos delincuentes, controlado en forma directa por el juez penal. La víctima no tenía injerencia en el proceso penal.
El Estado se apodera del hecho y prosigue con la tramitación del juicio de reproche. Este sistema fue cuestionado, quedando al descubierto sumario penales armados y causas judiciales fraguadas. Estos hechos y los distintos cuestionamientos al sistema de seguridad pública, por la oposición política y los medios de comunicación aceleraron una posible intervención y posterior reforma de la policía bonaerense.
Un trabajo realizado en año 2001 por la consultora Nueva Mayoría, indica el nivel de evolución de imagen positiva de la Policía Bonaerense:

Centro de Estudios Nueva Mayoría:

Agosto de 1992, 30%, Abril de 1997, 27%, Junio de 1994, 31%, Agosto de 1997, 11%, Junio de 1998, 14%, Mayo de 1999,27%, Marzo del ano 2000, 19% y Abril de 1994, el 14%, donde el nivel más bajo se observa en el año 1997.




  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal