La guardia civil



Descargar 6.94 Kb.
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño6.94 Kb.
LA GUARDIA CIVIL

Al principio la Guardia Civil estaba mal equipada, mucho peor que nosotros. Su plantilla en 1940 era de 54.304 hombres. El 1 de septiembre de éste año, 10.000 sargentos provisionales que habían combatido con Franco pasaban a entrar en el cuerpo directamente, sin ninguna prueba de aptitud.

El 14 de mayo de 1943 se le concede el carácter de auténtico "cuerpo de ejército", y todos sus jefes y oficiales, así como los suboficiales, lo son del Ejército de Tierra.

Más tarde se crea la Academia de la Guardia Civil, para personal de este cuerpo y huérfanos de sus miembros.

El artículo 312 del Código de Justicia Militar dice: "Se reputará fuerza armada no solo a los individuos de los Ejércitos, sino también a los de la Guardia Civil siempre que vistan sus uniformes reglamentarios y presten servicios de su Instituto".

Nuestras guerrillas constituían en 1945 una amenaza para el régimen dictatorial, ¡no cabe ninguna duda!, y como se trataba de una guerrilla rural, se encargaba de su represión la Guardia Civil. Pero también en las ciudades la brigada policial político social extrema su vigilancia, y detiene en varias ocasiones a individuos afines al PCE y otros de izquierdas. Descubre y represalia a nuestros comités y enlaces, desconectando de forma progresiva esa unidad de acción y cohesión que pretendíamos.

La Guardia Civil para combatirnos, sobre todo desde que Pizarro se hizo con el mando supremo, utilizó tres tipos de unidades:

Las fuerzas territoriales. Unidades móviles, cada una de 30 hombres mandados por un teniente, en patrulla por los montes. Y unidades que se hacen pasar por civiles (contrapartida), vestidos de paisano, llevando una vida y actuando como nosotros, para confundir a las gentes.

Cuando logramos penetrar y establecer las guerrillas en las serranías, al principio desorientamos a la Guardia Civil. Procurábamos multiplicar nuestras "acciones" eligiendo sitios distantes, y de esta forma les fue muy difícil localizarnos.

Desde el principio potenciamos el servicio de información, a veces con amigos y simpatizantes, pero si era necesario mediante amenazas y otras formas de soborno, entre la población incluido Ejército y Guardia Civil.

En la Guardia Civil, como indiqué, se practica la técnica de "premios y castigos".

Empezamos a declinar con la actuación de la contrapartida que descubrieron nuestros enlaces, y sobre todo cuando fueron acompañados de un guerrillero nuestro, en algunas ocasiones capturado, pero en otras disidente... desertor. Estos fueron quiénes chivaron nuestra forma de actuar y, sobre todo, pusieron al descubierto cada vez más las redes de colaboradores y enlaces.



La contrapartida creó un desconcierto total, así en nosotros como en nuestros simpatizantes.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal