La importancia del Carnaval y de la historia oral para el rescate de la historia lgbti de Mobile, Alabama



Descargar 82.6 Kb.
Fecha de conversión06.05.2017
Tamaño82.6 Kb.
La importancia del Carnaval y de la historia oral para el rescate de la historia LGBTI de Mobile, Alabama 1

Isabel Machado


A principios de los años 2000, un joven fue invitado por su nuevo novio a asistir a su primero baile de Carnaval gay en Mobile, Alabama. Estaba emocionado, pero también un poco aterrorizado desde que aún estaba en el closet. Pasó la mayor parte de la noche preguntándose si alguien lo reconocería. El baile se estaba volviendo cada vez más popular entre los heterosexuales. ¿La gente asumiría que era gay? A petición de su compañero, se tomaron su fotografía en la cabina de fotos, pero durante días se preguntó si la persona que desarrollaba las fotos lo identificaría. Sin embargo, también vio a mucha gente expresando orgullosamente su identidad sexual en público y siendo aplaudida por eso. En 2014 ya se había aceptado su sexualidad. Cuando asistió a el baile de Osiris al año siguiente, lo único que pesa sobre su cabeza era una corona de plata cubierta de cristales Swarovski. Entonces comandó a el baile del 2015 como King Howard XXXIII.2

Un baile abiertamente gay habría sido inimaginable para los fundadores del Carnaval de Mobile, Alabama. Sociedades Carnavalescas Místicas tradicionales, creadas en la década de1830, eran extremadamente exclusivas y compuestas por una élite masculina blanca. Su pompa y espectáculo anual reflejaba las jerarquías sociales de la ciudad: afroamericanos fueron excluidos, mujeres blancas tenían un papel secundario, y se impusieron códigos de normalidad de género y sexualidad (al menos en público). Durante el siglo XX, la Asociación Carnaval Afroamericana, grupos de mujeres y organizaciones LGBTI han desafiado esta "tradición".3

Este artículo investiga los orígenes de la Orden de Osiris (OOO). Fundada en 1981, es la organización de Carnaval gay más antigua de Mobile todavía en existencia.4 Alrededor de 1600 personas, muchas de ellas heterosexuales, asisten el baile de Osiris cada año, que se celebra en uno de los principales centros de convenciones de la ciudad. Todavía ningún trabajo académico ha explorado la historia LGBTI de Mobile, y la historia oficial de su celebración de Mardi Gras ha ignorado sus ciudadanos e ciudadanas LGBTI. Por lo tanto, historias como la del rey Howard nos ayudan a comprender el papel del Carnaval, y en particular de esta organización, en el surgimiento de una comunidad LGBTI cada vez más visible en la ciudad. Me interesa particularmente como la OOO afectó la gente LGBTI de Mobile en términos del desarrollo de una identidad compartida, y de su lugar en la sociedad de la ciudad.

Se argumenta aquí que mediante la apropiación de las señales, estructura y símbolos de la cultura dominante, una subcultura subterránea y marginal ganó visibilidad y relativa aceptación. Ser miembro de una sociedad mística carnavalesca de la Costa del Golfo estadunidense significa el reconocimiento público y demonstración de identidad, de las jerarquías sociales, de inclusión y exclusión. Estas organizaciones pueden ser vistas como un vehículo para organizar, ya que requieren establecer límites para quién pertenece (y está excluido) del grupo. Representan también una declaración pública de identificación con lo que representa. Por lo tanto, al crear una sociedad mística abiertamente gay, los miembros de Osiris y su extravagancia anual han contribuido a la visibilidad, organización y aceptación de la comunidad LGBTI en Mobile. Este proceso, sin embargo, no fue sin su precio. En la legitimación de su comunidad, parecen haber abrazado el status quo antes que desafiarlo completamente.

En los últimos dos decenios, investigaciones de la historia LGBTI del sur de los Estados Unidos los estudiosos han desafiado la tendencia de la historiografía LGBTI de los Estados Unidos a centrarse exclusivamente en las grandes ciudades costeras.5 Sin embargo, la región todavía se percibe y se representa como un lugar inadecuado para la gente LGBTI. Al echar al sur de los Estados Unidos como un lugar de miedo y represión, ignoramos las formas en que los sureños LGBTI han construido su identidad y comunidad. A pesar de su conservadurismo, miembros de esta comunidad lograran expresar su género y identidad sexual, incluso si tuvieran que hacerlo mediante el cumplimiento de ciertos parámetros. En muchos aspectos, lo que encontré durante mi investigación en esa región fue una situación muy similar a la que tenemos aquí en América Latina. Muchos de mis narradores parecen haber encarnado toda su vida la famosa cita de Juan Gabriel: “Lo que se ve no se pregunta”. Un estudio exhaustivo de la historia y de la experiencia LGBTI de Mobile es mucho más allá del alcance de este artículo. Se investiga aquí un período muy corto y la mayoría de sus protagonistas son hombres y mujeres cisgénero blancxs.6 Propongo aquí una contribución a la crítica de la idea de que el sur de los EE.UU. es y ha sido siempre inhóspito para la gente LGBTI.

La década de 1970 fue una época de conflicto para la comunidad LGBTI de esta región. Como consecuencia de la revuelta de Stonewall, tuvieron que negociar el clima de cambio y la militancia en el resto del país con las tradiciones locales. Como John Howard ha demostrado, esa década marca el surgimiento de la política de identidad gay en Dixie.7 Daneel Buring reconoció el papel de la "distinción sureña" en la creación de identidades gays y lesbianas, señalando que la cultura y la tradición del sur tienden a desalentar la disidencia radical. Buring ve esto como la razón por la cual el activismo político LGBTI tardó más en desarrollarse en las ciudades del sur que en otras partes de los Estados Unidos y muestra que los hombres gays y las mujeres lesbianas de Memphis, por ejemplo, se enfocaban en actividades sociales en lugar de activismo político directo.8 Ese mismo proceso se puede ver en Mobile.
Gay Mobile
Éramos los únicos en el centro. Ni siquiera había un montón de negros allí. Algunos bares gay se abrieron 24 horas. A nadie les importó..9

Mobile es una ciudad portuaria que se identifica simultáneamente con la mitología del “Old South” y se presenta como un destino de Carnaval. Su historia posterior a la Segunda Guerra Mundial de la decadencia urbana, la suburbanización y el white flight refleja las tendencias observadas alrededor de los Estados Unidos en ese momento. La historia oficial de Mobile describe un abandonado, y desolado centro (downtown), mientras que foca en la expansión de la ciudad hacia el oeste.10 Sin embargo, un vibrante "mundo gay" surgió en el área a finales de los años sesenta. Según la reina Richard IV, durante los años 70 y los años 80, “si estuvieras en el centro de la ciudad en Mobile por la noche, eras una prostituta o queer. Nadie estaba en el centro de Mobile en ese momento. Aparte de Mardi Gras. Mardi Gras era totalmente diferente.” 11

Los bares gay del centro de la ciudad se veían llenos de vida y de actividad durante los años 70 y 80. Es posible, entonces, que el abandono del área creara una oportunidad para que una subcultura se desarrollara y posteriormente se aceptara en la cultura mainstream. El primer "queer bar” que mis narradorxs recuerdan fue el Princess House. Inaugurado en 1935 como un restaurante, se convirtió en un lugar frecuentado por hombres gays y mujeres lesbianas de Mobile en la década de 1960 y, a principios de los años 1970, era conocido por sus elaborados drag shows. Los primeros bares abiertos por y para la comunidad gay aparecieron en principios de los años 70, y se concentraran en una sección particular del centro de la ciudad que pasaría a ser conocida como el fruit loop. Uno de mis narradores, quien se describe como un "chavito en el closet” en esta época recordó su experiencia allí: “Cuando yo estaba creciendo Me pareció que había sólo una otra persona homosexual en Mobile ... y luego que se oye, bueno, ya sabes, hay estos bares del centro. Después de que todo el mundo sale a las cinco de la tarde, se van a la casa, y el centro se queda vacío, ahí es donde las personas homosexuales se encuentran ... y me fui allí una noche. Me iba a una cita con una nena, la llevaba a casa a las once en punto y después iba al centro.”12

Yo había asumido que, como en la mayoría de los aspectos de la vida social en Mobile, el universo gay de la ciudad estaba racialmente segregado. Sin embargo, anécdotas personales y fotografías muestran que los afroamericanos frecuentaban el fruit loop y algunos de mis narradores observaron que parejas interraciales frecuentaban bares gays buscando privacidad.13 En sus recuerdos de su primera visita a uno de los bares, el miembro fundador de Osiris, Al Vaughan, ofrece un ejemplo de las maneras en que las personas que desafiaron las normas de género o sexualidad en Mobile negociaban su sexualidad en el complicado terreno de la dinámica racial de Alabama: “Caminé a través de la puerta principal y el lugar estaba lleno de hombres pasando un buen rato. Mostré mi identificación falsa al barman y todo estaba bien. Entonces sentí que estos brazos se envolvían alrededor de mi cintura y era un hombre negro. Yo no era una persona de prejuicios, pero nunca había sido abrazado por un hombre negro. Era los años 70 y yo venía de una familia campesina. Él me preguntó: "¿Te importa?" Le respondí: "Es mi primera vez aquí y es mejor que no". Él soltó.14 A pesar de que algunos narradores describieron diferentes escenas lesbianas y gays, la línea de género también fue algo más flexible en Mobile do que en otras ciudades más grandes. A diferencia de los primeros krewes gay de Mardi Gras de Nueva Orleans, Osiris era una organización que aceptaba hombres e mujeres desde el principio, aunque algunas mujeres se quejaron de que los hombres no les permitían desempeñar papeles prominentes en la organización en los primeros años.

Técnicamente, la homosexualidad todavía era ilegal en el estado de Alabama hasta el año 2013. En Mobile y sus alrededores, las leyes de moralidad se fueron utilizadas para detener y humillar públicamente los hombres homosexuales por actividades sexuales “desviadas” públicas.15 Sin embargo, las personas entrevistadas para este proyecto no recuerdan redadas en los bares o instancias sistemáticas de brutalidad policial. Aparentemente, el centro de Moble estaba en tal abandono que no importaba a nadie que los queers se congregaron allí. Algunxs narradorxs recuerdan casos de violencia homofóbica, pero no recuerdan la persecución oficial habitual en los bares como el que inspiró el Stonewall Riots. La reina Danielle II cree que eso ocurrió debido a la discreción de la comunidad. "Estábamos callados acerca de ser gay. Nosotros respetamos la ley. No queríamos problemas ".16 La Reina Richard IV, sin embargo, señala que se sintió intimidado y acosado no sólo por la policía, sino también por "chavos redneck" que manejaban por el fruit loop gritando insultos homofóbicos. Él se recuerda también de una ocasión en que le arrojaron una botella de vodka.17

Aunque parece que los residentes LGBTI de Mobile estaban creando un espacio seguro separado en el centro abandonado, las comunidades queer y heterosexual de la ciudad convergieron durante el Mardi Gras, ya que la ruta del desfile incluía parte del fruit loop. Pero este encuentro no siempre era amable. Según Kathie M. Hiers, la policía a veces marchaba y se alineaba frente a los bares para intimidar a los clientes. También recuerda que cuando las carrozas de las organizaciones tradicionales pasaban por la sección gay lanzaban objetos a la multitud de manera más agresiva que de costumbre. 18 Seguramente, las cosas empezaron a mejorar después de que organizaran su propia Sociedad Mística.


OOO – origines
La literatura académica LGBTI ha reconocido diferentes fuentes de desafío a la heteronormatividad y de construcción de comunidad. John D'Emilio colocó el activismo de los derechos de los homosexuales post-Stonewall como parte de un proceso histórico más amplio argumentando que necesariamente ya existía la formación de la identidad para que la gente se organizara como una minoría oprimida.19 Allen Drexel identificó drag queens y bailes gays como sitios de “resistencia homosexual informal”, mientras que otros historiadores han considerado a las comunidades de bar como un lugar de resistencia.20 Nan Alamilla Boyd señaló que la diversidad en las comunidades LGBTI a veces impedía el desarrollo de una "mayor colectividad". Sin embargo, también reconoció que casos como las redadas en bares y la represión policial ayudaran en el proceso de articulación de un sentido de comunidad. Al identificar una amenaza común, diferentes grupos de personas lograron desarrollar una identidad común.21 Bares gays realmente fueron lugares de formación comunitaria y de identidad en Mobile. Sin embargo, la ausencia de represión allí nos obliga a buscar otro agente aglutinante.

Varios de los miembros originales del OOO trabajaron en bares locales y ahí es donde muchas de las actividades que llevaron a su creación tuvieron lugar. Es probable que la organización empezó con la gente de la barra porque eran los que tenían menos a perder con la exposición puesto que habían abrazado ya una identidad abiertamente gay con su trabajo. Los hombres gays y las mujeres lesbianas ricxs no tenían tanta necesidad de una sociedad de Mardi Gras separada, por lo menos no abiertamente gay. Los miembros de las aristocráticas familias de "Old Mobile", conocidos como "A-gays" o la "élite lavanda" fueron aceptados, o por lo menos tolerados, entre la alta sociedad de la ciudad, mientras que no exhibieran su homosexualidad o la ocultaran detrás de un aura de sofisticación europea. También tenían acceso a eventos tradicionales de Mardi Gras a través de afiliaciones familiares o sociales. El trabajo creativo y las conexiones también presentaran un punto de acceso en los círculos de élite de la ciudad. Diseñador de carnaval Ron Barrett me dijo que nunca se sintió despreciado por ser homosexual en sus casi 50 años de carrera a pesar de no haber nacido en una familia “Old Mobile”. Cuando pregunté por qué y me respondió: “Probablemente un pez grande en un pequeño estanque. Mira, la gente me respeta. La gente me respeta tanto que ... y yo no lo conseguiría en Los Ángeles, o Washington, D.C. Sí, porque, mira, yo soy el único que hace esto. Soy la persona para cualquier cosa Mardi Gras. Y eso es porque vivo en nuestra pequeña ciudad.” 22

Hombres y mujeres homosexuales de clase media parecen haber sido los que tenían más a perder por exponer su identidad sexual ya que muchos de ellos tenían puestos de trabajo en el sector público y podrían ser despedidos por "mala conducta" si se descubre.23 Por lo tanto, en un período en el que la política de identidad era cada vez más importante, un grupo de jóvenes homosexuales de la clase trabajadora, de la cultura de la barra, decidió crear esta organización.

Nadie personifica este proceso más que el padre fundador de Osiris. Martin Neil Aldridge nació el 23 de marzo de 1952 en Robertsdale, Alabama. Neil era un chico popular, un drum mayor, un bailarín, y el líder de la banda de la Robertsdale High School. Según su amiga cercana Sherry Odom, Neil se trasladó a Mobile en su adolescencia, para "encontrar un lugar para ser gay".24 Reina Vicky V, que trabajó con él durante muchos años, resume su personalidad y la fuerte impresión que dejó en la gente: “Debería haber sido bailarín en Nueva York. Debería haber estado en Broadway. Sus expresiones, su baile, su maquillaje ... todo lo que lo rodeaba era ... era nuevo para todos nosotros, de verdad. Yo nunca había conocido nadie tan talentoso... Neil no tenía un solo enemigo. A nadie le disgustaba a Neil. [...] Conocía a todo el mundo, para él nadie era un extraño. 25

Neil También tenía el hábito de caminar por las calles de Mobile durante el carnaval en trajes extravagantes. Según su ex compañero de habitación, Al Vaughan, la gente tiraba cosas a él y gritaba insultos homofóbicos, pero él usaba su formación como bailarín para desfilar con elegancia a pesar de todo.26 Reina Richard IV describe los trajes de Neil algo que Cher usaría. Quiero decir, plumas volando, puntas de alas, arrastrando diez yardas de material, botas, tacones altos, todo el trozo. Con esta barba negra.27

De acuerdo con algunos de mis narradores, Aldridge, que trabajaba como barman en diferentes clubes gays de Mobile, fue el catalizador para un número de organizaciones y eventos que reunieron a la comunidad LGBTI de la ciudad y la tornaran visible. Suplió las brechas de género, raza y clase y combinó grupos improbables de gente en sus espectáculos al estilo de Broadway que realizó en bares gay locales y en tours regionales alrededor de la Costa del Golfo estadunidense. Neil también viajó constantemente a Nueva Orleans, que ya tenía un movimiento gay más organizado, y trajo consigo nuevas ideas a Mobile. Su grupo de teatro aficionado empleaba a barmen, drag queens, trabajadores del servicio público, y incluso a heterosexuales, realizando clásicos camp tales como The Rocky Horror Picture Show, Jesus Christ Superstar, The Wiz, y Best Little Whorehouse in Texas. A veces estos espectáculos sirvieron como recaudadores de fondos. Sherry Odom recuerda actuar como Janet Weiss en Rocky Horror para recaudar dinero para el apoyo de las personas con SIDA antes de que ella entendiera lo que significaba. Joey Potter, quien diseñó el primer logo de Osiris, llama a Neil el “Harvey Milk de Mobile”. Potter acredita las actuaciones musicales de Neil como la "organización de base que originó a Osiris".28 Aldridge siguió siendo la fuerza impulsora detrás de la OOO hasta su muerte prematura el 13 de agosto de 1990. Fue una de las primeras pérdidas de la ciudad a la epidemia del SIDA.

El baile de Osiris empezó como un lugar separado y seguro donde lxs Mobileñxs LGBTI podían disfrutar de la tradición más apreciada de su ciudad sin ocultar su identidad. A través de los años, sin embargo, se convirtió en una especie de caballo de Troya para la aceptación de LGBTI en la ciudad.
Los Primeros Bailes
Joey Potter describe el baile inaugural, celebrado el 1 de enero de 1982, "casi como una reunión de AA", ya que trataron de minimizar el hecho de que eran "hombres y mujeres gays" para alquilar el Fort Whiting Armory de la Guardia Nacional de Alabama. Neil fue el primer capitán de baile, y el rey Jan y la reina Budgie fueron los primeros monarcas. Budgie era una conocida drag queen que entrenaba a un equipo femenino de softbol y trabajaba como técnico médico en la University of South Alabama. Un crítico anónimo escribió una cuenta extravagante para el periódico Azalea City News and Review, señalando que el tableau de OOO tenía algunos de los trajes más suntuosos jamás vistos en Mobile.29

El proceso de organizar y asistir a un baile de Carnaval puede ser visto como un acto de resistencia por parte de la comunidad gay y lesbiana de Mobile.30 Incluso detalles simples como el alquiler de un espacio y traje formal requiere cierto nivel de exposición y afirmación de identidad. Danielle, que se convirtió en la primera reina mujer de Osiris, asistió a el baile inaugural casi por casualidad. Sus recuerdos del acontecimiento demuestran ese proceso. Había llegado recientemente a Mobile, con el corazón destrozado y necesitando nuevos amigos, cuando vio el póster del baile en un bar gay y decidió comprar un boleto. Ella habló con el barman e compró su invitación, que requería costume de rigueur.31 Era todo muy emocionante, pero también presentó un reto. ¿Cómo y dónde encontraría frac para mujeres? Llamó a Randall's, un conocido alquiler de ropa formal de Mardi Gras, y les dijo que necesitaba el traje formal masculino. Le pidieron que entrara después de que la tienda se cerrara y todos los demás clientes se habían ido.32

Otras mujeres lesbianas expresaron sentirse fuera de lugar, o excluidas de la tradición de Mardi Gras, porque no se sentían cómodas trayendo vestidos formales. Para ellas, la posibilidad de participar en las festividades mientras usaban ropa que expresaba su verdadera identidad era sumamente liberadora. La familia de Kathie Hiers pertenecía a la tradicional organización carnavalesca Order of Inca. Ella llevaba sus "novios gays" a su baile cada año y cree que no poder disfrutar de la fiesta con sus verdaderas parejas fue parte de la motivación para la creación de una organización gay. Otra razón era el hecho de que las sociedades más conservadoras y antiguas “no querían realmente a los homosexuales”. O, como ella lo explica, un “cierto tipo de gente gay”: “Creo que la gente nace a lo largo de un espectro, y algunos son muy gay y algunos no son tan gay. Para las personas que nacen muy muy gay y es muy evidente que son gay - ese tipo de gente no son muy bienvenidos en estos eventos. Odiaba llevar los malditos vestidos. Mi madre me compraba un vestido de U$400, hasta el piso y, sí, era bonito, pero no era yo. Yo quería usar un frac.”33

Estas anécdotas personales revelan mucho sobre el proceso de apropiación y afirmación de identidad. Mardi Gras es un rasgo definitorio de la identidad de la ciudad. Sin embargo, para la gente LGBTI, significaba un momento en el que tenían que elegir entre diferentes identidades. Ir a un baile de Carnaval tradicional significaba abrazar a su conexión con su ciudad mientras enmascaraban su orientación sexual.


Rompiendo barreras
Aunque algunxs narradorxs recuerdan el impulso de crear a Osiris como otra manera de lanzar una fiesta fabulosa, el hecho de que eligieran ocupar un espacio público parece indicar lo contrario. Había grupos de Mardi Gras homosexuales antes de Osiris, pero mantuvieron sus eventos en secreto y en espacios privados. A pesar de que algunos de ellos usaban máscaras para ocultar su identidad y expresaron su aprehensión cuando el baile fue trasladado a un lugar menos aislado, parece que no sólo querían participar en festividades de Mardi Gras, sino que querían hacerlo como personas LGBTI. Se apropiaron de los códigos de vestimenta, las reglas y el formato de las sociedades carnavalescas tradicionales, pero lo hicieron suyo. Al hacerlo, también tuvieron que contactar a las empresas, tiendas, y autoridades locales, iniciando un proceso que conectara las comunidades heterosexuales y LGBTI de la ciudad.

Un relato de la reina Richard IV ejemplifica bien este proceso. Como él lo dice, creció en una familia de Old Mobile que tenía el nombre correcto, pero no el dinero correspondiente. Así que navegó por los diferentes círculos del universo gay de Mobile. Conocía a la élite lavanda pero frecuentaba la escena de los bares del centro. Dice que su familia estaba menos preocupada por él ser gay que por asociarse con la "basura". Así que cuando llegó la hora de comandar a el baile de Osiris como reina se sintió aprensivo cuando su familia, especialmente su padre, miembro prominente de una de las Sociedades Místicas más antiguas de la ciudad, decidió asistir. Él describió su traje: “Quiero decir, yo era la reina, no había duda. Traía terciopelo rojo, lamé dorado, glitter goteando, el cabello, la joyería, la maquillaje, todo. ¿Sabes?" A pesar de la inquietud, la reina Richard desfiló triunfalmente saludando a sus súbditos recibiendo un abrazo de su madre. Entonces llegó a su padre, que con orgullo lo miró y dijo: "¡Adelante reina!" Según Richard, todo lo que le importaba a su padre era que su hijo era importante. Independientemente de lo que llevaba, comandaba un baile de Mardi Gras.

Es difícil señalar con precisión cómo o cuándo la invitación para el baile de Osiris se hizo tan deseable. La historia oficial de la organización nos dice que la OOO ya era "ampliamente aceptada y reconocida en la celebración del Carnaval de Mobile" cuando se mudó a una sala más grande, el Municipal Expo Hall, en 1987. Sin embargo, algunos miembros recuerdan una amenaza de bomba en uno de sus primeros años.34

La cobertura periodística del baile ilustra los cambios en la visibilidad de la organización en las últimas tres décadas. El énfasis de los artículos en el espectáculo es revelador porque muestra claramente que al apropiarse del lenguaje, la estructura y los símbolos de una cultura y sociedad exclusivas, un grupo no normativo fue abrazado por la corriente dominante.35 El baile de Osiris se hace más grande cada año, atrayendo a más espectadores heterosexuales. Sin embargo, mientras la OOO gana más aceptación y respeto de la comunidad mainstream de la ciudad, inevitablemente pierde parte de su identidad original. A medida que las audiencias se hicieron más grandes los participantes en el espectáculo comenzaron a no sólo expresar sino también representarse a sí mismos y lo que ellos creen que su comunidad debe ser similar. Saben que están siendo observados y juzgados por un grupo que alguna vez los excluyó. Sin embargo, esto no quita nada al hecho de que Osiris ha creado una conexión importante entre las comunidades LGBTI y heterosexuales de Mobile y representó un vehículo para el desarrollo de comunidad y la formación de la identidad. Y, después de asistir a su baile dos veces, puedo atestiguar que, hasta ahora, han logrado muy bien cumplir con el lema de su fundador Neil Aldridge: Nunca demasiado grande, nunca demasiado.



Bibliografía
Boyd, Nan Alamilla. Wide-open town: a history of queer San Francisco to 1965, Berkeley: University of California Press, 2003.

Boyd, Nan Alamilla & Horacio N. Roque Ramírez, Bodies of evidence: the practice of queer oral history. New York, NY: Oxford University Press, 2012.

Buring, Daneel. Lesbian and Gay Memphis: Building Community Behind the Magnolia Curtain. New York: Garland Publishing, 1997

D’Emilio, John. Sexual Politics, Sexual Communities: The Making of a Homosexual 
Minority in the United States, 1940–1970. 
Chicago: University of Chicago Press, 1983.

Drexel, Allen. “Before Paris Burned: Race, Class, and Male Homosexuality on the Chicago South Side, 1935-1960.” In Beemyn ed, 1997.



Eskridge Jr., William N.. Dishonorable Passions: Sodomy Laws in America, 1861-2003. New York: Viking, 2008.

Gill, James. Lords of Misrule: Mardi Gras and the Politics of Race in New Orleans. Jackson: University Press of Mississippi, 1997.

Howard, John. “Place and Movement in Gay American South: A case from the Post-World War II South.” In: Brett Beemyn ed, Creating a Place for Ourselves: Lesbian, Gay and Bisexual Community Histories. New York: Routledge, 1997

Howard, John. ed, Carrying on in the Lesbian and Gay South, New York: New York University Press, 1997.

Howard, John. Men Like That: A Southern Queer History. Chicago: The Chicago University Press, 1999

Johnson, E. Patrick. Sweet Tea: Black Gay Men in the South. Chapel Hill: The University of North Carolina Press.

Pond, Anne Janine. “The Ritualized Construction of Status: The Men Who Made Mardi Gras, 1830-1900”. Tesis de Ph.D. University of Southern Mississippi, 2006.

Roberts, L. Craig. Mardi Gras in Mobile, Charleston, S.C.: The History Press, 2015.

Sears James T., Lonely Hunters: An Oral History of Lesbian and Gay Southern Life, 1948-1968. Boulder: Westview Press, 1997

Sears James T.. Rebels, Rubyfruit and Rhinestones: Queering Space in the Stonewall South. New Brunswick, N.J.: Rutgers University Press, 2001

Thomason, Michael V. R. ed, Mobile: The New History of Alabama’s First City, Tuscaloosa: University of Alabama Press, 2012.

Thomson, Brock. The Un-Natural State: Arkansas and the Queer South. Fayetteville: The University of Arkansas Press, 2010.


Semblanza curricular
Isabel Machado es una historiadora brasileña que vive en Monterrey, México mientras escribe su tesis doctoral para la Universidad de Memphis. Sus dos maestrías en historia (University of South Alabama) y estudios de cine (University of Iowa) le han proporcionado el lente interdisciplinario a través del cual se acerca a la historia cultural. Su investigación actual utiliza el Mardi Gras como un vehículo para entender el cambio social y cultural en Mobile, Alabama en el siglo XX. Empleando historia oral y documentación de archivos y combinando la narrativa con la teoría, explora las cuestiones de género, clase, raza, sexualidad, identidad y representación. Al investigar los papeles asignados e inaccesibles, o reclamados y apropiados por hombres y mujeres afroamericanxs heterosexuales y personas LGBTI en las festividades, busca comprender la dinámica de poder a través de la cultura y el ritual.


Ilustraciones


King Howard XXXIII. Baile de Osiris, 2015.

Autor/a desconocida/o. Colección privada de King Howard.





Neil Aldridge, Halloween. Alrededor de 1978.

Autor/a desconocida/o. Colección privada de Al Vaughan.





Queen Richard IV. Baile de Osiris, 1985.

Autor/a desconocida/o. Colección privada de la autora.



1 Este ensayo es parte de mi investigación de tesis doctoral. Una versión más larga en inglés está actualmente bajo consideración para su publicación en el Oral History Journal.

2 Conversación con el rey Howard XXXIII. Conducida por Isabel Machado. Mobile, Alabama, 06 de agosto de 2014. Sociedades místicas de Carnival o krews son organizaciones secretas. Con respecto a esa tradición, los narradores que actualmente son miembros o han sido monarcas en el pasado serán identificados por sus títulos y no por sus nombres legales.

3 Anne Janine Pond, “The Ritualized Construction of Status: The Men Who Made Mardi Gras, 1830-1900”, tesis de PhD, University of Southern Mississippi, May 2006. James Gill, Lords of Misrule: Mardi Gras and the Politics of Race in New Orleans, Jackson: University Press of Mississippi, 1997.

4 Hubo intentos anteriores de formar organizaciones de carnaval gay en la ciudad, pero no duraron mucho tiempo. Nuevas sociedades también se han creado desde entonces.

5 James T. Sears, Lonely Hunters: An Oral History of Lesbian and Gay Southern Life, 1948-1968, Boulder: Westview Press, 1997; E. Patrick Johnson, Sweet Tea: Black Gay Men in the South, Chapel Hill: The University of North Carolina Press; John Howard, “Place and Movement in Gay American South: A case from the Post-World War II South,” in: Brett Beemyn ed, Creating a Place for Ourselves: Lesbian, Gay and Bisexual Community Histories, New York: Routledge, 1997; Daneel Buring, Lesbian and Gay Memphis: Building Community Behind the Magnolia Curtain, New York: Garland Publishing, 1997; John Howard, ed, Carrying on in the Lesbian and Gay South, New York: New York University Press, 1997; James T. Sears. Rebels, Rubyfruit and Rhinestones: Queering Space in the Stonewall South, New Brunswick, N.J.: Rutgers University Press, 2001; John Howard, Men Like That: A Southern Queer History Chicago: The Chicago University Press, 1999; Brock Thomson, The Un-Natural State: Arkansas and the Queer South, Fayetteville: The University of Arkansas Press, 2010.

6 Cisgénero es un término usado para referirse a una persona que se identifica con el género que se le asignó al nacer. En otras palabras, una persona que no es transgénero o transexual.

7 Howard, 1999.

8 Buring, 1997, p. 233.

9 Entrevista con Queen Danielle II; grabada por Isabel Machado, Mobile, Alabama, 15 Octubre 2014.

10 Michael V. R. Thomason, ed, Mobile: The New History of Alabama’s First City, Tuscaloosa: University of Alabama Press, 2012.

11 Entrevista con Queen Richard IV; grabada por Isabel Machado, Mobile, Alabama, 14 Octubre 2014.

12 Entrevista con Homer McClure; grabada por Isabel Machado, Mobile, Alabama, 26 January 2016.

13 Sin embargo, después de tres años de investigación no he encontrado ningún/ninguna narrador/a negro/a LGBTI dispuesto/a a ser entrevistado/a para este proyecto. Nan Alamilla Boyd discutió las dificultades en la recolección de historias orales de personas que tienen otros estigmas sociales además de las identidades LGBTI. Nan Alamilla Boyd and Horacio N. Roque Ramírez, Bodies of evidence: the practice of queer oral history. New York, NY: Oxford University Press, 2012.

14 John Alton Vaughan, ‘Neil-Al’, 05 de Octubre de 2015, documento en posesión de la autora.

15 William N. Eskridge Jr. muestra cómo las leyes de sodomía que se hayan impuesto y utilizado como un mecanismo de control social selectivamente. William N. Eskridge Jr., Dishonorable Passions: Sodomy Laws in America, 1861-2003, New York: Viking, 2008.

16 Danielle II, entrevista.

17 Reina Richard IV, entrevista

18 Entrevista con Kathie M. Hiers, born in Mobile, Alabama, 1954, CEO at AIDS Alabama; grabada por Isabel Machado, Mobile, Alabama, 12 de Octubre de 2014.

19 John D’Emilio Sexual Politics, Sexual Communities: The Making of a Homosexual 
Minority in the United States, 1940–1970, 
Chicago: University of Chicago Press, 1983.

20 Allen Drexel, “Before Paris Burned: Race, Class, and Male Homosexuality on the Chicago South Side, 1935-1960,” in Beemyn ed, 1997.

21 Nan Alamilla Boyd, Wide-open town: a history of queer San Francisco to 1965, Berkeley: University of California Press, 2003. pp 5-6

22 Entrevista con Ron Barett; grabada por Isabel Machado, Mobile, Alabama, 27 July, 2015.

23 Joey Potter trabajó en la Biblioteca Pública en la época y señala que la "mala conducta" era la terminología codificada utilizada para despedir a personas homosexuales de empleos del sector público.. Conversación telefónica con Joey Potter; conducida por Isabel Machado, 14 de Octubre de 2014.

24 Conversación telefónica con Sherry Odom; conducida por Isabel Machado, 10 de Noviembre de 2014.

25 Vicky V, entrevista.

26 Vaughan, 2015.

27 Richard IV, entrevista.

28 Potter, conversación.

29 ‘The First Annual Ball’, 1982. Tableau es un espectáculo presentado por la organización de Mardi Gras al principio del baile. El experto en Mardi Gras de Mobile, L. Craig Roberts, lo describe como: "una introducción escénica teatral de miembros de la sociedad mística, a menudo con escenarios elaborados, e incluso puede incluir exhibiciones pirotécnicas." L. Craig Roberts, Mardi Gras in Mobile, Charleston, S.C.: The History Press, 2015. P. 41.

30 Eventos anteriores de Mardi Gras gay fueron celebrados en espacios privados y no se dieron a conocer ampliamente.

31 Todas las sociedades místicas de Carnaval en Mobile exigen costume du rigueur en sus bailes. Esto significa que las mujeres tienen que llevar vestidos largos hasta el piso y hombres frac. Osiris mantuvo esa regla de vestimenta pero no lo hizo específica de género.

32 Danielle II, entrevista.

33 Hiers, entrevista.

34 Diferentes personas recuerdan fechas diferentes. Sin embargo, es más probable que aconteció en 1987, ano del sexto baile, ya que la reina Richard IV, que recuerda muy vívidamente tener que tomar la decisión de no cancelar el baile a pesar de la amenaza, fue el capitán de ese año. Richard IV, entrevista.

35 Ejemplos incluyen: “The First Annual Ball: The Order of Osiris,” Azalea City News and Review, 18 de Febrero de 1982; “The Order of Osiris,” Southern Forum, Febrero, 1995, 5; Susie Spear Cloos (Susie’s Parlor), “Splendor, diversity, mark ball,” Mobile Register, 8 de Febrero de 1998, 1A; The Masked Observer, “Kings Rule at Osiris,” Mobile Register, 15 de Febrero de 2001, 1A; Susie Spear Cloos (Susie’s Parlor), “Cavaliers plan to rock and roll with fabulous bands,” Mobile Register, 24 de Enero de 2002; Katelyn Gardner, “Insider’s look at Mardi Gras: Alternative Lifestyle Organizations,” Lagniappe, 24 de Enero de 2013.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal