La Llegada y el Primer Día



Descargar 145.89 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño145.89 Kb.
  1   2   3





La Llegada y el Primer Día.

Mina se encuentra tirada en una playa, inconsciente. Mientras yace así, la sombra de un ser humano cae sobre ella, pero desaparece después de un breve momento.

Poco a poco, Mina recobra la consciencia, y se da cuenta de que sobrevivió su caída sobre borda del velero en el que navegaba solitaria, participando de una regata de alta mar.

Comienza a orientarse, dándose cuenta de su precaria situación. La playa está delimitada hacia el interior de la isla por un alto acantilado. Hacia la izquierda (mirando al acantilado), un promontorio de rocas con un llamativo arco cierra la playa. Hacia la derecha, se ve una catarata cayendo del acantilado, y formando un arroyo que fluye al mar.


Entre otros problemas, Mina tiene hambre. Pero, al menos, su peluquera se merece un premio, porque después del naufragio, sus rizos aún se ven tan perfectos como todo su delicado maquillaje y su impecable manicura.

Así, comienza a explorar su entorno más inmediato. Al menos, la catarata ofrece agua fresca, pero no puede ir allí. ¿O quizás no tenga sed?


Yendo hacia el acantilado, Mina no tarda en encontrar un huevo en un nido (el Inventario recompensa este hallazgo con 1 Punto), pero se resiste a comerlo crudo. Será que el hambre no es aún tan aguda, por lo cual deposita el huevo en un enorme, muy sofisticado sistema de almacenamiento multidimensional que parece estar instalado en uno de sus bolsillos, pero no se lo ve (Mina le dice "Inventario"). Por otra parte, este Inventario desaconseja comer crudo el huevo. El Inventario parece saber mucho, porque el retrato que muestra de Mina la muestra con bastantes magullones y moretones en una cara triste y con las mejillas hundidas.

Hay otro nido más arriba, pero Mina dice que »está demasiado alto«.

Durante un instante, Mina cree haber visto la figura de un hombre vestido de negro, con barba blanca, en lo alto del acantilado, entre los arbustos. Al respecto dice que »hay que ser un mono para llegar allí«. Volviendo a mirar al suelo, encuentra una llave oxidada que más bien parece un clavo (Inventario: 1 Punto más).


El fogón.

Yendo a la izquierda, llega a un desfiladero que se interna en el acantilado, al parecer subiendo. En este momento, se oye un extraño ruido, acompañado de un temblor de la tierra. Estos ruidos y temblores se van a repetir a menudo; ¿será un volcán? A la izquierda del desfiladero hay un nicho en la roca, en cuya base hay una depresión ideal para hacer un fuego, cosa que alguien ya hizo anteriormente, lo cual prueba el hollín en la roca y las cenizas en la depresión. Pero, ¿dónde estarán?

Al lado de este fogón hay dos piedras: una arenisca, dura y áspera de buen tamaño de puño, y un pedernal (Inventario: 1 Punto más para cada piedra).


Ostras, palmeras y algo más.

Volviendo a la playa, se encuentran los restos de un barco de madera semienterrado en la arena; tan sólo la roda y las cuadernas sobresalen de la arena. Usando la piedra arenisca como martillo, Mina logra desprender un herraje de hierro de la roda, y también una parte de la roda misma (Inventario: 1 Punto más para cada cosa). Y con esa misma piedra logra convertir el herraje en un filoso cuchillo, o al menos en la hoja de uno, porque no tiene mango. Dar filo al herraje con la piedra arenisca es resompensado con 1 Punto en el Inventario.

En una roca encuentra unas algas marinas. Desde luego, todo es almacenado en el multidimensional Inventario, que acredita 1 Punto, y que se ocupa también de secar las algas. Aparte de no ocupar lugar visible, el Inventario tampoco parece pesar, pese a todo su ya cuantioso contenido. Por otra parte, lleva cuenta de lo encontrado y/o armado. Así, el hecho de poder hacer chispas con cuchillo y pedernal da un Punto en el Inventario.
En el arco de roca, Mina encuentra un total de 4 ostras (1 Punto por ostra), en el agua hay un pez dando vueltas. Hay una ostra gigantesca en el palo a la izquierda, que es muy difícil de ver. ¡No la cojas, Mina, te llevarías una sorpresa, y además, no se puede comer!

Mina pasa por el arco, encuentra líquenes (1 Punto), y los recoge. En la playa, cerca de las palmeras, se ve una tortuga saliendo al mar. Justo al lado de Mina hay huellas de otra tortuga; Mina escarba la arena en el comienzo de las huellas, y encuentra dos huevos de tortuga (1 Punto). Desestimando el hecho de que las tortugas y sus huevos están protegidos por peligro de extinción, Mina coge los huevos, agregándolos a su Inventario. Junto a los huevos hay un cofre. Coge del Inventario la llave oportunamente encontrada y prueba de abrir el cofre. Y, ¡oh, maravilla!, la llave oxidada hace caso omiso de la arena que se coló en la cerradura, y el cofre se abre. Su contenido: un montoncito de monedas de plata (1 Punto) y un catalejo, cuyo tubo está lamentablemente quebrado (pero igual, 1Punto). Sin embargo, usando la llave como punzón, al menos puede desprender una de las lentes (otro Punto).


En otro sitio encuentra otros dos huevos de tortuga, con lo cual el Inventario ya marca 19 puntos.

Sigue caminado por entre las palmeras cuando oye un ruido sordo. Sigue, y encuentra un puercoespín muerto (probablemente el pobre bicho se despeñó por el acantilado), cuyas entrañas ya están siendo degustadas por 2 cangrejos. Mina trata de coger uno de los cangrejos, pero ¡ay! se liga un buen pellizco del compañero. Obviamente, hay que cogerlos de atrás cuando ambos están deleitándose con el puercoespín. Y, efectivamente, después de hacer alarde de paciencia, logra coger primero uno y luego al otro cangrejo (1 Punto cada uno). Como todo lo que encuentra, los va depositando en el Inventario, junto con el puercoespín (1 Punto), al cual previamente le corta las espinas (2 Puntos, el Inventario califica las espinas como "fuertes y agudas", y aconseja usar el peurcoespín ahora afeitado como cebo para "carnívoros grandes").

Es realmente impresionante lo que puede almacenarse con sólo unas pocas dimensiones adicionales, sin que los huevos se rompan, sin que los cangrejos puedan escaparse, y sin que el puercoespín entre en descomposición, apestando todo ...
Además, Mina encuentra y agrega a su Inventario un coco verde, uno maduro y una hoja de palmera (1 Punto cada uno).

Al salir de entre las palmeras, otro coco verde cae justo delante de sus pies (1 Punto), errando su hermosa cabecita por poco.

Vuelve al fogón, y entra un poco al desfiladero. Junto a la entrada encuentra unas lombrices (1 Punto), y una plaqueta de metal (otro Punto). Usar la plaqueta con el pedernal para producir chispas ya no da Puntos. Pero en caso de necesidad es bueno saber que esta plaqueta sirve para hacer fuego, y, afilada con la piedra arenisca, también sirve como cuchillo. Con el cuchillo corta las espinas de una acacia (1 Punto), y todo va al Inventario.


La barrera del desfiladero.

Subiendo por el desfiladero, se encuentra con una barrera de maderos, que le impide avanzar. Corta una liana que cuelga de la barrera (1 Punto), recoge una yesca de un tronco (1 Punto), y levanta una ramita en "Y" (1 Punto). Le llaman la atención unas placas oxidadas que están grapadas a las rocas. Dado que sus exiguas fuerzas no le permiten superar la barrera de maderos (la pobre Mina sólo tiene un 25% de sus fuerzas), vuelve al fogón.




El Almuerzo.

Con el cuchillo, el pedernal, yesca y madera prepara un bonito fuego, que se alimenta del único trozo de madera disponible. También puede utilizar la lente en vez de metal y pedernal por tener la idea de poder encender el fuego de una manera alternativa (1 Punto), o los líquenes en vez de la yesca.


De la cáscara del coco maduro, Mina saca fibras con las que confecciona una cuerda (2 Puntos).

Combinando la ramita en "Y" con el cuchillo, obtiene un cuchillo con mango (1 Punto).

Pero todo puede volver a desarmarse, para ser usado solo o en combinación con otras cosas:

La ramita en "Y" , más una liana (o cuerda de fibra de coco), más espinas de acacia curvadas en el fuego resultando ganchos (1 Punto) más gusanos da como resultado una hermosa caña de pescar (1 Punto), que Mina estrena de inmediato.

Después de haber pescado el pez (1 Punto), Mina se pone a comer manjares asados: los cangrejos (la energía sube de 25 a 50%), el pescado (más 12,5% de energía), y los 4 huevos de tortuga (más 5% de energía por huevo). Aquí, Mina podría coleccionar algunos Puntos más, si pincha los huevos con la llave y bebe su contenido. Luego coge el coco maduro, lo parte con el cuchillo (1 Punto), bebe el zumo y come el interior (más 7,5% de energía). Después abre una ostra con el cuchillo (2,5% de energía, pero ojo, según advertencia del Inventario, el cuchillo se rompe al abrir la tercera). Pero Mina, para no perder una valiosa herramienta, descubre que las ostras también pueden abrirse en el fuego, cosa que hace. Con esto, Mina ya ha comido lo bastante: su energía sube de un inicial 25% al 100%, y le quedan aún dos cocos verdes, y un huevo de pájaro.

Mina pela los cocos verdes, pues siempre es bueno tener algo preparado para merendar.

Si bien puede fabricar otro cuchillo afilando la plaquetita de metal, por razones emocionales, o quizá por curiosidad, Mina prefiere guardar la plaquetita de metal.


Acceso al Altiplano.

En la plenitud de sus fuerzas, Mina es ahora capaz de mover y hacer caer uno de los troncos que obstruyen el camino al altiplano. Sube, y es saludada por el ruido y el temblor de tierra. Encuentra una rama de palma (1 Punto), y la pela con el cuchillo (1 Punto).


Ya en el altiplano, Mina se encuentra con un sendero evidentemente no natural, que se trifurca. A un lado del sendero, Mina encuentra un hibisco, con cuyas fibras confecciona una cuerda (1 Punto), que, junto con la rama de palma, le sirve para hacer un arco (1 Punto). Pero aún no tiene flechas.

El sendero hacia la izquierda se dirige en dirección a una columna de humo amarillento. Mina va hacia allí, y encuentra una fuente termal sulfúrica. No puede beberse, pero sirve para calentar algo.




La fuente de la serpiente.

Al lado de la fuente hay una serpiente, que parece ser peligrosa, pero está durmiendo. Por tamaño y dibujo (tipo hipomelanótico) podría ser una culebra campestre (elaphe guttata), pero parece ser más gruesa que una culebra, y también parece tener pupilas alargadas como los gatos, caso en el cual no podría ser una culebra (que tienen pupilas redondas), sino un víbora — y esas ¡sí que son peligrosas! Mina encuentra una planta interesante a su lado y la quiere cortar. Sin embargo, la serpiente considera esa acción como intrusión no aceptable y se erige amenazante. Por eso, Mina la sujeta contra el suelo con la ramita en "Y" (menos mal que todo artefacto ya armado puede desarmarse en un santiamén). Entonces, corta la planta curativa (1 Punto), y ve que en el árbol detrás de la serpiente hay una incisión. Abriéndola con el cuchillo, empieza a gotear caucho. El caucho no es muy líquido, así que Mina lo recoge en forma de una cinta y varias bolitas (1 Punto). Después libera la serpiente, la cual no está muy contenta de haber sido aplastada contra el suelo, y amenaza a Mina otra vez. Por suerte, es una serpiente más bien haragana y no muerde a Mina, sino que se pone a dormir otra vez.


La ramita "Y" se convierte con la cinta de caucho en una magnífica honda (1 Punto). Las bolitas podrían servir como munición anti-disturbios ...
Mina sigue el sendero hasta un puente colgante roto, que cruzaba una quebrada. Al lado de estos restos hay un arbusto con bayas negras y una rata inconsciente o muerta. Por las dudas, recoge algunas de estas bayas (1 Punto), para aprovechar ese efecto narcótico.

Del otro lado de la quebrada se ven las ruinas de una casa, árboles quemados y al parecer otra fuente termal. Por el fondo de la quebrada fluye un riacho.


El sendero central que sale junto al hibisco también termina frente al mismo puente roto. Hay un cable que corre de poste en poste al lado derecho. Es evidente que ALGUIEN hay (o, al menos había) en la isla.





El molino de viento.

Saliendo del cruce del hibisco, por el sendero de la derecha, también flanquedo por postes con cable, se divisa a lo lejos un molino de viento. Mina sigue por este sendero, encuentra un muro con cancela rota. Al acercarse, oye un animal chillando pavorosamente: »parece un animal en apuros«. Delante del muro se dirige a la derecha, hacia el molino, que se encuentra sobre un promontorio rocoso. Hay una escalera en la roca, muy deteriorada, inescalable. Pero en uno de sus peldaños inferiores, Mina encuentra una forma de madera (1 Punto) apta para hacer ladrillos.

Volviendo, recoge tres conos de pino en el suelo (1 Punto c/u).

Colgando de un árbol, ve dos largas lianas, pero quiere cortarlas más arriba de lo que puede en este momento.


Mina vuelve al muro con la cancela rota, y sigue la dirección original del sendero. Súbitamente, la pobre se asusta, pero es sólo un espantapájaros que cuelga de un árbol. Decidida a incrementar su Inventario, Mina se hace con los harapos del espantapájaros (1 Punto). Además, recoje dos naranjas y dos limones, todos maduros, (1 Punto cada uno).

En este lugar, Mina corta unas espigas de trigo, aún verdes (1 Punto), y el magnífico Inventario las convierte en el acto en semillas de trigo y paja, todo perfectamente maduro y seco.

Desde el espantapájaros, el sendero a la derecha se abre hacia un prado, con una pared y algunas ruinas. Una pandilla de 5 monos (cada uno en su ventana) tira ramas a Mina, pero no la alcanzan. Aquí, Mina estrena su nueva honda, tirando muchísimas bolitas de goma a los monos. Cuando acierta (el visor debe marcar el cuello), el mono en cuestión chilla. Un control en forma de barra verde indica el éxito de Mina o el ánimo de los monos. El Inventario recompensa esta victoria con 10 Puntos. Sin embargo, si Mina se siente más bien pacífica, no hay por que pelearse con los monos. Los puede dejar de lado, ya veremos como los espantará más tarde.


¡A Bañarse!

Vuelve hasta el arce, que ya tiene clavada una espiga de bambú, pero dado que no tiene recipiente, Mina lo deja de lado.

Sigue hacia el lago, a una ribera rocosa. Bebe un poco de agua (clic en el agua), y luego decide bañarse (otro clic en el agua). Dice que hay una leve corriente que la lleva a la ribera. Y ya que está aquí, lava también los harapos sucios del espantapájaros, convirtiéndolos en limpios paños de algodón, aptos "para vendajes" (4 harapos = 4 Puntos). De paso, sus moretones y excoriaciones desaparecen, según su retrato en el Inventario.

A la derecha, al final de las rocas, se encuentra con un pequeño acantilado, del cual una parte, semiescondida bajo plantas colgantes, es evidentemente artificial.


Vuelve al sendero principal, sigue hacia el espantapájaros y se dirige a la izquierda. Así volviendo al lago, Mina encuentra y recoge arcilla en la ribera (1 Punto), y comenta unas huellas en la arcilla: »Debe ser un felino grande, no quisiera encontrarme con él.«

Del tronco de un sauce, al lado de la arcilla, corta corteza y algunas ramitas (1 Punto). A la derecha del sauce, crece bambú fino, que corta (1 Punto). También encuentra un tronco de bambú grande en el suelo (1 Punto), que en el Inventario se divide en dos trozos. A la derecha crece bambú mediano, del cual corta algo (1 Punto), y un arbusto de saúco, del cual extrae la médula (1 Punto). Desde luego, todo va a parar de inmediato al Inventario, que de momento marca la friolera de 46 objetos, alcanzando 80 puntos.




Fabricar ladrillos, y ver el molino del viento.

Volviendo a la playa, Mina piensa en cómo hacer flechas: Bambú fino y espinas de puercoespín, ¡vale! pero falta algo más .... ¡plumas! Hay pájaros en la playa, pero Mina no puede capturarlos, y tampoco hay plumas en el suelo.

Frente al fogón, Mina se encuentra con sólo una pocas brasas, pero el fuego surge de inmediato, apenas atizado un poco. Pone arcilla en la forma de madera, y moldea 5 ladrillos aún crudos (1 Punto), cuando la forma se rompe. Cuece en el fogón esos 5 ladrillos crudos, y obtiene 10 ladrillos cocidos (1 Punto). Con esos pocos ladrillos va a la escalera destruída que sube al molino y la repara, gastando en ésto fácilmente unos 120 a 150 ladrillos. A causa de este milagro multiplicador de ladrillos, el Inventario concede 5 Puntos.

Ahora, Mina sube por esta magnífica escalera.

Arriba se encuentra en un patio. A la derecha, está el molino, una de cuyas aspas es retenida por un mono encaramado al cercano árbol. Enfrente, una pared delimita el patio, que es, en realidad, una ruina, con restos de techado y de enseres. Uno de ellos es un cofre, cubierto con una tela fuerte. Mina coge la tela (1 Punto), el cofre se cae y se abre, y Mina encuentra un surtido de monedas de cobre (1 Punto). En el interior de la tapa del cofre hay una plaqueta con una inscripción:
"A orillas del lago, tras largo trajín,

"ves rojo metal, con borde verdín.

"Blanco metal, cuan bien que te hace

"Junto al mar en la tierra yace,

"entre el bosque con su hiedra

"y el grandioso arco de piedra."
Además, Mina encuentra una horqueta de metal con dos de tres dientes quebrados (1 Punto), y una horquilla de madera (1 Punto). Una parra la provee con uvas (1 Punto). Todo esto encuentra fácil acogida en el fabuloso Inventario.
Mina se acerca al molino, y sube una oportuna escalera. El eje está oxidado, pero en sí intacto. Habría que engrasarlo, pero

»para subir allí hay que ser un mono«.

Delante de la parra hay un pico (del modelo usual para presidiarios) en el suelo. Si Mina no lo ve ahora y lo levanta, lo pisará al salir del molino, con lo cual el mango del pico le pegará en la cabeza. Esta variante es preferible, dado que genera una imagen adicional en la Galería. En todo caso, el pico será agregado al Inventario (1 Punto).


Saliendo del molino, Mina sigue el sendero en dirección del prado. Si no fueron ahuyentados ya antes por la honda de Mina, los antes tan agresivos monos ahora se dan a la fuga, espantados por tanta eficiencia en construir una escalera.


Mina Alfarera y Enfermera.

Hay un fogón roto con un fuelle, pero éste tiene el cuero (que es de foca) también roto.

El fogón roto es reparado con unos pocos ladrillos restantes, trabajo para el cual Mina utiliza unos 50 ladrillos, pero dado que el Inventario ya conoce a Mina como albañil, no hay Puntos. Al lado del fogón hay unos buenos maderos, que de momento van a parar al Inventario (1 Punto).
Mina entra en la casa, en la cual encuentra un monito pequeñito, muy bonito y pobrecito, que tiene una herida en la cabecita, y Mina le da el nombre de "Jep". Como su nivel de fuerza indica apenas un 5%, Mina le venda la cabecita con un harapo lavado y ahora convertido en venda. Este tratamiento ya incrementa la energía de Jep en 25%. Además, le fabrica con paja y una cuerdecita de su ya enorme Inventario un confortable colchón (1 Punto + 10% de energía para Jep). Ahora busca algo para curar a Jep, dado que el pobrecito monito está demasiado malito como para comer.

En la parte anterior de esta casa hay una nueva forma de ladrillos (1 Punto), y un torno de alfarero en perfecto estado.

De momento, Mina va al lago, para recoger más arcilla (1 Punto). Quiere fabricar unas fuentes de barro, para traerle agua a Jep. Así, moldea en el torno una fuente con la arcilla (1 Punto), que el Inventario convierte automáticamente en todo un surtido de recipientes, pero el fuelle del fogón sigue roto, y no puede hornear los recipientes.
Por lo tanto, se dirige a la playa, para hornear los muchos recipientes hechos, pero este fogoncito no desarrolla la temperatura necesaria. Como novedad, Mina encuentra en la playa una foca muerta y ya bastante maloliente (1 Punto). Con su cuchillo desolla la foca en un abrir y cerrar de ojos (3 Puntos), agregando así a su Inventario la piel, tendones y dos porciones de grasa. Con lo cual, el Inventario suma ya 54 cosas y 102 Puntos, otorgando a Mina una primera corona de laureles.

Vuelve a la alfarería, y en un santiamén, Mina arregla el fuelle con la piel de foca (sin necesidad de adaptarla o sujetarla), enciende el fogón, aviva el fuego por medio del fuelle, y cuece los recipientes (1 Punto).


Con sus flamantes recipientes, Mina va a la ribera rocosa. Pasando por el arce, hace un corte en la corteza del arce, ahuyentando de paso una simpática lagartija verde, mete más la espiga de bambú, y cosecha dos jarras de jarabe de arce (1 Punto).

De momento, el monito sólo quiere agua (su nivel de energía sube al 50%), pero a continuación el monito ya se siente lo suficientemente bien como para comer algo.

Mina coge uno de sus recipientes, lo llena de agua del lago (1 Punto), le agrega la corteza de sauce, que es conocida por su contenido de ácido salicílico, alias aspirina. Después, vuelve a coger agua (1 Punto), y le agrega la planta curativa que encontró al lado de la fuente termal. El Inventario otorga 1 Punto solamente por la primer infusión así preparada. En ambos casos, Mina calienta la infusión en la fuente termal o en el fogón, obteniendo 1 Punto por infusión.

Una vez que Jep bebió la infusión de corteza de sauce (buena para el dolor de cabeza), Mina le da la otra con la planta curativa (buena para la herida). Con cada infusión, el nivel de energía de Jep sube un 10%, alcanzando ahora un 70%.

En cuanto a comida sustanciosa, se le puede dar: cocos (cada uno, + 15%), conos de pino, naranjas y uvas (cada unidad, + 10%). Ya que Jep necesita un 30% más de energía, Mina le da una naranja y dos conos de pino, guardando los cocos, un cono de pino y la uvas para otra oportunidad. Con lo cual Jep ya bota de contento, con el nivel de fuerza en los 100%. Después de una noche de descanso, Jep estará en perfectas condiciones. Y a partir de este momento, el Inventario muestra el retrato de Mina con Jep sentado en su hombro.

Pero durante esta noche, Mina sueña con que el Capitán Nemo la visita, diciendo ser »el alma en pena, que recorre la isla sin encontrar paz, pidiéndole que busque y encuentre su cuerpo, para enterrarlo.«




El segundo día.

Para empezar el día, Mina calienta un cuenco de jarabe de arce, que se convierte en un cono de azúcar.

Observando en detalle su entorno, Mina ve un nido entre los tirantes que formaban el techo. Pero como »hay que ser mono para llegar ahí arriba«, Mina se lo indica a Jep. Y el agradecido monito sube en un instante y vuelve con un huevo, que es depositado en el Inventario, y acreditado con 1 Punto.

Además, decide producir un batería para recargar su móvil-pulsera. Quiere coger agua sulfúrica de la fuente, pero no lo logra. Se acuerda de las monedas de cobre y plata, usa un trozo de caña de bambú mediano como recipiente, una tela embebida en zumo de limón como electrolítico, y ¡zas! ya tiene una batería con la cual recarga su móvil.

Logra activar el aparato, pero sólo puede recibir noticias, sin poder transmitir. El "GPS" le da su posición (150°30'W, 34°57'S). "NEWS" le informa de que había estado camino de batir un récord, pero no menciona su naufragio. Mina se pregunta, en vista de su naufragio, si alguien volverá a confiarle un barco, suponiendo su retorno al mundo.

Sin embargo, también ha quedado activado el Lexicon de su móvil-pulsera. Y éste le informa de que con sosa (que se obtiene quemando algas marinas, 1 Punto) mezclada con grasa (de la oportuna foca) se puede hacer jabón (1 gran trozo) y glicerina (dos grandes potes), productos que el Inventario premia con 2 Puntos. Y Mina no sería mujer si eso no le encantaría, más dado que Jep apesta a mono que estuvo semi-muerto.

Asimismo inspirada por el Lexicon, Mina hace hervir uno de sus potes de jarabe de arce, y obtiene un cono de azúcar (1 Punto).

El Lexicon sugiere además poner la planta narcótica en un "cebo para hacer dormir animales grandes". Cosa que Mina hace, metiendo esa útil planta en el puercoespín muerto (1 Punto), seguramente pensando en el gran felino que anda por allí.



  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal