La otra Notas de producción La otra Basada en la novela de Philippa Gregory, La otra



Descargar 165.55 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión09.07.2017
Tamaño165.55 Kb.
  1   2
La otra

Notas de producción




La otra
Basada en la novela de Philippa Gregory, La otra es una historia sensual y absorbente, donde la intriga, el romance y la traición se suceden en el marco de un momento histórico clave. Dos hermanas, Anne (Natalie Portman) y Mary (Scarlett Johansson) Boleyn, son obligadas por un padre y un tío ambiciosos a conseguir el afecto del rey de Inglaterra (Eric Bana) con el objetivo de mejorar la posición social y el poder de la familia. Las muchachas dejan la vida simple del campo atrás y se ven envueltas en el mundo peligroso y excitante de la vida cortesana. Lo que empieza como una apuesta para ayudar a su familia termina convirtiéndose en una pelea despiadada entre Anne y Mary por el amor del rey. Al principio Mary gana el favor del rey, se convierte en su amante, y da a luz a un hijo ilegítimo. Pero la inteligente, astuta e intrépida Anne, en su conquista implacable del rey, logra hacer a un lado a su hermana y a la esposa de Henry, la reina Katherine of Aragon. A pesar de que los sentimientos de Mary por el rey son verdaderos, su hermana Anne tiene los ojos puestos en el premio mayor: Anne no se detendrá hasta ser reina de Inglaterra. Mientras las muchachas Boleyn pelean por el amor de un rey (una por ambición, la otra por amor verdadero), Inglaterra se desgarra. Aunque las consecuencias son dramáticas, finalmente las muchachas Boleyn encuentran fuerza y lealtad en cada una, y permanecerán conectadas para siempre a través de su lazo fraternal.
Universal Pictures Internacional y Columbia Pictures presentan, junto a BBC Films en colaboración con Relativity Media, una producción de Ruby Films y Scott Rudin, La otra. La película está protagonizada por Natalie Portman, Scarlett Johansson y Eric Bana. El director es Justin Chadwick, y la producción estuvo a cargo de Alison Owen. El guión es de Peter Morgan, basado en la novela de Phillipa Gregory. Los productores ejecutivos son Scout Rudin y David M. Thompson. El director de fotografía es Kieran McGuigan. El diseño de producción pertenece a John-Paul Kelly. La edición es de Paul Knight and Carol Littleton, A.C.E.. La coproducción estuvo a cargo de Mark Cooper. El vestuario estuvo a cargo de Sandy Powell. La música es de Paul Centelon.
ACERCA DE LA HISTORIA
Para su padre, Sir Thomas Boleyn, Anne (Natalie Portman) y su hermana menor Mary (Scarlett Johansson) son mercancías preciosas cuyas vidas privadas deben ser cuidadosamente organizadas, de modo tal que la familia obtenga el mayor beneficio económico y social de ellas. Sir Thomas está convencido de que Anne puede llegar a atraer a un pretendiente de más categoría, por lo que rechaza la propuesta de matrimonio de una familia de comerciantes, y les ofrece a Mary en su lugar.
Sir Thomas pronto encuentra la oportunidad perfecta para sacar provecho de la belleza y el encanto de Anne. Su cuñado, el duque de Norfolk, organiza una visita del rey Henry VIII al hogar de los Boleyn. Thomas sabe que la reina Katherine no ha podido producir un heredero varón y que Henry está buscando una amante, por lo que le pide a Anne que haga todo lo posible para causar una impresión favorable al monarca. Henry se ve fascinado inmediatamente por esta joven descarada, pero Anne resulta ser muy testaruda para el gusto del rey, quien entonces enfoca su atención en la también hermosa y dulce Mary, sin importarle que esté recién casada.
Profundamente cautivado, el rey convoca a toda la familia Boleyn (incluyendo al padre y a la madre, a Norfolk, a las dos hermanas Boleyn y a su hermano George) a la corte real, con el propósito expreso de convertir a Mary en su amante. Sir Thomas y el duque de Norfolk están encantados con este giro en los acontecimientos, e incluso el pasivo esposo de Mary acepta obedientemente el arreglo. Pero Mary, que en su corazón es una sencilla muchacha del campo, no tiene interés en convertirse en cortesana. Anne, todavía dolida por el desaire del rey, dirige su enojo silencioso a su hermana. Anne, tomando el destino en sus propias manos, se fuga para contraer un matrimonio secreto y prohibido; pero Mary rápidamente la descubre e informa a la familia. La familia decide enviarla a Francia, desterrándola de la corte de Henry.
A pesar de su resistencia inicial, Mary pronto descubre que está profundamente enamorada del tierno y atento Henry. Queda embarazada de Henry y todo va bien, hasta que su embarazo se complica y se ve obligada a guardar reposo, por lo que el interés del rey en ella decae. Cuando Sir Thomas convoca a Anne para que regrese a la corte a entretener al rey, es el momento que ella había estado esperando. Justo cuando la posición de Mary y George en la corte comienza a decaer, Anne, aún resentida, complota para seducir al rey y vengarse de lo que ella percibe como una traición imperdonable de parte de su hermana.
En primer lugar, Anne le echa en cara a su hermana el rencor que ha guardado tanto tiempo, y convence a Henry de que expulse a Mary y a su hijo recién nacido de la corte, y que los envíe de vuelta al campo del marido pobre de Mary. Ya sin Mary a la vista, Anne comienza a diseñar un plan ingenioso para convertirse no sólo en la amante del rey, sino también en su reina. Ella se niega a tener relaciones con Henry hasta que él no anule su matrimonio de veinte años con Katherine y la envíe lejos, y luego se case con ella. Henry se opone, porque el divorcio aún no estaba permitido por la Iglesia; semejante decisión implicaba una ruptura con el Papa y probablemente una invasión por parte de las fuerzas leales a Roma.
Lo único que amenaza con deshacer el plan es el rumor acerca del matrimonio secreto de Anne, La calculadora Anne llama a la única persona en la que sabe que puede confiar: convoca su hermana Mary de vuelta a la corte. Mary, que busca hacer las paces con su hermana, le dice a Henry que puede confiar en Anne, y el rey, convencido por la otra Boleyn, se casa con Anne, que está embarazada. Anna ha vencido: es coronada reina de Inglaterra.
Pero la victoria de Anne tiene un precio alto. El polémico matrimonio de Henry con Anne resulta ser más que un simple escándalo cortesano; la ruptura de Henry con Roma lleva a Inglaterra al borde de la guerra. El rey está indignado consigo mismo y con su nueva esposa, y con los ojos del mundo en su corte, Henry sabe que la única manera de evitar la humillación es que Anne de a luz a un varón. Anne da a luz a una niña, y oculta la pérdida de un segundo embarazo: la paciencia del rey con la familia Boleyn llega a su fin. Anne, Mary y George, a la merced de un rey vengativo y una corte despiadada, quedan pasmados cuando su padre y su tío los sacrifican en un intento por salvarse a ellos mismos. Al final, cuando la espada del verdugo aguarda a Anne, Mary es la única dispuesta a interceder por ella, pero esta vez ni sus palabras podrán salvar a su hermana. Sin embargo, es el lanzo eterno entre hermanas lo que se convierte en el último consuelo de Anne.
ACERCA DE LA PELÍCULA
En el best seller La otra Bolena, Philippa Gregory da una vuelta de tuerca a una historia muy antigua: el funesto romance entre el rey Henry VIII y su segunda esposa, Anne Boleyn. Enfocada en la relación de Henry con Anne, así como también en la aventura amorosa del rey con la hermana de Anne, Mary, la novela de Gregory retrata a la corte de los Tudors como un lugar donde reinan el sexo, la intriga y los juegos de poder.
“Creo que antes de que yo escribiera la novela casi nadie sabía nada acerca de Mary Boleyn”, dice Gregory. “Ella era un personaje fuera de la Historia; los historiadores no tenían interés en ella porque no marcó ninguna diferencia en los registros históricos. Pero yo entendí su historia como la de un contraste entre hermanas, y ese contraste era terreno fértil. Se convirtió en una parábola acerca del modo en que las mujeres usan sus oportunidades”.
Para el director Justin Chadwick, la relación principal en La otra no es necesariamente la más famosa entre Henry y Anne, sino la que existe entre Anne y su hermana, Mary, con quien compitió por la atención del rey. “Anne y Mary se hacen cosas horribles, existe rivalidad y celos entre ellas, pero, en última instancia, son hermanas”, dice Chadwick. “La relación que uno tiene con una hermana es muy distinta a la que se tiene con cualquier otra persona. Uno tiene conversaciones privadas, habla de una manera muy diferente con ella. Se puede ser completamente abierto y sincero. Como dice Mary, es como ser dos mitades de una misma persona”.
Por supuesto, las hermanas se pueden tratar muy mal también. “Es como una historia de mafia en la corte de los Tudors”, dice la productora Alison Owen. “Tiene sexo, rivalidad, celos, ambición, escándalo; las hermanas están en el corazón de la historia”.
Chadwick encontró a las hermanas Boleyn en dos actrices galardonadas: Natalie Portman y Scarlett Johansson. “Ellas aportaron algo a sus papeles, algo de intimidad fraternal, cercanía, lo que significó que pudimos llevar las escenas más allá de lo que estaba escrito”, explica. “A lo largo de la película la relación entre las hermanas cambia, pero permanecen unidas en su lazo familiar. Natalie y Scarlett retrataron eso de manera muy bella”.
Portman es Anne Boleyn, quien termina remplazando a su hermana como amante del rey, y se convierte en reina. “Es fácil entender el argumento por su importancia histórica, pero básicamente es un cuento familiar, una historia entre hermanas”, dice Portman.
Johansson interpreta a la “otra” muchacha Boleyn, Mary, quien acepta desaparecer en la Historia. “Las relaciones entre hermanos son complicadas”, dice. “Cualquiera puede tener esos celos y la competencia. El lazo es muy fuerte; solo tus hermanos pueden interpretarte tan bien y saber de manera instintiva cómo te sientes”.
Por supuesto, cuando la rivalidad entre hermanas sucede en un momento clave de la historia, la apuesta es más alta, y tanto los riesgos como las recompensas son más grandes. Chadwick relata “Empezamos con tres niños inocentes, Anne, Mary and George Boleyn, y seguimos su camino desde el campo, hasta el trono y el patíbulo. Sus vidas terminan muy mal por su ambición y codicia. La audiencia moderna se relacionará con el rencor y la intriga, como un reflejo de la obsesión con las celebridades, y un aviso aconsejando que no pierdan la cabeza, en este caso literalmente, por la ambición”.
Peter Morgan, quien fue nominado a un premio de la Academia por su guión de The Queen, quería adaptar la novela de Philippa Gregory a la pantalla. “Aunque yo ya había tratado el tema de Henry (para una serie de televisión que ganó diversos premios, protagonizada por Ray Winstone), me enganché cuando me di cuenta de que esta historia tenía un punto de vista completamente distinto”, dice. “Está escrita con tanta energía y pasión, y las dos hermanas son dos polos opuestos increíbles. Anne es una auténtica diva del siglo dieciséis: decidida, terca y manipuladora, que logra una de las más grandes conquistas amorosas de la historia, y se las arregla para no entregarse al hombre más poderoso en su mundo hasta que consigue lo que quiere. Ella es la preferida de su familia, está en una posición de privilegio y necesita tener toda la atención. Mary es mucho más compleja: su inteligencia emocional es más grande, es espiritual pero también es determinada e inflexible a su manera.
“Cuando una hermana gana en la pelea por el afecto del rey, la otra se convierte en la “otra” Boleyn”, dice Portman. “Anna se toma la competición muy en serio, mientras que Mary elige ser feliz sin la vida en la corte, y termina ganando al dejar que Anne tenga el triunfo que eventualmente la destruirá”. Es una historia familiar, con amor e intriga, acerca de niños que son corrompidos por un mundo que los empuja a competir en vez de a apoyarse mutuamente. Mary, la sobreviviente, es quien rechaza ese mundo”.
Junto a Portman y Johansson tenemos a Eric Bana como el rey Herny VIII, Kirstin Scout Thomas como Lady Elizabeth, la estrella en ascenso Jim Sturgess como George Boleyn, Mark Rylance como Sir Thomas Boleyn, y David Morrisey como el duque de Norfolk.
Para dar vida a la película, Chadwick convocó a un equipo de especialistas, incluyendo al diseñador de producción ganador de un Emmy John-Paul Kelly, y a la diseñadora de vestuario, dos veces ganadora de un Oscar, Sandy Powell. También se contrató a un asesor de etiqueta, para dar mayor realismo a las costumbres y tradiciones de la corte real.
Al sintetizar la experiencia Chadwick comenta: “Quiero que el público crea que puede haber esperanzas para Anne, aunque todos conocemos su destino. Espero que sigan los vaivenes de la historia, y deseen que Anne consiga un indulto”.

ACERCA DEL ELENCO
La nominada al Oscar Natalie Portman cuenta que lo primero que hizo para prepararse para el rol de Anne Boleyn fue investigar. Confiando no solo en el personaje de la novela sino también en fuentes históricas, descubrió que Anne fue una mujer de su tiempo, y, al mismo tiempo, una adelantada. “Anne tenía un respeto por sí misma que era poco común en una mujer de la época. Pensaba que merecía estar a un nivel en el cual no había nacido, y eso es lo que la llevo en última instancia a su muerte”, dice. “El matrimonio en ese momento no tenía que ver con el amor; tenía que ver con unir a las familias para aumentar su poder. Anne acepta esto, pero lo que resulta inesperado es que Henry es encantador, buen mozo y educado. Ella encuentra un compañero intelectual, y su manera de atraer su atención es desafiándolo”.
Como hija única, Natalie dependió de su co-estrella para entender cómo son las relaciones fraternales. “Scarlett tiene tres hermanos. Sentí que conspirábamos juntas; es una actriz maravillosa, y una persona muy divertida. Peter Morgan reconoció que en cada escena había veinte cosas pasando entre las muchachas: amor, pelea, culpa, rivalidad, pero por sobre todo intimidad”.
Johansson también investigó el período antes de interpretar su papel. “Es interesante leer sobre la vida en la corte Tudor”, cuenta. “El resto del mundo sufría, había guerras religiosas y guerras por territorios, pero la corte real era como un pequeño mundo aparte”.
A pesar de eso, la principal herramienta que Johansson utilizó para investigar a su personaje fue la novela. “No se sabe mucho sobre la vida de Mary”, explica. “Se puede leer diversas versiones acerca de cómo sucedió su romance con Henry, pero no se sabe nada sobre personalidad. No hay artículos sobre ella, ningún interés público. Fue una de tantas amantes del rey. Así que el mejor material con el que conté para mi investigación fue lo que Philippa Gregory imaginó acerca de ella, y me ayudó muchísimo.
“Las muchachas Boleyn están escritas como dos mitades de una misma persona. Creo que eso es cierto con todas las hermanas de edad similar, aunque no siempre lo quieran admitir”, dice Johansson. “Lo que Mary admira y rechaza en Anne son rasgos que ella desearía tener. Lo mismo sucede cuando Anne, al final de la historia, desea tener algunas de las características de Mary”.
Jonson también tuvo el placer de trabajar con Portman. “Este negocio es muy competitivo, y es poco común encontrar dos roles tan fuertes para mujeres en una misma película”, opina. “Natalie es buena y generosa, como persona y en su actuación. Es una inspiración a la hora de trabajar”.
Una de las cosas que más entusiasmó a Chadwick de La otra fue la posibilidad de mostrar al rey Henry VIII como Anne y Mary lo ven: poderoso, encantador y sexy, muy diferente a la manera en la que se lo suele mostrar, como un hombre mayor. “Philippa Gregory describió a Henry como el hombre buen mozo e inteligente que era antes de que se volviera loco”, expresa.
Para interpretar al joven rey, Chadwick eligió a Eric Bana. Bana tiene una arraigada carrera en Hollywood, pero lo que atrajo al director, sorprendentemente, fue su experiencia en la comedia de improvisación. “Eric es un apuesto galán cinematográfico, pero su experiencia en improvisación le permitió mostrar la calidad y humanidad de este hombre que fue rey de Inglaterra”.
“Mi esposa había leído el libro, como muchas mujeres que conozco, cosa de la cual me enteré después,” dice Bana. “Creo que las mujeres se ven atraídas a la novela porque muestra dos aspectos fuertes de la mentalidad femenina: en términos actuales, Anne es la mujer profesional y ambiciosa, y Mary quiere amor y familia. Me encanta el estilo de Philippa; es muy vívido, lleno de personajes escandalosos y sensuales.
“Lo que me atrajo fue la complejidad del hombre”, continúa. “Sentí que incluso cuando él se portaba mal, tenía una lógica que yo podía entender. Hacia el final de la película se ve hacia donde se dirige: se está convirtiendo en un caprichoso, impredecible y peligroso. De cierto modo está viviendo una doble vida; es una persona ante los ojos de la corte, pero en la intimidad está fascinado por Anne”.
Bana sólo tiene elogios para Portman and Johansson: “son dos actrices increíbles. Son dos fuentes impresionantes de habilidad y de registro emocional. Su trabajo me impresionó. Parece extraño que sean tan jóvenes, con las carreras que han tenido. Su relación de hermanas se desarrolló sin esfuerzo”.
La nominada a un Oscar Kristin Scott Thomas interpreta a la madre de Anne y Mary, Lady Elizabeth Boleyn, quien trata de proteger a sus hijas al mismo tiempo que quiere asegurarse de que tengan vidas exitosas. “Para las mujeres, sobrevivir equivalía al matrimonio”, observa. “Casarse “bien” significaba tener un lugar donde vivir, un lugar donde alimentarse. Al mismo tiempo, en la película ella es una mujer religiosa; quiere lo mejor para sus hijas y tiene miedo de que pierdan su camino. Es un modelo de virtud y ocupa el rol del público mientras ambas chicas se pierden en la corte”.
“Es difícil describir la época, porque todas las palabras que tenemos son modernas. Por un lado, los seres humanos no han cambiado tanto”, agrega. “Obviamente el comportamiento ha cambiado, pero los sentimientos, las emociones no han cambiado para nada”.
David Morrisey interpreta al duque de Norfolk, tío de Anne y Mary Boleyn. Es el hombre que se convierte en el poder detrás del trono, y planea elevar el nivel de su familia en la corte utilizando todos los medios necesarios.
Morrisey afirma que “no sólo pone a Mary y a Anne en el camino del rey, también (y esto no aparece en la película) el duque de Norfolk es el tío de Katharine Howard, la quinta esposa de Henry. Es un tipo hábil, ambicioso, despiadado, astuto y bastante inescrupuloso, por lo menos en lo que se refiere a sus sobrinas. Aunque para nosotros es imposible pensar en alguien pueda tratar a sus parientes de ese modo, en esa época las mujeres eran moneda de cambio.”
Jim Sturgess, quien interpreta a George Boleyn, describe a su personaje como un “granuja al que no se puede evitar querer, y alguien que ama con candidez y energía a la corte, y a todo lo que esta ofrece. Se sumerge en ella, pero también es ambicioso como su padre y su tío. Entiende que tiene un papel que jugar en este juego de estrategia, aunque sea sólo un peón”.
Además de tener la oportunidad de trabajar con Portman y Johansson, Sturgess estaba interesado en saber qué tipo de película pretendía hacer Chadwick. “Él quería captar espíritu y la realidad de la vida en la corte, mostrando la suciedad y la locura que se mantenían ocultas”, dice.
“George y Anne y Mary son un conjunto, los tres”, explica Sturgess. “George es el mediador entre las dos muchachas. Tiene una relación muy cariñosa con sus dos hermanas. Creo que probablemente estaría un poco más del lado de Anne, porque ella es la más maliciosa de las dos, pero él las ama mucho a las dos. De hecho, son su amor y su lealtad a Anne los que al final terminan matándolo”.
ACERCA DE LA PRODUCCIÓN
La otra se filmó en alta definición (high definition, HD) . Justin Chadwick dice: “Filmamos Bleak House en HD, y realmente me gustó la apariencia diferente que le dio a la película, así que me puso contento cuando Sony quiso que trabajáramos en HD de nuevo. Tiene la ventaja enorme de que nada está escondido, se pueden ver todos los detalles. En un primer plano uno siente que puede alcanzar y tocar al actor; uno puede ver su mirada. No es lo obvio para una película de época, pero yo quería capturar interpretaciones, no hacer planos amplios de las hermosas locaciones que estábamos usando. La película tendrá una apariencia propia y distintiva.

“Filmar en HD nos dio muchas opciones, “dice Kristin Scott Thomas. “Podíamos hacer muchísimas tomas. Justin fue un director muy generoso y sensible, y nos dio la oportunidad de hacer una película con mucha pasión. “

Chadwick estaba decidido a filmar la mayor parte de La otra en las locaciones. “Si los personajes están en casa en su entorno real, le suma algo a las interpretaciones”, explica. Finalmente, la mayoría de los exteriores del filme se filmaron en castillos verdaderos y en propiedades ubicados en toda Inglaterra, pero por la apariencia curtida que Chadwick buscaba para algunas de las tomas interiores, fue necesario construir sets en el estudio. “Visitamos muchas de las locaciones reales, como por ejemplo el castillo de Hever donde la familia Boleyn vivió por un tiempo, pero muchos de esos lugares son parte de la industria del turismo histórico, y han sido arreglados para los visitantes. No tienen la atmósfera que hubieran tenido en el reinado de Henry”.

Para John-Paul Kelly, el diseñador de producción, su primer enfoque al determinar el diseño de la película fue el de investigar el período de los Tudors y visitar posibles locaciones. “Al principio nos fuimos de gira con Justin y Kieran McGuigan, el director de fotografía. Visitamos por algunas locaciones y hablamos acerca de cómo queríamos que se viera la película. Justin quería que la apariencia fuera importante, moderna y viva. La época de los Tudors fue de un tiempo de mucha energía, de cambios enormes en el mundo, y la corte de Henry fue el inicio de la Inglaterra que conocemos hoy. Queríamos que los ambientes fueran vibrantes, enérgicos e interesantes. Nuestro punto de partida fue mantener el equilibrio entre la precisión histórica y una narración moderna y excitante.


Para crear esta imagen única, Kelly analizó fotografías antiguas de todo el mundo en búsqueda de inspiración. Encontró ideas para representar a la corte de los Tudor en fotos de escenas callejeras en la India, y en clubes nocturnos de Berlín. Kelly dice que si bien era muy importante no incluir ningún elemento anacrónico, al mismo tiempo los realizadores buscaban que la película “reflejara la esencia de la época sin abrumar con detalles. Yo quería plasmar el sabor y el entusiasmo de las imágenes que nos entusiasmaron.”
Dos lugares claves en la película son la casa familiar de los Boleyn y el palacio Whitehall, residencia de la corte real. Para filmar la secuencia del baile en Whitehall, Kelly y su equipo construyeron partes del palacio en dos escenarios en el George Lucas Building en los estudios Elstree, en Londres. La escena del baile es clave según Kelly, porque es en ese momento cuando “las dos hermanas Boleyn experimentan por primera vez la excitación que exuda la corte de Henry. Por supuesto cada una reacciona de una manera diferente. Anne se compenetra completamente con ese mundo, y Mary preferiría no estar allí.”

El set creado por Kelly resalta ese momento. “Queríamos un pasillo que fuera bien largo, para dar la sensación del tamaño del palacio. Queríamos además que el baile pareciera más una fiesta, esas donde uno puede vagar por las habitaciones, donde hay cosas pasando al mismo tiempo, y no tanto como esos bailes que se suelen ver en las películas de época. No se parece en nada a un club nocturno de Berlín, pero espero que transmita la misma emoción.”

El set preferido de Kelly es la habitación de Henry, también construida en un escenario. Dice: “Pensé que sería interesante que Henry llevara a Mary a un cuarto que pareciera un bosque, así que decidí pintar un mural a lo largo de todas las paredes, usando los colores que se usarían en un tapiz. También, como quedan muy pocos muebles de la época, diseñamos y construimos muchos. Fue un momento increíble para mí, diseñar y construir una cama para el rey Henry VIII.”

Whitehall se incendió y fue construido nuevamente, por lo cual existe muy poca referencia en la cual basarse para saber cómo era el palacio original en mil quinientos treinta y tantos. “En realidad, probablemente el palacio tenía montones de largos corredores aburridos, con muebles marrones. El desafío en una película de época es encontrar una realidad que sea fiel a la Historia, pero que te permita contar tu propia historia de la manera en que quieres hacerlo”, dice Kelly.

Tanto Kelly como la diseñadora de vestuario Sandy Powell se basaron en la paleta de colores utilizada por el pintor de retratos Hans Holbein. “Cuando Holbein pintó la corte de Henry trabajó de un modo muy distinto al de sus contemporáneos”, explica Kelly. “Su paleta era muy especial: mucho turquesa, azules intensos y verdes profundos. Basamos nuestra combinación de colores en esa paleta, y los coordinamos entre ellos, para que el mobiliario y la ropa fueses complementarios. Cuentan la misma historia.”

ACERCA DEL DISEÑO DE VESTUARIO

Para la diseñadora de vestuario Sany Powell, que ha sido nominada a siete premios de la Academia y ha ganado Oscars por su trabajo en Shakespeare apasionado y El aviador, la oportunidad de trabajar en La otra implicaba un gran desafío. Powell y su equipo eran responsables de diseñar y confeccionar cientos de trajes fieles al período Tudor.

Como su colega, el diseñador de producción John-Paul Kelly, Powell buscó inspiración en las pinturas de Hans Holbein. “Fue el único artista de la época que pintó la corte del rey Henry, y muy detalladamente. La imagen que conocemos de Henry hoy pertenece a una pintura de Holbein que está en la National Gallery; en ella el rey está de pie con sus manos al costado y las piernas bien separadas. Por supuesto, el Henry que mostramos en la película es más joven, así que tenemos nuestro propio Henry.”

De acuerdo a Powell, captar la apariencia auténtica de la época y mantener al mismo tiempo un nivel alto de creatividad y originalidad es difícil para cualquier diseñador trabajando en un período histórico específico. “Tienes que usar la licencia artística, nunca se puede ser completamente auténtico, además, nadie sabe qué es lo auténtico, de todos modos”, dice. “No se tiene toda la información acerca de la ropa, ni las mismas telas. Yo investigo y después creo una versión propia. Hago lo que va con el personaje, el actor, la escena o la película como un todo. Hay una historia que pide ser contada.”

Una de las claves de la película son las diferencias entre Mary y Anne Boleyn. Powell explica: “No hay mucha variedad en cuanto a silueta en un vestido Tudor, y las muchachas compartían el mismo estilo de vida y se movían en general en los mismos círculos sociales, en casa o en la corte, así que lo que hice fue usar tonos y matices distintos para diferenciarlas. Mary es un poco más suave y romántica que Anne, quien es percibida como más fuerte y enérgica. Así que, sin caer en lo obvio de vestir a una chica en rojo y a la otra en azul, las vestí en matices diferentes.

Powell también usó los trajes para reflejar, con sutileza, los manejos políticos del momento. “Por ejemplo, para el padre de las muchachas, Sir Thomas Boleyn, hice cada traje un poco más grandioso que el anterior, para terminar con uno un poco vulgar. Su poder en la corte aumenta, y con ello, su riqueza. Como un nuevo rico de hoy, tiene dinero y quiere mostrarlo.”

La diseñadora tiene un traje preferido. “Natalie usa el vestido Lily para cabalgar”, relata. “Es verde brillante, y tiene lilas bordadas al frente”.

“Los trajes son siempre muy útiles”, dice Johansson, aclarando que es eso es así especialmente en películas de época. “La manera en que lo llevas, cuán elegante te sientes al usarlo. Mi personaje, Mary, cambia a medida que su vestuario cambia. En el campo usa sencillos vestidos de algodón en los que es más fácil moverse. Hacia el final de la película es muy maternal, un niño a la cadera, y en los enormes vestidos cortesanos eso es imposible. Se percibe el cambio en el personaje.”



ACERCA DE LAS LOCACIONES

La casa y los terrenos de Great Chalfield Manor, cerca de Bath, fueron los elegidos por la producción como la casa campestre de los Boleyn. La mansión fue la locación en dos escenas claves: el casamiento de Mary con William Carey y la visita del rey para ir de caza con Anne y George. La casa señorial y la pequeña capilla de Todos los Santos que se encuentra en los terrenos fueron reconstruidas en el siglo quince, y la casa ha estado habitada desde entonces; en los últimos 130 años por una sola familia. La familia Fuller restauró la propiedad y la donó al National Trust en 1943. La mansión está muy bien preservada y es un ejemplo de la arquitectura de la época: una mezcla de características medievales, como el portal de entrada a dos aguas, “bay windows” y un gran salón principal, con el agregado “moderno” (¡del siglo dieciséis!) de una sala de estar.

Muy cerca de allí, la producción usó Lacock Abbey para simular los jardines, claustros y habitaciones del palacio Whitehall, donde la reina Katherine enfrenta por primera vez a las hermanas Boleyn, y donde Anne juega con el deseo del joven Henry de tener un hijo varón que lo suceda. La abadía Lacock fue fundada en el siglo trece por la condesa de Salisbury, y era el hogar de entre 15 o 25 monjas dependiendo el momento. Los pobres del pueblo se beneficiaban por la presencia de la abadía, ya que las monjas repartían comida y dinero a los necesitados. La mayoría de los pueblerinos que trabajaban la tierra eran arrendatarios de la abadía, y pagaban sus rentas en granos, cueros o vellones. A partir de la ruptura de Henry con la Iglesia Católica, Lacock Abbey, como muchas casas religiosas, fue vendida a un terrateniente rico, y ha permanecido en la misma familia desde el siglo dieciséis.

La iglesia Saint Barholomew, en Smithfield, el área histórica de Londres, fue el lugar elegido para el juicio a la reina Katherine y para la boda poco auspiciosa entre Anne, ya embarazada, y el rey Henry. La iglesia, que está junto a Saint Bartholomew’s Hospital y el Smithfield Market, un área que cada vez es más popular por sus bares y restaurantes, está activa y pertenece a la Iglesia Anglicana/Episcopal. Fue construida en 1123 cuando Henry I, hijo de William el Conquistador, era rey de Inglaterra. Sobrevivió al gran incendio de Londres en 1666 y a las bombas que cayeron durante las dos guerras mundiales.

Las ejecuciones de Anne y George Boleyn, que tuvieron lugar en la Torre de Londres, fueron filmadas en el castillo de Dover. El castillo fue construido sobre los acantilados de la costa sudeste y enfrenta el extremo más angosto del canal que separa a Inglaterra de Francia. Ha sido una fortaleza estratégica desde los tiempos romanos. El rey Herny VIII supo reconocer el poderío de este bastión cuando una invasión católica a Inglaterra parecía inevitable, después de la anulación de su matrimonio con Katherine of Aragon y la disolución del tratado de paz entre España y Francia. Henry ordenó que se reforzaran las defensas del país, encargando la construcción de una serie de fuertes de artillería a lo largo de la costa. Él mismo visitó el castillo de Dover para supervisar los trabajos en 1539.

  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal