La presencia de la mujer en las luchas armadas



Descargar 7.85 Kb.
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño7.85 Kb.
LA PRESENCIA DE LA MUJER EN LAS LUCHAS ARMADAS

Las luchas armadas, sobre todo la Revolución Mexicana, están marcadas por personajes de un gran peso político y moral, verdaderos caudillos, que aglutinando al pueblo pobre y desamparado, sentaron las bases para la construcción de un México más justo, de un México más igualitario.


“Estoy aquí por haber hecho caso a mi mujer”, confesaba Maximiliano antes de ser ejecutado junto con Miramón y Mejía. “Nada tiene que temer su Excelencia –respondió el general Miramón- yo estoy aquí por hacerle caso a la mía”. Las anécdotas revelan que junto a la historia “conocida”, la de héroes y antihéroes –donde los hombres parecen ser los protagonistas únicos- camina una historia paralela, diferente, llena de sentido común, de gran valor y entrega y determinante para la nación mexicana : la historia de las mujeres comprometidas con los procesos de cambio.
En el siglo XIX muchas hicieron relucir sus espadas por la independencia, en la defensa del territorio nacional o en las guerras entre liberales y conservadores.. Como Rita Pérez, llamada la Generala Moreno, se encargó de administrar los recursos del fuerte insurgente El Sombrero. Perdió a sus dos hijos en combate y fue fusilada por negarse a intercambiar prisioneros con el ejército realista. Manuela Rafaela López Aguado, casada con Andrés López Rayón y viuda desde 1810. Agustina Ramírez podría ser la representación ideal de la “patria encarnada”, mujer originaria de Sinaloa, apoyó la causa de la República junto con su familia : perdió a su marido y a sus 12 hijos. Llamada la Heroína, Soledad Solórzano apoyó a los guerrilleros de Michoacán, prestando auxilio a los heridos. Capturada por los imperialistas, fue colocada al frente de la trinchera para impedir el asalto guerrillero sobre Tacámbaro y, a pesar del embate, salió con vida.
Con la Revolución en marcha, las mujeres no vacilaron en llevar sobre sus hombros las pesadas 30-30, infiltrarse en los campos enemigos, llevar parque y municiones, bajos sus enaguas a los desprotegidos guerrilleros. Entraron en combate y fueron generalas, soldaderas y “Adelitas” que llenaron de cantos y corridos el alma de la Revolución Mexicana.
La historia Mexicana podría reescribirse a través de los ojos de la mujer. Cientos de anecdotas y hechos de suma importancia han sido escritos alrededor de la participación femenina en las luchas armadas.
La historia ha cambiado y a partir de las mujeres revolucionarias , se dibuja un nuevo perfil. Atrás quedaron la sumisión y la dependencia ciega al hombre. Entra como factor determinante en los procesos productivos, compite en el mercado de trabajo, antes exclusivo de los hombres y aparece en los centros educativos y universitarios dándole una nueva cara a la cultura, a la educación y al progreso de México.
La historia de México se ha escrito con sangre de tantas batallas, de tantas guerras. Apoyada en su presencia insurgente y revolucionaria, las audaces y aguerridas mujeres buscan escribir una nueva historia que no sea paralela a la de los hombres, sino que la escriban juntos, que convergen en una sola : la gran historia nacional.
Con su escolta de rancheros,

Diez fornidos guerrilleros,

Y su cuaco retozón,

Que la rienda mal aplaca,

Guadalupe la Chinaca,

Va a buscar a Pantaleón….
( Poema de Amado Nervo

“Guadalupe la chinaca)


Equipo UARHI

Noviembre del 2006


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal