La primera arquitectura



Descargar 85.06 Kb.
Fecha de conversión08.07.2017
Tamaño85.06 Kb.

La primera arquitectura


Los grupos humanos paleolíticos eran nómadas, buena parte de los neolíticos también, o eran semisedentarios. Debieron existir, además de los refugios en cuevas, formas de protección contra la intemperie y la acción de los depredadores; es posible que fueran "construcciones" efímeras de las que no han quedado vestigios.

Ya en Çatal Hüyük, actual Turquía, (10.000-6.000 a.C.) se encuentran restos de viviendas estables; el material de construcción era la arcilla (piezas secadas al sol). Las sucesivas construcciones sobre los estos neolíticos hacen difícil conocer cómo era esa primera arquitectura.

La arquitectura monumental más antigua que se conoce son los llamados megalitos. Se trata, seguramente, de monumentos funerarios construidos a base de grandes bloques de piedra debastada en formas cúbicas o paralelepípedas.

La forma megalítica más sencilla es el menhir, un simple bloque hincado verticalmente en el suelo. Existen también alineamientos de menhires y cromlechs, conjunto de menhires que encierran un espacio circular (Stonehenge, Inglaterra). Más complejo es el dolmen, puesto que tiene cubierta (Cueva de Menga, en Málaga). Talayots y navetas son megalitos propios de las islas Baleares.


Arquitectura griega


La arquitectura griega se da en el marco de la ciudad y de los santuarios.

Las ciudades griegas no responden, en general, a un plan urbanístico preestablecido, sino que se pliegan al terreno y se desarrollan de forma un tanto caótica. Sin embargo, en el siglo VI a.C., Hipodamos de Mileto reconstruye la ciudad de Mileto, tras ser destruida por los persas, siguiendo un plan que ha dado lugar a la que denominamos planta hipodámica, que se difunde en el período helenístico.

Toda ciudad griega tiene un ágora o plaza en la que se desarrolla buena parte de la vida pública de los hombres griegos; las mujeres de las clases altas vivían confinadas en las casas.

Los edificios más significativos de la arquitectura griega son los templos y los teatros.



El templo griego


Los templos griegos estaban situados en la zona sagrada de la ciudad (temenos), a veces en el interior de un recinto elevado y fortificado, la acrópolis, a la que se accede por una escalinata monumental (propileos) y también en los santuarios.

La planta deriva del mégaron micénico, es rectangular y simétrica respecta de un eje longitudinal; consta de pronaos (vestíbulo), naos o cella (recinto cerrado en el que se sitúa la estatua de la divinidad homenajeada y opistodomos.

La magnificencia de algunos templos griegos, como el Partenón de la acrópolis de Atenas, no es prototípica, todo lo contrario: los templos griegos suelen ser pequeños (Tesoro de los Atenienses en Delfos o el templo de Atenea Niké en la Acrópolis ateniense), puesto que en su interior no se realiza el culto, sólo contiene la imagen de la divinidad y las ofrendas. El rito principal es el sacrificio que se realiza fuera del templo, en un altar que puede ser muy sencillo, o magnífico, como el altar dedicado a Zeus y Atenea en Pérgamo (ciudad de la costa de Asia Menor en la actual Turquía). Se construyen algunos templos circulares (tholos).

Respecto al alzado (soportes y cubiertas), los templos griegos se construyen siguiendo los denominados órdenes, es decir, una determinada combinación de los elementos que sustentan o de los que son sustentados. Los órdenes son tres: dórico, jónico, y corintio. La arquitectura griega es siempre adintelada.

El Partenón es de orden dórico, el Erecteion y el templo de Atenea Niké, del jónico. Los tres templos se hallan dentro del recinto de la Acrópolis de Atenas. La impresión que causan hoy, con sus sobrias superficies pétreas –o marmóreas–, nada tiene que ver con la que causarían en el pasado, puesto que los templos griegos estaban pintados con chillonas policromías.

Otros edificios griegos


La representación teatral, sobre todo de las tragedias y comedias, formaba parte del culto religioso griego. Los griegos asistían al teatro como parte de sus obligaciones políticas. Para la construcción de teatros se aprovechaban las laderas de los montes, sobre las que se levantaban las graderías, semicirculares (cavea), que envolvían la orquesta circular, es decir, el lugar de la representación donde evoluciona el coro cantante y danzante; detrás de ésta se sitúa la escena, que hace de decorado y sirve para que realicen su aparición los intérpretes.

El prototipo de teatro griego es el de Dioniso en Atenas. El más renombrado fue el de Epidauro, con una orquesta circular de 20,3 metros de diámetro y capacidad para 12.000 espectadores.


Otros edificios públicos son el buleuterion (ayuntamiento), el pritaneo y el strategion (reservados a los altos magistrados), la stoa (espacio comercial y de relación social), el gimnasio, la palestra (edificio destinado a la educación física e intelectual), la biblioteca, los Arquitectura romana


La expansión del Imperio romano a lugares donde no se conocía la vida urbana obligó a la creación de ciudades de nueva planta, lo que potenció el desarrollo de una teoría y una práctica urbanísticas complejas. Las necesidades de comunicación, de abastecimiento y de dotación de infraestructuras potenciaron la ingeniería. Las nuevas necesidades llevaron al uso de materiales no empleados hasta entonces (conglomerados de argamasa y piedra).

Las ciudades podían desarrollarse a partir de núcleos anteriores (Ampurias en el litoral catalán, por ejemplo) o bien provenir de campamentos militares (León) o, por último, de asentamientos de colonias de veteranos (Mérida). Se inauguraba la ciudad con un ritual que consistía en la consulta de los augures, seguido del marcado del perímetro urbano con un arado. El trazado tendía a ser geométrico y el recinto urbano se partía en cuatro a partir de un eje longitudinal y otro transversal (cardo y decumano). En el cruce de ambos se situaba el foro o plaza principal. El recinto se amurallaba y se abrían puertas a los extremos de las vías principales. Las calles perpendiculares entre sí formaban insulae o manzanas.

Las ciudades poseían una cuidada infraestructura: alcantarillado, lavatorios públicos, pavimentación, etc. El suministro de agua obligaba, a menudo, a construir complicados sistemas de conducción, salvando los desniveles del terreno (acueductos como el de Segovia o el de Pont du Gard, que era puente y acueducto a un tiempo). Caminos y calzadas comunicaban entre sí a las ciudades más importantes y a éstas con la capital del Imperio, Roma.

El foro era el centro neurálgico de la ciudad, pero podía haber más de uno; en él se ubicaban la basílica, que hacía las funciones de tribunal, bolsa comercial o de lugar de reunión; monumentos conmemorativos (columnas como la de Trajano, estatuas de emperadores, arcos triunfales) y templos.



El templo romano


A primera vista el templo romano puede confundirse con el griego (se construye siguiendo los órdenes clásicos) pero dos aspectos le diferencian claramente de aquél: se construye sobre un podio y las columnas suelen estar adosadas al muro; no son elementos sustentantes sino decorativos (Maison Carrée de Nîmes, por ejemplo). En conjunto el templo romano es más pesado, menos estilizado. El templo de planta circular es más frecuente en Roma que en Grecia (Templo de Vesta en Tívoli). El Panteón de Roma es un enorme templo circular cubierto por una grandiosa cúpula, construida con cimbras, sobre un cuerpo cilíndrico. En el Panteón se pone de manifiesto la audacia romana en el uso de nuevas técnicas y materiales.

Otros edificios romanos


Además de los ya citados, hay que destacar por su magnificencia los dedicados a espectáculos públicos: teatros, anfiteatros, circos e hipódromos.

El teatro romano tiene la misma estructura que el griego, sólo que la orquesta ya no es lugar de representación, sino que la ocupa el público. El espectáculo se desarrolla en la escena, que suele ser monumental y estar elevada al mismo nivel que las gradas superiores. El teatro ya no está abierto a la naturaleza, sino cerrado y construido en su totalidad, puesto que no siempre se aprovechan los desniveles del terreno.

El anfiteatro es una creación romana. En él se realizan luchas de gladiadores, espectáculos navales, etc. Su estructura es la de un teatro doble: su forma elíptica y la de la arena circular. Las graderías elevadas de teatros y anfiteatros obligan al abovedamiento de las partes sustentantes y a un gran ingenio en el cálculo de estructuras. El más espectacular de todos los anfiteatros romanos es el Coliseo de Roma.

Las termas o baños públicos, como las de Diocleciano en Roma, son centros de la vida social de los romanos; por esta razón, además de contener los espacios dedicados a los baños (caldarium, tepidarium, frigidarium y apoditherium), se complementan con bibliotecas, salas de juego, de reposo, etc.

La vivienda romana reviste un gran interés, puesto que se construye siguiendo una estructura que es herencia del pasado y modelo para el futuro. La casa unifamiliar romana (también existen viviendas de pisos, en cuya planta baja se sitúan los locales comerciales o tabernae), llamada domus, se distribuye en torno a un patio descubierto o atrio, con un estanque en el centro y rodeado de habitaciones. Las familias más ricas disponían de villas campestres (Villa Adriana en Tívoli, por ejemplo) con jardines, estanques, profusión de estatuas, etc.

arsenales y las torres.


Arquitectura paleocristiana


Las primeras manifestaciones del arte paleocristiano son los enterramientos o catacumbas, que revisten poco interés artístico ya que son rudimentarios, pero en ellos encontramos las primeras muestras de lo que será la iconografía cristiana, conjunto de temas que dominarán el arte occidental hasta, prácticamente, el siglo XIX d.C.: escenas del Antiguo y Nuevo Testamentos, descriptivas o simbólicas.

Con el Edicto de Milán (313 d.C.), el emperador Constantino da apoyo al cristianismo y a partir de ese momento se desarrolla un arte monumental cristiano.

Los primeros templos (basílicas) serán de planta basilical, a la manera romana. Poseen tres o cinco naves longitudinales separadas por columnas. La nave central es más alta que las laterales, lo que permite abrir ventanas en la parte superior de los muros; a los pies se sitúa el nártex. La cubierta solía ser arquitrabada: de dos aguas al exterior, plana y recubierta de artesonado en el interior. La cabecera culmina en ábside. Algunas veces aparece una nave transversal (no sobresaliente) que preludia el transepto medieval. De planta centralizada son los martyria (monumentos funerarios al estilo de los mausoleos) y los baptisterios. En el interior de los edificios se practica la pintura mural al fresco y el mosaico, lo que permite disimular la humildad de los materiales de construcción (mampuesto, ladrillo).

Las invasiones germánicas empobrecen Occidente también en lo artístico. Una excepción es la península Itálica, que no olvida la magnificencia romana (por ejemplo, la corte imperial en Ravena, con influencias bizantinas).

En la península Ibérica, los godos establecen su capital en Toledo. Se conservan escasas muestras urbanas de su arte; no ocurre lo mismo en el ámbito rural, donde se conservan ejemplos interesantes (por ejemplo, San Juan de Baños, del siglo VII).

En la antigua Galia se establece en el siglo IX el Imperio carolingio, en un intento de restaurar el romano. Aparecen los monasterios como centros económicos y de cultura paralelos a la corte (por ejemplo, el de San Gall, que recibe también influencias irlandesas). En Aquisgrán, capital del Imperio carolingio, se conserva la capilla.


Arquitectura asturiana y mozárabe


Mientras que al sur de la frontera delimitada por el río Duero y los confines de los valles pirenaicos se desarrollaba el mundo islámico, pequeños núcleos cristianos se mantenían o nacían en las estribaciones montañosas de la península Ibérica.

Ya se trate de zonas resistenciales o residuales –que no interesan a los conquistadores – todas ellas son cristianas. Mantienen contacto entre sí y con el Imperio carolingio y practican un arte tanto sagrado como profano.

La arquitectura asturiana tiene reminiscencias visigóticas e influencias carolingias. Se mantiene la planta basilical y, en general, la cubierta plana; se empobrece el aparejo, que es irregular y pequeño; se usan más los pilares que las columnas. Santa María del Naranco, en Asturias, fue una residencia palaciega, consagrada más tarde al culto. Presenta bóveda de cañón con fajones y contrafuertes estructurales y arcos ciegos.

A partir del siglo IX, gentes cristianas asentadas en territorio andalusí emigran hacia el norte; el arte que producen al asentarse en la zona cristiana se denomina mozárabe o de repoblación. Tiene elementos visigodos, asturianos y musulmanes. San Miguel de la Escalada (León) es prototípico y al tiempo original por tener un pórtico adosado a uno de los lados.


Arquitectura románica


Es el arte característico del Occidente cristiano entre principios del siglo XI y principios del siglo XIII.

En la península Ibérica, al sur de las cuencas del Ebro el Duero, no se conoce el románico, puesto que los territorios allende dicha frontera eran de dominio musulmán.

La característica más destacada de la arquitectura románica es la solidez y la monumentalidad y sus elementos distintivos son el arco de medio punto y su desarrollo, la bóveda de cañón.

El templo románico


La planta del templo románico es basilical, con crucero –que puede sobresalir o no–, de una, tres o cinco naves, terminadas a la cabecera en ábsides y a los pies rectilíneas y en algunas ocasiones precedidas de pórticos. Con el paso del tiempo, las iglesias de peregrinación prolongan las naves longitudinales en un deambulatorio o girola que recorre el ábside principal y al que se abren capillas. Existen iglesias de planta central.

Como soportes es frecuente que existan criptas bajo el ábside central, sostenidas por gruesas columnas o pilares y cubiertas por bóvedas de arista.

El peso de las cubiertas obliga a levantar gruesos muros con escasas aberturas, las llamadas ventanas abocinadas. Reforzando los muros, hay contrafuertes exteriores, que actúan también como elementos decorativos, alternando con las ventanas cubiertas por arcos de medio punto. En la parte superior del exterior de los muros, bajo la cornisa, se sitúan arquillos y bandas lombardas que, a veces, se prolongan hasta el suelo.

Los soportes exentos son pilares de sección cuadrada o rectangular a los que se adosan pilastras y semicolumnas. El conjunto es sólido en lo constructivo y ligero visualmente.

En cuanto a las cubiertas, las primitivas cubiertas de madera son sustituidas progresivamente por bóvedas de piedra (cañón reforzado por arcos fajones que descargan sobre puntos concretos –reforzados en el exterior– el enorme peso de la cubierta). En el siglo XII se utilizan bóvedas de cañón apuntado. En algunas ocasiones se construyen cúpulas.

Las torres son elementos sustantivos de la arquitectura románica; se construyen en las zonas laterales de la fachada, sobre el centro del crucero, a los extremos de éste y en otras ubicaciones. Son, sobre todo, de planta cuadrada, pero existen también las circulares (como la archifamosa torre de Pisa), o de planta poligonal. En contraste con el resto del edificio, las torres suelen ser ligeras, caladas por ventanas a menudo geminadas.

La fachada más importante es la que abre el acceso al templo; en ella se sitúa la portada. Por esta razón la decoran tanto elementos constructivos como esculturas.

Además de los ya citados, son románicos los templos de la Madeleine (Vézelay), Paray-le-Monial (Borgoña), la catedral de Angulema, Santa Fe de Conques, Saint-Benoit-sur-Loire (Loire), la catedral de Caen y la abadía de Mont-Saint-Michel (Normandía), en Francia. En la península Ibérica destacan Sant Pere de Rodes, Santa Maria de Ripoll, Sant Vicenç de Cardona, Sant Joan de les Abadesses, la catedral de la Seu de Urgell, las pequeñas iglesias pirenaicas de Boí, Taüll y Erill-la-vall, la parte antigua de la catedral de Girona, la catedral de Jaca, el admirable claustro de San Juan de Peña, San Miguel de Estella, San Salvador de Leyre, San Isidoro de León, la catedral de Zamora y las colegiatas de Toro y Santillana del Mar. En Italia, San Miniato al Monte (Florencia) y San Ambrosio de Milán. Son románicas las catedrales portuguesas de Coimbra y Braga.



Otros edificios románicos


El monasterio o abadía es una unidad económica y religiosa, al tiempo que sede de poder temporal puesto que controla, en la persona del abad o abadesa, las tierras, aldeas, bienes y personas que le pertenecen. Es también centro de producción artística e intelectual. El monasterio incluye la sala capitular, el refectorio, los dormitorios, bibliotecas, lagares, almacenes, cuadras, etc.

Su elemento más destacado es el claustro –el templo, que es el núcleo central de las actividades religiosas, se asemeja al descrito más arriba–. La planta del claustro suele ser cuadrada, con la parte central descubierta y los cuatro laterales cubiertos, pero abiertos a la zona central mediante arquerías.

La arquitectura civil que ha sobrevivido es sobre todo la militar y residencial de la nobleza laica, que se plasma en el castillo. Su elemento más característico es la torre, de utilidad defensiva y símbolo de poder al mismo tiempo, rodeada de fosos y defensas. Subsisten también algunas murallas de ciudades –como la de Ávila– y algunos palacios –el del obispo Gelmírez en Santiago de Compostela es una magnífica muestra de arquitectura románica urbana y civil.

Arquitectura gótica


Es el arte característico del Occidente cristiano que sucede cronológicamente al románico. Nace ya en el siglo XII, coexistiendo con el estilo dominante –románico–; su máximo esplendor se produjo entre el siglo XIII y las primeras décadas del XVI y adoptó múltiples variantes regionales.

La abadía de Saint Denis (île de France) es considerada el primer edificio gótico y el centro de irradiación de este estilo hacia todo el Occidente cristiano. Occidente ha ampliado su dominio geográfico: prácticamente toda la península Ibérica está en manos cristianas.

La característica más destacada de la arquitectura gótica es su verticalidad y ligereza. Sus elementos distintivos son el arco apuntado (u ojival) y la bóveda de crucería.

El templo gótico


Aunque siguen construyéndose pequeños templos, el edificio religioso gótico por excelencia es la catedral.

Planta basilical con crucero (intersección de la nave central con las perpendiculares a ésta); cabecera o testero, donde se sitúa el presbiterio, rodeado por una girola o deambulatorio al que se abren capillas radiales.

En cuanto a los soportes, un nuevo sistema constructivo resta importancia a los muros; éstos no deben sostener grandes pesos, ya que la cubierta es más ligera y descansa por tramos en pilares cilíndricos con o sin columnillas adosadas y baquetones (molduras) que acaban sustituyendo a los capiteles.

En el exterior de los muros, un complejo sistema de contrafuertes (o estribos), arbotantes (o arcos botareles) y pináculos contrarresta el empuje de las bóvedas. En el interior, se superponen diversos niveles –normalmente cuatro–; de abajo a arriba: nivel de arcadas y soportes, galería o tribuna, triforio y ventanales con elegantes vidrieras. En el interior de la catedral gótica aparece bañado de luz multicolor y ligero como un calado.

Las cubiertas son bóvedas de crucería con esqueleto de nervios que se cruzan en el centro en la clave de bóveda. Cada tramo, entre pilar y pilar, tiene su cubierta, delimitada por los arcos fajones (o perpiaños) y los formeros. Las superficies entre los nervios y los arcos que cierran la bóveda se denominan plementos (o entrepaños). Las bóvedas de crucería simple tienen cuatro elementos, pero con el número de nerviaciones crece también el de entrepaños (bóveda sexpartita, de terceletes, estrellada y de abanico). Los arcos, al principio apuntados, se van diversificando: alancetado, conopial, carpanel.

Las torres, situadas en la fachada, suelen estar coronadas por agujas altísimas. Se construyen también torres en los extremos del crucero y sobre éste. Todo ello, añadido a los arbotantes, pináculos, etc., confiere a las catedrales góticas su monumentalidad, que domina las ciudades y las dota, mediante su perfil característico, de personalidad.

En cuanto a las fachadas, la principal es la de los pies del templo. La portada está profusamente adornada con esculturas; la fachada se completa mediante ventanas lanceoladas, rosetones, galerías. Todos estos elementos quedan a distintos niveles, contrastando su alineación horizontal con la verticalidad que le confieren las agujas de las torres, los pináculos, los arcos apuntados y los gabletes.

Es característica la fachada de la catedral de Milán (del gótico tardío o internacional).

Además de las catedrales ya citadas, son góticas, en Francia, Notre Dame de París, de Chartres, Reims, Amiens, Beauvais. En Italia, Orvieto, Siena, Santa Maria dei Fiori (Florencia). En España, las catedrales de Cuenca, Burgos, León, Toledo, Barcelona y Santa María del Mar, la Seo antigua de Lleida, parte de la de Girona. En Inglaterra, Salisbury, Westminster y Wells. Las de Estrasburgo, Lübeck, Colonia y Praga, en los territorios del antiguo Imperio germánico.



Otros edificios góticos


Los monasterios y, desde ellos, las órdenes religiosas propias de la época gótica (la reforma benedictina del Císter y las órdenes mendicantes de los franciscanos y dominicos) predican una austeridad que se transmite también a los edificios monacales, aunque con el tiempo, van enriqueciéndose en lo económico y en lo decorativo. Su estructura y sus componentes son, en general, las de los monasterios románicos. Son importantísimos en España los de Poblet y Santes Creus, de estilo cisterciense, y el de Santa María de Pedralbes. En Portugal, el de Batalha.

La arquitectura civil gótica es muy rica y variada. El palacio o residencia señorial urbana es un edificio muy representativo del gótico civil (Palacio Real de Barcelona). Los castillos van perdiendo su importancia defensiva y estratégica, aunque en la península Ibérica destacan los castillos de las órdenes militares. Los edificios sede del poder político (municipal, por ejemplo) proliferan; también los edificios comerciales (atarazanas, lonjas, etc.) y los hospitales. Muchas ciudades están amuralladas.


Arquitectura del Renacimiento


Mientras que los calificativos clásico, románico, gótico son posteriores a sus manifestaciones, Renacimiento fue la orgullosa autodenominación que los teóricos y artistas adoptaron durante el curso de lo que pretendían que fuese precisamente un re-nacimiento de los ideales estéticos del mundo grecorromano. Sus raíces, son embargo, deben buscarse en la edad media tardía, a la que despreciaban y contra la que aparentemente reaccionaban. Autores todavía medievales como Petrarca y Dante defendieron un retorno al antropocentrismo frente al teocentrismo cristiano medieval.

Quattrocento


A principios del siglo XV se produce en Florencia una transformación radical de la concepción, los modos y la función del arte. Un antecedente claro es Giotto. Los principales protagonistas de la ruptura fueron Filippo Brunelleschi, Arquitecto; Donatello, escultor; y Tomasso Masaccio, pintor.

El Renacimiento se inspira en la arquitectura romana, pero debe dar respuesta a otras necesidades (construir iglesias y palacios, sobre todo). Se adopta la planta central o la basilical. La construcción se basa en la proporción, la uniformidad, la perspectiva y el orden. La decoración prolifera al comienzo –grutescos, cintas, guirnaldas, bucráneos, etc. – pero desaparece progresivamente.

En cuanto a los soportes, se da gran importancia al muro; se realzan los sillares mediante almohadillado (Palacio Ruccellai de Alberti) o esgrafiados (Santa Maria Novella).

Se vuelve al sistema de soportes de los órdenes clásicos, encontrándose columnas de cualquiera de ellos. La basílica de San Lorenzo en Florencia se construye con planta basilical y los soportes entre las anves son columnas de orden corintio coronadas por arcos de medio punto. Domina la horizontalidad, frente a la verticalidad gótica, y todas las paralelas confluyen en un punto siguiendo las leyes de la perspectiva. El magnífico pórtico del Hospital de los Inocentes de Brunelleschi, en Florencia, crea tradición.

Las cubiertas son bóvedas de cañón, de arista, crucería, baídas o rebajadas. Se recubren a menudo con casetones. Las cúpulas son con pechinas, sobre tambor, en el que se practican ventanas, y están rematadas por una linterna. Son ejemplos excelentes Santa Maria dei Fiore –el Duomo de Florencia– y la capilla Pazzi, ambas de Brunelleschi.

Además de las obras ya citadas, Brunelleschi diseña y dirige la construcción de la iglesia del Santo Spirito e inicia las obras del palacio Pitti.

Leon Battista Alberti, autor de De re aedificatoria, construye según la sección áurea (a/b : b/S; siendo a + b igual a S) y utiliza las formas geométricas básicas: el cuadrado y el círculo. Son obras suyas la reforma de San Francesco de Rimini (también denominado templo malatestiano) y el palacio Rucellai de Florencia.

Cinquecento


El gran centro artístico fue Roma y el mayor mecenas, el papado; también las cortes de las monarquías emergentes promovieron el arte.

Se da una gran importancia al urbanismo y existe una preocupación por situar el edificio en el marco ambiental adecuado. Se conocen y dominan mejor las formas grecorromanas. Se presta gran atención a las cuestiones técnicas; en esta época se escriben muchos tratados. El centro de irradiación es Roma, ciudad a la que el papado pretende restituir la grandeza imperial.

La obra que marca el paso al Cinquecento es el templete de San Pietro in Montorio de Bramante, realizado por encargo de los Reyes Católicos. Fechado en 1502, en él se concretan los ideales arquitectónicos del Renacimiento pleno, por ello puede tomarse como modelo. La admiración que suscitó se pone de manifiesto en el hecho de que Rafael lo representase en sus Desposorios de la Virgen.

Giuliano de Sangallo fue otro arquitecto destacado. Miguel Ángel construyó la nueva Sacristía de la Basílica de San Lorenzo, la Escalera de la biblioteca Laurenziana en Florencia y la basílica de San Pedro del Vaticano, edificio en el que ya habían trabajado Bramante, Sangallo y Rafael. Es un edificio de planta central (cruz griega) coronado por una gran cúpula, de 119 metros de altura interior, inspirada por la admiración que sentía por la de Santa Maria dei Fiori de Brunelleschi. Acaba el Palacio Farnesio y urbaniza el Campidoglio (colina capitolina).

El arquitecto Vignola tuvo una enorme influencia posterior por medio de su tratado Regola delli cinque ordine d'arquitettura y de su obra Il Gesù que crea el modelo de templo jesuítico que se divulga a todo el mundo.

Palladio escribe I quattri libre dell'arquitettura, verdadero manual de arquitectura hasta el neoclasicismo. Construye la Basílica mercantil de Vicenza, la Villa Capra o Villa Rotonda, el Teatro Olímpico de Vicenza y el templo de San Jorge de Venecia.

El Renacimiento en la península Ibérica


En España existe una clara continuidad entre la arquitectura gótica y la renacentista; se habla del gótico florido y del plateresco. El gótico se prolonga en el tiempo y a él se superponen elementos renacentistas y mudéjares. Son ejemplos el Palacio Mendoza en Guadalajara, la Casa de las Conchas en Salamanca, la fachada de la Universidad de Salamanca, el convento de San Esteban de la misma ciudad, el Convento de las Dueñas o San Juan de los Reyes, en Toledo. Existe también en España una vertiente de la arquitectura renacentista que es más clásica, es decir, más italianizante; buenas muestras de ésta son la Sacristía de la catedral de Sigüenza y el Palacio arzobispal de Alcalá, ambos de Alonso de Covarrubias. Diego de Siloé aplica los principios renacentistas en la Capilla Mayor de la catedral de Granada; Pedro Machuca construyó el Palacio de Carlos V en la Alhambra de Granada, con fachada de orden jónico y muro exterior almohadillado. La fachada de la Universidad de Alcalá de Rodrigo Gil de Hontañón contiene todos los elementos de la arquitectura renacentista.

En la Corona de Aragón, empobrecida tras la crisis de finales de la edad media, hay escasas muestras renacentistas (Casa de Arcediano, en Barcelona y Lonja de Zaragoza).


Arquitectura barroca


Se suele denominar barroco al arte del siglo XVII. Se trata de un término peyorativo que el neoclasicismo del siglo XVIII atribuye a las obras del siglo precedente, a las que considera anticlásicas (desmesuradas, recargadas, confusas, faltas de equilibrio y orden).

Templos , palacios y villas serán los edificios barrocos más destacados.



La iglesia de Il Gesú de Roma será el punto de partida de la arquitectura barroca. En este templo se otorga un gran protagonismo al espacio en el que se celebra la consagración eucarística: la grandiosa nave longitudinal, cruzada por un brazo que no sobresale, y la inmensa cúpula están pensadas con este fin.

Los palacios deben ser símbolos de las monarquías absolutas triunfantes en este siglo. La villa es la primera manifestación del deseo de la nobleza y alta burguesía urbanas de huir de la ciudad y vivir en el campo, pero no como campesinos o nobles terratenientes, sino como refinadas gentes de ciudad.



El templo barroco


En el templo barroco se mantienen las plantas basilicales, pero predominan las centrales, cada vez más complejas: plantas circulares, elípticas, octogonales y de cruz griega.

Respecto a los soportes, hay que tener en cuenta que en el barroco lo constructivo y lo decorativo se funden, así como también lo simbólico. Las columnas, elementos constructivos, se hacen decorativas hasta llegar al extremo de la columna salomónica y son también el símbolo de la solidez y elevación de la Iglesia Católica.

Se emplean todo tipo de cubiertas, pero el elemento distintivo es la cúpula, que cubre e ilumina. Su vertiente simbólica es también importante: se eleva hacia los cielos.

Las fachadas son importantísimas en el barroco, puesto que este estilo busca integrar el edificio en el conjunto urbano. Por esta razón, a menudo la fachada no guarda relación con el interior sino que responde al proyecto urbanístico exterior. La fachada debe llamar la atención de los fieles. La entrada se sitúa en el centro de la fachada y es monumental; está cubierta por un frontón u otro elemento decorativo; decorada con columnas, nichos, ménsulas, etc. Las fachadas son, en muchas ocasiones, curvas (cóncavas, convexas) y su perfil crea un entramado de luces y sombras que refuerza el protagonismo de la pantalla.

Como artífices, en Italia destacan Gian Lorenzo Bernini (también arquitecto, además de escultor) y su discípulo Francesco Castello, más conocido como Borromini. El baldaquino que cubre el altar mayor de San Pedro del Vaticano, la iglesia de San Andrea del Quirinal (Roma) y la gran columnata de la plaza de San Pedro del Vaticano son obras de Bernini.

Borromini construye Sant'Agnese, San Carlo alle Quattro Fontane (de planta elíptica, compleja fachada con columnas exentas, cornisas sobresalientes y profusión de líneas curvas) y Sant'Ivo alla Sapienza (con cimborrio de muros ondulantes y linterna en hélice cónica.



El palacio barroco


Mientras que en Italia la arquitectura religiosa sigue manteniendo el liderazgo, en Francia, aun sin abandonar la construcción de templos (Los inválidos de París, obra de Mansart, por ejemplo), la arquitectura barroca dará sus mejores frutos en la arquitectura civil, especialmente la palatina.

Son características del gusto barroco francés el mantener en las fachadas la concepción y líneas clásicas (columnata exterior del Louvre de París, obra de Claude Perrault) y construir interiores suntuosos, llenos de espejos, techos decorados, etc.

El palacio de Versalles es la muestra más acabada de la arquitectura barroca francesa. El arquitecto Mansart concibe su planta y alzados. De dimensiones gigantescas, en este palacio domina la horizontalidad, reforzada por la división del edificio en tres plantas y cuerpos. El ritmo de la fachada de Versalles lo marca la repetición de cuerpos, repetición que rompe la atonía de este inmenso paramento d e 600 m. de longitud.

La arquitectura barroca peninsular


La arquitectura barroca española destaca por su originalidad en muchos aspectos. Mientras que no se alteran las formas constructivas de siglos precedentes, la decoración se hace más profusa que en cualquier otra zona de Europa. Quizá pueda establecerse un paralelismo con lo que ocurre en los campos económico y político: lo estructural es frágil, pero la pompa lo recubre todo.

Es difícil datar en España los inicios del barroco arquitectónico. El monasterio de El Escorial puede ser definido como renacentista, pero también como barroco por lo que tiene de desmesurado. El plano general del edificio fue obra de Juan Bautista de Toledo, Juan de Herrera fue su arquitecto definitivo. Juan Gómez de la Mora es el primer arquitecto que se considera barroco, al romper con el clasicismo en el Convento de la Encarnación de Madrid. Francisco Bautista construye San Isidro el Real (Madrid), plenamente barroco.

José Benito Churriguera alcanza un nivel de originalidad y popularidad tal, que se ha hablado de arquitectura churrigueresca para denominar buena parte de la producción española del siglo XVII. Una muestra de esta tendencia es la intervención que se hace en la catedral de Santiago de Compostela, en especial la fachada principal u Obradoiro de Fernando Casas y Novoa. Narciso Tomé es el autor de la fachada de la Universidad de Valladolid y del retablo del Transparente de la catedral de Toledo. Pedro de Ribera concibe, entre otros proyectos, la Capilla y la portada del Hospicio de Madrid. Rovira es el autor del Palacio del marqués de Dos Aguas de Valencia.

Rococó


El final del siglo XVII y el siglo XVIII están dominados por dos estilos sucesivos: el denominado rococó y el neoclasicismo, que es una reacción contra el primero.

Rococó es una denominación peyorativa que dieron a las artes de la etapa inmediatamente anterior los defensores del retorno al clasicismo. Rococó deriva de rocaille («rocalla», combinación de conchas y piedrecillas), un tipo de decoración que tuvo mucho éxito en palacios y jardines.

El rococó fue un estilo cortesano, galante, muy del gusto de la aristocracia y la alta burguesía urbanas: gentes refinadas, cultas, ociosas... pero que frecuentaban salones donde no todo era superficial. En ellos se divulgarán las «luces», las ideas filosóficas de la Ilustración que habrían de cambiar el mundo al concretarse en la Revolución francesa de 1789.

El rococó se preocupa sobre todo de los interiores y de la decoración; por lo tanto, los edificios rococó no presentan innovaciones estructurales respecto de los anteriores.

La decoración es desbordante, colorista y excesiva, aunque en los palacios urbanos se busca también la comodidad. La decoración se basa en estucos, frescos, espejos, tapices, etc. Se introducen formas y objetos orientales, porcelanas por ejemplo, que aportan todavía más lujo a los ya refinados espacios. Los muebles deben estar en consonancia con la ambientación general, con los cortinajes.

En Alemania triunfa el rococó; Johan Balthasar Neumann es su máximo representante (iglesia de Vierzehnheiligen, palacio de Würzburg). Los Borbones traen a la Península el estilo dominante en la corte francesa. Sin embargo, al ser el XVIII un siglo de decadencia para la Corona de Castilla, el rococó no cuenta con manifestaciones destacadas


Arquitectura neoclásica


El neoclasicismo se desarrolla a partir de mediados del siglo XVIII y dura hasta principios del XIX. Es un estilo muy vinculado a la filosofía de las Luces y al desarrollo de la arqueología, que da un nuevo impulso al conocimiento de la Antigüedad clásica. La burguesía ilustrada va a encontrar en Roma, que es «redescubierta» con el hallazgo de las ruinas de Pompeya y Herculano, un modelo en cuanto a virtudes cívicas, heroicas, republicanas.

La arquitectura neoclásica desecha la ornamentación rococó y se inspira en los artes griego, etrusco, romano e incluso egipcio. Desaparece progresivamente la arquitectura religiosa y se construyen edificios públicos con finalidad civil: bibliotecas, mercados, museos, pórticos, etc. Napoleón, con ánimo propagandístico, emula la arquitectura romana (Arco de la Estrella en París). También en los territorios Germánicos triunfa el neoclasicismo arquitectónico. En Inglaterra el clasicismo renacentista no se había olvidado y en el dieciocho se exporta a las colonias norteamericanas.



Neoclasicismo en España


Se adopta el clasicismo, aunque la decoración de las residencias reales de Aranjuez y La Granja son plenamente rococó. El Palacio Real de Madrid, el palacio de La Granja de San Ildefonso y el de Aranjuez fueron proyectados por el arquitecto italiano Filippo Juvara y ejecutados por discípulos suyos. Dos buenos arquitectos neoclásicos son Ventura Rodríguez y Juan de Villanueva (Museo del Prado).


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal