La radiodifusión en Argentina entre 1995 y 1999: Concentración, desnacionalización y ausencia de control público



Descargar 164.16 Kb.
Página3/3
Fecha de conversión15.12.2017
Tamaño164.16 Kb.
1   2   3

El marco regulatorio: su adecuación al régimen de acumulación


Como se ha visto, los conglomerados mediáticos y las cadenas de radiodifusión que se fueron organizando hasta el año 1999, lo hicieron, en su gran mayoría, violando lo estipulado por el Decreto-ley 22.285. Las restricciones antimonopólicas, los límites a la publicidad, las responsabilidades del servicio derivada de la licencia, etc., fueron modificados poco a poco durante los gobiernos de Carlos Menem, siempre en una dirección unívoca que salvaguardó los intereses de los grandes grupos económicos en desmedro del interés general. De esa serie de modificaciones mencionaremos a continuación las que han significado un aporte sustantivo del Estado a la mercantilización de los servicios de radio y televisión.
* En primer lugar, los tratados internacionales, que adquirieron estatuto de ley a partir de la reforma de la Constitución Nacional de 1994, sobre todo:


  • los de Protección Recíproca de Inversiones: consideraron a los capitales extranjeros como propios y permitieron de ese modo el ingreso de los fondos de inversión y grandes operadores a la radiodifusión, hasta entonces vedado por ley. Dichos tratados legalizaron la propiedad extranjera en casos tales como el de Telefónica-Telefé; HMT&F-Cablevisión o Goldman & Sachs-Grupo Clarín.




  • los de reciprocidad de servicios satelitales: permitieron, a partir de 1998, el ingreso de las principales plataformas de Televisión Directa al Hogar (DirecTv y SkyTV) al segmento de los servicios complementarios de televisión.

* En segundo lugar, el Decreto 1005/99, que se tornó el instrumento legal que formalizó una situación de hecho: la alta concentración de la propiedad empresarial en un mercado oligopólico e internacionalizado. En ese entonces el principal operador de televisión abierta, Telefónica, había desarrollado una estrategia de escala regional y precisaba poner en sincronía los medios de su propiedad. Similar situación, aunque en menor medida enfrentaban los demás grupos. Así, las modificaciones que introdujo el Decreto 1005 se orientaron a las claves de una economía de escala para la radiodifusión:




  • Ingreso de capitales extranjeros:

  • se autoriza para los casos de capitales de países con Tratados de Reciprocidad firmados con la Argentina y se elimina el requisito de diez años de residencia para socios extranjeros.




  • Concentración y economía de escala:

  • se amplia el número de licencias por operador de 4 a 24 en el país, facilitando la concentración en pocos operadores (Telefónica, Clarín, Grupo Uno, etc.);

  • se autorizan las cadenas permanentes de transmisión, lo que significó la posibilidad de programar un solo producto para todo el país al mismo tiempo.




  • Financiamiento:

  • se permite ampliar la pauta publicitaria, incluyendo la promoción institucional en los programas y reduciendo la publicidad oficial;

  • se elimina la restricción publicitaria horaria de 12 y 14 minutos para televisión y radio, respectivamente, autorizando su distribución en bloques de tres a seis horas de programación;

  • se facilita así el manejo del prime time y la reducción del zapping, alterando definitivamente los horarios de los programas.




  • Introducción de una dinámica de oferta y demanda:

  • se autorizan las transferencias de licencias facilitando la compra-venta de medios y haciendo muy difícil el seguimiento de los compromisos de los licenciatarios con el servicio.

A esta serie de normativas, debe adicionársele la “tardía” sanción de la Ley Nº 25.156 de Defensa de la Competencia, la cual fue publicada en el Boletín Oficial el 29 de septiembre de 1999, es decir, una década después de haberse comenzado a realizar las privatizaciones de los servicios públicos. Además, los artículos de esta ley relacionados con las prácticas predatorias y las posiciones dominantes de mercado, hasta el momento (junio de 2004), continúan sin estar reglamentados.


Paradójicamente, en el ocaso de un gobierno que durante diez años propició la privatización y concentración de los medios de comunicación, el Congreso de la Nación sancionó en noviembre de 1999 la Ley 25.208 con la cual pretendió crear una empresa estatal no gubernamental, denominada Ente Radio y Televisión Argentina (RTA), encargada de la gestión de los medios de radiodifusión públicos (Canal 7, Radio Nacional y las emisoras integrantes del SOR). Esta norma preveía una conformación pluralista de la conducción de RTA (un directorio de cinco miembros y un comité de evaluación compuesto por representantes de los sindicatos de los medios de comunicación, de productores y directores de cine y teatro, miembros de universidades nacionales, de asociaciones de consumidores y de iglesias o cultos), con control parlamentario (una comisión bicameral de quince legisladores). Cabe recordar que esta Ley, promovida por la oposición, fue sancionada pocas semanas después de que la fórmula del PJ (Eduardo Duhalde-Ramón Ortega) perdiera las elecciones presidenciales.30

Comentario final


Fue uno de los padres de la doctrina política moderna, John Locke, quien en su clásico Dos tratados sobre el gobierno civil31, publicado por primera vez en 1690, expresó: “quienquiera que posea el poder legislativo o supremo de cualquier república, ha de gobernar mediante leyes arraigadas y estables, conocidas y promulgadas por el pueblo y no mediante decretos improvisados”. Lejos de cumplir con este precepto, la administración presidida por Carlos Menem ejerció un manejo discrecional del poder público que favoreció los intereses privados (los de las conglomeraciones de poder económico y los de miembros de los tres poderes del Estado) por sobre el bien general.
Ausencia de debate político y público, desnacionalización, concentración económica y expansión del sistema financiero, fueron las características emergentes de la intervención “menemista” sobre el sistema argentino de comunicaciones de masas. Dichas características expresaron, en la mayoría de los casos, el comportamiento de los principales agentes del mercado en relación con la lógica del proceso de acumulación de ese período, signado por el horizonte de la convergencia multimedia transnacional.
Si bien predecible en términos económicos, dicho comportamiento no hubiera sido posible sin el concomitante proceso de cooptación de las principales fuerzas políticas y los cuadros que ejercían el gobierno del Estado, quienes abandonaron rápidamente cualquier intento por impulsar un debate sobre el sistema. Se materializó de ese modo una sensible reducción de las posibilidades democratizadoras de los principales medios de comunicación social del país, fortaleciendo las tendencias más jerarquizadoras, difusionistas y masificantes de la radiodifusión.

Bibliografía


- Abeles, Martín; Forcinito, Karina y Schorr, Martín (2001): El oligopolio telefónico argentino frente a la liberalización del mercado, Universidad Nacional de Quilmes, Bernal.
- Albornoz, Luis A.; Hernández, Pablo; Mastrini, Guillermo y Postolski, Glenn (2000a): “Al fin solos: el nuevo escenario de las comunicaciones en la Argentina”, en Albornoz, Luis A. (coord.): Al fin solos... La nueva televisión del MERCOSUR, Ediciones CICCUS-La Crujía, Buenos Aires.
- Albornoz, Luis A.; Hernández, Pablo y Postolski, Glenn (2000b): “La televisión digital en la Argentina: aproximaciones a un proceso incipiente”, en Albornoz, Luis A. (coord.): Al fin solos... La nueva televisión del MERCOSUR, Ediciones CICCUS-La Crujía, Buenos Aires.
- Albornoz, Luis A.; Hernández, Pablo; Mastrini, Guillermo y Postolski, Glenn (2000c): La televisión generalista en Argentina: Transformaciones del sistema de radiodifusión en los inicios del tercer milenio, Buenos Aires, mimeo.
- Basualdo, Eduardo (2001): Sistema político y modelo de acumulación en la Argentina. (1976-2001), Universidad Nacional de Quilmes, Bernal.
- Becerra, Martín y Mastrini, Guillermo (2001): “Cincuenta años de concentración de medios en América Latina: del patriarcado artesanal a la valorización en escala”, en Quirós Fernández, Fernando y Sierra Caballero, Francisco (dirs.): Crítica de la economía política de la comunicación y la cultura, Comunicación Social Ediciones y Publicaciones, Sevilla.
- Comfer (2000): Contenidos de la televisión argentina en 2000. Estudio de programación, Dirección Nacional Supervisión y Evaluación del Comfer, Buenos Aires, marzo de 2000.

 

- Comfer (2001): Contenidos de la televisión argentina en 2001. Estudio de Programación, Dirección Nacional Supervisión y Evaluación del Comfer, Buenos Aires, marzo de 2001.


- Crespo, Osvaldo (1996): Radiodifusión vs. radioconfusión, Editores Revista del Diplomático, Buenos Aires.
- Galperin, Hernan (2003): “La transición hacia la televisión digital en Brasil y Argentina”, Telos, núm. 55, Fundación Telefónica, Madrid.
- Hernández, Pablo y Postolski, Glenn (2003): “El dilema de la televisión digital terrestre en América Latina”, Telos, núm. 57, Fundación Telefónica, Madrid.
- Postolski, Glenn; Rodríguez, Daniel y Santucho, Ana (2004): “Los medios de comunicación. En el centro de la crisis”, Observatorio de Medios, Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires (UPTBA), Buenos Aires.
- Krakowiak, Fernando (2003): Concentración y transnacionalización en las industrias culturales: surgimiento y consolidación de los conglomerados transnacionales de medios, mimeo, tesina de graduación, Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires.

Sitios web de interés
Advance Television Systems Committee - ATSC: www.atsc.org
Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas - ATA: www.ata.org.ar
Asociación Argentina de Televisión por Cable - ATVC: www.atvc.org.ar
Secretaría de Comunicaciones de la Nación - SECOM: www.secom.gov.ar

1 Ver: Antonio Gramsci: El Risorgimento, Granica Editor, Buenos Aires, 1974.

2 Los cambios en la propiedad de las principales estaciones de televisión generalista (privatización de los canales porteños) y en la legislación acerca de los contenidos (normas sobre publicidad, cuotas de producción nacional, etc.) se iniciaron durante el primer Gobierno de Carlos Menem. Al respecto, ver el artículo de Diego Rossi en este mismo libro.

3 La firma Televisoras Provinciales S.A. -participada por los canales 8 de Córdoba, 5 de Rosario, 13 de Santa Fe, 8 de Mar del Plata, 9 de Bahía Blanca, 7 de Neuquén, 8 de Tucumán, 11 de Salta y 10 de Mar del Plata- poseía el 30 por ciento de Canal 11 (Telefe).

4 Ver Albornoz et al. (2000a).

5 En marzo de 2000 se conocieron las negociaciones que colocaron a Telefónica Internacional como el principal operador de la televisión hertziana, al acordar con el principal accionista del CEI, HMT&F, la división de las empresas que integraban juntos. Paralelamente, los grupos redefinieron la propiedad de la firma Cointel (controla en un 60 por ciento de las acciones de Telefónica). Así, el consorcio español pasó a controlar los canales, las radios y la prestadora de telefonía, cediendo el cable y la edición impresa.

6 El Grupo Goldman Sachs, fundado en 1869, poseía un capital de 29.000 millones de dólares en 1999. Los responsables del Grupo Clarín (Ernestina Herrera de Noble, Héctor Horacio Magneto, José Antonio Aranda y Lucio Rafael Pagliaro) constituyeron, en 1999, la empresa GC Dominio, controlante del Grupo Clarín.

7 La productora Pol-Ka nació en 1994, cuando Adrián Suar y Fernando Blanco se asociaron para la realización de la serie "Poliladron". Actualmente, Pol-Ka produce programas televisivos, espectáculos teatrales y filmes.

8 Ideas del Sur esla productora audiovisual del presentador Marcelo Tinelli.

9 La empresa dirigida por Mario Pergolini y Diego Guebel (http://4cabezas.com), nació como una productora de televisión. Hoy realiza producciones televisivas, cinematográficas, discográficas, cortos publicitarios y desarrolla contenidos para Internet.

10 Fuente: Informe “Une télévision dans le monde”, elaborado en 1996 por el Instituto Médiamétrie (París).

11 Comfer: Contenidos de la televisión argentina en 2001. Estudio de programación, Dirección Nacional Supervisión y Evaluación del Comfer, Buenos Aires, marzo de 2001.

12 Los siguientes en importancia, Supercanal, propiedad de la familia Vila, y Telecentro, del ex diputado bonaerense Alberto Pierri (PJ), no superaban el 8 por ciento del mercado. Además Clarín posee un 20 por ciento de Supercanal.

13 En 1999, HMT&F, accionista principal de Cablevisión, poseía la señal PSN y era accionista de Imagen Satelital, proveedora de más de 15 señales televisivas. Su contraparte, Liberty/UnitedGlobalcom, controlaba la empresa Pramer, proveedora de más de 20 señales, era accionista de Fox Sports y de las señales MGM y CasaclubTV. Además, los grupos HMT&F y Liberty/UnitedGlobalcom eran accionistas de la empresa Torneos y Competencias (TyC) comercializadora de las señales deportivas TyC Sport y TyC Max.

14 La Resolución 817, de 1996, dictada por el Comfer determinó que las señales de radiodifusión directas al hogar sólo podían ser ofrecidas utilizando alguno de los satélites registrados por la Argentina ante la UIT, condición que sólo cumplían los satélites del Sistema Nahuelsat.

15 TDH S.A. estaba conformada por el Grupo Uno (propiedad de la familia Vila y del empresario cubano Jorge Mas Canosa): 70 por ciento; Laser (Brasil): 23 por ciento; Tevycom: 7 por ciento.

16 Ver: www.rt-a.com/23/233.htm; fecha de consulta: 7.04.2004.

17 Al momento de anunciarse el acuerdo, GLA contaba entre sus socios a DirecTV Latin America Inc., de Hughes Electronics; Cisneros (Venezuela); Televisao Abril (Brasil) y MVS Multivision (México).

18 Una vez más los fluidos contactos del Grupo Clarín con la Administración Menem consiguieron retrasar (por medio de la actuación de una desconocida organización denominada Proconsumer) el lanzamiento de Sky durante casi dos años (Becerra y Mastrini, 2001). El consorcio de la red Sky Entertainment Television se hallaba formado por DTH (Direct-to-Home), de News Corp. (R. Murdoch); Globo (Brasil); Televisa (México) y TCI (EE.UU.).

19 “La Argentina está poco interesada en la TV digital”, en www.rt-a.com/50/Tvdigital.htm, consultado el 08.04.2004.

20 Nos referimos al Comfer, la Secretaría de Prensa y Difusión, ATA, la ATVC y la Cámara Argentina de Aplicaciones Satelitales (CADAS).

21 La Secom, presidida por el político Germán Kamerath (PJ), fundamentó su decisión, entre otras consideraciones, en que el estándar ATSC utiliza el mismo ancho de banda (6 MHz) con que operan las emisoras de televisión hertziana analógica y ofrece “mejores posibilidades en su adaptación a la actual estructura ordenativa a los sistemas de televisión de alcance nacional”.

22 Ver: “Marcha atrás del país en norma para la TV digital”, Ámbito Financiero, 04.05.2000.

23 Emmis pagó a Hadad 15 millones de dólares por el 75 por ciento de las acciones de Radio 10, la cual ocupa la frecuencia 710 que pertenecía a Radio Municipal (adjudicada a Hadad por el Gobierno Menem en agosto de 1995). La sociedad propietaria de esa adjudicación la integraron Hadad y su esposa, el ex juez Oscar Salvi y el empresario y conductor televisivo Marcelo Tinelli, quien ante el escándalo suscitado por la entrega de la frecuencia abandonó la sociedad. Pese a la oposición política y a los impedimentos judiciales, fue el entonces jefe de Gobierno porteño, Fernando de la Rúa, quien, en 1996, validó el oscuro trámite de Menem y entregó a Hadad la frecuencia 710, “escondiendo” a Radio Municipal en la frecuencia 1610.

24 La adquisición de estas radios formó parte del ingreso de la empresaria Amalita de Fortabat a comienzos de los años 90 en el mercado de la comunicación. También entonces se alzó con el paquete accionario del diario La Prensa a través del cual intentó conformar una sociedad con la Editorial Atlántida, antes de que ésta se convirtiera en Atlántida Comunicaciones (AtCo) y se diluyera en el seno del CEI. Tras fracasar en su intento de relanzar el centenario matutino La Prensa, Loma Negra comenzó a retirarse de los medios de comunicación, poniendo a la venta sus radios (ANC-Utpba, 2000; ver: www.utpba.com.ar/anterior109.html).

25 Un proceso iniciado con la Ley 23.696 y modificado por los decretos 1357/89, 859/91, 890/92, 1143/96, 1144/96, 310/98 y 2/99. Las Resoluciones COMFER 341/93, 90/94 y la Res. 142/96 de la Secom para inscribir emisoras.

26 El Decreto 1646/96 precisa las 41 emisoras integrantes del SOR, con cabecera en LRA 1 Radio Nacional Buenos Aires.

27 Han sido autorizados a operar estos servicios, entre otros: Universidades Nacionales; el Ejército (Decreto 557/97) y el Instituto de Enseñanza Superior del Ejército-IESE; Escuelas Rurales de Frontera; la Policía Federal y Policías Provinciales (Decreto 613/96, Resolución del Comfer 338/99), Gendarmería Nacional (Decreto 59/94).

28 Por Resolución 1266 Comfer/99, se autorizó a las asociaciones Radiodifusoras Católicas Argentinas (ARCA) y Radio María de Argentina a constituir y operar una red de radiodifusión sonora sin fines de lucro. ARCA inició oficialmente su actividad en mayo de 1998 con la transmisión de un programa a beneficio de las víctimas de inundaciones.

29 Las funciones del Comfer fueron ampliadas en el marco del Proceso de Normalización de Estaciones de Radiodifusión Sonora por Modulación de Frecuencia, mediante el Decreto 310/98, ya que pudo otorgar licencias de FM y AM, que el Decreto-ley 22.285/80 reservaba exclusivamente al PEN.

30 Esta Ley fue vetada por el Dr. Fernando de la Rua, días después de haber asumido como Presidente.

31 John Locke: Dos tratados sobre el gobierno civil, Editorial Espasa Calpe, Madrid, 1991.



1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal