La segunda república (abril de 931 julio de 936) problemáTICA GENERAL DE la segunda república



Descargar 201.93 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión02.05.2018
Tamaño201.93 Kb.
  1   2   3   4

DEPARTAMENTO DE GOEGRAFÍA E HISTORIA IES BENLLIURE





LA SEGUNDA REPÚBLICA (abril de 1.931 - julio de 1.936)
1. PROBLEMÁTICA GENERAL DE LA SEGUNDA REPÚBLICA.

Para comprender mejor la historia de la Segunda República hay que tener en cuenta unos factores condicionantes muy importantes:

- Coincide plenamente con el momento de una grave depresión económica de alcance mundial (que se inició en USA en 1.929) y que influyó negativamente en la economía de los diversos países. Sin embargo, en España los efectos negativos de la depresión (quiebra de industrias, descenso de los precios, pérdida de mercados, aumento del paro, retorno de más de 100.000 emigrantes, conflictividad social..) se manifestaron a partir de 1.932, algo más tarde que en otros países europeos.

- En el contexto político internacional es muy importante el auge que experimentan en diversos países de Europa los regímenes de tipo fascista (fascismo en Italia, nazismo en Alemania, dictadura de Salazar en Portugal..) que, por basarse en valores autoritarios y antidemocráticos, son enemigos del sistema político republicano de España (democracia parlamentaria, garantías y libertades ciudadanas, pluralismo político, constitucionalismo, etc.).

- El régimen político de la Segunda República es obra predominantemente (al menos en sus primeros momentos) de una pequeña burguesía partidaria de reformas, intelectual y progresista, que no estaba ligada a la gran burguesía terrateniente y financiera que sostuvo a la monarquía, pero que tampoco estaba suficientemente vinculada al proletariado urbano ni al campesinado más empobrecido, por lo cual se vio combatida por ambas fuerzas (derecha e izquierda) en un contexto de crisis económica y de radicalismo político.
2. ETAPA DEL GOBIERNO PROVISIONAL (abril - Junio de 1.931)

La Segunda República llegó gracias a los sucesivos fracasos y errores de la monarquía de Alfonso XIII. El último de ellos fue apoyar la Dictadura de Primo de Rivera y, cuando ésta fracasó a su vez, el sentimiento antimonárquico estaba tan extendido entre las diversas fuerzas políticas del país que en 1.930 formaron una coalición (el Pacto de San Sebastián) cuyo objetivo era instaurar la República.

En 1.931 el último gobierno de la Monarquía (presidido por el almirante Aznar), pretendió volver a un sistema constitucional y convocó elecciones municipales para el 12 de abril (éstas debían de ser seguidas posteriormente de elecciones generales). El triunfo de los partidos republicanos fue aplastante en las grandes ciudades donde el voto era más libre ya que en las zonas rurales, donde las presiones caciquiles eran fuertes, ganaron los monárquicos.

Cuando el 14 de abril se comenzaron a conocer los resultados de las elecciones los republicanos los celebraron como un gran éxito y proclamaron espontáneamente la República en las ciudades más importantes. Este sentimiento antimonárquico se extendió tanto y tan rápidamente que el propio Rey Alfonso XIII, tras comprobar que no podría mantenerse en el trono ni utilizando la fuerza, consideró que debía abandonar el país.

Dado el vacío de poder creado por la marcha del Rey se formó inmediatamente un Gobierno Provisional (que debía durar hasta que se realizasen elecciones generales) integrado por los partidos coligados en el Pacto de S. Sebastián:

. Partido Radical: Representa una postura política de centro-derecha. Su principal dirigente es Lerroux.



. Acción Republicana (dirigido por Azaña), Partido Radical Socialista,... Representan una postura de centro-izquierda.

. PSOE: Postura de izquierda (su ideología es marxista y tiene un arraigo importante en sectores del proletariado industrial). Sus principales dirigentes (Largo Caballero y Prieto) están a favor de formar gobierno conjuntamente con los otros partidos republicanos, pero otros dirigentes (Besteiro) consideran que el PSOE, por su carácter revolucionario, no debía colaborar en la creación de un régimen burgués, aunque sea republicano.

Frente a estas fuerzas políticas están los sectores que desde el primer momento se enfrentarán a la República por diversos motivos:

. Una derecha (compuesta por los antiguos partidarios de la Monarquía) desorganizada y abrumada por el inesperado triunfo republicano. Pero desde el primer momento los “poderes fácticos” manifestaron su oposición: Importante fuga de capitales al extranjero y el enfrentamiento de banqueros y financieros con las medidas del nuevo ministro de Hacienda (Prieto). Sin embargo el choque principal se produjo con la Iglesia: La mayoría de los obispos estaban muy vinculados con la monarquía y el cardenal Segura (la máxima autoridad eclesiástica española) mantuvo claramente una postura de rebeldía (estimulada desde lejos por el Nuncio del Papa) ante el Gobierno Provisional. Esta situación de tensas relaciones condujo a la quema de algunos conventos e iglesias madrileñas en mayo por parte de masas republicanas anticlericales. Este suceso tendría efectos muy negativos para la causa de la República pues, a partir de entonces muchos católicos comenzarían a distanciarse de ella.

. Una extrema izquierda compuesta por el PCE (es un pequeño partido, y en estos momentos considera que se debe realizar una revolución obrera y campesina contra la República, porque es un régimen de carácter burgués, siguiendo el modelo de la Revolución Rusa), y los anarcosindicalistas de la CNT, dirigidos por el sector más puramente anarquista (la FAI), que consideran que hay que combatir la República porque es un régimen tan opresivo como cualquier otro.

Sin embargo, desde los primeros momentos, el Gobierno Provisional sería consciente de la urgencia de realizar diversas reformas imprescindibles:

. Acuerdos con las fuerzas regionalistas catalanas de carácter progresista (la Esquerra Republicana de Maciá y de Companys) para que acepten el nuevo gobierno a cambio de la promesa de un Estatuto de Autonomía para Cataluña en un futuro inmediato (tras la aprobación de nueva Constitución republicana).

. En el aspecto social, Largo Caballero como ministro de Trabajo aprueba diversos decretos en beneficio del campesinado como: La extensión de la jornada laboral de 8 horas para todos los jornaleros del campo, medidas de protección de los arrendatarios para que no sea expulsados de las tierras que cultivan al acabar sus contratos, creación de Jurados Mixtos (compuestos por propietarios y jornaleros) para regular las condiciones laborales y salariales en los trabajos agrícolas, la ley de laboreo forzoso (que obliga a los terratenientes a cultivar toda la tierra disponible con objeto de que los jornaleros puedan trabajar más días al año), la obligación de contratar a los jornaleros del pueblo antes que a los forasteros....

. Con respecto al ejército, que era tradicionalmente monárquico, Azaña, como ministro de Guerra, pretenderá transformarlo en una institución fiel a la República. Para ello concedió el retiro, con paga íntegra, a todos los oficiales que por sus convicciones monárquicas lo solicitaran (se acogieron a esta medida más de 10.000) y los que eligieran continuar en el ejército deberían jurar expresamente fidelidad a la República. Esta reducción del número de oficiales le permitió además reorganizar el número de divisiones disminuyéndolas de 16 a 8. También decidió suprimir la Academia Militar de Zaragoza, fundada años antes por Franco, porque era una centro que funcionaba con un ideario poco democrático.

. Finalmente se convocaron elecciones generales a Cortes Constituyentes para el mes de Junio, y previamente se elaboró una nueva Ley Electoral, mucho más democrática que la que existía durante la Monarquía, que rebajó la edad de los votantes de 25 a 23 años, que permitía a las mujeres que pudieran ser votadas (aunque no votar) y que reducía considerablemente la capacidad por parte de los caciques de manipular las votaciones en las zonas rurales. Esta Ley Electoral estará vigente durante las diversas elecciones de la República y, dado que favorecía en exceso a las coaliciones de partidos en detrimento de los partidos aislados, contribuyó a que los sucesivos bandazos políticos entre la izquierda y la derecha fueran muy acusados (el partido o coalición electoral que alcanza la mayoría de votos, aunque sea por escasa diferencia, tendrá proporcionalmente muchos más diputados).


3. EL BIENIO REFORMISTA (O DE AZAÑA) (junio de 1.931- noviembre de 1.933)

Las elecciones a Cortes Constituyentes celebradas en Junio dieron un gran triunfo a la coalición republicano-socialista de los partidos que integraban el Gobierno Provisional (muchos de los mejores intelectuales del momento, tales como Unamuno, Ortega y Gasset, etc. fueron elegidos como diputados al presentarse en las listas de estos partidos). Por el contrario la derecha se presentó desorganizada y dividida y fue ampliamente derrotada. En cuanto a Cataluña, la Esquerra Republicana se convirtió en la principal fuerza política en detrimento de la Lliga Regionalista (que representaba un catalanismo más conservador y monárquico) y manifestará su buen entendimiento con el nuevo gobierno central republicano-socialista en el que destacaría desde el primer momento la figura de Azaña.



El objetivo prioritario de estas Cortes fue la elaboración de una Constitución Republicana, la cual tras algunos meses de debates sería aprobada en Diciembre de 1.931. Esta Constitución se inspiró en las más democráticas constituciones de la época (México, Alemania) por lo que se convierte en la más avanzada y progresista de toda la historia constitucional española:

- Recoge la declaración de derechos más amplia de toda la ­historia constitucional española anterior: Además de los derechos clásicos recogidos en las constituciones anteriores (Libertad de expresión, de imprenta, de culto, garantías procesales, etc.) recoge el derecho de asociación política y sindical y el sufragio universal (Masculino y femenino) para los mayores de 23 años.

- Reconoce el derecho a la propiedad privada, pero abriendo una puerta a la intervención del Estado, y también el divorcio.

- El asunto religioso fue una de las cuestiones más conflictivas: Se recoge la separación total entre Iglesia y Estado, la libertad de práctica de cualquier religión, prohibición de la enseñanza a las órdenes religiosas, disolución de los jesuitas, prohibición de la exigencia de religión para cualquier cargo, etc.

- Se reconoce a las Cortes amplias atribuciones. Son unicamerales y tienen un gran control político sobre el gobierno y sobre el Presidente de la República en algunos casos.

- El Presidente de la República representa a la nación; su mandato dura siete años y su principal misión consiste en encargar la formación del gobierno a quien pueda recibir el beneplácito de las Cortes; puede también convocar Cortes extraordinarias y disolverlas. (Sin embargo las Cortes pueden examinar su proceder y, si lo consideran justificado, pueden destituir al Presidente del Gobierno).

- Con respecto al poder judicial se garantiza la autonomía de los tribunales; se derogan las jurisdicciones especiales excepto la militar (pero se reduce su ámbito) y se crea el jurado como forma de participación popular en la justicia.

- Se crea una institución nueva: El Tribunal de Garantías ­Constitucionales que debe velar para que tanto el gobierno como las Cortes desarrollen sus funciones siempre dentro del ­marco constitucional; también resuelve los conflictos que se puedan plantear entre un gobierno autónomo y el gobierno central.

- Una gran novedad en esta constitución republicana fue el reconocimiento de las autonomías regionales; aunque esta parte de la constitución fue muy discutida prevalecieron las autonomías pues con ello se pretendía lograr el apoyo de los regionalistas catalanes y vascos a la causa republicana. Sin embargo, hasta los partidos más democráticos tenían ciertas reticencias, por lo que se prohibió tajantemen­te la federación de regiones autónomas. (Se pretendía ­con ello evitar cualquier tendencia federalista).

- Se estipula en el articulado la distribución de competencias entre el Estado y las regiones autónomas de modo que el primero quedase más favorecido, al Estado le corresponden exclusivamente las competencias sobre política internacional, ejército y defensa, aranceles, aduanas, y tratados de comercio, seguridad publica en los conflictos suprarregionales, derechos y deberes de los ciudadanos, etc.

- Se regula que para que una región alcance su autonomía ­debe ser presentado por ésta a las Cortes un proyecto de Estatuto que previamente haya sido aceptado por los 2/3 de los electores de la región. De no ser así no se podría presentar un nuevo proyecto hasta después de cinco años.

Una vez aprobada la Constitución, en diciembre de 1.931 se comenzó a poner en práctica mediante la elección de Alcalá Zamora como Presidente de la República, el cual inmediatamente designó a Azaña como Presidente del Gobierno (a partir de este momento el P. Radical de Lerroux decide no formar parte de este gobierno por no estar de acuerdo con la participación del PSOE en él, iniciando así un proceso de progresiva derechización).

Este gobierno de coalición republicano-socialista presidido por Azaña seguirá con el proyecto, iniciado en la etapa anterior, de realizar profundas reformas de distinto tipo (aunque con resultados muy desiguales):

. Se hizo un importante esfuerzo en el aspecto educativo: se crearon miles de escuelas en poco tiempo. Se dignificó la figura del maestro y económicamente se mejoró su posición. Se introdujo la coeducación y se prescribió la enseñanza religiosa como no obligatoria y se prohibieron los símbolos religiosos en las escuelas. Se fomentaron las Misiones Pedagógicas cuya finalidad era llevar la cultura a los pueblos más apartados.

. Se llevaron a cabo (bajo la dirección de Victoria Kent) importantes reformas en el sistema penitenciario con el objetivo de humanizar el trato hacia los presos (supresión de penales inhabitables, construcción de “cárceles modelo”, creación de un cuerpo de funcionarios de prisiones, eliminación de los trabajos forzados y de los malos tratos físicos…).

. No se consideró oportuno disolver la Guardia Civil, pero para contrarrestar su poco apego a la República se creó un nuevo cuerpo de defensa del orden público que debía estar compuesta por partidarios del régimen republicano, la Guardia de Asalto.

. El Congreso aprobó en 1.932 el Estatuto de Autonomía para Cataluña, que reconoce el derecho de que la Generalitat o gobierno autonómico tenga un amplio nivel de competencias (sin embargo estas competencias eran mucho más recortadas que las que inicialmente recogía el proyecto aprobado en Cataluña). Inmediatamente se puso en vigor mediante la realización de elecciones autonómicas, que mayoritariamente fueron ganadas por Esquerra Republicana, por lo que Companys, su principal dirigente se convirtió en el President de la Generalitat.

. Después de largas discusiones el Congreso aprobó en Septiembre de 1.932 la Ley de Reforma Agraria, cuyo objetivo era atacar la gran propiedad latifundista (no se ocupó del problema del minifundismo): Decretaba la expropiación por el Estado de todas las tierras que excediesen un tope máximo (500 Hª de cereales, 150 Hª de vid, 200 Hª de regadío..), las cuales serían indemnizadas a sus propietarios según el valor que ellos hubiesen declarado ante Hacienda. A continuación las tierras expropiadas deberían ser repartidas entre los campesinos sin tierra de la zona para que fueran explotadas, bien a título individual o bien colectivamente, mediante contratos de arrendamiento de muy larga duración. Para poner en funcionamiento todo esto la Ley creó el Instituto de Reforma Agraria (IRA) cuya misión era elaborar el catálogo de fincas expropiables, proceder a la expropiación, indemnizar a los propietarios y entregar la tierra a los campesinos. A pesar de su tardía aprobación, esta ley hubiera podido aplicarse con rapidez, pero no fue así: El IRA fue dotado con escasos medios económicos y con una estructura burocrática poco operativa, por lo que trabajó con gran lentitud (en los 18 meses posteriores a la puesta en marcha de la Ley solo se había repartido tierra entre 12.000 campesinos). La consecuencia de ello fue que amplias masas de campesinos sin tierra se desengañaron de la República.

Con respecto a la oposición al gobierno de Azaña, ésta será cada vez más fuerte y procederá tanto desde la derecha como desde la izquierda:

Derecha: En agosto de 1.932 el general Sanjurjo intentó dar un golpe de estado a favor de la monarquía que fracasó (fue encarcelado), lo que provocó que el Congreso acelerara los trabajos de aprobación del Estatuto de Autonomía para Cataluña y la Ley de Reforma Agraria. Sin embargo a lo largo de 1.933 se manifestó unas clara recuperación de las fuerzas de la derecha frente a un gobierno de Azaña cada vez más desgastado por los problemas políticos y económicos, prueba de ello es la aparición de nuevos partidos políticos: En marzo surge la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas), dirigida por Gil Robles, que desde el primer momento tendrá un claro apoyo de la Iglesia y de las masas con convicciones católicas, y mantiene una ideología precursora de la democracia cristiana y es también ambigua en cuanto que no se define sobre si es republicano o monárquico. En octubre se funda la Falange (dirigida por José Antonio Primo de Rivera), cuya ideología es fascista (antiparlamentarismo, exaltación de la violencia, demagogia “revolucionaria”, ultranacionalismo..), pero solo tendrá arraigo en sectores de la juventud universitaria.

Izquierda: Continúa la lucha protagonizada por el PCE y por los anarquistas de la CNT-FAI, los cuales organizaron tres huelgas generales revolucionarias durante este periodo. Éstas, aunque no consiguieron su objetivo de paralizar el país y de derribar al Gobierno si que lograron desestabilizarlo progresivamente. La última de ellas, realizada en enero de 1.933 desembocó en un escándalo político de gran alcance: En la aldea de Casa Viejas (Cádiz) la Guardia de Asalto y la Guardia Civil al reprimir la huelga asesinaron a sangre fría a varios campesinos anarquistas (se les aplicó la Ley de Fugas sin conocimiento del gobierno), y este suceso fue utilizado por la derecha para culpabilizar al propio Azaña. A partir de este momento el PSOE se encontrará cada vez más incómodo colaborando con un gobierno cuyas relaciones con las masas obreras empeoraban progresivamente.

En verano de 1.933 el Partido Radical de Lerroux provocó una crisis política al retirar su apoyo parlamentario al gobierno de Azaña porque no estaba conforme que el PSOE formase parte de él. Ante esta situación el Presidente de la República, Alcalá Zamora, decidió disolver el Congreso y convocar elecciones generales para noviembre.




4. EL “BIENIO NEGRO” (noviembre de 1.933 - febrero de 1.936)

Las elecciones de noviembre de 1.933 supondrán el triunfo de la derecha: La CEDA (113 diputados) y el Partido Radical (80 diputados) son los partidos más votados mientras que Acción Republicana, el Partido Radical-Socialista y el PSOE cosecharon un gran fracaso. Incluso en Cataluña la Lliga Regionalista consigue más votos que la Esquerra Republicana (aunque ésta continúa con el poder a nivel de gobierno autonómico). Las causas de la derrota de la izquierda fueron varias: Importante abstención electoral de los anarquistas, la mujer votó por primera vez y lo hizo mayoritariamente a la derecha, y los candidatos republicanos y del PSOE se presentaron en listas separadas por lo que obtuvieron un número de diputados proporcionalmente muy inferior, debido al sistema electoral.

Tras las elecciones el Presidente de la República, Alcalá Zamora, escogió como Presidente de Gobierno a Lerroux (Partido Radical) y no a Gil Robles, a pesar de que su partido (CEDA) había obtenido más diputados (hay que tener en cuenta que la figura de Gil Robles despertaba en 1.933 grandes reticencias porque se veía en él a alguien que podría hacer en España lo que hacía escasos meses había realizado Hitler en Alemania: Tras alcanzar la presidencia del gobierno transformó la República en una dictadura de tipo fascista.

Sin embargo, Lerroux, para poder gobernar necesitaba el poyo parlamentario de la CEDA, por lo que su gobierno tendrá un carácter cada vez más derechista: se puso freno a todas la reformas del periodo anterior:

. Disminuyeron las inversiones estatales en el IRA (la aplicación de la reforma agraria será más lenta aún), en la construcción de escuelas y en obras públicas (consecuencia de todo esto será el aumento del número de parados).

. Se anularon las mejoras laborales y salariales. Los salarios volvieron al nivel de 1.931 (en muchas zonas los terratenientes contestaban a los jornaleros que les pedían trabajo “Comed República”).

. Se revisaron, en beneficio de la Iglesia, las medidas anticlericales.

. Se concedió la amnistía a Sanjurjo y a los demás golpistas de 1.932.

. Se obstaculizó el proceso de concesión de Autonomía para el País Vaso y otras regiones que lo estaban tramitando.

Todas estas medidas provocaron una fuerte oposición contra el gobierno del Partido Radical por parte de sectores muy diversos:

. En las zonas rurales la tensión social entre los jornaleros y arrendatarios y los terratenientes aumentó considerablemente.

. El PCE y los anarquistas continúan con la misma actitud que mantenían en el bienio anterior (los anarquistas organizaron una nueva huelga general revolucionaria en Diciembre de 1.933).

. El PSOE se radicalizó hacia la izquierda, sobre todo el sector mayoritario que estaba liderado por Largo Caballero. Éste promovió la puesta en marcha de la Alianza Obrera (organización abierta a la participación de las diversas organizaciones y partidos obreros de cara a la realización de acciones de lucha conjuntamente contra el gobierno).

. En Cataluña las relaciones entre el Gobierno Central (que contaba con el apoyo de la Lliga Regionalista) y la Generalitat (presidida por Companys) empeoraron progresivamente (Cataluña es el único lugar en el que gobierna un partido de izquierda).

. En el País Vasco el gobierno central también se gana la enemistad del PNV puesto que este partido, aunque su ideología es de derechas, pretende conseguir la Autonomía.

Mientras el gobierno del Partido Radical se encuentra con todos estos problemas, la CEDA le presiona cada vez más para que comparta con ella el gobierno. Cuando en octubre de 1.934 el Partido Radical cede a esta pretensión y consiente compartir el gobierno dándole 3 ministerios a la CEDA, se produjo una dura reacción en contra por parte de las diversas fuerzas de la izquierda: consideraban que era inaceptable que hubiese ni siquiera un ministro de la CEDA, pues ello sería el primer paso hacia su control total del gobierno, y que ello supondría el comienzo de un nuevo régimen de carácter dictatorial semejante al de la Alemania de Hitler o al de la Austria de Dollfuss (en febrero de 1.934 Dollfuss, político de ideología conservadora muy próxima a la de Gil Robles, aplastó militarmente a los socialistas austriacos, que se


habían levantado contra su gobierno). Así pues los partidos de izquierda se negaron a reconocer la legalidad del nuevo gobierno y se rebelaron contra él:

. En Barcelona, Companys (animado por un grupo ultranacionalista catalán) se decidió a proclamar unilateralmente el Estat Catalá, lo cual significaba, de hecho, la ruptura de todas las relaciones entre la Generalitat y el Gobierno Central. Sin embargo no logró atraerse el apoyo del proletariado urbano (mayoritariamente anarquista) y el ejército intervino rápidamente contra la Generalitat: Companys fue apresado y el Estatuto de Autonomía de Cataluña fue suprimido.

. En el resto de España el PSOE y las demás fuerzas de izquierda organizaron un levantamiento armado que fracasó rotundamente en casi todos los lugares excepto en Asturias. Aquí los obreros de la cuenca minera actuaron conjuntamente (funcionó bien la Alianza Obrera entre socialistas, comunistas y anarquistas) y su rebelión armada se convirtió en una auténtica revolución proletaria que logró ocupar minas, fábricas y diversas ciudades (Oviedo) durante varios días. Esta revolución solo pudo ser controlada mediante el envío a Asturias de la Legión y de tropas regulares (moros) procedentes de Marruecos, que actuaron con altas dosis de violencia contra los obreros y contra la población civil (el cerebro de la represión fue Franco, que ocupaba un alto cargo en el ministerio de Guerra).

El fracaso de la revolución de octubre de 1.934 tuvo como consecuencia un aumento del poder de la derecha: Las cárceles se llenaron de presos políticos de todos los sectores de la izquierda (más de 15.000). En mayo de 1.935 hubo una nueva remodelación del gobierno del Partido Radical que supuso un aumento del número de ministros procedentes de la CEDA, entre ellos el mismo Gil Robles que detentará uno de los ministerios más importantes (Guerra). Es a partir de ahora cuando se pone en práctica una política de carácter muy conservador: Se paraliza totalmente la Reforma Agraria, se separó del ejército a los oficiales más progresistas y empeoran considerablemente las condiciones laborales y salariales en el campo.

Sin embargo en otoño de 1.935 tiene lugar la descomposición del Partido Radical como consecuencia de escándalos internos que afectaron a sus principales dirigentes: el asunto del Straperlo (un caso de sobornos relacionados con la autorización de cierto juego de azar en los casinos del país). Esto supuso que a partir de entonces la coalición del Partido Radical y la CEDA ya no podrá continuar.

Ante esta situación Alcalá Zamora, en vez de encargar a Gil Robles que presidiera un nuevo gobierno (que lógicamente estaría compuesto mayoritariamente por la CEDA), optó por encargar esta misión a Portela Valladares (era dirigente de un pequeño partido de “centro”), pero como éste no pudo conseguir el apoyo parlamentario suficiente para ello, Alcalá Zamora decidió finalmente disolver el Congreso y convocar nuevas elecciones generales para febrero de 1.936.

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal