La valentia de ponerse en marcha



Descargar 38.93 Kb.
Fecha de conversión23.01.2018
Tamaño38.93 Kb.


La Valentía de ponerse en marcha
d:\anuncios\0 abril\raya word.jpg


LA VALENTIA DE PONERSE EN MARCHA

Hebreos 11:8

Vidas Valientes (Sesión 1/10)

Ps. Antenor Tejada

INTRODUCCION
Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia y salió sin saber a dónde iba” (Hebreos 11:8)
(VIDEO)
Me siento como un hombre rico” (Javier)

Eres un hombre rico. Tienes una fe sólida, hijos que te aman y una esposa que te adora” (Carmen)

Hoy iniciamos nuestro evento “vidas valientes”. Vamos a estar hablando acerca de la verdadera paternidad. Queremos ver a toda la iglesia dar un paso de fe y vivir con valentía.

El compromiso al que llamo a la iglesia en las próximas semanas, no es uno de tomar a la ligera. No es un llamado a una alteración sutil, interna sino a un cambio de vida total. Ser un padre valiente o un seguidor valiente es en cierta manera una invitación a los ataques de Satanás y del escrutinio de un mundo que observa.

Por eso hoy es un día muy especial, porque es un llamado a toda la congregación, casados, solteros, divorciados, padres cuyos hogares están vacíos y a todos los creyentes que desean ser cristianos valientes.

Es un día para comenzar a pintar un cuadro poderoso de lo que es la verdadera paternidad y de un cristianismo valiente.

Es un día para pedir perdón y sin ninguna vergüenza proclamar su deseo de ver a hombres y mujeres por igual:


  • defender a Cristo, y para eso tenemos que trabajar hasta quedar exhaustos y luchar hasta el punto de estar dispuestos a dar nuestras vidas. (ref. ejemplo de Pablo-colosenses 1:29)

  • oponerse a la cultura popular. Los valientes abren una senda donde no hay ninguna, En lugar de acobardarnos frente a las presiones culturales, debemos los cristianos transformarnos en una fuerza de presión positiva.

  • mantenerse firme junto a sus familias y con su futuro.

Es hora de ponernos el calzado de la fe y realizar un viaje increíble con Dios.

Henry Ford, fundador de la empresa automotora Ford, dijo: “Busco muchos hombres con la capacidad infinita de ignorar lo que no se puede hacer.” Dios busca hombres y mujeres que crean que con Cristo, nada es imposible.

Transición:

Génesis 11:31 dice: “Y tomo Taré a Abram su hijo, y a Lot hijo de Harán, hijo de su hijo, y a Sarai su nuera, mujer de Abram su hijo y salió con ellos de Ur de los caldeos, para ir a la tierra de Canaán; y vinieron hasta Harán, y se quedaron allí.”

Aquí empieza la historia de este hombre, él y su familia salieron de su tierra en dirección a Canaán según la orden de Dios, pero se quedaron en Harán. Interesante como comienza la historia, comienza con una desobediencia ya que eso no fue lo que le dijo Dios como vamos a ver más adelante.

Entonces Dios interviene nuevamente en la vida de Abram y es a partir de ese momento que comienza a cambiar la vida de este hombre. Veamos juntos algunos puntos importantes de esta historia que convirtió a Abraham en un hombre valiente y que podemos aplicar a nuestra propia vida hoy.



1. Los cristianos valientes siguen las promesas de Dios hacia lo desconocido (Génesis 12:1-4).

Warren Wierbe observo: “Creer en Dios significa decidirse y enfrentar un desafío imposible, sin temor a lo que pueda pasar por obedecer la voluntad de Dios.”

Esa es la actitud de los valientes. Mira los abundantes ejemplos del Antiguo Testamento.

Por la fe, Abel ofreció el sacrificio aceptable.

Por la fe, Enoc camino con Dios.

Por la fe, Noé construyo un arca.

Por la fe, Abraham abandono su hogar y viajo hacia una tierra desconocida. Se desarraigo y dejo atrás todo lo familiar para obedecer a la voz de Dios.

Como pastor de América Sur me vigoriza ver a hombres y mujeres dar grandes pasos de fe. No se conforman con ser buenos miembros de la iglesia.

Quieren que sus vidas dejen huellas.

Abraham estaba acostumbrado a una vida lujosa, pero estuvo dispuesto a vivir como nómada. Para la mayoría, es difícil pasar de una vida cómoda a una tienda. ¿Verdad?

Mayra y Liliana dejaron la comodidad del hogar con la convicción en la Palabra de Dios y en el Llamado para su vida. Ellas creen que Cristo tiene el poder para proteger, proveer, y sustentar. El Señor las llamo a Huamachuco.

Llamo a Abraham a una tierra desconocida. ¿A dónde te llama a ti?

Todos tenemos una alternativa: podemos ser mediocres o excepcionales. Jugar a la iglesia o ser radicales para Cristo.

Apoyar nuestra vida en las pautas que el mundo dicta para el éxito o ahondar en la Biblia y pedirle a Dios que nos muestre adonde quiere que vivamos y quien quiere que seamos.

El llamado más grande de Abraham fue dejar la tierra donde se ignoraba al Señor para seguir al único Dios verdadero.

Hacer la voluntad de Dios supone pasos de separación. No es para los cobardes ni los temerosos.

La vida valiente ve lo que otros no ven y cree lo que otros no creen.

La carta a los Hebreos resume la valentía de Abraham: “Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba”

Si Abraham no hubiera obedecido, estaría enterrado en alguna tumba desconocida del actual Irak. Nadie lo recordaría y a nadie le importaría quien fue.

Abraham obedeció sin saber a dónde iba.

Escúchame, El llamado divino no es una vacación, es nuestra vocación. Es hora de ponernos en marcha. Ya no podemos quedarnos a un costado. Tenemos que escuchar a Dios y seguirlo sin dudar. ¡Amen!

Aplicación

Los hijos necesitan padres que conozcan las promesas de Dios y que están dispuestos a seguirlas a pesar del riesgo. Los objetivos obvios para los papás de hoy podrían ser una cuenta de retiro (jubilación) en el banco y la matrícula de universidad para sus hijos, pero Dios puede estar llamando a los padres a salir en fe y entrar en un área desconocida para uno. Podemos seguir con la rutina y la forma en que el mundo prescribe, o podemos prestar atención a las Escrituras y atreverse a ser personas que realmente obedecen a Dios.

Lo mejor que podemos hacer como padres frente a nuestros hijos es seguir a Dios, incluso cuando no parece tener sentido. Es hora de ponernos el calzado de la fe y realizar un viaje increíble con Dios.

Un viejo adagio afirma: “El que no arriesga, no gana”. Si no hay riesgo, no hay visión, no hay legado”. Es mi oración que Dios levante de esta iglesia una generación que se arriesgue a salir y a descubrir que vale la pena escalar para llegar a la cima y ver la vista desde allí. Dios anhela encontrar hombres y mujeres a quienes confiarles una gran oportunidad.

Al leer las escrituras, veo páginas llenas de personas que no se conformaron. No dejaron que la cultura de la época los definiera. Se negaron a dejarse encasillar por la religión, aunque fuera aceptable para la mayoría. ¿Qué hizo que no se conformaran? La fe. No tuvieron temor de abandonar un país, de caminar sobre el agua, de confrontar a profetas falsos, de reprender a los reyes ni de orar por milagros. ¿Estás dispuesto hacer lo mismo? Hoy puede comenzar a cambiar la historia de tu vida, la de tu familia.

2. Los cristianos valientes siguen el poder de Dios contra lo imposible.

Abandonar su hogar en Ur fue un punto de ruptura en la vida de Abraham.

Estos puntos son momentos decisivos y cruciales, cuando se nos da la oportunidad de creer en Dios para lograr algo maravilloso.

La obediencia de Abraham lo transformo en uno de los hombres más valientes de la historia, ya que pocos han abierto un camino semejante al de él.

Dios llamo a Abraham y el obedeció. No pidió detalles, no busco beneficios ni negocio. Sencillamente, se levantó y se puso en marcha.

Déjame decirte algo, nuestras decisiones tienen consecuencias importantes para el futuro.

A lo largo de la vida, nos enfrentamos a preguntas como las siguientes:

¿A qué universidad iré?

¿Qué clase de carrera me dará un propósito en la vida?

¿Me casare? ¿Tendré hijos?

¿Obedeceré a Dios o me conformare con una vida de mediocridad?

Cuando Dios nos llamó al ministerio, fue un punto de quiebre en nuestras vidas. María y yo teníamos una vida cómoda, ambos trabajábamos, teníamos lo suficiente para vivir. Servíamos en la iglesia.

Pero el llamado de Dios fue claro, teníamos que tomar una decisión, dejar mi trabajo (11 años) para ir a prepararme en el Seminario.

Fue una decisión difícil, lo único que sabíamos era que teníamos que seguir a Dios. Nunca, ni siquiera durante un momento nos arrepentimos de esa decisión.

Ahora puedo mirar atrás y decir que toda relación significativa e influencia espiritual en mi vida vino gracias a esa decisión. Dios puso personas en nuestro camino que nos moldearon y nos marcaron.

No me dejaron conformarme con ser un típico pastor. Ampliaron mi visión, oraron por mí y me ayudaron.

¿Alguna vez consideraste una mudanza por la fe?

Hace falta valentía para que un hombre lleve a su familia a aventurarse en fe. ¿Eres esa clase de persona?

La fe bíblica es valiente. Cualquiera puede creer en Dios cuando tiene toda la información, pero la fe valiente obedece sin importar cuál sea la situación. Este es el caso de Abraham.

No conozco el nombre de los que se quedaron en la seguridad de Ur. Pero si Conozco el de Abraham. Un hombre dio origen a una nación, seria de bendición al mundo y a través de su linaje llegaría la redención en Cristo. ¡Gloria a Dios!

¿Qué podría hacer Dios contigo? Muchas personas pasan la vida en el valle de las buenas intenciones. Comienzan pero nunca terminan.

La valentía exige una decisión. Supone separarse del montón. Demanda dejar lo secundario, nuestra obsesión por los aparatos y todas las cosas modernas. Los valientes viajan ligeros de equipaje.

Tenemos que estar en el mundo pero no pertenecemos aquí. Los héroes de Hebreos 11 estaban en el polo opuesto de los supuestos héroes de hoy.

En una cultura de celebridades por la búsqueda de estrellato, precisamos hombres y mujeres que quieran servir a Dios. Es decir honrarlo, adorarlo, exaltarlo.

Aplicación:

Necesitamos una generación que no adore a los dioses de este mundo sino que sirva al único Dios verdadero. Necesitamos padres que adoren al Dios verdadero de todo su corazón y sean de bendición para su familia.

Los hijos necesitan padres que adoren, no sólo cuando Dios da resultados esperados, sino también al único Dios que tiene y da promesas. Podemos confiar en que sus promesas se cumplen y que son para nuestro bien.

¿Qué es lo que te está desviando para que tú obedezcas a Dios? No vemos ningún altar a Dios en Harán ni Egipto, lugares de desvió y demoras en el viaje de Abraham. ¿Acaso no nos sucede lo mismo? Cuando desviamos o demoramos nuestra obediencia, olvidamos a Dios y las promesas que hicimos, y comenzamos a mirar las circunstancias.

Para vivir una vida valiente, no tenemos que estar atados a nada. (Lucas 14:26-33) “Así, pues, cualquiera de vosotros que no renuncia a todo lo que posee, no puede ser mi discípulo” (v.33)

3. Los cristianos valientes siguen el plan de Dios para el futuro.

La respuesta promedio al llamado de Dios es: ¿Qué hay para mí? Todas las promesas de Dios a Abram fueron hechas en el futuro, en tiempo futuro no presente.



Y haré de ti una nación,

Y te bendeciré y engrandeceré tu nombre,

Y serás bendición. (Génesis 12:2)

Abram tenía una indicación bastante clara de que las promesas de Dios no eran para un futuro inmediato, sino que indicaba una promesa de larga duración. Se necesitan nueve meses mínimos para dar un hijo a Abram y, por lo menos muchos años antes de que el hijo trajera nietos a la familia. Abram, naturalmente, podía sentir que ser el "padre de naciones", iba a requerir un largo camino en el futuro y tal vez toda su vida.

El Néguev era un lugar difícil para vivir. A pesar de que era adecuado para el pastoreo, no era un buen lugar para la agricultura o el cultivo. El complaciente no hubiese sido feliz viviendo en dificultad y a la espera de las promesas de Dios por cumplirse. El complaciente es a menudo impaciente en momentos de estrés y busca la comodidad.

El seguidor valiente sabe que todo depende de la perspectiva grande y espera con interés lo que Dios hará en el futuro, aun cuando el presente está lleno de retos (Hebreos 11:8-10). Según el escritor de los hebreos, Abraham no recibió las promesas de su fe antes de que él probara la muerte (11:13). De hecho, murió en el ejercicio de su fe en que Dios cumpliría sus promesas.

En Génesis 17, leemos “Anda delante de mí y se perfecto”. El llamado de Dios a una vida valiente no es una carrera de cien metros; es una maratón. Caminar con Dios requiere sacrificio, compromiso y obediencia. Tenemos que recordar las palabras de Jesús cuando llamo a Sus seguidores a dejar todo atrás y seguirlo. (Lucas 9:57-62) “Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios” (v.62)

Aplicación

Vivir en el presente con el futuro en mente es difícil. Saber que las decisiones que uno tome como líder o padre de familia en gran medida influirán las generaciones venideras. Esto es sorprendente como mínimo y estresante al mismo tiempo.

Tener una perspectiva celestial sobre la vida es clave para proteger nuestro futuro y nuestra familia. Génesis 25 habla del legado de Abraham: “Y exhalo el espíritu, y murió Abraham en buena vejez, anciano y lleno de años, y fue unido a su Pueblo. (v.8). Cumplió su propósito y estaba preparado para morir. ¿Podrás dejar un legado así a tu descendencia? ¿A dónde te diriges?

Conclusión

La complacencia no es una opción. Ya no es una opción para nuestra iglesia que quiere ir hacia adelante. Dios nos está llamando a un paso de fe y hacer lo más difícil por el beneficio de nuestras familias y en la obediencia a Dios como creyentes.

Vivir en la fe nos puede costar amigos. Puede costar el status. Puede costar mucho. Pero lo que usted gana es el acceso a las promesas cumplidas de Dios y el punto de vista del cielo. Lo que nos cuesta vivir con valentía en última instancia, siempre vale la pena.

La mayoría de nosotros nunca será grandioso según los parámetros de este mundo, pero quizás nos recuerden como Abraham, un hombre que escucho la voz de Dios y lo siguió, una amigo de Dios. (Santiago 2:33)



¿Cómo te recordaran? ¿Te recordaran como un hombre o una mujer complaciente o valiente? Oremos.


d:\logos\logo acym.jpg



La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal