Las instituciones del catolicismo social en México. La prensa



Descargar 146.19 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión01.05.2018
Tamaño146.19 Kb.
  1   2   3   4
Las instituciones del catolicismo social en México.

La prensa.
Celia del Palacio Montiel1

Introducción.-


El presente artículo tendrá como objetivo hacer un recorrido a través de la prensa católica desde 1868 hasta 1926, a fin de analizar el desarrollo que ésta sigue a través de distintas etapas, hasta llegar a ser una de las expresiones institucionalizadas de la doctrina conocida como catolicismo social. Hemos decidido seguir una periodización relacionada directamente con acontecimientos concernientes a la prensa y no con fechas impuestas únicamente por los acontecimientos externos a ella.

Se abordarán diversos aspectos de la prensa en este periodo:

Tipos de periódicos: a) por su tipo de financiamiento, es decir, órganos oficiales, boletines de organizaciones, periódicos independientes, católicos. b)por los temas tratados. Aunque no seguiremos la división que existe hasta ahora de las publicaciones católicas, que las clasifica en: informativas, sociopolíticas, políticas, piadosas y eclesiásticas. (Ceballos, 1988b:165) Sino que se propone en el presente trabajo una nueva clasificación: Prensa católica tradicional y nueva prensa católica.

Se pondrá especial interés en el proceso de institucionalización de la prensa católica, procurando identificar cómo este proceso a través de los años da lugar a nuevos periódicos, modernización de los antiguos periódicos, ”conversión” de periódicos laicos, formación de compañías editoras católicas y aumento de la circulación de los periódicos

También se tratarán los contenidos de los periódicos y la evolución de los “grandes temas” de la prensa católica: la moral y las buenas costumbres, la educación, sobre todo la de los niños, ataques a periódicos anticatólicos, promoción de las lecturas católicas, ataques al porfirismo, al maderismo, al militarismo, al caciquismo, al positivismo y claro, al socialismo y la masonería. En el caso del huertismo, los periódicos se dividen según sus intereses en pro o en contra de dicho movimiento. Otro de los grandes intereses que se va a desarrollar en la prensa de la época es el tema sobre el trabajo y los obreros

Se hablará también de los personajes de la prensa católica, pioneros empresarios que hicieron posible la modernización de los periódicos.

Se hablará también del alcance, circulación, importancia de las publicaciones.

Algunos autores ponen como punto de partida 1867 (Ceballos, 1988) para periodizar la literatura católica en México. Dicha periodización quedaría como sigue: 1.-Restauración (1867-1917) 2.-Resistencia (1917-1935), 3.-.Adaptación (1935-1970) 4.-Reforma (1970 en adelante).

Nos ceñiremos en parte a esta periodización, aunque haremos otras divisiones y no iremos más allá de 1926 con los inicios de la guerra cristera.

No se trata aquí de hablar detenidamente de las publicaciones católicas de México durante el siglo XIX, tema que excede en todo punto las limitaciones de espacio de este trabajo, sino de aquellas en donde comienza a expresarse la doctrina del catolicismo social. Al final del trabajo incluimos un cuadro general de todas las publicaciones católicas que localizamos en diversos repositorios2, así como en la bibliografía especializada. No hablaremos detenidamente de cada uno de esos periódicos, sino que habremos de analizar el proceso de desarrollo de esa prensa e ilustraremos cada una de las etapas que se abordan con algunos ejemplos de publicaciones representativas.


El deseo de la iglesia por expresarse en la prensa se inicia desde 1827, con El Defensor de la Religión, publicado en Guadalajara para “Corregir los errores de los últimos siglos”, en un periodo de intenso forcejeo con las autoridades civiles a causa del Patronato, cuestión que había comenzado a discutirse desde 1824. La publicación de periódicos, panfletos y hojas sueltas de diverso carácter, fue el pan de cada día durante los turbulentos años de la primera república federal y la reforma. Otro periódico importante con ideología católica fue El Broquel de las costumbres, publicado en 1834 en Oaxaca, que se irguió para atacar las ideas radicales de El Zapoteco.

En 1861 se publicó hasta 1877 El pájaro verde, en la ciudad de México. Este Diario de religión, política, literatura, artes, ciencias, industria y comercio-, medicina, tribunales, agricultura, minería, teatros, modas y revista general de la prensa europea y del Nuevo Mundo, se publicó cada día excepto el lunes, su desaparición dio lugar a La bandera Nacional en 1878. Su editor fue Mariano Villanueva y Francesconi (Abramo, 1998), un personaje que en los años siguientes habremos de encontrar en la redacción y dirección de diversos órganos católicos de la ciudad de México.

El otro periódico importante que habremos de tomar como antecedente en Guadalajara, es la Religión y la Sociedad, cuya primera época es de 1865 y 1866. Este órgano semanal fue sostenido por la iglesia católica. Pretendía tener un amplio espectro temático: literatura, artes, ciencia y política. La segunda época comienza el 3 de mayo de 1873 y fungió como su director Agustín de la Rosa. Se reanudó la publicación entre 1886 y 1888, siendo ésta su tercera y última época. (Abramo, 1998). A este periódico, Iguíniz habría de calificarlo como: “Baluarte de las doctrinas católicas ya por sus artículos filosóficos y teológicos y ya por las aguerridas polémicas que sostuvo contra el liberalismo, el protestantismo y otros errores de la época”, sostuvo en efecto una polémica airada con Agustín Rivera. (Iguíniz, p.99).

Sin embargo estos periódicos sólo servirán de base para iniciar el estudio de la evolución de la prensa a finales del siglo XIX y primeras décadas del XX.


I.-Antecedentes 1868-1890:

Tomamos como eje el año de 1868, ya que fue entonces cuando surgió una asociación de carácter civil ya no relacionada con la política nacional, como respuesta de los vencidos –los conservadores- al triunfo del liberalismo: “La Sociedad Católica”. Su objetivo era conservar y recrear el espacio social del catolicismo. (Ceballos, 1988b: 155)

Esta asociación es relevante como inicio de este estudio, ya que de ella se desprendieron una multitud de periódicos por todo el país, en un periodo de 10 años. Las Sociedades católicas locales establecieron pequeños órganos de prensa entre 1868 y 1878 en lugares como la ciudad de México, Orizaba, San Luis Potosí, Zacatecas, Oaxaca, Chalchicomula Puebla y Xalapa. Algunos de estos periódicos llegaron a tener gran influencia y relativamente larga vida, por ejemplo La Sociedad Católica, de la ciudad de México, que se publicó entre 1868 y 1874, siendo sustituido por Miscelánea Católica ese último año. El Pueblo, de la ciudad de México, que circuló entre enero y mayo de 1870 fue otros de los órganos con cierta relevancia. Se trata de un periódico de religión, política, literatura, ciencias y artes. Se publicaba tres veces por semana, martes, jueves y sábados. Este órgano iba dirigido al pueblo trabajador (obreros y artesanos), entre quienes los redactores pretendían infundir la moralidad y el combate a la desobediencia hacia los gobernantes. Promovía asimismo la necesidad de mayor instrucción pública y la dignidad del trabajo. Sobre el último tema contenía interesantes crónicas. El editor responsable fue Miguel Zornoza. Colaboraron también Felipe Dávila y César Cantú. Con poemas, Feliciano Marín y otros colaboradores que firmaban con sus iniciales: J.S. y O. El primer número apareció el 4 de enero. Todo parece indicar que desapareció durante el siguiente mes de mayo. (Abramo, 1998)

También fue importante órgano de las Sociedades Católicas Veracruzanas La Época, de Orizaba, que tuvo muy larga vida (1870 a 1896), este periódico religioso, político, literario y de avisos estaba dirigido por José M. Naredo y figuraban como sus propietarios Villasana y Cía. Se imprimía en la Imprenta del Ferrocarril y tenía una periodicidad bisemanal, (Del palacio, 1999) así como El Lábaro, que circuló en Xalapa, de 1873 a 1878 como gaceta bisemanal católica, tuvo también considerable importancia. “Periódico religioso, político, literario de las sociedades católicas de Xalapa” el editor responsable fue Francisco García, el administrador Manuel M. Vázquez. Se imprimía en el taller El Álbum de Manuel M. Rebolledo con una periodicidad semanal, su precio era de un real. Sus contenidos son religiosos, alaba, por ejemplo, la supresión de colegios civiles, debido a la corrupción imperante en ellos. (Del palacio, 1999)



La publicación más importante de la Sociedad Católica del año de 1870, es sin embargo La Voz de México, que vio la luz desde el 17 de abril de ese año hasta 1909. Este periódico fue considerado “el decano de la prensa católica”. Diario político, religioso, científico y literario de la Sociedad Católica. El fundador de esta hoja político-religiosa fue Rafael Gómez. Colaboraron también Trinidad Sánchez Santos, José de Jesús Cuevas y Miguel Martínez. (Abramo, 1998) La Voz de México, junto con El Tiempo (1883-1912) y El País (1899-1914) serían los tres voceros más grandes de las corrientes conservadoras hasta fines del siglo XIX en la capital de la república, mientras que en las regiones, los grandes y más longevos representantes de este periodismo católico tradicional fueron La Época, en Orizaba (1870-1896), La Linterna de Diógenes, en Guadalajara (1877-1905), El Pueblo Católico, en León (1883-1914) y El estandarte de San Luis Potosí (1891-1914) .

Cuadro 1


Periódicos de las Sociedades Católicas.

Año

Nombre

Lugar

1868-1874

La Sociedad Católica

México

1869

Semanario Católico

México

1869

La Verdad Católica

Orizaba

1870

El Pueblo

México

1870-1871

La Fe

San Luis Potosí

1870-1896

La Época

Orizaba

1870-1873

La Antorcha Católica

Zacatecas

1870

La Sociedad Católica

Oaxaca

1870-1909

La Voz de México

México

1871

La Idea Católica

México

1872

El Católico

Zacatecas

1874

Argumentos sobre la Divina providencia

México

1874

Miscelánea Católica

México

1874

La Cruz

Oaxaca

1874-1878

El Lábaro

Xalapa

1875

El Mensajero Católico

México

1876

La Aurora

Chalchicomula Puebla

Hubo otros periódicos en esta época que no se decían órganos de la Sociedad Católica, pero que sí sostenían los principios de la religión. En Guadalajara, en el mismo año de 1868, apareció uno de los periódicos católicos más influyentes de su tiempo. Se trata de La Civilización, periódico de religión, política, literatura, artes, industria y comercio, variedades y anuncios. A pesar de lo que sugiera el subtítulo, el haz temático que realmente ocupaba su espacio no fue tan amplio. Era esencialmente un órgano religioso, católico. Su director fue Rafael Arroyo de Anda, eminente periodista y empresario. El cuerpo de redacción contaba con varios sacerdotes, Jesús Ortiz, Pedro Cabieya, Florencio Parga e Ignacio Rubio. Colaboraron además, Juan Gutiérrez Mallén, Jesús López Portillo, Hilarión Romero, Luis Gutiérrez Otero, Tomás Andrade, José López Portillo y Rojas, Esther Tapia de Castellanos, Agustín Fernández Villa, Francisco Escudero y Manuel Caballero. Se publicó desde el 2 de junio de 1868 hasta 1872.

En Guadalajara comenzó a circular El Filopolita, miscelánea bimensual dedicada a las clases menesterosas y especialmente a la clase indígena de la Jalisco. Fue un órgano de contenido religioso y moral. Sus redactores fueron Ignacio Aguirre, Longinos Banda y José Izunza.

Otro de los periódicos importantes de 1870 es La abeja, semanario político, literario y de variedades, comenzó a publicarse en Parras, Coahuila. Era una hoja política de fondo religioso, católico, que impugnaba la candidatura de Sebastián Lerdo de Tejada a la presidencia de la república. Apoyaba a nivel local , la candidatura de Isidro Treviño para gobernar Coahuila. Los redactores de este órgano fueron Manuel Fernández, Andrés S. Viesca, Enrique Viesca y Juan Viesca . Entre los demás colaboradores se encontraban Antonio Carrillo, Antonio Galván, José M. Cárdenas, Nazario Martínez y José Ramos. Este último colaboraba con poemas. Apareció también entre abril y agosto del año siguiente. (Abramo, 1998).

Otro de los periódicos más longevos, fue la ya mencionada La Linterna de Diógenes en Guadalajara desde 1877 hasta 1905. Sus editores fueron Bruno Romero y Atilano Zavala.

Todos ellos corresponden, sin embargo, a la primera etapa que denominaremos aquí “Prensa católica tradicional”, que se distingue por las siguientes características:

*Es enemiga del liberalismo, la fracmasonería y la escuela laica, como expresión de las leyes de Reforma triunfantes.

*Todos estos órganos de prensa pueden considerarse voceros de las corrientes conservadoras en contra de Juárez durante la República Restaurada e inicios del porfiriato, e incluso hasta finales del siglo XIX.

*Se distinguen por tratar temas como los ataques a la masonería3, a la escuela laica, al liberalismo, al espiritismo4 y a las corrientes protestantes5, así como al positivismo6 siendo uno de los objetos de sus ataques la literatura moderna. Critican la separación iglesia-estado, así como la expulsión de las órdenes religiosas y la persecución a las monjas.7 Por otro lado, se yerguen en una cruzada para defender los valores católicos de la población, especialmente de los niños, por lo cual aparecen diversos periódicos destinados a ellos8. Defienden los sacrosantos derechos de la iglesia y algunos atacan la Internacional y el socialismo europeo9.

Pocos periódicos en este periodo estaban explícitamente dedicados a las clases trabajadoras. En Morelia, en 1872 se publicó El artesano católico, gaceta religiosa dedicada a los trabajadores manuales. (Abramo, 1998). En San Luis Potosí se publicó El Hogar del Pobre, semanario dedicado al pueblo. Esta publicación religiosa se dice que difundía “los dogmas y la doctrina social católica” (Abramo, 1998). En Oaxaca se publicó en 1873 El Grano de Arena, periódico religioso y de variedades, dedicado exclusivamente al pueblo.10 Mientras que en Puebla, se publicó unos años más tarde, en 1878, El Hijo del Obrero, periódico de la Sociedad Guadalupana de Obreros, Artesanos y Agricultores de Puebla. Semanario cuyos directores fueron R.M. y J.J. Díaz.

Otro caso poco frecuente, es el de los periódicos que reúnen la sátira con la doctrina. Uno de los pocos órganos que atacan con la sátira y el humor es también de 1872 y de Morelia. El Sacristán, periódico católico, apostólico y romano, se ocupa de religión, política, de literatura y de variedades y aunque se ríe, habla en serio. Semanal, a veces irregular, fue dirigido por Cristóbal Fuente.

Consideramos que el año de 1876 marca un hito periodístico en cuanto a la necesidad de fundar un periódico oficial de la arquidiócesis en Guadalajara a instancias del obispo Pedro Loza. A partir de este momento se evidencia la necesidad de la Iglesia de dar a conocer sus puntos de vista y mantener comunicación con la gente. Ese mismo año apareció la Sociedad Iturbide en San Juan de los Lagos, que pretendía publicar un periódico, fundar escuelas y honrar a los escritores católicos. También ese año comenzó a funcionar la Sociedad Literaria Munguía, fundada por el periodista Joaquín Terrazas, que sentía la urgente necesidad de publicar órganos de prensa y apoyar a la iglesia a través de la palabra escrita.



  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal