Lay entró por la ventana sigilosamente



Descargar 13.35 Kb.
Fecha de conversión02.07.2017
Tamaño13.35 Kb.
Lay entró por la ventana sigilosamente.

Kris necesitaba toda la ayuda posible teniendo en cuenta lo que le había pasado a Tao y a pesar de que por lo general Lay nunca salía a hacer trabajos de campo, era tan bueno como el menor del grupo.

Lay subió las escaleras hasta la sala en donde estaban las cámaras de seguridad y los guardias. Las cámaras habían sido hackeadas, pero no podían correr el riesgo de que los guardias lo notaran y los sorprendieran, por lo que Lay deslizó una granada somnífera con una mezcla especial preparada por Luhan. Dos segundos más tarde los guardias roncaban dentro de la pequeña habitación.

Cuando le dieron la señal, Kris subió por la ventana y se deslizó dentro de la biblioteca que estaba en el mismo piso que la habitación de Nick. Cuando el rubio salió al pasillo, casi al instante una sombra se deslizó por la misma ventana y siguió a Kris.


Mientras tanto, Tao estaba parado sobre uno de los enormes muros que rodeaban la mansión Kittigatagool, haciendo guardia ante cualquier movimiento extraño. Y entonces lo sintió.

Sus excelentes reflejos lo salvaron de caer al vacío. Casi al instante largó una ofensiva baja, que su oponente esquivó con facilidad.

Ahora Tao tenía que mantener el equilibrio y luchar a la vez, todo agachado, por lo que luchaba en gran desventaja. Si su oponente tenía un leve sentido del honor lo dejaría ponerse de pie para una batalla limpia, pero estaba claro que el contrario ni por asomo tenía esas intenciones.

Tao logró detener por muy poco la fuerte patada que el otro le tiró a traición. Si estuviera en el suelo tal vez podría saltar hacia atrás, pero era más probable una caída si su sostén era un muro de ladrillo de apenas diez centímetros de ancho. Tampoco podía arriesgarse a saltar desde tres metros de alto, no con su última caída desde un segundo piso.

-Esta vez voy a terminar contigo.- susurró una voz amenazante y clara. De repente Tao tenía dos furiosos ojos rojos frente a él.

Tao gimió al sentir el golpe seco del gatillo y el fuego ardiendo en su estómago.

El moreno ya había muerto antes de tocar el suelo.
Luhan se escondió detrás de los arbustos cuando las inequívocas pisadas de alguien acercándose con sigilo. Luhan tenía muy buen oído.

Una figura alta se acercó por el pasillo, pegándose a la pared. Luhan también tenía muy buena vista. Entonces la figura desapareció y a Luhan comenzó a sentir pánico. El pánico de cuando sabes que vas a ser asesinado.

Luhan saltó hacia atrás, cayendo sin hacer ruido como los gatos. Un afilado cuchillo se clavó en donde momentos antes estaba su cabeza. Luhan sacó una navaja y la arrojó contra su oponente, que se tiró al suelo y le lanzó una patada. Luhan, que a pesar de que tenía buena vista y buen oído, no tenía buenos reflejos, cayó pesadamente contra el suelo.

El rubio logró esquivar la afilada y enorme cuchilla que se clavó en el suelo justo a donde segundos antes estaba su cabeza, y tiró una estocada a la vez que se hacía a un lado. No supo si dio en el blanco, solo quería escapar rápidamente de ahí porque por instinto sabía que llevaba la desventaja.

Sin embargo su oponente era increíblemente rápido y Luhan lloró en silencio cuando el afilado y pequeño cuchillo atravesó su garganta de lado a lado.

-Lo siento…- fue lo último que sus labios pronunciaron.


Kris entró en la habitación de Nick sigilosamente. No sabía por qué, pero sentía una horrible sensación en la boca del estómago.

Los reflejos de Kris actuaron por si solos cuando sintió la suave presencia a su espalda. Con todas sus fuerzas, el rubio hizo una llave y arrojó al contrario al suelo, sin siquiera considerar todos los problemas que eso podría acarrearle.

Menos de un segundo tardó Kris en darse cuenta esto, y corrió a esconderse entre las sombras.

-Un solo movimiento, y te juro que te degüello aquí y ahora.- Kris observó aquellos ojos rasgados e inteligentes que tan bien conocía mirar hacia atrás sin miedo, mientras que Nick, salido de quién sabe dónde, ponía una navaja en su cuello.

El castaño de a poco fue subiendo la máscara que cubría el rostro de Jinyoung, hasta dejarlo al descubierto. Nick no parecía muy sorprendido.

-¿Crees que no me puedo deshacer de ti fácilmente?- susurró el castaño en un tono amenazador.

Jinyoung simplemente sonrió y saltó hacia atrás por encima de Nick y poniéndose en posición de ataque. Nick simplemente sonrió de lado y tiró la primera patada.

Jinyoung detenía los ataques del castaño pero no lograba tirar una ofensiva. La silenciosa batalla duró apenas un minuto y Jinyoung ni siquiera tuvo oportunidad contra las asombrosas habilidades de Nick. El pelirrojo estaba ahora contra el suelo, y furioso Nick apretaba su cuello.

-¡Confié en ti! ¡Tú me gustabas! ¡¿Entiendes?! ¡Me gustabas! ¡Pero decidiste irte con él! ¡¿Es tu cómplice?! ¡Dime!- Jinyoung rasguñaba sin éxito las manos del castaño, abriendo y cerrando la boca intentando ingresar un poco más de oxígeno a su organismo.

Entonces Jinyoung escuchó el ya bastante conocido ruido seco de una pistola con silenciador y el cuerpo sin vida de Nick cayó hacia un costado.

-¿Estás bien?- susurró Kris.

-Claro que está bien.- dijo una voz grave a su espalda.

Todo se volvió negro para Kris.
-¿Y Sandeul? ¿Dónde está Sandeul?

-No lo he visto…

-Estaba conmigo, pero de repente se fue, creí que estaba contigo Baro.

-Yo tampoco lo he visto…

-¡¿Dónde está Sandeul?! ¡¿Dónde rayos está Sandeul?!- Baro sonaba afónico y nervioso.

-Estoy aquí, no te preocupes…- el castaño apareció por la estrecha calle, caminando lentamente y apoyándose contra las paredes.

-¡Deul!- Baro corrió hasta el castaño y le tomo el rostro, besándolo en los labios.

-Me debes diez wons…- susurró Gongchan al oído de CNU, haciendo al más alto reír.



-Sandeul… Estás pálido… -susurró Jinyoung.

-Estoy…- Y el castaño se desplomó en los brazos de Baro.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal