Lección 5: Las Profecías acerca de la Misión de Cristo



Descargar 149.75 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión23.01.2018
Tamaño149.75 Kb.
  1   2   3   4   5   6
Lección 5: Las Profecías acerca de la Misión de Cristo


Los profetas, que anunciaron la gracia reservada para ustedes, estudiaron cuidadosamente esta salvación. Querían descubrir a qué tiempo y a cuáles circunstancias se refería el Espíritu de Cristo, que estaba en ellos, cuando testificó de antemano acerca de los sufrimientos de Cristo y de la gloria que vendría después de estos. A ellos se les reveló que no se estaban sirviendo a sí mismos, sino que les servían a ustedes. Hablaban de las cosas que ahora les han anunciado los que les predicaron el evangelio por medio del Espíritu Santo enviado del cielo.
(1 Pedro 1:10-12a, NVI)

Jesucristo existió antes de su nacimiento


Jesucristo es Dios mismo. Como Dios, él no tiene principio ni fin. Él siempre ha existido. La Biblia dice que Jesús existía antes que Abraham (Juan 8:58). Jesucristo existía antes de la creación del mundo (Juan 1:1, Juan 17:5). Inclusive Jesucristo participó en la misma creación (Juan 1:3). Jesucristo no tiene comienzo (Hebreos 7:3).

En el principio era la Palabra[a], y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios. Ella era en el principio con Dios. Todas las cosas fueron hechas por medio de ella, y sin ella no fue hecho nada de lo que ha sido hecho… 14 Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros, y contemplamos su gloria, como la gloria del unigénito del Padre lleno de gracia y de verdad. (Juan 1:1-3 y 14, RVA

La “preexistencia de Cristo” quiere decir que Jesucristo existió y vivió antes de su nacimiento como un ser humano.


¿Por qué nació Jesucristo?


Aunque Jesucristo existió como Dios antes de la creación, también nació como un ser humano en un momento histórico en Belén.

Cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiera a los que estaban bajo la ley a fin de que recibiéramos la adopción de hijos. (Gálatas 4:4-5, RVA)

¿Por qué quiso Jesucristo nacer como uno de nosotros? ¿Cuál fue su propósito? La Biblia expresa la misión de Jesucristo desde diferentes perspectivas:

Juan 10:10 (para que tengan vida en abundancia)

Juan 3:16-17 (para que los creyentes tengan vida eterna)

Lucas 5:32 (para llamar a pecadores al arrepentimiento)

Lucas 19:10 (para buscar y a salvar lo que se había perdido)

Lucas 4:43 (para anunciar las buenas nuevas)

Juan 12:47 (para salvar al mundo)

Juan 18:37 (para dar testimonio a la verdad)

1 Timoteo 1:15 (para salvar a los pecadores)

Todas estas frases se pueden resumir sencillamente, de la siguiente manera:

Jesucristo nació con una misión: salvar a la humanidad.

La humanidad necesita ser salva. Sufrimos de muchos males en la vida: la pobreza, la enfermedad, la injusticia, la opresión, la angustia, la aflicción. Después de los sufrimientos, cada vida termina en la muerte. Además, nosotros mismos somos la causa de todos estos males. Ningún ser humano siempre hace el bien; todos fallamos mucho. Cada falla que cometemos causa más problemas particulares; y la maldad de toda la humanidad es la causa general de todos los males que existen hoy en día.

En Juan 8, Jesucristo dice que todo aquel que peca es esclavo al pecado. Todos somos esclavos al pecado y necesitamos la liberación. Todos somos culpables y necesitamos el perdón. Jesucristo vino para rescatarnos de esta situación.

La Misión de Jesucristo fue Planificada y Preparada


Jesucristo no decidió venir a nuestro mundo al azar. Al contrario, antes de la creación del mundo, la misión de Jesucristo fue cuidadosamente planificada. Dios sabía de antemano todo lo que sucedería y tomó los pasos para llevar a cabo la salvación.

[Cristo], a la verdad, fue destinado desde antes de la fundación del mundo, pero ha sido manifestado en los últimos tiempos por causa de ustedes. (1 Pedro 1:20, RVA)

A través de la historia, Dios preparó el camino para la venida de Jesucristo. Dios cuidó el linaje de la familia en la cual Cristo nacería. Dios envió a profetas y a sacerdotes y a todo el pueblo de Israel para anunciar sus promesas y preparar los corazones. Dios movió a reyes y a naciones para crear las condiciones propicias para la venida de Cristo. Y cuando todo estaba listo, en el momento propicio, Jesucristo nació para cumplir con su misión. (En el curso del Antiguo Testamento, estudiamos más acerca de cómo Dios preparó el camino para la misión de Cristo.)

Así que:

1) De antemano, Dios planificó la misión de salvarnos. (Efesios 1:4-7)

2) A través de la historia, Dios preparó las condiciones para la misión. (Daniel 2:20-22)

Si Dios mismo planificó y preparó el camino, ¿no debemos hacer lo mismo en la misión que él nos ha encomendado?


La Misión de Jesucristo fue Profetizada


Además, Dios proclamó sus planes por medio de la profecía. La “profecía” es cuando Dios comunica un mensaje directamente a una persona. Algunas profecías (no todas) predicen lo que sucederá en el futuro. En la Biblia hay muchísimas profecías acerca de la venida de Jesucristo, pues la misión de Jesucristo es el centro de todo el plan de Dios para la humanidad.

Nada hará el Señor Dios sin revelar su secreto a sus siervos los profetas.
(Amós 3:7, RVA)


Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta. (Mateo 1:22, NVI)

Esto ha venido a confirmarnos la palabra de los profetas, a la cual ustedes hacen bien en prestar atención, como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que despunte el día y salga el lucero de la mañana en sus corazones. Ante todo, tengan muy presente que ninguna profecía de la Escritura surge de la interpretación particular de nadie. Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana, sino que los profetas hablaron de parte de Dios, impulsados por el Espíritu Santo. (2 Pedro 1:19-21, NVI)

De antemano, Dios comunicó a la humanidad que el Salvador iba en camino. Aquí hay solamente algunas de las muchas profecías del Antiguo Testamento que hablan acerca de la venida de Jesucristo:



Algunas Profecías acerca del Linaje (Familia) de Jesucristo

Profecía (Cita)

Cumplimiento (Cita)

¿Qué Dice?

Génesis 3:15

Gálatas 4:4, Lucas 2:7, Apocalipsis 12:5

El Salvador sería la “simiente de una mujer”

Génesis 12:3, Génesis 18.18

Mateo 1:1, Lucas 3:34, Hechos 3:25

El Salvador sería descendiente de Abraham

Génesis 17:19

Mateo 1:2, Lucas 3:34

El Salvador sería descendiente de Isaac

Génesis 49:10

Mateo 1:2-3, Lucas 3:33

El Salvador sería descendiente de Judá

Isaías 9:7, Isaías 11:1-5,

2 Samuel 7:13



Mateo 1:1, 6, Mateo 22:43-44

El Salvador sería descendiente de David




Algunas Profecías acerca del Nacimiento de Jesucristo

Profecía (Cita)

Cumplimiento (Cita)

¿Qué Dice?

Isaías 7:14

Mateo 1:18, Lucas 1.26-35

El Salvador nacería de una virgen

Miqueas 5:2

Mateo 2:1, Lucas 2:4-7

El Salvador nacería en

Belén


Jeremías 31:15

Mateo 2:16-18

La matanza de los

niños


Oseas 11:1

Mateo 2:14-15

El Salvador tendría que huirse a Egipto



Algunas Profecías acerca de la Misión y Ministerio de Jesucristo

Profecía (Cita)

Cumplimiento (Cita)

¿Qué Dice?

Isaías 40:3-5

Mateo 3:3, Marcos 1:3,

Lucas 3:4-6, Juan 1:23



El ministerio de Juan el Bautista en el desierto

Malaquías 4:5-6

Mateo 11:14, Mateo 17:12, Marcos 9:12-13

Juan el Bautista servía como el profeta Elías

Isaías 9:1-2

Mateo 4:12-16

El Salvador predicaría en Galilea

Deuteronomio 18:15

Juan 6:14, Hechos 3:22-23, Juan 1:45, Hechos 7:37

El Salvador sería un gran profeta

Salmo 110:4

Hebreos 6:20, Hebreos 5:5-6, Hebreos 7:15-17

El Salvador serviría como sacerdote como Melquisedec

Isaías 61:1-2, Isaías 42:1-4

Lucas 4:18-21,

Mateo 12:17-21



El Salvador tendría compasión

Isaías 53:4

Mateo 8:17

El Salvador sanaría las enfermedades

Salmo 78:2

Mateo 13:35

El Salvador hablaría en parábolas

Isaías 53:1, Isaías 6:9-10

Juan 1:11, Mateo 21:42, Marcos 12:10-11,

Lucas 20:17, Hechos 4:11



El Salvador sería

rechazado





Algunas Profecías acerca de la Última Semana de Jesucristo

Profecía (Cita)

Cumplimiento (Cita)

¿Qué Dice?

Zacarías 9:9

Mateo 21:5, Juan 12:13-15

El Salvador entraría en Jerusalén sobre un burro

Salmo 41:9, Isaías 62:11

Mateo 14:10, Juan 13:18,

Juan 17:12



El Salvador sería traicionado

por un amigo



Salmo 2:1-2

Hechos 4:25-27

Habría una conspiración en contra del Salvador

Salmo 22:1-18, Isaías 53:3-9

Marcos 9:12, Lucas 18:32, Lucas 24:25, Lucas 24:46

El Salvador tendría que

Sufrir


Zacarías 13:7

Mateo 26:54-56,

Marcos 14.48-49



El Salvador sería

Arrestado



Zacarías 13:7

Mateo 26:31, Marcos 14:27

Los discípulos huirían

Salmo 22:18

Juan 19:24

Echarían suertes por la ropa del Salvador

Salmo 22:15

Juan 19:28

El Salvador sufriría

Sed


Salmo 34:20, Éxodo 12:46

Juan 19:33-36

Los huesos del Salvador no serían quebrantados

Isaías 53:9

Mateo 27:57-60

El Salvador sería sepultado con los ricos




Algunas Profecías acerca de la Resurrección de Jesucristo

Profecía (Cita)

Cumplimiento (Cita)

¿Qué Dice?

Salmo 16:8-11,

2 Samuel 22:6-7,

Salmo 18:4-6, Salmo 116:3


Hechos 2:25-28, Mateo 28:9, Lucas 24.36-48

El Salvador resucitaría

2 Samuel 7:12-13, Salmo 132:11

Hechos 2:30-31, Lucas 18.33, Lucas 24:46

El Salvador resucitaría

Salmo 68:18, Salmo 110:1, Salmo 2:7

Lucas 24:50-51, Hechos 1:9, Hechos 2:34-35, Efesios 4:8

El Salvador ascendería al

cielo


Salmo 110:1, Salmo 2:8-9

Mateo 22:43-44, Marcos 12.36, Lucas 20.42-43, Hechos 2:34-35, Hebreos 1:13, Apocalipsis 2:27

El Salvador sería exaltado
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal