Liberacion social hacia el socialismo y ahora cumplamos el deber de luchar para conquistarlo



Descargar 401.97 Kb.
Página1/7
Fecha de conversión14.04.2018
Tamaño401.97 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7
A H O R A

HEMOS RESCATADO EL DERECHO DE SOÑAR CON UN MUNDO MEJOR:

LIBERACION SOCIAL HACIA EL SOCIALISMO

Y AHORA CUMPLAMOS EL DEBER DE LUCHAR PARA CONQUISTARLO

Marzo 2011



CONTINUA LA OFENSIVA IMPERIAL

Libia hasta ahora

libia1

Tomado de Manlio Dinucci

Il Manifesto/Global Research

Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens

Gracias a sus ricas reservas de petróleo y gas natural, Libia tiene una balanza comercial positiva de 27.000 millones de dólares al año y un ingreso per cápita medianamente elevado de 12.000 dólares, seis veces mayor que el de Egipto. A pesar de fuertes diferencias en los ingresos bajos y altos, el nivel de vida promedio de la población de Libia (sólo 6,5 millones de habitantes en comparación con los casi 85 millones de Egipto) es por lo tanto mayor que el de Egipto y otros países norteafricanos. Lo muestra el hecho de que casi un millón y medio de inmigrantes, sobre todo del norte de África, trabajan en Libia. Cerca de un 85% de las exportaciones libias de energía van a Europa: Italia tiene el primer lugar con un 37%, seguida por Alemania, Francia y China. Italia también ocupa el primer lugar en importaciones de Libia, seguida por China, Turquía y Alemania. (Manlio Dinucci, fuente citada)

Libia está conectada a la economía global, dominada por las multinacionales: “ENI, que realiza cerca de un 15% de sus ventas desde Libia, sino otras multinacionales europeas, en particular: BP, Royal Dutch Shell, Total, BASF, Statoil, Repsol” (Idem). Lo primero que hicieron fue parar la producción, con dos efectos, uno contra Libia y dos para crear el caos a nivel internacional, disparando el precio del petróleo –para que la gente concluya que el culpable de esa alza es Libia o más bien dicho Gadafi. Los activos de Libia han sido congelados por los Estados Unidos y sus socios. Estar conectado a la economía global tiene obviamente consecuencias: económicas, políticas y político diplomáticas.

Editorial

La salvaje agresión a Libia

Planeada y ejecutada por la OTAN, apoyada por los cómplices, facilitada por los indecisos, bendecida por la ONU, apoyada por los lacayos y y aceptada por el silencio y el miedo

Las misiones diplomáticas, La CIA y muchas Fundaciones y Organizaciones no Gubernamentales tienen la misión no sólo de adormecer a los pueblos con respecto a los problemas fundamentales y a su solución, sino que también trabajan en incitar o acrecentar el descontento y la organización de grupos locales contra el gobierno, régimen, estado y sistema. El alcance o nivel depende de cada situación particular. En Túnez, por ejemplo, el objetivo era la remoción del gobierno y del régimen porque la restauración necesita garantizar el afianzamiento de los intereses económicos, políticos y militares de los Estados Unidos . En consecuencia, delegados estadounidenses han estado influenciando el proceso de transición. En Egipto, el cambio de gobierno es suficiente para confirmar los intereses económicos, políticos y militares en ese país. Por eso la demanda de que se mantuviera el acuerdo de paz con Israel. El gobierno militar ha garantizado ese acuerdo, ha disuelto el parlamento, anuncia cambios en la constitución y elecciones en seis meses.

La prensa corporativa y los mensajeros del internet contribuyen a los objetivos del imperialismo estadounidense. Omitieron los antecedentes históricos y políticos de los países y de sus gobiernos; y procedieron a “cubrir” las más fantásticas historias de las “espontáneas” marchas convocadas por internet, la represión, los funerales, más represión, y la caída de los dictadores. Por propia iniciativa o por sugerencias de la CIA, la “sensible” prensa corporativa y los “generosos” mensajeros del internet dieron vuelo a su “fresca” imaginación y se inventaron los conceptos de “Revolución Arabe” y “Revolución de los Jazmines” (tal como hicieron con el colapso del socialismo en los países del este europeo y en el centro de Asia). Así, “cubrieron” las protestas en Yemen, Baharein con el mismo patrón desinformativo: marchas, masacres, muertos, heridos, funerales, más represión. Solo que en esto dos países no cayeron los gobiernos cuestionados.

Mencionaron protestas en Jordania, donde, solícito el rey anunció reformas. Las ansias desinformativas sin reparo incluyeron que, de seguro Libano, iría a otra guerra civil por la nuevas posiciones ganadas por Hezbollah en las últimas elecciones. Y, por supuesto, predijeron que en Siria había levantamientos. Siguieron con la desinformación masiva sobre las “protestas” y la “represión” en Irán. Luego, obsesionados mencionaron más de lo mismo en Argelia y Marruecos: convocatoria por internet, “protestas”, “represión”, “muertos y heridos”, “funerales”, “más represión”…

El 21 de marzo la “coalición” -Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia- comenzó su agresión contra Libia, con la complicidad directa de Canadá, España, Italia, Suecia, Dinamarca, Noruega, Bélgica, Holanda, Grecia. También Bulgaria y Rumania. Además, con la traición de muchos gobernantes árabes indignos como los de Catar, Emiratos Arabes Unidos, hasta hoy. Las Naciones Unidas se confirmaron como útil instrumento para las guerras del imperialismo y sus socios, y como inútil recurso para la paz. China y Rusia favorecieron la agresión al abstenerse de ejercer el veto. En cambio Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua y Ecuador alzaron su voz. En tanto, en El Salvador, el FMLN saludó y agradeció el favor de la visita de Obama- quien desde Brasil ordenó la agresión. Con mucho retraso el FMLN denunció que “varios países” atacan Libia, sin mencionar por su nombre a los protagonistas: Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos.



Crónica de otra agresión anunciada

El 26 de febrero el presidente Muammar Gaddafi dijo que armaría a sus seguidores para derrotar la rebelión popular que controla la región petrolífera del este. A 12 días de la rebelión, el presidente estadounidense, Barack Obama firmo un decreto que congela los haberes y bloquea los bienes en Estados Unidos del coronel Gaddafi y de sus cuatro hijos.

El 2 de marzo las fuerzas leales al coronel Muammar Gaddafi lanzaron una contraofensiva aérea y terrestre en el este de Libia, controlada desde hace días por la oposición. Al mismo tiempo dos buques de guerra estadounidenses: el porta helicópteros “USS Keasarge” y el portaaviones “USS Entreprise” cruzaban el canal de Zues hacia el Mediterráneo para estacionarse frente a las costas de Libia. Estados Unidos y sus aliados europeos se hallan divididos sobre la conveniencia o no de una intervención militar de la OTAN en Libia.

El 3 de marzo el presidente Barack Obama, en conferencia de prensa en la Casa Blanca, dijo que su gobierno no descarta la intervención militar en Libia. Agregó que siguen enviando un mensaje claro; la violencia debe parar. Muamar Gadafi ha perdido la legitimidad para liderar y debe irse. Obama también se refirió a la posibilidad de imponer una zona de exclusión aérea sobre Libia.

El 4 de marzo los ministros de Relaciones Exteriores de la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) se reunieron en Caracas para analizar la situación en Libia y la propuesta de mediación al conflicto sugerida por el presidente Hugo Chávez. Por su lado Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela han coincidido en el rechazo a cualquier escenario de intervención militar extranjera en Libia. Lo mismo ha hecho la Liga Árabe. Cuba, Venezuela y Nicaragua consideran que la postura agresiva de Estados Unidos hacia Libia está motivada por su interés en los recursos energéticos y la ubicación geoestratégica de ese país.

El 7 de marzo se conoció que la administración estadounidense se está viendo presionada para facilitar armas a los rebeldes que luchan en Libia contra el régimen de Muamar Gadafi, en medio de acusaciones que aseguran que Washington ha perdido la oportunidad de derrocar al líder libio. De acuerdo con el rotativo The New York Times, dentro de las opciones podrían estar la intercepción de las señales en el espacio aéreo de Libia para distorsionar las comunicaciones del gobierno libio con unidades militares; lanzar armas con otros suministros desde el aire o la incursión de pequeños equipos para asistir a los rebeldes.

El 9 de marzo el líder Maummar Gaddafi acusó a los occidentales de impulsar un “complot colonialista” para hacerse con el control del petróleo de su país, tras haber intensificado la contraofensiva contra las fuerzas rebeldes. Gaddafi replicó así las iniciativas impulsadas por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña para poner fin a la “violenta represión de la rebelión”, empezando por la posible imposición de una zona de exclusión aérea sobre Libia para” impedir el bombardeo a la población”.

El 10 de marzo las tropas de Muammar Al Gaddafi reconquistaron Zauiya en el oeste y siguieron bombardeando el puerto petrolero de Ras Lanuf en el este; pero los “rebeldes” se anotaron un punto al obtener el reconocimiento diplomático de Francia antes de cruciales reuniones internacionales sobre la guerra civil en Libia. Francia reconoció al Consejo Nacional de Transición (CNT), instalado en Bengasi (1,000 Km. al este de Trípoli), como el único representante legítimo del pueblo libio. Por su lado Saif al-Islam, hijo de Muammar Gaddafi, dijo que Libia no se rendirá aunque las potencias occidentales intervengan en el conflicto.

El 11 de marzo el presidente Barack Obama solicitó un aumento de los fondos para las operaciones de su gobierno contra Cuba durante el año fiscal 2012. La cantidad se eleva a 62,24 millones de dólares, sumando las partidas de la SINA, su oficina rectora en Washington, la USAID y Radio/TV Martí.

El 11 de marzo en la Cumbre Europea, los líderes intentaron conciliar sus divergencias sobre la estrategia a seguir en Libia, bajo la presión de Francia y Gran Bretaña que se mostraron listos para intervenir militarmente bajo condiciones y pidieron reconocer a la oposición. “Estamos preparados, si ese es el deseo de la ONU y así lo aceptan la Liga Árabe y la oposición libia, para llevar a cabo acciones selectivas siempre y cuando Gadafi recurra a armas químicas o a la aviación contra ciudadanos pacíficos”, afirmo el presidente francés Nicolás Sarkozy a su llegada a Bruselas.

El 16 de marzo el dirigente libio Muammar Gaddafi afirmó su determinación de aplastar a los enemigos y su ejército anunció la llegada inminente a Bengasi, ciudad símbolo de la “rebelión”. El 15 de marzo las fuerzas gubernamentales atacaron con aviación y artillería pesada Ajdabiya, encrucijada estratégica de comunicación y última posición mantenida por los rebeldes antes de Bengasi, 160 Kms. más al sur.

El 17 de marzo el Consejo de seguridad de la ONU autorizó a tomar todas las medidas necesarias para proteger a los civiles y las zonas habitadas por civiles bajo la amenaza de ataques de las fuerzas leales a Gaddafi y aprobó el establecimiento de una zona de exclusión aérea sobre Libia. La resolución excluye una fuerza extranjera de ocupación bajo cualquier forma y en cualquier parte del territorio libio, pero no descarta ataques aéreos. Por su lado, el viceministro libio de Relaciones Exteriores, Jaled Kaim, denunció un complot de la comunidad internacional y una voluntad de países como Francia, Reino Unido y Estados Unidos de dividir a su país; la resolución, sostuvo, equivale a un llamamiento para que los libios se maten entre ellos.

El 18 de marzo el presidente Barack Obama advirtió a Muammar Al Gaddafi que los términos de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Libia no son negociables y que si decide no cumplir y no respetar dicha resolución, deberá enfrentar una acción militar. “Tenemos socios británicos, franceses y de la Liga Árabe. Estamos coordinando de manera muy cercana con ellos. Mientras más naciones carguen con la responsabilidad, mejor podremos llevar a la práctica el derecho internacional”, indicó el jefe de Estado, al estilo de sus predecesores.

El 19 de marzo Muammar Al Gaddafi envió cartas a los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama; de Francia, Nicolás Sarkozy; y al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la que advierte que se arrepentirán si intervienen en los asuntos internos de Libia. En rueda de prensa, el vocero del gobierno libio, Ibrahim Musa, leyó el texto de la carta en la que Gaddafi considera que la intención de aplicar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que se establece una zona de exclusión aérea sobre Libia, es una violación contra su país.

El 21 de marzo “La coalición”: Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña iniciaron sus criminales ataques con misiles contra el complejo residencial de Muammar Al Gaddafi. Los agresores llaman “Odisea al Amanecer” a su criminal campaña. Hay una cifra indeterminada de muertos y heridos, además de la destrucción de edificios.

¿Cuáles son los objetivos de esta campaña masiva de desinformación sobre el Norte de Africa y el Medio Oriente?

El objetivo general es: Contribuir a generar condiciones favorables a los intereses de los Estados Unidos en esa zona.

Los objetivos específicos son

Contribuir a generar condiciones políticas locales:

1 Convocar, agitar y organizar grupos de “oposición democrática”, previamente trabajados o no por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, La CIA, o las Fundaciones Y ONGs encomendadas

2 Dividir la sociedad del país en la mira por cuestiones étnicas o religiosas

Contribuir a generar condiciones político-diplomáticas

1 Apoyar los planes y la agenda de la administración estadounidense que pronto inicia su ofensiva político-diplomática

2 Estimular a los socios y aliados a unirse a dicha ofensiva

3 Presionar a los gobiernos progresistas y honestos para que se sumen

4 Confundir a los gobiernos que se resistan o mediatizar su respuesta con la cautela y/o el silencio

5 Incidir en los organismos mundiales cuya ineficacia y complicidad son ya evidentes

6 Confundir la opinión pública mundial



Contribuir a generar condiciones ideológicas

1 Demonizar al líder libio: “déspota”, “genocida” “xcéntrico” y “loco”, y “con millones de dólares de “el y su familia

2 Inducir –abierta o subliminalmente- mediante las mentirosas palabras e imágenes al caos, terror, miedo a la represión, al “sálvese quien pueda” con dos propósitos: 1 desmoralizar la resistencia interna 2 condena internacional al gobierno en la mira.

3 Inducir la idea, anivel local e internacional, de que es necesario actuar para salvar a la gente de la represión (pretexto “humanitario”

4 Meter en la opinión pública internacional la idea de que la invasión es un hecho “inevitable” y “necesario”

Con la invasión a Libia y ocupación, el imperialismo persigue, entre otros, los siguientes objetivos estratégicos

1 Buscar salidas a la crisis económica profunda de los Estados Unidos. La de ese país es una economía enferma y de muerte cuyo centro es el Complejo Militar Industrial. Es enferma porque, para levantarse esa economía necesita producir armas, crear así empleos directos e indirectos en esa rama. Y es economía de muerte porque desestabiliza, crea conflictos en el mundo, vende armas a los contendientes, invade invirtiendo alta tecnología militar y de comunicaciones, y por último, ocupar Libia para saquear las riquezas del país:

… derribar todo el marco de las relaciones económicas con Libia y abrir el camino a las multinacionales basadas en EE.UU., que hasta ahora están casi totalmente excluidas de la explotación de reservas de energía en Libia. Por lo tanto, EE.UU. podría controlar el grifo de las fuentes de energía de las que depende en gran parte Europa y que también provee a China. (Manlio Dinucci, fuente citada)

2 Confirmar en unos países e iniciar en otros el hegemonismo y dominio

3 Provocar la confrontación con la República Popular China: aproximadamente 30% de comercio chino-libio en 2010. En Africa, China tiene casi “ 5 millones de gerentes, técnicos y trabajadores, construye industrias e infraestructuras a cambio de petróleo y otras materias primas”. (Manlio Dinucci, fuente citada)

4 Lanzar el mensaje a sus socios europeos, por un lado, y a Rusia por el otro.

5 Incrementar sus amenazas a Irán.

La estrategia

Trabajar para crear condiciones favorables de someter a su esfera de influencia y a sus intereses económicos, políticos e ideológicos en países, zonas y regiones.



La táctica

1 Trabajar permanentemente en varios frentes:


A el Pentágono para penetrar y disponer de las fuerzas militares locales,

B el Departamento de Estado para las campañas y ofensivas político-diplomáticas, y comprar voluntades de diplomáticos

C la CIA para el trabajo de inteligencia y contrainteligencia, penetrando los gobiernos, los diplomáticos, las organizaciones sociales, etc.

D El FBI para controlar y penetrar las fuerzas de seguridad, en el contexto de la campaña contra el narcotráfico.

E La prensa corporativa y los mensajeros de internet para lanzar desinformación y penetrar los pueblos

2 Lanzar campañas permanentes por zonas y regiones, desestabilizando, aprovechando descontentos y contradicciones. Unas como prueba y error, otras como distractores.



Método y formas

Combinar la lucha política, diplomática, ideológica y militar

Coordinar los recursos institucionales: Pentágono, Departamento de Estado, por un lado y los de la CIA y el FBI por el otro.

Intensificar y mejorar el trabajo con “opositores democráticos”

Estimular la prensa corporativa y a los mensajeros del internet

Prognosis

De la estrategia, las tácticas y los métodos y formas que el imperialismo está implementando se puede prever que:

1 La confrontación que Estados Unidos está provocando con China tiene como antecedentes la venta de armas a Taiwan, las provocaciones con el Dalai Lama y Tibet, y las pretensiones provocadoras de Google. Ahora, lo de Libia podría ser el principio para afectar los intereses de China en Africa. La cautela, mesura y madurez del gobierno chino han prevalecido hasta ahora para no aceptar las provocaciones.

2 Continuarán las provocaciones internas e internacionales

3 La República Popular de Corea seguirá siendo provocada militarmente y tratarán de socavar sus condiciones internas.

4 Irán continuará en la mira de los agresores. Hasta ahora han fracasado en sus intentos. Tienen el pretexto de la energía nuclear, la ofensiva diplomática no se ha desmontado, la prensa venal y los mensajeros serviles están a la orden. Van a intensificar las “protestas” y van a inflar la “represión”. LA CIA y el Departamento de Estado van a tratar de corroer la lealtad de funcionarios y diplomáticos. Las presiones a los socios económicos de Irán van a intensificarse.

Las protestas en otros países árabes van a continuar siendo estimuladas como distractores en unos casos, y como prueba y error en otros (Argelia)

Se levanta una campaña masiva de desinformación para demonizar al gobierno y al régimen que están en la mira. Aislar a ese gobierno, y asestar el golpe usando algunas novedosos recursos; internet = grupos de "opositores" democráticos".

Por supuesto, algunos de los gobiernos y regímenes en la mira son ni han sido unos santos. Sin embargo, no cae uno en la trampa de apoyar "el cambio de régimen" o la liberación con invasores. Hay que anteponer los valores y principios. ¿Por qué se atribuyen los países ricos el derecho de conspirar e intervenir en los asuntos internos de otros países?

Otro factor es la ausencia en todos esos lugares de los fundamentos clásicos de las luchas de los pueblos: partido y organizaciones populares que promuevan y conduzcan verdaderos esfuerzos de liberación nacional, social y popular.

De esta coyuntura, en toda esa zona, el imperialismo, el capitalismo y el neoliberalismo saldrán fortalecidos. Y además, probablemente habrá un desplazamiento de dominio y hegemonía: los EEUU desplazarán a países de la rancia Europa de protagonismo en la explotación e influencias en los países de esa región.

Favorece a los Estados Unidos el tradicional papel de subordinados que Francia y Reino Unido han jugado en las agresiones del golfo, Yugoslavia, Afganistán e Irak. Sin embargo es probable que Francia y Reino Unido algo husmean de la agenda de la administración estadounidense; de allí sus afanes de protagonismo en la actual agresión a Libia.



Los árabes no quieren un nuevo Iraq

Tomado DE Granma Domingo 20 de marzo 2011

El sepulcral silencio de la gran mayoría de los 22 Estados de la Liga Árabe solo fue roto este viernes por el secretario general de la organización que les agrupa, Amr Musa, quien expuso con claridad el temor que embarga a sus miembros: "El objetivo primordial es proteger a los civiles, y no invadir (…) un país". "No queremos que ninguna parte vaya demasiado lejos", subrayó.



El alto al fuego decretado por el gobierno libio fue anunciado ESTE VIERNES por el ministro de Exteriores, Musa Kusa, en una conferencia de prensa en uno de los hoteles de Trípoli donde se alojan los periodistas. fOTO TOMADA DE CUBADEBATE.http://granma.co.cu/2011/03/20/interna/musa-kusa.jpg

Coinciden todos los países árabes e incluso el Consejo Nacional libio que reagrupa a los sublevados contra Muamar el Gadafi: ningún soldado occidental debe pisar suelo libio. La sombra de las guerras de Iraq y Afganistán -el alto número de muertos en ambos conflictos- incita a las capitales árabes a ser cautas.

La Liga Árabe decidió apoyar la zona de exclusión aérea sobre Libia en línea con la Conferencia de la Organización Islámica.La Liga recurrió a un malabarismo verbal: respaldó vetar los vuelos de los aviones libios, pero rechazó al mismo tiempo una intervención extranjera. El problema es que la zona de exclusión lo es.

Solo Turquía -país musulmán, aunque no árabe, y miembro de la OTAN- alzó la voz enérgicamente para exigir un alto el fuego inmediato. La mayoría de las naciones islámicas ha optado, sin embargo, por un perfil bajo, por mucho que varios de sus gobernantes detesten a Gadafi.

Cuando sus Gobiernos hablan, como lo hizo ayer Túnez, es para dejar claro que no participarán en la aventura militar. Solo Catar y Emiratos Árabes Unidos -los que con más vigor impulsaron la aprobación de la zona de exclusión el sábado pasado- se declaran dispuestos a participar, pero sin dar detalles.

Desde un punto de vista militar no es relevante la ausencia de los Ejércitos árabes en la operación ya en marcha. Poco podrían aportar a la potente maquinaria bélica occidental que capitanean Francia y el Reino Unido.

Lo de verdad importante es el aval que brinda la resolución de la Liga Árabe. Evita así que la zona de exclusión aérea sea vista como una injerencia occidental en una región cuyas poblaciones aborrecen las intrusiones foráneas.

Muchos Gobiernos árabes andan además demasiado enfrascados en sofocar sus revueltas internas como para poder unirse a las operaciones de los próximos días. (Tomado de Cubadebate)



Gadafi advierte a Occidente: se arrepentirán si intervienen en Libia

El líder libio, Muammar Al Gaddafi, envió misivas este sábado a los presidenteS de Estados Unidos, Barack Obama; de Francia, Nicolás Sarkozy; y el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-Moon, en la que advierte que "se arrepentirán si intervienen en los asuntos internos de Libia".foto: tomado de cubadebate

En rueda de prensa, el vocero del Gobierno libio, Ibrahim Musa, leyó el texto de las cartas en las que Gaddafi consideró que la intención de aplicar la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, en la que se establece una zona de exclusión aérea sobre Libia, es una violación contra su país.

"Esta interferencia en los asuntos internos es una agresión flagrante", reza el texto de la carta que el líder libio envió a Obama, leído por Musa.

"Si intervienen en nuestro país, lo lamentarán", señala la segunda misiva, entre cuyos destinatarios, además de Sarkozy y Ban, fue incluido el primer ministro británico, David Cameron.

"Todo el pueblo libio está conmigo y están dispuestos a morir por mí, los hombres, las mujeres y los niños", añadió el líder libio en el documento escrito al presidente estadounidense.

El enviado especial de teleSUR a Libia, Jordán Rodríguez, reportó luego de la rueda de prensa ofrecida por Musa que la cartas de Gadaffi a Obama, Sarkozy, Ban y Cameron, son en rechazo a una intervención extranjera en el país del norte de África.

Asimismo, Rodríguez indicó que, luego de la conferencia de prensa con el vocero del Gobierno libio, un grupo de mujeres tomó hotel donde se hospeda prensa internacional en Trípoli, para exigir a los medios de comunicación foráneos que informen los hechos tal y como ocurren en Libia.

El reportero acotó que ciudadanos libios consideran que "las cámaras de televisión son muy responsables" de la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU contra la nación árabe.

Rodríguez además informó que se ha dado una situación confusa este sábado en Libia, ya que "medios presentan imágenes de supuestos bombardeos sobre Benghazi, mientras un miembro del Ejército libio nos afirmaba que respetarán resolución ONU, que o se realizarán ataques en Benghazi.

Por otro lado, el periodista también resaltó que, según el portavoz de los rebeldes, las tropas de Gaddafi estuvieron bombardeando el oeste de la ciudad de Zentan.

El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el pasado jueves con 10 votos a favor, 0 en contra y 5 abstenciones -entre ellas las de Rusia y China- la resolución donde se autoriza la adopción de "todas las medidas necesarias" para proteger a la "población civil libia", entre ellas, una zona de exclusión aérea en el país magrebí.

El documento establece que los Estados miembros de la ONU pueden adoptar "todas las medidas necesarias" -lo que incluiría ataques aéreos- para "proteger a los civiles y las áreas pobladas por civiles bajo ataque en Libia, incluida Benghazi", el bastión de los rebeldes opuestos al régimen del líder libio Muammar Al Gaddafi.

Al mismo tiempo, excluye la presencia de "cualquier fuerza de ocupación extranjera de cualquier tipo, en cualquier parte del territorio libio".

La resolución, que fue promovida por Francia, Reino Unido y el Líbano, también establece "una prohibición de todos los vuelos en el espacio aéreo de Libia para proteger a la población civil". (Tomado de Cubadebate)

  1   2   3   4   5   6   7


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal