Liderazgo y crisis economica. ¿Los lideres se comportan como tales?



Descargar 260.95 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión01.05.2018
Tamaño260.95 Kb.
  1   2   3   4   5
LIDERAZGO Y CRISIS ECONOMICA. ¿LOS LIDERES SE COMPORTAN COMO TALES?

Patricia Cortés Rivera. Jorge Fernández L.

Patriciacortes.consultor @gmail.com Jfernandez@userena.cl

Profesores U. De La Serena.
Resumen
El trabajo expuesto aquí corresponde a un análisis de la capacidad de liderazgo de las autoridades económico-políticas de EE.UU., principalmente la figura del Presidente George Bush en la falta de toma de decisiones a tiempo (Hipotecas Subprime) con las medidas y instrumentos de política económico adecuados, para evitar que se convirtieran en una crisis financiera general y en una recesion economica mundial.
Al analizar la capacidad de estas autoridades para hacer un correcto diagnostico de la crisis de la Subprime y para ejercer un Liderazgo que se tradujera en medidas económicas oportunas y de la magnitud requerida. La conclusión es que no se realizó un correcto diagnostico por que primo una posición ideológica (ideología neoliberal) y por que el presidente y sus colaboradores no tuvieron la visión del líder en el desarrollo de habilidades directivas principalmente en la visión de Conjunto, comunicación y proactividad en un liderazgo asertivo.
Liderazgo es la influencia interpersonal ejercida en una situación, dirigida a través del proceso de comunicación humana a la consecución de uno o diversos objetivos específicos". Liderazgo transformador. Bernard Bass.

LIDERAZGO Y CRISIS ECONOMICA. ¿ LOS LIDERES SE COMPORTAN COMO TALES?
Patricia Cortés R.

Jorge Fernández L.


¡Que agradable sería un mundo en el que no se permitiera a nadie operar en bolsa a menos que hubiese pasado un examen de economía y poesía griega, y en el que los políticos estuviesen obligados a tener un sólido conocimiento de la historia y de la novela moderna!

“ Bertrand Russell”


INTRODUCCION.
Las primeras manifestaciones de la llamada crisis de las subprime fueron en agosto del 2007. Se inicia como una crisis sectorial, localizada en un segmento del mercado de vivienda de baja calidad en la banca hipotecaria de los Estados Unidos. Se ha transformado, en poco menos de un año, en una crisis financiera general con una interrupción total del crédito, pánico bursátil mundial con el mundo lanzado a la mayor recesión económica desde la Gran Depresión. Al momento surge la pregunta ¿Cómo las autoridades económicas de los Estados Unidos y de las otras economías desarrolladas han permitido qué una crisis parcial, derrape lentamente a una hecatombe general? La respuesta a esta pregunta tiene varias aristas. ¿Aplicación por años de una política monetaria demasiado expansiva cuyas consecuencias no se anticiparon? ¿Error de diagnóstico? ¿Falta de comprensión de los sofisticados productos financieros que se crearon en los últimos años? ¿Carencia de organismos reguladores con suficientes atribuciones de supervisión? ¿Falta de liderazgo, no aplicación de medidas oportunas, adecuadas y de la magnitud necesaria para enfrentar la coyuntura, considerando la magnitud del problema? ¿Insuficiente coordinación entre los gobiernos de las naciones ricas para enfrentar una crisis global?
Este trabajo centrará su atención sobre las dos últimas preguntas y se formulará la hipótesis que las autoridades económicas de EE.UU., en particular, que por preparación académica (Bernanke)1 y por su experiencia práctica (Henry Paulson)2, tenían todo el expertise necesario para enfrentar bien la difícil coyuntura que ha vivido la economía de EE.UU., reaccionan tarde y mal. La razón, su concepción ideológica y falta de liderazgo, acompañado por la falta de resolución que ha caracterizado al Presidente George Bush para enfrentar materias que vayan más allá de la esfera militar. Un gobierno de EE.UU., que no reacciona contribuye efectivamente ha agravar el problema, implementa a destiempo las soluciones adecuadas en lo interno y no promueve la coordinación internacional necesaria para enfrentar un problema global.

La primera fase: Crisis de las subprime.
La crisis de las subprime salta a la luz pública con una seguidilla de hechos que se dan en agosto del 2007. A comienzos del mes Bear Stern cierra otro fondo de inversiones, el dia 6, American Fund Mortgage el décimo banco hipotecario de Estados unidos anuncia su quiebra. El mismo día en Europa el banco alemán IKB, con gran exposición a hipotecas subprime es rescatado por la autoridad pública. Los días 9 y 10 se derrumban las bolsas de los países desarrollados, al difundirse la noticia que BNP Paribass, uno de los principales bancos europeos, suspende la cotización de tres fondos. Los bancos centrales del continente y de EE.UU. reaccionan ante la situación y realizan una masiva inyección de liquidez a los bancos en problemas, para apuntalar el mercado interbancario. La situación se torna tan delicada que el presidente George Bush sale a tranquilizar los mercados, pide calma ante la escalada de la crisis y asegura que hay suficiente. Desde esa fecha y con breves interregnos de calma la situación se ha continuado agravando.
Los orígenes de la crisis de las subprime se encuentran en los atentados del 11 de septiembre del 2001, los ataques terroristas provocan un clima de inestabilidad internacional que obliga a una enérgica intervención de los bancos centrales, intervienen rebajando las tasas de interés a niveles inusualmente bajos con el objeto de empujar una reactivación rápida de la producción y el consumo a través del crédito, la tasa fue tan baja que incluso la real, fue negativa durante varios meses. La política aplicada dio resultado y las naciones ricas ingresan a un ciclo expansivo.
En la fase de expansión robusta de la economía de EE.UU. la Reserva Federal equivocó en lugar de aplicar una política monetaria restrictiva y regular el ritmo de crecimiento, mantiene tasas bajas, que permiten una abundancia de crédito y que el costo de éste se mantenga, esto genera la aparición de una gran burbuja inmobiliaria fundamentada en una enorme liquidez3.
Es en esta etapa cuando se produce la innovación financiera de las hipotecas subprime, caracterizadas por otorgarse a clientes que no cumplen los estándares usuales de crédito hipotecario, se conceden créditos equivalentes al 100% de la vivienda y a tasas de interés flotantes o con gradiente, y más altas que las cobradas a un cliente normal para “cubrir el riesgo”. Se suma entonces a la alta demanda de propiedades impulsada por una tasa de interés extremadamente baja, esta nueva ola de compradores que empujan los precios de la vivienda a niveles sin precedentes. El alza de precios daba una cobertura a créditos que cubrían el 100% del valor de la vivienda, los créditos concedidos pocos meses antes, muy pronto quedaban adecuadamente garantizados al subir el valor de la propiedad, un crédito que inicialmente representaba el 100% del valor del bien, ahora sólo equivale al 70% u 80% de su precio. Mientras suben len los precios de las propiedades inmobiliarias el sistema funciona sin contratiempos.
El número y valor de estos créditos no se hubiera exacerbado tanto, si no hubieran venido en su auxilio dos innovaciones financieras: a ) la securitización o titularización de activos inmobiliarios, y; b) los CDO (colateralized debt obligations).
La securitización o titularización4 consiste en juntar un grupo de hipotecas de similar calidad, empaquetarlas y venderlas a una empresa securitizadora que emitirá un bono con la garantía de las cédulas hipotecarias. Para mejorar la calidad del activo se hicieron paquetes que contenían hipotecas triple AAA, con hipotecas triple BBB (subprime), los bonos emitidos con esta garantía fueron clasificados por las empresas clasificadoras de riesgo en Triple AAA, se justifica el investment grade por la diversificación del riesgo del paquete, que contiene muchas y muy diversas hipotecas individuales. Así el círculo se cerraba, los bancos hipotecarios se deshacen de sus activos hipotecarios, descargan sus balances y generaban cupo para nuevas emisiones, multiplicando así exponencialmente sus emisiones. Esto fue complementado con los CDO (colateralized debt obligations) que son paquetes que contienen un 20% de hipotecas triple AAA y el resto es completado con hipotecas subprime y otro tipo de obligaciones crediticias de largo plazo.
Para dar mayor solvencia a estas emisiones de bonos se crean nuevos tipos de seguros, las compañías aseguradoras entran activamente en el juego y emiten pólizas que garantizan el pago total o parcial de los intereses y en muchos casos cubren el pago de parte del principal con esto se mejora la clasificación de riesgo de la emisión y se da más seguridad al comprador. Se genera entonces un mercado enorme en el que participan los bancos hipotecarios, las empresas que adquieren títulos hipotecarios Fannie Mae ( (Asociación General de Hipotecas Nacionales) y Freddy Mac (Corporación Federal de Préstamos hipotecarios para la vivienda), los grandes bancos de inversión de Wall Street y numerosos extranjeros, tan importantes como Deutsche Bank, BNP Paribass, los dos mayores bancos de China, Comercial BanK of China (ICBC) y Bank of China, a los que se agrega un gran número de instituciones de Europa y Asia. Los bancos europeos y asiáticos con exceso de liquidez y que enfrentan mercados internos con tasas bajas, buscan inversiones financieras más rentables y ven en estas emisiones de bonos con alta clasificación de riesgo una buena oportunidad de negocios. Aparentemente una de las causas por las que los bancos europeos no se percatan del riesgo de los bonos, radica en qué no conocen que de acuerdo a la legislación de Estados Unidos, cuando un deudor no paga un crédito hipotecario devuelve la propiedad y con ese cancela la deuda; en Europa sí la propiedad se remata y lo obtenido no alcanza para saldar la obligación, la deuda no se extingue hasta que la cancele totalmente.
Constituye un desafío intelectual pensar cuál es la razón última por la que ejecutivos de gran experiencia en el negocio inmobiliario que dirigen instituciones de reputación a toda prueba, entran en éste juego, quizá la explicación éste en los sistemas de incentivos con los que se remunera a los ejecutivos, están atados a las utilidades a corto plazo, sí a esto se agregan los paracaídas dorados, cuantiosas indemnizaciones a todo evento. Se ha gestado un sistema con un desalineamiento entre los intereses personales y la suerte de la empresa administrada, que impulsa a los ejecutivos a tomar riesgos excesivos.
También extraña la falla de los gobiernos corporativos Emilio Botín señalaba hace algunos días en una conferencia en Madrid, que le extrañaba como los altos ejecutivos y los Directorios de estas grandes corporaciones financieras habían permitido que sus instituciones pusieran en acción instrumentos financieros de los que no se habían evaluado completamente los riesgos, lo que resulta incomprensible en una institución cuyo trabajo es administrar riesgos5.
En el resto del mundo y principalmente en las economías Anglosajonas también se ha producido una burbuja inmobiliaria entre 1997 y el 2007. Los precios en Irlanda subieron (227%), en el Reino Unido (210%), Australia (168%), otras economías europeas que muestran alzas importantes son: España (190%), Francia (150%) y Suecia (149%)6 .
La excesiva alza de precios de las propiedades inmobiliarias y la tenencia de grandes volúmenes de bonos hipotecarios de dudosa calidad crediticia en la banca de inversión de EE.UU. y en grandes bancos de Europa arman el escenario, para que se genere una crisis de proporciones globales. A fines del 2005, la burbuja inmobiliaria adquiere dimensiones exorbitantes y está distribuida entre los grandes bancos del mundo. Se ha decorado el escenario y los elementos de la tragedia griega están preparados basta sólo que se levante el telón.
El derrape lo gatilla la violenta subida de la tasa de interés de la Reserva Federal, esta comienza a fines de junio del 2004, una progresiva subida de tasas que lleva la tasa de niveles del 1% al 5,25% el 6 de junio del 2006 (modificando la tasa diecisiete veces en dos años)7. Los clientes enfrentan simultáneamente un alza en los costos del crédito y una baja en el precio de las propiedades, la morosidad escala rápidamente a niveles muy altos, pasa de un 4% a un 14%, y va acompañada de ejecuciones o embargos. El desplome del mercado hipotecario se inicia con la quiebra del Ownit Mortgage Solutions banco especializado en hipotecas de alto riesgo, que es declarado en quiebra en diciembre del 2006, su manifestación bursátil más evidente son los desplomes de las bolsas ha comienzos de agosto del 2007.
Las autoridades de Estados Unidos reconocen tempranamente el problema, el 19 de julio el presidente de la Reserva Federal advierte en una declaración pública, que la crisis en el mercado de hipotecas subprime podría hacer descarrilar la economía estadounidense.
LA RESPUESTA DE LAS AUTORIDADES.
Luego de salir a apaciguar los mercados a comienzos de agosto, el Presidente Bush anuncia su programa destinado a ayudar a los deudores hipotecarios y reformar el sistema financiero de préstamos hipotecarios. El plan contemplaba las siguientes medidas:


  1. El Presidente instó al Congreso a aprobar la Ley de Modernización de la Dirección Federal de Vivienda (Federal Housing Administration o FHA). Reforma pretendía ayudar más a las familias que compran casa por primera vez y ofrecer nuevas soluciones a los propietarios que pretendan refinanciar sus préstamos.

  2. El poder ejecutivo también instituirá un nuevo programa en la FHA denominado "Garantizado por la FHA" ("FHA-Secure"). Es un conjunto de medidas administrativas que adoptará la FHA con el objeto de auxiliar a aquellas familias que tengan buen crédito y no puedan pagar toda la hipoteca a refinanciar su crédito.

  3. El Presidente instó al Congreso a cambiar una disposición clave del código tributario. Con la ley vigente si un banco condona parte de la deuda hipotecaria, al beneficiado se le considera ingreso esa suma y debe pagar impuesto a la renta sobre ella.

  4. El Presidente anunció que el poder ejecutivo lanzará un nuevo programa para evitar la ejecución de hipotecas a fin de ayudar a propietarios de vivienda en dificultades a encontrar la manera de refinanciar.

Junto a estas medidas, se anunciaron otras de carácter general que iban desde mejorar los estándares de la información financiera, hacer más estrictos los requisitos para la concesión de créditos hipotecarios, hasta crear un grupo de estudio sobre el tema.

Las medidas eran claramente insuficientes para enfrentar con rapidez y en los montos adecuados, la asistencia que necesitaban los deudores de créditos hipotecarios en problemas.


Para estabilizar el mercado financiero tanto el BCE (Banco Central Europeo) como la FED (Sistema de Reserva Federal) comienzan a inyectar liquidez en el mercado a mediados de agosto, lo que acompaña la FED con una rebaja de la tasa de interés.
Diciembre 2006
05: Ownit Mortgage Solutions banco especializado en hipotecas de alto riesgo, es declarado en quiebra.

 

Marzo 2007.



08: Una de los mayores constructores de EE.UU., D.R. Horton, advierte que sufrirá grandes pérdidas debido a la caída del mercado de hipotecas subprime. A principios de año da a conocer además que las ventas de nuevas viviendas se redujeron un 28% durante su primer trimestre fiscal.  

14: La Asociación de Bancos Hipotecarios revela que los impagos en el sector hipotecario en EEUU alcanzan su punto más alto en siete años (unos seis millones de contratos por 600,000 millones de dólares). 

27: Primera caída interanual de los precios de la vivienda desde 1996 en EEUU. 



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal