Liderazgo y crisis economica. ¿Los lideres se comportan como tales?



Descargar 260.95 Kb.
Página2/5
Fecha de conversión01.05.2018
Tamaño260.95 Kb.
1   2   3   4   5

Abril 2007


02: La financiera estadounidense New Century Financial Corporation, especializada en hipotecas de alto riesgo, presentó un pedido de protección por bancarrota. La firma es la mayor de más de una veintena de compañías similares que han venido experimentando dificultades en los últimos meses, lo que ha aumentado las especulaciones sobre la estabilidad del mercado inmobiliario en Estados Unidos.

 

18: El gigante bancario Citigroup reconoce pérdidas de más de 5,000 millones de dólares en el primer trimestre.

 

Mayo 2007


21: Comienzan las luces rojas. La desaceleración en el mercado de la vivienda de EE.UU. afectará la economía del país más fuerte, de acuerdo con un grupo de profesionales económicos. La Asociación Nacional de Economistas de Negocios (NABE) reduce sus previsiones de crecimiento económico de 2,8 en 2007 a 2,3.

 

Junio 2007


07: El Banco Central Europeo (BCE), decide subir los tipos de interés al 4% para controlar la inflación. El precio del dinero se mantiene así hasta julio de 2008, cuando sube a 4.25%.

 

Julio 2007


18: Bear Stearns admite que dos de sus hedge fundstienen muy poco valor en el mercado. El banco de inversión había salvado en junio a estos fondos que apostaron con fuerza en el mercado hipotecario de alto riesgo.

 

19: El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, heló los ánimos tras advertir que la crisis en el mercado de hipotecas subprime podría hacer descarrilar la economía estadounidense.

 

31: Bear Stearns, uno de los bancos de inversiones más importantes en EE.UU., comienza a mostrar los impactos de la crisis hipotecaria en EEUU. La entidad impide que los clientes retiren dinero en efectivo de un hedge fund, diciendo que se ha desbordado por las solicitudes de redención. Ese prestamista se convierte en el tercer hedge fund que solicita la protección de bancarrota.

 

Agosto 2007.


01: Bancos estadounidenses como Wells Fargo y Wachovia endurecen los requisitos para conceder préstamos tras comprobar que unas 70 firmas hipotecarias están en bancarrota. Por segunda vez en un mes, el secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, trató de calmar el miedo de los mercados y dijo que los problemas del sector hipotecario de alto riesgo en EE.UU. están bastante contenidos.

 

03: American Home Morgage, 10° banco hipotecario de EEUU, declara suspensión de pagos.

 

09: El Dow Jones registra la caída más fuerte desde marzo de 2003 por los temores a un desplome del sistema crediticio. Se trata del primer aviso de que la crisis financiera será grave. El Banco Central Europeo hace su mayor intervención en el mercado monetario desde los ataques del 11 de septiembre de 2001. La maniobra tuvo como objetivo calmar los temores de que la crisis del sector inmobiliario en Estados Unidos provocaría una reducción de los créditos, y consistió en volcar al mercado unos US$120.000 millones.

 

10: La Comisión de Valores de Estados Unidos investiga las cuentas de las firmas de Wall Street (Goldman Sachs, Merrill Lynch y Bear Stearns). Homebanc declara la bancarrota.

 

13: Los bancos centrales intentan calmar ánimos en el mercado. La Reserva Federal de Estados Unidos inyectó US$2.000 millones, poco después de que el Banco Central Europeo (BCE) hubiera desembolsado US$65.000 millones adicionales y el Banco Central de Japón otros US$5.000 a su mercado.

 

31: Bush tranquiliza a inversores y entidades financieras. La crisis eleva el Euribor ( tasa de interés básica en el cual se prestan dinero los bancos de primera clase en Europa) al mayor nivel en 7 años.

Fuente :www.wikipedia.com
A comienzos de septiembre vuelven a caer fuertemente las bolsas, ante la gravedad de la situación funcionarios estadounidenses tratan de calmar los ánimos. “Los prestamistas hipotecarios son los responsables de la crisis”, señala el Secretario del Tesoro de EE.UU., Henry Paulson. El funcionario dice que las entidades que dieron préstamos a personas con un historial de crédito pobre, tardarán años en recuperarse, pero asegura que los fundamentos de la economía están fuertes y la perspectiva en general es positiva.
La crisis financiera provocada por los créditos hipotecarios de EE.UU cruza el Atlántico y hace sentir con fuerza sus efectos en Alemania y en el Reino Unido. El Banco de Industria Alemán (IKB), uno de los primeros afectados por la crisis subprime, notifica al mercado que sufrirá una pérdida de US $ 1.000 millones por su exposición a las hipotecas de alto riesgo. El Northern Rock se desploma en la bolsa de Londres y sus clientes se apiñan en sus puertas, enfrentado a una posible corrida bancaria El Banco de Inglaterra anuncia que, por primera vez desde la década de los 70, brindará apoyo financiero a un banco.

El Banco Central Europeo enfrentado a la incertidumbre de los mercados financieros y a las presiones inflacionarias impulsadas por los precios de las materias primas, prioriza lo primero y en su sesión de septiembre decide mantener en 4% la tasa de interés fundamentando su decisión en la incertidumbre y volatilidad de los mercados financieros.


El Presidente de la Reserva Federal Bern Bernanke declara que las pérdidas provocadas por la crisis de las subprime en EE.UU. “han excedido hasta los cálculos más pesimistas”. La FED ante lo delicado de la situación financiera recorta la tasa en medio punto porcentual llevándola del 5,25% al 4,75%.
Los meses de octubre y noviembre no traen noticias más alentadoras, se mantiene la volatilidad en las bolsas, más bancos importantes a uno y otro lado del atlántico publican sus pérdidas, el dólar continua perdiendo terreno frente al euro y la FED, en un lapso menor a treinta días vuelve a reducir las tasas en ¼ de punto situándola en 4,5%.

La última semana de noviembre se anuncia que el precio de las viviendas disminuyó fuertemente sufriendo la peor caída trimestral en veintiún años.


A comienzos de diciembre El presidente George W. Bush para complementar las medidas adoptadas en agosto anuncia un plan para congelar los intereses por los próximos cinco años de algunas hipotecas de alto riesgo, con la esperanza de evitar que más personas sigan perdiendo su casa. Al plan podrían acogerse 1,2 millones de personas. Aunque sigue afirmando que los fundamentos de la economía de EE.UU. son sólidos.
De inmediato se levantaron voces que señalando que el plan es muy costoso y de difícil aplicación “será un desafío muy grande separar a estos deudores. “El revisar estos préstamos uno a uno será costoso y tomará tiempo, las modificaciones de préstamos de parte de los principales prestamistas ha avanzado a un ritmo muy lento, esto provocó un mayor número de llamados para una respuesta de los reguladores y el Gobierno del presidente George W. Bush presentó esta. Congelar las tasas para todos los préstamos de riesgo ajustables, algo clave para la mayoría de los cambios, probablemente no funcionó para los autores del plan”8, dijo Paul Millar de Friedman Billings Ramsey.

A fines de diciembre un observador imparcial puede distinguir actitudes muy diferentes entre los responsables de la economía de EE.UU. Un diagnóstico acertado de la Reserva Federal que manifiesta preocupación por la gravedad de la crisis que está afectando al sector hipotecario y que prevé el riesgo que se contamine todo el sistema financiero. Esto impulsa a la Reserva Federal, a pesar de las presiones inflacionarias, que afectan a la economía de EE.UU, ha decretar sucesivas baja de la tasa de interés separándose de sus congéneres europeos que siguen con su política de alzar las tasas.


Desde la tribuna de la Secretaría del Tesoro no se observa la misma actitud, no hay preocupación por un posible riesgo sistémico ni por las posibles perturbaciones macroeconómicas que podrían venir en el futuro. Esta actitud se refleja en las medidas propuestas al Presidente y en la ausencia de protagonismo que tiene Henry Paulson, éste había manifestado en septiembre que “que las entidades que dieron préstamos a personas con un historial de crédito pobre, tardarán años en recuperarse, pero asegura que los fundamentos de la economía están fuertes y la perspectiva en general es positiva”. Visión que induce a pensar que todavía a fines del año el Secretario del Tesoro consideraba que esta era una crisis focalizada en el nicho subprime de la banca hipotecaria, lo que resulta curioso por su experiencia de CEO de Goldman Sachs. La falta de una visión más asertiva de Henry Paulson puede explicarse en su extremado liberalismo o su escasa formación académica, su comprensión de los problemas macroeconómicos aparenta ser muy limitada.
El presidente Bush suscribe la visión de su Secretario del Tesoro y repite insistentemente que los fundamentos de la economía de EE.UU. se mantienen inalterables y son muy sólidos. Limita el efecto de la crisis subprime, a una pequeña baja en el ritmo de crecimiento, a lo más, de medio punto.
La diferente evaluación de la situación por parte del Secretario del Tesoro y del Presidente, por un lado y de Bernake y los expertos de la Reserva Federal por otro, es una señal muy potente que no hay un equipo con una visión única en las esferas más altas del gobierno de Estados Unidos.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal