Lo que la indiferencia se llevó: Nuestra herencia musical en extinción May Samra Achar



Descargar 15.71 Kb.
Fecha de conversión08.07.2017
Tamaño15.71 Kb.
Lo que la indiferencia se llevó:

Nuestra herencia musical en extinción
May Samra Achar
Recuadro:

La música es la clave para comprender el mundo. Existe una relación estrecha entre la música y la vida.


Amnón Shlioah
Jacques Abadi es hijo del rabino alepino Abraham Abadi (z”l). Nacido en 1947 en Alepo, Siria, Jacques emigró a Líbano a inicios de los años cincuenta y más adelante a México en 1965, casándose a los tres meses. Desde hace más de cuarenta años forma parte activa de nuestra comunidad y la música es una de sus pasiones, en especial la música litúrgica la cual siempre ha cobrado excepcional importancia para los judíos de Alepo y sus descendientes.

Un dato mencionado por Jacques : “Al cumplir los quince años,mi padre ya me había enseñado casi todo lo que sabe hoy acerca del judaísmo: el rezo como hazán, la lectura del gran parte del Tanaj ,Pirké Avot, Jok Leisrael, Rashi, Ein Yaacov y el Shulján Aruj. Terminé con Guemará Berajot. Me siento afortunado de mi educación judía y de haber tenido un maestro como mi padre.”


Jacques, sé que los pizmonim son parte esencial del legado musical de Alepo. ¿Qué son?

Los pizmonim son una combinación de poesía hebrea (principalmente alabanzas al Todopoderoso) con música árabe. Los rabinos de Alepo creían en la música como forma de acercamiento de las almas al creador, y generalmente contaban con un gran caudal de conocimientos en esta área. .Los pizmonim eran compuestos por rabinos en ocasiones especiales como bodas, Bar Mitzvot y fiestas como Pésaj y Shavuot. Un ejemplo de pizmón sería el Melej Rahamán, compuesto en Brooklyn por el Rabino Rafael Tabbush en la boda de su alumno, el rabino y Jazán Moshe Achar, que contiene referencias acerca de la novia y de parientes cercanos y fue musicalizado con una tonada árabe de la época, Dum Ya Zaman. Esta misma tonada se adapta para el Kadish de Shabat en la Ciudad de México. Grandes compositores de pizmonim son mencionados con sus obras en el libro “Shir Ushbahá Halel Vezimrá” de la Comunidad Maguén David de Brooklyn, Nueva York.
Cuando se habla de los pizmonim, se menciona el Makam . Explícanos de qué se trata.

Es una escala musical compuesta de notas, medias notas y cuarto de notas, muy propia de la música árabe. Los Makamim son siete tonadas que representan los siete días de la semana y se utilizan para declamar a diario el “Allahu Akbar”, desde los muecines, cada día con una diferente. Los Makamim son: Bayat, Siga, Saba, Rast, Nahuand, Agam, Higaz
Cada Shabat tiene su Makam,, dependiendo del tema de la Perashá o cada fiesta judía. Por ejemplo, cuando se lee la Perashá Jayé Sará, en la que se menciona la muerte de Sará, se pone el Makam Higaz en su honor, el cual es utilizado en ocasiones tristes. El Makan Saba es utilizado para el nacimiento de un niño como, por ejemplo, en los Brit Milot o en la Perashá Lej lejá, donde se habla del Brit Milá de Abraham Abinu. En Pésaj, Shavuot o Sucot, se musicaliza con Agam, porque es la escala musical de los reyes.


Los rabinos de Alepo gustaban de mantener el mismo Makam durante el rezo entero. La maestría en el arte del Makam es saber cambiar de una tonada a otra sin perderse.


¿Quién se ha dedicado al arte de los Pizmonim y Makamim en México?

Recuerdo, en el templo Maguén David, a los pioneros: el Sr Yussef Shakalo (z”l) y el Jazán Ezrá Tussie (z’’l ). También a una leyenda viva en este tema, el Sr David Kassín. Luego tenemos, por supuesto, al Rab. Sadegh Harari (z´´l) y el Rab. Aberto Tawil, (z¨l ), así como el Jazán Shlomo Shemer y Shlomo Levy.. Tampoco podemos olvidar a Don Isaac Caín, Don Nissim Ashkenazi, el Jazán Mayer Abadí y un servidor.


¿Cuál es tu lectura favorita?

Una de las tradiciones sobresalientes de Halab era la lectura, en el Shabat de Shavuot y en Tu Bishbat, de la interpretación al árabe de los Diez Mandamientos. A diferencia de los otros pizmonim, la letra de éste es en árabe y se escribe con el alfabeto hebreo. Cada mandamiento consiste de un párrafo y su origen se remonta a hace mil años, pues fueron escritos por Saadia Hagaón, un extraordinario sabio y erudito medieval. En Alepo, se cantaban en todas las sinagogas y en Beirut -en el Templo Bet El Mann- en la noche de Tu Bishbat.
En México, la recitación de este texto había dejado de llevarse a cabo. El Rab. Sadegh Harari (z¨l) reimplantó esta costumbre y se volvieron a escuchar los Diez Mandamientos en árabe cada Shabat anterior a la festividad de Tu Bishbat. Yo mismo los he recitado en el Templo Maguén David cuando me lo solicitan. Un proyecto interesante sería traducir estos cánticos del árabe al español, para que las nuevas generaciones conozcan y puedan apreciar esta hermosa tradición
¿Qué son los taamim?

Taam significa sabor. Los taamim son los tonos que dan sabor a la lectura del Tanaj (los cinco libros de la Torá, de Nevii’m y Ketubim, de Meguilat Esther, de Meguilat Ruth, de Tishá Beav (Eja), de Shir Hashirim, de Tehilim y de Kohelet. Son pequeños signos que se encuentran en dichos textos y que indican cómo se deben de recitar desde el punto de vista musical.


Lamentablemente, en México el conocimiento de los taamim se está perdiendo: en las festividades, que llenan de juventud al Templo, ni un 5% de todo el Kahal sabe leerlos. De tal forma que, de aquí a treinta años, se considerarán un efecto de diseño de los textos y no se sabrá utilizarlos. Los textos recitados quedarán sin taam ni reaj (sabor y olor).
Una persona a quien le preocupaba mucho este problema fue el Ing Isaac amiga (z¨l)
¿Has transmitido tus conocimientos musicales?¿Qué será de ellos en las próximas generaciones?

Por desgracia no, debido a la indiferencia que he percibido entre nuestros correligionarios.



De la misma forma como sucede con los taamim, se perderá la costumbre de los pizmonim y de los makamim. Eso se debe a que los estudios de la gran mayoría de los rabinos se han realizado en yeshivot ashkenazim y, por lógica, están más enterados de las canciones jasídicas que de nuestro legado musical alepino.
Se han acercado a mí abuelos jóvenes y padres de familia preguntándome cómo se recitan cantados los párrafos del Séder de Pésaj , que ellos leen como un texto simple por no conocer la tonada. También ésa se debe transmitir.
Hago un llamado a los directivos de la Comunidad y principalmente a los rabinos y comités religiosos para que se enseñen nuestras tradiciones musicales a las nuevas generaciones. Que se incluyan en los programas escolares de nuestros colegios. Corremos el peligro de que al paso del tiempo perdamos y olvidemos las costumbres y tradiciones de Alepo. El ser Halebi quedará sólo como título decorativo.
Porque dentro de unos años....nos habrá llevado la indiferencia.

Para saber más:
Let Jasmine Rain Down, song and Remembrance among Syrian Jews , Kay Kaufman Shelemay, ChicagoPress


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal