Los ácidos grasos omega-3



Descargar 10.74 Kb.
Fecha de conversión15.08.2018
Tamaño10.74 Kb.
LOS ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3
Los ácidos grasos omega-3 no son una novedad. Hace algunas décadas, a los niños se les daba aceite de hígado de bacalao, del que los menos jóvenes recordarán su desagradable sabor. Otras vitaminas liposolubles también contenían omega-3. La utilidad de esta sustancia había sido descubierta hace mucho tiempo. Realmente, hace unos setenta años, se puso de manifiesto que existían algunos ácidos grasos “esenciales” que, al igual que muchas vitamintas y algunos aminoácidos, no pueden ser fabricados por nuestro organismo; justamente por esto, algunos científicos hablaron de estos ácidos grasos como “Vitamina F”, por la inicial de la palabra “fat” (“grasa” en inglés). Se trataba de ácidos grasos que tenían un doble enlace en la posición 3 y, respectivamente, en la posición 6 a partir del grupo metilo terminal. Por esto se denominaron “ácidos grasos omega-3” y “ácidos grasos omega-6”. Estos últimos se encuentra mucho más presentes en los alimentos que consumimos habitualmente, mientras que no puede decirse lo mismo de los omega-3.

Las razones por las cuales en los últimos tiempos se habla tanto de los ácidos grasos omega-3 son varias:



  • La primera es porque se ha llegado a conocer a fondo alguna de sus funciones:

    • La de facilitar la producción en nuestro organismo de los eicosanoides “buenos”.

    • La de penetrar en la estructura de las membranas de todas las células de nuestro organismo, y también en las membranas de la mitocondria, la “central energética” de las células. Esto significa tener membranas celulares elásticas. El ejemplo más significativo es el de los glóbulos rojos, que pueden adoptar una forma alargada para introducirse ágilmente en los capilares más pequeños con el fin de llevar nutrientes y oxígeno a los tejidos.

  • La segunda razón es que los ácidos grasos esenciales omega-3 presentes en el pescado (en particular el ácido eicosapentaenoico, EPA, y el ácido dihomogammalinolénico, DHA) tienen una función de notable importancia en la regulación de los triglicéridos a nivel hemático, el riego sanguíneo, la respuesta inmunitaria y antiinflamatoria o la agilidad mental. Parece sorprendente, cómo simples ácidos grasos pueden controlar tantas funciones fisiológicas, y tan diversas. La explicación es simple: los omega-3 influyen en el organismo mediante la síntesis de los eicosanoides, sustancias capaces de producir en varios órganos y aparatos de nuestro cuerpo una eficiencia física y mental mayor y tener menos probabilidades de contraer muchas enfermedades.

  • La tercera razón por la cual los omega-3 han tomado relevancia, es que se ha comprobado que la cantidad que debe ser ingerida diariamente por el hombre es muy superior a la que se creía hace algún tiempo. No siempre es posible comer pescado rico en omega-3 varias vecespor semana, de manera regular. Además hay que tener en cuenta que muchos de los contaminantes que el hombre ha vertido en los mares (dioxinas, pesticidas, metales pesados) terminan por acumularse en la grasa de los peces dado el carácter lipófilo de estas sustancias tóxicas.

Es aconsejable consumir regularmente complementos alimenticios de omega-3, siendo la dosis recomendada de 2,5 gr. Al día, ya que en la estrategia alimentaria Zona, los omega-3 constituyen una base fundamental. Sin embargo, si tomásemos habitualmente aceite de pescado no refinado en las cantidades anteriormente indicadas, a la larga, los metales pesados y los pesticidas llegarían a resultar dañinos para nuestro organismo. Por ello, recomendamos consumir aceite de pescado, exclusivamente, concentrado y destilado.

Las características que definen los aceites de pesacdo concentrado y destilado son las siguientes:


  1. Ausencia de contaminantes: algunos de los cotaminantes que han ensuciado el ambiente marino son liposolubles, teniendo una gran afinidad por la fase grasa. En particular los PCB (bifenilos policlorados), caracterizados por su elevada toxicidad, se acumulan en la grasa de los peces.
    Usando tecnologías menos desarrolladas, los omega-3 se sintetizan mediante procesos no selectivos que terminan por concentrar también los PCB, hasta llegar aniveles significativos, en el caso de una utilización prolongada del producto con las dosis eficaces.

El proceso productivo del aceite de pescado Omega-3 RX, al contrario, consiste en una concentración previa, seguida de varios procesos de destilación molecular, mediante la cual la presencia de PCB no supera las 10ppm (10 partes por millón).

  1. Oxidación mínima: los niveles de peróxidos del aceite concentrado y destilado RX son mínimios, y pueden llegar a ser diez veces inferior respecto a los productos de “penúltima” generación. Los peróxidos constituyen una “bomba de relojería” química, porque propagan un daño oxidativo en el aceite de pescado, a través de reacciones en cadena. Un bajo nivel inicial de peróxidos implica un mejor mantenimiento de la calidad del producto durante su almacenaje. Esta característica tiene importantísimas consecuencias prácticas: el aceite está prácticamente libre de sabor, tanto en su presentación líquida como en cápsulas (EnerZona Omega-3 RX); y además, después de la digestión no se sufren problemas digestivos.

  2. Perfil de los ácidos grasos
    Para maximizar la eficacia de los omega-3, presentan:
    - EPA y DHA en una proporción de 2:1.
    - El aceite de pescado tiene una concentración de omega-3 son producir desagradables efectos secundarios en el aparato gastrointestinal. Entre los aceites de pescado de alta calidad presentados en el mercado, EnerZona Omega-3 RX es el único que satisface todos estos importantes requisitos.

¿CUÁNTO ACEITE DE PESCADO SE DEBE TOMAR?



El aceite de pescado concentrado y destilado combina pureza y concentraci´ñon de ácidos grasos omega-3de una forma mucho más elevada que cualquiera de aquellos que estaban disponibles en el pasado. Está extremadamente refinado: han sido eliminadas aquellas sustancias tóxicas (como PCB, DDT y el mercurio orgánico) que aparecen normalmente en los aceites de pescado. También se eliminan muchos de los ácidos grasos (monoenos) que pueden causar molestias gástricas, comunes después de la ingestión de aceite de pescado normal. Esto permite consumir la cantidad de aceite de pescado útil para alcanzar los niveles necesarios de EPA, y para modificar rápidamente la relación AA/EPA (AA: Ácido araquidónico). Puede tomarse una vez al día, y si se olvida, puede tomarse una dosis doble al día siguiente, ya que la efectividad del aceite de pescado es de unos dos días.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal