Los ciegos en la historia



Descargar 2.72 Mb.
Página3/54
Fecha de conversión15.09.2017
Tamaño2.72 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   54

HIERONYMUS LORM (1821-1902)

Existen métodos fáciles para establecer comunicación entre los sordo ciegos y sus interlocutores o su ambiente, teniendo gran difusión en la Europa central el alfabeto táctil inventado por el escritor austríaco Hieronymus Lorm, cuyo nombre verdadero era Heinrich Landesmann, alfabeto en el que cada una de sus letras consiste en la presión hecha en diferentes partes de los dedos y de la mano, que posibilitan una rápida transmisión de sentimientos y pensamientos entre comunicantes sordo ciegos. Los adultos que pierden la vista y el oído después de haber aprendido totalmente un lenguaje, prefieren el alfabeto Lorm a cualquier otro similar.


Hieronymus Lorm nació en el año 1821 en la ciudad de Mkulov, en Moravia del Sur, cuya población era germana y pertenecía al imperio austro-húngaro, pero que actualmente es parte integrante de Checoslovaquia. Su verdadero nombre, como hemos dicho, era Heinrich Landesmann, y comenzó a usar el pseudónimo de Lorm para escribir violentos artículos contra la política del entonces canciller austríaco, Metternich. Finalmente, se vio obligado a huir a Alemania, donde permaneció hasta que Metternich fue desterrado, regresando a su patria, dispuesto a trabajar en favor de las libertades ciudadanas.
A los 16 años de edad se quedó completamente sordo, razón por la que no le admitieron en centro académico oficial alguno y hubo de terminar sus estudios privadamente con profesores particulares que, generalmente, le trataron con excesiva dureza e ignoraban los más elementales principios de la pedagogía especial para sordos. Sus biógrafos coinciden en afirmar que Lorm se auto educó, pasando muchas horas del día leyendo libros científicos, de sociología, de filosofía y de política, porque desde su adolescencia tenía decidido que el periodismo sería su profesión en la vida. Efectivamente, fue escritor y periodista.
A los 61 años de edad perdió totalmente la vista, quizás, a consecuencia de haber pasado muchas horas leyendo a la vacilante luz de una vela. Fue entonces cuando comenzó a practicar su alfabeto táctil, que consiste en ligeros toques en las yemas de los dedos y en ambos lados de la mano, recordando en parte el sistema de comunicación utilizado por los trapenses en la Edad Media. Ideó un guante (el guante Lorm), en el que se indica la forma de hacer cada letra en este alfabeto convencional, guante que el sordo ciego debe ponerse en la mano para que el vidente lo lea y sepa cómo hablar con el discapacitado que lo lleva puesto.
Estando ya Lorm sordo ciego escribió su obra filosófica «La negación del optimismo», siéndole comunicado todo el material necesario para la misma por su hija, valiéndose de su alfabeto táctil. Fue ella quien, después de la muerte de su padre, publicó un folleto explicando el alfabeto táctil ideado por Lorm, que tuvo una gran aceptación, pues pronto fue adaptado y traducido a las más diversas lenguas, incluso al ruso, siendo utilizado por la sordo ciega soviética Olga Skorowodoka.
Hieronymus Lorm falleció en el año 1902 en Brno (actualmente ciudad checoslovaca), donde vivía con su hija, habiéndose labrado una buena posición social, merced a sus brillantes artículos en los principales diarios del imperio austro-húngaro y a sus numerosas obras literarias, que le acreditaron como un profundo pensador moderno. Sin embargo, su celebridad se debe, principalmente, al alfabeto táctil para sordo ciegos, que inventó y del que damos la explicación siguiente:
ALFABETO TÁCTIL PARA SORDOCIEGOS INVENTADO POR HIERONYMUS LORM
a. —Toque en la yema del pulgar,

e. —Toque en la yema del índice,

i. —Toque en la yema del dedo corazón,

o. —Toque en la yema del anular,

u. —Toque en la yema del dedo meñique,

ae. —Dos toques en la yema del dedo pulgar,

oe. —Dos toques en la yema del dedo anular,

ü. —Dos toques en la yema del dedo meñique,

j —Dos toques en la yema del dedo corazón,

b. —Breve roce en la mitad del dedo índice,

d. —Breve roce en la mitad del dedo corazón,

g. —Breve roce en la mitad del dedo anular,

h. —Breve roce en la mitad del dedo meñique,

t. —Breve roce en la mitad del dedo pulgar,

f. —Ligera presión sobre las yemas de los dedos índice y corazón,

p. —Roce prolongado en la parte externa del dedo índice,

k. —Toque con las yemas de los dedos índice, corazón, anular y meñique en la palma de la mano.

1. —Roce prolongado desde la yema de los dedos hacia la muñeca,

m. —Toque en la base del dedo meñique,

n. —Toque en la base del índice.

r. —Ligero tamborileo de los dedos en la palma de la mano,

s. —Un círculo en la palma de la mano.

z. —Roce diagonal desde la base del pulgar a la base del meñique,

v. —Toque en la base del pulgar por el lado externo,

w. —Dos toques en la base del pulgar por el lado externo,

ch.—Una cruz en diagonal en la palma de la mano,

sch. —Una ligera presión de los dedos índice, corazón, anular y meñique,

st. —Roce prolongado en la parte exterior del pulgar,

c. —Toque en la muñeca,

x. —Roce horizontal en la muñeca.

q. —Roce prolongado en el borde exterior de la mano,

y. —Roce horizontal en los nudillos.


NOTA: El alfabeto táctil de Lorm ha tenido pequeñas modificaciones en los distintos países donde ha sido implantado para la comunicación con los sordo-ciegos.

JOSEP LABOR (1842-1934)

Josep Labor nació en Viena en 1842 y a los siete años de edad se quedó totalmente ciego a causa de unas fiebres malignas. Sus padres gozaban de una buena posición económica y consultaron a los más afamados oftalmólogos de Austria el caso de Josep, obteniendo de todos ellos la confirmación de que el niño jamás recobraría la vista.

Ingresó Labor en el Instituto Imperial para Ciegos de Viena, donde cursó brillantemente la Enseñanza Primaria y mostró unas aptitudes excepcionales para la música, por lo cual se matriculó en el Conservatorio de la capital austríaca, donde estudió las carreras de piano y órgano con todas las asignaturas complementarias, obteniendo en todos los exámenes la calificación de sobresaliente, pues acabó siendo un virtuoso de ambos instrumentos y tenía gran facilidad para aprender la armonía, la fuga, el contrapunto y demás disciplinas musicales.
Durante un año perfeccionó su técnica pianística con un afamado profesor de Viena y preparó un extenso repertorio de obras, emprendiendo después una larga gira de conciertos por toda Europa, siendo grandes éxitos cuantas actuaciones realizó, porque su virtuosismo y refinado gusto artístico entusiasmaban a sus oyentes, que siempre premiaban con calurosos aplausos los conciertos del artista ciego, a quien la prensa ponderaba extraordinariamente y los empresarios de salas de espectáculos se lo disputaban, porque llenaba los locales donde tocaba.
El rey ciego de Hannover, Jorge V, quedó tan maravillado del exquisito arte de Josep Labor, que le nombró pianista de cámara de su corte, asignándole un elevado sueldo y reteniéndole durante dos años, promocionando la cultura musical en su reino con actuaciones semanales de este artista, que diariamente impartía sus lecciones a la nobleza de Hannover.
En 1866 regresa a Viena, donde establece su residencia, dedicándose, principalmente a dar clases de piano, siendo tan numerosos sus alumnos, que se ve obligado a elevar los honorarios de sus lecciones y a atender únicamente a quienes, en verdad, tuvieran vocación artística y aptitudes para el piano.

Desde 1875 se dedica a perfeccionarse en el órgano, dando conciertos en los templos más importantes, consiguiendo dominar todos los recursos de este instrumento con tal maestría, que llega a ser el más destacado artista austríaco después de Brükner. Se distingue también por sus composiciones y arreglos para piano y órgano, que le proporcionan buenos ingresos para vivir desahogadamente.


El trabajo musical de Josep Labor fue tan notable, que entre sus discípulos se cuentan muchos músicos que luego alcanzaron fama mundial, como el gran Somberg.

ROBERT VOGEL (1909-...)

Robert Vogel nació en Viena el 3 de julio de 1909, siendo sus padres pobres judíos, que regentaban un humilde comercio. A los 8 años de edad perdió totalmente la vista a consecuencia de unas fiebres altas y, cuando se hubo restablecido por completo de la enfermedad, ingresó como alumno externo en el Instituto Nacional de Ciegos de Viena, donde estudió con gran aprovechamiento la Enseñanza Primaria.


Desde muy pequeño mostró poseer excelentes aptitudes para el comercio y la artesanía, pues en el instituto vendía a sus condiscípulos artículos de la tienda de sus padres y objetos que hacía él, como juguetes, jaulas, cepos, ratoneras, etc. Vogel afirmaba que los cristianos no saben vender, porque se colocan detrás de un mostrador en una tienda cerrada y esperan a que entre la clientela para mirar o comprar lo que se le antoje; y en cambio, los judíos se sitúan en las aceras, fuera de los comercios e incluso con algunos de sus artículos en la mano, e incitan al transeúnte a que lo vea, entre en los establecimientos y compre lo que le ofrecen y cuanto desee. Con esta política pudo este ciego ilustre vivir desahogadamente, cuando terminó su escolaridad.
Robert Vogel trabajó mucho hasta conseguir que las dos principales asociaciones de Austria, la de los mutilados de guerra y la de invidentes civiles se fusionaran, con el fin de hacer más presión sobre los poderes públicos y conseguir del Gobierno la promulgación de leyes que protegieran a los faltos de vista, adoptando medidas que mejorasen el modus vivendi de éstos. En el año 1925 se constituye la «Federación Nacional de Ciegos Austríacos», que funda, preside y dirige este insigne judío, quien consigue poner en funcionamiento dos residencias de ancianos, que fueron modelo en su organización: una lujosa mansión en Unterdambach y otra de nivel social medio en Stubenberg. Los programas desarrollados y los éxitos alcanzados por la Federación Nacional de Ciegos Austríacos de 1925 a 1935, en general, son obra de Robert Vogel, quien desde los 13 años ya es un líder de los no videntes en este país.
Cuando el ejército de Hitler invadió Austria, nuestro personaje hubo de abandonar la artesanía y vivir a costa de sus hermanos de religión, estando, como todos ellos, amenazado de ser internado en un campo de concentración, pero es admirable la solidaridad hasta el sacrificio existente en el pueblo hebreo, y Vogel fue ayudado, salvando la vida, porque pudo huir a Holanda, donde consiguió sobrevivir durante aquel cruel período nazi, colaborando en proteger y salvar a cuantos israelitas se veían perseguidos por la Gestapo. Fue tan meritoria su labor en la defensa de sus hermanos sionistas, que una empresa judía de jardinería con sede en la Europa Central, bautizó una especie de dalia con el nombre de Vogel, en recuerdo de este destacado ciego austríaco.
Ignoramos cuál fue la vida de Robert Vogel al establecerse en Holanda y en años posteriores, pero tenemos la sospecha de que este famoso ciego es la misma persona que el señor Vogel invidente que citaremos al hablar de Bélgica y que murió en un campo de concentración, condenado por los alemanes a la cámara de gas.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   54


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal