Los ciegos en la historia



Descargar 2.72 Mb.
Página6/54
Fecha de conversión15.09.2017
Tamaño2.72 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   54
Lámina n. º 20 Trabajando el tejido.
La reforma monetaria del 20 de junio de 1948, supuso un duro revés para el capital de cobertura que el instituto había conseguido atesorar, explotando su patrimonio. En junio de 1951 se reinauguran los edificios de los números 8,12 y 14 de la Adlerfilichstreet, que habían sido destruidos durante los bombardeos sufridos por la ciudad de Francfort en la Segunda Guerra Mundial y que habían obligado a la Sociedad Politécnica a atender a los ciegos del instituto en otros inmuebles desde 1944 hasta 1951.
De 1963 a 1982 fue director del instituto Hans-Wilhelm Fülden, quien fomentó la educación de los niños ciegos en régimen integrado, asistiendo a las escuelas públicas ordinarias, para lo cual inició la formación de profesores itinerantes especializados y creó algunos equipos docentes de apoyo.
De 1982 a 1985 fue director del establecimiento educativo Werner Mehlfeldt, quien promocionó muchísimo la práctica de todos los deportes entre los escolares y adultos ciegos.
Desde 1985 es director del Instituto para Ciegos de Francfort del Main, Detlef Hartung, quien ha dotado al centro de versabraille, braille-speak, braillex, optacón y otros modernos aparatos inventados para uso de los ciegos, con el fin de que los estudiantes del instituto se capaciten y tengan más facilidades para cursar carreras superiores y ejercer profesiones intelectuales.
La pedagoga y escritora ciega alemana del siglo XIX, Schmitthetz, publicó varios libros sobre la psicología de los invidentes, señalando cuál es la psicología más adecuada para educarles, que se basaba principalmente en un plan de estudios memorísticos poco práctico. Entre otras ideas, sugería que los deficientes visuales escolares deberían aprender a recitar de memoria «A la luz de los ojos», himno de la obra «Guillermo Tell», de Federico Schiller (1759-1805), y el «Canto del vigía», de la obra «Fausto», de Guillermo Goethe (1749-1836), cuyos textos son los siguientes:
Escena IV del acto I de la obra «Guillermo Tell», drama en cinco actos de Federico Schiller:
Amoldo de Melchthal declama el siguiente himno «A la luz de los ojos»:
¡Oh!, ¡Qué noble don del cielo es la luz!... Todos los seres viven de ella... Las mismas plantas se vuelven risueñas hacia el sol... ¿Y habrá de permanecer con el sentimiento de su desgracia en la eterna noche, en las eternas tinieblas? ¿La verdura de los prados, el brillo de las flores no alegrarán ya sus ojos? ¿No contemplará los ventisqueros con la púrpura del sol poniente? Morir no es nada; pero vivir y no ver es desgracia insoportable...
«Fausto», de Wilhelm Goethe: Escena IV del acto IV «Canto del vigía Linceo»:
Linceo. —Nacido para ver,

de explorar encargado,

en esta torre preso

veo el mundo con agrado.

Las lejanías oteo

y miro lo cercano,

la luna y las estrellas,

el bosque con sus gamos.

En todo yo percibo

la terna y gala prez;

y si eso a mí me agrada,

me agrado yo también.

¡Oh venturosos ojos,

todo lo que habéis visto,

todo sin excepción,

era bello, era lindo!


Probablemente los primeros libros en lengua alemana que se imprimieron en Braille, fueran las seis obras que en el año 1867 se editaron en la imprenta para ciegos del asilo de Lausana, en la Suiza francófona. Sin embargo, es en el Congreso Nacional de Ciegos celebrado en Berlín el año 1870 donde se da a conocer, oficialmente, el sistema Braille en Alemania, proponiéndose su estudio para en una próxima asamblea, tomar conclusiones y normas al respecto. Ya con anterioridad, en algunos establecimientos docentes para ciegos se había abogado por la creación de un Braille alemán en el que las letras de más frecuente repetición fuesen representadas por los signos de menor número de puntos; proposición en la que insistió el director de la escuela de Santa María de Leipzig, quien, haciendo malabarismos con el procedimiento del ciego de Coupvray, ideó un nuevo Braille en el que la primera serie de signos correspondía a las letras más usadas en la lengua alemana, a saber: E, M, R, U, I, L, P, Q, D, F y T; ahorrándose con él ciertamente un 25 por 100 de los puntos, pero no suponiendo economía alguna de caracteres y espacios.
El Braille alemán ideado en Santa María de Leipzig fue dado a conocer en el año 1873, cuando se celebró en esta ciudad el primer Congreso Nacional de Instituciones Docentes de Ciegos, o sea, mejor dicho, de maestros de invidentes de lengua alemana, y la confusión acerca del sistema de puntos en relieve fue tan desconcertante, que estuvo a punto de provocar un conflicto y se tuvo que aplazar el estudio del sistema. La única conclusión válida a la que se llegó en esta reunión fue el acuerdo de que cada tres años se celebrara en ciudad diferente un congreso nacional de maestros de ciegos de lengua alemana.
En 1920 se funda la «Asociación Alemana de Profesores de Ciegos» (SOES), y desde 1924 los congresos de profesores de ciegos han sido transformados en congresos alemanes para bien de los ciegos. El primero tuvo lugar en 1924, en Stuttgart, y el segundo en Koningsberg, en 1927. Tales reuniones se interesan por el progreso cultural y material de los no videntes y sus acuerdos son tomados por la asamblea de representantes, en la cual el colectivo de ciegos tiene 30 miembros y los profesores de invidentes otros tantos. La ejecución de los acuerdos es vigilada por el Comité Permanente del Congreso, en el que faltos de vista y profesores de ciegos se hallan representados, respectivamente, con 5 personas.
En 1924 se funda en Hamburgo la «Asociación de los Colegios Alemanes de Ciegos», que coopera estrechamente con la «Asociación Alemana de Profesores de Ciegos» y procura dotar a los centros docentes de cuanto material precisan, investigando para imponer los sistemas educativos más idóneos y fabricar o adquirir los aparatos más útiles para la promoción cultural de los invidentes.
En el Congreso Nacional de Ciegos celebrado en Berlín el año 1875 se abogó por el uso generalizado del sistema Braille francés original, porque, a pesar de sus muchos inconvenientes, era el más umversalmente aceptado, y además, estaba comprobado que los signos de más fácil lectura o escritura no son aquellos que menos puntos tienen, pues el invidente no cuenta éstos al leer o escribir, sino que se apropia la imagen táctil de la letra; resultando que con la práctica del Braille desaparece la confusión de signos. Al año siguiente, en el segundo Congreso Nacional de Maestros de Ciegos de Lengua Alemana, celebrado en Dresde, 14 escuelas se pronunciaron en favor del sistema de puntos en relieve adaptado al alemán, mientras que solamente 11 apoyaron el uso del Braille original. Sin embargo, al cabo de 6 años de práctica, se reconoció públicamente el fracaso del Braille de Santa María de Leipzig, y en el tercer Congreso Nacional de Maestros de Ciegos de Lengua Alemana, celebrado en Berlín el año 1879, se adoptó el Braille original como sistema oficial de enseñanza.
El señor Roesner, director del Instituto para Ciegos de Steglitz, impuso obligatoriamente la enseñanza y práctica del sistema Braille en este centro docente y fabricó aparatos para tal fin, que tuvieron mucha aceptación en toda Europa. Presentó en el primer Congreso Internacional para el Bienestar de los Sordomudos y Ciegos, celebrado en París el año 1877, una excelente colección de mapas en relieve y un magnífico álbum de figuras geométricas realzadas. También inventó una máquina para escribir el sistema francés.
El doctor Roesner trabajó toda su vida en la reproducción de mapas, siluetas de animales, gráficos, planos de ciudades, figuras geométricas y demás dibujos en relieve para la enseñanza de los ciegos, construyendo aparatos de fácil manejo con el fin de que éstos pudieran hacer en el papel sus diseños, orlas, grabados y otros trabajos similares. En toda Alemania son muy abundantes las colecciones de estos modelos de reproducciones para facilitar el conocimiento del mundo exterior al educando sin vista.
El órgano informativo y documental de las instituciones docentes de ciegos en lengua alemana es «Der Blinden-breund», que se publica desde el año 1881, y en el cual los maestros de invidentes germanos son informados acerca de cuantas novedades ofrece mundialmente la pedagogía y la técnica actual en favor de los ciegos, siendo una publicación muy difundida por toda Alemania. Los deficientes visuales germanos cuentan desde hace muchos años, además, con las revistas en Braille «Zoit» y «Stern», los de la República Federal, y «Die Gegenwart» en la República Democrática, entre otras. La «Asociación de Ciegos de Lengua Alemana», fundada en Leipzig el año 1891, fomenta la impresión y divulgación de las revistas Braille germanas y de las grabaciones en la lengua de Goethe.
En el Congreso Internacional celebrado en Colonia en el año 1888, se adoptó mundialmente la notación musical Braille confeccionada por los profesores de la Institución Nacional de Jóvenes Ciegos de París, y que Levitte presentó al primer Congreso Internacional de Sordomudos y Ciegos en el año 1878, celebrado en la capital de Francia; notación que fue corregida y ampliada en 1903, en el Congreso Internacional de Ciegos de Dusseldorf (Alemania).
En 1885 es cuando por primera vez en Prusia se fundan algunas escuelas, exclusivamente para alumnos ciegos, subvencionadas por los organismos municipales, centros docentes que se reestructuran al ser publicada la ley del 11 de julio de 1891, que prescribe el ingreso y asistencia de todos los sordomudos y ciegos en los institutos especiales, donde se les educará en aulas independientes, pero conviviendo en los internados. Esta ley ordena, asimismo, que hasta la edad de los seis o siete años, los niños faltos de vista vayan a los kindergarden (jardines de infancia) donde se les formará, empleando los métodos pedagógicos de Froebel, y después pasarán a las instituciones especiales, privadas y públicas, en las cuales aprenderán los oficios ejercidos, tradicionalmente, por los carentes de visión; y también labores domésticas, música coral e instrumental, cultura general y prácticas deportivas.
Por consiguiente, en Alemania ya era obligatoria la escolarización de los ciegos en escuelas públicas y privadas a finales del siglo XIX, no obstante lo cual, se insiste en el tema con la ley prusiana del 7 de agosto de 1911, que estableció la asistencia inexcusable de los niños ciegos y sordomudos a escuelas especiales. En Alemania se presta muchísima atención a la educación de los sordo ciegos, teniendo máximo interés en que estos discapacitados puedan comunicarse con sus semejantes. Existen métodos fáciles para establecer la comunicación con los sordo ciegos y que éstos se relacionen con quienes les rodean y capten el medio ambiente de su entorno; procedimientos que han tenido gran éxito durante muchas décadas y que hoy se han perfeccionado extraordinariamente con la infinidad de aparatos inventados para hacer de estos discapacitados personas socialmente integradas y autosufícientes.
En las zonas de habla alemana tienen amplia difusión los alfabetos táctiles de Riemann y Lorm. El primero de ellos data de 1891 y se empleó en la Oberlin-house de Postdam. Consiste en presiones fuertes en las manos y en distintas partes del cuerpo, que no sólo transmiten pensamientos, sino también sentimientos. Es especialmente adecuado para jóvenes sordo ciegos o hipoacúsicos sin vista y para sordos disminuidos visualmente en edad escolar, cuyo lenguaje estaba incompleto fisiológicamente cuando perdieron el oído.
Los adultos que dejaron de ver y oír después de haber aprendido a hablar correctamente, prefieren utilizar como medio de comunicación el alfabeto Lorm, del cual ya hablamos al exponer la tiflología en Austria.
En las dos repúblicas alemanas se fundaron escuelas para sordo ciegos, siendo digno de especial mención el Centro de Kirchrode, instalado en Hannover, que comenzó su labor en 1965, como Departamento de la Escuela de Deficientes Visuales de la Baja Sajonia, siendo su director el señor K. E. Baaske, quien también ejerce como profesor en el establecimiento. El verdadero fundador de la escuela fue el doctor Herbert Garde, que elaboró un ambicioso plan de amplio alcance sobre el trabajo con niños y adultos sordo ciegos, que determinó en 1967 la instalación de un nuevo centro para estos discapacitados, denominado Deutsches Taubblindenverk (Centro Alemán para sordo ciegos), el cual habría de funcionar financiado y controlado por las tres asociaciones tiflófilas y de asistencia social: «Deutscher Blindenverband», «Bund Der Kriegsblinden Deutschlands» y «Verein Der Blinden Deistesarbeiter Deutschlands», tres organizaciones que garantizaban el bienestar de los invidentes de la Alemania occidental y que ahora se preocupan de mejorar la situación social de los ciegos en todo el territorio alemán.
Posteriormente se construyó en los alrededores de Hannover un magnífico colegio, que lleva el nombre de Kirchrode, situado en un espacioso solar, siendo inaugurado el establecimiento, oficialmente, el 20 de septiembre de 1972, y que es reconocido como Instituto Nacional para sordo ciegos. Consta de cinco pabellones, teniendo actualmente 315 alumnos sordo ciegos. Su presidente, el doctor Wilhelm Marhauer, informa acerca de este centro docente en la «Revista de los Ciegos Europeos» (volumen 1. °, del año 1973).
En 1990 se calcula que había en Alemania unos 85 establecimientos que se ocupaban de los invidentes, siendo públicos 38 y privados 47, la mayor parte de los cuales eran asilos o centros benéficos. A Prusia le correspondían 45 y de ellos 11 estaban en Berlín. Puede asegurarse que en aquella época contaban con hospicio para invidentes todas las principales ciudades de Alemania, y que en esas casas de misericordia se enseñaba a los escolares de conformidad con la ley del 11 de julio de 1891, estando subvencionadas la mayor parte de estas instituciones por la iniciativa privada o por sociedades filantrópicas.
En el año 1900 se comienzan a impartir clases de fisioterapia a los alumnos ciegos de la Escuela de Leipzig, siguiendo los métodos empleados por los invidentes japoneses, feliz idea que tuvo un médico de la ciudad, que acababa de visitar el imperio del Sol Naciente, como agregado de embajada, quien tuvo la oportunidad de ver trabajar a un excelente fisioterapeuta ciego. En Alemania se exige la misma formación académica a los fisioterapeutas faltos de vista que a los videntes, pero aquéllos encuentran luego muchas dificultades para colocarse; razón por la que casi todos los masajistas ciegos ejercen su profesión en clínicas privadas y cobrando honorarios inferiores a los que perciben sus colegas videntes (véase lámina n.° 21).
En 1905 el colegio de ciegos fundado por Zeune en Dresde fue trasladado a la ciudad de Chemnitz (hoy Karl-Marx-Stadt), donde fue levantada una amplia construcción para este fin, llamándose el centro docente «Real Instituto para Ciegos y Deficientes Mentales». Poco a poco esta institución se fue convirtiendo en un magnífico complejo pedagógico o centro de recursos educativos, pues en el año 1909 fue abierto en la misma ciudad un hogar para mujeres ciegas; en 1920, una sección para sordo ciegos; en 1928, un taller para la fabricación de cepillos y cordelería; en 1929, un taller para obreros industriales; en 1930, un colegio para amblíopes; en 1941, una escuela para telefonistas, que solamente aceptaba a ciegos de guerra; en 1949 se comenzó la enseñanza del masaje; en 1951 fue fundada la Escuela de Medicina; en 1954 se crea la sección de «Material para uso de los faltos de vista y bibliografía impresa en relieve»; en 1958 se inició la rehabilitación de cuantos habían perdido recientemente la visión; en 1963 se funda el hogar infantil, que pronto se amplía con una escuela maternal; en 1969 se comenzó la formación de programadores; en 1970 fue iniciada la recapacitación elemental; y en 1973 la institución educativa para invidentes y amblíopes de la ciudad de Karl-Marx-Stadt —que desde 1966 se llamaba «Centro de Recapacitación»— adoptó la denominación de «Doctor Salvador Allende», en recuerdo del desaparecido político progresista y ex presidente de Chile.
Es el mayor centro de rehabilitación existente en la República Democrática Alemana, pues instruye a 500 deficientes visuales, trabajando en él 150 personas y estando subvencionado por el Estado. Tiene en funcionamiento las seis secciones siguientes:

Lámina n. 21 Masajista ciega.


1. a Enseñanzas del hogar.

2. a Instrucción de discapacitados.

3. a Formación profesional.

4. a Conocimientos de medicina.

5. a Cuidados a la tercera edad y a los ciegos incapacitados para el trabajo.

6. a Economía.


Para el empleo del tiempo libre se han creado dieciocho círculos culturales, como 0los de «Destreza manual», «Teatro para aficionados», «Marionetas», «Club de ajedrez», «Orfeón», «Gimnasio» y «Club deportivo» en el que incluso se practica el tiro al blanco. Además se organizan cursillos sobre astronomía, cocina, sexología, drogas, etc., a los cuales no es obligatoria la asistencia.
Actualmente en la formación profesional participan noventa alumnos, de los que diez son programadores, veinte telefonistas, quince estereotipistas, dieciocho trabajadores en metal, cinco afinadores de piano, cinco fabricantes de cepillos y quince montadores de diversos objetos y aparatos. Una Comisión Rectora decide sobre el oficio que ha de aprender cada rehabilitado y ayuda a éste a encontrar un puesto de trabajo en su especialidad a la salida de la institución, facilitándole herramientas y material.
Desde el año 1981 el colegio de medicina del centro de rehabilitación para ciegos «Doctor Salvador Allende» es considerado como Escuela Oficial y en ella estudian masaje 40 personas y otras tantas aprenden fisioterapia.
En 1910 ha disminuido sensiblemente el número de establecimientos privados dedicados a la enseñanza de los discapacitados visuales, pues las personas filantrópicas delegan estas funciones docentes en el municipio o en entidades benéficas, que amplían el número de los matriculados en sus instituciones, siendo treinta las escuelas públicas que se dedican a la instrucción de sordomudos y ciegos, de las cuales quince están en Prusia. Ya por esta fecha comenzaron a disociarse los escolares que no ven, de aquellos que no hablan ni oyen, instalándoles en edificios independientes, donde son educados por profesorado especializado y con material distinto, pues son numerosas las publicaciones aparecidas sobre la psicología diferencial y la metodología específica para cada clase de discapacitado físico. Toda la problemática concerniente a la enseñanza de los ciegos, internacionalmente, antes de la Segunda Guerra Mundial, se dio a conocer en 1929 con la publicación en Alemania de la obra titulada «Handbusch der Blindenworlcahrstpfiege», que en dos gruesos volúmenes recogía toda la historia de la educación de los ciegos en Europa y Norteamérica, planteándose en el libro numerosas cuestiones sobre la formación cultural y profesional de los invidentes, que continúan teniendo vigencia y siendo polémicas, pese a los sesenta años transcurridos desde entonces, pues son muy candentes y subjetivas (15).
Alemania fue una de las primeras naciones que dio un decreto, autorizando a los ciegos a matricularse en las escuelas superiores y en las universidades, siempre que presentaran un certificado médico, acreditando que su ceguera, no era contagiosa ni hereditaria, lo cual estimuló a numerosos invidentes a cursar carreras que les estaban hasta entonces vedadas y que les ofrecían halagüeñas perspectivas profesionales y económicas, contando en todo momento con un apoyo material y moral digno de todo encomio, prestado por sociedades filantrópicas. El ilustre ciego Jorge Neuman, que en el año 1906 vivía en Koeningsberg, fue uno de los primeros beneficiados de esta política educativa a la cual se debe, quizás, el que sea Alemania el estado con mayor porcentaje de deficientes visuales intelectuales con carreras superiores terminadas.
En Alemania los ciegos intelectuales fueron orientados en otros tiempos hacia la carrera jurídica principalmente, pero desde que en 1915 se fundó en Marburgo la «Asociación de Ciegos de Carrera», el abanico de posibilidades se amplió notablemente y hoy día son muchos los invidentes que ocupan puestos destacados en la Administración Pública y que ejercen como gerentes de empresa, jefes de negociado, catedráticos, ingenieros, etc., aunque son más numerosos los jueces, abogados, asesores, fiscales, miembros de jurados o tribunales y magistrados, incluso trabajando en el extranjero. Durante muchos años, por ejemplo, un ciego de la Alemania Federal fue agregado cultural en la embajada de esta nación en Washington.
La «Asociación de Ciegos de Carrera» se denominó en 1916 «Unión de Ciegos Trabajadores Intelectuales Alemanes», y merced a sus positivas gestiones, en la Alemania actual los privados de vista pueden llegar sin dificultad a desempeñar puestos de jefes en la función pública; oportunidad que no suele darse en otros países, como es el caso de Italia. En Alemania, por el contrario, está prácticamente fuera de lo habitual el que los ciegos enseñen en los liceos de los videntes, magisterio que imparten muchos faltos de vista en otros países, siendo Italia la que cuenta con más maestros invidentes.
En la formación de ciegos intelectuales merece mención especial el «Deutsche Blindenstudienansthaít» (Centro de Enseñanza Media y Profesional para Ciegos), fundado en 1916 por el doctor y profesor alemán Karl Strehl, en la pequeña, antigua y pintoresca ciudad de Marburgo, a orillas del río Lahn, en el estado federal de Hesse, que es la sede de una de las universidades de mayor tradición en la República Federal Alemana. El Deutsche Blindenstudienansthaít (véase lámina n.° 22) constituye una de las instituciones educativas para ciegos de más prestigio en el mundo y en sus aulas han recibido formación académica y profesional muchos faltos de vista alemanes y extranjeros que después han ocupado puestos de responsabilidad en la Administración Pública o en empresas privadas. Karl Strehl fue su director durante más de 40 años, y también en 1916 fundó, al mismo tiempo, la Asociación de Ciegos Trabajadores Intelectuales Alemanes.
La instrucción de los alumnos en el Deutsche Blindenstudienansthaít está dividida en las secciones siguientes:
1. a Colegio de educación elemental y media o bachillerato.

2. a Formación laboral de grado medio para desarrollar profesiones burocráticas, administrativas y comerciales.

3. a Rehabilitación para ciegos adultos.

4. a Escuela de Grado Medio, que capacita a los aspirantes para estudios de sociología.

5. a Biblioteca Braille.

6. a Fonoteca con libros grabados principalmente para la enseñanza superior.

7. a Servicio de traducción y distribución de libros.

8. a Instituciones auxiliares para no videntes.

9. a Uno de los mayores talleres del mundo, dedicado a la fabricación de maquinaria e imprenta Braille (véase lámina n.° 23).
Son impartidos a gran escala, además, cursos de orientación y movilidad; y cuenta el establecimiento con otras secciones para la educación estética, mímica, deportiva, gimnástica, folklórica, etc.; teniendo numerosos asesores para poner en práctica la moderna metodología y decidir sobre el empleo o no aceptación de cuantos aparatos para uso de los invidentes se inventan y aparecen en el mercado (véase lámina n.° 24).
La imprenta Braille de esta institución cubre todas las necesidades de la misma y, además, proporciona libros a todo el país, contando con un magnífico servicio de producción y distribución de instrumentos auxiliares para privados de visión y uno de los mejores talleres dedicados a la fabricación de maquinaria para las imprentas Braille. Internacionalmente colabora el Deutsche Blindenstudie-nansthaít con las organizaciones de no videntes de Abisinia, Uruguay, Marruecos y otros países por medio de la Unión Mundial de Ciegos, al igual que lo hizo con el Consejo Mundial para la Promoción Social de los Ciegos.
(15) Don José Ezquerra Berges redactó el capítulo correspondiente a la enseñanza de los ciegos en España, pero con excesivo protagonismo por su parte.

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   54


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal