Los dones del espíritu santo: consejo, piedad, fortaleza / els dons de l’esperit sant: consell, pietat, fortalesa…



Descargar 54.94 Kb.
Fecha de conversión12.09.2017
Tamaño54.94 Kb.
LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO: CONSEJO, PIEDAD, FORTALEZA... / ELS DONS DE L’ESPERIT SANT: CONSELL, PIETAT, FORTALESA…vitrall central parròquia de l\'esperit sant de barcelona. disseny: mn. francesc adell.

Solemnidad de Pentecostés

13 Mayo: Virgen de Fátima

Francisco y Jacinta, los Beatos pastorcillos de Fátima

(Versió catalana en preparació. S'escriu primer en castellà, perquè la majoria dels destinataris al Continent Digital són de parla castellana)
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (2,1-11):

Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De repente, un ruido del cielo, como de un viento recio, resonó en toda la casa donde se encontraban. Vieron aparecer unas lenguas, como llamaradas, que se repartían, posándose encima de cada uno. Se llenaron todos de Espíritu Santo y empezaron a hablar en lenguas extranjeras, cada uno en la lengua que el Espíritu le sugería. Se encontraban entonces en Jerusalén judíos devotos de todas las naciones de la tierra. Al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, porque cada uno los oía hablar en su propio idioma.


Enormemente sorprendidos, preguntaban: «¿No son galileos todos esos que están hablando? Entonces, ¿cómo es que cada uno los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay partos, medos y elamitas, otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o en Panfilia, en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene; algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes; y cada uno los oímos hablar de las maravillas de Dios en nuestra propia lengua.»



Salmo 103,1ab.24ac.29bc-30.31.34

R/. Envía tu Espíritu, Señor, 


y repuebla la faz de la tierra

Bendice, alma mía, al Señor:


¡Dios mío, qué grande eres!
Cuántas son tus obras, Señor;
la tierra está llena de tus criaturas. R/.

Les retiras el aliento, y expiran


y vuelven a ser polvo;
envías tu aliento, y los creas,
y repueblas la faz de la tierra. R/.

Gloria a Dios para siempre,


goce el Señor con sus obras.
Que le sea agradable mi poema,
y yo me alegraré con el Señor. R/.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios (12,3b-7.12-13):

Nadie puede decir: «Jesús es Señor», si no es bajo la acción del Espíritu Santo. Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. Porque lo mismo que el cuerpo es uno y tiene muchos miembros, y todos los miembros del cuerpo, a pesar de ser muchos, son un solo cuerpo, así es también Cristo. Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. Y todos hemos bebido de un solo Espíritu.



Secuencia

Ven, Espíritu divino,


manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
divina luz, y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas,
infunde calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;
por tu bondad y tu gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno.

23

Lectura del santo evangelio según san Juan (20,19-23):

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»
Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»

Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»



Pensamientos para la homilía

Dice un autor antiguo: “Jesús se aparece como un valiente luchador, que está herido de manos y pies y en el costado.”

¡Ha luchado, hasta la muerte contra el pecado y la misma muerte, y ha vencido! ¡Y su victoria puede ser la nuestra!

"¡Ánimos!", nos dice, "¡yo he vencido, y tú también puedes vencer! ¡Tienes mi mismo Espíritu de Amor, en ti!"

Los dones del Espíritu Santo: Sabiduría, Entendimiento, Ciencia, Consejo, Fortaleza, Piedad y Santo Temor de Dios.

Permitirme hacer una breve pincelada sobre tres de ellos, de especial importancia en los tiempos que corren. Aunque los 7 son importantísimos, y animo a repasarlos en el Catecismo.

El Don del Consejo: en momentos difíciles de la vida, sepamos dar consejo a otras personas y sepamos pedir consejo al Espíritu Santo (de la homilía de Mn. Joan Serra Fontanet http://www.mossenjoan.com/Pentecosta/Dons_cas.htm )

Explica Kiko Arguello, el iniciador del Camino Neocatecumenal, que en una ciudad italiana, un grupo de personas del Camino estaban dando testimonio de Jesucristo en una plaza. Hacían lo que nos está pidiendo el Santo Padre, Francisco: que salgamos afuera a hablar de Dios.

Una chica del grupo estaba un poco alejada, como participando en aquello solo a medias.

Cuenta Kiko que se le acercó un hombre que llevaba una criatura en brazos y le pregunta:

- "Oye, perdona, ¿tú eres de este grupo?"

Ella le contesta, no muy convencida:

- "Sí, lo soy."

Él le dice:

- "Mira, yo estoy desesperado pues me ha abandonado mi esposa, y quiero suicidarme. Pero me da mucha lástima este niño, y he pensado salir a buscar alguna iglesia abierta o algún monasterio de monjas, donde dejarlo, y luego suicidarme con esta pistola (y le enseña la pistola)."

- Ella le dice:
"Oiga, oiga, escúcheme… Déjeme la criatura y escuche al catequista, y luego haga lo que quiera…”

Él siguió aquel sabio consejo. Escucho al catequista predicar sobre el Amor de Dios. Y le dijo a la chica: “Dame la criatura, y toma la pistola, que ya no me suicido más.”

El Don del Consejo; aquel sabio consejo de aquella chica le salvó la vida a aquel hombre desesperado. Y, de hecho, le puso en camino de Salvación Eterna.

El Don de la Piedad: Vivir sumergidos en el Amor Eterno e Infinito de Dios, en la Oración. Los cristianos del Siglo XXI, o seremos unos místicos o no seremos cristianos. ¡Este mundo tan secularizado, este mundo tan Sin Dios, se nos comerá!

Con el don de la piedad, encontramos gozo y alegría profundos en la Oración. En ese estar muchas veces unidos en Oración fervorosa, con Aquel que sabemos que nos ama. Esto es la oración, decía Santa Teresa de Ávila.

Con Aquel que sabemos que nos Ama con un Amor Eterno e Infinito. 

"Padre, Tú me has Amado desde antes de la creación del mundo", dice Jesús, en Jn 17.

El Don de La Fortaleza: Es especialmente necesario para ser Almas Víctimas, sin desfallecer, para colaborar con Cristo en la Obra Admirable de la Salvación del mundo.

"Yo sufro en mi carne aquello que falta a los sufrimientos de Cristo, para el bien de su Cuerpo, que es la Iglesia", dirá San Pablo en su Carta a los Colosenses (Col 1,24).

Es la Fortaleza de San Esteban, Mártir, que mientras le apedreaban, moría orando por sus perseguidores, entre ellos un tal Saulo de Tarso. Saulo luego será, gracias a la Fortaleza de Esteban, el gran San Pablo, Evangelizador entusiasta del Mundo entero.
 
El viernes pasado, el día 13 de mayo, celebrábamos a la Virgen de Fátima.

La Virgen de Fátima les dirá a los tres pastorcillos, que se han ofrecido para aceptar de Dios todos los sufrimientos que Él quiera enviarles, como reparación por los pecados con que es ofendido y como súplica por la conversión de los "pobres pecadores": "Tendréis, pues, mucho que sufrir, pero la Gracia de Dios será vuestra Fortaleza."

Y la Gracia de Dios, es el Don de Dios por excelencia: El Espíritu Santo, es decir, el Amor de Dios derramado en nuestros corazones, el día de nuestro bautismo.

Es el Espíritu del Amor de Dios, que hace de nosotros una comunidad de hermanos. "Todos los escuchaban hablar en su lengua materna". El demonio nos separa (dia-bolos: el que se lanza –bolos-, entre dos -dia-, para separar y dividir). En cambio el Espíritu Santo nos Une, porque Dios es Amor. "Padre, que todos sean Uno, como Tú y yo somos Uno, para que el mundo crea” (QUE DIOS ES AMOR)."

La eucaristía que estamos celebrando es esencialmente una oración trinitaria: Acción de gracias al Padre, por Jesucristo, en (movidos por) el Espíritu Santo.



María Santísima, la valiente y generosa co-redentora la pie de la cruz del Redentor, todos los santos y santas de Dios y todos los ángeles del cielo, nos ayuden a celebrar esta acción de gracias, con todo el corazón y con toda el alma. Y así salir para dar testimonio entusiasta del amor de Dios a todos los hombres.

¡Que así sea!


Que aixi sigui!

Que tengáis un buen domingo de Pentecostés.



Que tingueu un bon diumenge de Pentecosta.
Mn. Joan Manuel Serra i Oller jserrao@bisbatsantfeliu.cat

Parroquia de Sant Joan Baptista, de Sant Joan Despí.

Sala multiconfesional, Hospital Moisès Broggi, Sant Joan Despí, Barcelona (Cataluña, España)

www.bisbatsantfeliu.cat / www.mossenjoan.com


http://www.parroquiasantjoandespi.com/
Ver ésta y otras homilías mías en: www.mossenjoan.com/index_JMSO.html
www.evangelizaciondigital.org / www.movimientosacerdotalmariano.es
www.camino-neocatecumenal.org / www.mistica.es / www.carmelcat.cat
Mis vídeos en Gloria.tv (el youtube católico): https://gloria.tv/user/Fo4DUuFbXPH
Los Tweets de este cura twitero: https://twitter.com/JuanManuelSerr5

Los Dones del Espíritu Santo: Ilustrados en los ventanales de la Parroquia el Espíritu Santo de Barcelona (arriba, el rosetón de la Iglesia): http://www.mossenjoan.com/Pentecosta/Dons_cas.htm



En català: http://www.mossenjoan.com/Pentecosta/Dons.htm

Beata Jacinta, de Fátima: “¡JESÚS, MARÍA, AHORA PODÉIS SALVAR MUCHAS ALMAS PORQUE ESTOY SUFRIENDO MUCHÍSIMO!”http://www.arautos.org.br/resource/view?id=68615&size=2

Virgen de Fátima 13-5-2015

(Las citas de las Memorias de Lucia, no son literales).

De los tres pastorcillos, fue Jacinta, de 7 añitos, la que quedó más impresiona por la visión pavorosa del infierno.

Y es la que mejor entendió el grito de auxilio que llega del cielo.

Pronto empezaron a ofrecer pequeños sacrificios por la conversión de los "pobres pecadores."

Regalaban su merienda a los pobres. Un día se encontraron una cuerda e hicieron tres trozos. Se la ataban a la cintura y aquello les hacía sufrir mucho. Lo ofrecían por los pecadores.

La Virgen, en una ocasión les dirá: "La cuerda no la llevéis de noche, de noche tenéis que descansar." Esto significa que la Virgen aprobaba aquella pequeña mortificación de la cuerda, de día.

Un día Jacinta le dice a su prima Lucia (es ella quien nos cuenta todo esto en sus memorias): "Ahora quisiera ir a ver a mi hermanito Francisco, pero no voy y lo ofrezco por los pecadores."

Más tarde Francisco y Jacinta enfermarán. Ingresada en el hospital, Lucia la iba a visitar y le preguntaba: "Jacinta, ¿cómo estás?"

Ella le contestaba: "Sufro mucho, pero lo ofrezco todo por los pecadores."

Lucia añade: "Era su ilusión (ofrecer sacrificios por los pobres pecadores, para que se conviertan y no vayan a parar al fuego del infierno)."

También nos cuenta Lucia, en sus Memorias, que Jacinta a menudo se ponía la cabeza entre las manos y se decía a sí misma: "El infierno, el infierno... Están vivos y están en medio de las llamas."

Y le decía a su prima Lucia: "Dile a esa Señora que muestre el infierno a los pecadores, ya verías como se convierten..."

Ya tenía 10 añitos cuando la Virgen María se le apareció en el hospital de Ourem. La Virgen le pregunto: "Jacinta, ¿quieres venirte al cielo conmigo, o quieres seguir sufriendo por los pecadores?"

Ella no se lo pensó ni un instante: "¡Quiero seguir sufriendo por los pecadores!"

La Virgen le dijo: "Tendrás, pues mucho que sufrir. Irás a un hospital, en Lisboa, y estarás aislada... Pero, no te preocupes, porque te vendré a buscar para llevarte al cielo."

Jacinta fue llevada a un hospital, en Lisboa. Tenía una grave herida en el pecho.

Unos médicos quisieron salvarla, haciendo una complicada y difícil operación. Se trataba de extraerle una costilla infectada.

La operación duró horas, y la anestesia falló. ¡El dolor que experimentó Jacinta sólo puede ser descrito como un dolor feroz!

En medio de la operación, ella grita: "¡JESÚS, MARÍA, AHORA PODÉIS SALVAR MUCHAS ALMAS PORQUE ESTOY SUFRIENDO MUCHÍSIMO!"

La Virgen cumplió su promesa y, el 20 de febrero de 1920, bajó y se llevó a Jacinta al Cielo ("donde ya no hay ni luto, ni llanto, ni dolor, porque las cosas de antes han pasado" Apocalipsis).

El sacerdote que explicaba estos detalles impresionantes de las últimas horas de Jacinta, en una revista especializada de Fátima, acababa el articulo con esta pregunta: "Somos nosotros de aquellas personas que han recibido la gracia de la conversión gracias al gran Sufrimiento de Jacinta, ofrecido con tanto Amor (y soportado con la FORTALEZA que Dios mismo le dio), por la conversión de los pobres pecadores?" En el cielo lo sabremos.

Si nos preguntamos, cómo fue todo esto posible. Recordemos lo que la Virgen les dijo en la primera aparición, el 13 de mayo de 1917, una vez han aceptado sufrir por la conversión de los pobres pecadores:

TENDRÉIS, PUES, MUCHO QUE SUFRIR, PERO LA GRACIA DE DIOS SERÁ VUESTRA FORTALEZA.

Y la Gracia de Dios es el Amor de Dios derramado en nuestros corazones, con el DON DEL ESPÍRITU SANTO.

Nota: El 20 de febrero es la memoria de los Beatos Francisco y Jacinta, de Fátima. Beatificados por San Juan Pablo II, y enterrados, los dos, en la Basílica de la Virgen de Fátima.

++++++++++++++++++++++++++

Novena a los Beatos Jacinta y Francisco, videntes de Fátima

Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.


Os adoro profundamente con todos los poderes de mi alma
y Os agradezco de todo corazón por las apariciones de la
Santísima Virgen en Fátima a través de las cuales se manifestaron
en el mundo los tesoros del Inmaculado Corazón.

Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús


y a través de la intercesión del Inmaculado Corazón, os imploramos,
si es para vuestra mayor gloria y el bien de las almas, que eleven ante la Santa Iglesia a los beatos Jacinta y Francisco, alcanzándonos por su intercesión la gracia que ahora os imploramos.
Amén

Padre Nuestro, Ave María, Gloria.http://www.pastorinhos.com/_wp/wp-content/uploads/franja1-236x300.jpg


Nuestra Señora de Fátima... Ruega por nosotros


Beata Jacinta Marto... Ruega por nosotros
Beato Francisco Marto.... Ruega por nosotros

 

LETANÍAS DE FRANCISCO Y JACINTA




Señor, ten piedad de nosotros 
Cristo, ten piedad de nosotros 
Señor, ten piedad de nosotros 

Dios Padre, Creador del mundo, ten piedad de nosotros 


Dios Hijo, Redentor de los hombres, ten piedad de nosotros 
Dios Espíritu Santo, Perfección de los elegidos, ten piedad de nosotros 

Santa María, Madre de Dios, rogad por nosotros 


Nuestra Señora del Rosario, rogad por nosotros 
Corazón Inmaculado de María, rogad por nosotros 

Francisco y Jacinta, niños bendecidos por Dios,


Niños tan queridos del Corazón de Nuestra Señora, 
Niños tan queridos de todos nosotros,... 

Pastorcitos maravillados por la creación, 


Pastorcitos admirando el cielo estrellado, 
Pastorcitos acariciando los corderitos blancos,... 
Pastorcitos de mirada limpia,...
Pastorcitos de sonrisa angelical,... 
Pastorcitos de alma cristalina,...

Corazones apasionados de la belleza, 


Corazones hambrientos de la verdad, 
Corazones desbordantes de amor,...

Pasmosas maravillas de oraciones,... 


Fuentes desbordantes de sacrificios,... 
Ofrecimientos totales prontos para el martirio,

Francisco, tu pacífico y contemplativo ruega por nosotros


Tú consolador de Dios,...
Tú que has fallecido sonriendo,

Jacinta, tú fiel aliada del Santo Padre,


Tú apóstol del Corazón Inmaculado de María,... 
Tú amiga de los pecadores,...

Vosotros dos, compañeros de los ángeles rogad por nosotros


Confidentes de Nuestra Señora,... 
Testimonios vivos de Su Mensaje,
Vosotros, apasionados de Dios,... 

Vigías al lado de Jesús escondido, 


Adoradores de la Santísima Trinidad,... 
Estrellas de luz para la humanidad,... 
Zarzas ardientes del Altísimo,...
Llamaradas de amor hacia la eternidad,

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, perdónanos Señor


Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, escúchanos Señor
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros, Señor

Oremos.
Dios que has concedido a nuestros dos Pastorcitos volverse dos pequeñas zarzas ardientes, tan inflamados de amor por el Santo Padre y por los pecadores como abrasados de amor hacia Nuestra Señora y Jesús escondido, haced que nos volvamos otros Franciscos y otras Jacintas, para que por nuestra parte ardamos del mismo amor y con ellos nosotros nos encontremos todos juntos en el Cielo a los pies de Nuestra Señora para adorar a la Santísima Trinidad. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén 

Más sobre la Virgen de Fátima:


http://www.reinadelcielo.org/virgen-de-fatima-portugal-1917/ (con el canto a la Virgen de Fátima)
http://www.lovecrucified.com/catolico/santos/francisco_jacinta_espiritualidad.htm
https://anecdotasycatequesis.wordpress.com/2010/02/20/consolador-de-jesus-beato-francisco-marto/

Vídeo sobre la Virgen de Fátima para niños de todas las edades: https://gloria.tv/video/AUtqn4U3Sij





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal