Los procedimientos electorales en la democracia representativa. Su importancia e influencia



Descargar 2.33 Mb.
Página1/5
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño2.33 Mb.
  1   2   3   4   5



LOS PROCEDIMIENTOS ELECTORALES EN LA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA. SU IMPORTANCIA E INFLUENCIA
Carlota Jackisch*

La teoría competitiva de la democracia
Una cuestión que inmediatamente se presenta al relacionar los procedimientos electorales con la democracia es qué se entiende por democracia . Una definición clásica es la que afirma que se trataría del gobierno del pueblo. Pero el órgano de gobierno, en el caso de que se aceptara tal definición, es düícilmente imagi­ nable en sociedades complejas. El "pueblo" podría ser el órgano de gobierno sólo en una comunidad pequeña, donde la asamblea delpueblo pudiera reunirse y sus miembros interactuar al tomar decisiones.

También se ha intentacto definir la democracia como elgobier­ no de la mayoría . En esta definición se esconde la premisa de que las minorías, mediante el trabajo político de difusión de sus

propuestas, pueden llegar a lograr el apoyo necesario para convertirse en mayoría. Si esto no fuera posible por diversos motivos, como de hecho sucede en distintas sociedades, las mayorías y minorías se vuelven permanentes. La imposibilidad de alternancia, es decir, de mayorías cambiantes, es una caracte-

*Doctora en Ciencias Polfticas. Investigadora en ClADLA - Fundación Konrad

Adenaue.r.
89

rística de sistemas políticos que dudosamente pueden conside­

rarse democráticos.1

Otra forma de definir un gobierno democrático es tomando

como núcleo de la definición los propósitos que dicho gobierno

cumple. En este caso, la definición diría que un gobierno es democrático en la medida en que se manifiesta clara y pública­

mente a favor de objetivos democráticos y se compromete con ellos. Aquí se plantea el problema de cuáles son los objetivos democráticos. Y quizás éstos sean definidos por las propias autoridades de los gobiernos y si éstas afirman que persiguen fines democráticos, estaríamos frente a una democracia. Esta posición muy discutible ha sido, sin embargo, apoyada por distintos intelectu ales que han decidido definir ellos mismos esos objetivos. Se ha afirmado que los gobiernos democráticos son aquellos que promueven el bienestar humano, la igualdad, los derechos de las personas, la justicia, la "maximización del au tod esarrollo decada individuo", la dignidad humana, la elimi­ nación del hambre, de la ignorancia y de la muerte prematura por enfermedad, y elavance hacia una "sociedad igualitaria en la que todos puedan considerarseplenamente humanos".2 Esta manera de enfocar el problema con frecuencia culmina con la incorpo­ ración, a la definición de los objetivos de la democracia, de los puntos que cada autor considera de mayor relevancia. Estos objetivos, en general, son un tanto ambiguos y vagos y, sobre todo, de un idealismo queroza la utopía .Sise acepta la definición que los líderes políticos proponen acerca de los objetivos de su gobierno, no se encontrará ninguna que exprese claramente su rechazo por la democracia. Todos son demócratas; inclusive los militares que detentan el pod er de un país generalmente expr san su adhesión a la democracia al tiempo que eliminan sus ins­ tituciones, afirmando que su gobierno es provis ional y que su máxima aspiración es que, al ténnino de su mandato, la demo­ cracia funcione en forma más plena. La autodefinici ón de los

1Véase Lijphart, A., Democracy in Plural Socictics. A Comparativc Explora/ion. New

Haven, 1978.

  1. Véase Bachrach, P., The Theory of Democratic Elitism: A Critic, Boston ,1967, pp. 24

y 98. Este autor rechaza la democracia reducida a un "método político" y propone un

ensanchamien to del "alcance político hastaabarcar las instituciones privadas más poderosas

y, de modo más general,la participación generalizada", p. 97.
90

líderes en materia democrática lleva a que un autor como Macpherson afirme que los Estados liberales, los Estados mar­ xistas-leninistas y los Estados de los países en vías de desarrollo, gobernados por un solo partido, son democráticos. Según este autor, Poi Pot también tenía un objetivo dernocr ático.3

Todos estos intentos de definir la democracia en forma del "deber ser" en lugar del "es" no han logrado imponerse en el mundo académico. Es decir que los intentos normativos de definición han sido superad os por los más descriptivos y empíri­ cos. Como afirma Huntington: "Los argumentos generalizados sobre la democracia corno una teoría normativa se han debilita­ do, así, drásticamente, al menos entre los catedráticos norteame­ ricanos, y han sido reemplazados por iniciativas para compren­ der la naturaleza de las instituciones democráticas, su funciona­ miento y los motivos por los que progresan y fracasan. La democracia tiene un significado útil sólo si se la define en términos institucionales". 4

La institución clave en una democracia es la elección de representantes y autoridades por medio de elecciones competi­ tivas. En otras formas de gobierno las persona s se convierten en representantes a través de un status adscripto como el linaje, o por la violencia, la riqueza o la apropiación; en cambio, las elecciones libres, en las cuales el ciudadano puede optar por distintas propuestas políticas , son inherentes al sistema demo­ crático. Es interesante señalar que la forma de llevar a cabo las elecciones, el voto secreto, la mayoría relativa versus la mayoría calificada, ha sido imitada de prácticas ejercidas por los monjes. Ya en el siglo VIII las distintas órdenes monásticas tenían que resolver el problema de elegir a sus superiores. Y -como en las democracias modernas-, al no poder recurrir a la fuerza ni a la herencia, tuvieron que encontrar para ello una forma de idear métodos de selección por elección. Esta experiencia acumulada durante siglos se tradujo en un alto grado de perfeccionamiento y en un constitucionalismo electoral de gran complejidad.5



  1. Macpherson, C. B., Tlw R eal World of Dcmocmcy, Oxford, 1966, pp. 33 y 22.

4 Hun tington, S. P., "El sobrio significado de 1a democracia", en Estudios Públicos, N" 33

(1989).

s El ejemplo en Sartori, G., Teorfa de la democracia. El debate contemporáneo, Madrid,

1988, p. 179.
91

En las democracias actuales las persona s se convierten en líderes por medio de elecciones en las que participa todo el cuerpo electoral. La fórmula del concepto de democracia más aceptada en la actualidad pertenece aJoseph Schumpeter y reza: "el método democrático es aquel mecanismo institucional cuyo fin es llegar a decisiones políticas, en el cual los individuos adquieren la facultad de decidir por medio de una lucha compe­ titiva por el voto del pueblo".6 Schumpeter, al definir de esta manera la democracia, desecha, según sus palabras, "la teoría clásica de la democracia, que definió a ésta en términos de gobierno del pueblo, es decir, haciendo hincapié en las fuentes y en aquellas definiciones que se ocupan del propósito de la democracia en términos de búsqueda del 'bien común' o 'bien­ estar general' ". Como bien señala Huntington,7 el enfoque institucional hace posible distinguir la democracia como sistema político de otros sistemas contemporáneos, especialmente del autoritarismo y del totalitarismo, teniendo en cuenta también para estas otras formas de gobierno aspectos institucionales.

En el caso de un sistema totalitario, éste está constituido por un solo partido, dirigido por un solo hombre.Cuando ese hom­ bre es sustituido, se producen en general grandes convulsiones dentro de la administración, a veces seguidas por purgas en el seno del gobierno. Existe en el sistema totalitario un férreo control de las actividades de los ciudadanos por medio de una policía secreta sumamente organizada, y también un control de los medios de comunicación, que deben propagar la ideología dominante.

El sistema autoritario se caracteriza por tener un solo líder, por no estar representado por ningún partido o por contar sólo con un partido débil, sin una ideología clara. Esta distinción entre los diferentes sistemas interesa sobre todo para ubicar la importancia de las elecciones en cada uno de ellos.

6Schumpeter,J. A., Capitalism, Socialism and :Jemocmcy, New York,1942, p. 269. En el debate entre Jos defensores de definiciones normativ as frente a la definición institucional, según el modelo schumpeteriano, este último ha ganado en aceptación. Entre otrosautores, Dahl, Powell, Huntington, Gastil y Sartori han generado definiciones que parten de la utilizada por Schumpeter.

  1. Huntington, S. P., op. cit., p. 16. También: Dahl, R., Polyarchy: Pcrrticipcrtion and

Opposition, New Haven, 1971, pp. 2-10.
92

Las tres dimensiones a través de las cuales se pueden compa­

rar estos tres sistemas son:
l. La forma de elegir líderes.

  1. El alcance dela participación ciudadana en la formación del

gobierno.

  1. El alcance del control social.


TIPOS DE SISTEMAS POLÍTICOS


Características

Democrático

Totalitario

Autoritario


Rol de la ideologfa Forma de cambio Participación


limitado gradual amplia autonóma


central revolucionario amplia movilizada


no existe no gradual ninguna o

muy limitada

Elecciones

efectivas

rituales

no existen




competitivas

no competitivas

o no son




frecuentes




competitivas


Libertad de expresión, de prensa y de

amplia

no existe

severamente

restringida

reunión











Fuente: Cuadro en parte modificado del que se encuentra en: Huntington, S. P., "El

sobrio significado de la democracia", Estudios Príblicos, N" 33, 1989.

Como se desprende del cuadro, la democracia es competitiva, lo que en ya presupone libertad de expresión, de prensa y de reunión. Asimismo, la participación no es inducida sino autóno­ ma y abarca a toda la sociedad:mayorías y minorías. En cambio, en un sistema no democrático no se permite a la oposición tomar parte en las elecciones, se la controla o se la persigue en sus actividades, se clausuran sus periódicos o secomete fraude en las elecciones.

93
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal