Los procedimientos electorales en la democracia representativa. Su importancia e influencia



Descargar 2.33 Mb.
Página4/5
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño2.33 Mb.
1   2   3   4   5
la vinculación entre los sistemas bipartidistas y el

escrutinio mayoritario a una sola vuelta ha sido observada y verificada durante un período más largo que las otras. En rela­ ción con las críticas en cuanto a la imprecisión de sus afirmacio­ nes, Duverger atribuye ese error a la interpretación que sus lectores hacen de sus escritos. Según el autor, en sus tesis se declara simplemente que un sistema.electoral "tiende" a conducir a un sistema de partidos específico, con lo cual se enfatiza que lo primero no produce necesariamente lo segundo. Reconoce que en sus primeros escritos, alrededor de 1945, había planteado en términos más absolutos que un sistema electoral determinado conduciría a un sistema de partidos específico. Pero después, a partir de 1950, habría atemperado sus expresiones utilizan.do nociones como "tiende a conducir", en lugar de "conduciría", y el contexto ha subrayado claramente, según Duverger, que el

sistema electoral es solamente uno delos elementos causales.En

1955 manifestó, según sus propias palabras: "Es seguro que el

sistema de partidos de un país es en primer lugar un reflejo de tradiciones nacionales y fuerzas sociales. La influencia delsistema

electoral puede ser contrarrestada por estos factores básicos". Mientras que unos años más tarde, en 1960, agrega que"[...] la relación entre normas electorales y sistema de partidos no es mecánica y automática: un régimen electoral específico no pro­ duce necesariamente un sistema de partidos específico; sola­ mente ejerce presión en dirección a dicho sistema; es una fuerza


>tfdem, p.13.

107

que actúa junto con varias otras fuerzas, algunas de las cuales tienden en dirección contraria".35

ContestandoaRiker 36 quien toma elcaso específico deIrlanda

como un ejemplo de desviación respecto de la ley sociológica que

habla de los efectos de la representación proporcional, Duverger

afirma que esepaís está todavía más lejos de un sistema bipartidista que Austria o la República Federal de Alemania. Al respecto,

Duverger aclara que el Parlamento de Dublín nunca ha estado, en el último medio siglo, conformado únicamente por Fianna Fail, Fine Gael y los laboristas. Siempre ha habido, cuando menos, un_ partido pequeño más, y generalmente varios otros partidos. Estos ocupan más de un 10 por ciento de los escaños. "La tendencia de la representación proporcional a favorecer a los partidos pequeños opera aq tal como es de esperar.'m

Douglas Rae38 también se ocupa de la obra de Duverger. Sostiene en este sentido que la ley debe ser reformulada del siguiente modo: "Las fórmulas de mayoría relativa producen sistemas bipartidistas". De acuerdo con Rae,"[...] esta proposi­ ción implica que las fórmulas de pluralidad son condición ne­ cesaria y suficiente para una competencia bipartidista. Si ello es correcto, todos los sistemas bipartidistas serán asociados con la mayoría relativa y todas las fórmulas de mayoría relativa serán asociadas con sistemas bipartidistas. Siguiendo la misma lógica, ninguna otra fórmula será asociada con la competencia bipartidista y los sistemas de dospartidos nunca existirían sino en el marco de fórmulas de mayoría relativa".39

Sartori, en cambio, plantea la cuestión de otra manera. En efecto, para este autor, la propuesta de Rae supone una ley determinista, cuya formulación correcta tendría que ser: "Las fórmulas pluralistas [mayoría relativa. Nota de la autora] cons­ tituyen la única y exclusiva condición necesaria y la única y ex­ clusiva condición suficiente [cursiva en el texto original]. Es sólo con estas restricciones que los sistemas de dos partidos jamás existirían sin elecciones pluralistas. La consecuencia ulterior es

JlÍdcm, p. 14.

36Riker, W., op. cit., p. 758.

37 Duverger , M., op. cit., nota 14, p. 18.

38Rae, W., op.cit.

3•ídem, p. 93.
108

que cualquier cosa que no sea una perfecta correlación positiva es suficiente para falsificar la ley. La prueba aquí no es la fuerza dela asociación, sino la posibilidad de hallar alguna excepción" :10 También Sartori propone una reformulación que rezaría así: "Las fórmulas de pluralidad son una condición importante, pero sólo una de las condiciones suficientes".41 Esta formulación ya no implicaría que el bipartidismo jamás existirá en ausencia de elecciones por mayoría relativa. Sólo formulada de esta ma­ nera la ley admite un análisis de las correlaciones y, sobre todo, las excepciones que surgen no necesariamente implican una refutación. Sartori aclara cuáles serían otros factores que influ­ yen en el formato del sistema de partidos. Al respecto, señala que la fórmula pluralista condiciona al votante; se trata de un condicionamiento manipulador. Ello significa que la opción del votante se ve concretamente restringida, las más de las veces, a quienes encabezan la competencia, a menos que esté dispuesto a malgastar su voto. De esta manera, el distrito pluralista de un solo representante, efectivamente fabrica una competencia bipartidista, distrito por distrito. Pero que el elector se vea restringido no significa que necesariamente se produzca como consecuencia una reducción del número de partidos a nivel nacional. El efecto restrictivo sobre el votante no es equivalente al efecto reductivo sobre el número de partidos que conforman el sistema de partidos a nivel nacional.

Por lo tanto, para Sartori, no se puede asegurar simplemente que la fórmula pluralista "tienda a producir" (como expresa la reformulación de Duverger) un sistema de dos partidos. Y la razón es que el votante se ve restringido, allí donde vota. De manera tal que ningún sistema electoral puede reducir a dos el número de partidos relevan tes en el plano nacional, a menos que esos dos partidos sean los participantes de mayor importancia en todos los distritos que componen un país. De esta manera, el pasaje de un bipartidismo local a un bipartidismo nacional se transforma en la cuestión por resolver. ¿Qué factores condicio­ nan este pasaje? En palabras de Sartori: "Dado que el efecto del sistema electoral es un
1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal