Los riesgos laborales-viales y su prevención abril de 2011



Descargar 475.16 Kb.
Página1/11
Fecha de conversión01.05.2018
Tamaño475.16 Kb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

logo 1.jpg





LOS RIESGOS LABORALES-VIALES Y SU PREVENCIÓN




pict001000.jpg

Abril de 2011






Centre Específic de Recerca per a la Millora i Innovació de les Empreses” (CERpIE)

Escola Tècnica Superior d’Enginyeria Industrial de Barcelona

Universitat Politècnica de Catalunya

Barcelona



Presentación
En los últimos diez años, tanto los accidentes de tráfico como los accidentes laborales presentan trayectorias contenidas o en disminución, particularmente en lo referente a los accidentes mortales. Sin embargo, los accidentes laborales-viales presentan en su conjunto tendencias crecientes: un 4,6% al año. En el año 2009 se produjeron en España más de 68.000, de los cuales 283 fueron mortales. El impacto social y particularmente en la vida de las personas es pues importante.

Desde el punto de vista de la seguridad vial, un 54% de las víctimas de los accidentes de tráfico son laborales-viales; desde el punto de vista de la seguridad laboral, un 34% de los accidentes laborales mortales son laborales-viales. Es un problema que precisa de la intervención de políticas públicas.

Conscientes de la mejora que hay que realizar en este terreno, OSALAN ha promovido el presente estudio para conocer mejor los rasgos generales de los riesgos laborales-viales, los aspectos epidemiológicos, las acciones preventivas administrativas que se están llevando a cabo, los programas formativos orientados a su prevención y las prácticas preventivas desarrolladas por las empresas.

En todos los casos se ha utilizado un enfoque comparativo, tratando la información disponible en países de nuestro entorno, particularmente Alemania, Austria, Dinamarca, Francia, Holanda, Italia, Reino Unido y Suecia. La práctica totalidad de los países que han abordado seriamente la problemática del riesgo laboral-vial ha utilizado un enfoque sistémico, interdepartamental y pluridisciplinar, en el que resultan claves la participación y la responsabilidad compartida. De este modo las acciones de carácter estructural, las formativas y las de comunicación y sensibilización, son participadas y coordinadas por todos los agentes implicados.

Hay que destacar el trabajo de coordinación entre los distintos organismos de la administración (Seguridad Vial, Inspección del Trabajo, Seguridad Social, Prevención de Riesgos Laborales) en la realización de acciones encaminadas a minimizar los riesgos laborales-viales. Estas acciones se orientan a diversos objetivos como mejorar y coordinar la información y las estadísticas sobre accidentes laborales-viales, consensuar y priorizar políticas de inversión en infraestructuras, el establecimiento de fundaciones para la investigación científica, etc. por poner algunos ejemplos.

Son muchos los esfuerzos que se están realizando en este campo, tanto a nivel nacional como internacional, con todo aún queda mucho por avanzar en materia de prevención de los riesgos viales-laborales. Una iniciativa internacional que sin duda tendrá un impacto importante en la seguridad vial labora será la aparición en 2012 de la norma ISO 39001 de sistemas de gestión de seguridad del tráfico vial.


Es clara pues la necesidad de emprender planes específicos para la prevención de este tipo de riesgo laboral. El estudio que OSALA ha impulsado y que ahora presentamos nos ha permitido, en primer lugar, conocer y comparar las mejores prácticas de los países, instituciones y empresas sobre el tratamiento de los accidentes de tráfico y la seguridad vial en las políticas de prevención de riesgos laborales; en segundo lugar, conocer y comparar planes de actuación para reducir los accidentes de trabajo en desplazamiento o relacionados con los desplazamientos y sus víctimas; y finalmente acercarnos al objetivo de implicar a las empresas y los trabajadores en las políticas de seguridad vial.

Pilar Collantes

Dtra. General OSALAN


Bilbao, diciembre de 2010

Siglas
BG, Berufsgenossenschaften (Mutuas del Seguro Obligatorio de Accidentes y Prevención para el Comercio y la Industria)



CERpIE Centre Específic de Recerca per a la Millora i Innovació de les Empreses

CNAMTS, Caisse Nationale de l'Assurance Maladie des Travailleurs Salariés (Caja Nacional para el Seguro de Enfermedades de los Trabajadores Asalariados)

CRAM, Caisse Régionale d'Assurance Maladie (Caja Regional de Seguro de Enfermedad)

DGT, Dirección General de Tráfico

DISR, Délégation Interministérielle à la Sécurité Routière (Delegación Interministerial sobre Seguridad Vial)

DVR, Deutscher Verkehrssicherheitsrat (Consejo Alemán para la seguridad vial)

EPA, Encuesta de Población Activa

EUROGIP, contracción de Europe y GIP, Groupement d'Intérêt Public (Agrupación de Interés Público)

HSC, Health and Safety Commission (Comisión de Salud y Seguridad)

HSE, Health and Safety Executive (Ejecutiva de Salud y Seguridad)

HVBG, Hauptverband der gewerblichen Berufsgenossenschaften (Federación Alemana de Mutuas)

INAIL, Istituto Nazionale per l'Assicurazione contro gli Infortuni sul Lavoro (Instituto Nacional de Seguro para los Accidentes Laborales y las Enfermedades Profesionales)

INE, Instituto Nacional de Estadística

INRS, Institut National de Recherche et de Sécurité (Instituto Nacional de Investigación y Seguridad)

INSHT, Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo

KfV, Kuratorium für Verkehrssicherheit (Comité para la Seguridad Vial)

MTAS, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales

NIOSH, National Institute for Occupational Safety and Health (Instituto Nacional para la Seguridad y la Salud Laboral)

PRL, Prevención de Riesgos Laborales

PYME, Pequeña y Mediana Empresa

RFSF, Radet for Storre Faerdselssikkerhed (Consejo Danés para la Seguridad Vial)

RoSPA, Royal Society for the Prevention of Accidents

VTPI, Victoria Transport Policy Institute

UPC, Universitat Politècnica de Catalunya

WRRSTG, Work Related Road Safety Task Group (Grupo de Trabajo para la Seguridad Relacionada con el Trabajo)
Índice


1)Introducción 12

1.1. Objeto y objetivos 12

1.2. Riesgos laborales-viales: definiciones y alcance 12

1.3. Análisis descriptivo y epidemiológico de los riesgos laborales-viales 14

1.3.a. Revisión de la literatura 14

1.3.b. Estudio sobre la base de datos de accidentes de trabajo en España (2006) 19

1.4.La eficacia de la prevención de los riesgos laborales-viales 40

1.4.a. Enfoque a utilizar para la prevención de los riesgos laborales-viales 40

1.4.b. El enfoque específico en las organizaciones 43

2)Enfoques de las Administraciones europeas en la prevención del riesgo laboral-vial 45

2.1. Introducción. Rasgos generales 45

2.2. Acciones administrativas o estructurales de países seleccionados del entorno europeo 47

2.2.a. Alemania 47

2.2.b. Francia 48

2.2.c. Holanda 49

2.2.d. Reino Unido 50

2.2.e. Suecia 51

2.2.f. Austria, Dinamarca e Italia 52

2.3. Acciones de comunicación y asesoramiento. Guías sobre el riesgo laboral-vial y su prevención 53

2.3.a Francia 53

2.3.b Reino Unido 53

2.3.c Australia 54

2.3.d Estados Unidos 54



3)Acciones realizadas en España. Formación específica en prevención de riesgos laborales-viales 55

3.1. Introducción 55

3.1.a Contexto de la prevención de riesgos laborales en España 55

3.1.b Las Administraciones Públicas 56

3.1.c. Los agentes sociales 59

3.2. Formación específica en riesgos laborales-viales. Introducción 61

3.2.a Programas internacionales 61

3.2.b. La formación laboral-vial en España 63



4)Referencias 66

Cuadros


Gráficos


Sumario ejecutivo


Introducción

Este informe tiene como objeto de estudio los riesgos laborales-viales, definidos como los riesgos personales de sufrir un accidente en una vía de circulación por colisión con un vehículo que transita por dicha vía, cuando la relación laboral de la persona expuesta al riesgo contribuye necesariamente a que este se pueda materializar. Típicamente se diferencian en dos categorías: in itinere, al ir o volver del centro de trabajo y en misión, durante la jornada de trabajo.

Para realizar este estudio se han desarrollado las siguientes tareas:


  1. Revisión bibliográfica en profundidad de la literatura científica disponible, incluyendo la literatura gris.

  2. Análisis epidemiológico de los riesgos laborales-viales en España, a partir del fichero con datos anonimizados de accidentes laborales del año 2006 y los datos publicados por el INSHT correspondientes al año 2009.

  3. Análisis documental de las guías publicadas en países de nuestro entorno. Estudio pormenorizado de cuatro guías representativas.

  4. Revisión de acciones realizadas en España por las distintas Administraciones, los Agentes Sociales y las Empresas.

  5. Análisis de la formación específica en riesgos laborales-viales en los ámbitos nacional e internacional.

En todos los casos se ha utilizado un enfoque comparativo, tratando la información disponible en países de nuestro entorno, particularmente Alemania, Austria, Dinamarca, Francia, Holanda, Italia, Reino Unido y Suecia.

En lo que sigue de este sumario ejecutivo se presentan de manera resumida los principales hallazgos relativos a: los rasgos generales de los riesgos laborales-viales, los aspectos epidemiológicos, las acciones preventivas administrativas (estructurales y de comunicación o asesoramiento), los programas formativos orientados a su prevención y las prácticas preventivas desarrolladas por las empresas.




  1. Rasgos generales

En términos generales los accidentes laborales-viales constituyen un fenómeno socialmente relevante por su magnitud: en el año 2009 se produjeron en España más de 68.000, de los cuales 283 fueron mortales, Esta relevancia presenta una dualidad: desde el punto de vista de la seguridad vial, un 54% de las víctimas de los accidentes de tráfico son laborales-viales; desde el punto de vista de la seguridad laboral, un 34% de los accidentes laborales mortales son laborales-viales.

Sobre el total de los accidentes laborales-viales la mayoría, más de un 70%, ocurren in itinere y el resto, en misión. Para los accidentes laborales-viales mortales: la diferencia se recorta, 170 (60%) ocurren in itinere y 113 (40%) en misión. Una característica importante de los accidentes in itinere es que la mayoría, un 66%, se producen al ir a trabajar.

En los últimos diez años, tanto los accidentes de tráfico como los accidentes laborales presentan trayectorias contenidas o en disminución, particularmente en lo referente a los accidentes mortales. Sin embargo, los accidentes laborales-viales presentan en su conjunto tendencias crecientes: un 4,6% al año, si bien los de carácter mortal han disminuido un 0,9% anual.
2 Aspectos epidemiológicos

Existe una importante variedad en el colectivo de trabajadores expuestos a los riesgos laborales-viales, variedad que se diferencia al considerar los riesgos in itinere, a los que están expuestos la práctica totalidad de trabajadores, de los riesgos en misión, que afectan en mayor medida a ocupaciones específicas.

En términos de índices de incidencia, el perfil del trabajador que sufre un accidente in itinere es el de una mujer o varón, de edad comprendida entre los 16 y 24 años, que trabaja en silvicultura, actividades postales, venta y reparación de vehículos de motor o fabricación de otro material de transporte; y su ocupación es la de un trabajador de los servicios de seguridad, trabajador no cualificado de servicios, o peón.

También en función de los índices de incidencia, el perfil del trabajador que sufre un accidente en misión es el de un varón, de 16 a 24 años, que trabaja en los servicios postales, el transporte terrestre o en actividades de descontaminación o tratamiento de residuos. No obstante, en este caso los índices de incidencia proporcionan una información sesgada, ya que no todas las actividades y ocupaciones están expuestas al riesgo laboral en la misma medida. Debido a ello, las ocupaciones con una mayor incidencia son las de conductores y la de trabajadores de servicios de seguridad.

Un hecho bien conocido sobre la conducción durante la jornada laboral es que se trata de una actividad más compleja que la conducción en otras circunstancias. El conductor en misión (profesional o no profesional) suele: a) estar sometido a una mayor carga de estrés y b) tener que realizar simultáneamente actividades ajenas a la conducción tales como mantener conversaciones, consultar planos o planificar su actividad. Para conocer exactamente el impacto de este fenómeno en España, sería necesario realizar un estudio específico, o conectar la información de los datos de los partes de accidentes laborales con sus correspondientes partes de accidente de tráfico.

El riesgo relativo de que un accidente laboral-vial tenga consecuencias mortales es 1,5 veces superior en el caso de los accidentes en misión respecto a los in itinere. También destaca el mayor riesgo relativo de mortalidad de los varones en misión: 2,9 veces superior al de las mujeres. El perfil por edades de los accidentes mortales in itinere es similar al total, con mayor riesgo relativo entre los trabajadores más jóvenes; sin embargo, en el caso de los accidentes mortales en misión el índice de incidencia aumenta con la edad hasta los 49 años, para estabilizarse para edades superiores.

3 Acciones administrativas

En la práctica totalidad de los países que han abordado seriamente la problemática del riesgo laboral-vial se ha utilizado un enfoque sistémico, multifacético y pluridisciplinar, en el que resultan claves la participación y la responsabilidad compartida. El estilo que se propugna es positivo, orientado al asesoramiento y la facilitación (similar al de la reciente campaña sobre actuación en caso de accidente “proteger, avisar, socorrer”).





El diagrama anterior muestra esquemáticamente el abanico de acciones desplegadas por las distintas administraciones para abordar la prevención de los riesgos laborales-viales.

En la progresión mostrada en el esquema, mientras algunos países ya han desplegado un número importante de acciones (Alemania, Francia, Reino Unido), otros se encuentran a medio camino (Austria, Dinamarca), y un tercer grupo está comenzando (Italia). España se situaría en este último grupo, con algunas acciones que no dejan de ser relativamente puntuales y esporádicas.
3.1 Acciones administrativas de carácter estructural

Entre las acciones de tipo estructural destaca el establecimiento de comisiones o consejos de coordinación, con la participación de distintos organismos administrativos, Seguridad Vial, Inspección del Trabajo, Seguridad Social, Prevención de Riesgos Laborales e inversión en Infraestructuras, coordinando y aunando los esfuerzos de todos los niveles de la Administración (Central, Regional/Autonómica y Local), junto con la participación de otros agentes implicados, Empresarios, Agentes Sociales, Aseguradoras, Fabricantes de Vehículos, Comunidades de Vecinos, etc.

Para hacer operativas estas comisiones se establecen comités formados bien como grupos de trabajo ad hoc, bien por delegación en los organismos de Prevención de Riesgos Laborales o de Seguridad Vial, o bien formando un comité conjunto entre estos dos últimos que se encarga de coordinar acciones a nivel regional y local (un ejemplo de este tipo de acción es el que se da en Francia).

Entre las acciones estructurales concretas, desarrolladas bajo la coordinación o supervisión de estos comités destacan:



  1. Mejorar y coordinar la información y las estadísticas sobre accidentes laborales-viales.

  2. Impulsar la adopción de buenas prácticas en los distintos niveles de la Administración.

  3. Consensuar y priorizar políticas de inversión en infraestructuras.

  4. Establecimiento de fundaciones para la investigación científica. Promoción de asociaciones y laboratorios.

  5. Realización de informes y estudios.

  6. Desarrollar, canalizar y coordinar actividades en las áreas de la comunicación y el asesoramiento, los programas formativos y las buenas prácticas en las empresas.

3.2 Acciones administrativas de comunicación y asesoramiento

Las acciones de comunicación y asesoramiento suelen desarrollarse de forma escalonada. En una primera etapa predomina el patrocinio de conferencias, seminarios y campañas de concienciación para dar a conocer el fenómeno del riesgo laboral-vial. En una segunda etapa, se procede a la publicación de guías y material informativo para ayudar a los empresarios y trabajadores a prevenir estos riesgos. En una tercera etapa, se establecen campañas periódicas de sensibilización y refuerzo.

En el caso de las guías, se han utilizado dos enfoques diferenciados en función de la audiencia a la que se dirigen y el alcance de la temática tratada. Por un lado, el modelo francés va dirigido a una audiencia amplia y trata tanto los riesgos en misión como los in itinere. Por otro lado, el modelo anglosajón (Reino Unido, Australia), va dirigido a empresarios y directivos, y trata únicamente los riesgos en misión.

Por paralelismo con la situación existente en España y por su estilo de redacción, la guía francesa constituye un modelo relativamente aplicable en nuestro país y, sin lugar a dudas, supondría un avance y sería de gran ayuda para la prevención del riesgo laboral-vial.

No obstante, dadas las características de fragmentación del sector del transporte en nuestro país y las carencias formativas en seguridad vial de los actuales programas de formación oficial en prevención de riesgos laborales también sería útil poner a disposición de empresarios y técnicos algún documento divulgativo de apoyo a la gestión, al estilo de la guía anglosajona.

También es frecuente ver complementadas las guías con diverso material audiovisual, folletos y CD-ROM.
4. Programas formativos

En el ámbito internacional son frecuentes cuatro tipos de programas: programas completos de formación vial interactiva, programas promovidos por compañías aseguradoras, programas teórico-prácticos de reciclaje en seguridad vial y cursos específicos sobre seguridad laboral-vial.

Los programas completos de formación vial interactiva, definen los contenidos básicos en conducción y seguridad vial y los imparten de manera virtual, diferenciando entre conductores profesionales, conductores ocasionales y trabajadores en general.

En algunos países, las compañías aseguradoras ofertan a sus clientes programas con contenido teórico y práctico (ambos mediante la utilización de ordenador) dirigidos a colectivos específicos (conductores de camiones, autocares o taxis; agentes comerciales).

Programas teórico-prácticos de reciclaje en seguridad vial, cuyo objetivo es una mejora selectiva de la seguridad laboral. Van dirigidos a empresas y a colectivos de trabajadores sometidos al riesgo vial. Con una duración de uno o dos días, acaban elaborando una auditoría o informe sobre la empresa y cada conductor participante.

Cursos específicos sobre seguridad laboral-vial, en distintos ámbitos: formación de formadores, cursos para mandos intermedios de empresas, cursos para trabajadores que enfrentan riesgos laborales-viales en general.

Por otro lado, en la formación que se imparte a los técnicos en seguridad, generalmente en universidades, es frecuente la inclusión de un módulo específico de seguridad en el transporte que viene a representar alrededor del 20% de la totalidad.

En España, dejando aparte la formación obligatoria para certificar la aptitud profesional de transportistas (principalmente mercancías peligrosas y transporte escolar), existen carencias formativas en los colectivos de otros conductores profesionales y es casi nula la formación dirigida a conductores no profesionales. En cuanto a los Técnicos Superiores en Prevención de Riesgos Laborales, sobre un total de 450 horas de formación teórica, reciben 5 horas de formación en seguridad vial.


5. Prácticas preventivas

A nivel internacional existe una relativa escasez de información sobre prácticas preventivas concretas desarrolladas por empresas. Una excepción la constituyen las grandes empresas (multinacionales) en el sector petroquímico, por la peligrosidad de la mercancía que transportan y los costes involucrados; en todas ellas, la buena práctica consiste en tener un sistema específico para la prevención del riesgo vial, al estilo del desarrollado por la guía australiana.

Desde el punto de vista científico, sólo dos trabajos han sido repetidamente referenciados en la literatura científica, referidos a intervenciones para mejorar la prevención de los riesgos en misión. Entre las buenas prácticas evaluadas destacan por su eficacia contrastada: el entrenamiento de conductores, las técnicas basadas en el comportamiento y el establecimiento de grupos de discusión. En proceso de evaluación, y con perspectivas a medio y largo plazo, se encuentran las técnicas basadas en la medición del clima de seguridad y los programas de intervención mixtos de carácter ergonómico y de comportamiento.

A nivel nacional, la práctica preventiva en materia de riesgos laborales-viales es escasa y, salvo excepciones, limitada a la evaluación de los riesgos en misión en empresas de transporte. En la mayoría de los casos en los que se ha podido contrastar la información, estos riesgos se evalúan de una forma muy genérica.


  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal