Los servicios secretos de Mohamed VI quieren controlar la inmigración



Descargar 112.1 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión11.03.2018
Tamaño112.1 Kb.
  1   2   3
Los servicios secretos de Mohamed VI quieren controlar la inmigración

En los diferentes países de la Unión Europea en los que existe una importante comunidad inmigrante marroquí instalada, aumenta la preocupación de las Autoridades ante los signos visibles de la presencia masiva de informadores de Mohamed VI. El espionaje exterior del Reino, dirigido por un amigo del Rey, Mohamed Yassin Mansuri, ha potenciado su presencia en Europa, donde además se presenta como interlocutor privilegiado por encima de las representaciones diplomáticas, y a menudo en conflicto con ellas.

Pedro Canales. Rabat.

24-11-2008

EL IMPARCIAL


Holanda, Bélgica, Italia y España han sido escenarios en los últimos meses de auténticos escándalos protagonizados por el espionaje de Su Majestad sin que los gobiernos europeos den muestras visibles de reacción.

Ruptura del diálogo en Bélgica

La prensa belga se ha hecho estos días eco de las declaraciones del jefe de la Seguridad del Estado, Alain Minants, según las cuales ha pedido al gobierno de Rabat que “retire inmediatamente a tres oficiales de los servicios secretos marroquíes presentes en Bélgica” y que realizan sus actividades de espionaje bajo cobertura diplomática, acreditados en la Embajada en Bruselas. El cotidiano en lengua flamenca, “Die Morgen” afirma que Rabat ignora olímpicamente la petición belga hecha ya hace seis meses. Por tal motivo Alain Minants “ha decidido suspender todo contacto con la Dirección General de Estudios y Documentación marroquí (DGED)”, el servicio de espionaje de Mohamed VI.

El conflicto se remonta al momento de la detención en Casablanca del ciudadano belga de origen marroquí, Abdelkader Belliraj, que está siendo juzgado en Marruecos “por constitución de una red terrorista”, y cuyas ramificaciones son oscuras, ya que dicho sujeto actuaba como informador de los servicios de ambos países.

Protestas en Holanda

La comunidad marroquí que vive y trabaja en los Países Bajos ha reaccionado airadamente contra el viaje que 40 imanes y consejeros religiosos han realizado hasta Marruecos para asistir a una conferencia de adoctrinamiento, donde los Servicios Secretos alauitas les han impartido directivas para actuar en su país de residencia. “Es una ingerencia del régimen de Rabat contra la libertad religiosa en Holanda”, declara la Asociación de Marroquíes en Holanda (SNM). Para esta asociación se trata del enésimo intento del gobierno de Marruecos de inmiscuirse en los asuntos de la comunidad marroquí en los Paises Bajos ”, lo que consideran intolerable.

Habib Khaduri, de la SNM, declara inaceptable que el régimen de Rabat pretenda interferir en los asuntos religiosos de los marroquíes en los Paises Bajos. “Nuestra comunidad en Holanda es capaz por sí sola de interpretar los textos relgiosos, sin ayuda de los funcionarios de Mohamed VI”. Khaduri sospecha que el Reino alauita utiliza el miedo al extremismo religioso como excusa para manipular la comunidad de inmigrantes. Y recuerda el escándalo del policía de Rotterdam, de origen marroquí, que espiaba a los inmigrantes a cuenta de los servicios secretos marroquíes. Tawfik Dhibi, un diputado también de origen marroquí, se felicita por la actitud de los marroquíes en los Países Bajos que “dan pruebas de su lealtad al Estado holandés”.

Antes de invitar a los líderes religiosos a desplazarse a Marruecos, las Autoridades de Rabat enviaron un grupo de funcionarios del Estado a Holanda para mantener “un encuentro de carácter reigioso” con los musulmanes marroquíes. Sospechando la manipulación que se escondía detrás, la mayoría de los imanes presentes abandonaron en ese momento la sala de reuniones. Rabat procedió entonces a invitar a un grupo seleccionado a viajar a Marruecos.



Pasividad española

La diplomacia española en cambio se muestra pasiva ante el fenómeno de penetración del espionaje marroquí. “Todos los servicios de inteligencia europeos que tienen presencia en Marruecos, incluídos los españoles, han informado a sus respectivos gobiernos de la tendencia del espionaje marroquí a penetrar los medios religiosos y comunitarios”, apunta una fuente diplomática europea. El departamento que dirige Miguel Angel Moratinos se limita, al parecer, a observar la evolución de los acontecimientos.

El seminario de adoctrinamiento de los imanes marroquíes que trabajan en España celebrado en Marraquech a cargo de la DGED, no ha suscitado ninguna reacción. Hace pocos años, en plena crisis hispano-marroquí durante el gobierno de José María Aznar, las Autoridades marroquíes no se cansaban de acusar sin pruebas de ningún tipo a los periodistas españoles acreditados en Rabat, de trabajar para los servicios secretos (CESID y después CNI). El corresponsal de El País, Ignacio Cembrero, que llevó el asunto a los tribunales alauitas, ganó el juicio en primera instancia, pero la parte adversa recurrió la causa y el 20 de abril de 2004 el tribunal absolvió a los tres periodistas marroquíes difamadores del corresponsal español. Cuatro años después, el espionaje marroquí alecciona abiertamente a sus imanes y consejeros espirituales en España, ante el absorto mutismo de las autoridades gubernamentales.

Reacción en Italia

La misma actitud de penetración y adoctrinamiento está realizando el régimen de Rabat con la comunidad inmigrada de marroquíes en Italia, y con sus exponentes religiosos. En la conferencia de Marraquech participaron, además de los imanes españoles, medio centenar de líderes musulmanes llegados del país subalpino.

Pero las Autoridades de Roma han reaccionado de manera diferente a las españolas. Varios imanes marroquíes que participaron en el “seminario” organizado por los servicios de Yassin Mansuri en Marraquech, han sido interrogados a su vuelta de Marruecos, según ha podido saber El Imparcial.

De los 700 mil musulmanes que hay en Italia, mas de un tercio son marroquíes. A pesar de que el régimen de Rabat ha creado a base de decenas de miles de euros una Confederación de asociaciones de marroquíes en Italia con el objetivo de frenar el crecimiento de las asociaciones islámicas en la península, particularmente de Justicia y Espiritualidad, los imanes resisten al canto de sirenas de los servicios de Mohamed VI, y prefieren establecer relaciones con las autoridades locales italianas “para una mejor integración de los inmigrantes”.

El caso de Francia es diferente. Gracias a las estrechas relaciones entre los servicios secretos franceses y marroquíes, y al entendimiento sin límites de ambos gobiernos, los marroquíes atrincherados en la Reagrupación de Musulmanes de Francia (RMF) han obtenido el 43% de los votos en las últimas elecciones realizadas para renovar el Consejo Francés del Culto Musulmán (CFCM), un organismo intermediario entre la comunidad inmigrante y el Gobierno galo. París, lógicamente, hace oídos sordos ante la ingerencia de los hombres de Mansuri en el hexágono.
http://espacioseuropeos.com/?p=8376

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal