Los servicios secretos de Mohamed VI quieren controlar la inmigración



Descargar 112.1 Kb.
Página2/3
Fecha de conversión11.03.2018
Tamaño112.1 Kb.
1   2   3

El servicio secreto holandés alerta contra Marruecos


Carlos Ruiz Miguel (3/8/2009)
Como todo Estado totalitario, Marruecos cuenta con un servicio secreto activo y agresivo. El servicio de inteligencia de Holanda acaba de dar la voz de alarma sobre la actividad de los servicios secretos marroquíes en ese país. La reacción oficiosa marroquí ha sido burlarse de Holanda. Señal de que el servicio holandés no está desencaminado.

El asunto es grave, pero en España nadie lo ha recogido. Preocupante.

El 21 de abril (cuatro días después se publicó este artículo en la web desdeelatlantico), el servicio de inteligencia holandés, el AIVD, publicó su informe anual. En él se advierte de la amenaza creciente que plantea el espionaje extranjero en el país, en especial el de Rusia, China y Marruecos. El AIVD denuncia que Marruecos ha intentado crear una red de informantes en Holanda y que ha intentado infiltrar en la Policía a personas de origen marroquí.

Como se puede ver estamos ante una acusación gravísima formulada, oficial y públicamente, por el servicio de inteligencia de un Estado de antigua raigambre democrática en Europa.



¿Cuál ha sido la respuesta marroquí?
Pues nada más y nada menos que burlarse de Holanda. Asombroso. Aunque más asombroso aún es que el autor real de esos comentarios de desprecio a Holanda, firmados por una determinada persona. Sin embargo, muy probablemente han sido escritos por el mismísimo Taieb Fassi-Fihri, ministro de Asuntos Exteriores marroquí y prominente miembro del majzén que tiene entre sus aficiones la de escribir en “Aujourd’hui le Maroc” utilizando la pantalla de individuos que firman lo que él les envía. Y es que esta publicación es conocida en círculos informados de los manejos del majzén por ser el medio a través del cual Fassi-Fihri lleva a cabo tareas de desinformación y difamación. Entre sus víctimas españolas podemos citar desde el ex-presidente del Gobierno Aznar hasta el periodista de El País, Ignacio Cembrero.

Esto es lo que se publicó en el periódico oficioso de Fassi-Fihri (las cursivas son del autor):

“Las acusaciones (contra Marruecos) se corresponden a las amenazas extranjeras tal y como se presentan en el cine hollywoodiense. Ciertamente, una dosis mínima de paranoia es necesaria para el éxito de una acción de contra-espionaje, como aprenden los futuros agentes desde el primer día de su formación, pero un mínimo de sentido común también se les exige. Si no, se cae en una fobia excesiva que conduce a actitudes contraproducentes o incluso a acciones que pueden atentar contra los intereses del Estado que se pretende proteger (…) Está claro que la tesis de la amenaza que supondrían los servicios marroquíes es un asunto ridículo que ciertamente ha provocado carcajadas en el seno de la CIA en Washington, o en el del FSB en Moscú, pasando por la DGSE francesa, el CNI español y todos sus homólogos serios a lo largo del mundo”. 

“Los agentes marroquíes en el extranjero siempre han operado en el marco del respeto de los límites trazados convencionalmente entre los servicios de seguridad del mundo entero. Por eso estos servicios siempre han sido apreciados por su disciplina y, sobre todo, por su sentido de compartir la información”.

 

“Esto no impide que haya a veces notas disonantes. Pero emanan de servicios poco creíbles y poco profesionales que intentan camuflar su incompetencia a través de acusaciones infundadas que generalmente conducen al ridículo”.

 

“El mundo de los servicios de inteligencia ha conocido dos casos de ello este año: la patraña de los servicios belgas en el asunto Belliraj y el de éste informe holandés. Vista la proximidad geográfica y las relaciones de ósmosis entre los servicios de ambos países, es difícil creer en la coincidencia”.

La política del presidente Rodríguez Zapatero desde su llegada al poder ha sido la complacencia con Marruecos, que ha llegado hasta las escandalosas declaraciones de Moratinos sobre el Sahara Occidental.

A la vista de lo anterior:
- ¿qué tiene que decir el presidente Rodríguez Zapatero y sus subordinados?
- ¿y qué tienen que decir los españoles condecorados con el wissam alauíta?

P.S.
En la publicación Bakchich info se anuncia que este miércoles se publica en Francia el libro de Ali Amar, “Mohamed VI, le grand malentendu”, donde entre otras cosas se habla del asesinato en Málaga del opositor a Mohamed VI, Hicham Mandari.
Un ejemplo más de cómo “Los agentes marroquíes en el extranjero siempre han operado en el marco del respeto de los límites trazados convencionalmente entre los servicios de seguridad del mundo entero”.

N. de la R.
Este artículo se publica con la autorización del autor, Carlos Ruiz Miguel, Catedrático de Derecho Constitucional en la Universidad de Santiago de Compostela, que también pueden ver en desdeelatlantico.

http://lobos-solitarios.blogcindario.com/2006/04/00047-dossier-11-m-una-teoria-arriesgada.html


sábado, 08 de abril de 2006

DOSSIER: 11-M, UNA TEORÍA ARRIESGADA


Por J. Manuel Areces

Ha pasado tiempo suficiente y poseemos datos como para arriesgarnos a improvisar una teoría sobre los motivos que llevaron a planificar los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid.

La falta de un interés político para revelar la verdad y proseguir las investigaciones, el olor a podrido de toda la trama, y la existencia de más y más dudas con cada nuevo dato que aparece, nos impulsan a buscar la teoría más acertada sobre el origen intelectual y el motivo de este golpe. No se trata solo del respeto y la memoria de las victimas. Este atentado supuso un trauma colectivo, que manipulado convenientemente permitió eliminar toda posibilidad de gobierno para el partido popular.

Solo los ciegos no ven, con la perspectiva de dos años, lo que significaron aquellas jornadas. Es curioso que los de la izquierda más radical, tan acostumbrados a denunciar conspiraciones, a ver a la CIA por todas partes, no hayan logrado, gracias a su entrenamiento de tantos años, tener ni un gramo de duda sobre los sucesos de aquellas elecciones. Resulta más curioso aún el hecho de que el cierre en falso de la comisión de investigación y las informaciones que han ido apareciéndo ni tan siquiera estimulen su curiosidad. Evidentemente solo ven lo que quieren, y escuchan lo que les conviene. Son capaces de ver a Fidel Castro como un heroe, y paralelamente tachar a Raul Rivero de terrorista. Es impresionante su capacidad de cambiar a la victima por el verdugo. Y esto se debe a que el crimen solo es tal si lo comete alguien que no sea de su agrado ideológico. Pues han de saber que un crimen no es de derechas o de izquierdas, simplemente es un crimen.

A lo largo de este dossier intentamos recoger pistas y datos ya conocidos, y que vinculan claramente al gobierno de Marruecos como responsable ultimo de esta acción asesina. Para desenlazar toda esta trama debemos hacernos una primera pregunta: ¿Qui prodest?; ¿A quien beneficia?, ¿quién ha usado la muerte de 192 españoles, en beneficio propio, para dar un vuelco electoral el once de marzo de 2004?. ¿Y sobre todo, quien tiene capacidad para gestar, elegir el momento y organizar una acción armada de esta magnitud?.

MARCO DE LAS RELACIONES HISPANO-MARROQUÍES

Tradicionalmente Marruecos y España han sido enemigos con intereses opuestos, vecinos que en unas épocas han llevado sus malas relaciones hasta la guerra y en otras han mantenido unas tensas relaciones de amistad o buena vecindad, más forzadas por el buen talante de los gobiernos españoles o de la presión internacional que por la actitud del reino Alauí. Vecinos separados actualmente por una delgada línea territorial formada por las ciudades de Ceuta y Melilla así como por el estrecho de Gibraltar. En el pasado España siempre tuvo intereses estratégicos en el control del estrecho de Gibraltar, puerta de acceso del mar mediterráneo al océano atlántico y paso obligado de nuestras flotas civiles y militares. Las aspiraciones marroquíes comenzaban por recuperar la integridad en su actual territorio y a largo plazo proceder a la reconquista de Al-ándalus y de todo el Magreb.

LA TÁCTICA TRADICIONAL DE LA DIPLOMACIA MARROQUÍ EN SU RELACIÓN CON ESPAÑA.

Carlos Ruiz Miguel realizó para el Instituto el Cano un análisis de estas relaciones el pasado año 2003, que refleja claramente la situación dominante, curiosamente este análisis se realizo un mes antes del atentado de casablanca contra la Casa de España:

La táctica empleada por Marruecos hacia España hasta ahora, durante decenios, se podía resumir muy brevemente: amenaza y chantaje. Los instrumentos de presión confesos eran la pesca y los territorios españoles de la antigua Hispania Tingitana (Ceuta, Melilla y peñones) y, en menor medida, el tráfico inocente de paso de buques españoles provenientes de aguas mauritanas y senegalesas por el Sáhara Occidental. Junto a ellos había otros medios inconfesos, fundamentalmente, la emigración y la droga. Cada vez que España adoptaba alguna iniciativa que Marruecos consideraba incómoda se ponía en marcha alguno de estos medios de presión que iban desde los más “bajos” en la escala marroquí (aumento de salidas de emigrantes hacia España) hasta los más “intensos” (reivindicación de Ceuta y Melilla en foros internacionales). Apenas unos días antes de la llegada de Benaissa a España en diciembre de 2002, el domingo 8 de diciembre, Mohamed El Yazgi, ministro marroquí del partido socialista (USFP) y director del periódico Libération, expresaba la opinión de la clase dirigente marroquí al afirmar en una entrevista a un periódico español que “Marruecos no se ha equivocado, y es España la que debe revisar su actitud”. Cosas parecidas se han podido incluso leer y escuchar en España por algunos políticos e intelectuales: José María Aznar era culpable, España era “arrogante” y “neocolonialista”, somos desconocedores de la realidad marroquí, etc.-



LOS CAMBIOS DEL ESCENARIO MAGREBÍ


Continúa Ruiz Miguel explicándonos al situación:

-Esta táctica marroquí se producía en una escena magrebí presidida por un “patrón” indiscutible, Francia, que ejercía un protectorado de facto sobre Marruecos, una influencia importantísima sobre Túnez y Mauritania, y que constituía una referencia deseada para Argelia a la que, sin embargo, Francia imponía unas condiciones leoninas (nada menos que la ruptura del equilibrio al convertir a Marruecos en la primera potencia norteafricana). España, por su parte, sobre todo bajo los gobiernos de Felipe González, aceptó este esquema de relaciones dominado por Francia, habiéndose especulado que fue el precio que tuvo que pagar nuestro Gobierno para que Francia modificase su política hacia ETA que, no mucho tiempo atrás, consideraba a los etarras como “refugiados políticos”, y por ende, no extraditables, con la consecuencia de convertir el sur de Francia en un “santuario” de ETA. Por su parte, los Estados Unidos (presentes en Rota y en sus, menos importantes, bases marroquíes), Rusia y el Reino Unido, en Gibraltar, habían mantenido unas posturas discretas, quizás faltos de bazas para intervenir.-

¿Qué ha ocurrido para que Marruecos haya revisado su “actitud” hacia España poniendo fin a la crisis diplomática sin que conste que hayan desaparecido las causas que dieron lugar a la misma, según el país norteafricano? Sencillamente, que el esquema de relaciones internacionales en el Magreb se está remodelando en un sentido que ha puesto en cuestión la primacía del “eje franco-marroquí”.

En estos últimos años se ha producido una enorme mutación. Esta mutación ha provocado nuevas alianzas y ha minado antiguas relaciones. Las nuevas alianzas vienen producidas por seis factores.

El primer factor desencadenante del cambio ha sido la alianza estratégica de España con los Estados Unidos, una de las decisiones políticas más importantes (y, en mi opinión, acertadas) de la política exterior española desde hace muchos decenios y que ahora tiene su confirmación con el apoyo a Norteamérica en el asunto de Irak. Esta opción tuvo como consecuencia que la política exterior española en el Magreb quedara liberada de cualquier tentación tutelar francesa.

En segundo lugar, la nueva política internacional y europea contra el terrorismo, sumada a la eficacia de la lucha contra ETA ha privado a Francia de la que fue antigua carta de presión sobre España.

El tercer factor de este cambio fue la entrada de los Estados Unidos en el Magreb. Esta entrada, se produjo, inicialmente, en el lugar en el que la posición francesa era más débil, Argelia. La relación entre EEUU y Argelia primero económica (con un volumen de negocio muchísimo más importante que el que existe entre EEUU y Marruecos) se vio reforzada con la cooperación antiterrorista después del 11-S y va profundizándose, cada vez más, en el aspecto estratégico, ya que Argelia es uno de los países que se han ofrecido a sustituir a Arabia Saudí en el abastecimiento de petróleo a los EEUU. Pero, más tarde, la presencia norteamericana en el Magreb ha dado un nuevo paso adelante con la negociación del tratado de libre comercio con Marruecos (aunque se parece más a una “imposición” que a una verdadera “negociación”) cuya firma se espera para finales de 2003. Este último hecho ha provocado graves enfrentamientos entre los tres implicados: el ministro francés de comercio, François Loos advirtió a Marruecos de que su acuerdo de asociación con la UE era incompatible con el acuerdo de libre cambio con Estados Unidos (no en vano, Francia es el primer socio comercial de Marruecos actualmente); por su parte, el embajador norteamericano Robert Zoellick, representante para asuntos de Comercio Exterior, se atrevió a contestar a Loos que la era del colonialismo terminó hacía cien años; y, finalmente, el gobierno francés declaró que las palabras de Loos habían sido “mal interpretadas”. No es casual que sean los EEUU precisamente quienes más interés tienen en el nuevo impulso de la UMA Unión del Magreb Árabe), como mercado común magrebí en el que la economía EEUU tenga una posición predominante.

En cuarto lugar, Rusia, potencia que también con Argelia, aspira a suplir a los saudíes en las importaciones petrolíferas norteamericanas ha hecho oír su voz en la zona. Rusia y Argelia, nuevos aliados estratégicos de EEUU para el suministro del petróleo, mantienen una concertación política continua en los asuntos del Magreb (especialmente el conflicto del Sáhara) reforzada por el hecho de que Argelia es un importante comprador de armamento ruso. Por ello, resulta más que discutible admitir algunas afirmaciones según las cuales para España es “insostenible” que sus principales aliados en la cuestión del Sáhara sean Argelia y Rusia.

Un quinto factor viene dado por el tratado de amistad, buena vecindad y cooperación de España con Argelia, firmado por José María Aznar y Abdelaziz Buteflika en septiembre, estableciendo una “alianza estratégica” entre ambos países que complementa políticamente las relaciones comerciales cada vez más estrechas (sobre todo en el sector de hidrocarburos) entre ambos países.

En sexto lugar, Mauritania se ha ido distanciando de la órbita francesa como consecuencia de la detención y procesamiento en el “Hexágono” del oficial Ely Uld Dah. El alejamiento de Francia se ha visto compensado con un acercamiento a los EEUU y a Israel (Mauritania es uno de los pocos países árabes que mantienen relaciones diplomáticas con ese Estado). Por cierto, en Mauritania también se ha encontrado petróleo que estará ya en fase de explotación y comercialización en apenas dos años.

Por último, la posición de España ha cambiado. Por un lado, y ya desde un poco antes del inicio de la crisis, España decidió reconvertir la flota que pescaba en las aguas de Marruecos y del Sáhara Occidental. Más tarde, apenas dos meses después de la crisis, España decidió poner fin a su política de debilidad atlántica en materia de aguas territoriales concediendo licencias de explotación petrolífera a REPSOL en la plataforma continental española en el archipiélago canario dentro de la línea mediana que separa el archipiélago de la costa continental. Por si fuera poco, en julio de 2002, España rechazó militarmente la invasión marroquí del islote Perejil. A lo anterior, hay que añadir que España ha entrado a formar parte del Consejo de Seguridad de la ONU durante el bienio 2003-2004, lo que le confiere una posición de privilegio para el tratamiento de la cuestión del Sáhara Occidental.

LOS ERRORES DE LA POLÍTICA EXTERIOR MARROQUÍ

El efecto de los cambios producidos en la escena magrebí se ha visto amplificado por algunos errores de la política exterior marroquí que han debilitado su posición.

El primero y, sin duda, más importante, fue la invasión del islote de Perejil en julio de 2002, que primero hizo subir la tensión de forma extraordinaria en la zona y después dio entrada a los Estados Unidos como árbitro desplazando a Francia. Este error, por si fuera poco, no hizo sino ahondarse cuando, la víspera de la frustrada visita de Benaissa a España en septiembre de 2002, España tuvo que intervenir nuevamente en las cercanías de Perejil para abortar lo que tenía visos de ser un segundo intento de invasión del islote. De esta suerte, Mohamed VI obtuvo dos amargos frutos: por un lado, legitimar la intervención de los EEUU en un terreno que, hasta ese momento, Francia consideraba suyo y, por otro, destrozar la principal idea-fuerza de la política del eje franco-marroquí, a saber, que Marruecos es la clave de la “estabilidad” en el Magreb, pues esas actuaciones dieron nuevos argumentos a quienes sostenían, por el contrario, que Marruecos era la fuente principal de la “inestabilidad” en el Magreb.


En segundo lugar, apenas unas semanas antes de la invasión de Perejil, Mohamed VI frustró en el último momento la cumbre de la UMA que se iba a celebrar en Argel los días 21 y 22 de junio para relanzar esta organización utilizando su bloqueo de la UMA como chantaje frente a la política argelina en el Sáhara.

En tercer lugar, Marruecos se ha tenido que enfrentar a las consecuencias de mantener una estrechísima relación con Arabia Saudí (pues no en vano la familia real marroquí está lejanamente emparentada con la saudí). Las revelaciones de la complicidad de Arabia Saudí con el terrorismo islámico han colocado en una delicada postura a Marruecos. Rabat se ve así en la tesitura de apoyar a los EEUU o a los saudíes (que tan generosamente contribuyeron a la causa marroquí en el conflicto del Sáhara). Precisamente esta situación tan delicada ayudaría a explicar el modo en el que los EEUU están imponiendo a Marruecos un acuerdo de libre comercio, ciertamente desequilibrado frente al país africano, en cuyo proceso negociador no faltan afirmaciones de auténtico escarnio como las de la embajador de los EEUU en Marruecos, Margaret Tutwiler (“las empresas marroquíes podrán competir con sus homólogas americanas”, en L’Économiste, 4-II-2003).

EL INTENTO FRANCÉS DE CONTRARRESTAR LA INFLUENCIA NORTEAMERICANA

En este contexto de cambio de las relaciones hispano-marroquíes Francia se ha propuesto recuperar posiciones en el Magreb, no sin dificultades que quizá sean insuperables (al menos mientras siga apoyando la anexión marroquí del Sáhara Occidental). En primer lugar, está reforzando su posición en lo que fue el punctum dolens de su política magrebí, Argelia. El acercamiento de Francia a Argelia, paralelo al acercamiento de EEUU a Marruecos, se está produciendo con gestos de máxima significación: montaje del “Año de Argelia” en Francia (similar al que se dedicó hace años a Marruecos), creación de un grupo de amistad parlamentario franco-argelino, visita relámpago de Abdelaziz Buteflika a Jacques Chirac en París el 5 de febrero de 2003, visita prevista de Chirac a Argelia en marzo, etc. En segundo lugar, no deja de especularse con una posible mediación francesa entre Argelia y Marruecos que le devolvería el papel de árbitro perdido en la crisis de Perejil. En tercer lugar, Francia quiere restablecer sus buenas relaciones con Mauritania. Y, finalmente, Chirac quiere restaurar la confianza con España. La “visita sorpresa” de Jacques Chirac a Mohamed VI días después de la entrevista del presidente francés con Aznar en noviembre de 2002 creo que tiene mucho que ver con este nuevo clima de relaciones. El mensaje de Chirac a Mohamed VI fue, presumiblemente, que era del máximo interés para la política francesa que Marruecos recuperase unas relaciones normales con España. Esta fue quizá la clave de que en la visita de Benaissa el 11 de diciembre no se produjeran “sorpresas” (como la suspensión de la visita prevista para el 23 de septiembre, después de que el Ejército español abortase una nueva invasión marroquí de Perejil). Esta sería, también, la clave del gesto de Mohamed hacia los pesqueros gallegos (gesto que, por lo demás, pudo estar inspirado en el que días antes tuvo el presidente argelino hacia Marruecos cuando Buteflika reabrió la frontera argelino-marroqí por primera vez en 8 años para dejar pasar un convoy de 27 camiones con 14.000 bombonas de gas para hacer frente a la catástrofe energética sufrida por Marruecos con el incendio de la refinería SAMIR).

Estos esfuerzos de Francia para reconstruir su posición en el Magreb posiblemente convergieron con las indicaciones norteamericanas, ya expresadas por Colin Powell después de la crisis de Perejil, acerca del deseo norteamericano de no generar tensión en el Estrecho de Gibraltar.

UNA NUEVA TÁCTICA, LA MISMA ESTRATEGIA

El cambio en las relaciones diplomáticas marroquíes tiene un claro carácter táctico, aunque el mismo no vaya a ser probablemente radical. La nueva táctica de sustitución del enfrentamiento por la gentileza se pone de manifiesto muy claramente en el ofrecimiento a los pesqueros españoles para pescar en Marruecos. Este hecho constituye una extraordinaria ejemplificación del nuevo clima. No hay ya una hostilidad manifiesta, sino una aparente generosidad a través de un “gesto” más aparente que real: sólo 26 barcos españoles aceptaron un ofrecimiento hecho hasta un máximo de 64 barcos, a pesar de que antes de la expiración del acuerdo pesquero faenaban varios cientos de buques en la zona. Pero el “gesto” también esconde algo más: el intento de involucrar a España en la explotación de los recursos naturales del Sáhara creando un precedente que pudiera ser esgrimido en una eventual explotación de petróleo del mar saharaui. Y esto pone de relieve que los objetivos estratégicos marroquíes no han cambiado: anexión del Sáhara; reivindicación de Ceuta y Melilla, del mar español en Canarias y de los territorios occidentales argelinos (y eventualmente de los mauritanos si se consigue la anexión del Sáhara). Sólo sabremos que Marruecos ha variado sus objetivos estratégicos cuando deje de colgar de la pared del despacho del monarca Alauí el mapa del proyecto imperialista del “Gran Marruecos” (que incluye los territorios de soberanía española en el norte de África y Canarias).

Todo esto cambia en el momento en que se produce el atentado del 11 de marzo y entra el gobierno Zapatero. Se reactiva la política española de cesiones sin contrapartidas bajo la excusa del reestablecimiento de las relaciones de hermandad, el gobierno español abandona sus reclamaciones respecto al tratado de Niza, se potencian las relaciones con el eje franco-alemán y se crea una situación de ruptura de relaciones con Estados Unidos al retirar nuestras tropas de Irak. En definitiva, se elimina todo rastro de la política exterior de los gobiernos de Aznar regresando a las posturas del felipismo. A esto añadamos un proceso de disgregación del marco del estado a favor de las tesis separatistas y federalistas, favoreciendo todo ello la existencia de un estado débil y con una política exterior sometida a los intereses de Francia, en definitiva: el gozo en un pozo para el monarca Alauí. Pasamos de un Marruecos contra las cuerdas económica, estratégica y políticamente a recuperar el tradicional vecino agresivo y temido. La política de pacificación, hace más agresivo al agresor. Gestos del talante Zapatero como pedir permiso a Marruecos para visitar Ceuta y Melilla, son muestras claras de debilidad y sumisión.

LOS ATENTADOS DE CASABLANCA

El 18 de mayo de 2005 se produce una cadena de atentados en Casablanca contra intereses extranjeros. La casa de España en dicha localidad sufre una explosión. Al menos tres españoles, un empresario catalán, otro almeriense y un transportista vasco, se encuentran entre los 41 muertos en la cadena de atentados en varias zonas de Casablanca; 13 de ellos eran 'kamikazes'. Hasta 100 personas han resultado heridas. Rabat atribuye los ataques a una célula terrorista de 14 personas: 13 han muerto y una está detenida. En total, hay más de una treintena de arrestados.

Con posterioridad surge esta información en Marruecos respecto a este atentado:

GOLPE MILITAR EN MARRUECOS


Número 211 // 19 de Mayo de 2003 // 18 Rabi Al-Awwal
¿Y si no hubo suicidas?

La factura de los atentados, con el empleo de granadas de mano en el caso del ataque a la Casa de España silenciado por la versión oficial distribuida por las Agencias de Prensa, hace pensar que nos encontramos ante algo distinto de lo que nos habían contado hasta la fecha. Las prisas de la policía marroquí y de los gobiernos occidentales por echar las culpas a la tan socorrida organización Al Qaida a los pocos minutos de cometerse los atentados alientan todas las sospechas.

Una vasta operación de detenciones ha comenzado en Marruecos como continuación a la que se había puesto en marcha meses atrás cuando se descubrió una supuesta célula de Al Qaida en Marruecos con aviesas intenciones contra barcos americanos e ingleses en el Estrecho de Gibraltar. En aquel momento, todo el mundo acusó a los servicios secretos marroquíes de urdir una chapuza para justificar después lo injustificable. Hasta el propio Idris Basri, antiguo ministro del Interior de Hasan II, hombre al que no le solía temblar el pulso cuando se trataba de defender por todos los medios los intereses del Estado, llegó a decir públicamente que había ahora menos libertades que en tiempos de su patrón.

Sea o no cierto, el caso es que Marruecos se enfrenta a una situación interna capaz de explicar los temores de algunos de sus dirigentes y de arrojar una luz nueva sobre los atentados del pasado viernes en Casablanca. El hecho de no haber atacado "intereses" norteamericanos pone de manifiesto el grado de precaución que han tomado los terroristas en no entrar en conflicto directo con los Estados Unidos. Respecto al uso de granadas en los distintos atentados en contra del camión cargado de explosivos al que nos tenía acostumbrado hasta ahora el infame Bin Laden, hace pensar que no sea tampoco cierta la versión de los comandos suicidas. Quince suicidas para cinco atentados tocan a tres suicidas por lugar atacado, incluido la puerta del cementerio judío en el que se supone que deben de haberse inmolado tres fanáticos terroristas para que le salgan las cuentas del Ministerio del Interior marroquí.

A lo increíble de la versión oficial se une el examen de las fotografías que se conocen de los lugares de los atentados. Todo parece indicar que un solo comando pudo realizar los ataques desplazándose en coche por la zona y lanzando la carga de granadas en los lugares elegidos. El hecho de que el Ministerio del Interior achaque la responsabilidad al grupo terrorista Al-Sirat Al-Mustaqim confirma que la realidad es totalmente otra. Ni las mejores canteras de suicidas como Hamas o Yihad Islámica han logrado nunca reunir a tanto suicida en una acción terrorista.

De creer al Ministro del interior marroquí nos encontraríamos ante una organización temible, fuertemente implantada y con una militancia muy numerosa, lo que justificaría un estado de excepción en el país...

Este atentado se produce en un momento en el que Marruecos pretende afianzar sus relaciones con estados unidos y restar protagonismo a los cada día mas fuertes lazos hispano-estadounidenses, uniéndose a la lucha contra el terrorismo de Bush.-

Curiosamente y en el marco de una entrevista realizada por el Mundo a un terrorista del GICM, encarcelado en Marruecos, se obtienen las siguientes revelaciones, coincidentes con la información anterior:

LOS SERVICIOS MARROQUÍES TENÍAN INFORMACIÓN DEL 11-M
ALI LMRABET.
Especial para EL MUNDO

KENITRA (MARRUECOS).- Desde la Cárcel Central de Kenitra, el islamista yihadista marroquí Salahedin Benyaich, también conocido como Abu Mughen o El Tuerto, ha concedido una entrevista a EL MUNDO para contar su verdad sobre el 11-S, el 11-M y los atentados de Casablanca. El que fuera uno los cerebros de esta masacre fue condenado a 18 años de prisión por pertenencia al Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM). Ha luchado en Bosnia y en otros escenarios bélicos de los que no quiere hablar.

P.- Si el GICM no atentó en Casablanca y en Madrid, ¿quién lo hizo?

R.- En lo referente a Marruecos, no tengo ninguna duda de que los servicios secretos marroquíes montaron toda la operación. Lo hicieron para liquidar a los movimientos islamistas. En 2003, el islamismo marroquí estaba en auge y el régimen, envuelto en sus problemas, estaba preocupado.

Cuando los cuatro jeques -Mohamed Fizazi, Omar Hadduchi, Abdelwaheb Rafiki, Abu Hafs, y Hassan Kettani- estaban siendo interrogados por los servicios secretos, algunos responsables policiales les revelaron las condenas que les iban a caer. Y así fue: 30 años para los tres primeros y 20 para el último.

Además, explíqueme cómo el régimen marroquí ha podido arrestar rápidamente a 8.000 islamistas en todo el país, 8.000 personas y no 200 o 500. ¿Cómo sabía dónde estaba toda esa gente? Durante los juicios teníamos que responder sí o no a las preguntas de los jueces, no teníamos derecho a otra contestación. Los jueces no querían ir al fondo del problema y, cada vez que nos quejábamos de las torturas que habíamos sufrido, nos interrumpían.

Y un elemento importante, ¿quién reivindicó el 16 de mayo? Nadie. Cuándo se han reivindicado todos los atentados cometidos en EEUU, Túnez, Turquía, España... ¿Quién es el beneficiario de toda esta operación? Es el Estado marroquí, y no el movimiento islamista. Después del 16 de mayo se tacha de terrorista a todo musulmán que disienta de la política del régimen. Mira lo que han hecho del Partido de la Justicia y del Desarrollo [islámico moderado]: lo han acallado totalmente.

Desde luego no se puede dar nunca demasiada credibilidad a un terrorista, pero estos datos son preocupantes, veamos otra información:

El pasado 24 de octubre, El Mundo publicaba una crónica de Casimiro García Abadillo que viene a sumar un elemento más al ya largo cúmulo de despropósitos que rodea a los atentados: Said Berraj, una de las personas acusadas de ser uno de los autores materiales del 11-M y que está en busca y captura, trabajaba como vigilante de seguridad para la empresa de un ex-policía, y la propia Policía se presentó tres días antes del 11-M en su trabajo para tratar de captarle como confidente.

Pero lo más inquietante es algo que no se destacaba especialmente en la noticia y que, sin embargo, tiene una gran importancia: el motivo por el que la Policía quería captarle como confidente era que sospechaba que Said Berraj trabajaba también para los servicios secretos marroquíes. ¿Nos están diciendo que la Policía sospecha que uno de los presuntos autores materiales del 11-M era colaborador de los servicios secretos de Marruecos? Creo que se trata de una afirmación de tal gravedad que convendría que alguien nos aclarara el asunto.

El incremento de la presión, según constaron los agentes de la inteligencia española, se produjo a raíz de los atentados de Casablanca, en mayo de 2003, y tuvo un repunte un mes antes del 11-M. En su informe remitido al Gobierno de Aznar, relataban que el reino aluí había incrementado estas injerencias en los últimos meses amparándose fundamentalmente en el aumento del control del islamismo radical. Recoge El Mundo que según el CNI, Marruecos camuflaba estas acciones en la necesidad de aumentar la lucha contra el terrorismo.

Los informes del CNI detallaban que el Ministerio del Habous y Asuntos Islámicos de Marruecos era el encargado de centralizar estas injerencias en Ceuta y Melilla "bajo la excusa de que trataba de detectar islamistas radicales". Las acusaciones, añade el diario de Pedro J. Ramírez, se intensificaron tras los atentados de Casablanca, en mayo de 2003. A partir de entonces, el control marroquí se extendió a los imanes de las dos ciudades autónomas.

Una información de la Guardia civil, revela extraños movimientos antes de las elecciones de Marzo:

LA GUARDIA CIVIL REVELA QUE SERVICIOS SECRETOS DE PAÍSES QUE FOMENTAN EL TERRORISMO FINANCIAN GRUPOS EN ESPAÑA


MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Los Servicios de Información de la Guardia Civil recogen en informes fechados en junio de 2003, a los que ha tenido acceso Europa Press, que los servicios secretos de países que fomentan el terrorismo internacional financian en España a asociaciones de "españoles islamizados" que aparentemente tienen un carácter exclusivamente religioso.

Este apunte se recoge en uno de los informes remitidos por la Subdirección General de Operaciones del Instituto Armado a la Secretaría de Estado de Seguridad que, a su vez, los ha facilitado a la Comisión de Investigación parlamentaria de los atentados terroristas del pasado 11 de marzo.

Así, en un informe del 26 de junio de 2003 con motivo de la Operación Paso del Estrecho de ese año, en el capítulo de riesgos "de intensidad media", se asegura: "No debemos olvidar la frecuencia con que nos encontramos en determinadas asociaciones islámicas de españoles islamizados, cuya actividad, aparentemente con fines exclusivamente religiosos, está sin embargo financiada por representantes de Servicios de Información de países vinculados directamente con la exportación, patrocinio y fomento de la actividad terrorista".

Los Servicios de Información de la Guardia Civil consideraron un punto de inflexión en la amenaza del terrorismo islámico contra España los atentados cometidos en Casablanca en mayo de 2003 y, a partir de ahí, comenzaron a fijar las fuentes de riesgo, por una parte el fenómeno de la inmigración y, por otro, la presencia de mezquitas y asociaciones islamistas en territorio español.

Estos informes, redactados con motivo de la proximidad de acontecimientos que implicaban un potencial peligro (Vuelta a España, vacaciones de la Familia Real, Operación Paso del Estrecho, etc.) van alertando del riesgo creciente del integrismo islámico para España y con fecha de 26 de junio de 2003, en uno de ellos se citan los atentados en la ciudad marroquí y las declaraciones del 'número cuatro' de Al Qaeda, Tawfiq Bin Attash, en las que situaba a España al mismo nivel de Estados Unidos y Reino Unido "no ha hecho más que confirmar a España como objetivo de los terroristas".

MEZQUITAS E INMIGRACIÓN.

Así, en las "causas de riesgo", el informe apunta en dos direcciones: Argelia y el conflicto palestino-israelí. Y entre los factores que aumentan ese riesgo cita la inmigración y las mezquitas y asociaciones. En cuanto al primer fenómeno, asegura que la marginación y pobreza en la que viven grandes bolsas de población se ha convertido en "caldo de cultivo idóneo para la propagación del islamismo radical en todas sus facetas".

El aumento de la población inmigrante, señala el informe, desemboca en el incremento de lugares de culto en territorio español, y éstos, a su vez, son aprovechados por los integristas como lugares de captación, fuente de financiación de grupos radicales, proselitismo y distribución de propaganda.

Ese mismo mes de junio de 2003, la Guardia Civil, en otro informe, ya señala mezquitas de localidades concretas: La Mojonera (Almería), Tudela (Navarra), Santa Bárbara (Castellón), Ruzafa (Valencia), la de Mayid Al Nuur (Sevilla) y la de Leganés (Madrid).

CLIMA "ANTI-ESPAÑOL" EN CEUTA Y MELILLA.

En ese informe se habla del "clima hostil anti-español" en Ceuta y Melilla y, aunque éste ya se había mencionado en escritos anteriores, los agentes de los Servicios de Información del Instituto Armado realizan un comentario que vincula a organizaciones radicales islámicas con las autoridades marroquíes, que tradicionalmente han parecido reprimir duramente sus actividades. "Este clima está inducido, bien por grupos islamistas marroquíes, o bien por el propio Reino alauita, a través de las organizaciones citadas (de carácter islamista y que rondan las setenta en número)", afirma el documento.

"En éstas (las asociaciones) han sido identificados líderes, claramente pro-marroquíes, que incluso designan directamente a los imanes de determinadas mezquitas. Estos imanes se encargan de materializar la labor de proselitismo pro-marroquí entre los asistentes a actos religiosos", continúa el informe.

Las piezas comienzan a encajar, insistimos en que en esta teoría debemos aplicar siempre una visión global, y mirar desde la perspectiva del permanente conflicto de vecindad hispano-marroquí. A la vista de los datos expuestos podemos sacar las siguientes conclusiones:

Los beneficios que obtendría Rabat con el cambio de Gobierno y los perjuicios que padecería si siguiera el PP gobernando España, a saber:

a) Lo que estaba en juego


b) Si hubiera seguido el PP
c) Si se consiguiera que venciera el PSOE

- a) Lo que estaba en juego:

a.1) Reclamaciones anexionistas sobre Ceuta, Melilla y Canarias
a.2) Contencioso del Sáhara Occidental
a.3) Prospecciones petrolíferas en aguas españolas de Melilla y Canarias
a.4) Inmigración marroquí en España desplazada progresivamente por europeos del Este y latinoamericanos en el campo y la construcción
a.5) Acercamiento progresivo de España y Argelia
a.6) Perdida de influencia del eje Franco-Marroquí frente al Hispano-estadounidense

Esto para un gobierno teócrata-absolutista, con aspiraciones expansionistas como el de Marruecos significa lo mismo que ponerle contra las cuerdas.

- b) Si hubiera seguido el PP:
Se hubieran seguido defendiendo los intereses de España en todos y cada uno de los puntos contenidos en la precedente letra a), lo cual hubiera sido nefasto para Marruecos y en concreto para el Régimen de Mohamed VI y la Oligarquía que rodea al Comendador de los Creyentes.

- c) Si se consiguiera que venciera el PSOE:


La situación para Marruecos y Mohamed VI sería totalmente opuesta a la anterior con una victoria del PP. Y recordemos

1) que desde Marruecos se ha venido pidiendo reiteradamente el voto para el PSOE y Zapatero -la última vez durante el terremoto pasado en el Rif-

2) los elogios desmedidos que ha profesado Mohamed VI y alguno de sus Ministros hacia Zapatero tras al victoria del PSOE al igual que el Presidente de la República de Francia Jaques Chirac.

¿SERIA CAPAZ MARRUECOS DE ARRIESGARSE A UNA GUERRA CON ESPAÑA?: Si.

En julio de 2002 la invasión de Isla Perejil fue una declaración de guerra, los servicios de información españoles detectaron movimientos de tropas y varios buques de guerra estaban dispuestos a caer sobre Ceuta , Algeciras y Melilla.

Los servicios secretos marroquies estaban al tanto de la reacción de los "aliados europeos" de España: Francia se abstendría , más interesada en sus relaciones con el Africa francoparlante que con España, el Reino Unido haría lo que hiciese EEUU , el resto de Europa mantendría una actitud cobarde como luego se demostró.

Cazas españoles sobrevolaron Tetuan, el espacio sur aereo de Portugal y cielos canarios el día de la reconquista de Perejil .

EL DESARROLLO DE LOS ACONTECIMIENTOS POSTERIORES:

A las pocas horas de la invasión, helicópteros Cougar y Chinook del Ejército de Tierra, operando desde el helipuerto ceutí de Viña Acevedo y del melillense de Rostrogordo, reforzaban las guarniciones del peñón de Vélez de la Gomera, enclavado en la bahía de Alhucemas, la isla de este nombre y el archipiélago de las Chafarinas, poco después que un patrullero marroquí se aproximara a la isla del Rey, de este archipiélago, también deshabitada. Simultáneamente las guarniciones de Ceuta y Melilla, con más de 7.000 efectivos, eran puestas en estado de máxima alerta y acuarteladas.

La fragata Navarra, con una unidad de Infantería de Marina y embarcaciones Supercat a bordo, a la que más tarde se le uniría su gemela Numancia, alistada en un tiempo récord, se incorporaba el mismo día 12 para tomar el mando táctico de los patrulleros Laya, Cándido Pérez y P-114, que ya se encontraban en las proximidades de la isla del Perejil, ejerciendo además una poderosa disuasión con su sola presencia, dadas las características de sus misiles Harpoon antibuque y Standard SM-1MR antiaéreos. Simultáneamente las corbetas Infanta Elena y Cazadora se dirigían a la zona del cabo Tres Forcas para controlar los accesos al puerto de Melilla y vigilar el archipiélago de las Chafarinas. Desde el arsenal de Ferrol, saldrían con rumbo sur las fragatas Baleares y Asturias de la 31 Escuadrilla, con gran capacidad antiaérea gracias a sus radares tridimensionales SPS-52B y sus misiles SAM Standard SM-1MR.

El Ejército del Aire tampoco permanecía ocioso, alertando sus Alas 11, 12, 14, y 15 de aviones F/A-18 Hornet y Mirage F-1, desplegados en las bases aéreas de Morón, Albacete, Torrejón y Zaragoza, al mismo tiempo que su red de alerta y control, compuesta por todos los EVA (Escuadrón de Vigilancia Aérea) más el GRUMOCA (Grupo Móvil de Control Aéreo) desplegado, estratégicamente dispuestos en el perímetro exterior de la península Ibérica, islas Canarias y Baleares, constituían un telón impenetrable a cualquier raid que pretendiese violar el espacio aéreo español

Paralelamente dos patrulleros de la Armada, ízaro y Laya, dando muestras de arrojo y decisión, ya que desplazaban bastante menos que el Al Hahiq se situaron a banda y banda del patrullero marroquí emparedándolo prácticamente, sin permitirle reaccionar ante la incursión helitransportada, y mucho menos abrir fuego, todo ello ante la vigilante mirada de la fragata Navarra, atenta a la maniobra con todos sus sensores y armas alistados."

Ese mes de julio de 2002 estuvimos virtualmente en guerra. Era cuestión de ver quien hundía el primer barco, o de quien derribaba el primer avión.

Pero le falló una pieza de ajedrez a Marruecos : EEUU (y con ellos el Reino Unido) estaba dispuesto a ayudar a España.

De repente el gran operativo marroquí se diluye y varios meses después el coloso norteamericano se cobra su "ayuda" empujando a España contra Irak.

¿TIENEN LOS SERVICIOS SECRETOS MARROQUIES INFRAESTRUCTURA EN ESPAÑA PARA COMETER UN GRAN ATENTADO?: Si.

Perote en sus memorias afirma que los espías marroquíes tienen más agentes y mejor informados en la península que nosotros en Marruecos.

Desde los años 90 agentes alauitas controlan- y a veces persiguen- a refugiados saharauis en España. Con el tiempo han ido aprovechando la extensa red social de locutorios, contrabando, asociaciones y negocios de los casi 200.000 marroquíes legales o ilegales asentados aquí.

Ni siquiera el Mossad tiene tanta infraestructura en España.

Especialistas en inteligencia del extranjero siguen dudando de la autoría de Al Qaeda por un silogismo elemental: los terroristas islámicos se suicidan mientras que los terroristas europeos (IRA, ETA, Fracción de Ejercito Rojo...) y los asesinos de los servicios secretos de cualquier país: NO SE SUICIDAN.

Las últimas dos noticias no hacen más que aumentar la sospecha: el nuevo presidente del gobierno español destituye al anterior jefe del CNI , casualmente experto en grupos radicales del Magreb y unos "desconocidos" desvalijan el locutorio precintado por orden judicial donde se gestaron los atentados de Madrid.
¡¡ESTO OCURRIÓ EN MENOS DE UNA SEMANA!!.

Informes realizados durante los años: 2000, 2001 y 2002 del CESID sobre la intención de Marruecos de provocar un enfrentamiento directo contra España:

MARRUECOS UTILIZÓ GRUPOS INTEGRISTAS COMO BRAZO EJECUTOR EN OTRAS OCASIONES:

ESTRELLA DIGITAL - 18/08/01

El encarcelamiento del autor de las últimas revelaciones sobre Ben Barka levanta la polémica en Marruecos

El relato de los asesinatos y secuestros por los servicios secretos marroquíes y grupos integristas islámicos reviven "los años de plomo" del país

Estrella Digital/Efe - Rabat. El encarcelamiento de Ahmed Bujari, el autor de las últimas revelaciones sobre el secuestro y posterior asesinato del líder opositor marroquí Mehdi Ben Barka, ha generado una fuerte polémica en Marruecos y ha sido denunciado por algunas organizaciones de derechos humanos y por algunos diarios locales.

Bujari, ex agente de los servicios secretos marroquíes, ingresó el pasado miércoles en la prisión de Ukacha de Casablanca, tras su detención el lunes en esa ciudad marroquí por la Policía que le acusó de emitir cuatro cheques sin fondos por valor de 190.000 dirhams (unos 19.000 dólares).

El ex agente multiplicó el mes pasado sus declaraciones sobre cómo fueron programados y cometidos los asesinatos de líderes socialistas por los servicios secretos marroquíes. Las primeras declaraciones de Bujari fueron publicadas por el diario francés Le Monde y el diario marroquí Le Journal Hebdomadaire. En ellas, Bujari dijo que el líder izquierdista marroquí Ben Barka, que fue secuestrado en París en 1965, fue torturado hasta la muerte por el entonces ministro del Interior, Mohamed Oufkir, y su adjunto, Ahmed Dlimi.

Posteriormente, el cadáver fue trasladado de Francia a Marruecos, donde fue eliminado en una cuba llena de ácido. Bujari reveló los nombres de tres agentes que participaron directamente en ese acto y que todavía viven, pero los incriminados, Achachi, Saka y Mesnaui, negaron esas acusaciones y presentaron querellas ante el tribunal de Primera Instancia de Rabat contra Bujari por "difamación".

El segundo asunto grave revelado por Bujari fue el asesinato del líder socialista Omar Benyelún en el año 1975.

LOS CULPABLES

Bujari acusó a los servicios secretos marroquíes de preparar este asesinato en colaboración con grupos integristas islámicos, encabezados por Abdelkrim Mutii, refugiado en Libia. Mutii, que negó estas acusaciones en una carta enviada a la prensa marroquí, escapó de Marruecos después de ese asesinato y Bujari dijo que su salida del país también fue preparada por los servicios secretos. Además de eso, Bujari declaró que otro acusado en ese asunto, Kamal Muamani, se escapó con ayuda de los servicios y después fue asesinado en el extranjero.

El tercer asunto del que ha hablado Bujari fue el de los dos paquetes bomba enviados a Mohamed Yazgi y a Omar Beyelún en el año 1973 por los servicios secretos marroquíes. Uno de los paquetes bomba explotó en las manos de Yazgi, actual ministro de Urbanismo y viceprimer secretario de la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), el partido que dirige el actual Gobierno marroquí de coalición, que resultó gravemente herido.

En todas estas declaraciones, Bujari citó nombres de personas que todavía viven y que trabajaron en el llamado "Cab 1", el núcleo de los servicios secretos marroquíes, que luego se convirtió en la Dirección de Seguridad Territorial (DST).

El ex agente declaró que el "Cab 1" fue responsable de decenas de desapariciones en Marruecos durante los años sesenta y setenta, y que algunos de los secuestrados fueron eliminados en una cuba de ácido y otros enterrados en prisiones secretas o arrojados al mar. Bujari reveló que la mayoría de los secuestrados eran dirigentes de la Unión Nacional de Fuerzas Populares (UNFP), de la que surgió la actual USFP, partido del actual primer ministro, Abderramán Yusufi, exiliado en Francia de 1965 a 1982.

El ex agente dijo también que durante los incidentes sociales de 1965 en Casablanca, más de 1.500 personas murieron por disparos de los soldados y fueron enterradas en una fosa común en Buskura, en la región de Casablanca.

Bujari también reveló los métodos de infiltración de los servicios secretos marroquíes en los partidos y sindicatos y el montaje de redes de prostitución y de tráfico de drogaS por los mismos servicios. Las declaraciones de Bujari no han sacado a la luz todas las implicaciones de los servicios secretos en casos de asesinatos y represión y carecen de pruebas concretas, excepto los nombres y los lugares, pero han suscitado el interés de los medios de comunicación nacionales e internacionales sobre "los años de plomo" en Marruecos.

Varios medios publican ayer comentarios sobre el encarcelamiento de Bujari y se preguntan cómo la Justicia se movilizó rápidamente para un asunto de cheques sin fondos y permaneció silenciosa ante las revelaciones sobre asesinatos y secuestros.

Según Richard Labeviere, en su libro, La trastienda del terror (Galaxia Gutenberg): los atentados de Casablanca son considerados como un preludio a los del 11-M y se podría atribuir a una facción de los servicios secretos marroquíes, interesados en la lucha antiterrorista como método para ganar una influencia y un poder que perdieron con la muerte de Hassan II.

Esta semana publicaba EL CONFIDENCIAL DIGITAL el informe que sigue:

Informe: Los terroristas del 11-M eran magrebíes como otros muchos que viven en España y la fecha del atentado se fijó por las elecciones

Los terroristas que perpetraron los trágicos atentados del 11-M en Madrid eran inmigrantes magrebíes, como otras decenas de miles que residen en España. Además, la fecha se eligió teniendo en cuenta las elecciones generales que iban a celebrarse días después en nuestro país.

Son dos de los principales datos que maneja el informe “Los terroristas de los atentados de Madrid. Resultados de la investigación dos años después”, publicado en la revista norteamericana Terrorism Monitor con la firma de Javier Jordán y Robert Wesley.

En cuanto al primer punto, el informe destaca que los terroristas estaban afincados en España con cierta normalidad, tenían permiso de residencia y se encontraban en situación económica aceptable, de manera similar a muchos miles de emigrantes en nuestro país. La radicalización no se debió a exclusión social, sino a tareas de adoctrinamiento en España.

(Por su interés, reproducimos los tres apartados de análisis de ese informe.)


ORIGEN DE LA RED Y RELACIÓN CON AL-QUAEDA EN EUROPA
El origen de la red es complejo de describir por la cantidad de relaciones y nombres que aparecen en la trama. Sin embargo un resumen de lo esencial ayuda a entender la capacidad de regeneración de las redes yihadistas y el modo de actuar tan sinuoso, y ocasionalmente eficaz, de las redes de Al Qaeda en Europa después del 9/11.

Entre finales de 2001 y principio de 2002 una operación policial desarticuló la red yihadista de Abu Dahdah, asentada principalmente en Madrid. La red de Abu Dahdah había estado compuesta inicialmente por individuos de origen sirio. Posteriormente se fue nutriendo de marroquíes, gracias en gran medida a la labor de captación del marroquí Amer Azizi. Azizi también mantenía relación con el Grupo Combatiente Libio y con el Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), dos grupos asociados a Al Qaeda. Azizi logró escapar a aquella operación policial y a día de hoy se encuentra en paradero desconocido. Es posible que lograra refugiarse en Pakistán.

El marroquí Mustapha El Maymouni fue reclutado por Azizi en 2001 y frecuentó las reuniones de la red de Abu Dahdah antes de que fuera desarticulada. Maymouni no fue detenido ya que no en ese momento no existían pruebas contra él. Después de la desaparición de Abu Dahdah mantuvo relación con otros yihadistas marroquíes en Madrid y en Marruecos, donde viajaba con frecuencia. Intentó sin éxito marchar a combatir a Afganistán en 2002. A comienzos de 2003 consolidó un grupo en Madrid y otro en Kenitra y Larache (Marruecos). El grupo de Maymouni en Madrid estaba compuesto mayoritariamente por marroquíes, varios de ellos relacionados a su vez con el GICM.
En el adoctrinamiento de ese grupo jugaron un papel muy destacado los hermanos Moutaz y Mohannad Almallah Dabas. Ambos eran de origen sirio pero habían conseguido la nacionalidad española. Los dos tenían vinculación directa con Al Qaeda. La policía española considera probado que ambos mantuvieron contactos con Mohamed Bahaiah, Abu Khaled, considerado el "correo personal de Osama Bin Laden para Europa", y con Abu Qatada. Moutaz vivía en Londres y se movía en el entorno de la mezquita de Finsbury Park. Mohannad residía en Madrid y en su casa se celebraban reuniones a la que asistía miembros del grupo de Maymouni.

A mediados de 2003 Maymouni fue detenido en Marruecos, acusado de estar implicado en los atentados de Casablanca. A partir de ese momento su cuñado, el tunecino Serhane Ben Abdelmajid Fakhet, se convirtió en el líder del grupo.

En los meses siguientes se unieron al grupo de Serhane otros individuos destacados. Uno de ellos fue el argelino Allekema Lamari, antiguo miembro del GIA, detenido en 1997 en Valencia y puesto en libertad en 2002. Otro fue el marroquí Jamal Ahmidan, un narcotraficante que fue captado al yihadismo durante su estancia en prisión en Marruecos, y que resultó crucial para la financiación y obtención explosivos que se utilizaron en los atentados de Madrid. El resto eran en su mayoría marroquíes. Algunos de ellos como Mohamed Afallah y Driss Chebli estaban relacionados con Yousef Belhadj, un miembro destacado del GICM en Europa, y pusieron a este en contacto con Serhane.

Poco después del verano de 2003 el grupo liderado por Serhane, Lamari y Jamal Ahmidan comenzó a pLa red de los atentados de Madrid surgió de la siguiente forma:reparar los atentados de Madrid, que ejecutaron con éxito el 11 de marzo de 2004.

A día de hoy una de las principales incógnitas es: ¿quién tuvo la idea? 1) Serhane y los otros miembros de su grupo; o 2) Algún miembro de alto nivel de Al Qaeda que les transmitió la orden a través de los hermanos Almallah Dabas o del miembro del GICM Yousef Belhadj

La posibilidad de que la orden procediese de un nivel superior dentro de Al Qaeda tiene su lógica. En octubre de 2003 Osama Bin Laden amenazó explícitamente a España por la presencia de sus tropas en Irak. En diciembre de ese mismo año una web yihadista publicó un documento de cuarenta páginas donde, tras analizar la situación política de España y la proximidad de elecciones en marzo de 2004, recomendaba intensificar los ataques contra las tropas españolas en Irak [4]. Pocos días después la “agencia de noticias” yihadista Global Islamic Media publicó otro documento donde se insinuaba la posibilidad de un ataque contra España fuera de Irak.

En cualquier caso el canal de comunicación con Al Qaeda existía y dos miembros importantes del GICM en Europa, Yousef Belhadj y Hassan El Haski, tuvieran conocimiento previo de los atentados. La cuestión es si Serhane ideó el plan y lo comentó, o pidió permiso, a los miembros del entramado de Al Qaeda en Europa, o si, por el contrario, estos se lo sugirieron a él y a su grupo.

PERFIL DE LOS MIEMBROS


La mayor parte de ellos se habían sumado a la militancia yihadista cuando vivían en España. Salvo excepciones, su situación socioeconómica no era marginal. Casi todos ellos contaban con permiso de residencia legal.

Varios de ellos estaban casados y tenían hijos. Hablaban bien español y en su mayoría tenían trabajo. Una proporción importante de ellos pertenecían a la clase media. Serhane, el líder del grupo, tenía estudios universitarios y durante varios años disfrutó de una beca del gobierno español para realizar su doctorado en Económicas en una de las mejores Universidades de España en Madrid. Serhane se había casado hacía poco y esperaba un hijo.

En términos generales su situación era similar a la de otros muchos miles de inmigrantes magrebíes en España, y en algunos casos estaban por encima de la media. Todo esto constituye un indicador muy poderoso de que los procesos de radicalización no se deben tanto a la exclusión social como a otro tipo de factores relacionados con la propaganda, la creación de contraculturas radicales y la pertenencia a determinadas redes sociales previas. Por ejemplo, Amer Azizi, Mustafa el Maymouni y Serhane Ben Abdelmajid frecuentaron y se conocieron en las actividades del movimiento misionero deobandí Yama’a At Tabligh Al-Da’wa en Madrid.

CARACTERISTICAS OPERATIVAS DE LA RED


Ninguno de los miembros del grupo de Serhane había pasado por un campo de entrenamiento terrorista en Afganistán, Chechenia u otro lugar del mundo. Pero aun así fueron capaces de planificar, organizar y ejecutar los atentados por sí mismos. Un hecho sin duda inquietante en el análisis de hasta donde pueden llegar los grupos yihadistas no profesionales. La única incógnita que también se mantiene a día de hoy es quién fabricó las bolsas con explosivos. Se sabe quién facilitó los teléfonos móviles que sirvieron como temporizadores y cómo consiguieron la dinamita y la metralla. Sin embargo se desconoce si fabricó las bombas uno de ellos o quizás algún individuo especializado en esa tarea dentro del GICM en Europa, que posteriormente desapareció de escena. Todavía hay cinco rastros de ADN de personas que no han sido identificadas y que estuvieron en varios de los escenarios donde coincidió el núcleo operativo de la red terrorista.

La financiación del grupo provino en su mayor parte de los negocios de drogas del yihadista marroquí Jamal Ahmidan. La policía española calcula que la preparación de los atentados costó en conjunto entre 41.000 y 55.000 Euros. Esa cifra incluye la compra de explosivos (unos 210 kilos de dinamita), que se realizó mediante el pago directo con drogas (entre 25 y 30 kilos de hachís) y un Toyota Corolla, robado en Madrid.

La elección de la fecha de los atentados, tres días antes a las elecciones generales, tuvo muy posiblemente como finalidad alterar el resultado político. Los terroristas vivían desde hacía años en España y conocían la movilización popular de comienzos de 2003 contraria al apoyo del gobierno de Jose Maria Aznar a la guerra en Irak. Al igual que los documentos yihadistas publicados en una web en diciembre de 2003, ellos también sabían que un atentado indiscriminado en Madrid muy poco antes de las elecciones afectaría a los resultados. Un efecto que efectivamente se produjo, según las encuestas postelectorales y algunos estudios científicos posteriores.

Por último, los miembros principales de la red formaron desde el comienzo un grupo suicida. Los atentados de Madrid fueron el inicio de una campaña terrorista que seguramente tenía previsto terminar con la muerte de sus principales operativos. Una persona que frecuentó el entorno de Serhane relató a la policía que esta habló claramente de la necesidad de contar con un grupo de “mártires” dentro de España. En los comunicados que grabaron en video los yihadistas iban vestidos como suicidas, algo que desde el primer momento despertó la alarma de los analistas del servicio de inteligencia español. Tres semanas después de la masacre de Madrid los terroristas pusieron otra bomba que no llegó a explosionar en la vía del tren de alta velocidad que enlaza Madrid con Sevilla. Después del suicidio de siete de ellos, se encontraron más explosivos y planos de un centro judío y de un centro comercial en las cercanías de Madrid. Afortunadamente las siguientes pesadillas que idearon los terroristas nunca llegaron a materializarse.-

No coincidimos con algunas conclusiones de este informe, especialmente lo referido a los suicidas. En los atentados del 11 M no se suicidaron los terroristas, muy al contrario; realizaron una operación con bombas accionadas a distancia. Esto demuestra que no se disponía de yihadistas con fe suficiente para inmolarse, por tanto si no lo realizaron en el acto de guerra, ¿por que suicidarse después?. Pensamos que más bien se hizo desaparecer en el piso de Leganes a los implicados, o bien se guió a la policia hasta una trampa. Lo cierto es que no se conoce al fabricante de las bombas, ni al autor intelectual.

Anette Woods, repite una y otra vez en sus seminarios de negocio "I do not believe in coincidences, things do happen for a reason". Es decir "Yo no creo en coincidencias, las cosas suceden por una razón.

El pasado 24 de octubre, El Mundo publicaba una crónica de Casimiro García Abadillo que viene a sumar un elemento más al ya largo cúmulo de despropósitos que rodea a los atentados: Said Berraj, una de las personas acusadas de ser uno de los autores materiales del 11-M y que está en busca y captura, trabajaba como vigilante de seguridad para la empresa de un ex-policía, y la propia Policía se presentó tres días antes del 11-M en su trabajo para tratar de captarle como confidente.

Pero lo más inquietante es algo que no se destacaba especialmente en la noticia y que, sin embargo, tiene una gran importancia: el motivo por el que la Policía quería captarle como confidente era que sospechaba que Said Berraj trabajaba también para los servicios secretos marroquíes. ¿Nos están diciendo que la Policía sospecha que uno de los presuntos autores materiales del 11-M era colaborador de los servicios secretos de Marruecos? Creo que se trata de una afirmación de tal gravedad que convendría que alguien nos aclarara el asunto.

El incremento de la presión, según constaron los agentes de la inteligencia española, se produjo a raíz de los atentados de Casablanca, en mayo de 2003, y tuvo un repunte un mes antes del 11-M. En su informe remitido al Gobierno de Aznar, relataban que el reino Alauí había incrementado estas injerencias en los últimos meses amparándose fundamentalmente en el aumento del control del islamismo radical. Recoge El Mundo que según el CNI, Marruecos camuflaba estas acciones en la necesidad de aumentar la lucha contra el terrorismo.

Los informes del CNI detallaban que el Ministerio del Habous y Asuntos Islámicos de Marruecos era el encargado de centralizar estas injerencias en Ceuta y Melilla "bajo la excusa de que trataba de detectar islamistas radicales". Las acusaciones, añade el diario de Pedro J. Ramírez, se intensificaron tras los atentados de Casablanca, en mayo de 2003. A partir de entonces, el control marroquí se extendió a los imanes de las dos ciudades autónomas.

REUNIONES PARA MARCAR LAS DIRECTRICES DE LOS SERMONES
Estos comenzaron a ser requeridos por las autoridades marroquíes a través de delegados del Ministerio de Asuntos Islámicos. La mayoría de los imanes eran funcionarios del país vecino, "lo que supone que el Ejecutivo tiene un férreo control sobre ellos", aunque son "a todos los efectos ciudadanos españoles". En esas reuniones a las que eran convocados, se recriminaba a los más radicales y se marcaban directrices para que incluyeran en sus sermones.

El CNI comprobó, según el informe, que las instrucciones se estaban generalizando, tanto en el número de imanes convocados como en la frecuencia de los contactos. A partir de septiembre de 2003 comienzan a tener periodicidad semanal.

Uno de los ejemplos que ponen los servicios de inteligencia españoles para mostrar el incremento de la presión de Marruecos es la convocatoria de todos los imanes con motivo de la visita del embajador de Israel a Melilla. Estaba prevista para el 13 de febrero. Pocos días antes, las autoridades marroquíes reunieron a los religiosos musulmanes para instruirles que debían obviar en sus sermones cualquier referencia a la visita del diplomático. Finalmente se suspendió ante las quejas de los musulmanes de Melilla, que acusaron al embajador de "provocador".

CONCLUSIONES

Motivo, intención y capacidad operativa para ejecutar el plan. Todas estas condiciones se dan en el caso del gobierno Alauí y de sus servicios secretos.

Quedan muchos flecos por desvelar y desgraciadamente como no lo haga un gobierno extranjero en España poco más podemos averiguar, dado que hay una orden expresa de silencio sobre el tema. Con nuestros servicios de información controlados por Alonso y Rubalcaba estaremos ciegos y sordos.

Precisamente existe otra clave que no hemos comentado respecto a las fechas posteriores al 11 M y anteriores a las elecciones, y son las de la trama de Agit Prop, liderada por el PSOE. Aún no se ha desvelado la procedencia de la excelente información de que disponía Rubalcaba a la hora de señalar al gobierno Aznar como mentiroso, no conocemos la procedencia de las informaciones recibidas por la SER, las fotos de los móviles que logró la cadena NBC americana, y la seguridad de los líderes socialistas en su victoria.

Hemos demostrado que los marroquíes presentes en los atentados no eran precisamente el perfil del suicida, ni su organización empleaba tales medios humanos. No hemos averiguado quien fabricó las bombas. Tras los atentados era necesario que Marruecos proporcionase pistas a los socialistas para que terminaran de dar un empujón al gobierno saliente. ¿De donde procedía la información del PSOE y sus medios afines?, ¿de nuestros servicios secretos o tal vez de la embajada de Marruecos?. Es un punto que Rubalcaba nunca quiso aclarar.

Creo que los hechos son tozudos, y que por mucho que se luche contra ella; la historia nunca para, más tarde o más temprano sabremos más datos y posiblemente dentro de unas décadas toda la verdad salga a la luz. Personalmente creo que el PSOE era inocente en cuanto a la planificación y ejecución, pero si es responsable de haberse beneficiado de estos hechos.

1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal