Los tres autos del aprendizaje a distancia y el aprendizaje significativo en la uned



Descargar 36.76 Kb.
Fecha de conversión19.04.2017
Tamaño36.76 Kb.


Los tres autos del aprendizaje a distancia y el aprendizaje significativo en la UNED

Ana C. Echeverri E.


Universidad Estatal a Distancia
San José, Costa Rica

Resumen


Reflexiona alrededor de los tres autos de la educación a distancia y las nuevas condiciones que le impone la sociedad del conocimiento, y destaca la educación a distancia como una opción viable para la superación de las desigualdades sociales y culturales que se dan en América Latina. Desde esta consideración propone ver, desde una nueva óptica, la autonomía, la autorregulación y la autodirección en los procesos de aprendizaje en la modalidad a distancia. En el documento se hace una reseña histórica de la educación a distancia y de su evolución en el contexto latinoamericano, y se analizan sus posibilidades para enfrentar la complejidad social y cultural que impone la sociedad del conocimiento.

Palabras claves: educación a distancia, autonomía, autorregulación, sociedad del conocimiento, aprendizaje significativo.



Introducción

La educación a distancia, en un lapso relativamente corto, ha logrado posicionarse como una modalidad educativa viable para la superación de las desigualdades sociales y culturales de América Latina. Diferentes organismos internacionales, como la UNESCO y la OEA, han incluido en sus metas y propuestas de trabajo la educación a distancia como alternativa para formar personas en las exigencias de la sociedad del siglo XXI. De igual forma, los gobiernos de los países latinoamericanos hacen grandes esfuerzos para incluir en sus políticas educativas la educación continua, de manera que las barreras entre la educación formal e informal se rompan, para dar paso a una formación permanente y contextualizada que responda a las necesidades de cada país.

Este proceso ha sido acompañado por cambios significativos en las teorías que venían fundamentando el quehacer educativo; el paradigma del aprendizaje centrado la transmisión de información ha colapsado y se requiere una nueva visión, para dar respuesta a los retos que impone la sociedad del conocimiento.

Marco contextual

Para García A., Ruiz, Quintanal, García B., García P. (2009), la aparición de la escritura, de la imprenta y de filosofías democráticas, así como el uso de medios de comunicación masivos y las teorías de la enseñanza programada fueron factores que permitieron romper los problemas de espacio y tiempo en los procesos educativos, dando paso a la educación a distancia como modalidad educativa en la educación superior.

Después de la irrupción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, TIC en los ambientes educativos, la educación a distancia alcanza las condiciones necesarias para responder a las necesidades de formación continua y de deslocalización y atemporalidad que el mercado laboral exige en la capacitación y formación de las personas. Según García et ál. (2009), los cambios culturales, sociales y tecnológicos exigen repensar la relación educación trabajo.

Desde los años cincuenta del siglo XX, aproximadamente, América Latina incursiona en la educación a distancia a través de procesos de alfabetización y formación informal, donde el principal soporte es el radio y el material escrito. Según Rama (2008) en los sesenta en la región y a escala mundial se produjo un cambio significativo en la educación a distancia, al conformarse esta como un instrumento educativo para el nivel superior (p.2).

En la década de los 70 en América Latina se crearon las primeras instituciones y universidades bajo la modalidad a distancia, entre ellas la Universidad Estatal a Distancia de Costa Rica, como una institución especializada en la enseñanza a través de los medios de comunicación social, según consta en la ley de creación. Desde ese momento la UNED se ha propuesto responder a las necesidades de formación de las ciudadanas y ciudadanos que el país requiere para su desarrollo social y económico de manera sostenible.

Esta evolución debe mirarse de cara a los cambios fundamentales que debe afrontar la educación del siglo XXI para enfrentar los retos de la sociedad del conocimiento. Según Mayor, director general de la UNESCO (1999), Uno de los desafíos más difíciles será el de modificar nuestro pensamiento de manera que enfrente la complejidad creciente, la rapidez de los cambios y lo imprevisible que caracterizan nuestro mundo. (p. 4)



La educación a distancia como alternativa para un mundo complejo

La educación, como manifestación de la condición humana, se ha convertido en el escenario fundamental para el desarrollo de las naciones, y América Latina no ha sido la excepción. A través de los diferentes organismos internacionales, los gobiernos se plantean la educación como el medio idóneo para la superación de las desigualdades sociales y la clave para alcanzar un desarrollo sostenible y viable para sus gentes.

En este sentido García (2009) señala que le corresponde a los estados plantear políticas educativas que promuevan la innovación y difusión de las tecnologías como medio para reducir las desigualdades, producidas por los problemas de acceso que se producen como consecuencia de la irrupción de estas en el quehacer educativo.

Dentro de la oferta de propuestas y proyectos educativos que se proponen responder a las necesidades para el desarrollo social, cultural y económico de América Latina, la educación a distancia se ha venido proyectando como una alternativa dable a las demandas de la nueva sociedad del conocimiento.

Desde esta visión, analizar algunas características de la educación a distancia que permitirían el cumplimiento de esas demandas es un imperativo. Para Morín (1999), la educación del futuro debe responder a un nuevo paradigma, fundamentado en la incertidumbre y las miradas diversas desde lo cultural y bajo una visión sistémica o procesual que vaya dando soluciones nuevas a problemas reales pero también nuevos ( M. Salas, comunicación personal, 4 mayo de 2010).

Si bien la educación a distancia es una respuesta para las demandas sociales de información, conocimiento, competencia laboral y significados culturales (García, 2009: 13), debemos justificar las características que hacen funcional esta modalidad educativa en la sociedad del siglo XXI. En su evolución, la dimensión cognitiva ha sido unas de las áreas de mayor controversia entre sus seguidores y contradictores, lo que hace conveniente una revisión de sus postulados fundamentales en su condición válida para alcanzar un aprendizaje significativo.



Marco conceptual

La autonomía, la autorregulación y autodirección del proceso por parte del aprehendiente son tres aspectos centrales con que cuenta la educación a distancia para la generación de aprendizajes con significancia para su contexto de vida. El aprendizaje significativo, concepto planteado por Ausubel, describe el proceso que relaciona la nueva información con algún aspecto existente en la estructura cognitiva y que es relevante para el aprendizaje que se está construyendo Méndez (1993). El aprendizaje significativo se traduce en la capacidad de transferencia de resultados y manejo de diferentes contextos.

El primer aspecto a considerar está relacionado con la autonomía que el o la estudiante debe desarrollar en el sistema de estudio a distancia. La autonomía en este artículo se refiere a la capacidad del aprehendiente para comprender la forma en que se comunica con otras personas y cómo aprende a aprender. Para Morín (1999), comprender significa intelectualmente aprehender en conjunto, com-prehender, asir en conjunto (el texto y su contexto, las partes y el todo, lo múltiple y lo individual) (p. 50). Así, la autonomía significa más que tener la capacidad para decidir los aspectos mecánicos del proceso de aprendizaje, como a qué hora, el sitio de estudio y el reconocimiento de su estilo de aprendizaje, significa el reconocimiento de la forma de aprender.

La autonomía como un aspecto esencial para el aprendizaje significativo involucra dimensiones diferentes a la condición racional del conocer, para Capra (2002) la mente no es una cosa, sino un proceso: el proceso mismo de la vida (p. 185), donde la acción de conocer se completa con las emociones, sentimientos y afectos que el ser humano experimenta durante su proceso de aprendizaje.

De otro lado, los avances tecnológicos y su aplicación en el campo de la educación han introducido a los proceso de aprendizaje una complejidad creciente, que, más que el manejo mecánico de esas herramientas, requiere comprender la nueva dinámica cognitiva que exigen. La evolución de la educación a distancia hacia modalidad virtual exige diseños instruccionales fundamentados en un nuevo paradigma educativo, que implique una aptitud distinta de organizar el conocimiento para un aprendizaje pertinente, como lo sugiere Morín (1999), procurando estrategias que favorezcan la autorregulación.

Un segundo aspecto tiene que ver con la autorregulación del proceso de aprendizaje. Este concepto, dentro del contexto de la educación a distancia, se ha utilizado como la evaluación que hace el aprehendiente de la coherencia que se da entre el proceso de aprendizaje y las metas propuestas. El problema central de esta revisión no radica únicamente en la eficacia y eficiente de las estrategias de aprendizaje para alcanzar una meta, sino en el conocimiento de la dinámica del pensar; como lo plantea Castaneda (1999), es necesario alcanzar niveles de conciencia diferentes al de nuestra cotidianidad, que permitan vivir en la plenitud de nuestra capacidad pensante.

Para Valenzuela (s.f.), la autorregulación se da cuando la persona reconoce y aplica sus estrategias de aprendizaje, se autoevalúa y señala las acciones correctivas para alcanzar las metas de aprendizaje, por medio de procesos complejos. La autorregulación demanda también comprender la emergencia y la creatividad como parte esencial de los procesos de aprendizaje vital. Buscar en la interacción las respuestas a las necesidades de aprendizaje, y no en las propuestas ajenas a los contextos de los y las estudiantes.

El tercer aspecto, el aprendizaje autodirigido, se da como complemento, y anticipado, al proceso de autorregulación, concepto que se ha simplificado en la definición de las metas de aprendizaje. Pero este proceso en el paradigma educativo del siglo XXI debe asimilarse como la reflexión sobre las necesidades que tiene el ser humano en todas sus dimensiones. La condición humana, como lo señala Morín (1999), tiene un doble principio: biofísico y sico-social-cultural, principios que se perfeccionan en la interrelación de la especie humana y el cosmos para la aprehensión del conocimiento en todas sus consecuencias.

En esta autogeneración del ser, el aprendizaje, comprendido como un fenómeno biológico (Maturana, 2003), permite al hombre su reafirmación como ser humano, tarea que nuestra actual institución educativa ha reemplazado por la instrucción y transmisión de contenidos sin ninguna relación con la formación integral y los intereses de la persona aprehendiente.

Indagación

La evaluación del problema analizado, se realizó con el objetivo de divulgar nuevas visiones y discusiones acerca de los tres autos de la educación a distancia, la autonomía, la autorregulación y la autodirección del proceso de aprendizaje promovido por la UNED. La estructuración de la misma, se realizó bajo una visión cualitativa de la investigación. Los instrumentos principales en esta valoración fueron la revisión bibliográfica sobre los principales aspectos, una entrevista estructurada sobre el aprendizaje significativo y su relación con la autonomía, autorregulación y autodirección, características necesarias en la Educación a Distancia, a la Directora del Centro de Capacitación de Educación a Distancia de la UNED, la aplicación de un cuestionario a un grupo de tutores de la Universidad Estatal a Distancia, UNED, para conocer sus consideraciones sobre estrategias de autonomía, autorregulación y autodirección implementadas en sus cursos, y una observación participativa en un curso virtual, que facilitó la autora del artículo.

El proceso de recolección y análisis de los datos permitió reconocer la percepción de los tutores de cursos virtuales, sobre los aspectos fundamentales del proceso de aprendizaje a distancia, y las estrategias utilizadas en la UNED para promover la autonomía, la autorregulación y el aprendizaje autodirigido entre la población estudiantil, como habilidad cognitiva para el aprendizaje significativo. De la observación participante se registró la aportación de los(as) estudiantes en los foros de discusión y la realización de las diferentes actividades sugeridas a lo largo del curso. De manera particular, se observó el grado de autonomía, al momento de interactuar con las preguntas generadoras y la percepción de los pares frente a las mismas, la eficacia que se obtuvo para alcanzar la meta propuesta y la multidimensión que se logró en el proceso de aprendizaje.

Resultados

La encuesta realizada a los tutores que facilitan cursos a distancia y virtuales en el programa de Informática Educativa de la UNED, se recogió datos relacionados con las estrategias que se diseñan y aplican en los procesos de aprendizaje. El 80% de los tutores encuestados reconocen, que la UNED promueve el aprendizaje significativo en su población estudiantil. Para ello, se utilizan estrategias centradas en el o la estudiante, y a través de recursos tecnológicos, documentos actualizados y contextualizados. Es importante destacar que para algunos tutores, la categoría aprendizaje significativo, como se construyó en esta investigación, no se tiene en cuenta, en el proceso de aprendizaje vivido en los cursos.

El 100% señalan de los tutores señalan que la autonomía, la autorregulación y la autodirección del estudiante, aspectos centrales para un aprendizaje significativo, se incentiva en la universidad, a través de estrategias que combinan la participación individual y grupal y en la promoción de las habilidades metacognitivas. Igualmente se plantea que estos tres autos se relacionan de manera dinámica durante el proceso de aprendizaje del estudiante a distancia, a través de estrategias como trabajo de campo y laboratorio, planeamientos claros que consulten la realidad del estudiantado, la asignación de actividades individuales y colaborativas, orientación permanente por parte del tutor(a), la utilización de recursos tecnológicos.

De manera particular, frente a la necesidad de acercarnos a nuevas visiones sobre la conceptualización de los componentes que hacen parte del proceso de aprendizaje, se encontró que las personas entrevistadas señalan que en la UNED no se manejan el concepto de aprendizaje significativo como ha sido reseñado en este artículo y que el aprendizaje en línea puede ser una opción que facilite el desarrollo de habilidades que favorezcan la autonomía y autorregulación en el y la estudiante.

La observación se realizó en un foro temático de un curso de pregrado, que se trabajó en el mes de agosto del 2010 con la participación de 18 estudiantes. Las intervenciones se hicieron a partir de una pregunta generadora sobre uno de los contenidos del curso, planteada por la facilitadora. Las participaciones de los estudiantes se analizaron a través de las cadenas de discusión que se fueron generando a partir de las respuestas a la consigna general, que contenía elementos de exploración para cada uno de los siguientes aspectos:


  1. Comprensión de la consigna general.

  2. Reflexión sobre la temática que encerraba la consigna general.

  3. Relación de los nuevos conocimientos con aprendizajes previos.

  4. Posibles escenarios de aplicación de los nuevos conocimientos.

  5. Los procesos de interacción en la dinámica del foro.

El total de mensajes en el foro fue de 32 participaciones.

En el primer aspecto de observación se trató de evidenciar la comprensión de los y las estudiantes sobre la temática vista. En este sentido se evidenciaron 7 respuestas directas y justificadas a la consigna de discusión y las 25 restantes fueron participaciones a respuestas de mensajes de otros(as) participantes.

En el segundo aspecto se buscaron las participaciones que además de responder la consigna del foro, realizara reflexión general sobre la lectura sugerida. Del total de participaciones, el 25% se evidenció comprensión de los contenidos a través de reflexiones sobre la temática tratada y en el 75% restante de las participaciones no se evidencia ningún nivel reflexivo sobre el tema en el sentido antes planteado.

En el tercer aspecto se observó los mensajes que relacionaban los temas y lecturas sugeridos con sus aprendizajes previos y solo 5 de las participaciones aportaron en este sentido, quedándose las demás en el contexto presente propuesto por la lectura.

En la simulación de futuros escenarios de aplicación de las situaciones recreadas en los materiales, se evidenció la importancia de transferir de los aprendizajes. Un 90% de la población participantes en el foro logró recrear posibles escenarios para aplicar los conocimientos sobre la temática tratada.

Por último, se evidenció un nivel alto de interacción en la dinámica del foro, todos los mensajes fueron enriquecidos con los aportes de los y las demás participantes. Además, de la instrucción general de responder a dos mensajes, las participaciones mostraron interés por entablar nuevas líneas de discusión y reflexión.



Discusión

La educación a distancia, en su carácter de proponente de nuevas formas de generar conocimiento y de contribuir a cerrar las brechas sociales y económicas, debe procurar el atrevimiento y la creatividad como esencia de la decisión de aprender para la vida. No se trata de asimilar las políticas educativas que se han desarrollado para la educación superior tradicional, sino de formular nuevas estrategias para un aprendizaje significativo y contextual a las necesidades de América Latina y del país.

El aprendizaje en línea exige diseños instruccionales fundamentados en un nuevo paradigma educativo, que implique cambios en la organización del proceso educativo para el logro de un aprendizaje pertinente.

Los avances teóricos y tecnológicos en el campo de la educación, exigen nuevos replanteamientos, en la conceptualización de nociones como la autonomía, autorregulación, autodirección del proceso de aprendizaje y el aprendizaje significativo, y su particularización en la modalidad a distancia.

La autonomía y la autorregulación en los procesos de aprendizaje demanda comprender la emergencia, la incertidumbre y la creatividad como parte esencial de los procesos de aprendizaje para la vida.

El paradigma educativo del futuro debe asimilarse como la reflexión sobre las necesidades que tiene el ser humano en todas sus dimensiones. En los procesos de aprendizaje la dimensión racional está estrechamente ligada a aspectos del ser humano, como las emociones y sentimientos que permiten alcanzar visiones integrales en la tarea del reconocimiento de nuestra realidad.

Del proceso vivido en esta investigación se rescata para el contexto de la UNED, la particularización de los siguientes aspectos:

1. Aprendizaje significativo: El aprendizaje con sentido para el aprehendiente y su contexto vital.

2. Autonomía en el aprendizaje: Capacidad del aprehendiente para comprender la forma, en que se comunica con otras personas y cómo aprende a aprender

3. Autorregulación de los aprendizajes: Eficacia y eficiencia de las estrategias de aprendizaje para alcanzar una meta, en la dinámica propia del pensamiento y no del instrumento.

4. Autodirección en el proceso de aprendizaje: Reflexión sobre las necesidades que tiene el ser humano, en todas sus dimensiones y no limitarse al aspecto cognitivo.

5. Contextualización de las estrategias de aprendizaje: Las estrategias utilizadas en los procesos de formación a distancia, deben tener en cuenta el contexto de vida del o la estudiante.



Referencias

Capra, F. (2002). Las conexiones ocultas. Barcelona: Anagrama

Castaneda, C. (1999). El lado activo del infinito. México: Ediciones B

García, L. (coord.). (s.f.). Historia de la Educación a Distancia. Recuperado el 8 de marzo del 2010 desde http://www.utpl.edu.ec/ried/images/pdfs/vol2-1/historia.pdf

Manrique, L. (2004). El aprendizaje autónomo en la Educación a distancia. Recuperado el 20 de febrero de 2010 desde http://www.ateneonline.net/datos/55_03_Manrique_Lileya.pdf

Maturana, H. (2003). Desde la biología a la psicología. Chile: Editorial Universitaria.

Méndez, Zaira. (1993). Aprendizaje y cognición. San José: Euned

Morín, E. (1999). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Ginebra: UNESCO.

Rama, C. (2008). La Educación a Distancia en América Latina: apuntes sobre formación, desarrollo y tendencias. Buenos Aires: Congreso Virtual Educa 2008. Recuperado el 9 de marzo de 2010 en http://www.slideshare.net/claudiorama/la-educacion-superior-a-dista...

Salas, M. (2010). (Comunicación personal, agosto del 2010)

UNED. (s.f.). Ley de creación de la Universidad Estatal a Distancia. Recuperado el 15 de marzo de 2010 en http://www.uned.ac.cr/Reglamento/documents/LEYDECREACION.pdf

Valenzuela, J. (s.f.). Los Tres "Autos" del Aprendizaje: aprendizaje Estratégico en Educación a Distancia. Recuperado el 15 de noviembre de 2009 en dgsa.uaeh.edu.mx/revista/psicologia/IMG/pdf/9_-_No._6.pdf





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal