Manual de la Sociedad de San Vicente de Paúl



Descargar 0.61 Mb.
Página1/9
Fecha de conversión05.07.2017
Tamaño0.61 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9
Manual

de la
Sociedad de San Vicente de Paúl

Federico Ozanam alentó la compilación de la primera edición del Manual de la Sociedad de San Vicente de Paúl en Septiembre 1845. Esta tradición ha sobrevivido, y ahora en la edición del 2007 el Manual de los Estados Unidos se ofrece a los miembros para su formación en el espíritu y carisma de San Vicente de Paúl y el Beato Federico. Se recomienda para oración personal y también para la reflexión y para compartir en las reuniones de la Sociedad.

Este Manual es un documento compañero a la Regla y

Estatutos y sirve como base a la Formación Ozanam

TRADUCCIÓN AL ESPAÑOL POR

Emilio Fernández

Cape Coral, Florida, USA



Manual

de la

Sociedad de San Vicente de Paúl

en los Estados Unidos




Concilio Nacional de los Estados Unidos, Sociedad de San Vicente de Paúl, Inc.


Índice


CAPITULO 1 LA HISTORIA VICENTINA


    1. La Familia Vicentina 7

Orígenes

Crecimiento en los siglos 19 y 20

La familia Vicentina hoy


    1. La Sociedad de San Vicente de Paúl 10

El rápido crecimiento de la Sociedad

La Sociedad en los Estados Unidos

El Concilio de los Estados Unidos


    1. La Regla 16

Adherencia a la Regla

Revisada y aprobada en 1973

Revisada y aprobada en 2003

Reglamentos




CAPITULO 2 LA ORGANIZACIÓN VICENTINA
2.1 Conferencias 21

Introducción

Ministerio de la conferencia

Procedimiento para la admisión de miembros

Formación de los miembros

Reuniones de las conferencias

Visitas a las casas

Confidencialidad

Manejando la información confidencial

Servicios ofrecidos en las conferencias

Fondos de las conferencias

Política de las conferencias en la ayuda material

Agregación de las Conferencias

Reclutamiento

Terminación de la membresía

Guía para una conferencia efectiva

Realidades legales y financieras

Leyes de Impuestos y archivos financieros

Procedimientos para reportar y formas

Retención de archivos

Tiempo de retención

Guía sobre los conflictos de intereses

Hablar en nombre de la Sociedad

Misas especiales





    1. Concilios 40

Introducción

Funciones de los concilios

Responsabilidades de los concilios

Dirección de los concilios

Relaciones de los concilios

Trabajos especiales de los concilios

Reuniones de los concilios

Reuniones generales o especiales

Reuniones de la junta de concilios

Fondos de los concilios y obligación de dar cuenta

Declarando las contribuciones caritativas

Empleados de la Sociedad

Realidades legales y financieras

Institución de concilios de distrito o (Arq.) diocesano

Incorporación de concilios

Leyes de Impuestos y documentos financieros

Retención de documentos.

Tiempo de retención

Política sobre los conflictos de interés

Hablando por la Sociedad





    1. Concilio Nacional de los Estados Unidos 53

Introducción

Estructura Regional

Plan Estratégico del Concilio Nacional

Servicios del Concilio Nacional

Estructura del Comité del Concilio Nacional

Fuente de Información Nacional

Guía sobre los conflictos de intereses

Hablar en nombre de la Sociedad

Suspensión, anulación y remuevo



    1. Concilio Internacional 59

Introducción

Concilio Internacional y hermanamientos

La espiritualidad del hermanamiento

El emblema internacional





    1. Consejeros Espirituales 62

Introducción

Funciones del Consejero Espiritual

Nombramiento de un Consejero Espiritual para la

conferencia

Nombramiento de un Consejero Espiritual para un

concilio


El Consejero Espiritual Nacional Episcopal

CAPITULO 3 ESPIRITUALIDAD VICENTINA
3.1 Principios Fundamentales 65

Elementos esenciales

Misión

Visión


Valores

Virtudes


Llamada a la santidad

Ministerio Vicentino

Vocación Vicentina

Lealtad a la Iglesia

Espíritu primitivo de la Sociedad



    1. Espiritualidad Vicentina 75

Misterio de la Encarnación

Jesús, evangelizador y sirviente

Espiritualidad laica



    1. Sagrada Escritura 77

Opción preferencial para el pobre

El Buen samaritano

Solidaridad

Caridad y justicia

Usted no será juzgado

Oración


Confianza en la Providencia

El sacramento de Matrimonio




    1. Devoción a María 87

Santa Catherine Labouré

La medalla milagrosa

Alphonse Ratisbonne



    1. Oraciones Vicentinas 92

Oración de canonización

Oración para los enfermos graves

Actos de Consagración a los Corazones Sagrados

Oración Inicial

Oración Final

Capitulo 4 SANTOS Y BEATOS VICENTINOS 96



    1. San Vicente de Paúl

    2. Santa Louise de Marillac

    3. Beato Federico Ozanam

    4. Beata Rosalie Rendu

    5. Santos, beatos y venerables Vicentinos

Santa Gianna B. Molla

San Richard Pampuri

Beato Francis Faa di Bruno

Beato Contardo Ferrini

Beato Pier G. Frassati

Beato Ceferino G. Malla

Venerable Alberto C. Zuazo

Venerable Jean-Leon Le Provost

Mártires Vicentinos en España

Otros



INDICE 127

CAPITULO 1 La Historia Vicentina

1.1 LA FAMILIA VICENTINA
La familia Vicentina es una realidad viviente y mundial. Un sin número de personas viven y respiran el espíritu, la tradición y la espiritualidad del “Apóstol de la Caridad y Padre del Pobre”, San Vicente de Paúl. La Sociedad de San Vicente de Paúl es una rama del coloso árbol de la familia Vicentina. La Familia Vicentina consiste de hombres y mujeres, jóvenes y viejos, pobres y ricos, educados y iliteratos, personas del Este y del Oeste. Los miembros de la Familia hablan lenguas comunes y otros oscuros dialectos, viven en grandes ciudades o en pequeñas islas, son casados o solteros, sacerdotes, diáconos y religiosos, son presidentes de industrias y trabajadores manuales. Quien son ellos no importa, lo que tienen en común si importa: la llamada a seguir los pasos de San Vicente de Paúl, su amor por el y el deseo de mantener viva su Misión.

Orígenes
San Vicente fundó tres organizaciones, la primera en 1617, fue La



Confraternidad de la Caridad, conocida en los Estados Unidos como Las Señoras de la Caridad. Esta continúa su misión de ayudar al pobre bajo su nuevo titulo de Asociación Internacional de Caridades.

En 1625 San Vicente fundó La Congregación de la Misión, usualmente llamada CM o Padres Vicentinos, una comunidad de sacerdotes y hermanos con el propósito especial de evangelizar en las áreas pobres rurales y ayudar en la formación y educación de sacerdotes.


Santa Louise de Marillac y San Vicente de Paúl co-fundaron una tercera organización, Las Hijas de la Caridad, en 1633. Su propósito primario fue dar honor a Cristo por medio de servirle corporalmente y espiritualmente en las personas de los pobres, los enfermos, los prisioneros, los jóvenes y otros que estén en necesidad.
Estos tres grupos han pasados periodos de crecimiento, rechazo, persecución y renuevo, pero los tres has sobrevivido y hoy ¡son muy activos!

Crecimiento en los Siglos 19 y 20.

Después de San Vicente, la Familia Vicentina, continuó su crecimiento, Las Hijas de la Caridad, se convirtieron en la comunidad religiosa de mujeres más grande en la Iglesia. En 1830, en la Capilla de la casa Principal de Las Hijas de la Caridad en Paris, la Bendita Virgen María se apareció a Catherine Labouré, una novicia de la Comunidad. Por esta aparición se empezó la devoción al sacramental de la Medalla Milagrosa

que rápidamente se esparció por todo el Mundo. Una rama de la Familia Vicentina es hoy conocida como La Asociación de la Medalla Milagrosa y debe su origen a la visión de Santa Catherine.


En 1833, menos de tres años más tarde, y a una corta distancia de la Capilla de Las Hijas de la Caridad, Federico Ozanam estableció La Sociedad de San Vicente de Paúl. Esta también creció rápidamente. El Beato Federico pudo ver la Sociedad establecerse en muchos países, incluyendo los Estados Unidos, Canadá y Méjico. Miembros de la Sociedad, van en pares a visitar los hogares de los pobres para responder a sus necesidades.
Catorce años más tarde, otra petición de nuestra Bendita Madre, hecha durante su aparición a Santa Catherine Labouré, fue cumplida. “La Más Santa Virgen quiere que fundes una asociación: Las Hijas de María”, Catherine le confeso a su directora espiritual. La Asociación vino a su existencia en 1847 y se expandió rápidamente.
Al seguir de la Revolución Francesa, 103 diferentes comunidades religiosas fueron fundadas en el espíritu de San Vicente de Paúl, entre ellas los Religiosos de San Vicente de Paúl, empezada por un antiguo miembro de la Sociedad de San Vicente de Paúl, en la Capilla de San Vicente en Paris.
Elizabeth Ann Seton, fundó Las Hermanas de la Caridad, en 1890 en Emmitsburg, Maryland siguiendo la Regla de la Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl en Paris. Desde Emmitsburg, otras comunidades de Las Hermanas de la Caridad resaltaron en Norte América y eventualmente formaron una Federación.
En 1983, El Cuerpo de Servicio Vicentino comenzó en New York. Este programa diseñado para jóvenes adultos que ofrecen un año de trabajo voluntario a los pobres y marginalizados, para enseñar y vivir la espiritualidad Vicentina y vivir en la comunidad. Las Hijas de la Caridad apadrinaron a este movimiento en San Luis y en California. Los Padres Vicentinos apadrinaron Los Voluntarios Vicentinos de Colorado en Denver, y Los Voluntarios de San Luis de Gateway.
MISEVI, un programa de Misioneros Laicos Vicentinos establecidos en 1999 asisten a hombres y mujeres jóvenes laicas que quieren pasar varios años de sus vidas en una misión extranjera ofreciendo ayuda pastoral y comunitaria, ayuda financieras y ayuda espiritual.

La Familia Vicentina de hoy.


El crecimiento maravilloso de la Familia Vicentina es debido a la atracción del carisma de San Vicente de Paúl, Santa Louise de Marillac, el Beato Federico Ozanam y la Hermana Rosalie Rendu, cuyos espíritus y espiritualidad atraen al corazón humano.

  • La Asociación Internacional de Caridades (AIC) o Señoras de la Caridad cuentan con 260,000 miembros en 49 países.

  • La Congregación de la Misión tiene 4,000 miembros en 80 países.

  • La Hijas de la Caridad tienen 24,000 miembros en 87 países.

  • Los grupos de la Juventud Vicentina Mariana numeran 240,000 miembros en 45 países.

  • La Sociedad de San Vicente de Paúl incluye 690,000 miembros activos en 142 países.

  • La Federación de las Hermanas de la Caridad cuentan con 7,000 miembros.

  • La Asociación de la Medalla Milagrosa ostenta 5-10 millones de miembros en 15 países.

Reconociendo que hay fuerza en la unidad y en los números, los lideres han retado a la Familia Vicentina a colaborar más efectivamente para enfrentar las necesidades que aumentan en el mundo de los pobres. (Regla Parte I, Artículo 4.3) San Vicente de Paúl era un maestro en esfuerzos de colaboración y organización. Su visión del servicio incluía conexiones, relaciones y esfuerzos comunes. “Nosotros debemos asistir al pobre de cualquier forma, y hacerlo por nosotros mismos y también con la ayuda de otros”, fue el consejo de Vicente. “Hacer esto es pregonar el evangelio por medio de palabras y acciones”. Por medio de la cooperación, la Familia Vicentina puede, más rápidamente y más eficientemente, llevar a cabo los sueños del Beato Federico Ozanam de cubrir al mundo en una red de caridad.


El liderazgo internacional urge a las diferentes ramas de la Familia Vicentina a usar los excelentes recursos al alcance de ellos para hacer formación espiritual en común. Cada rama de la Familia tiene mucho que ofrecer a los otros en el campo de espiritualidad, y cada una puede beneficiarse en el compartimiento de la sabiduría colectiva y en la gracia de las otras. Ansiosos de fortalecer su relación con la Familia Vicentina, la Sociedad de San Vicente de Paúl en los Estados Unidos, recomienda las siguientes direcciones cibernéticas como excelentes fuentes de formación y educación: www.famvin.org, www.ozanet.org y www.svdpusa.org.
1.2 LA SOCIEDAD DE SAN VICENTE DE PAÚL

` Nuestra pequeña Sociedad de San Vicente de Paúl

ha crecido suficientemente grande como para ser

considerada un acto providencial…



  • Beato Federico Ozanam

En Noviembre 1, 1830, Antoine Frederic Ozanam salio de su hogar en Lyón para inscribirse en la Sorbonne, la Universidad de Paris, para obtener un diploma como Abogado. No mucho después de su llegada a Paris, Ozanam conoció a Emmanuel Bailly, el publicador del periódico La Tribune Catholique. Bailly había fundado una organización de estudiantes llamada La Conferencia de Historia; Ozanam se unió al grupo. Ellos se juntaban los sábados y discutían amplias materias, excepto política. La Conferencia había atraído a muchas personas de diferentes opiniones y creencias. Un sábado, durante un intercambio verbal, Jean Broèt, un estudiante y seguidor de la doctrina de Saint-Simonism, reto a Ozanam y sus amigos diciendo: “Estamos de acuerdo de que en algún tiempo tu Iglesia fue una gran Iglesia y fue una fuente de bien; pero ¿que esta tu Iglesia haciendo ahora? ¿Que está haciendo por el pobre? ¡Enséñanos tus trabajos y nosotros creeremos en ti!” Ozanam aceptó el reto. El y varios de sus amigos se pusieron de acuerdo en juntarse y discutir que podrían hacer.


En Abril 23, 1833 Federico Ozanam cumplía veinte años de edad, los seis estudiantes (Auguste Le Taillandier, Paul Limache, Francois Lallier, Jules Deveaux, Felix Clavé y Federico) se juntaron en las oficinas del periódico de Bailly. (Regla: Parte I, Artículo 1.1). Las palabras de Ozanam movieron a todos los presentes: “Nosotros debemos hacer lo que es agradable a Dios. Por lo tanto, debemos hacer lo que nuestro Señor Jesucristo hizo cuando predicaba los evangelios. ¡Vamos a los pobres!” Y así, en la providencia de Dios, nació la Sociedad de San Vicente de Paúl.
El nuevo grupo de Vicentinos entonces buscaron a la Hermana Rosalie Rendu, una Hija de la Caridad de San Vicente de Paúl, para que los ayudara y aconsejara de como servir a los pobres de Dios. La Hermana Rosalie guió y apadrino a los miembros fundadores en el espíritu y carisma de San Vicente de Paúl enseñándoles como atender a los pobres sufrientes con gentileza, cariño y respeto por su Dios-dada dignidad.


Los estudiantes seleccionaron a Emmanuel Bailly como Presidente, una posición que mantuvo por once años. Al principio, se llamaban La Conferencia de Caridad de San Vicente de Paúl un paralelo a la Conferencia de Historia, el cual era su grupo social y de estudio, cuanto el primero era su grupo de servicio. En corto tiempo cambiaron el nombre a La Sociedad de San Vicente de Paúl. Mantuvieron el termino”Conferencia” para referirse a la unidad individual que usualmente estaba basada en la parroquia.


En una Conferencia, los miembros de la Sociedad se reúnen como hermanos y hermanas en el nombre de Jesús y en el espíritu de San Vicente de Paúl como su patrón, porque ese nombre era casi sinónimo con la caridad. La Iglesia lo ha llamado “El Apóstol de la Caridad” y “Padre del pobre”. Personas afuera y adentro de la Sociedad comúnmente se refieren a los miembros como Vicentinos, por ser San Vicente su patrón.
En la providencia de Dios, el nacimiento de la Sociedad sucedió en el momento oportuno en un país destrozado por la revolución y el desorden civil. Los propósitos de la Sociedad estaban en armonía con los ideales de un gran número de católicos jóvenes y adultos. Por lo consecuente, la Conferencia se desarrollo rápidamente. Para finales del primer año la Conferencia de Paris había crecido al punto de necesitar dividirse en dos grupos.
El continuo crecimiento de la Sociedad en y afuera de Paris necesito la creación de una Regla. Esta fue formulada en 1835. Los Principios Generales fueron escritos por el Presidente Emmanuel Bailly, los Artículos de la Regla fueron preparados por Francois Lallier, uno de los más apegados amigos de Ozanam y Secretario de la Conferencia de 1837-1839.
De acuerdo con la Regla original y la tradición de la Sociedad, los Vicentinos celebran “Reuniones Festivas” juntándose para Misa y una reunión. Hoy, la Sociedad cumple con uno o mas de los siguientes: Fiesta de la Beata Rosalie Rendu (Febrero 7), Domingo de Ozanam (el ultimo Domingo en Abril, en honor al cumpleaños de Federico Ozanam en Abril 23), la Fiesta del Beato Federico (Septiembre 9), la Fiesta de San Vicente de Paúl (Septiembre 27), la Fiesta de la Inmaculada Concepción (Diciembre 8), y la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe (Diciembre 12). (Regla: Parte III, Estatuto 9).
Rápido crecimiento de la Sociedad.
De 1833 a 1860 el crecimiento de la Sociedad explotó. Católicos de todas las edades y clases sociales querían unirse a la Sociedad. Después de desplazarse por Francia, la Sociedad llegó a Roma en 1842; a Inglaterra en 1844; a Bélgica, Escocia y los Estados Unidos en 1845; a Alemania, Holanda, Grecia, Turquía y Méjico en 1846; a Canadá y Suiza en 1847; a Austria y España en 1850.
El Papa Gregorio XVI aprobó la Sociedad en 1845, ambos él y el Beato Pío IX enriquecieron la Sociedad con Indulgencias. De acuerdo con la Doctrina de Indulgencias, proclamada por el Papa Pablo VI en Enero 1, 1967, “Una Indulgencia es la remisión ante Dios del castigo temporal debido a nuestros pecados ya perdonados en lo que se refiere a su culpabilidad”. Los miembros ganan una indulgencia plenaria en el día de su admisión a la Sociedad, y cuando participan en una Reunión Festiva, si hacen: una Confesión, reciben Comunión, oran por la intenciones del Papa, y prometen observar fielmente la Regla de La Sociedad. Presidentes de Conferencia deben informar a los nuevos miembros de las indulgencia plenarias que pueden obtener, y ellos fijan el “día de admisión formal” con esto en mente.
Veintisiete años después de la fundación, la Sociedad tenía a través del Mundo 2,500 conferencias con una membresía de 50,000. El Reporte Anual; enseñaba casi 4 millones de francos dados a los pobres. El periodo de 1860 a 1870 fue crítico para la Sociedad; especialmente en Francia. Por un lado, el progreso paralelo del lujo y materialismo causan el endurecimiento de los corazones de

muchos individuos. Por otro lado, las autoridades públicas, en particular en el Imperio Francés y más tarde en la República Española; tomaron medidas contra la Sociedad, cuyos miembros fueron equivocadamente acusados de disidentes. Con la disolución por la fuerza del Concilio General de Paris, muchas Conferencias Francesas desaparecieron. Sin embargo, el crecimiento continuó en otros lugares, principalmente en Norte y Sur América.


Después de 1870, el Concilio General resumió sus actividades y se dedicó al reparo de las pérdidas en Francia y a la renovación de los contactos con los otros países. El cincuenta-octavo aniversario de la fundación de la Sociedad fue solemnemente celebrado en 1883.
A pesar de la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Francia y el Vaticano, y del principio de la Primera Guerra Mundial, el Papa San Pío X arreglo para ser representado en Paris por un Legado Papal, el Cardenal Vicente Vannutelli, en la ocasión del centenario del nacimiento de Federico Ozanam. En el Reporte Anual de ese año, las estadísticas muestran 8,000 conferencias, 133,000 miembros y 15 millones de francos distribuidos a los pobres.
Miembros de la Sociedad demostraron cuidado y preocupación con ambos, los heridos y los prisioneros, durante la Primera Guerra Mundial (1914-18). Al final de la Guerra, las áreas principales donde las operaciones militares habían tomado lugar, tenían gran destrucción. En su esfuerzo de restaurar las cosas, la Sociedad Europea trato de adaptar sus programas y métodos a las nuevas condiciones sociales y a penetrar en lugares donde previamente no eran conocidos, como: China, Japón, Malasia, Indochina, Burma, Sri Lanka, Madagascar y África Este donde se vieron conferencias establecidas o multiplicadas.
Treinta y tres naciones fueron representadas en el centenario de la Sociedad en 1933. El Cardenal Jean Verdier, Arzobispo de Paris fue designado como el Legado Papal por el Papa Pío XI; él fue recibido en esa ocasión por las autoridades civiles. En 1950, había cerca de 20,000 conferencias con una membresía activa de 250,000 personas en el Mundo.
En Septiembre 1953, la Sociedad conmemoro solemnemente el centenario del aniversario de la muerte de su fundador, Federico Ozanam, El Cardenal Maurice Feltin, Arzobispo de Paris y Legado Papal por el Papa Pío XII, y los delegados Vicentinos de alrededor del Mundo asistieron a las ceremonias. Ocasiones festivas como esa han dado fuerza a los vínculos de amistad y comunidad entre los miembros de la Sociedad de varios países del Mundo. La Sociedad se acerca a completar la visión de Federico Ozanam: “El abarcar al Mundo en una red de caridad”.
Llevando a cabo la Resolución de la Reunión Internacional de Presidentes Nacionales de la Sociedad en Paris en 1960, el Concilio General inició un programa de extensión y desarrollo a través del Mundo. La idea de adoptar (hermanamiento) entre naciones fue iniciada. Esto llevo a proyectos de ayuda propia, asistencia en tiempos de desastres, y, finalmente adopciones de Concilio a Concilio. Congresos Internacionales fueron llamados en Europa, Sur América y Asia Sureste en orden de desarrollar una estrecha unión y conocimiento de la Sociedad entre los miembros de muchos países. La Reunión Internacional de 1960 fue seguida por reuniones similares en Paris (1963 y 1967), Dublín (1973), Paris (1979), Montreal (1986), Paris (1992) y Fátima (1999).
La Sociedad de San Vicente de Paúl continua su expansión alrededor del Mundo y, desde el 2006, se ha establecido en

cinco continentes, en 142 países, con aproximadamente 690,000 miembros en 47,400 conferencias.


La Sociedad en los Estados Unidos.


Aunque historiadores difieren en como la Sociedad de San Vicente de Paúl fue introducida en los Estados Unidos, todos están de acuerdo que fue establecida en “La Vieja Catedral” (la Iglesia de San Louis de Francia) en San Luis, Missouri en 1845. Ambos laicos y religiosos jugaron importantes papeles en esta fundación.
El Padre John Timon, CM, un sacerdote americano Vicentino, que fue Obispo de Búfalo, New York, trajo a la Sociedad la Regla en Ingles desde Irlanda; él, en turno, dio una copia al Obispo Peter Richard Kenrick. El Obispo Kenrick le pidió al Padre Ambrose Heim, uno de sus sacerdotes diocesanos estacionados en La Vieja Catedral, de establecer una Conferencia de La Sociedad de San Vicente de Paúl. El Padre Heim era reconocido en San Luis como un sacerdote de extraordinaria pasión y por su ministerio con los pobres.
La primera reunión oficial de la Sociedad en los Estados Unidos fue en Noviembre 20, 1845. El Doctor Moses Linton, un prominente médico y convertido a la fe, fue electo presidente de este grupo naciente. Bryan Mullanphy, bien conocido por su trabajo filantrópico, sirvió como Vice-presidente. La aplicación a Paris para afiliarse a la Sociedad se hizo rápidamente y la nueva Conferencia Americana fue agregada por el Concilio General en Febrero 2, 1846.
Igual que la Sociedad se había regado rápidamente en Francia, también así paso en los Estados Unidos. Los mayores promotores de la Sociedad fueron los Obispos Americanos, muchos de los cuales establecieron personalmente la Sociedad en sus diócesis.
Las primeras fundaciones incluyen a: New York y Búfalo en 1847, Milwaukee en 1849, Filadelfia en 1851, Pittsburg en 1852, Louisville en 1853, Brooklyn en 1855, San Paúl en 1856, Chicago y Washington en 1857, New Orleáns en 1858, Dubuque en 1859, San Francisco en 1860, Boston en 1861, Baltimore en 1964, Cleveland en 1865, Cincinnatti y Pórtland en 1869, San Antonio en 1871, y Detroit en 1884. En la ciudad de New York se organizo el primer Concilio de Distrito en Marzo 1857.

El Concilio de los Estados Unidos.


Después de 1860, varios centros de la Sociedad se desarrollaron y reportaban directamente a la Oficina Central Internacional en Paris. De vez en cuando Asambleas Generales de la Sociedad se celebraban. La primera tomo lugar en New York en 1864, En 1915 las siete mayores jurisdicciones independientes – New York, San Luis, New Orleáns, Chicago, Boston, Filadelfia y Brooklyn – se pusieron de acuerdo a formar un solo cuerpo nacional, El Concilio General de los Estados Unidos fue oficialmente instituido en Junio 7, 1915.
La ceremonia formal de inauguración se llevó a cabo en la Universidad Católica de América, en Washington, D.C. en Noviembre 21, 1915. Thomas Mulry, “el Ozanam Americano”, sirvió como el primer presidente. El murió al año siguiente y fue reemplazado por George Gillespie, que se mantuvo en esa posición por casi treinta seis años y bajo el cual la Sociedad experimento su mayor desarrollo.

Cada uno de los siguientes Presidentes Nacionales del Concilio de los Estados Unidos se ha asociado con una fase particular de la organización o actividad Vicentina además de con la expansión. La historia de la Sociedad en los Estados Unidos constituye un importante capitulo del Catolicismo social en acción y del movimiento de Caridades Católicas. Al principio, los esfuerzos Vicentinos eran mas que nada basados en las parroquias. Estos contactos, sin embargo, demostraron a la membresía las amplias necesidades y problemas de los inmigrantes y otros grupos. Solicitud por los inmigrantes llevó a los Vicentinos a investigar y tratar de cambiar las condiciones de la vida pública que eran perjudiciales a la fe de los católicos. La Sociedad fundó o ayudo a establecer instituciones como el Protectorado Católico en New York, la Escuela Industrial en Chicago, y el Hogar para niños San Vicente en New Orleáns. La Sociedad fundo clubes de niños, bibliotecas, oficinas de encontrar hogares que trababan con jóvenes oficiales para proveer la rehabilitación en vez del castigo a los jóvenes errantes.


Lo mismo como la Sociedad fue la primera en desafiar las políticas de las agencias públicas del cuidado de niños, las cuales eran hostiles a los niños Católicos; así también la Sociedad estuvo entre las primeras en reconocer las muchas contribuciones genuinas de organizaciones no-Católicas y seglares, y en establecer unas sanas y cordiales relaciones de trabajo con estos grupos.
El difunto Monseñor John O’Grady, un importante líder de Caridades Católicas en los Estados Unidos, dio crédito a la Sociedad en ser una de las primeras organizaciones y de ser una fuerza constante en el desarrollo dentro del Catolicismo de una conciencia nacional de los problemas socio-religiosos y de la necesidad de una respuesta nacional. La Sociedad continúa este cometido a la justicia social por medio de su comité nacional: La Voz del Pobre. Los Vicentinos formaron, en verdad, la columna de la Conferencia Nacional de Caridades Católicas cuando fue establecida en 1910. Las dos organizaciones han mantenido fuertes lazos a través de sus separadas pero cercana historias.

1.3 LA REGLA.


Los miembros fundadores de la Sociedad de San Vicente de Paúl se dieron cuenta inmediatamente que el desarrollo de la Sociedad desde una sola conferencia a una organización de mucha conferencias, necesitada formular regulaciones que ayudaran a preservar los objetivos y el espíritu de los fundadores originales. En 1835, dos años después de la fundación, la Sociedad formulo su Regla, una serie de Artículos basados principalmente en las experiencias de los primeros Vicentinos. Ellos emularon a su patrón, San Vicente de Paúl, quien también había esperado antes de escribir su Regla para sus sacerdotes y hermanos y la Regla de la Hijas de la Caridad, y baso sus reglas en las experiencias que vivieron. La Regla de la Sociedad ha continuado como la guía y plano de la Sociedad por más de 170 años. Eso solo es un tributo a la eficiencia y al espíritu que la inspiro.
Todos los grupos requieren reglas para su efectiva operación. Nuestra Regla es aprobada internacionalmente y derivada de las vidas y experiencias de todos los Vicentinos a través del Mundo. Ella enumera los elementos que son necesarios para mantener la unidad de la Sociedad. En verdad, la Regla nos ha mantenido juntos y unidos en solidaridad con los Vicentinos localmente, nacionalmente e internacionalmente.

Adherencia a la Regla.


La Regla aplica a cada miembro de la Sociedad. La posición del Concilio General Internacional en lo que se refiere a cumplir con la Regla es:
“Nuestra Sociedad es una libre y fraterna asociación. Nadie puede ser obligado a quedarse en ella en contra de sus deseos. Por lo tanto, el miembro, concilio o conferencia que escoja pertenecer a la Sociedad tiene que estar de acuerdo con la Regla en todos sus aspectos, y en particular a:


  • Dar evidencia de la adherencia espiritual y moral a la misión, visión, y valores de nuestra vocación Vicentina.

  • Asistir a las reuniones.

  • Producir reportes de las varias actividades de la Sociedad.

  • Contribuir, en el espíritu de solaridad, a los gastos del concilio inmediatamente superior, el cual en turno también cumple sus obligaciones.

La Regla no es restrictiva, si no da libertad y da vida. Expresa quienes somos, que somos, donde hemos estado, y quien queremos ser. La Regla no debe ser ignorada, ni adorada; pero si mantenida como una expresión de unidad con Vicentinos de todo el Mundo. Deber ser el punto central a cual acudimos durante nuestras celebraciones y agradecimientos.


La Regla es estable, pero no estática. Adiciones fueron hechas en 1839. Cuando el crecimiento de la Sociedad hizo claro la necesidad de tener una estructura nacional, la sección sobre los Concilios Superiores fue agregada a la Regla en 1850. Artículos sobre Concilios Centrales o (Arqui) Diocesanos fueron formulados en 1856. Cuando la experiencia Vicentina revelo la necesidad de clarificar y reinterpretar, fueron introducidos los Comentarios a los Artículos de la Regla original. En varias ocasiones – en 1935, por ejemplo, y otra vez en 1953 – una revisión completa de la Regla y de los Comentarios fue emprendida por el Concilio General de Paris. La sustancia no fue afectada. Uno fácilmente puede darse cuenta de la Regla de 1870 en la Regla y Comentarios de la Sociedad de 1950, 1970 y ahora en el nuevo Milenio con la Regla aprobada en 2003.

La Regla – Revisada y aprobada en 1973.


Nuevas influencias aparecieron en los 1960s. El Presidente General de la Sociedad. Pierre Chouard (1955-69), presento ante la Sociedad un desafiante programa de “renuevo” basado en consideraciones de: espiritualidad, universalidad, extensión, juventud, entrenamiento, adaptación y cooperación. La Sociedad a través del Mundo respondió con entusiasmo al desafío de un programa de renuevo. Las directrices del Concilio Vaticano II (1963-65) dieron una intensificación a este esfuerzo. Este renuevo fue eventualmente convertido en un repaso de la Regla de la Sociedad. Después de un estudio por los Vicentinos del Mundo, el Concilio General, en 1968, adopto una Regla experimental de 5 años. Esta revisión formalizó ciertos cambios que estaban en uso en la práctica y el pensamiento Vicentino. Por ejemplo; la provisión de admitir mujeres y de fijar el periodo de oficina del presidente. La noción de la Familia Vicentina – la Congregación de la Misión, las Hijas de la Caridad y la Sociedad de San Vicente de Paúl – abrazando a aquellos que sirven y los servidos fue promulgada.
En 1973, en la Asamblea Internacional en Dublín, Irlanda, los descubrimientos de la Comisión Internacional de la Regla fueron revisados y discutidos. El cambio de experimentación a la articulación de una regla moderna fue aprobado.
En su Reunión Nacional en Cincinnati, en Septiembre 1975, el Consejo Nacional de los Estados Unidos adoptó el modelo del Concilio General para las Conferencias y Concilios y se decidió crear los Comentarios acompañantes. Un Comité dirigido por el antiguo Presidente Nacional T. Raber Taylor presento los Comentarios propuestos en la Reunión Nacional de Atlanta en Septiembre 1978. Revisados y adoptados en Chicago en la Reunión de Medio Año en Abril 1979, esa versión de la Regla y los Comentarios guió a la Sociedad hasta 2003.

La Regla – Revisada y Aprobada en 2003


Al comienzo del nuevo Milenio, un comité internacional una vez más fue asignado a estudiar y renovar la Regla. Ya que la Sociedad de San Vicente de Paúl esta llamada a llevar su ministerio en la Iglesia, es responsable por la gracia que se le ha dado desde 1833. La sabiduría de la Iglesia requiere el establecimiento de una misión, espiritualidad, obligación de dar cuenta, y gobierno de todas las organizaciones de la Iglesia. La Regla y los Estatutos definen las acciones y procedimientos por las cuales la misión y la esencia de la Sociedad se convierten en las operaciones diarias, proveyendo un sostén o armazón para todos los Vicentinos del Mundo:
La Regla, aprobada en 2003, consiste de tres partes:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal