Manuel Bulnes (1841 1851)



Descargar 46.76 Kb.
Fecha de conversión03.05.2018
Tamaño46.76 Kb.
Manuel Bulnes (1841 - 1851)


viewfotopresidente
Nació en Concepción el 25 de diciembre de 1799. Sus padres fueron Manuel Bulnes Quevedo y Carmen Prieto Vial. En 1818, siendo aún un niño, ingresó al ejército para seguir la carrera militar que también ejercía su padre, pero al ocurrir la invasión del brigadier Pareja y pasarse su regimiento al bando realista, Bulnes renunció al servicio.
Se hizo comerciante y en razón de rumores extendidos durante el Gobierno de Marcó del Pont, fue arrestado y confinado por patriota a la isla Quiriquina, de la que huyó en balsa. En 1817 los patriotas llegaron a Concepción y se alistó entonces en el nuevo ejército con el grado de Alférez.

Su brillante hoja de servicios le permitió ascender rápidamente de grados. Recibió diversas condecoraciones y fue integrado a la Legión de Honor de Chile. Siendo segundo jefe militar de La Frontera, combatió en Lircay en 1829 en defensa de la pureza constitucional. Además, en 1833 dirigió la campaña contra los Pincheira, derrotándolos completamente.

Su reconocida capacidad le valió que el Presidente de la República lo nombrara, durante la Guerra con la Confederación Perú-Boliviana, comandante de la segunda expedición al Perú. Los triunfos de Bulnes se sucedieron uno tras otro y Chile resultó vencedor en la contienda. Como premio a sus servicios fue ascendido a General de División y Perú le otorgó el grado de Mariscal de Ancash.

Al terminar el mandato presidencial de su tío, el nombre del General Bulnes surgió como el más adecuado para el cargo. Elegido Presidente, gobernó durante 10 años. Una vez alejado del cargo, tomó las armas de general y aplastó el levantamiento que su primo, el general de la Cruz, había iniciado en Concepción en contra del Mandatario electo, Manuel Montt. Más tarde fue Consejero de Estado y Senador de la República. Murió el 13 de octubre de 1866.



Su Gobierno:

El primer acto del Gobierno de Manuel Bulnes, apenas a un mes de su mandato, fue enviar al Congreso Nacional un proyecto de Ley de Amnistía, que se promulgó el 23 de octubre de 1841. En esta misma dirección, rehabilitó a los militares dados de baja durante el Gobierno anterior por pipiolos y les asignó una pensión a las familias de quienes hubiesen muerto.

Se preocupó más de vigorizar el crédito nacional en el extranjero, de promover la riqueza y la cultura y de organizar los servicios administrativos, que de las luchas políticas.

Con su Ministro de Hacienda, Manuel Rengifo, saldó definitivamente la deuda mantenida con Londres desde 1822, recuperando con ello el crédito público del país en el extranjero.

En el orden interno dictó un nuevo reglamento de aduanas, inspirado en propósitos “librecambistas”, es decir, rebajando las tarifas de impuesto para facilitar la internación de las mercaderías extranjeras; en 1843 promulgó la Ley de Pesos y Medidas, que estableció el sistema decimal. Promovió la colonización extranjera en el sur de Chile (Valdivia y Llanquihue), se tomó posesión del Estrecho de Magallanes y se fundó el Fuerte Bulnes.

También durante su mandato surgió la Escuela Normal de Preceptores, un Cuerpo de Ingenieros, la Quinta Normal de Agricultura, la Universidad de Chile, la Oficina de Estadísticas, y la Escuela de Artes y Oficios. Reabrió la Escuela Militar y creó la Academia de Pintura y el Conservatorio de Música, además de iniciar la construcción del ferrocarril.

Con motivo del reconocimiento de la independencia de Chile por parte de España, se modificó la Canción Nacional, que contenía ciertos versos ofensivos al país europeo. Eusebio Lillo y Ramón Carnicer crearon el nuevo himno, el que fue cantado por primera vez en las fiestas patrias de 1847. De la anterior letra, compuesta por Bernardo Vera y Pintado, sólo se mantuvo el coro.

Al finalizar su segundo período, el aumento de la oposición se hizo más fuerte y los liberales levantaron una candidatura a la Presidencia de la República en contra del oficialista Manuel Montt. Tras el triunfo Montt en las urnas, el candidato derrotado, General De la Cruz, desconoció el triunfo y se levantó en armas. Bulnes entregó el mando y se puso al frente de las tropas aplastando en Purapel las fuerzas de su primo. Con ello terminó con los caudillajes militares que se incubaban y se impuso en el país el orden institucional


Manuel Montt (1851 - 1861)


viewfotopresidente
Nació en Petorca el 4 de septiembre de 1809. Hijo de Lucas Montt Prado y Mercedes Torres Prado. Efectuó sus estudios en el Instituto Nacional y se graduó de abogado en 1831. Un año más tarde fue nombrado Vicerrector del Instituto Nacional y en 1835 fue nombrado Rector, cargo en el que permaneció durante cinco años. Paralelamente se inició en la carrera judicial, siendo nombrado Ministro Interino de la Corte Suprema en 1837.

En 1840 fue elegido diputado, y nombrado presidente de la Cámara. Ese mismo año, Prieto lo nombró Ministro del Interior y, al ser electo el Presidente Bulnes en 1841, asumió como Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública. Desde esos cargos y desde los que ocupó en forma interina, Manuel Montt contribuyó notablemente al desarrollo del país. Entre sus aciertos estuvo el nombramiento de Andrés Bello como Rector de la Universidad de Chile y el de Antonio Varas como Rector del Instituto Nacional.

Diputado en 1843, fue Ministro del Interior en 1845 y Ministro de la Corte Suprema. Candidato oficialista a la Presidencia, se impuso en las urnas a su rival José María de la Cruz, gobernando a la República durante 10 años. Una vez concluido su mandato, Montt reasumió sus funciones como Ministro de la Corte Suprema, tribunal que presidió durante 19 años. Paralelamente ocupó un lugar en el Consejo de Estado y fue diputado electo en 1864. Ese mismo año fue celebrado en Lima un Congreso Americano, y Chile lo nombró Ministro Plenipotenciario. Descolló en él y fue elegido por los representantes de los países americanos como Presidente del Congreso. Senador elegido para el período 1876 -1882, Montt fallece el 21 de septiembre de 1880, no pudiendo terminar su mandato.

Su Gobierno:

El Gobierno de Manuel Montt estuvo pleno de progreso y desarrollo material, institucional y cultural. En el primer plano se destacan obras como la construcción del ferrocarril que por el norte alcanzó a Quillota y por el sur hasta San Fernando; se solidificó el servicio regular de navegación, se estableció el telégrafo entre Santiago y Valparaíso y luego se extendió entre Aconcagua y Talca. Caminos, puentes, edificios públicos para Gobernaciones e Intendencias surgieron a lo largo del país, además de iniciarse los estudios para la construcción del edificio del Congreso Nacional.

Se reorganizó la Hacienda Pública, se modificó el sistema tributario y se implantó el impuesto denominado “catastro”, el que reemplazó al antiguo “diezmo”.

Con el objeto de favorecer la subdivisión de la propiedad rural, se exoneró del pago de un impuesto por la venta de fundos parcial a distintas personas. Era el anticipo de una reforma agraria. Se estableció la Caja de Crédito Hipotecario y la Caja de Ahorros de los Empleados Públicos. Se abolieron definitivamente los mayorazgos, se desarrolló la colonización de los terrenos baldíos del Estado, se impulsó la colonización extranjera y se fundó Punta Arenas.

En materia de obras públicas, en Santiago se terminó de construir la Penitenciaría, se edificó la Casa de Orates y se inició la construcción del Palacio del Congreso; en Valparaíso, se mejoraron notablemente los almacenes de aduanas y en distintos puntos de la costa se instalaron faros.

En el orden educacional, entre 1851 y 1861 se establecieron más de 500 escuelas públicas de ambos sexos, las que sumadas a las que existían y a las escuelas municipales, permitieron aumentar a más de 900 los planteles de enseñanza primaria. Además, fueron creadas numerosas bibliotecas populares en los distintos centros provinciales, se fundaron escuelas de minería, en Copiapó, y de comercio en Quillota, y se creó la de Sordomudos en Santiago.

La educación secundaria también prosperó. El Instituto Nacional fue ampliado y pudo atender a mil alumnos; se fundaron liceos en Chillán y Valdivia, agregándose a los que ya existían en Valparaíso, Concepción, Cauquenes, Talca y La Serena; y se amplió la reforma al plan de estudios, iniciada en el segundo año del Gobierno de Bulnes, a todos los establecimientos del país.

En el orden institucional, durante su mandato se dictó el Código Civil y la Ley de Municipalidades.

José Joaquín Pérez (1861 - 1871)


viewfotopresidente
Nació en Santiago el 6 de marzo de 1801. Sus padres fueron Santiago Pérez Salas y de María de la Luz Mascayano Larraín. Efectuó sus estudios en la Academia de San Luis y en el Instituto Nacional, graduándose más tarde de abogado.

Regidor por Santiago, en 1826 fue electo diputado. Ese mismo año inició una carrera diplomática como Secretario de la Legación de Chile en Washington, que continuó en Europa al ser designado Cónsul en Bruselas en 1829, y más tarde en Londres y París. De regreso en Chile, fue electo diputado por Santiago en 1834, pero otra vez debió salir del país al ser designado Ministro Plenipotenciario (Embajador) de Chile en Buenos Aires.

De nuevo en territorio nacional, José Joaquín Pérez fue diputado en diferentes períodos, ocupando la Vice Presidencia y la Presidencia de la Cámara en diversas ocasiones. Fue también Ministro de Estado en las carteras de Hacienda e Interior; Consejero de Estado y Senador de la República, ocupando además la vice presidencia y la presidencia de esa corporación.

En medio de un ambiente convulsionado por las pasiones político partidistas, fue candidato de unidad a la Presidencia de la República, ejerciendo el cargo durante 10 años. Concluido su mandato se incorporó nuevamente al Senado y fue designado Consejero de Estado. Retirado de la vida pública, murió el 1 de julio de 1889.



Su Gobierno:

A lo largo de todo su Gobierno, más que un conductor, José Joaquín Pérez fue un árbitro de contiendas partidistas. Pese a ello, no se limitó la realización de importantes obras; creó la provincia de Llanquihue, aumentó el trazado ferroviario y apresó al aventurero francés Orilie Antoine de Tounnes, quien se había auto proclamado Rey de la Araucanía y la Patagonia.

Parte de su tiempo lo ocupó en servir de árbitro internacional en el pleito de Argentina y Gran Bretaña, fallando a favor del primer país. Cabe advertir que sólo Pérez y Ulises Grant, Presidente de Estados Unidos, fueron –hasta ese momento- los únicos Mandatarios que sirvieron de árbitros en contiendas internacionales.
Pérez inició la incorporación definitiva de la Araucanía, al aprobar el plan que le presentó el coronel Cornelio Saavedra, a quién nombro Comandante en Jefe del Ejército de Operaciones sobre el territorio Araucano, al mismo tiempo que Intendente y Comandante General de Armas.

Expandió el ferrocarril del sur hasta Curicó y el del norte se aumentó con el tramo Coquimbo-La Serena. Ordenó levantar un mapa del territorio chileno que encargó a Amadeo Pissis y firmó un tratado de paz y amistad con Prusia. También le correspondió enfrentar el conflicto bélico con España, a raíz de las reclamaciones que ese país realizó por posesiones en el Pacífico. El conflicto se inició con la ocupación por la escuadra española de las islas Chinchas, de soberanía peruana. Chile reclamó airadamente –prensa mediante- contra la presencia española en el Pacífico.

En respuesta a ello, el almirante Pareja (hijo del brigadier que había invadido Chile durante la emancipación del país) amenazó con bloquear y bombardear Valparaíso. Fue así como la débil marina chilena, que sólo contaba con una embarcación importante, La Esmeralda, efectuó una osada acción naval, apoderándose de La Covadonga el 26 de noviembre de 1865, lo que provocó el suicidio del jefe militar español. Su sucesor, Casto Méndez, replicó bombardeando el principal puerto chileno el 31 de marzo de 1866, provocando el repudio de la comunidad internacional.

Durante su segundo período presidencial, Pérez llevó adelante una importante reforma constitucional. Ésta significó el término de los Gobiernos de decenios, al establecer que el Presidente de la República duraría cinco años en su cargo y no podría ser reelecto.

También le correspondió a Pérez dictar el Código de Comercio, la firma de un tratado de límites con Bolivia y el avance de la frontera hasta el río Malleco.

Federico Errázuriz Zañartu (1871 - 1876)




viewfotopresidente
Nació en Santiago el 25 de abril de 1825. Sus padres fueron Francisco Javier Errázuriz Aldunate y Josefa Zañartu Manso de Velasco. La compleja situación económica por la que atravesaba su familia obligó a Errázuriz a abandonar el colegio de Romo e ingresar al Seminario Conciliar, con una beca conseguida por su tío, el Arzobispo Valdivieso. En este marco, se sintió llamado al sacerdocio, recibiendo las órdenes menores. Posteriormente estudió Derecho en la Universidad de Chile, recibiéndose de abogado en 1846. Dos años después se graduó en Teología en la misma Universidad.

Electo diputado en 1849, al declararse el Estado de Sitio, fue detenido y desterrado a Lima. De regreso, participó activamente en la revolución de 1851. Fue regidor por Santiago y como tal encabezó la oposición contra el Gobierno. Electo diputado en 1855, su activa participación en los conatos revolucionarios de 1859 lo condujo nuevamente a prisión.

Intendente de Santiago en 1863, fue después Ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública, y posteriormente Ministro de Guerra y Marina. En 1867 fue elegido Senador de la República y en 1871 venció a José Tomás Urmeneta en las elecciones presidenciales.

El 20 de julio de 1877, un año después de terminado su mandato, muere víctima de un ataque cardíaco.



Su Gobierno:

Conflicto liberal conservador 

El mandato del presidente Federico Errázuriz Zañartu fue el primero de los períodos conocidos como quinquenios (cinco años) en el gobierno de la República y el primero de corte netamente liberal.

El régimen de este presidente tuvo que enfrentar numerosas situaciones, que cambiarían radicalmente varios aspectos importantes de la política futura de Chile.

El primer conflicto que se le presentó se produjo al interior de la alianza liberal-conservadora, coalición que lo había llevado al poder. Solo dos años después de ser elegido presidente, esta asociación se disolvió por serias diferencias de opinión sobre el matrimonio, enseñanza y los cementerios.

Los liberales, al igual que los radicales, defendían el derecho de decisión de los laicos en estos temas, mientras que los conservadores apoyaban la influencia de la Iglesia. Desde allí hasta 1891, los siguientes gobiernos fueron solamente liberales.

Líos con la Iglesia Católica 

Durante el gobierno de Errrázuriz Zañartu hubo una serie de medidas que afectaron el poder de la Iglesia católica sobre la sociedad y que provocaron una serie de polémicas.

En 1873, el ministro de Educación, Joaquín Barceló, dictaminó que en los colegios dependientes del Estado la enseñanza de la religión católica no sería obligatoria para aquellos alumnos cuyos padres así lo pidieran.

Dos años después, otra disposición limitó la autonomía de los sacerdotes católicos al comenzar a regir el nuevo Código Penal. En este cuerpo jurídico se establecieron penas para aquellos clérigos que cometieran determinados delitos.

En 1876, el fuero eclesiástico del que gozaban los presbíteros -por el cual no podían ser juzgados ni condenados- para todas las causas civiles y criminales fue suprimido. Además, la celebración del matrimonio civil sería presidida por un funcionario público.

Durante su administración, creó el Ministerio de Relaciones Exteriores, al que organizó como una Cancillería Europea; dotó al país de un fuerte poder naval; estableció un arbitraje con Argentina y firmó un tratado con Bolivia.

En materia de obras públicas, se preocupó del avance del ferrocarril, que se extendió hasta Angol, e impulsó la construcción del malecón de Valparaíso, el edificio del Congreso Nacional y el de la Universidad. Junto al intendente de Santiago, Benjamín Vicuña Mackenna, remodeló el cerro Santa Lucía, creó el Parque Cousiño y abrió el Camino de la Cintura. También construyó hospitales como El Salvador y el San Vicente.

En 1874 promulgó el Código Penal y, al año siguiente, la Ley Orgánica de Tribunales. También promulgó las leyes sobre libertad de prensa y libertad de culto, y legisló a favor de los disidentes de la religión católica, permitiendo su entierro en los cementerios generales.

Junto a ello, Errázuriz introdujo importantes cambios a la Constitución de 1833, entre las que destaca la reforma al sistema electoral.
Aníbal Pinto Garendia (1876 - 1881)


viewfotopresidente
Nació en Santiago el 15 de marzo de 1825. Hijo del ex Presidente de la República, general Francisco Antonio Pinto Díaz, y de la argentina Luisa Garmendia Alurralde. Realizó sus estudios en el Colegio Argentino de Santiago y en el Instituto Nacional. Culto.

A los 20 años de edad, ingresó como oficial en la Legación chilena ante la Santa Sede, regresando a Chile en 1850. Dos años más tarde fue electo diputado, ocupando este cargo por varios períodos. Más tarde fue Senador y en 1861 fue nombrado Intendente de Concepción, cargo que desempeñó durante 10 años.

En 1871, el Presidente Errázuriz lo nombró Ministro de Guerra y Marina, desde donde saltó a la contienda presidencial, primero en oposición a Miguel Luis Amunátegui, a quien derrotó en la convención liberal, y más tarde contra Benjamín Vicuña Mackenna, a quien venció en las definitivas.

Terminado su mandato, una deuda contraída con su garantía personal lo llevó a vender todos sus bienes, trasladándose a una modesta casa cerca de la Plaza Victoria, en Valparaíso. Pese a recibir reiteradas ofertas para ocupar cargos de senador o embajador en distintos países europeos, Pinto decidió mantenerse con los honorarios que Ferrocarriles le cancelaba por ser traductor.



Su Gobierno:

Su Gobierno se inició en medio de una aguda crisis económica agravada por las fuertes lluvias de 1876, que botaron puentes, cortaron caminos y destruyeron vías férreas. A esto se sumó el terremoto del 9 de mayo de 1877, que destruyó los puertos del norte y numerosas poblaciones.

Fue en este contexto que se dictó la Ley de Inconvertibilidad del Billete Bancario, a fin de enfrentar la depreciación de los títulos de crédito del Estado y los de créditos bancarios, lo que ocasionó más de alguna molestia opositora. Pese a ello, Pinto logró promulgar una importante reforma constitucional y preparar la ley de cementerios laicos.

Sin embargo, fue el tema internacional el que marcó el Gobierno de Pinto. Durante su administración estalló la Guerra del Pacífico, enfrentando exitosamente la primera etapa del conflicto. Logró la neutralidad de Argentina y derrotó en la guerra a Bolivia y Perú. Ocupó Antofagasta y Tarapacá e incorporó la riqueza salitrera a las arcas fiscales chilenas.

Asimismo, logró manejar adecuadamente las relaciones con Argentina, firmando, el 23 de julio de 1881, el tratado en virtud del cual se reconoció la soberanía chilena sobre el Estrecho de Magallanes, la parte occidental de la Tierra del Fuego, las islas al poniente de ella, el canal Beagle y las islas ubicadas al sur de él.

Domingo Santa María (1881 - 1886)




viewfotopresidente
Nació en Santiago el 14 de agosto de 1825. Hijo de Luis José Santa María González y de Ana Josefa González Morandé. Efectuó sus estudios secundarios en el Instituto Nacional y los superiores en la Universidad de Chile, titulándose de abogado en 1847.
Ingresó a trabajar en el Ministerio de Justicia, donde alcanzó el rango de Oficial Mayor. Paralelamente se desempeñó como secretario de la Sociedad del Orden, destinada a combatir el pensamiento liberal.

A los 23 años fue nombrado Intendente de Colchagua. Su labor intervencionista en las elecciones le propinó la odiosidad de la oposición, que lo criticó ácidamente. Dos años más tarde se le pidió la renuncia y ante su negativa fue destituido. A partir de entonces se convierte en opositor y liberal, participando de la revolución de 1851.

En 1856, el denominado “problema del sacristán” confrontó al Gobierno con la Iglesia. Santa María apartó al Arzobispo, pasando de liberal a ultramontano.

Fue electo diputado en 1858 y un año después se autoexilia en Europa como consecuencia de los conatos revolucionarios de ese año. De regreso, se retiró del frente político y se refugió en su profesión, alcanzando el grado de Fiscal de la Corte de Apelaciones de Santiago. En medio del conflicto con España, Santa María se mostró profundamente americanista y escribió encendidos artículos periodísticos que le valieron nombradía nacional.

Volvió a la política como diputado, siendo vicepresidente de la Cámara. Prestó además servicios diplomáticos al país y en premio de esa labor fue nombrado Ministro de la Corte de Apelaciones y Consejero de Estado.

En marzo de 1879 fue elegido Senador de la República. Iniciado el conflicto del Pacífico, ocupó la cartera de Relaciones Exteriores y poco después la del Interior. Desde ese cargo condujo la guerra y logró importantes triunfos.

A punto de expirar el mandato de Pinto, Santa María surgió como el candidato natural, y aunque en principio el general Baquedano se había presentado a la elección, su renuncia lo dejó como candidato único.

Gobernó durante cinco años y terminado su mandato continuó una labor legislativa como presidente del Senado. Murió el 18 de julio de 1889 de un ataque al corazón.



Su Gobierno:

Condujo brillantemente la guerra del Pacífico en su segunda etapa y consiguió concluirla con logros importantes para el país. Ocupó Lima y firmó el 29 de octubre de 1883 el tratado de Ancón, que puso término al conflicto. Un año más tarde se firmó una tregua con Bolivia y Chile se retiró victorioso de la Guerra.


En cuanto a los conflictos entre Estado e Iglesia, se llegó a un rompimiento de relaciones con El Vaticano. Agilizó la Ley de Cementerios Laicos y se dictaron las leyes de matrimonio civil y de registro civil.

Logró pacificar la Araucanía, modificó la Constitución Política y organizó la administración centralizada del ferrocarril; inauguró la telefonía con una línea entre Santiago y Concepción e introdujo el alumbrado eléctrico.

José Manuel Balmaceda (1886 - 1891)


viewfotopresidente
Nació en la hacienda de Bucalemu el 17 de julio de 1849. Hijo de Manuel José Balmaceda Ballesteros y de Encarnación Fernández Salas. Estudió en los Sagrados Corazones y terminó sus humanidades en el Seminario Conciliar.

Político liberal, miembro del denominado Club de la Reforma, diputado por varios períodos y senador de la República. Al iniciarse la Guerra del Pacífico fue nombrado representante de Chile en Argentina, con el objeto de obtener la neutralidad de ese país y el arreglo de los problemas limítrofes.

Como Ministro de Relaciones Exteriores enfrentó en 1881 el término de la controversia con Perú. En 1882 asumió la cartera de Interior. Candidato a la Presidencia de la República, obtuvo un amplio triunfo el 25 de junio de 1886.

Su Gobierno:

En la primera parte de su Gobierno, dio gran impulso a la enseñanza pública, edificó escuelas en casi todas las ciudades del país y fundó el primer liceo de niñas (actual Liceo 1 "Javiera Carrera"). Fundó también el Instituto Pedagógico, destinado a formar profesores para la enseñanza secundaria, inició la construcción del Internado Nacional Barros Arana, contrató profesores alemanes e implantó el sistema concéntrico en reemplazo del viejo sistema de ramos sueltos, promocionando el conocimiento científico por sobre el concepto de “la letra con sangre entra”.

Fecundo en obras, en Santiago canalizó el Mapocho y ordenó la construcción de la Cárcel Pública y del Hospital Clínico para mujeres. En el resto del país, mejoró la infraestructura portuaria con la instalación de grandes grúas; construyó más de mil kilómetros de vías férreas y realizó notables obras de ingeniería, tales como los viaductos de Malleco y Bío-Bío.

En el orden internacional, restableció las relaciones con la Santa Sede, lo que permitió que se nombrara a Mariano Casanova como Arzobispo de Santiago. También durante su Gobierno se incorporó la Isla de Pascua al territorio nacional.

En materia política, desde 1890 se fueron gestando fuertes discusiones entre el Presidente y el Parlamento, cuya mayoría deseaba interpretar la Constitución de 1833 como Parlamentarista en contra de la voluntad del Presidente. Además, se fueron dividiendo las opiniones en torno a la política salitrera de la Presidencia y el dinero de los capitalistas salitreros compró más de una voluntad en contra del Ejecutivo. Los ánimos se fueron encendiendo, el Presidente no deseaba gobernar con el Parlamento y ellos le negaban a Balmaceda cualquier propuesta.

Las diferencias se profundizaron a tal punto, que el Parlamento no aprobó la ley de Presupuesto para 1891 y el Presidente respondió validando el presupuesto del año anterior. Ello lo ponía al margen de la Constitución. El Parlamento lo destituyó y el Presidente respondió disolviendo el Congreso. La Guerra Civil de 1891 estalló.



Tras ocho meses de combates en tierra y mar, los partidarios del Congreso triunfaron. Balmaceda debió entregar el poder al general Baquedano, quien se había mantenido neutral, y se asiló en la legación argentina. Restablecido el orden, Balmaceda se quitó la vida el 19 de septiembre de 1891, fecha de término de su mandato constitucional como Presidente.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal