Margarita cabello blanco



Descargar 160.64 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión14.01.2019
Tamaño160.64 Kb.
  1   2   3

c:\users\lizethc\desktop\salacivil\saladecasacioncivil\civilbyn.png


MARGARITA CABELLO BLANCO

Magistrada Ponente

SC16493-2016

Radicación n° 76001 31 10 006 2007 00491 01

(Aprobado en sesión veintiuno de junio de dos mil dieciséis)

Bogotá, D. C., veintiuno (21) de noviembre de dos mil dieciséis (2016).

Procede la Corte a resolver el recurso de casación interpuesto por la demandada DIANA KING GALÁN, representada por su progenitora ELVINIA GALÁN PINILLA, respecto de la sentencia proferida el cuatro (4) de junio de dos mil trece (2013), por la Sala de Familia del Tribunal Superior del Distrito Judicial de Cali, en el proceso ordinario instaurado por NELLY FABIOLA QUINTERO DUQUE contra la recurrente y FERNANDO KING RODRÍGUEZ, ambos como herederos determinados y, los INDETERMINADOS, del causante JORGE KING RETAMOZO.



I. ANTECEDENTES

1. La demandante, aducienco su calidad de compañera permanente del difunto Jorge King Retamozo, reclamó de la jurisdicción que declare la existencia de la unión marital y de la sociedad patrimonial que entre ellos tuvo lugar, desde el veintisiete (27) de julio de dos mil (2000), al tres (3) de abril de dos mil siete (2007), fecha en que este último falleció.


Pidió, adicionalmente, que, acogidas las señaladas súplicas, fuera declarada disuelta y, en estado de liquidación la referida sociedad.

2. En el escrito incoativo presentado se expuso, como soporte de las pretensiones formuladas, lo que sigue:


2.1. Que la actora y el señor King Retamozo convivieron, durante el período señalado precedentemente, bajo un mismo techo, ‘ayudándose y socorriéndose como pareja’. De dicha relación no quedaron hijos.
2.2. Entre el año 2000 y 2003, los compañeros permanentes, en un comienzo, fijaron su residencia en el apartamento 102B, ubicado en la calle 10 No. 66B 50ª A, Edificio Gilly. Luego, en el mes de mayo del último año citado, compraron el apartamento 902B de la Unidad ‘Torres de la 50’, Camino Real, ubicado en la calle 9 B No. 50-15, de la ciudad de Cali, habiendo permanecido allí durante el lapso 2003-2004.
2.3. En noviembre de esta última anualidad, los socios se pasaron a vivir al apartamento 102 C de la calle 10 No. 66, pues el anterior predio resultó averiado por el temblor que en esa época azotó a la ciudad de Cali.
2.4. Uno y otro compañero, antes de formalizar la unión marital de la que trata este asunto, estuvo ligado por un vínculo matrimonial con una tercera persona; empero, las sociedades conyugales nacidas de dichas relaciones fueron disueltas y liquidadas, la de la accionante en el año 1974, y la del difunto en el año 2002.
2.5. Ellos, durante el tiempo de convivencia, siempre trabajaron en función de los dos; hubo solidaridad y mutua colaboración, lo que les permitió crear un patrimonio representado en varios bienes, entre otros, el señalado predio, el garaje y, un vehículo automotor.
2.6. El señor Luis Fernando King Rodríguez, hijo del occiso más no de la accionante, convivió con estos últimos durante tres meses (años 2001-2002) –sic-, en el referido bien raíz, ubicado en la calle 10 No. 66B. 102B, del Edificio Gilly.
2.7. La señora Lia Retamozo de King, madre del difunto, también vivió ‘un tiempo’, con éste y la señora Quintero Duque.
3. El Juzgado Sexto de Familia, despacho al que le correspondió conocer de la demanda, el cuatro (4) de julio de dos mil siete (2007), la admitió y dispuso los traslados pertinentes.
4. Al proceso concurrieron el señor Luís Fernando King Rodríguez, hijo extramatrimonial del causante, así como la señora Elvinia Galán Pinilla, cónyuge del mismo, quien luego de algunas precisiones sobre su presencia en la causa litigiosa, clarificó que actuaba en nombre y representación de su menor hija DIANA MARIA KING GALÁN.
5. El veintiocho (28) de marzo de dos mil ocho (2008), el juez de conocimiento decidió, por un lado, tener por no presentada la contestación de la demanda que hiciera el señor Luís Fernando King, dada su extemporaneidad; de otro, por haberlo hecho en tiempo, tuvo en cuenta los escritos aducidos por la menor Diana María y la curadora de los herederos indeterminados (fls. 227 y 228, cuaderno principal).
6. El dos (2) de septiembre del siguiente año (2009), se llevó a cabo la audiencia prevista en el artículo 101 del C. de P.C. (fls. 254 a 258, misma encuadernación). En dicho acto procesal, frustráneo en lo concerniente con la conciliación convocada, el juzgador recopiló algunos elementos probatorios.
El veinticuatro (24) de septiembre de la misma anualidad, formalmente, se abrió el proceso a pruebas (fls. 306 a 308 ib.).
7. El cinco (5) de abril de dos mil once, a través de la providencia emitida en esa fecha (fl. 352 idem), el funcionario judicial convocó a las partes para la presentación de sus alegaciones finales. De este derecho hicieron uso todos los sujetos procesales.
8. El día veinte (20) de abril de dos mil doce (2012), el a-quo profirió la sentencia que definió el conflicto. Negó las excepciones formuladas por la menor Diana María King Galán y, acogió las súplicas expuestas por la actora. En esa dirección, concluyó que la unión marital a que alude la demandante fue una realidad desde junio de dos mil (2000), hasta la fecha del deceso del señor Jorge King Retamozo, es decir, el tres (3) de abril de dos mil siete (2007). En cuanto a la sociedad patrimonial, también la declaró existente pero entre el once (11) de junio de dos mil dos (2002) y el tres (3) de abril de dos mil siete (2007).
El fallo fue apelado por la convocada a proceso.
9. La Corporación acusada, el cuatro (4) de junio de dos mil trece (2013), resolvió la impugnación confirmando en su totalidad la decisión recurrida (folios 67 a 81, cuaderno No. 5).
10. La parte accionada, a través del recurso extraordinario de casación, censuró el fallo de segunda instancia y, una vez recibidas las diligencias en esta Corporación, fue admitido a trámite.

  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal