Martin soria el significado de la historia humana



Descargar 0.79 Mb.
Página1/10
Fecha de conversión29.10.2017
Tamaño0.79 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
FUNDAMENTOS DE LA EDUCACION

PARA EL

DESARROLLO de las CAPACIDADES Y HABILIDADES HUMANAS

-4-

Por

MARTIN SORIA

www.martinsoria.cl

c:\users\plop\desktop\carpetas\fotos\fotocuadros\el ajedrez.jpg

DESARROLLO DE LAS CAPACIDADES Y capacidades

HABILIDADES HUMANAS

4

c:\users\martin\desktop\martinsoria..jpg

MARTIN SORIA
c:\users\martin\desktop\carpe\logos\logo.jpg
EL SIGNIFICADO DE LA HISTORIA HUMANA
Tomo 4

1-El ser humano, tiene que cumplir la responsabilidad de su misión de ser humano maduro, completamente solo.

Pero, ¿Qué es lo primero que debe de hacer? ¿Cómo empezar? ¿Qué es eso de ser -humano- y qué es ser maduro o realizado? Para hallar respuesta a estas preguntas es necesario descubrir y evaluar constantemente, las razones que nos distinguen del resto de las especies. Una vez descubiertas, será necesario trabajar incesantemente y con el compromiso de determinarse en la tarea de realizarse en ellas.
2-Incluso estando hambrientos y soñolientos, debemos continuar perseverando en el reconocimiento de nuestra verdadera identidad humana. Encontrar esa razón, será el mayor de los descubrimientos. Una vez descubierta, debemos pensar en cómo liberar a la humanidad de la inhumana dependencia y adición a los apetitos del instinto. ¿Cuántas veces no se hicieron la pegunta de qué es el hombre, porqué se origina, qué justifica su existencia y para qué es necesario? ¿No se han hecho alguna vez estas preguntas?

Si el hombre es necesario por alguna razón, lo más lógico sería comprenderla para poder cumplirla. ¿Qué es lo que todo hombre desea cumplir? Aparentemente cada hombre pareciera querer cumplir algo diferente al inmediato, pero en esencia, la humanidad entera espera cumplir lo mismo: ser satisfecha y lo que satisface a todo humano, es la conquista de los vínculos intrafamiliares y sociales. Eso es lo que garantiza la felicidad.


3-Si, a todo humano le motiva el establecimiento vincular y espera la vinculación con sus afectos, el mayor de los vínculos a ser establecido, es el de padres e hijos. Si esa es la esperanza de todo humano, siendo la esperanza de la mayoría de las parejas ¿por qué no se establece en la inmensa mayoría? ¿Por qué no somos una gran familia felizmente unida? ¿Quién fue el culpable de desconectarnos a unos de los otros? ¿Cómo se originó la desconexión? Si la Naturaleza es siempre y para todo únicamente buena. ¿Qué es lo malo y de dónde proviene? ¿Quién priorizó el afecto horizontal por sobre el vertical? ¿Quién dijo que en la justicia es más importante la relación entre un sujeto y un objeto, que la relación entre el deber y el derecho? ¿Cómo fue que el hombre se hizo adicto a los placeres olvidándose de los valores? ¿Por qué resulta más atractivo el precio que el valor, o el descuento que la necesidad? ¿Por qué se reclama, se acusa o se rechaza, antes de reparar, reconocer, o cumplir? ¿Quién eliminó el respeto, la confianza y la fraternidad entre los hombres? ¿Qué destruyó la generosa incondicionalidad voluntaria de la motivación humana?
4-El hombre es responsable de descubrir y reconocer la justicia de la razón de ser, para realizarse en ella responsablemente. Por lo tanto, cada uno, ha de encontrar por sí mismo la causa del mal. ¿Cómo entró el mal en el mundo? ¿Por qué permite la Naturaleza Humana que exista otra naturaleza mala?

La humanidad se hizo estas preguntas durante siglos y siglos, pero nadie se determinó a hallar las respuestas. Nadie fue lo suficientemente valiente para asumir el compromiso de encontrar respuestas a estas grandes interrogantes. Quizás vosotros mismos os habéis hecho alguna vez estas preguntas. La Naturaleza siempre ha deseado dar estas respuestas, pero es responsabilidad del hombre descubrir esta verdad y vencer al mal, para lo cual, se precisa un valiente campeón.

Así que cada uno de nosotros representando a toda la humanidad, tenemos que encontrar las respuestas por nuestro propio esfuerzo. Luchando en medio de terribles tinieblas espirituales. Enfrentando a neuróticos, deprimidos, hipertensos, sobreprotectores, indiferentes arrogantes e ignorantes agresores y odiosos irresponsables e irrespetuosos; ese es nuestro ambiente actual.

Cada uno tiene que encontrar las respuestas por sí mismo y luego preguntar a la Naturaleza si son las correctas. De ese modo, se pueden aprender muchas cosas acerca del hombre y del mundo.


5-Pero a medida que comprendes más cosas, la sociedad se enfrenta con tus hallazgos y se enfadan muchísimo contigo, porque no comprenden tus descubrimientos. Y cuando les evidencias sus errores, tratan de esconderse de ti, porque tu verdad, les priva de los placeres adquiridos por la costumbre de someterse al apetito de los instintos, de los cuales son adictos, y esclavos. O desconfían de tu justicia, al saberse injustos en las razones de superficie que les facilita reconocerse en su ignorancia. Y sientes que se va creando en ellos la actitud de tener que impedirte, por ser distinto o de impedir lo que has descubierto, por miedo a evidenciar sus deficiencias.

En un ambiente en donde -todo es relativo, todo lo relativo es compartido- pero cuando se descubre una verdad absoluta, esa verdad se transforma en enemiga del juicio relativo y no tiene defensa.

6- Por eso cuesta tanto reeducar al confuso, porque cuando se le informa de algo cierto, solo lo puede considerar dentro de su categoría de ser confuso.

La sociedad miente y engaña diciendo que es “normal” depender de los instintos y del descontrol, que todos son esclavos del reclamo, la acusación y el rechazo del prójimo y porque todos se desprecian, se acusan y se reclaman, deducen que esa es la naturaleza del hombre y su finalidad consecuente, es el odio. Pero los convencidos de esta aserción, se enamoran, y esperan de su pareja todo lo contrario a su concepción de normalidad. Esperan atención, entendimiento y unidad en su objeto de amor. Esta condición maniquea, les hace ser hipócritas y su incoherencia confunde a quienes los observan.


7-Generalmente intentan tentar al firme, al seguro y al determinado a madurar para que abandone su determinación responsable, por la sencilla razón de que ellos, no disponen ni de firmeza, ni de seguridad ni de responsabilidad que les permita reconocerse en ella, por eso dudan del otro, porque dudan de ellos mismos.

Los medios de comunicación repiten, hasta el cansancio, lo mucho que sufriremos si seguimos adelante con la realización responsable de buscar lo pleno, lo justo y lo cumplido y lo felices que seremos si simplemente llevamos una vida normal descontrolada, irresponsable pero entretenida en la degustación de los placeres y adicta a los apetitos del instinto. La sociedad inmadura pervierte en sus insuficiencias y garantiza la esclavitud del individuo en el reclamo, acusación y rechazo, elementos estos, garantes del sufrimiento derivado de sus trastornos. A ese ambiente prometido por la indecencia se le puede, y con toda seguridad, denominar infierno. La sociedad, en sus costumbres, es muy inteligente, pero cada uno de nosotros ha de ser aún más inteligente que ella y descubrir los trucos y artimañas del desinformado sobre las Normas Naturales.


8-Reconocer los Fundamentos Naturales de la historia, no ha sido fácil. Es lógico pensar que una persona que dispone del conocimiento de operaciones matemáticas como sumar, restar, multiplicar, dividir, regla de tres, sistemas de interés, raíz cuadrada, cúbica, ecuaciones de primero, segundo y tercer grado, potencias, monomios, binomios, polinomios etc, dispone de más recursos matemáticos frente a problemas relacionados con cantidades, que quien no sabe leer o escribir, eso es fácil de entender. O, que quien no ha salido de su lugar de origen y solo conoce a la gente de su familia cercana y sus vecinos, dispone de menos modelos de comportamiento o conductas humanas para evaluar las generalidades de la especie, que quien viaja constantemente por el mundo compartiendo y descubriendo las características de cada escenario. Lo mismo ocurre con el relato de la historia.
9-Distinta es la postura frente a los hechos y el relato de los mismos, de un historiador que ignora el biotipo de conducta humana, que la del historiador que reconoce la finalidad de la historia y su consecuente realización en el establecimiento del Biotipo Humano Natural.

La historia del ser humano, se inicia en el humano original y se termina en el cumplimiento del propósito para el cual fue creado, el resto, ya no es historia, es testamento.

Una vez consumada la fase del cumplimiento del proceso de realización del ser humano, este, ya no hace otra cosa que la de satisfacer al orden de la creación en el cual se inserta y bajo esa perspectiva, ya no hace historia, deja el testamento y testimonio de su aporte.

El Verdadero humano opera en pro del sumo bienestar, del sumo juicio justo y de la plenitud máxima en satisfacción. El humano maduro responde siempre y en todo al cumplimiento de la máxima necesidad válida para Todo. Y, lo que es válido para Todo, no perjudica nunca a nadie. Obrar de esa manera no hace historias, solo cumple con el Deber Natural de ser Normado y en ese sentido, aporta, y su aporte, testimonia su contribución.


10-La historia de la humanidad ha tratado de orientar al hombre en la dirección correcta. Ha creado situaciones para permitir su despertar. Ha posibilitado la restitución de facultades necesarias para la maduración sensible emocional o afectiva, cognoscitiva y tradicional, pero el hombre, perdió en repetidas ocasiones, como vamos a ver en este ensayo, la posibilidad de superarse. Perdió la fe y determinación, la firmeza y la templanza en el proceso restitutivo, la convicción de su justicia humana, cayendo en las preferencias del animal humano que lleva consigo y lo arrastra y somete al poder de sus impulsos.
11-La Naturaleza Humana, siempre está con cada humano, no desaparece nunca de él. Cada individuo debe escucharla, descubrirla, reconocerla y realizarse en ella, pero, la Naturaleza siempre está, siempre ha estado y siempre estará. Nadie puede justificase inhumano porque la humanidad no se le reveló. El descubrimiento de la Naturaleza Humana es responsabilidad de todos y de cada uno de quienes componemos la totalidad de la especie. Esa es la razón del porqué se pide el arrepentimiento, porque no tenemos justificativo alguno para defender normal nuestra insuficiencia e inmadurez.

Defender la indecencia en la proliferación indecente no justifica al indecente.

12-La revelación de la Normativa Natural de las conductas humanas, ilumina al individuo que investiga y se concentra en descubrirlas. Todo intelecto es capaz de reconocer aquello de lo que se hace consciente. Para hacerse consciente de las Normas Naturales debemos descubrirlas y estudiarlas.
Normativa Natural de las conductas - El comportamiento Natural Normal, existe comprendido dentro de ciertas pautas de comportamiento.
1-La primera -es que todo acto responde a la razón que lo justifica necesario, de donde se deduce, que toda existencia, acción o multiplicación se debe a la necesidad que lo justifica realizado, o que justifica su existir. Ninguna justificación puede existir sin un declarado justo o ajustado a una justicia, por lo tanto, toda existencia se debe a la razón de su existir y esa razón existe contenida en la justicia que declara necesaria su existencia.
2-Segundo- El acto, sujeto, individuo, ser, o persona, se debe al cumplimiento de su razón de ser.

El cumplimiento de la razón de ser de las especies existe inserto dentro de los límites de sus respectivas naturalezas directivas inherentes.

El cumplimiento de la razón de ser del individuo humano: libre, autónomo y responsable, existe inserto en la libre voluntad del hombre.

El hombre califica responsable cuando cumple voluntariamente su razón de ser maduro en el afecto, maduro en el conocimiento de su razón de ser y maduro en el cumplimiento de su deber de ser normal.

El ser humano se realiza al atender, entender y estar siempre atento a su Naturaleza Humana, lo que obliga a tener unas conductas adecuadas a la atención: seducir con afecto, persuadir con verdad, motivar con el ejemplo de lo correcto; al entendimiento: reconociendo y explicando las razones constantes e inmanentes persuadiendo con sinceridad. Y a la voluntad: respondiendo siempre al cumplimiento del máximo deber necesario.
3-Tercero-el acto, sujeto, individuo, ser, o persona que responde a la razón de ser que lo justifica necesario, no reclama, no acusa ni rechaza al deber que ha de cumplir. Responde hasta conquistarlo.
La normalización de las conductas ha sido debatida a lo lago de la historia. En ocasiones extremas, forzaron violentamente la moderación de las conductas y en ocasiones de paz, relajo y tolerancia, la indiferencia ante lo necesario, forzó la necesidad de revelarse contra los irresponsables.

Este vaivén entre las imposiciones y la tolerancia social indiferente, desajustó las honestas expectativas de quienes se rebelaron contra los extremos, haciéndoles sentir inútil su rebeldía.

La historia sabe que todo acto responde a la razón que lo justifica necesario y sabe que la razón del proceso humano es la unidad en sensibilidad, criterio y función. A esta historia providencial que sabe dónde va es a la que debemos hacer caso. La historia de los sucesos, de los relatos o de los acuerdos o desacuerdos, dejémosela a los opinólogos, a la entretención de quienes defuncionan. A nosotros nos interesa la función de la historia y no las historias de defunción.
4-La historia de la especie humana podemos estudiarla bajo tres puntos de vista:

El punto de vista filosófico, o de las necesidades. (Ideas o ideales)

El punto de vista científico, o de las razones. (Juicios o pensamientos, criterios)

El punto de vista religioso, o de los deberes. (Hechos, o costumbres)


El punto de vista filosófico, o de las necesidades.

Era necesario que ocurriera lo ocurrido. En base a qué norma.

¿Por qué fue necesario que ocurriera lo ocurrido? Toda necesidad responde a un deber.

No era necesario que ocurriera lo ocurrido. Si no fue necesario ¿Por qué ocurrió?

Ocurrió ¿por afecto o por defecto?
El punto de vista científico, o de las razones.

Se justifica que ocurriera lo ocurrido. En base a qué justicia.

¿Qué razones justifican lo ocurrido? Todo juicio responde a una norma que lo legitimiza.

No se justifica que ocurriera lo ocurrido. Si no se justifica ¿Por qué ocurrió?

Ocurrió ¿por ajuste o desajuste con la norma?
El punto de vista religioso, o de los deberes.

Se debía realizar lo ocurrido. En base a qué valor se debe.

¿Por qué se debió realizar lo ocurrido? Todo deber responde a un valor.

No se debió realizar lo ocurrido Si no se debió ¿Por qué ocurrió?

Ocurrió ¿por deber (necesario) o por creerse debido en base a dogmas humanos?
5-La mayoría de los sucesos ocurridos a lo largo de la historia son producto de una deuda entre la humanidad y las Normas de la Naturaleza. Deuda, que se ajusta a la razón de haber perdido la integridad de la conciencia humana madura en el actuar, y obrar contra función o, de modo contrario a la correcta mecánica de la relación inter-personal. Al perder la voluntaria conexión con la pureza humana, se perdió la Normativa Natural de las conductas. Al perder la orientación se cometen errores, hasta que se descubre la dirección o nos orienta alguien que si está orientado. En ambos casos hay que restituir el tiempo y el camino perdido.

6-A lo largo de la historia, la humanidad entera ha practicado la conducta del reclamo, de la acusación y del rechazo a sus semejantes por no asumir sus diferencias, lo que ha creado violentas divisiones, constantes y continuos divorcios o desconfianzas extremas que obligaron a perderse el respeto mutuo, lo que derivó en conductas de protección frente a lo imprevisible, de agresión frente al agresor y de ponerse a la defensiva frente a los imprevistos. La actitud defensiva agrede a la confianza y quien la sufre desconfía.

Esta humanidad irrespetuosa de las Normas Naturales, desconfiada de la Naturaleza Humana y temerosa frente al humano desconocido debió iniciarse en algún momento del desarrollo humano, porque la Naturaleza Humana Normal, no es imprevisible, no contiene excesos, ni desajustes en su justa razón, ni desordenes en la composición de su Naturaleza. La Naturaleza Humana es Ordenada y Normal en lo Humano.
7-La Naturaleza Humana es la condición que diferencia al ser humano del resto de las especies. La especie humana contiene una caracterización que la diferencia del resto, se trata de la capacidad de dominar los instintos y controlar el celo extremo para evitar el recelo. Lo inhumano es entregarse al apetito de los instintos y caer en la tentación del celo extremo o recelo, eso es inhumano. Ningún individuo imprudente, destemplado e impredecible puede decirse que tiene un comportamiento humano. Y ningún individuo del que se apodera sus instintos y se subordina al apetito de los mismos, puede decirse humano en su comportamiento sometido al deseo de los mismos.
8- Existen tres tipos de instintos:
1-El instinto de protección, o servidor custodio del peligro, que alerta frente a situaciones de alto riesgo, produciéndonos las sensaciones de ansiedad o de angustia frente a las situaciones incómodas. (El miedo es la suma de ansiedad y angustia extrema).
2- El instinto de conservación o sobrevivencia, servidor custodio de la alimentación y descanso, que produce las sensaciones de cansancio o hambre y sed frente a situaciones de escasa nutrición o de exceso de trabajo o ejercicio.
3- El instinto de reproducción, servidor custodio de la permanencia de la especie, mediante la descendencia y que produce sensaciones de atracción copulativa frente al complemento de género.
9-El humano que controla y domina las sensaciones de ansiedad o angustia frente a situaciones de riesgo; que controla y domina los tiempos de ejercicio y descanso; la nutrición sin excesos ni dependencia frente a los alimentos, y que controla y domina el apetito del instinto reproductor, adquiere la categoría de ser Maduro en el dominio sobre los instintos.
10-Además el ser humano contiene otra categoría que nos diferencia del resto de las especies naturales, me refiero al control de los extremos emocionales, intelectuales y motivacionales. Pero lo más destacable del ser humano es su capacidad de captar, reconocer y responder a la mayor necesidad que se establece en un determinado momento y lugar.
11-La Naturaleza Humana está capacitada para sentir, comprender y cumplir deberes.

Todo humano saludable está compuesto por una capacidad sensible que le permite captar lo máximo necesario de un momento o lugar. Está compuesto por una capacidad intelectual que le permite descubrir lo máximo válido para todo en un momento o lugar. Y está compuesto por una voluntad que le permite responder libre y voluntariamente al cumplimiento del máximo deber exigido en un momento o lugar. Esta característica de captar lo máximo necesario, valido para Todo y esa voluntad de asumir el compromiso de responder al cumplimiento de esa máxima necesidad válida para Todo, es una característica propiamente humana. Ninguna otra especie se preocupa, reconoce o responde al cumplimiento del ordenamiento del resto de las especies. El ser humano, capta la necesidad de proteger a las especies en extinción, reconoce los desórdenes ecológicos y responde al llamado de proteger otras especies. Por lo tanto, el ser humano está compuesto por una capacidad emocional máxima, la satisfacción suprema; por una capacidad intelectual máxima, la justicia suprema y por una capacidad motivacional máxima, el bien supremo. Esta condición es la que responsabiliza al hombre de su historia. Sin el humano no existe historia posible y la continuidad de la historia ha de ser humana, no inhumana.


12-La capacidad emocional humana natural busca y espera afecto y belleza. La capacidad intelectual busca y espera justicia y verdad. La capacidad motivacional busca y espera cumplir con el deber del bienestar. Si presienten, debieran presentar en consecuencia, si pretenden, lo mismo que pretenden, debieran proponer. Si pronostican o profetizan deben pronosticar o profetizar aquello que se va a cumplir. Estas tres capacidades tienen un punto de eficiencia y fuera de ese radio, si se extreman, se transforman en deficientes. Por ejemplo, el afecto puede transformarse en dos deficiencias al extremarse: la indiferencia o la sobreprotección. El individuo cuyo afecto carece de atención al otro, carece de entender al otro y de atender al prójimo, se define como personaje indiferente. Y por el contrario, quien atiende, entiende o se interesa en demasía (controlador) lo controla, lo vigila, le priva de libertad, a eso se le llama sobreprotección. Quien cae en cualquiera de esos extremos, carece del dominio de los extremos emocionales y se diagnostica un trastorno de personalidad afectiva en él.
13-La sensibilidad humana se desarrolla ampliando la capacidad de captar las máximas necesidades válidas para todo. Buscar hasta descubrir las máximas necesidades válidas para todo, amplía la sensibilidad del individuo.
14-La capacidad intelectual humana natural busca y espera lo justo y lo verdadero. Pretende las razones y por lo mismo, debería proponer lo razonable. La condición normal del individuo es la de interesarse por descubrir y reconocer su origen, identidad y propósito natural normal. Pero no todos lo buscan, no todos se interesan en ello, a pesar de interesarse en otras cosas. Conocer otras cosas es interesante, pero quien ignora su integridad es un ignorante de su Naturaleza Humana (su propia identidad) y desconocerse a sí mismo en su autenticidad impide la realización propia del mismo, por muchas otras cosas que conozca. Un pura sangre es admirado por muchos, si existiera un hombre puro, sería el mayor objeto de atracción, atención y de admiración.

15-Los extremos intelectuales se derivan de ignorar la integridad humana, o de arrogar de conocerla sin ser esta realizada auténtica. La arrogancia y la ignorancia son dos extremos de la seguridad en el juicio justo. Quien cae en cualquiera de estos extremos, carece del domino de los extremos intelectuales y se le diagnostica un trastorno de personalidad cognoscitiva. La inteligencia se desarrolla descubriendo y reconociendo las razones o los juicios constantes e inmanentes. Aquella razón que es inmanente y constante nunca deja de ser justificativa de su razón de ser y por lo tanto, es siempre cierta y verdadera.


16-La capacidad motivacional humana de ser libre de pretender y responder al cumplimiento del deber máximo, valido para Todo, busca y espera motivación y beneficio. Lo normal es que el individuo se motive y determine voluntariamente al cumplimiento del máximo deber necesario. Pero cuando el individuo no se motiva, o no reconoce o espera un beneficio, se deja estar y en repetidas veces no responde al cumplimiento del máximo deber, en ese caso, se le denomina flojo, holgazán o cobarde. Existe el otro extremo, el que se siente responsable por todo y asume que tiene que cumplir, no solo con lo que le atañe a su responsabilidad, sino también, cumple lo que otros deben de cumplir, a lo que se le denomina impositivo. Quien cae en alguno de estos extremos, holgazanería o imposición, cae en el dominio de los extremos motivacionales y se le diagnostica trastorno de personalidad en la voluntad, dependiendo de si el individuo asume una actitud endógena o exógena (depresivo o hiperactivo).
17-La motivación se desarrolla en el ejercicio de cumplir con el deber. Quien cumple, reconoce razones constantes y capta las máximas necesidades y responde al cumplimiento de su realización es un ser maduro.

Cualquiera de los trastornos expuestos desequilibra la Naturaleza Humana y deshumaniza al individuo que los padece. Por lo tanto, una personalidad normal es aquella que controla y domina los extremos emocionales, intelectuales y motivacionales y al mismo tiempo, controla y domina los instintos de protección, mantenimiento y reproducción. Ese control y dominio han de ser manifiestos en cada individuo de manera autónoma, es decir por sí mismo sin ayuda de nadie. A lo largo de la historia nos hemos acostumbrados a la idea de que la educación suple esa tarea de enseñar el dominio y el dominio no se enseña, se determina en base a una voluntad dirigida en pro de la consecución de un beneficio asumido por la conciencia de cada individuo.


18-Educar es hacer al otro similar en conductas, conocimientos y sensibilidad hasta madurarlo en las capacidades y habilidades del aprendiz. Hacerlo similar no significa suplantar su motivación, obligándolo, o su interés imponiéndolo o su responsabilidad cumpliendo lo que él no cumple.
19-Hacerlo similar significa que las conductas motivadas por su propia iniciativa son iguales a las del maestro, que su criterio satisfecho en el propio interés del individuo reconoce las mismas razones del maestro y que su sensibilidad que por sí misma capta las máximas necesidades válidas, se asemeja en dichas necesidades máximas a las del maestro. Pero, la libertad, autonomía y responsabilidad, en ningún caso se pueden educar. La responsabilidad, la autonomía o la libertad son actitudes propias del individuo. O se asumen o no. La libertad, no es educable, la autonomía tampoco y mucho menos la responsabilidad. Responsable es quien responde voluntaria e incondicionalmente al cumplimiento de un deber. Si no se responde libre, voluntaria e independientemente al cumplimiento de un deber, no califica responsable. Por eso, no depende de la educación sino de su determinación propia a responder o no, al cumplimiento del deber.
20-El Ser Humano Natural Normado, es decir, maduro, es libre en la elección de alternativas válidas, juicioso en el reconocimiento de lo legítimo y responsable en el cumplimiento del máximo deber necesario que beneficia siempre a Todo. Esa condición humana se perdió en el proceso de maduración del ser original y la historia recrea los escenarios, una y otra vez, para restaurar esa Condición Natural Original.
21-Se cree, que en el origen de la historia, los miembros de una primera familia se opusieron entre ellos: cónyuges e hijos. Y se establecieron clases en poder: los fuertes y los débiles, señores y esclavos, ricos y pobres, grandes y chicos que al sentirse diferenciados lucharon por su igualdad en valor. Esa lucha de opuestos, no fue originada por la Naturaleza Humana Vincular del amor, porque es la fuerza que une al hombre con su Naturaleza, fue originada al optar libremente por reclamar, acusar y rechazar algo importante que les dolió hasta el extremo de preferir separar a unos de los otros por sobre el unirse unos con otros. Eso que los dolió tanto, debió ser más fuerte que el amor que se tenían, porque fue capaz de desvincularlos en extremo.
22-El hombre no fue creado diferente a la mujer para que se divorciaran, ni se les concedió sensibilidad para captar lo necesario y responder con lo que no se necesita. Tampoco se les concedió inteligencia para interesarse por las razones y responder con mentiras al interés. Ni se les concedió la capacidad de dominarse a sí mismos para debilitarse y ser incapaces de dominar incluso sus propios instintos.

La historia de la lucha de opuestos es el producto de la falta de unidad entre los complementos. La unidad es debida y por eso la historia se transforma en la indemnización de una deuda, la deuda vincular intrafamiliar completa, que se debe desde el origen del primer humano.


23-La célula social es la familia. La normalidad en una familia es la unidad entre padres e hijos y entre hermanos y cónyuges. Unidad en tradición o costumbres (deberes y derecho Consuetudinario); unidad en criterio Natural (deberes y derecho Natural) y unidad en la sensibilidad de captar los máximos valores o necesidades válidas para toda la familia y el ambiente (deberes y derecho Civil). Esta unidad se trunca cuando la verticalidad entre padres e hijos, mayores y menores se desajusta, o cuando la horizontalidad entre semejantes o hermanos se desequilibra. El derecho Natural exige el cumplimiento del deber ser Natural. El derecho consuetudinario exige tradición normada en consecuencia con el deber permanecer y el derecho civil exige el cumplimiento de las normas del equilibrio entre semejantes.
24-Si se cumple con la tradición humana familiar unida. Si se cumple con el deber ser Natural y se cumple con el respeto al equilibrio frente a los semejantes, la humanidad sería normal en el establecimiento de sus normas.

Nuestra historia no contiene esta providencia. Lo que si contiene son recursos de experiencia en enfrentamientos o desprecios entre mayor y menor o desequilibrios entre semejantes. Lo que debemos entender es que para que se establezca el respeto y responsabilidad entre mayor y menor es necesario que previamente se establezca el equilibrio entre semejantes o iguales.

Sin el equilibrio entre marido y esposa es imposible la unidad padre hijo.

El origen de la historia es una incógnita hasta el día de hoy. Como no hay nadie que responda a cómo y cuándo sucedió, solo podemos imaginar alguna lógica demostración que nos satisfaga. Existen ideas de todo tipo, ofrecidas por historiadores, científicos, filósofos y religiosos. Lo curioso es que existan credos mitológicos similares en distintas culturas, que parecieran intuir un inicio con ciertas condiciones parecidas. Y lo curioso también es que en la historia se repita un patrón constante que fuerza al hombre a resolver su desgracia.


25-La idea de un origen ordenado que produce elementos de bondad y que en algún instante produjo aspectos negativos en la especie humana es compartida por varios credos.

También es compartida la idea de la tentación que debió ser superada. Una curiosa tentación que de caer en ella acarreaba males diabólicos extraordinarios, grandes desgracias para la humanidad y para el resto de la creación. Los conocidos trastornos de personalidad.

La tentación puede entenderse superfluamente, como lo haría un adolescente, o en su verdadero juicio, como lo haría un ser maduro. Somos tentados y eso es una realidad. Que se nos tiente a comer un dulce no tiene mucho de trascendente, aparte del aumento de peso, pero que se nos tiente a llevarnos el reloj de Nadal es otro cuento, y si nos tentamos a fornicar con la hija del vecino que es aún menor, la historia frente a nuestra esposa, familia y sociedad se complica mucho. La tentación está siempre presente y no es buena o mala en sí misma, pero, caer en una tentación impropia, conlleva siempre una desgracia. Por eso es importante reconocerlas. Las tentaciones adecuadas satisfacen siempre a todo, se ajustan al juicio justo y benefician, por lo mismo son necesarias. Las tentaciones impropias o inapropiadas satisfacen, se ajustan al juicio o benefician solo a uno o a un fragmento, por lo mismo no son necesarias para el bien supremo. Hay tentaciones indiferentes también, que ni suman ni restan al bien común, como las biológicas instintivas de protección y mantenimiento. Por ejemplo comer lo que se debe te mantiene.
26-La idea de un origen ordenado que en algún instante se desordena producto de ser tentado y deforma la Naturaleza Humana es compartida por varios credos. Estas ideas, surgen en culturas sin aparente conexión y lo extraño, es que coincidan en el fundamento de algo que era hasta ese momento bueno y que por caer en la tentación, se transforma en catastrófico.

El ser humano intuye en base a particularidades, razona en base a semejanzas, y justifica en el ajuste con la normativa legal. Para poder justificar la historia es necesario reconocer antes esa Normativa Natural de las especies, que hace que la historia se repita. De ese modo, los acontecimientos adquieren su razón de ser y su justificación.

También es necesario reconocer que, en la Naturaleza Humana existe siempre un centro de predominio, que corresponde con la máxima necesidad válida para Todo en ese momento.

Ese centro de predominio es la Figura Central que asume el compromiso de liderar al resto en el momento histórico del lugar. En cada momento y en todo lugar surgen necesidades máximas que deben cumplirse. El responsable de cumplirlas se transforma en la Figura Central.

Ese centro de predominio o máxima necesidad válida para Todo, va ocurriendo en cada instante en base al desarrollo providencial de la historia. El aporte en ese desarrollo ocurre en ocasiones en lugares inimaginables para el individuo desconectado del curso providencial de la Naturaleza. Por eso ocurren las divisiones, discordias y diferencias entre unos y otros.
27-La máxima necesidad válida, encuentra al sujeto que responde a la misma y lo transforma en Figura Central de la Esperanza Natural y los que reconocen a este sujeto ligado con esa máxima necesidad, lo eligen y lo siguen, de este modo opera la realización de los Propósitos Naturales de la Historia.

Pero esa máxima necesidad en su desarrollo exige la unidad de sus miembros en distintas etapas y frente a distintos desafíos, que en la medida que se va ampliando el radio de importancia, también se amplía el tamaño del desafío, lo que exige una mayor prudencia, una mayor firmeza y una mayor templanza y no siempre se establecen.


28-Cuando se comete el error de ser injusto frente a una necesidad máxima, se pierde la posición de responsable y la necesidad recae en otro sujeto.

29-Los sujetos no se adueñan de las Necesidades Naturales, responden o no responden a las mismas, pero no son quienes crean las necesidades, son únicamente quienes las declaran y responden a su cumplimiento. A lo largo de la historia, han existido muchos sujetos que acuñaron las necesidades máximas a sus propios objetivos personales, por eso fueron todos ellos descolgados de la Línea Central de la Historia Humana.


30-El creador de su creación, espera realizarla completamente para disfrutar del beneficio de su realización. Esta constante en toda obra creada es también constante en la creación del hijo. Un padre sano quiere y espera lo mejor del hijo que ha creado, pero lo que ocurre en la creación de modo automático, es decir, responde a lo que el creador pretende y realiza, en el caso del hijo no ocurre de forma automática porque este dispone de libertad y voluntariamente puede responder a la dirección del padre para su realización o, puede revelarse contra la dirección propuesta por el padre. Esta capacidad de elección es sin duda alguna la causal responsable de los trastornos de la historia.
31-La historia de la humanidad tiene un origen incierto en su momento y en su condición.

A la conciencia se le ocurre que la especie humana debería ser feliz, confiada y unida. Y presupone que si todos hicieran lo mismo que hace nuestra conciencia, lograríamos esa felicidad confianza y unidad entre todos. Pero eso solo sería posible si los otros hicieran, pensaran y sintieran como uno considera.


32- Eso es imposible, porque las necesidades biológicas de uno, no coinciden con las del otro, ni las necesidades afectivas, intelectuales o motivacionales existen por igual en cantidad, ni en paralelo. Cuando uno quiere descansar, el otro quiere divertirse y se choca en los distintos intereses ¿Quiere esto decir que vamos a estar siempre en perpetuo conflicto? No. Si cada humano respeta y responde a la máxima necesidad humana, válida para todo. Y, si se dispone de la incondicionalidad afectiva en atender, entender y estar atento, a las necesidades máximas del otro, para el bien de todo, se lograría siempre el ajuste.
33-Esta lógica de estar dispuesto a entregarse por el bien de todos, atendiendo al otro; o, de atender al otro para el bien de todos, desapareció de la conciencia humana en algún momento de su historia. El cómo y dónde se perdió la conciencia original, ha sido un misterio hasta el día de hoy.

34-Han existido interpretaciones diversas en las distintas culturas pero, no han pasado de ser meras intuiciones o explicaciones alegóricas a algo que debía deducirse sin estar claro y perfectamente declarado. Algunas de estas interpretaciones han proyectado el origen de los problemas en la mujer, pero el estudio de la realidad nos demuestra lo contrario. Veamos algunas de estas historias.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal