Masarykova univerzita



Descargar 0.93 Mb.
Página36/37
Fecha de conversión10.01.2017
Tamaño0.93 Mb.
1   ...   29   30   31   32   33   34   35   36   37

324 Vega, op. cit., pg. 15.

325 Íbid.

326 “A la gran ciutat imperial, enmig de milers d’éssers desconeguts, seguint llurs passes, espiant llurs moviments i llurs fesomies, no he aconseguit millors resultats que Tharaud, l’escriptor francés que ha dedicat cinc o sis obres al Marroc. Ell confessa sincerament: «Mai no veig sinó una cara de les coses. Així que aconsegueixo penetrar per una porta, les dones i els infants desapareixen».” Bertrana, op.cit., pg. 140.

327 San Martín, op.cit., pg. 173.

328 Boada y Romeu, op.cit., pg. 509.

329 Vega, op. cit., pg. 16.

330 Íbid., pg. 27.

331 Bertrana, op.cit., pg. 194.

332 Vega, op. cit., pg. 16.

333 Aludimos al título del libro de Elias Canetti, Las voces de Marrakech (1967).

334 Goytisolo, Juan, Juan sin Tierra, Seix Barral, Barcelona, 1975, pg. 82.

335 Bussière-Perrin, “Les représentations de la ville dans l’œuvre de Juan Goytisolo”. En Postmodernité et écriture narrative dans l’Espagne contemporaine: Actes du Colloque international Centre d’études et de recherche hispanique Université Stendhal (Cerhius) del 16 al 18 marzo de 1995. Ed. Georges TYRAS, Université Stendhal, Grenoble,1996, pp. 235-243.

336 Goytisolo, Juan, Señas de Identidad, Joaquín Mortiz, México, 1966.

337 Goytisolo, Juan, Aproximaciones a Gaudí en Capadoccia, Madrid, Narrativa Mondari, 1990.

338 Bussière-Perrin, op.cit., pg. 236.

339 Íbid., pp. 238-240.

340 Íbid., pg. 239.

341 “Il convient de préciser que dans les textes de Juan Goytisolo, les répresentations de la ville s’inscrivent, pour l’essentiel, dans le cadre référentiel de la postmodernité, soit les années postérieures à 1950, qu’il s’agisse de la Barcelone de l’adolescence de l’écrivain et du Paris des exilés espagnols de SDI, de New York et Pittsburgh des années 70-75, date du séjour de Juan Goytisolo aux USA de Juan sin Tierra et de Makbara, du Paris des années 80 marqué par le terrorismo des groupes armés (PDDLB) ou des années 85 contaminé par le sida (LVDPS).Quant à Tanger (RDCDJ) et Marrakech (Makbara), les villes árabes du pôle oriental, elles sont hors de ce temps mesuré à l’aune occidentale.” Bussière-Perrin, op.cit., pg. 238.

342 Véase Juan Goytisolo, “La ciudad palimpsesto”, Aproximaciones a Gaudí en Capadocia, Narrativa Mondari, Madrid, 1990, pp. 87-98.

343 “La arquitectura, los ritos y ceremonias de la urbe, su mismo plano, el nombre de las calles y de millares de otros vestigios de las épocas pretéritas aparecen como programas codificados que permiten producir de forman constante los textos de su historias.” Véase Iuri Lotman, Lettre internationale, No.13, junio de 1976. Citado en Juan Goytisolo, Crónicas sarracinas..., pg. 88.

344 Goytisolo, Juan, Aproximaciones a Gaudí en Capadocia, Narrativa Mondari, Madrid, 1990, pp. 87-88.

345 Bussière-Perrin, 1996, pg. 237.

346 Íbid.

347 Goytisolo, Juan „El espacio de la ciudad islámica“, De la Ceca a la Meca, Alfaguara, Madrid, 1997, pp. 25 – 31.

348 Véase cap. 3.

349 Goytisolo, Juan, Crónicas sarracinas…, pg. 40.

350 Goytisolo, Juan, En los reinos de taifa…, pg. 135.


351 Fuentes, Carlos, “Juan Goytisolo y el honor de la novela”, Geografía de la novela, Alfaguara, Madrid, 1993.

352 Fuentes, op.cit., pg. 84.

353 Íbid.

354 Goytisolo, Juan, Contra las sagradas formas, Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2007, pg. 156.

355 Goytisolo, Juan, Reivindicación del conde Julián, Alianza Editorial, Madrid, 1999, pg. 13.

356 Castro, Américo, España en su historia (1948). Reeditada con modificaciones bajo el título de La realidad histórica de España en 1954, 1962 y 1966.

357 Américo Castro está, no obstante, citado al principio del capítulo 2: “Flatus voci y gesticulación”. Citado en Goytisolo, op. cit., pg. 78.

358 Ugarte, Michael, “Juan Goytisolo, Unruly disciple of Américo”, Journal of Spanish Studies: Twentieth Century, Vol. 7, No. 3, 1979, pg. 355.

359 Escudero Rodríguez, Javier, El Epistolario (1968-1972), Cartas de Américo Castro a Juan Goytisolo, Pretextos, Valencia, 1997, pg. 45.

360 Nombremos entre ellos la presunta esencia milenaria de España basada en la “españolidad” de tartesos, iberos y celtas, de Séneca o Trajano, el propio mito del conde Julián, el carácter pernicioso de la invasión árabe y los ochocientos años de dominación árabe en paréntesis, de los que la esencia española sale incólume, los mitos del caballero cristiano, el paisaje castellano, etc.

361 Ugarte, op.cit., pg. 358.

362 López-Baralt, op.cit., pg. 201.

363 Goytisolo, Juan, Reivindicación del conde Julián…, pg. 18.

364 Íbid., pg. 43.

365 Íbid., pg. 37.

366 Sotomayor, Carmen, Una lectura orientalista de Juan Goytisolo..., pg. 95.

367 Aquí pertenecía por ejemplo el gran trío de novelas El blocao (1928) de José Díaz Fernández, Imán (1930) de Ramón J. Sender y La Ruta (1951) donde los conflictos militares en el suelo marroquí sirven para criticar el Estado y el régimen franquista. Véase cap. 2.3.

368 Véase la descripción del piso: “el habitual decorado te aguarda : dos sillas, el armario empotrado, la mesita de noche, la estufa de gas : el mapa del Imperio Jerifiano escala 1 / 1000 000 impreso en Hallwag, Berna, Suiza”, Goytisolo, op.cit. pg. 208.

369 Íbid., pg. 13.

370 Íbid., pg. 14.

371 Íbid., pg. 128.

372 Íbid., pg. 32.

373 Íbid., pg. 208.

374 La hispanista francesa asocia la ville théâtre con la representación goytisoliana de las ciudades modernas occidentales, caracterizadas por transformar “l’Autre en spectacle pour mieux l’exclure et le détruire” y por “une inmense vitrine qui s’exhibe sur l’écran des magasins et de la télévision. Tout doit y être exposé aux regards de tous”. Bussière-Perrin, op.cit., pg. 241.

375 Goytisolo, op.cit., pg. 27.

376 Íbid., pg. 75.

377 Íbid.

378 Íbid.

379 Íbid., pg. 78.

380 Íbid., pg. 25.

381 Íbid., pg. 46.

382 Goytisolo, Juan, De la Ceca a la Meca, Madrid, Alfaguara, 1997, pp. 26-27.

383 Íbid., pg. 28.

384 Íbid., pg. 29.

385 Goytisolo, Juan, Reivindicación del conde Julián…, pg. 64.

386 Íbid., pg. 186.

387 Íbid., pg. 163.

388 Íbid., pg. 72.

389 Íbid., pg. 115.

390 Íbid., pg. 46.

391 Como ejemplo puede servir el texto ¡Cosas de los moros! Impresiones de la vida en Tánger (1908) de Vicente Díez de Tejada al quien, en el caos desorientador de la plaza, salva la imagen de La Casa de Cavilla. Ésta desempeña una función de sosiego y estabilidad que carece el mundo de la plaza. Djbilou, op.cit., pg. 78.

392 Goytisolo, op.cit., pg. 67.

393 Íbid.

394 Íbid.

395 Íbid., pg. 37.

396 Se pregunta por ejemplo Nelson L. Orringer: “¿Cómo ha evitado Góngora la suerte reservada a Lope de Vega en Don Julián, si, como es notorio, los escritos en metros populares, cultivados con tanta elegancia por el poeta cordobés, superan en cantidad las obras culteranas?” Orringer, Nelson L., „El Góngora rebelde del Don Julián de Goytisolo”, Inti: Revista de literatura hispánica, Vol. 1, No. 2, Artículo 4 [online]. Disponible de http://digitalcommons.providence.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1014&context=inti, (12/10/2013).

397 Goytisolo, op.cit., pg. 36-37.

398 Como observa Alberto M. Ruiz Campos, a partir de Señas de identidad, Goytisolo ha hecho de la teoría y práctica del caos su principio creacional. Ruiz Campos, Alberto Manuel, Estructuras literarias en la nueva narrativa de Juan Goytisolo, Instituto de Estudios Almerienses, Almería, 1996, pg. 95.

399 Goytisolo, op.cit., pg. 37.

400 Íbid.

401 Ruiz Campos, op.cit., pg. 95.

402 Goytisolo, op. cit., pg. 48.

403 Íbid., pg. 36.

404 Goytisolo, De la Ceca a la Meca ..., pg. 29.

405 Goytisolo, Reivindicación del conde Julián…, pg. 37.

406 Sobre la función y el carácter de la calle en la ciudad islámica, véase cap. 4.1.1.

407 Sharkawy señala como la importancia de este espacio declina con los Paisajes después de la batalla, siendo reemplazada por la del cementerio. Sharkawy, op.cit., pg. 400.

408 Véase la observación de Bussière-Perrin en el cap. 7.

409 Goytisolo, op. cit., pg. 40.

410 Íbid., pg. 42.

411 Íbid., pg. 39.

412 Íbid., pg. 40.

413 Tratado en cap. 9.6.1. y 9.6.2.

414 Goytisolo, op.cit., pg. 40.

415 “Hombres en la plenitud de sus fuerzas, mirando pasar la vida como si esperaran algo que sabe que no ha de ocurrir nunca. Son tantos y marcan de tal forma el paisaje de las ciudades y los pueblos magrebíes que les han inventado un nombre, los hittistes, «los que sostienen las paredes».” Silva, Lorenzo, Del Rif al Yebala, Ediciones Destino, Barcelona, 2001, pg. 22.

416 Goytisolo, op.cit., pg. 40.

417 Íbid., pg. 40.

418 Íbid., pg. 41.

419 Íbid., pg. 42.

420 La estrecha, caótica y oscura medina suele representar decadencia frente a los ordenados barrios europeos de lujo (véase cap. 6.2.). Para más detalles sobre la actualidad de la urbe marroquí, véase capítulo 4.2.

421 Goytisolo, op.cit., pg. 40.

422 Íbid.

423 Íbid., pg. 43.

424 Íbid., pg. 42.

425 Íbid., pp. 60-61.

426 Ibíd., pg. 61.

427 Íbid.

428 Véase cap. 9.3.

429 Goytisolo, op.cit., pg. 76.

430 Íbid.

431 Íbid.

432 Íbid., pg. 77.

433 Íbid.

434 Íbid.

435 Íbid., pg. 204.

436 Íbid., pg. 48.

437 Íbid., pg. 49.

438 Íbid.

439 Íbid., pp. 49-50.

440 Íbid., pg. 75.

441 Íbid. La Puerta del Sol, curiosamente, aparece más adelante en la novela, en el capítulo tres, como parte de una paralela hecha entre el Tánger cosmopolita y el Madrid moderno.

442 Íbid., pg. 38.

443 Íbid., pg. 59.

444 Íbid.

445 Íbid.

446 Así llama Mario Vargas Llosa al proyecto de Don Julián. Vargas Llosa, Mario, “Don Julián de Juan Goytisolo ou le crisme passionnel”, Le Monde, núm. 8.249, París, 23 de Julio, 1971, pg. 9.

447 Goytisolo, op.cit. pg. 109.

448 Íbid., pg. 59.

449 Íbid., pg. 63.

450 Íbid., pp. 63-64.

451 Íbid., pg. 79.

452 Íbid., pg. 59.

453 Íbid., pg. 111.

454 Íbid., pg. 79.

455 Íbid.

456 Íbid., pg. 110.

457 Goytisolo, Juan, “De «Don Julián» a «Makbara»: una posible lectura orientalista”, Crónicas sarracinas, Ibérica de Ediciones y Publicaciones, Barcelona 1982, pp. 27-46.

458 Íbid., pg. 32.

459 Véase por ejemplo Aly Meky, Mariam Mahmoud, El conde don Julián: evolución de un mito, tesis doctoral, Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 2005.

460 Sotomayor, op.cit., pg. 112.

461 Íbid., pg. 229.

462 Emilio García Gómez por ejemplo habla de los moros “invasores” y “depredadores”. García Gómez, Emilio, “Introducción”, La Alhambra: la Casa Real, Albaicín/Sadea Eds., Granada y Florencia, 1966.

463 Goytisolo, Reivindicación del conde Julián…, pg. 25.

464 González Hidalgo, Tánger en la literatura española..., pg. 96.

465 Goytisolo, op, cit., pg. 17.

466 “vendedores de lotería, ganchos, limpiabotas: satélites que orbitan alrededor de la estación de autocares y extraen de ella sus escuetos medios de vida: corriendo tras una suerte tornadiza y esquiva que escurre con inquietud entre sus dedos y se hurta ágilmente a su tacto: (…) chapuzas mal pagadas, propinas irrisorias que prolongan el mal sin remediarlo y entretienen un larvado y endémico sentimiento de frustración.” Íbid., pg. 38.

467 Íbid., pg. 16.

468 Íbid., pg. 56.

469 Íbid., pg. 117.

470 Fellah – campesino en árabe.

471 Íbid., pg. 118.

472 Sotomayor, op.cit., pg. 103.

473 En España, Juan Goytisolo fue uno de los primeros en recibir las ideas de Said con mucho entusiasmo, ya que resonaban con su labor “iconoclasta” emprendida ya en Reivindicación del Conde Julián (1970). Revestido de las ideas castristas, con Don Julián Goytisolo de hecho anticipa el trabajo de Edward Said ya que en su narrativa incorpora expresamente el discurso sobre el “Otro” de la tradición hispana.

474 El tiempo peculiar de la medina literaria está tratado en el capítulo 5.2.

475 Goytisolo, Juan, op.cit., pg. 57.

476 “Niños aprendices que sostienen la urdimbre en medio de la calle, maestros tejedores que traman y traman en sus exiguos talleres como pacientes, laboriosos arácnidos : antrópodox terrestres con cuerpo cubierto de quitina, cefalotórax breve, abdomen grande y redondeado […] construyendo la telaraña insidiosa con esmerada destreza: […] cuando los niños aprendices tocan la tela se quedan pegados y todos sus esfuerzos por separarse resultan inútiles : el tejedor presencia el forcejeo con la calidoscópica, potenciada visión de sus ocho ojos : […] paso a paso se aproxima al desdichado aprendiz: […]suavemente le hunde los quelíceros venenosos en el cuerpo, le inyecta su propio jugo digestivo y va disolviendo y chupando todas las partes blandas: luego pone sus huevos y los envuelve en un capullo: y he aquí que pasados unos meses (en primavera!) salen las arañitas […] trenzando rojo y azul, amarillo y negro: urdimbre y trama de una telaraña que no lo es sino para quienes atrapa e inmoviliza desde niños, ligándolos para siempre a un trabajo duro y mal estipendiado”. Goytisolo, op.cit., pp. 57-59.

477 Sotomayor considera esta escena como la única referencia seria a las condiciones de vida en Marruecos. Como afirma, a partir de ella no existe crítica social, sólo aparecen mendigos y personas marginadas en unas descripciones oníricas. Sotomayor, op.cit., pg. 91.

478 Goytisolo, op.cit. pg. 59.

479 Íbid., pg. 94.

480 Íbid., pg. 140.

481 Íbid., pg. 157.

482 Íbid.

483 Yerro, Tomás, Aspectos técnicos y estructurales de la novela española actual, Ediciones Universidad de Navarra, S.A., Pamplona, 1977, pg. 132.

484 López-Baralt se fija de este recurso narrativo en Makbara donde, “como en una epopeya o un poema cantado de halaiquí de halca, reconocemos a los personajes gracias a ciertas frases descriptivas o epítetos que el narrador adjudica invariablemente. (…) Hay largos estribillos melódicos o “poemas” en prosa que se repiten también a lo largo del discurso narrativo. López-Baralt, op.cit., pg. 196.

485 Los hittistes aparecen primero en el Zoco donde contribuyen al aire escatológico. Después reaparecen en paréntesis, siguiendo una retórica religiosa contra los peligros del sexo presentado como un veneno que hace morir el alma y perder “gota a gota la savia vital”. Goytisolo, op.cit. pg. 91.

486 Goytisolo, op. cit., pg. 136.

487 Íbid., pg. 21.

488 Litvak, Lily, El Sendero del Tigre: Exotismo en la literatura española de finales del siglo XIV (1880-1913), Taurus, Madrid, 1986, pg. 81.

489 Citado en Litvak, op.cit., pg. 80.

490 Íbid., pg. 81.

491 Goytisolo, op.cit., pg. 49.

492 Íbid., pg. 41.

493 Íbid., pg. 41.

494 Íbid., pg. 21.

495 Íbid., pg. 203.

496 Íbid., pg. 93.

497 Íbid., pg. 151.

498 Goytisolo, op.cit. pp. 15-16.

499 Íbid., pg. 23.

500 Íbid., pg. 24.

501 Íbid., pg. 20.

502 Íbid.

503 Véase cap. 6.5.3.

504 Jara Seijas-Lozano citado en Djbilou, op.cit., pg. 54.

505 Goytisolo, op.cit., pg. 20.

506 Íbid.

507 Íbid.

508 Íbid., pg. 49.

509 Olmet, citado en Djbilou, op.cit., pg. 85.

510 Goytisolo, op.cit., pg. 49.

511 Íbid., pg. 135.

512 Íbid., pg. 25.

513 Así habló sobre Tánger Mariano Ferrer Bravo durante una conferencia dada en el Ateneo Científico y Literario de Madrid el 24 de enero de 1921: “Sabéis lo que es Tánger? Ya os lo diré: es un pedazo de tierra donde no late más alma que la española, enclavado en el corazón de nuestro protectorado, de tal forma que si no fuese español, todo nuestro esfuerzo, el dinero invertido, la sangre derramada, habría sido estéril” Citado en Nogué, Joan y Villanova, José Luis (ed.), España en Marruecos, Editorial Milenio, Lleida, 1999, pg. 361.

514 Goytisolo, op.cit., pp. 26-27.

1   ...   29   30   31   32   33   34   35   36   37


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal