Medina de Rioseco / Ampudia / Autilla del Pino /Becerril de Campos/ Paredes de Nava / Fuentes de Nava / Abarca de Campos / Villarramiel



Descargar 44.2 Kb.
Fecha de conversión25.09.2017
Tamaño44.2 Kb.
TIERRA DE CAMPOS. Máximo Ruiz Herrera

Medina de Rioseco / Ampudia / Autilla del Pino /Becerril de Campos/ Paredes de Nava / Fuentes de Nava / Abarca de Campos / Villarramiel

La Tierra de Campos es, para muchos, el corazón de Castilla. Un recorrido por su zona palentina, muestra que esta tierra es mucho más que llanuras cerealísticas e iglesias..

Lo más conocido de Tierra de Campos es su patrimonio artístico. Rara es la iglesia que no es un “iglesión” del siglo XV o XVI, con al menos tres o cuatro piezas de considerable arte sacro. Y también raro es el viajero que quiera ver los “castillos de Castilla” y no acuda a esta comarca.

Hay otra riqueza de Campos cuya valoración va abriéndose paso demasiado lentamente: su naturaleza. Poco espectacular para los sentidos, se olvida a menudo el valor ecológico de la aparentemente monótona Tierra de Campos. Su fortísima humanización, que terminó exigiendo una agricultura ajena al cuidado ancestral de la tierra que hasta entonces se había tenido, no ha logrado eliminar el duro y complejo equilibrio natural. La vida animal se remansa en el escaso arbolado de las riberas, auténticos bosques a lo largo que no a lo ancho; en los también escasos montes supervivientes de la roturación de la tierra; en los intermitentes arroyuelos; en pequeños cortados nada llamativos para el hombre pero sí para la abundante avifauna; en los humedales que aún existen; y también en las viejas y nuevas construcciones levantadas por el hombre; utilizadas como hábitat por varias especies: torres, aleros, paneras, barbechos e, incluso, los vertederos actuales.

Y todo esto con la singular belleza de Tierra de Campos, hecha de cromatismos y horizontes destapados, de estéticas que cambian lentamente al ritmo de las estaciones, de la unión de tierra y cielo en un único paisaje donde quien lo contempla es parte viva, y no mero espectador.

Aún habría que hablar de cómo permanece en estos pueblos, a pesar de ser de los que más han perdido su cultura rural, un determinado tipo de hombre y mujer, el castellano tópico o típico, según se mire.

Y habría que hablar también de lo mucho que puede sugerir al viajero por estas tierras, la anécdota, absolutamente real, de aquel montañés de Picos de Europa que se mareaba al viajar por las interminables rectas de Tierra de Campos.

Pero mejor será empezar el camino. No es Tierra de Campos amante de muchas palabras. Si deja espacio para ello, el viajero descubrirá que es una tierra silenciosa, y que silenciosos son sus pueblos. Ese silencio encierra las palabras, ¿o la palabra?, que toca descubrir a paso lento.

MEDINA DE RIOSECO.

Medina de Rioseco se encuentra a unos 41 kilómetros de Valladolid por la N-601. Es el núcleo principal de la Tierra de Campos vallisoletana.

La “Ciudad de los Almirantes”, título que ostenta por el hecho de haber sido, durante siglos, sede central de ese poderoso cargo político y económico: el almirantazgo de Castilla, conserva aún parte de su antiguo amurallamiento medieval en las puertas de Zamora y Ajújar. Fue el cuarto almirante de Castilla, Fadrique Enríquez, abuelo de Fernando el Católico, quien alza un palacio-castillo del que hoy casi no queda nada. Tras un largo y denso pasado, lleno de aconteceres realmente históricos, será en la época de los Reyes Católicos cuando Medina de Rioseco conozca la cúspide de su poder. Luego, Carlos V, a través de su regente, el cardenal flamenco Adriano de Utrecht, la usa como bastión contra la revuelta de las Comunidades. Felipe V le da el título de ciudad y, tras el declive castellano del siglo XVIII, termina por ser arrasada en 1808, durante la batalla de El Moclín entre españoles y franceses.

Tan densa historia ha legado un buen número de monumentos. La iglesia de Santa María de Mediavilla conjuga gótico y renacimiento. Hay que detenerse en el espléndido retablo de Esteban Jordán, la sillería del coro, la verja plateresca que da paso a la imponente Capilla de los Benavente, que Eugenio d’Ors llamó la “Capilla Sixtina del arte castellano”.

Hay más templos que visitar. El de Santiago vuelve a reunir a grandes nombres del arte: Gil de Hontañón en el diseño, Felipe Berrojo en las bóvedas, Joaquín de Churriguera y Tomás de la Sierra en el barroquísimo retablo mayor. La iglesia de Santa Cruz, de estilo herreriano, es hoy sede del Museo de la Semana Santa riosecana; clasicista, San Pedro mártir; y platerescos son los retablos del convento de San Francisco, cuya iglesia, la más antigua de la ciudad, contó con singulares obras en barro de Juan de Juni y que ha sido convertido en un interesantísimo Museo de Arte Sacro.

Completan el patrimonio religioso las clarisas de la Concepción, cuya iglesia es del siglo XVII, las carmelitas de San José, con buenas tallas de Gregorio Fernández (en problemas con los habitantes de Medina por el traslado de las monjas a otra lugar y la “mudanza” de su patrimonio artístico); y la ermita de Castilviejo, con un nuevo retablo churrigueresco y cuya pureza de líneas del siglo XVI quedó exenta al demoler el viejo castillo.

La Semana Santa de esta ciudad, declarada de Interés Turístico Nacional; es una de entre las grandes en Castilla y León. Su sobriedad y silencio recogen elánimo al paso de las imágenes que cofradías y hermandades portan por las estrechas y porticadas calles del casco antiguo.

En Medina también desemboca el Ramal de Campos del Canal de Castilla, siendo aconsejable visitar su gran dársena y la inmensa Fábrica de Harinas de San Antonio, construida en su inmediación y que puede visitarse gracias a las visitas que programa la oficina de información turística.

Un alto en el camino: MARINAS DE RIOSECO, (dulce típico de una delas pastelerías con más solera de la localidad…..os gustará la mezcla de hojaldre y nata,,,,repetiréis.)

Oficina de Turismo: Plaza Mayor, 1. Tel.983725043

º La carretera CL-612, lleva en 11 kilómetros, y tras superar Palacios de Campos, al cruce de la carretera que conduce hasta Montealegre yVillalba de los Alcores.

Ambas poblaciones ostentan recios castillos, recordando la época en la que toda esta zona era frontera del reino de León. El de Montealegre, inmenso, no fue nunca conquistado, y se engalana con una vista larguísima de la Tierra de Campos y de varios de sus castillos. El de Villalba, de propiedad privada y originariamente monasterio, fue levantado en el siglo XIII y profusamente reformado a lo largo de los siglos hasta su ruinoso estado actual.

El Castillo de Montealegre acoge un Centro de Interpretación del Medievo.

@ El de Villalba no tiene reglamentada su visita.

º Desde Villalba de los Alcores, una carretera lleva hasta las ruinas del antiguo monasterio cisterciense de Matallanay el Centro de Interpretación de la Naturaleza que ahora acoge.

Aún se distinguen los gigantescos pilares del templo que perteneciera al monasterio cisterciense de Santa María. En las instalaciones del Centro de la Naturaleza es posible estudiar los sistemas relacionado con los Montes Torozosy la Tierra de Campos. Un aula de interpretación de palomares, un jardín de plantas aromáticas y medicinales y un itinerario ambiental completan la visita.

“ Centro de Interpretación de la Naturaleza: 983 427100, 983721599

º Ocho Kilómetros separan este lugar de Ampudia.



AMPUDIA.

El paseo por sus calles remata ante la antigua colegiata de San Miguel Arcángel. Lo que se ve es fruto de la restauración hecha tras el hundimiento de buena parte del templo hace menos de un siglo. La catástrofe respetó obras tan magníficas como el cuadro de la Cena, las esculturas que ornan la capilla de Alonso de Fuentes, y varios retablos. La torre (siglo XVII) similar a la de la catedral de Toledo, tiene la fortaleza de quien la ordenó construir: el Duque de Lerma. También fue posesión suya el castillo, muy cuidado y restaurado. Construido en el siglo XV, pronto conoció la furia del obispo zamorano Acuña, que lo gana para la causa comunera. Acoge un interesante y variado museo.

El órgano de la colegiata, construido en 1779 por Tadeo Ortega, pertenece a una de las cinco RUTAS DE ÓRGANOS BARROCOSde la provincia palentina.(Ruta nº 5: Castromocho-Capillas-Meneses de Campos-Ampudia)

PALOMARES

Signo distintivo de la Tierra de Campos son los palomares-o palomeros- construidos, como buena parte de las casas de esta tierra, en adobe y tapial. La mayoría son redondos, cubiertos por un doble tejado y con la puerta orientada a mediodía. En el interior, múltiples nichos, oracas, sirven para que anide la paloma zurita, pariente de la torcaz. Nacidos en época romana, el apogeo del palomar llega al abolirse en el siglo XIX el privilegio que sólo permitía criar caza a la nobleza. Olvidado ya su uso para conseguir tanto alimento como fertilizantes con el excremento de la ave, la palomina, quedan cerca de 400, aunque si no hay una intervención decidida, la ruina hará desaparecer prácticamente a la mayoría.

º Por la P-903 y, luego, por la P-901, se pasa por Rayaces, Santa Cecilia del Alcor, Paredes de Monte y el desvío que lleva hasta AUTILLA DEL PINO y, cruzando el pueblo, su mirador.

AUTILLA DEL PINO.

Es difícil describir cómo se ve Tierra de Campos desde aquí (mirador). Se contempla la comarca que ocupa una tercera parte de la provincia palentina. La policromía del paisaje es terrosa, verde o amarillasegún se esté en invierno u otoño, primavera o verano. Son éstos los que el arzobispo Don Rodrigo llamó, siglos ha, “Campos Góticos”, de los godos, que han fascinado a muchos pintores cuyos lienzos intentan plasmar el color y la luz de esta Tierra de Campos. Se podría decir esto y mucho más si, como le ocurre a la mayoría, no fuera el silencio lo que mejor expresa la vivencia de este mirador. Luego, el interés por lo gastronómico puede satisfacerse en alguna de las bodegas que horadan la ladera, mientras que el apetito por lo cultural se sacia en el museo Agrícola, dedicado a la vida y trabajo de los agricultores de Campos.

ºMuseo Agrícola: 979769085 (Ayuntamiento).

NOTA DE VIAJE

Varios pueblos de la ruta tienen en el topónimo la palabra “alcor”: es de origen árabe y significa “colina o collado”.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

º Desde Autilla hay que descender los 5 kilómetros que separan de Villamartín de Campos.. Más allá, cruzando la N-610 se encuentra Cascón de la Nava.

La poca arquitectura del pueblo nació en el desarrollo franquista. Cascón fue creado ex profeso como pueblo de colonización, cuando a Tierra de Campos se le asignó ser “Granero de España”.Se trajeron gentes de otros lugares-bastantes desde Riaño (León) – para cultivar tierras que salieron del error ecológico-más tarde también se reveló económico- de desecar uno de los grandes humedales peninsulares, La Laguna de la Nava.

º A 7 kilómetros de Cascón está Villaumbrales.

Allí vuelve a aparecer el Canal de Castilla .En sus aguas se refleja la Casa o Almacén del Rey, junto a la que hubo un astillero.

º Saliendo de Villaumbrales se encontrará la C-613. Girando por ella hacia la izquierda, se llega, en 3 kilómetros, a Becerril de Campos.

BECERRIL DE CAMPOS.

Atesora un importante pasado cuya cima se sitúa en época medieval. Tras ver el arco de Santa María, una fuente del siglo XVI en la plaza Mayor, y la buena arquitectura junto al Canal de Castilla, hay que ir a dos iglesias: Santa Eugenia y Santa María. En la primera lo más interesante es el retablo mayor churrigueresco y el púlpito. En Santa María, además de lo mucho y bueno de su museo, y del artesonado mudéjar ( alfarje decorativo de figuras humanas y animales)de su nave principal, toda la atención la concita el retablo mayor, obra de Pedro Berruguete y Alejo de Vahía. La disposición de las tablas, dedicadas a la Virgen en las calles laterales y a reyes y profetas en la predela, es idéntica a la que se verá más tarde en Paredes de Nava, en un retablo hermano. Otros edificios monumentales son la iglesia de San Pedro, con portada románica, y la torre de San Martín.

Museo Parroquial de Santa María: Tel. 979834088

Iglesias: su apertura depende del convenio con la Diputación de Palencia. Suelen abrir desde mayo o junio hasta finales de verano. Esto es extensible a todas las iglesias de la provincia de Palencia.

º A 8 Kilómetros de Becerril se halla Paredes de Nava.

PAREDES DE NAVA.

No es difícil llegar al templo de Santa Eulalia, inconfundible en su mezcla de estilos que se revelan bien en la torre: gótica en el centro, y mudéjar en las colorinescas tejas del chapitel.

El museo de Santa Eulalia fue, durante muchos años, el ejor de entre los parroquiales de toda España. Artesonados, orfebrerías, esculturas, pinturas, ornamentos sagrados y un largo etcétera con la firma de muchos de los grandes nombres del arte español, se suceden ante el visitante.

El órgano, peculiar por ser del tipo ibérico, con una especial disposición de las notas en el teclado, llevó a crear la Academia del Órgano Ibérico para el estudio e interpretación de los varios que hay en Tierra de Campos. Pertenece también a una de las cinco RUTAS DE ÓRGANOS BARROCOS de la provincia palentina (Ruta número dos: Grijota-Fuentes de Nava-Paredes de Nava).

Todo lo anterior empero, parece que palidece ante el retablo mayor, cuyo esplendor fue trágicamentesubrayado por el robo que sufrieron las tablas de la predela por inspiración, parece ser, de uno de los grandes comerciantes de arte robado que se han conocido en España: Erik “el belga”. Para saborear las maravillas de su escultura, pintura y arquitectura, que reúnen a toda la familia Berruguete, lo mejor es atender la explicación que proporciona la visita guiada, y que desgrana, por ejemplo, cómo Pedro introduce el renacimiento italiano en España dotándole de sabor propio, o cómo se ofrece en toda la obra una auténtica catequesis.

Paredes de Nava, además de cina de los Berruguete, fue señorio de los Manrique. Que el más famoso de ellos, Jorge, fuera natural de Paredes es discutible, perosí pasó buena parte de su vida en esta villa quien dijera que al morir “van los señoriós, prestos a se acabar e consumir”

NOTA DE VIAJE

En estas tierras, entre otros nombres destacables, están presentes los Berruguete: Pedro, Alonso, hijo del anterior, e Inocencio, sobrino de Alonso y nieto de Pedro.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Del folclore terracampino en la localidad, respecto al cual el viajero hará bien en preguntar, se puede aprovechar la estancia en Paredes para interesarse, por ejemplo, por el baile de “El Papudo”, el antiguo Auto de los Reyes Magos, las carreras de burros engalanados por San Martín, o los “benditos novillos”.

ºTurismo: www.paredesdenava.es

Centro de iniciativas turísticas:Tel.979830957

ªDesde Paredes de Nava, la P-951 lleva hacia Frechilla y Villalón. Una vez cogida, el viaje se desvía pronto por la P-952, que conduce en 10 kilómetros hasta Fuentes de Nava. Esta localidad forma, con Paredes y Becerril, una trilogía de poblaciones con notables obras artísticas en esta zona de Tierra de Campos.

FUENTES DE NAVA.

Lo que más llama la atención de Fuentes de Nava es la “Estrella de Campos”; la torre renacentista de su iglesia de San Pedro. Sus poderosos 65 metros emanan, en aparente contradicción, sensación de ligereza. Dentro del templo, otra vez Alonso Berruguete, Juan de Villoldo y unos cuantos más “de los grandes” han dejado su cualificada huella. Yen otro templo, el de Santa María, además de escuchar un nuevo órgano, hay que destacar el artesonado mudéjar del siglo XVI que cubre la nave central, uno de los mejores de España. Los dos órganos ,uno por cada iglesia, están incluidos en las RUTAS DE ÓRGANOS BARROCOSde la provincia palentina (Ruta número dos: Grijota-Fuentes de Nava-Paredes de Nava, como mencioné en la localidad anterior). Tienen , además, una característica común:surgieron del taller de Tadeo Ortega en el siglo XVIII.

La visión de la “Estrella de Campos” acompañará durante muchos kilómetros, los justos para descubrir por qué asombra su levedad: al contrario de lo esperable, sus cuatro primeros cuerpos aumentan de tamaño según se elevan.

Antes de encaminarse hacia la cercana laguna de la Nava, rincón natural de esta Tierra de Campos recuperado arduamente, resulta imprecindible visitar el Centro de Visitantes sobre todo para entender la singularidad de este espacio y su auténtico valor.

ºIglesias de San Pedro y Santa María están regidas por el convenio con la Diputación palentina.

Centro de Visitantes de la laguna de La Nava:Tel.979842500

ºTomando desde Fuentes de Nava la P-940 hacia Mazariegos aparece, unos 5 kilómetros después y por la izquierda, un camino a cuya entrada se levanta un letrero relativo a la laguna de la Nava, Siguiendo por él unos 500 metros se llega hasta un rincón acondicionado como observatorio de aves.

Este llamado “Mar de Campos” tuvo en el pasado4.520 hectáreas. La lógica presencia de mosquitos lleva, desde principios del siglo XIX, a intentar desecar las lagunas para evitar la transmisión del paludismo. Es a mediados del siglo XX cuando se logra dejarla sin agua, para aumentar los cultivos. Recuperadas hoy bastantes hectáreas, aunque manteniendo su nivel de aguas de manera artificial, ha vuelto a convertirse en un importante humedal para aves acuáticas y migratorias. Una buena guía y prismáticos permiten, en cada época, identificar las muchas especies que se concentran en este oasis.

º El viaje continúa regresando de nuevo a Fuentes de Nava para tomar desde aquí la estrecha carretera que conduce en 5 kilómetros hasta Abarca de Campos.

ABARCA DE CAMPOS.

En el pueblo, la iglesia de San Sebastián, además de lucir una estupenda torre mudéjar, cuenta también en su interior con otro valioso órgano. En perfecto uso, es utilizado dentro de los programas de conciertos de órgano que acostumbran a celebrarse dentro de las RUTAS DE ÓRGANOS BARROCOS de la provincia palentina. (Ruta número 1;Abarca de Campos-Autillo de Campos-Frechilla-Boadilla de Rioseco)..

Örgano ibérico: Hacia 1777 , Francisco Fernández Hijosa, organero palentino, propuso un órgano para la iglesia de San Sebastián.Sin embargo, fue un joven Tadeo Ortega quien finalmente realizó el trabajo. Hacia 1980 el órgano de Abarca se encontraba en un estado de abandono total, enmudecido al parecer para siempre, y con posibilidad de eliminarse planeando por el aire.. Fue un músico francés, Francis Chapelet, quien promovió la recuperación del órgano en la que participaron varios especialistas y todo el pueblo de Abarca. En la actualidad es uno de los mejores órganos ibéricos de la provincia.

Cerca, a la distancia de un paseo agradable por la “parva” (laorilla del canal),existe un acueducto sobre el río Valdejinate , que, desde 1991, está considerado Patrimonio Histórico Artístico.

Junto al Canal, donde se encuentra la esclusa número 1, se encuentra una antigua harinera que , entre 1994 y 2003, abrió sus puertas como centro de arte contemporáneo, dirigido por el galerista vallisoletano Evelio Gayubo, conviviendo la maquinaria propia de la elaboración de la harina con el arte experimental más actual. En estos momentos, lamentablemente, se encuentra cerrada.

Gracias al empuje de la Asociación Cultural de Abarca de Campos (ACAC) y del buen hacer del Ayuntamiento, se creó el llamado Paseo de la Alameda, que une la antigua fábricas de harinas y el canal, con el pueblo.

ºTras enlazar con la P-942 se llega, en 4 kilómetros a Villarramiel

VILLARRAMIEL.

Que a los vecinos de Villarramiel se les haya conocido como “pellejeros” les viene por su larga historia como curtidores. Relacionada con esta tarea está la buena cecina del lugar. Y, por lo demás, cabe recordar la trágica historia de la torre de San Miguel, cuya caída, en febrero de 1776, mató a más de cien personas. Muy cerca de la iglesia, una estatua recuerda la memoria de Herramel, que fundó el pueblo en 995.

º La carretera P-913 conduce camino de Medina de Rioseco, donde se empezó el viaje y donde terminamos esta ruta, hasta Belmonte de Campos.

El arruinado castillo conserva su potente torre del Homenaje, más residencial que defensiva, edificada entre los siglos XV y XVI por Juan Manuel de Villena con una bella decoración en cornisas y ménsulas. En cada esquina, unas torrecillas muy gráciles alivian el poderoso mazacote.

Posteriormente llegada a la Ciudad de los Almirantes, fin de esta ruta.

ACTIVIDADES RELACIONADAS CON LA RUTA.



Actividades previas:

  1. El Canal de castilla: breve historia de su planteamiento y realización, finalidad de su construcción, extensión, diversos ramales…

  2. Tierra de Campos: ubicación, extensión, economía predonominante, ..

  3. Mudéjar: definición del término y características generales., materiales utilizados más frecuentemente, figuras....géneros artísticos en los que encontraremos el mudéjar..

Yo divido al número total de alumnos en tres grupos, que elaboran mediante internet y la biblioteca del centro un trabajo que exponen en clase y que luego compartimos ; al ser una ruta que hago, al final del curso para los alumnos de 2º Bachillerato y después de acabado el curso, sólo lo elaboramos de manera escueta, no profunda, pues el viaje se trata de una actividad lúdica-cultural como recompensa al curso completado

Actividades en la ruta:

Actividad individual:



  1. Vete enumerando y escribiendo todos los elementos mudéjares que hayamos visto en la ruta.

  2. Anota la forma de vida que vayas observando en la ruta: su economía y medios de vida

  3. Anota los palomares que veas en la ruta: intenta describirles y diferenciarles

Actividades a realizar después de la ruta:

  1. Actividades que, creas tú, sirvan para desarrollar y fomentar la ruta que hemos realizado ( pueden ser de tipo turístico, empresarial, cultural….)

  2. Pueblo donde mejor se vea el estilo de vida terracampino, según tu opinión

  3. Elemento de la ruta que más te haya chocado o asombrado (puede ser un

  4. mmonumento, un pai

monumento, un paisaje, un pueblo determinado, una iglesia,…) y razona el motivo


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal