Mensaje del presidente ángel r. Figueroa jaramillo asambleas regionales 14, 15 y 16 de febrero de 2012



Descargar 58.21 Kb.
Fecha de conversión11.01.2017
Tamaño58.21 Kb.



MENSAJE DEL PRESIDENTE

ÁNGEL R. FIGUEROA JARAMILLO

ASAMBLEAS REGIONALES

14, 15 y 16 DE FEBRERO DE 2012

14, 15 Y 16 DE FEBRERO DE 2012

 

Hoy nos reunimos para atender dos grandes retos que enfrenta la UTIER. Vamos a tener la información directa para discutir y prepararnos a la altura del momento, y como lo sabemos hacer los hombres y mujeres de la UTIER para la lucha que tenemos que desarrollar. Una vez más, debemos enfrentar el reto de frenar el objetivo permanente de la clase patronal por los pasados 30 años, de ir desmantelando pedazo a pedazo, nuestra Autoridad de Energía Eléctrica para así privatizar nuestra primera industria y de querer arrebatarnos nuestros derechos y conquistas que por más de 70 años hemos logrado con lucha y sacrificio.

  Cada vez que la clase patronal y los ricos del mundo quieren aumentar sus riquezas se crea una alegada crisis. En cada crisis creada siempre ha habido un denominador común como resultado, que los ricos se han hecho más ricos y los pobres más pobres. En el ámbito laboral, no es la excepción. Nos vienen con el cuento de la crisis para que nosotros los trabajadores y trabajadoras nos creamos culpables y partícipes de las crisis, y de forma voluntaria o conformista, estemos dispuestos a entregar nuestros derechos y conquista.

  Los empresarios no hacen su faena solitos. La clase política que los representa va creando para ellos el marco legal que es necesario para que se puedan apropiar de los bienes y los activos que pertenecen a nuestro pueblo. Aquí debemos detenernos a reflexionar sobre el nivel de responsabilidad que hemos tenido muchos de nosotros al colaborar económicamente y respaldar, con nuestros votos a esa clase política que nunca responden a nuestros intereses y que siempre ha estado del lado de los intereses que van minando y buscan hacer desaparecer nuestro centro de trabajo, la primera gran industria de nuestro país. ¿Cuándo vamos a despertar a esta realidad? ¿Hasta cuándo vamos a seguir dando nuestro dinero, nuestro apoyo y nuestro voto a este grupo de políticos que no les importa nuestra estabilidad de empleo, nuestra seguridad, nuestra salud y la de nuestra familia, nuestro retiro con dignidad, el respeto de los derechos que a fuerza de sudor y sangre hemos conquistado?

  Los empresarios y sus aliados políticos ya no andan escondidos para atentar contra nuestra Autoridad y contra nuestras vidas y la seguridad de nuestras familias. ¿Qué vamos a esperar para encararlos y decirles, basta ya de abusos, atropellos y burlas contra el pueblo trabajador? Ahora vemos como éstos mismos personajes, los empresarios y los políticos que nos representan se valen de la indignación de nuestro pueblo, del justo reclamo para que el costo de la luz no siga haciendo un roto enorme en nuestro menguado presupuesto, para una vez más adelantar sus intereses particulares.

Con el mayor sentido de responsabilidad, la UTIER presentó sus alternativas para reducir el costo de la factura. No nos quedamos en esa etapa. Hemos comparecido ante el poder legislativo para promover la legislación que viabilice nuestra propuesta y se atienda el reclamo del pueblo.

Los empresarios no han perdido oportunidad. Utilizando nuestro lenguaje se han ocupado de que sus testaferros políticos aprueben legislación que parezca hacerle justicia al pueblo, pero en realidad están en conspiración permanente para seguir desmantelando la AEE.

Lo vemos en la legislación que transfiere al Departamento de Justicia la responsabilidad primaria sobre el hurto de luz. El robo más descarado de pasar los embalses, las hidroeléctricas y el sistema de riego, hoy bajo el control de la AEE, a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados. Ése es el primer mayor reto que enfrentamos hoy. Esto es el comienzo del desmantelamiento de la AEE.

Como hemos señalado, si se concreta esta leonina transferencia, promovida por un declarado enemigo de la clase trabajadora – el Ingeniero José Ortiz, en un claro conflicto de intereses, se tendrá las siguientes consecuencias.



  • Primero: La AEE dejaría de facturar $60 millones que hoy produce con energía hidroeléctrica y que beneficia al pueblo y $168 millones que hoy le vende en energía a la AAA lo que conllevaría un impacto negativo en nuestras finanzas.

  • Segundo: La AEE perdería el control sobre el agua que necesita para la producción de energía en sus plantas termoeléctricas e hidroeléctricas. Esto afectará el costo de producción, ya que estaríamos comprando el agua a la AAA para poder producir energía.

  • Tercero: La AEE perdería los ingresos que hoy recibe por concepto de la venta de agua a la AAA y el servicio de riego a los agricultores.

  • Cuarto: La AEE tendría que aumentar las tarifas ante la pérdida de ingresos para garantizarle a los bonistas los compromisos acordados, ya que la propiedad y los activos que se transfieran impactarán negativamente el estado de situación de la AEE, lo que limitará su capacidad crediticia, comprometiendo su desarrollo futuro. Esto nos mantendrá atados a la costosa producción energética a través del petróleo y combustibles fósiles y su nocivo impacto ambiental.

  • Quinto: No tan sólo la AEE pierde el control sobre los embalses y las plantas hidroeléctricas, sino que al ponerla en manos de la AAA sería el comienzo del desmantelamiento de la AEE y estas pasarán a manos de empresarios privados, según lo ha anunciado el ingeniero José Ortiz, perdiendo nuestro pueblo estos valiosos recursos. (No podemos olvidar que el ingeniero Ortiz ha privatizado en la AAA el servicio por teléfono entregándolo al Día Directo, la facturación, el cobro y la lectura, así como los servicios nuevos).

  • Sexto: Lo que el Ing. José Ortiz resolvería con este traspaso es subsanar el déficit operacional que tiene en la AAA y que a su vez, se trasladaría a la AEE.

En esta ocasión, como en todas las anteriores, la UTIER va a dar la batalla para garantizar la continuidad de la AEE como corporación pública en manos del pueblo, y para asegurar nuestra estabilidad de empleo y los derechos que están consignados en nuestro Convenio Colectivo por más de 70 años de lucha y resistencia.

En esta batalla, como en todas las anteriores, tenemos que poner el mayor empeño, la mayor disciplina, el rigor necesario y la voluntad de triunfo que hace de la UTIER un verdadero instrumento de lucha. Una vez más, aquí no hay espacio para retroceder. Aquí no hay espacio para los que soplan frío y caliente. Aquí se tiene que estar del lado de los trabajadores y del pueblo. En esto tenemos que estar bien claros.

Tenemos que tener bien presente que estamos ante un gobierno que no ha retrocedido ni media pulgada en su ofensiva contra la organización de los trabajadores; que toda su política pública está dirigida por la filosofía neo-liberal para beneficio exclusivo de los grandes empresarios.

La preparación para una negociación exitosa no puede abandonarse mientras damos la lucha necesaria para que el nuevo Convenio Colectivo tenga un espacio real para su ejecución, pues de nada nos valdría tener un buen Convenio, sino existiera la Autoridad de Energía Eléctrica.



Negociación Colectiva

En los próximos días comenzamos las reuniones conjuntas con la Autoridad de Energía Eléctrica, dirigidas a acordar un nuevo Convenio Colectivo. Este proceso de negociación no será distinto a los demás procesos de negociación vividos por nuestra matrícula. Cada beneficio, cada cláusula de nuestro Convenio representa el mayor esfuerzo de los hombres y mujeres que nos precedieron en los pasados 70 años de lucha y resistencia.

El patrono siempre ha pretendido quitarnos los logros alcanzados; la matrícula de la UTIER siempre ha defendido nuestras conquistas teniendo como principio no ceder los derechos y beneficios.

La crisis que vive la administración de la AEE se refleja en la degradación del servicio que nosotros prestamos y en la degradación de la seguridad y la calidad de vida en el trabajo. Tenemos que transformar esta realidad, fortalecer la AEE, defenderla de los empresarios privados que se la quieren robar canto a canto y cambiar la cultura de trabajo por una cultura segura y saludable, esa es nuestra prioridad en esta negociación.

En esta negociación nos hemos trazado unos objetivos reales a tono con la situación que vivimos en la Autoridad. Nos proponemos garantizar una mejor calidad de vida en nuestros centros de trabajo; ésta será una negociación por la vida de nuestros trabajadores y trabajadoras. A estos fines, hemos presentado varias enmiendas dirigidas a transformar nuestra cultura de trabajo, de una insegura a una nueva cultura segura y saludable.

Nadie viene al trabajo a morir, tenemos que garantizar la vida, lo podemos lograr, además de garantizar unos derechos y beneficios esenciales a los trabajadores y a sus familiares. No es justo que un trabajador que se incapacite quede desprovisto de su plan médico. No es justo que un cónyuge quede desamparado al momento en que su pareja fallece en un accidente de trabajo. Esta injusticia tenemos que eliminarla. Hemos pagado un precio muy alto, la vida de seis compañeros en los últimos 18 meses es inaceptable.

Un aumento de salario a tono con la pérdida que hemos sufrido por la inflación que nos ha degradado nuestro salario, es justo y necesario para nosotros poder satisfacer nuestras necesidades básicas. Nuestro Comité Negociador compuesto por los compañeros Ricardo Santos Ramos, portavoz, Orlando Díaz Correa, portavoz alterno, Manuel Pérez Soler por el sector de Oficinas, David Claudio Cruz por el sector de Plantas, Walberto Rolón Narváez por el sector de Campo, John Cestare Mercado, Vicepresidente de la Unión, el Lcdo. Alejando Torres Rivera, asesor y éste servidor de ustedes.

Este Comité Negociador ha preparado un grupo de demandas bien pensadas, producto de las preocupaciones y aspiraciones de toda nuestra matrícula. No podemos discutir todas y cada una de nuestras demandas en esta asamblea por razones obvias; sin embargo, hemos preparado un Línea Viva Especial que contiene todas nuestras demandas. Les pido a todos ustedes que lean cuidadosamente todas y cada una de nuestras demandas, discútanlas con sus compañeros y compañeras de trabajo. En la medida que conozcamos bien nuestras demandas, tendremos más oportunidad de lograr nuestros objetivos en esta negociación.

Nuestra estrategia de lucha está fundamentada en la unidad y conocimiento de toda nuestra matrícula. Una matrícula unida y con pleno conocimiento de cuáles son nuestros objetivos, son factores determinantes en esta lucha. Jamás nos rendiremos, resistiremos hasta vencer, esa es nuestra historia de lucha.

El país, hoy más que nunca exige de nosotros y nosotras el mayor esfuerzo. En estos momentos que un gobierno malo e insensible, compuesto por empresarios privados, arremete contra todo el pueblo trabajador; nosotros tenemos que ser la diferencia.

Los empresarios privados que se apropiaron de la dirección de la AEE se sienten envalentonados, están retando a todos los empleados unionados, gerenciales y profesionales de la Autoridad. Aceptemos el reto, no tenemos otra opción, luchemos juntos por la AEE y por nuestros Convenios Colectivos. Si nos unimos el triunfo será más rápido y para todos, en cambio, si luchamos por separado o si algunos ceden a la presión y al chantaje del patrono, la lucha será más difícil, pero no imposible. No será la primera vez que la UTIER enfrente al patrono; lucharemos como sabemos hacerlo, con mucha sabiduría, con la firmeza y la determinación que el momento histórico exige.

Vamos a defender la vida, vamos a defender la calidad de vida de nuestras familias, vamos a luchar por una jubilación digna donde tengamos acceso a los medicamentos que nos permitan disfrutar de una mejor calidad de vida, vamos a luchar por las viudas e hijos de nuestros mártires del trabajo.

Hemos preparado un resumen de las demandas que nos presentó el patrono. Conocemos claramente su intención y estrategia. Nos parece importante que cada uno de ustedes, además de conocer nuestras demandas, las que hemos distribuidos íntegramente, conozcan a lo que nos exponemos, si no luchamos por defender nuestro Convenio Colectivo y por mejorarlo.

Nadie se llame al engaño, podemos mejorar nuestro Convenio Colectivo, no tenemos que conformarnos con los mismos derechos, jamás con menos derechos. Tenemos la fuerza y el momento para lograrlo. Veamos las pretensiones de los empresarios que se apoderan de la AEE.



Resumen Comentado de las Propuestas de Negociación

Presentadas por la AEE

Artículo IV – Subcontratación

Proponen eliminar el Artículo de Subcontratación completo sustituyéndolo por una oración que diga, “si no se afecta la estabilidad de empleo, se pueda subcontratar todas las labores”, es decir, te podemos dejar sentado cobrando por el momento, mientras compañías privadas realizan nuestro trabajo.

El descaro es tal, que sólo nos dejan derecho a pataletear cuando dicen, que si no estamos de acuerdo se someta ante una tercera persona imparcial – “antes designada por el Secretario del Trabajo”, ahora según la Autoridad, designada por nadie. Pero como si fuera poco, eliminan las penalidades cuando viola ese artículo. Ahora que tienen penalidad violan el Convenio; imaginen sin penalidad.

Esta pretensión de la Autoridad es la entrega total de la AEE a las compañías privadas que representan las tres “J”, de los empresarios privados que se apoderaron de la Junta de Gobierno de la Autoridad de Energía Eléctrica.



Artículo VI – Clasificaciones

De regreso a la esclavitud. La AEE pretende imponer la clasificación de empleados de los Burger King y Walmart; es decir, la clasificación de tiempo parcial, sin salarios ni beneficios de Convenio.

Esto es una burla a nuestra lucha, si no tenemos empleados a tiempo completo, ¿quién pagará nuestras pensiones? ¿Qué futuro les depara a las próximas generaciones, a nuestros hijos, con trabajos chatarras que no le permiten mantener una familia, obligados a tener tres y cuatro trabajos sin beneficios y condenándolos a la esclavitud moderna? Además, eliminan todas las secciones de trabajo y se establece la División o Directorado con el objetivo de mover a los trabajadores a su gusto en toda División o Directorado.

Artículo VIII – Reclasificación de Plazas

Proponen eliminar la obligación de acordar con la Unión los cambios de deberes y requisitos de las plazas. Llevamos más de 30 años luchando porque nuestras plazas sean reclasificadas y se nos pague el salario al cual tenemos derecho, ahora pretenden eliminar la participación de la Unión en este proceso.



Artículo X – Estabilidad de Empleo

Rompen con un acuerdo permanente de la Autoridad y la Unión de no enmendar en el futuro este artículo que tanto esfuerzo, sacrificio y muertes nos costó, a raíz del festinado despido de los 502 en el año 1982.

Pretende la AEE sustituir el tiempo para la notificación a la UTIER de la suspensión o reorganización de actividades de la AEE, en lugar de seis meses a 60 días y eliminar la obligación de acordar con la Unión, la creación de nuevas plazas para asignar a los trabajadores afectados.

Artículo XI – Día Laborable, Jornada de Trabajo

Proponen reducir el segundo o tercer periodo de una hora para tomar alimento a media hora, de forma tal, que si se requiere trabajar la misma, sólo te paguen media hora doble y cuando requieran trabajar dos horas o menos, al finalizar la jornada se obvie el periodo de tomar alimentos. Además, de no considerar el tiempo cargado a licencia para fines de la paga doble.



Artículo XII – XIII – Vacaciones Anuales

Con esta enmienda pretenden quitarnos los días de vacaciones anuales actualmente reconocidos en el Convenio Colectivo, a los empleados regulares al reducirles de 30 a 15 días de vacaciones anuales y de 19 a 15 días a los empleados temporeros. Con esta demanda la Autoridad, además de degradar nuestra calidad de vida, nos roba en forma indefinida todos los aumentos de salario que nos otorguen en el futuro.

Eliminan el pago de las vacaciones cuando el patrono suspende las mismas y la acumulación de vacaciones el primer año que esté reportado al Fondo.

Artículo XV – XVI – Licencia Enfermedad Regulares y Temporeros

Proponen reducir la acumulación anual de licencia por enfermedad de 19 a 15 los empleados regulares y de 14 a 12 a los empleados temporeros.

Eliminan la licencia adelantada de 45 días de enfermedad y los 60 días de Licencia Extraordinaria.

Artículo XIX – Licencia por Accidente de Trabajo

En claro manifiesto de desprecio a la salud de los trabajadores que sufren accidentes de trabajo, proponen la eliminación de esta licencia sustituyéndolo por lo que establece la ley, en términos de reservarle el trabajo por un año al trabajador reportado al Fondo del Seguro del Estado.

¡Esta es la respuesta de la Autoridad al aumento en los accidentes de trabajo!

Artículo XXIII - XXIV – Días Feriados Empleados Regulares, Temporeros y de Emergencia

En este artículo la Autoridad rompió el barómetro del cinismo, por no decir otra cosa; proponen eliminar en la práctica todos los días feriados, ya que podrá el patrono requerirnos trabajar y no sería discrecional del trabajador como lo es al presente. En la práctica esto representa que nos estarían eliminando la paga de hasta 24 días de trabajo. De paso establecen que el director ejecutivo aprueba los días libres que otorgue el gobernador, lo que supone que los trabajadores en puestos críticos, no se les pagará doble cuando sean requeridos a trabajar.



XXVI – Plan Médico

El abuso de la Autoridad con sus empleados no se detiene con la ilegal eliminación del derecho al plan médico de los jubilados por incapacidad con menos de 30 años de servicio, la eliminación del plan médico para los cónyuges de los jubilados y la degradación del plan médico. Ahora vienen por el plan médico de los empleados activos. Los canallas insensibles, proponen la eliminación de todos nuestros derechos de cubierta establecido por escrito en nuestro Convenio en el plan A y B. En cambio, nos ofrecen un cuento de camino que establece que la Autoridad ofrecerá un llamado “Programa de Beneficios de Salud Médico”, donde ellos en forma unilateral, sin participación de la Unión determinan los beneficios, los deducibles y los copagos.

¿Se imaginan compañeros y compañeras hacia dónde nos quieren llevar éstos señores? Para no dejar de mostrar su falta de sensibilidad, nos proponen que sea el médico de la Autoridad quien certifique la incapacidad de los hijos de trabajadores acogidos al plan médico.

Artículo XXVII – Beneficio por Incapacidad, Jubilación o Muerte

No proponen un solo centavo de aumento; proponen limitar el beneficio, señalando que las muertes tienen que ser “como consecuencia del desempeño de las labores”, en lugar de “en el desempeño de sus funciones”, como es ahora en nuestro Convenio Colectivo.



Artículo XXVIII – Compensación Básica

Proponen eliminar la discreción del trabajador para recibir su paga en cheque o por descuento electrónico.



Artículo XXIX – Salario

La Autoridad no ofrece aumento salarial para ningún año de Convenio Colectivo haciendo abstracción del aumento en el costo de la vida, que ha degradado la paga básica de todos los trabajadores, situación que nos asfixia económicamente.



Artículo XXX – Compensación Extraordinaria

En este artículo del tiempo extra, la Autoridad propone reducir la paga doble y sólo pagar lo que establece la ley, tiempo y medio. Con esta medida nos roban una cantidad considerable de dinero. Saquen cuenta compañeros y compañeras en relación a lo que se ganaron el año pasado y díganos cuánto nos quieren robar José Ortiz y su partida de ladrones y para no dejar de robar, pretenden que el tiempo cargado a una licencia durante la jornada regular no se considere para pagar tiempo y medio después de tu horario regular de trabajo.



XXXIII – Bono de Navidad

En este artículo, la Autoridad pretende reducir el bono de navidad de los empleados regulares del 8% sin límite a 4% hasta un máximo de $60,000.00 y reducir el bono de los empleados temporeros de un 6% al que establezca la ley.

Pero su intención no termina aquí. Utilizando el viejo truco de esconder intenciones y desaparecer palabras del Convenio Colectivo sin informarlo, eliminan de este artículo todo lo relacionado con las reservas y seguros provistos para cubrir los daños a la propiedad de la Autoridad, ocasionados por huracanes, terremotos o siniestros, requisito indispensable para determinar si la Autoridad está o no en condición financiera de pagar el bono de navidad.

En estos casos la Autoridad viene obligada a negociar con la Unión la cantidad a pagarse y si no se ponen de acuerdo, establece un arbitraje especial seleccionado y pagado por las partes. Esto último lo eliminan del Convenio, de forma tal que puedan eliminarnos en la práctica el derecho al bono de navidad de 8% sin límite y 6% de los empleados temporeros.



Artículo XXV - Dietas

En el artículo de dietas, la Autoridad no recomienda aumento por la duración del Convenio Colectivo; olvidan que los trabajadores y trabajadoras de la UTIER llevamos más de una década sin aumento en el rembolso por gastos incurridos. Mientras a los miembros de la UTIER no se nos aumenta el pago de dietas, a otros sectores en la AEE se les ha aumentado.

Proponen además, eliminar el pago en efectivo y en consecuencia a los pagadores de dietas. Proponen además, acortar el tiempo de viaje al establecer la residencia del empleado como punto de partida, para determinar el tiempo de viaje y la distancia, así como el pago de una sola dieta, cuando coincide con la dieta de medianoche.

Artículo XXXVI – Pago de Gastos de Traslado

Pretenden establecer como requisito mínimo una distancia de 25 millas, cuando en la actualidad para este tipo de traslado no existe distancia mínima. Artículo XXXVII de Traslado en Interés Exclusivo de la AEE

Aumentaron de 2 ½ millas de distancia a 25 millas.

Artículo XXXIX – Procedimiento de Resolución de Querellas

El Procedimiento de Resolución de Querellas tiene una importancia cardinal para conservar y mantener la llamada, “paz laboral”. Establece un mecanismo justo e imparcial donde las partes en igualdad de condiciones someten ante un árbitro del Negociado de Conciliación y Arbitraje las querellas o controversias que surjan. Este procedimiento es desmantelado, según la propuesta de la Autoridad.

Eliminan la licencia sindical de los miembros del comité, el tiempo máximo para radicar la querella de seis meses lo reducen a 60 días y en una demanda sin precedente, eliminan a los árbitros del Negociado de Conciliación y Arbitraje llegando al absurdo de no proponer nada a cambio.

Es claro que lo que pretenden hacer, es lo mismo que les han hecho a los Oficiales Examinadores que ven los casos de suspensión. Éstos llevan más de tres años desde que la Autoridad unilateralmente les canceló el contrato, dejando en el aire sin derecho a un juicio justo bajo el Convenio Colectivo a cientos de compañeros a los cuales les formuló cargos, incluyendo alrededor de 40 compañeros que se encuentran sumariados. La Autoridad en su visión fascista de las cosas, pretende despojarnos de los medios que tenemos para vindicar nuestros derechos.



XLI – Procedimiento Disciplinario

En una muestra más de arbitrariedad de los funcionarios que hoy se apoderan de la Autoridad, en este artículo de procedimiento disciplinario tan importante en nuestros derechos, proponen eliminar las reglas disciplinarias negociadas entre las partes desde el 1950, a cambio de las reglas que a ellos les venga en gana; es decir, los que nos quieren imponer es el Manual Administrativo; eliminando así el derecho a negociarlas con la Unión. Además, como si eso fuera poco, en un claro menosprecio a los funcionarios públicos del Departamento del Trabajo eliminan a los árbitros del Negociado de Conciliación y Arbitraje.



Artículo – XLIII – Condiciones Especiales de Trabajo

Proponen eliminar el requisito indispensable, que exige un segundo Celador para desempeñar funciones en líneas vivas de más de 2,300 voltios. Pretenden que sea un empleado cualquiera el que asista al Celador de Líneas.



Artículo XLIV – Salud y Seguridad Ocupacional

En momentos en que la Autoridad atraviesa una grave crisis de salud y seguridad, donde han fallecido seis trabajadores en los pasados 18 meses, los que administran la salud y seguridad en la Autoridad, dicen que están comprometidos con la salud y seguridad de los trabajadores. A éstos sólo se les ocurre una enmienda para este artículo y la misma consiste, en eliminar el Comité Local de Salud y Seguridad del Ciclo Combinado.



¡Increíble!, se olvidaron de las causas principales de los accidentes graves y fatales que hemos tenido. Por esta razón, insistimos en la pasada Junta Consultiva que tiene que desarrollarse un cambio en la cultura de trabajo desde arriba hasta abajo.

Artículo XLV- Disposiciones Generales

En este artículo de disposiciones generales, la Autoridad propone la eliminación de varios derechos, entre otros, la rotación para todos los trabajadores en el caso del tiempo extra, para de esta forma fortalecer el compadrazgo, la alcahuetería de algunos y la politiquería que tienen los supervisores “chulos”, colectores de fondos para los partidos políticos. Práctica que nosotros en la UTIER repudiamos y que hemos tratado de eliminar con la rotación de tiempo extra entre todos los trabajadores de la sección.

El abuso de los funcionarios de la Autoridad llega al extremo de proponer la eliminación de los gastos de transportación para los operadores de los canales de riego y encargados de limpieza de los canales. Estos señores se creen que ya entregaron nuestro sistema de riego.

Artículo XLVI – Bono de Asistencia y Productividad

Eliminan la totalidad de este artículo.



Artículo L – Duración de Convenio

En un claro reconocimiento de la ilegalidad de su actuación en la negociación pasada al cancelar nuestro Convenio Colectivo, y en menosprecio a la política pública, proponen la eliminación de esta disposición que garantiza la continuidad de nuestro Convenio, mientras se negocia y entra en vigor el próximo Convenio Colectivo.



Nuevo Artículo – Derecho a Administrar la Empresa

Bueno, como si no fuera suficiente, las pretensiones de los funcionarios que se quieren robar nuestra Autoridad y nuestro Convenio Colectivo, presentan este nuevo artículo. En síntesis, éste plantea que ellos se reservan el derecho de hacer lo que les venga en gana, en cuanto a todas las medidas administrativas que sin lugar a dudas chocan con nuestros derechos de convenio obtenidos luego de 70 años de lucha y resistencia.

En la actualidad, la Autoridad viene obligada a negociar todo aquello que afecte nuestras condiciones de empleo, nuestra tenencia de empleo, nuestros salarios y beneficios marginales. Para muestra veamos dos de los nueve derechos que invocan. El derecho a emplear, adiestrar, transferir, disciplinar, suspender y cesantear a sus empleados y el derecho a establecer los deberes y requisitos de las plazas, así como determinar las cualificaciones necesarias para desempeñarlas.

Como podrán notar, las pretensiones de los funcionarios que se apoderarán de la Autoridad no tienen límites. Pretenden robarnos la Autoridad y nuestro Convenio. Nadie debe llamarse al engaño.

Esta propuesta de la Autoridad forma parte de una estrategia. Pretenden en primer lugar, asustarnos para que no luchemos y pensemos que es mejor quedarnos con el Convenio como está, antes de que se nos eliminen beneficios. Nadie debe pensar así, tenemos la fuerza y la razón para que se nos otorgue un Convenio justo y razonable, donde se nos garantice nuestra salud y seguridad y un salario justo.

En segundo lugar, con esta propuesta la Autoridad deja patentizado su actitud de negociar de mala fe. Una propuesta que no se puede defender en ningún lugar, por absurda, ridícula y abusadora. La misma presupone que los trabajadores de la UTIER, renunciemos a los derechos que hemos alcanzado luego de 70 años de lucha y sacrificio. No vamos a ceder conquistas, ellos lo saben, razón por la cual apuestan a una negociación de muchos años con la clara intención de repetir la historia de la pasada administración, quitarnos el Convenio para estrangular a la Unión económicamente, amenazar a la matrícula con formulaciones de cargos viciosas y cancelarles a los dirigentes de la Unión las licencias sindicales.

Rechazamos con fuerza esta intentona; como lo hicimos en la pasada negociación. Estamos dispuestos a alcanzar un acuerdo justo y razonable en el menor tiempo posible.

Ya se lo hemos señalado al Director Ejecutivo, propusimos la firma de las Reglas de Juego iguales a las de negociaciones anteriores y la respuesta fue en la negativa, lo que evidencia nuestra denuncia.

Repetimos, hemos presentado una propuesta de negociación justa, que va dirigida a garantizar nuestra salud y seguridad en el trabajo, así como un salario justo. Si hay voluntad podemos negociar nuestro Convenio en los próximos meses, antes del periodo electoral. Estamos preparados para ello. Contamos con un Comité Negociador con vasta experiencia y con el mejor de los entusiasmos para lograr un acuerdo justo.

Ahora bien, compañeros y compañeras, tenemos que movilizarnos. Tenemos que conocer bien nuestras demandas. En la medida que conozcamos lo justo de ésta, más cerca estamos de lograrlas. Es posible alcanzar un Convenio justo, tenemos que lucharlo.

En este momento cada trabajador y trabajadora de la UTIER, debe tener claro que su lealtad no puede ser a un partido político en particular, aquí en la Autoridad nuestro único defensor es la UTIER, fuera de la Autoridad, usted pertenezca al partido que usted quiera, pero todos tenemos que hacer valer la consigna de que, Somos Primero UTIER y nada ni nadie nos va a dividir.

Mi llamado a nuestra matrícula es a luchar, a estar disponibles para la movilización, a mantenerse informados todos los compañeros y compañeras haciéndonos conscientes de la importancia que reviste cada una de las tareas que son necesarias para garantizar el triunfo.

No podemos bajar la guardia. La Junta de Gobierno y particularmente su nuevo presidente, tienen muy clara su agenda. Con sus hechos han demostrado ser un sello de goma del poder ejecutivo y ese poder ejecutivo sólo trabaja para los intereses que son contrarios a los de la clase trabajadora.

Quedarnos cruzados de brazos ante la misma, no puede ser nuestra alternativa. Los hombres y mujeres que integramos la UTIER, tenemos que ser parte activa de nuestra sociedad en el proceso de cambio que es necesario en Puerto Rico y en el mundo entero. Al celebrar nuestro 70mo. Aniversario se hace patente la necesidad de resistir y luchar para alcanzar el Puerto Rico al que todos y todas aspiramos. No podemos olvidar que el gobierno quiere destruirnos y la represión que este gobierno ha tenido con las luchas sociales.

Sabemos que el patrono nos llamará a negociar esto, por aquello. NO podemos cegarnos viendo beneficios inmediatos e insustanciales a cambio de la entrega de lo que es esencial para garantizar la integridad de la AEE y nuestro futuro, como trabajadores y trabajadoras de la misma. Nuestras consignas de lucha no cambian.

Rechacemos enérgicamente y contundentemente la propuesta del Ing. José Ortiz y de la Junta de Gobierno de la AEE de traspasar nuestros Embalses, Centrales Hidroeléctricas y Sistema de Riego a la AAA.

Hoy, les digo con el mayor convencimiento, que frente a los retos que tenemos vamos a triunfar. Vamos a defender a la AEE de aquéllos que pretenden desmantelar nuestra primera industria. Todos juntos alcanzaremos un Convenio justo y razonable que garantice nuestra salud y seguridad, una mejor calidad de vida para nosotros y nuestras familias así como un salario justo para todos. Como dijeron aquellos esforzados de la ruta que fundaron nuestra Unión, “Todos para uno y Uno para todos”.



¡Sólo los que luchan tienen derecho a la victoria!

¡QUE VIVA LA UTIER EN SUS 70 AÑOS DE

LUCHA Y RESISTENCIA!

ÁNGEL R. FIGUEROA JARAMILLO

Presidente





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal