Miami Agosto del 2015. Copiado Por Miguel García Delgado don francisco de la torre y su casa solariega por: Juan Manuel García Espinosa. A la juventud de camajuani



Descargar 197.55 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión25.03.2019
Tamaño197.55 Kb.
  1   2   3   4   5
Por considerar como un aporte a la Historia de nuestro pueblo de Camajuaní hemos querido reproducir este aporte a la cultura de nuestro pueblo, dado que ya este folleto de nuestro coterráneo Juan Manuel García Espinosa, editado en la ciudad de La Habana, en el mes de Marzo de 1981, y el poco conocimiento que se le dio en nuestro pueblo, es que yo me atrevo a publicarlo para que no desaparezca de nuestra historia.
Miami Agosto del 2015.

Copiado Por Miguel García Delgado


DON FRANCISCO DE LA TORRE Y

SU CASA SOLARIEGA

Por: Juan Manuel García Espinosa.
A LA JUVENTUD DE CAMAJUANI
El Municipio de Camajuaní se gestiona, se crea y se inaugura después del Pacto del Zanjón. Un ex-estudiante español, exmaestro y ex-secretario de cabildo. dentro de un cúmulo de circunstancias favorables, ocupa. electo por aplicación de la ley y por decisión de la máxima autoridad de la Colonia, la primera magistratura del primer ayuntamiento. Su biografía, en el marco de la época, escindida en dos etapas -la pre-camajuanense y la camajuanense- ofrece al hombre enfocado, de acuerdo con el principio leninista. por lo que hizo y no por lo que dejó de hacer. Su vinculación histórica en el reducido ámbito de un municipio villareño no quita Singularidad a sus características propias y a su quehacer público. Un marco de mayores dimensiones y evolución hubiera de seguro propiciado mayor interés a los investigadores. Sacarlo del olvido ha sido nuestra tarea, obedeciendo a los lineamientos orientador: hurgar en nuestras raíces. Fieles a lo documental y a lo anecdótico de testigos estas páginas van como un regalo a nuestro rincón histórico.


El Autor La Habana Marzo 2 de 1981.


APARICION DE LA CASONA COLONIAL
Hace ciento siete años que la singular casona colonial camajuanense le toco en suerte al andaluz Don Francisco de la Torre y Caruana, mediante el número premiado de una papeleta comprada en Remedio para la rifa de la misma. Este sorteo, entre varios compradores interesados, se realizó como una copiosa contribución voluntaria al propietario en crisis de la parcela de la Hacienda Camajuaní en que ha estado enclavada esta casa solariega colonial desde su edificación en los comienzos de la década de los años cincuenta del Siglo Diecinueve .(1) Estamos, pues, a ciento treinta años de distancia de la más antigua referencia histórica en que basamos nuestro aserto. Cinco años antes de la creación del Municipio de Camajuaní había pasado a ser propiedad del que le tocaría ser el primer mandatario municipal en esa larga lista de alcaldes nativos de España que interrumpiría precisamente el primer alcalde nativo cubano, Don José Vidal y Caro, casado con su hija mayor, la cubana Doña Luisa de la Torre y Mujica.
Por nuestras investigaciones documentales y testimoniales de familia, vamos a dar a conocer, como prometimos en nuestra conferencia conmemorativa del CENTENARIO DE CAMAJUANI, la historia de esta casa y la biografía de su histórico dueño hasta el fin de sus días. Diremos todo lo que hemos podido averiguar sobre ella, desde la fecha señalada hasta el año 1907 en que falleció su propietario. La historia posterior de esta casona colonial la damos a conocer en otro capítulo histórico al efecto.
* * *

(1) Aunque continuamos en la búsqueda de un documento perdido en 1928 aceptamos la reiterada referencia de tres de sus nietos que insisten en la fecha de 1851; Rosa Cañarte de la Torre, Humberto Vidal de la Torre y Luis Vidal de la Torre.
II

UN ESTUDIANTE ANTI-MILITARISTA
En la provincia andaluza de Jaén, que tiene por capital la antigua Flavia de los. romanos, en el alto valle del Guadalquivir. está el río primado de Andalucía, «río de los tartesos que los romanos llamaron Betis» y los árabes cambiaron por Uad-elKebir, que nace entre las sierras de Cazarla, del Pozo y de Segura, del Sistema Penibético español: allí se acunan las tierras que acogieron el nacimiento, la infancia y los primeros días juveniles de Francisco de la Torre y Caruana. Formaron estas tierra un reino castellano citado hasta los finales del Dieciocho. En la parte oriental jaenesa, limítrofe con la provincia de Granada. se encuentra la ciudad de Cazarla, capital del municipio y del partido judicial de su nombre. Si, como sabemos, cazo es vocablo originado en el árabe caza que significa olla pequeña, no es difícil comprender que Cazarla puede ser muy bien un híbrido de cazo y orla, nombre este último de origen latino que, como diminutivo de ora, significa borde. y estando Cazarla al pie de la sierra de su nombre, en una ligera hondonada, lolingüístico y lo geográfico se conjugan perfectamente. Desde un cerro, junto a la población, una torre de los tiempos árabes domina desde su alta posición a la misma. Aunque el apellido cazorlino de La Torre tiene expedientes de «limpieza de sangre» en los antepasados de Francisco, un nieto suyo cubano -el más culto y progresista (2) de los varios que tuvo esa familia- sospechó siempre -por cabos que, según me dijo, ataba- que su abuelo tenía algo que ver con los de aquella torre de la dominación árabe regional. Así que, no podemos negar; ni afirmar, rotundamente. la presencia o ausencia de sangre árabe en el primer alcalde camajuanense, cosa que por otro lado no. podía preocupar. 8 hombre como él, tan despojado de prejuicios étnicos y admirador de la influencia arábiga en España. Esta Cazorla de su infancia, comerciaba en cereales, frutas y aceites. en una región donde la prosperidad económica se debía principalmente a su desarrollada ganadería. El progenitor de Francisco de la Torre y Caruana, que llevaba igual nombre de pila (Francisco de la Torre y Ortega). se había casado con María Caruana. hija de Mariano Caruana. nativo de la Isla de Malta matrimoniado con una inglesa. Cuando los ingleses tomaron posesión de la misma. no quiso aceptar esa dominación y con un hermano se radicó en Andalucía. casándose allí con la inglesa que sería la madre de su hija. Rutina Caruana. hermano de Mariano. formó al fin una familia en el oeste de los Estados Unidos (San Francisco): en el viaje que Francisco de la Torre y Caruana haría a Estados Unidos y a España en 1892, mediante una empresa de servicios privados de investigación. localizó a sus parientes en Norteamérica y estuvo en contacto con ellos.
* * *

1-Aunque continuamos en la búsqueda de un documento perdido en 1928 aceptamos la reiterada referencia de tres de sus nietos que Insisten en la fecha de 1851: Rosa.

2- Dr. Luis Vidal de la Torre.

El apellido Caruana viene de caravana (del persa caraván). Estos datos familiares despertaron en sus descendientes el comprensivo interés por el estudio de sus orígenes. a través de esta rama. Llegaron a saber que cuando nace el abuelo ya Malta llevaba treinta y cinco años de conquistada por los ingleses. Dos años antes Napoleón la había ocupado. En 1530. estando en poder de los aragoneses. Carlos Primero de España -Quinto de Alemania-. la cedió a la Orden Militar de San Juan, que tomaría el nombre de Orden de Malta recogiendo la tradición de sus antecesores, entre ellos la de los Caballeros de Rodas. En la Orden Militar de San Juan o de Malta. caravana es una de las primeras «campañas que hacían los caballeros por el mar, en persecución de piratas y moros». Correr o hacer caravana. o las caravanas. era frase que en dicha Orden significaba servir los caballeros novicios por espacio de tres años andando a corso en las galeras y navíos, e defendiendo algún castillo contra infieles. requisito para poder profesar. Antes de estar en poder de 10: aragoneses los reyes normandos de Sici1ia 1l conquistaron en el 1090, mucho después de aquella ocupación de los musulmanes que se remonta al 870 Malta había quedado al caer el Imperio Romano de Occidente en poder de los bizantinos. Antes de nuestra era por allí habían pasado los colonos fenicios, después los cartaginenses hasta el año 218. (también a.n.e.) antes de caer en poder de los romanos. Como mucha de las pequeñas islas mediterráneas, Malta, situada; 93 kilómetros al sur de Sicilia, había sido campo di dominio de oleadas conquistadoras. Es hoy un estado de la comunidad británica. Tiene una extensión territorial de 316 kilómetros cuadrados, seis veces menor que nuestro municipio especial de la Isla de la Juventud.


En esta casona colonial de un descendiente d malteses por la línea materna abundaban los libro ingleses con vistas de Malta, que tuve oportunidad d hojear en mis años de juventud, en aquella biblioteca saqueada y perdida, donde tantas reuniones estudiosa y revolucionarias tuvimos en los tiempos de Machadato. ¿Dónde fue a parar aquel libro impreso e maltés --el dialecto árabe con elementos Italianos- que nos enseñó una tarde a mí y a su yerno el italiano Otelo Matacena y Ferrara la doctora. Adela de la Torre Mugica? Tantas anécdotas sobre Malta oídas en aquella casa, despertaron mi interés de viajero por ( Mediterráneo: de La Valetta, la capital por donde pasé hace años relampagueantemente conserva el recuerdo exótico de las fortificaciones que rodean la ciudad Y el pintoresco desfile de gente hablando inglés, italiano maltés.
Francisco de la Torre Y Caruana nació en Cazar en 1935. Después de hacer estudios en las escuelas di rincón natal y en Jaén, pasa a Madrid, tal vez un poco en rebeldía con los propósitos paternos, pero al fin tolerada su insistencia. No le interesaba ni irse Londres ni a La Valetta. Pensaba rehuir el servicio militar español por otra vía. Pero en 1858 lo ingresan en él destinado a Cuba como soldado raso. Había sido incorporado según consta en la Certificación de sus Servicios (Julio 13-1860) al «Regimiento de la Reina, 2do. de Lanceros, 4to. Escuadrón, hijo de Francisco y de María, natural de Cazorla, provincia de Jaén, carácter de Certificación que hemos copiado en parte. fue extendida en la Habana. manuscrita y «dada a trece de julio de mil ochocientos sesenta, y está anotada al número 1016» y expedida con carácter de licencia absoluta por el 2do, Cabo de la Capitanía General de la Isla en hoja especial impresa con escudos: «Don Ignacio Plana y Moneada, Caballero Gran Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, de la Americana de Isabel la Católica. de las de 3ra. y Ira. Clase de la Real y Militar de San Fernando. Comendador de la Real Orden Holandesa de la Corona de Encina. Mariscal de Campo de los Ejércitos Nacionales. Sub Inspector General de las Armas de Infantería. Caballería, Guardia Civil y Milicias Disciplinadas Blancas y de Color de la Isla de Cuba, 2dd'; Cabo de su Capitanía General, Gobernador Militar de esta Plaza Sub Inspector del Cuerpo de Bomberos & &». Antes de la firma del Segundo Cabo y de «El Secretario». el texto impreso dice: ... y pido y encargo a las justicias de las Villas y lugares por donde transitare, no le pongan impedimento ni embarazo alguno en su viaje, antes bien, le den el favor y auxilio que necesitare». Así observamos que no llegó a cumplir su servicio militar el 23 de junio de 1864 como señalaba el juramento por seis años de su ingreso en 1858.
Vemos que, espíritu anti-militarista, se separa del servicio tan pronto puede. Vive en Camagüey. Ejerce de maestro. Se instala después en San Juan de los Remedios del Cayo. Lo hacen secretario del Cabildo, posteriormente a haber ocupado la secretaría de la tenencia de gobierno. donde ya lo encontramos en agosto 10 de 1861. (3). En diciembre 12 de 1864 es secretario contador del «Ilustre Ayuntamiento': remediano (4), plaza que había solicitado oficialmente en noviembre 21 del propio año. como lo habían hecho «Juan F. Rodríguez Pérez y José Rodríguez y Avalo, y la cual desempeña en su carácter de interino al dimitir el secretariado Pelayo de Villanueva». Presidía el Teniente Gobernador Interino D. Julián Antón Diez.
Actúa en la sesión del Cabildo remediano en enero primero de 1865 (5). Tenía entonces veintinueve años. En abril tres el Ayuntamiento le otorga «Licencia a D. Francisco de la Torre para ir a España» (6).
¿ Qué intenciones tuvo Francisco de la Torre y con el viaje a España que no realizó? Llevaba y varios años de casado con Doña Rosa Mugica y la Sánchez, hija de Vicente Gregorio Mugica y Cabrera, que a su vez tenía por progenitora a .o. Maria Isabel Cabrera y Manso de Contreras con la vieja ascendencia remediana. En 1863 había os nacido en Remedios Luisa de la Torre y Mugica, le hija mayor y primogénita de toda la descendencia.. Los dos varones que tuvo el matrimonio morirían la pequeños. A la remediana Luisa, seguirían las otras, también cayeras, Matilde y Adela, para Ir finalizar el cuarteto femenino con Isabel ya en a Camajuaní (la novia romántica del Brigadier Juan Bruno Zayas).
(3) ANALES Y EFEMERIDES DE SAN JUAN DE LOS REMEDIOS Y SU JURISDICCION, José A. Martínez Fortún y Foyo. Tomo " (18S()..1867), p. 142. La Habana. Imp. Pérez, Sierra y Comp. Compostela Nos. 102-104. 1930.

(4) Ibid. (3), p. 174

(5) Ibid. (3), p. 203

(6) Ibid. (3). p. 204
Digamos de paso. sin adelantar acontecimientos, que antes de 1861, en tiempos pre-matrimoniales, D. Francisco de la Torre y Caruana, después de licenciado, pagaba a una persona para que ocupara su lugar en el cuerpo de voluntarios, corriendo con el pago también de todos los gastos adicionales. Hasta ese punto llegaba su espíritu anti-militarista, múltiples veces manifestado.
La familia de su esposa tenía una finca en Caibarién llamada LA LAGUNA, a causa de este gran depósito natural de agua que había en la misma, donde habitualmente, en una canoa al efecto se recogía una planta utilizada para hacer aparejos. Estaba la finca cerca de la fábrica de azúcar REFORMA, tirada por bueyes, donde se producía también raspadura.
En sus tiempos de noviazgo, Don Francisco de la Torre y Caruana se reunía en Remedios con su amigo D. Juan Bautista Carrión y Sampóul. habiendo relaciones entre las respectivas novias convertidas después en esposas: Rosa Mugica, de Antón Diez. la Torre; y Julia Péñate, de Carrión. la familia de Don Francisco guardaba versos dedicados a su novia en aquellos tiempos.
III
UN HOMBRE ENAMORADO
El proyectado viaje de 1865 a España tuvo la intención primaria de convertirse en un definitivo regreso con finalidad de terminar la carrera de derecho. Veamos algunas características de esa época. .
Desde el año anterior 1864, el Gobernador de la Isla de Cuba General Dulce había tenido choques con el sector negrero del partido español de la colonia. La trata negrera tenía entre sus magnates a Zulueta, cuyo apellido iría a denominar el antiguo poblado de Las Coloradas, otrora en territorio camajuanense (7). La retirada española de Santo Domingo «se consideró en Cuba una prueba de debilidad de España y de la inconsecuente política de sus gobernantes» (8). Cuatro ministerios habían desfilado por el gobierno español: Miraflores, Arrazola, Mon y Narváez (9). En febrero se da a conocer-en Remedios una circular sobre el aumento de la criminalidad (10). A la Biblioteca Pública abierta e inaugurada en el Liceo Artístico y Literario había contribuido Don Francisco de la Torre con algunos libros, teniendo el proyecto de entregar otros más, excepto los que llevaría con él para España en su viaje en organización. Había sido el secretario interino que levantó el acta de los acuerdos de la junta presidida por el Teniente Gobernador D. Telesforo Goróstegui. en que se acordó la reforma de la Sociedad Filarmónica remediana. (11). D. Francisco Javier Balmaseda donaría dos mil volúmenes a la recién creada biblioteca. (12).

----------------------------------------------------------------------------------------------------------



7) MANUAL DE HISTORIA DE CUBA. Ramiro Guerra y Sánchez. Habana, Cultural S.A .•. 1938. P. 561-

(8) Ibid. (7), p. 563. (9) lbld. (7), p. 564.

(10) Ibid. (3),T. 11, p. 203.

(11) Ibid. (3) ,T. 11, p. 199.

(12) Ibid. (3), T. 11, ps, 200-201. Ibid. (13). T. II. p. 225. 1
La situación política interior remediana no parecía presentar dificultades, pero en toda la Isla, a causa de la guerra civil norteamericana y los problemas relacionados con la esclavitud llevaban a un cúmulo de conjeturas y preocupaciones que trascendía hasta el interior de los Cabildos. D. Francisco de la Torre, deseando una vida de paz, piensa que en su tierra natal la podría encontrar. Hombre de veintinueve años, con una esposa de veinticuatro nacida por casualidad de concurrencias un mismo veintiocho de octubre, celebrando siempre el matrimonio la doble fecha mensual de natalicio, recíprocamente enamorados, no daría el paso del viaje sin un acuerdo mutuo. La esposa cubana se resiste a un transplante definitivo. Don Francisco que no se iría solo bajo ninguna circunstancia, se queda definitivamente en Cuba, sin renovar jamás su proyecto de volver en viaje definitivo de regreso a la tierra natal. Su responsabilidad de velar por la familia creada, que aumentaba en hijos, reforzada por el mantenimiento de la armonía hogareña, se conjugaba con el enamoramiento verdadero que le conocían sus amigos. Y recordaría muchas veces, un tanto festivamente, aquel «proyecto de huída», como lo calificaba su esposa. «El aplatanamiento», decía ella. «se convirtió en verdaderamente definitivo».
Retorna de inmediato a sus quehaceres de secretario del Cabildo ,y a otras actividades complementarias comerciales, a las que se preparaba, buscando una independencia que lo alejara de los cargos oficiales. Pasan los años 66 y 67. Durante este último, en octubre tres, pide una certificación «sobre su manejo en dicho cargo de secretario» (13).
En 1868 los ingresos del Cabildo remediano habían tenido merma junto con el aumento de los gastos. En la sesión del veintiocho de marzo levantó el acta en que «Trató el Cabildo extraordinario» de lo señalado: «Ofrecieron los presentes una derrama de más de catorce mil escudos y solicitaron la ayuda de los hacendados, comerciantes, etc.» (14). En septiembre 26 se rebaja el presupuesto de 56 173 escudos a 27717 (15).
En abril cinco de 1869 presenta la renuncia de secretario del «Ilustre Ayuntamiento» (16). Piensa dedicarse a actividades comerciales, asesoría y administración de bienes. En junio cinco es designado «depositario de los bienes del rico remediano D. Manuel José de Rojas». (17). En octubre once se le llama a operar con voluntarios por las Carolinas, cerca de Remedios (18), teniendo días después un cambio de disparos por Viñas, en territorio jurisdiccional (19). En diciembre veinte «se admite su renuncia como secretario-contador» del Ayuntamiento remediano, siendo sustituido por Antonio Ramón Llaverías, que venía ocupando el cargo de oficial de contaduría (20).
Inmerso en la vida civil de Remedios prepara su salida y cambio de residencia para el caserío de Camajuaní, dentro de la jurisdicción remediana, que entraba en ascenso. En abril 30 de 1870 asiste en Remedios a la reunión «Sobre la creación de la Guardia Civil en toda la Isla a petición de los hacendados», organismo profesional con el que estaba muy de acuerdo deseoso que se recargara la actividad militar en cuerpos al efecto. En diciembre 14 del propio 1870. es elegido presidente del Casino Español de Remedios. Al siguiente año, aumenta su contacto con residentes camajuanenses, teniendo allí una casa provisional que va poco a poco mejorando. En agosto 7 de 1874 ya aparece en histórico documento formando parte en Camajuaní de una junta para el arreglo de los caminos. Este es: el año en que un golpe de fortuna lo pone en posesión de la casona colonial que historiamos conjuntamente con su biografía.

-------------------------------------------------------



(14) Ibid. {31. T. 11 l. p. 8.

(15) lbld, (31. T. 111. p. 10.

{16) Ibid. (31. T. 1/'. p. 19.

(17) Ibld. (3J. T. ur, p. 30. (18) Ibid. (31. T. '1/. p. 30.

(19) Ibld. (3). T. "' p. 30.

(20) Ibid. {3J. T. 1/1. p. 19.

---------------------------------------------------------------------

IV

EL PRIMER ALCALDE DE CAMAJUANI
Don Francisco de la Torre y Caruana era de baja estatura. Tenia facciones finas. Era blanco de tez, rosado, sanguíneo. Su pelo castaño oscuro, casi negro. Ojos pardos. Usaba bigote y una mosquita (perilla) debajo del labio inferior. Ya en el último período de su vida se quedaría calvo.
Se conserva una fotografía de su juventud, sentado en una silla. Chaqueta larga, abierta, de solapas anchas, de una tela distinta a la de los pantalones. Está con chaleco y cadena a dos extremos diversos verticales. la mano derecha se apoya en el muslo correspondiente. la izquierda, un tanto colgante, con el antebrazo descansando en una mesita apenas perceptible. Un largo lazo de corbata se anuda al cuello. En el óvalo del rostro se destaca por arriba el pelo castaño oscuro, con peinado de raya a la derecha partiendo de la espaciosa entrada de la frente. A ambos lados superiores de la nariz aguileña los ojos vivaces enmarcados por discretas cejas. El bigote, con sus guías ligeramente hacia abajo destacan un centro lampiño. Sobresale una suave perilla circular moteada. la complexión proporcionada da una figura enjuta. Denota el retrato una personalidad física atractiva.
Caminaba rápidamente. Era algo impulsivo en sus maneras. A la vehemencia de su carácter, le decía su esposa algunas veces: «Aquiétate La Torre» (frase que recuerda la familia).
Vestía regularmente traje de dril crudo con chaleco: usaba una cadenita que iba de un bolsillo al otro del mismo, teniendo en un extremo prendido el portamonedas de redecilla con el dinero menudo, y en el otro, el reloj de oro, montado en rubíes, con sus iniciales, que le había costado unas cuantas onzas {21).
(21) Fue a pasar finalmente a su nieto doctor Luis Vidal de la Torre, fallecido en La Habana el veintidós de febrero de 1979, siendo el Presidente de Honor del Comité Habanero “Leoncio Vidal Caro” de la celebración del Centenario de Camajuaní. Ese reloj histórico del primer alcalde camajuanense debe pasar al Museo, pues al sorprenderle la a su nieto hacía pocos días que lo había mostrado en su casa.
Don Francisco de la Torre Caruana era un hombre caritativo sin exhibición. Un tanto dispendioso, sobrepasaban sus gastos muchas veces a sus entradas económicas. Esto lo llevó a hipotecar con frecuencia sus propiedades. Fue dueño de un tejar, situado en tierras de once caballerías, donde cultivaba tabaco, propiedad que más tarde perdió. Antes. de ser Don José María Espinosa y Font dueño del Central FE (hoy JOSE MARIA PEREZ), lo arrendó un año a sus propietarios, haciendo una zafra, con aquellos antiguos equipos, que le dejó diez mil pesos de utilidad: considerado en aquellos días un buen negocio.
Don. Francisco era un buen conversador. Expansivo, afectuoso en el trato. Tenía fama de hablar bien en público. Los Vidal -familia de oradores- le señalaban un defecto en su oratoria: cuando tenía un párrafo feliz que arrancaba aplausos, volvía sobre «la misma idea debilitando su discurso. Tenía una voz bien timbrada y una magnífica dicción española, según recuerdan los que lo conocieron.
En abril dos de 1875 ya se cita en documentos la Tienda de Don Francisco de la Torre y Caruana. Tres años más tarde, en 1878, veintiún vecinos de las tierras camajuanenses elevaron la suplicatoria carta de oficio al Teniente General Arsenio Martínez Campos, Gobernador General de la Isla de Cuba, con el informe favorable del Ayuntamiento de Remedios, para la autorización creadora de municipio independiente con sede en el Pueblo de Camajuaní, que había obtenido tal título en marzo de 1876, otorgado y refrendado por el Ministro de Ultramar D. José de Elduayen. Aquellos peticionarios, comerciantes españoles, se auto respaldaban en los vecinos del Partido de Camajuaní. Municipio de San Juan de los Remedios del Cayo). (22). El treinta y uno de agosto da 1878, a los setenta y dos días de promulgada en Cuba la ley Municipal Española de 1877 con algunas modificaciones, se autoriza oficialmente la creación del Municipio de Camajuaní.

* * *


En los apartados once y doce finales de nuestra monografía ORIGENES DE CAMAJUANI, abordamos pormenorizadamente todos los particulares de aquella creación hasta que se instaló el nuevo ayuntamiento, precisamente en la planta baja de la casona colonial de Don Francisco de la Torre y Caruana, primer alcalde municipal electo por mayoría de votos y designación oficial: lugar en que quedó constituido, el primero de enero de 1879 a las doce meridiano del día.
(22) En la conocida lista aparecían los siguientes nombres: Luis Velasco y Villanueva. Manuel Redondo y Mayor, Francisco de la Torre y Caruana, Manuel Sánchez y Granada. José Liñero y Miyar, José Antonio Zaporta y González, José Antonio Triana y Hernández, José Riva y Gancedo. Pedro Viera y Carrillo, Mateo Fernández y Fernández. Diego García y Coloma. Ledo. Juan Mir y Cirera. José Ma.. Padrón y Leal. Mateo Pérez y Arencíbia, Manuel Valdés y Salazar, Justo Jiménez y Martínez. José Pastor y Hernández, José Margolles y Valle. José Bode y Rosete. Manuel Naya y Muiño, Narciso Orovio y Collera (APUNTES HISTORICOS DE CAMAJUANI. José A. Martínez Fortún y Foyo. Mimeografiado. la Habana. 1943).
* * *
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal