Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo Unidad Asesora de Análisis Económico y Social



Descargar 179.11 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión18.12.2018
Tamaño179.11 Kb.
  1   2   3   4


Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo

Unidad Asesora de Análisis Económico y Social



Texto de Discusión No. 23


LA FINANCIACIÓN AL COMERCIO EXTERIOR DURANTE LA CRISIS FINANCIERA GLOBAL DE 2008-2009 Y SUS EFECTOS SOBRE EL COMERCIO EXTERIOR DOMINICANO
Rosalía Calvo Clúa
RESUMEN

Numerosos analistas de la crisis financiera del 2008-2009 sostienen que una parte del deterioro del comercio mundial sufrido en el período señalado fue debido a problemas de la financiación al comercio. Todos los países fueron afectados en mayor o en menor medida. Para el caso de la República Dominicana su singular inserción al entorno financiero internacional condicionó los efectos de la crisis financiera internacional sobre los flujos de comercio del país. Con una estructura productiva orientada a la exportación claramente diferenciada entre el segmento de las zonas francas y las exportaciones denominadas nacionales, los efectos de la crisis sobre los flujos comerciales varían dependiendo del segmento de que se trate, dadas las particulares condiciones de cada uno para obtener financiamiento en el exterior. En general, si bien no se obtienen conclusiones prescriptivas respecto a la hipótesis que se plantea para el caso dominicano debido a la escasa información estadística existente al respecto, sí se observa un comportamiento de las variables analizadas enmarcado en las tendencias seguidas por varios países en cuanto a la evolución negativa de su comercio exterior a consecuencia de las dificultades experimentadas para obtener financiamiento.



escudo de la república dominicana

Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo

Unidad Asesora de Análisis Económico y Social

MINISTRO

Juan Temístocles Montás

LA FINANCIACIÓN AL COMERCIO EXTERIOR DURANTE LA CRISIS FINANCIERA GLOBAL DE 2008-2009 Y SUS EFECTOS SOBRE EL COMERCIO EXTERIOR DOMINICANO
AUTOR1

Rosalía Calvo Clúa


COORDINACIÓN TÉCNICA

Magdalena Lizardo



SERIE

Texto de Discusión No. 24


Abril, 2016


Índice

1.Introducción 4

2.Caracterización del financiamiento al comercio. 4

3.El contexto regional macroeconómico y de la República Dominicana. 8

4.El deterioro de las condiciones del financiamiento exterior y sus efectos sobre el comercio exterior dominicano. 13

5.Consideraciones finales y conclusiones. 30

6. Referencias 33

1.Introducción

La financiación al comercio entraña una especial relevancia, en particular a raíz de la crisis financiera internacional de 2008/2009, ya que existe un amplio consenso en el hecho de que una parte del deterioro del comercio mundial se debe a problemas de la financiación al comercio. A este respecto Auboin (2009) indica que -según cálculos realizados por el Banco Mundial (BM)- se estima que el mercado de la financiación para el comercio es de US$10-12 trillones anuales, lo que representa aproximadamente alrededor del 80% de los flujos comerciales del año 2008, valorados en $15 trillones. Así mismo el autor también señala que estimaciones del BM apuntan a que el 85-90% de la caída en el comercio mundial desde la segunda mitad del 2008 es debida a la caída en la demanda mundial y entre el 10-15% es atribuible a la caída en la oferta de la financiación para el comercio. Estos porcentajes están relacionados con una de las características del comercio actual y es que el comercio se realiza tanto a través del modo tradicional (se vende en un país lo producido básicamente por un país), como a través de lo que se conoce como cadenas de valor, las cuales están fuertemente conectadas con el financiamiento internacional y generalmente implican una disociación entre lo producido en un país y su destino final (venta).

En el presente trabajo se estudia el comportamiento del financiamiento al comercio exterior en República Dominicana (RD) y sus posibles implicaciones sobre la evolución del mismo. Para ello se presenta en primer lugar un esbozo conceptual y teórico del tema, para pasar a continuación a describir el entorno regional, así como la realidad económica del país. En tercer lugar, se analiza la hipótesis de que las dificultades del financiamiento internacional han tenido efectos negativos sobre el comercio exterior dominicano y por último, se presentan algunas conclusiones y perspectivas que nos permiten explicar la actividad comercial internacional desde la óptica del financiamiento externo al comercio en el corto plazo. No obstante los esfuerzos realizados para recolectar información sobre la financiación al comercio, las estadísticas sobre este tema escasean, de manera que es muy difícil obtener una gran precisión en los resultados. La aproximación al tema es, pues, tendencial.

2.Caracterización del financiamiento al comercio.

Son varias las explicaciones existentes respecto a la caída del comercio internacional: la contracción de la actividad productiva, el aumento del proteccionismo, la escasez de financiamiento al comercio, entre otras.

La magnitud de las consecuencias del deterioro de las condiciones de financiamiento externo sobre el comercio exterior depende del contexto económico del país que se pretenda analizar, así como del período de estudio del mismo. No obstante, desde el punto de vista teórico o de las relaciones empíricas contrastadas existen diversos trabajos con resultados de interés para la hipótesis que se pretende demostrar. A continuación se esbozan algunas de sus hipótesis, tras abordar de manera breve el concepto de financiación al comercio.

La financiación al comercio es un tipo de crédito de bajo riesgo, en comparación con otros productos financieros, que requiere de garantías elevadas, básicamente debido a que cuando se realiza una venta al exterior de bienes tenemos siempre una demora importante entre la fecha de cobro de nuestros productos y el momento en el que dichos productos salen de nuestro control.

Entre las opciones de financiación más comunes, en primer lugar se tiene el prepago -total o parcial-, opción que otorga un relativamente alto grado de seguridad de que se recibirá el pago. Sin embargo, es difícil encontrar un comprador que esté de acuerdo con estas condiciones.

Otra opción es vender a través de una cuenta abierta, esto es, a través del envío de una factura al comprador junto con los bienes objeto de la transacción. Sin embargo, dadas las dificultades derivadas del cobro de deudas en jurisdicciones extranjeras, es posible que el vendedor sea reacio hacia este método de pago, especialmente con aquellos compradores con los cuales no se ha negociado anteriormente. Dicha modalidad que en los últimos años había ido ganando más importancia, debido a sus menores costos administrativos, disminuyó su utilización debido a la crisis financiera.

Entre estos dos extremos del prepago y la cuenta abierta se encuentra la carta de crédito. Este mecanismo consiste en un documento emitido por un banco en el que éste acuerda pagar el dinero de la transacción ante la presentación de los documentos especificados. Este documento tiene un costo creciente según se incrementan los precios de los bienes, pero puede reducir significativamente el riesgo de impago. Los niveles de riesgo de la carta de crédito están relacionados con la disponibilidad de documentos que se deben presentar al banco, la credibilidad del banco y los términos y condiciones del crédito, entre otros factores. Por lo tanto, según indica Vilarrúbia (2010), la financiación al comercio internacional es especialmente importante en los países emergentes con mercados financieros poco desarrollados y donde las cartas de crédito y su descuento mediante forfaiting2 representan una parte importante del crédito en la economía y del balance de los bancos y del sistema financiero.

Otro instrumento utilizado es la letra de crédito stand by. Presenta una estructura similar a la del crédito comercial, pero su función es diferente. El crédito comercial garantiza el pago por ejecución del contrato, mientras que el crédito stand by garantiza el pago en el caso de que no se ejecute.

Por último, señalar que los créditos son herramientas de comercio muy sofisticadas y no se agotan con los tipos presentados anteriormente. Si se estructuran correctamente pueden reducir sustancialmente algunos de los riesgos asociados con las transacciones internacionales, pero de no ser así pueden conducir a resultados desafortunados que difieren significativamente de las expectativas de las partes.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Asociación de Bancos para la Financiación y el Comercio (BAFT) (2009) el 80% de la financiación al comercio es estructurada (cartas de crédito e instrumentos similares, en los que se usa la mercancía como garantía) o utiliza una cuenta de liquidez otorgada contra deudas por cobrar. Aunque las transacciones comerciales internacionales conllevan riesgos tales como riesgo de impago, riesgo de pérdida o de alteración de la mercancía durante el transporte y riesgo de tipo de cambio entre otros, se considera que la financiación al comercio es una actividad financiera segura porque está respaldada por sólidas garantías y operaciones de crédito documentadas. Según algunos analistas la tasa de morosidad media del crédito comercial de corto plazo suele estar en torno al 0.2%, lo que implica que la mayor parte de los créditos son recuperados.

En la actualidad una fuente confiable de estadísticas de financiamiento al comercio proviene de la base de datos de Berne Union, la cual provee datos de las cifras de crédito a la exportación, procedentes principalmente de las agencias aseguradoras de créditos. No obstante lo anterior, el uso de dichas estadísticas es limitado debido al número de operaciones llevadas a cabo por los bancos, la variabilidad de los instrumentos utilizados por los bancos y la dificultad para obtener información sensible de los bancos comerciales más importantes. Una fuente alternativa para obtener información es la balanza de pagos, en particular la partida de créditos comerciales de corto plazo, del VI Manual de Estadísticas de la Balanza de Pagos. No obstante resulta difícil la recolección de información debido a los altos costos tecnológicos que implica el proceso de compilación de la misma. Por otra parte, dado que los flujos de capitales de corto plazo -entre los cuales están los créditos comerciales-, atraviesan varias veces en un año las fronteras, se dificulta la precisión en la recogida de información.

Una vez examinados los conceptos de financiación al comercio, es pertinente señalar que las crisis financieras de la década de los 90 y la acontecida en los años 2008-2009 han puesto de relieve las relaciones empíricas entre la variable de la financiación al comercio y el comercio, a tal punto incluso, como se desarrollará más adelante, de forzar una intervención de política. A continuación, se presentan de manera sintética algunos análisis empíricos que permiten caracterizar las relaciones entre la financiación al comercio y el comercio.

Según la Organización Mundial del Comercio (OMC) (2012) la investigación académica sobre el papel desempeñado por la financiación al comercio se multiplicó en el contexto de la crisis financiera de 2008-2009 y la posterior recesión económica cuando la caída del comercio mundial llegó a ser hasta 12 veces superior a la del PIB real. Para la citada institución la mayoría de los autores coinciden en que el descenso de la demanda fue la causante principal de la reducción de las corrientes comerciales. De hecho, parece existir un consenso resultante del conjunto de trabajos que intentan entender las causas del colapso del comercio mundial, respecto a que dicho derrumbe se explica esencialmente por el shock de demanda, aunque también se reconoce el papel del shock de oferta que representó la escasez de financiación global, la cual afectó particularmente a los bienes más comerciados internacionalmente.

Como lo demuestran los trabajos de Amiti y Weinstein (2011), Iacovone y Zavacka (2009) -desde una perspectiva histórica- y Auboin (junio y diciembre 2009), las restricciones en la oferta de crédito han tenido importantes consecuencias sobre los flujos de comercio. En el trabajo de Amiti y Weinstein (2011) se establece una relación causal entre las exportaciones de las empresas, su capacidad para obtener crédito y la salud de sus bancos. Utilizando datos de empresas entre 1990 y 2010 los autores concluyen que el financiamiento del comercio es responsable alrededor del 20% de la disminución de las exportaciones del Japón durante la crisis financiera de 2008-2009. En este estudio se pone de relieve la vulnerabilidad de las empresas exportadoras frente a aquellas cuya producción no está orientada a la exportación, así como la menor vulnerabilidad de las empresas multinacionales ya que gran parte de su comercio es intraempresarial y por lo tanto presenta menos riesgos. Por otra parte las multinacionales también optimizan el ciclo comprendido entre la fase de producción y la de comercialización, lo cual disminuye su necesidad de capital de trabajo, al minimizar el lapso existente entre la producción y el pago, lo que reduce los problemas de financiación.

El citado estudio está también alineado con los resultados de otra investigación realizada por Bricogne et al. (2012) para empresas exportadoras francesas donde se concluye que los sectores más dependientes de la financiación externa fueron los que más redujeron su actividad exportadora. También los resultados de Chor y Manova (2012) concluyeron que las condiciones del crédito formaban parte de los factores que habían provocado el hundimiento del comercio. En este último estudio se analizaron datos de empresas importadoras norteamericanas. Los efectos fueron particularmente mayores en los sectores productivos con condiciones financieras más precarias en el sentido de mercados de crédito más restringidos. También en un estudio de datos de panel de Korinek et al. (2010) para 43 países, se establece una relación entre el crédito comercial de corto plazo y las corrientes comerciales.

En cambio, otros estudios como los de Paravisini et al.(2011) y Levchenko et al. (2010) no consideran que la financiación al comercio haya desempeñado un papel relevante en el desplome del comercio. Tampoco para autores como Mora y Powers (2009) la financiación al comercio ha tenido un impacto significativo en la caída del comercio.

Según los resultados de algunas estimaciones preliminares para el caso de RD3 la sensibilidad de la oferta de exportaciones frente a la financiación al comercio –medida a través de elasticidades- arroja resultados del orden de 0.56, inferior a la sensibilidad de la demanda de exportaciones respecto a la demanda externa, aproximada por el producto interno bruto norteamericano (1.75), por lo que también estos resultados se alinean a los resultados anteriores.

Según Vilarrúbia (2010) existen otros factores que han influido sobre el reciente desplome del comercio internacional además de las dificultades de la financiación al comercio: las restricciones comerciales originadas por el proteccionismo, la especialización vertical y la composición de comercio. Dichos aspectos resultan interesantes en los estudios explicativos de las caídas del volumen de comercio4. Si bien no se abordan aquí estas relaciones, desde la contrastación empírica se esbozarán algunas ideas para el caso de la RD, ya que su estudio pudiera ser interesante para una futura investigación, especialmente los efectos de la composición de comercio (en particular los bienes de capital e intermedios) sobre los flujos de comercio.

3.El contexto regional macroeconómico y de la República Dominicana.



Contexto regional

El contexto regional latinoamericano no ha estado exento de las perturbaciones ocurridas durante la crisis financiera internacional 2008-2009 y la posterior etapa de recuperación que aún no se puede dar por concluida. Tanto los mercados financieros como la situación comercial de la región se vieron afectados, si bien con menor intensidad que los países núcleo de la crisis como fueron Estados Unidos en un inicio y después los países de la Unión Europea, algunos países al interior de ésta con mayor intensidad que otros.



Cuadro 1

América Latina y Rep. Dominicana

Varios indicadores económicos; 2000-2012

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal