Movilidad Social y Desigualdad Económica



Descargar 262.01 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión07.07.2017
Tamaño262.01 Kb.
  1   2   3   4   5
Movilidad Social y Desigualdad Económica
Juan Prieto-Rodríguez

(Instituto de Estudios Fiscales y Universidad de Oviedo)

Rafael Salas

(Instituto de Estudios Fiscales y Universidad Complutense de Madrid)

Santiago Álvarez-García

(Instituto de Estudios Fiscales y Universidad de Oviedo)


[versión preliminar (28 de Febrero de 2002)]
Resumen:

El objetivo principal de este trabajo es establecer desde un punto de vista, tanto teórico como empírico, la relación existente entre la desigualdad en la distribución de la renta y la movilidad social.

Los índices de movilidad social de intercambio y de desigualdad de la distribución de la renta se han calculado utilizando el Panel de Hogares de la Unión Europea (ECHP). La robustez de estas medidas se ha tratado de establecer calculando familias de índices con distintos parámetros normativos, lo que permiten hacer un análisis de sensibilidad de los resultados a las diferentes hipótesis.

Una vez calculados los índices, mediante la estimación de un modelo de efectos aleatorios, se ha comprobado que no existe una relación significativa entre estas dos variables, incluso una vez corregidos los efectos individuales de los distintos países.


Códigos JEL: D31, D51, D63, H24, J60
Palabras clave: movilidad, desigualdad, distribución de rentas, políticas redistributivas.

Dirección de correspondencia:

Juan Prieto-Rodríguez

Instituto de Estudios Fiscales

Cardenal Herrera Oria, 378

28035 Madrid

E-mail y número de teléfono:



juan.prieto@ief.minhac.es (+34-91-339-8974)


1.Introducción.

El objetivo principal de este trabajo es establecer desde un punto de vista, tanto teórico como empírico, la relación existente entre la desigualdad en la distribución de la renta y la movilidad social. Varios autores han resaltado la importancia de dichas variables y, así, por ejemplo, King (1983) propone un marco de bienestar social en el que se resalta el impacto positivo de la movilidad de intercambio frente al impacto negativo de la desigualdad económica.


Para cumplir este objetivo, en primer lugar, se propone un modelo teórico que trata de explicar la relación entre estas dos variables y en el que se introduce la movilidad como un indicador de la bondad de los emparejamientos laborales y de la eficiencia del sistema productivo. La conclusión fundamental del mismo es que la movilidad y la desigualdad en la distribución de la renta no se encuentran teóricamente relacionadas.
Para confirmar empíricamente la validez del modelo, en segundo lugar, se calculan los índices de movilidad social de intercambio y de desigualdad de la renta para 11 países de la Unión Europea en el periodo 1994-1996. La fuente estadística utilizada ha sido el Panel de Hogares de la Unión Europea (ECHP), que presenta la importante ventaja de ser una base de datos de panel homogénea, que permite comparar con mayor rigor la distribución de la renta de los diferentes países de la Unión Europea. Así mismo, se realiza un análisis de robustez de los índices calculando familias con distintos parámetros normativos, lo que permiten hacer un análisis de sensibilidad de los resultados frente a diferentes hipótesis sobre la aversión a la desigualdad.
La desigualdad de intercambio, que es la que aquí interesa, se basa esencialmente en un índice de reordenación. Utilizando las variaciones de los índices de Gini generalizados, se han calculado los índices de reordenación implícitos basados en la generalización de los índices de Atkinson (1980) y Plotkick (1981). Estos índices se definen haciendo uso del paralelismo entre la redistribución impositiva y el análisis de los cambios intertemporales de las distribuciones de la renta y fueron utilizados por Duclos (2000), quien los propuso para medir la desigualdad horizontal de los impuestos. Sin embargo, en otros trabajos como el de Salas (1999), se propone el uso de los índices de Atkinson (1980) y Plotkick (1981) para calcular la movilidad de intercambio entre regiones. Por otro lado, la desigualdad en la distribución de la renta se mide utilizando la familia de índices de Gini generalizados.
Una vez calculados los índices, se han puesto en relación la movilidad social y la desigualdad económica. En primer lugar, mediante un simple análisis gráfico, se observa la baja correlación entre estas dos variables, tanto año a año, como de manera conjunta para los tres periodos analizados. Para corroborar este resultado, se ha estimado un modelo de efectos aleatorios mediante el uso de la técnica de mínimos cuadrados generalizados. En este caso, se ha comprobado que no existe una relación significativa entre estas dos variables, incluso una vez corregidos los efectos individuales de los distintos países.

2.Modelo teórico.

El modelo teórico que se propone en esta investigación para explicar la relación entre la movilidad y la desigualdad en la distribución de la renta es un modelo de equilibrio general con dos agentes. Éstos, para maximizar su utilidad, deciden cuál es el esfuerzo óptimo a aplicar en el proceso productivo. Por otro lado, la movilidad se introduce como un indicador de la bondad de los emparejamientos laborales y de la eficiencia del sistema productivo. En consecuencia, el grado de movilidad existente determinará, también, la renta agregada y la renta de ambos agentes. Asimismo, las características de la distribución de la renta vendrán determinadas por la existencia o no de sector público y del sistema impositivo aplicado.



2.1.Supuestos del modelo


Sea una economía con dos individuos, uno con habilidad alta (high), que presenta una productividad potencial por unidad de tiempo igual a una unidad de eficiencia y el otro con habilidad baja (low) con una productividad potencial por unidad de tiempo de h unidades de eficiencia, donde h está comprendido entre cero y uno (0 < h < 1).

Las funciones de utilidad de estos dos individuos son iguales y aditivamente separables en renta, esfuerzo y movilidad:



donde
Por tanto, a estará entre cero y uno y b será mayor que uno. Además la derivada de la función de utilidad respecto a la movilidad podría ser positiva o negativa dependiendo de que a los individuos les guste o no la misma.
Se supone, asimismo, que el factor trabajo es homogéneo por unidades de eficiencia, es decir, el trabajo de el individuo menos hábil es un sustitutivo perfecto del trabajo de individuo más hábil. Por otro lado, el output es igual a las unidades de eficiencia incorporadas al proceso productivo ponderadas por la movilidad existente en el sistema productivo. Asimismo, las unidades de eficiencia serán iguales al esfuerzo, ponderado por la habilidad de los individuos, aplicado al tiempo disponible1. En esta situación, la productividad marginal de cada individuo será igual a su productividad media e igual al número de unidades de eficiencia ponderadas por la movilidad (variable proxi de la bondad de los emparejamientos laborales):



Y la producción agregada de esta economía será igual a:

En este modelo se van a distinguir dos casos. Primero, vamos a determinar la relación entre desigualdad y movilidad en una economía privada y, posteriormente, se estudia esta relación en una economía con un sector público redistribuidor de rentas.

  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal