Índice resumen 5 introduccióN 6 preámbulo 9 la desmaterialización de los actos 9



Descargar 0.81 Mb.
Página10/42
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño0.81 Mb.
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   42

5.2.Antecedentes sociológicos.

En una conferencia ofrecida en la Universidad Argentina de Belgrano, Jorge Luis Borges43 expresó: “De los diversos instrumentos del hombre, el más asombroso es el libro. Los demás son extensiones del cuerpo. El microscopio, el telescopio, son extensiones de su vista; el teléfono es la extensión de la voz; luego tenemos el arado y la espada, extensiones de su cuerpo. Pero el libro es otra cosa: el libro es la extensión de la memoria y de la imaginación”. Desde siempre el ser humano ha cultivado su culto por lo escrito, al cual se le atribuye un valor simbólico. Bástenos recordar el misterio que todavía constituyen los jeroglíficos de Isla de Pascua, para entender su vasta influencia.


Desde sus orígenes, la escritura ha sido revestida de un carácter sagrado y cargada de virtudes mágicas. En numerosas ocasiones este conocimiento maravilloso fue utilizado como herramienta de dominación y control. Estos elementos fueron retomados por el Derecho. Aún hoy se cita una famosa frase latina: “scripta manent verba volant” (“El escrito permanece, las palabras se esfuman”); criterio que comenzó a imponerse a partir del siglo XV con la invención de la imprenta. “Antiguamente, en efecto, la prueba testimonial era, después de la confesión, la que merecía mayor fe a los jueces, porque la palabra del hombre estaba abonada por una mayor confianza en razón de la influencia que la religión ejercía sobre las costumbres y porque eran los menos los que practicaban la escritura. Fue al restringirse por primera vez la admisibilidad de la prueba testimonial cuando la escritura comenzó a prevalecer sobre aquélla en el régimen de las pruebas... El principio, pues, de “testigos vencen escritos”, fue sustituido por el de “escritos vencen testigos”...”44. El escrito brinda un sentimiento de seguridad en razón de sus características de permanencia en el tiempo, de su contenido y del soporte papel.

5.3.Fundamentos materiales.

Son las características dadas por el soporte papel. Así, el escrito se beneficia, entre otras ventajas, de las siguientes:

a) Permanencia de su contenido y de sí mismo. Existe un factor espacio-temporal que es definido de manera neta en el escrito: la vocación de permanencia y de conservación.

b) Veracidad. Hace que el escrito sea un documento declarativo o constitutivo.

c) Autonomía. Marcado por la independencia física en su creación con relación al instrumento del cual procede y lo mismo respecto de su autor.

d) Inteligible. En tanto que portador de información, el escrito es accesible y puede ser difundido, es decir, que por su origen está destinado a circular (de manera física, pero también intelectualmente, como información).

e) Práctico y utilitario. Característica dada por su facilidad de manejo, instrumentalización y portabilidad. El desarrollo más notorio en esta área lo encontramos en las ciencias de la archivística y la bibliotecología.

f) Prueba en caso de litigio. Actualmente, en nuestro ordenamiento, casi todo conflicto de relevancia jurídica se desarrolla a través del medio escrito sobre soporte papel, lo que privilegia la literalidad antes que el principio de oralidad de la audiencia45.



5.4.Fundamentos jurídicos.

Entre las diferentes garantías jurídicas que le son acordadas al escrito citaremos las siguientes:

a) Fuerza probatoria. Constituye plena prueba cuando es reconocido o mandado tener por reconocido en los términos del artículo 342 y 346 de nuestro Código de Procedimiento Civil. En los demás casos puede llegar a constituir base de una presunción judicial.

b) Seguridad. Ella se traduce por las funciones de identificación (de su autor) y de autentificación (de su contenido).

c) Preeminencia acordada al escrito por el Código Civil, como medio de prueba de los actos jurídicos. En el mensaje de 22 de noviembre de 1855, en que el Ejecutivo proponía su aprobación al Congreso, se explica: “En el título De la prueba de las obligaciones, se hace obligatoria la intervención de la escritura para todo contrato que versa sobre un objeto que excede de cierta cuantía...”, a propósito de lo establecido en sus artículos 1708 y 170946.

d) Protección penal. En nuestra legislación se castiga la falsificación de documentos y de la firma, la destrucción de escritos y el abuso de firma en blanco.

e) Preconstitución de la prueba. Encuentra su mejor expresión en el escrito: ello confiere seguridad a los actos jurídicos que recurren a este medio probatorio. Los famosos tratadistas franceses Marcel Planiol y Georges Ripert, ya lo decían: “Cuando más se complican las relaciones sociales, mayores son las posibilidades de error de memoria o de corrupción que hacen insuficiente o peligrosa la prueba testifical. Los actos importantes de la vida, de que dependen nuestros derechos y nuestras obligaciones, no pueden ser dejados a la merced de los recuerdos más o menos fieles de aquellos que los han presenciado. La utilidad de las pruebas escritas preconstituidas no se discute ya y desde hace varios siglos su confección ha pasado a las costumbres de todos los pueblos civilizados”47.

6. LA ESCRITURA.

En la mayoría de las definiciones de documento se incide en el concepto de escritura, que el diccionario ya citado define, a propósito de escribir, como “representar las palabras o las ideas con letras u otros signos trazados en papel u otra superficie”48. Este vocablo proviene del latín scriptura, que importa el tradicional escrito en soporte papel. Nuestro legislador no ha contemplado ninguna definición de “documento escrito”. Sin embargo, el empleo de expresiones tales como “literal”, “acto”, “título”, se refieren a un documento escrito.


Tras la paulatina incorporación de ciertas normas, nuestro ordenamiento jurídico acusa una tendencia, imperante a nivel mundial, consistente en el desplazamiento o reemplazo de la escritura manuscrita por otras formas de registro, mecánicas o electrónicas. Un ejemplo de estas modificaciones legales que son relativamente recientes, está en el artículo 913 del Código de Comercio: “El libro bitácora o diario de navegación tiene el valor de un instrumento público, siempre que las anotaciones en él estampadas lleven la firma del oficial de guardia y estén visadas por el capitán de la nave. Estas anotaciones no deben tener espacios en blanco, ni enmendaduras o alteraciones... Con todo las anotaciones también podrán estamparse por medios mecánicos o electrónicos, siempre que éstos garanticen la fidelidad y permanencia de los datos consignados”49.
En razón del desplazamiento de los medios manuales de escritura se ha llegado a prescindir de los timbres y firmas tradicionalmente asociados a ella, de modo tal que, a partir de una importante reforma en materia tributaria50, el artículo 11 inciso final del Código Tributario expresa que “las resoluciones que modifiquen los avalúos y/o contribuciones de bienes raíces podrán ser notificadas mediante el envío de un aviso postal simple dirigido a la propiedad afectada o al domicilio que para estos efectos el propietario haya registrado en el Servicio y, a falta de éste, al domicilio del propietario que figure registrado en el Servicio. Estos avisos podrán ser confeccionados por medios mecánicos y carecer de timbres y firmas”.
Mediante la reforma citada, en el artículo 30 inciso segundo del Código Tributario se facultó a la Dirección Nacional del Servicio de Impuestos Internos para autorizar a los contribuyentes a presentar los informes y declaraciones en medios distintos al papel, cuya lectura pueda efectuarse mediante “sistemas tecnológicos”. Semejante norma se encuentra en el artículo 56 inciso tercero del Decreto Ley Nº825 de 1974, sobre Impuestos a las Ventas y Servicios, pero en este caso es obligada la exigencia de “los requisitos necesarios para resguardar debidamente el interés fiscal”.




Compartir con tus amigos:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   42


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal