Índice resumen 5 introduccióN 6 preámbulo 9 la desmaterialización de los actos 9


DOCUMENTOS ELECTRÓNICOS. 8.1.Noción y especie



Descargar 0.81 Mb.
Página15/42
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño0.81 Mb.
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   42

8. DOCUMENTOS ELECTRÓNICOS.




8.1.Noción y especie.

Técnicamente, el documento electrónico es un conjunto de impulsos eléctricos, que recaen en un equipo informático, y que sometidos a un adecuado proceso, a través de la máquina, permiten su traducción a lenguaje natural, inteligible, exteriorizado mediante un dispositivo de salida como, por ejemplo, un monitor o una impresora, hacia la pantalla y el papel respectivamente.


Podemos advertir, no obstante, diferencias de opinión en cuanto a una conceptualización precisa del documento electrónico, que se explican por la imprecisión que hay respecto al documento en general y a la confusión conceptual que existe respecto de las nuevas tecnologías.
En el aspecto semántico, existen opiniones tan variadas como discutibles. En un extremo, se consigue delimitar el uso del lenguaje, al observar, lisa y llanamente, que “el documento electrónico es aquel documento proveniente de la elaboración electrónica, y por ello, documento informático, será el que tenga su origen en la informática”107. En el otro, para admitir mayor soltura en la terminología, se ha llegado a sostener que el vocablo “electrónico” denotaría el género y expresiones como “digital” e “informático” constituirían una especie de lo electrónico. Ahora bien, el Diccionario de la Real Academia dice que “electrónica” es la “ciencia que estudia dispositivos basados en el movimiento de los electrones libres en el vacío, gases o semiconductores, cuando dichos electrones están sometidos a la acción de los campos electromagnéticos”. “Digital” alude a la representación por medio de números dígitos (el que puede expresarse con un solo guarismo) y se relaciona fundamentalmente con el computador digital, esto es, “aquel en que todas las magnitudes se traducen en números, con los cuales opera para realizar los cálculos”. “Informática”, por último, se define como el “conjunto de conocimientos científicos y técnicas que hacen posible el tratamiento automático de la información por medio de ordenadores”, o sea, por medio de computadoras. En aras de la precisión semántica, lo expuesto nos lleva a asentir con Emilio Del Peso Navarro108, quien considera que es más lógico utilizar el término documento informático que documento electrónico, por lo que de alguna manera viene a identificar ambos términos. En nuestro criterio, la expresión “documento informatizado” es todavía más precisa, pues contiene la idea de ser el “documento electrónico” un producto (más o menos, pero siempre cercano) de la ciencia informática, por ser ésta la que, al fin y al cabo, facilita el análisis de la información tan singularmente soportada, en tanto provee ciertos métodos racionales de tratamiento de la información mediante máquinas109. Sin embargo, tal como antes se hizo en forma electromecánica, mecánica y manual, en el momento presente aquel tratamiento de datos se realiza, de manera tan masiva como necesaria, por máquinas electrónicas, lo que explica a su propósito la expresión que nos ocupa y que hemos asumido en vista de la mayor familiaridad con que el término goza. En definitiva, tal como lo confirma Heredero Higueras110, “sería, sin duda, más exacto y significativo hablar de “documento informático” o “documento informatizado”, pero no es posible ya desconocer que el término “documento electrónico” se ha impuesto en el uso corriente del lenguaje”.
El “documento electrónico” se contiene en formato digital, en principio solamente legible por una máquina que, conforme a una serie de datos y parámetros y a un adecuado programa, registra –y según algunos incluso decide–, el contenido de la regulación de intereses en el caso concreto. Existe gracias al desarrollo de la ciencia informática, que es aplicada fundamentalmente gracias a aparatos de funcionamiento electrónico.
A efectos de propiciar el análisis jurídico, la doctrina se ha preocupado de señalar, con mayor o menor énfasis (e imaginación), los supuestos de hecho que comprende el documento electrónico. En el aspecto conceptual, quienes tratan la materia distinguen varios tipos de documentos electrónicos. Es más, algunos advierten sobre la conveniencia de referirse, por una parte, al “documento electrónico” y, por otra, al “documento informático”. Tal distinción discurre sobre la base de considerar un concepto restringido, en el primer caso, y un concepto amplio, en el segundo, al enfatizar la diferencia referida al soporte físico que los contiene. Esta distinción será asumida por nosotros en atención a la utilidad pedagógica que ofrece.
Algunos autores, inclusive, hablan de soporte con apellido, es decir, electromagnético o simplemente magnético. Consideramos esto como un error, ya que se refieren a un tipo de soporte determinado, y actualmente existen otros tipos que utilizan principios físicos distintos al electromagnetismo para almacenar y leer la información. Así, por ejemplo, existen los CD-ROM –compact disc-read only memory– que utilizan la refracción de la luz producida por un rayo láser, y no podemos dejar de pensar en aquellos que muy probablemente serán creados en el futuro y que tal vez utilicen otros principios físicos.
Otros piensan que se debe categorizar el documento electrónico no sólo por el soporte físico que lo contiene (electromagnético, óptico, etcétera), sino que también cabe hacerlo cada vez que la electrónica –o la informática, si se prefiere– interviene en la elaboración de cualquiera de los elementos del documento. Así, quedan comprendidos dentro de los documentos electrónicos aun aquellos cuyo soporte físico es el papel, en tanto la tecnología informática haya participado en alguna etapa de su elaboración. Esta distinción es, en principio, criticable si consideramos que hoy en día, producto de la masificación de las tecnologías de la información, una considerable cantidad de documentos en soporte papel han sido confeccionados gracias a la intervención de una computadora electrónica; luego, todos ellos habrían de ser categorizados como documentos electrónicos o, al menos, informáticos, lo que nos parece impropio, puesto que si el sistema informático que participó del proceso de documentación no está en condiciones de brindar información respecto al proceso de documentación, el documento en papel realizado con un computador no se distinguiría de los demás documentos corrientes en soporte papel, ya que sus problemas de validez y prueba no serían diferentes. Ante esta especie de documentos “cuasi electrónicos”, algunos autores prefieren hablar de “documentos de origen electrónico”, otros los asimilan a documentos electrónicos en soporte papel y otros, en fin, prefieren hablar de “nuevas formas de expresión gráfica”. Para nosotros, tales papeles son simples documentos.




Compartir con tus amigos:
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   42


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal