Nick & norah: una noche de musica y amor



Descargar 133.12 Kb.
Página1/3
Fecha de conversión01.07.2017
Tamaño133.12 Kb.
  1   2   3







NICK & NORAH: UNA NOCHE DE MUSICA Y AMOR



SINOPSIS


Dos personas se ven envueltas en una hilarante e insomne aventura nocturna que incluye cintas mezcladas, veladas que se prolongan casi hasta el amanecer y mucha música en vivo. Nick (Michael Cera) forma parte de la escena musical subterránea de Nueva York, cuida de su corazón roto y toca el bajo en su banda de ‘punk gay’, The Jerk Offs. Norah (Kat Dennings) cuestiona todos los prejuicios existentes acerca del mundo en que vive. A pesar de no tener nada en común, a excepción de su gusto musical, este encuentro fortuito los hará embarcarse en una misión que durará toda la noche: deben hallar el sitio donde una banda legendaria realizará un concierto no anunciado, y esta búsqueda, a su vez, constituirá una primera cita que podría cambiar sus vidas para siempre.

Carta de amor dirigida a la juventud, el destino y el centro de Manhattan, Nick & Norah: Una Noche de Música y Amor es una película que guiará a las audiencias a través de una gira musical por la afamada zona conocida como Lower East Side, y todo ello mientras los integrantes de esta peculiar pareja intentan darse una idea de lo que quieren llegar a ser – y de la ubicación exacta del recital que su banda favorita dará.

Columbia Pictures y Mandate Pictures presentan una producción de Depth of Field, Nick & Norah: Una Noche de Música y Amor. Una película estelarizada por Michael Cera (Superbad), Kat Dennings (The 40-Year Old Virgin), Alex Diseña (Fool’s Gold), Ari Graynor (Mystic River), Aaron Yoo (21) y Jay Baruchel (Tropic Thunder). Dirigida por peter Sollett (Raising Victor Vargas). El guión es de Lorene Scafaria y está basado en la novela de Rachel Cohn & David Levithan. La cinta ha sido producida por Kerry Kohansky (American Dreams), Chris Weitz (American Pie), Paul Weitz (In Good Company) y Andrew Miano (The Golden Compass). Joe Drake, Natahn Kahane y Adam Brightman fungieron como Productores Ejecutivos. El Director de Fotografía es Tom Richmond (Chapter 27); la cinta ha sido editada por Mirón Kerstein (Garden State). El Diseñador de Producción es David Doernberg (Junebug) y los disfraces son creaciones de Sandra Hernández (El Cantante). La música es de Mark Mothersbaugh (The Royal Tenenbaums) y la supervisora musical es Linda Cohen (There Will Be Blood).

El tiempo de duración de Nick & Norah: Una Noche de Música y Amor es de 80 minutos.

Como único integrante heterosexual de The Jerk Offs, Nick, amante de la música y próximo graduado de preparatoria, es asimismo un asiduo admirador de la escena independiente de Nueva York. Por otro lado, se encuentra en proceso de recuperación tras el desastroso final de su última relación amorosa. Nick se conduele a solas, encerrado en su habitación suburbana, ubicada en Nueva Jersey, y se dedica exclusivamente a la grabación incesante de los CD’s mezclados que suele regalar a Tris (Alexis Dziena), su superflua ex.

Norah Silverman (Kat Dennings) es la hija de un alto ejecutivo de la industria musical y, ante la perspectiva de la universidad, comienza a cuestionárselo todo acerca del mundo, incluyendo su relación intermitente con un músico oportunista llamado Tal (Jay Baruchel). Compañera de clase y antigua rival de la despiadada Tris, Norah ha pasado un tiempo recuperando los discos mezclados que la ex de Nick arroja rutinariamente al cesto de la basura. Para Norah, estos CD’s son como una ventana al corazón y a la mente de un desconocido que bien pudiera ser su alma gemela.

Sus vidas colisionan cuando su banda favorita, una maravilla elusiva y subterránea llamada “Where’s Fluffy”, anuncia un concierto sorpresa en Nueva York. Nick, Norah y el resto de los fanáticos de este grupo pasan toda la noche deambulando por Manhattan, en busca de todas las oscuras claves que puedan conducirles al evento.

En la madrugada, Norah y su amiga Caroline se adentran en el club donde The Jerk Off se presentan e inmediatamente se siente seducida por la personalidad que Nick despliega sobre el escenario. Cuando Tris hace su arribo, Norah le pide a Nick que finja ser su novio para que su rival no sepa que en realidad va sola. Nick acepta, por las mismas razones, y tras un despliegue público de afecto, la pareja descubre con asombro una conexión más profunda.

Sin arredrarse ante los malos tratos de Tris, Norah está lista para proseguir la búsqueda de Fluffy, pero su amiga Caroline ya no está en condiciones y Norah preferiría llevarla a casa antes de que cometa alguna tontería. Temiendo poner en riesgo la vida de Caroline si la hace tomar un autobús, Norah le pide a la banda que la lleven a Englewood.

Los compañeros de Nick, Dev (Rafi Gavron) y Thom (Aaron Yoo), creen saber cuando una chica indicada para su camarada ha llegado. Ansiosos por liberar a su amigo del embrujo de Tris, los compinches maquinan un plan para dejar solos durante un rato a Nick y Norah. Acceden llevar a Caroline si Norah se queda y se une a la búsqueda de Nick.
Una vez dentro del claustrofóbico Yugo ‘clásico’ de Nick, las cosas comienzan a empeorar a causa de ciertos desencuentros entre Nick y Norah. Tras un azaroso encuentro con el ex de Norah, Nick pierde los estribos. Justo cuando la pareja decide despedirse, Dev y Thom les llaman para informarles que Caroline ha desaparecido.

Mientras Nick y Norah dan vueltas por Manhattan en busca de Caroline, su amor por la música, su necesidad de amor y sus peculiares formas de ver el mundo comienzan a entrelazarse y a formar el patrón de una noche única.



ACERCA DE LA PRODUCCIÓN

Nueva York de noche es una ciudad llena de romance, aventura y una pizca de lo inesperado. En Nick & Norah: Una Noche de Música y Amor, un chico y una chica se sumergen en una velada musical que ninguno de los dos olvidará jamás.

Para Andrew Miano y Kerry Kohansky, productores de esta peculiar comedia romántica, Nick y Norah: Una Noche de Música y Amor supuso una oportunidad para revivir aquellas noches de juventud en las que tanto los padres como la escuela brillaban por su ausencia en las mentes de los protagonistas; noches que por si fueran pocos estaban preñadas de posibilidades. “Kerry y yo leímos este libro hace tres años. Huelga decir que la historia nos hechizó”, dice Miano, cuyas colaboraciones previas con Kohansky incluyen The Golden Compass y American Dreamz. “Nosotros mismo fuimos protagonistas de noches así durante nuestros tiempos en la preparatoria o la universidad. Nos pareció que mucha gente podría identificarse con aquellos momentos de la vida en los que podemos pasar una noche mágica con una persona que quizás no volvamos a ver”.

Al igual que los personajes principales de la película, Kohansy creció en los suburbios y adoraba manejar a la ciudad a fin de ver a las bandas y a los chicos más explosivos. “Durante mi lectura sentí una increíble nostalgia”, comenta. “Cuando te encuentras cursando el último año de preparatoria la vida sólo gira alrededor del amor y los amigos. Todo es aparentemente tan real, tan serio y complejo. Las cosas no se presentan sólo en blanco o sólo en negro. Nick and Norah es un libro que logró transportarme a esos tiempos.


“Muchas personas podrían contarte alguna historia acerca de una noche inolvidable”, dice Kerry. “Tu identidad no importaba, el mañana tampoco. Sólo importaban la noche y los momentos juntos, quizá yendo a un club a ver una banda o escuchando música, sin saber si volverías a ver a esa persona. Nick & Nora: Una historia de Música y Amor es acerca de estos recuerdos imperecederos. Estoy segura de que la gente que vea la cinta hará lo propio rememorando y se dirá, ‘Muy bien, lo entiendo perfectamente’”.

Miano asegura que su intención consistió en recrear lo que sintió la primera vez que vio esas icónicas películas de los años ochenta. “Crecí con cintas como las de John Hughes o Say Anything. Recuerdo que a la salida siempre me parecía haber vivido esas dos horas activamente, como si yo fuese el héroe en la pantalla”, dice Miano. “Te montabas en el viaje de estos personajes y al final podías sentirte muy satisfecho emocionalmente. Ver estas historias me hacía sentirme feliz porque los personajes me importaban y sus encuentros siempre lograban emocionarse muchísimo.

“Y ése es el tipo de viaje que anhelábamos crear”, prosigue el director. “Queremos que las audiencias abandonen las salas de cine sintiendo este hechizo, porque saben muy bien que esto es algo que les podría ocurrir, o que alguna vez les pasó. Ésta es la meta: que la gente quiera contarle a sus amigos acerca del grandioso viaje que acaba de realizar”.

Nick & Norah: Una Historia de Música y Amor está basada en la novela del mismo nombre, escrita por Rachel Cohen & David Levithan. Cohn es muy conocida gracias a sus realistas y muy elaborados personajes adolescentes, mientras que Levithan es un pionero del género de la literatura para adultos jóvenes. En su primera colaboración, los autores fabricaron una noche neoyorquina, mágica y misteriosa, y conjuntaron a dos renuentes románticos que, dado el caso, podrían estar hechos el uno para el otro.

La novela se convirtió en una gran fuente de inspiración para los realizadores. “Nick y Norah son muy complejos”, dice Kohansky. “Y en la cinta hemos tratado de duplicar las voces, las actitudes, de estos personajes literarios. Todo el material se encontraba presente en el libro. Sólo tuvimos que añadir unas cuantas capas al conflicto y esto lo logramos mediante la desaparición de Caroline.

“Primero quisimos utilizar algunos extractos del texto, leídos por un narrador invisible, pero finalmente prescindimos de ellos”, comenta la productora. “Las voces de los personajes resultaron eran muy sólidas, tanto en la novela como en nuestro guión, que en realidad nos dimos cuenta de que no necesitábamos ninguna voz guía. Por ejemplo, cuando Norah se adentra en el bar y descubre a Nick, ella decide inmediatamente que él será la persona a la que besará, y el público puede darse perfecta cuenta de lo que estos personajes están pensando.”.

Los productores contactaron a Peter Sollett, un joven director en ascenso que ya contaba con algunos reconocimientos otorgados tanto en el Festival de Cannes como en el de Deauville. “Siempre existe una pequeña lista que incluye los nombres de aquellos con los que te gustaría trabajar, y la nuestra incluía el nombre de Pete”, dice Miano. “Cuando le describimos el proyecto, a él le pareció algo increíble – Nueva York, la música, todo ello y más. Nos llamó de vuelta enseguida para comunicarnos que había decidido aceptar la oferta”.

Kohansky, quien asistió a la Universidad de Nueva York y fue compañera de Sollett, asegura que la decisión de convertir a Pete en el director de la cinta no le llevó más de un segundo. Su cinta anterior, Raising Victor Vargas, fue aclamada por la crítica y se convirtió en una de las cintas favoritas de los productores. “Y además giraba en torno a un chico y una chica que se enamoran en la zona conocida como el Lower East Side”, dice Kohansky. “Entonces, en esa cinta tenemos a dos chicos urbanos que retozan alegremente en la ciudad. A nosotros nos dio la impresión de que Pete conocía el territorio a la perfección y su manera de hacerte amar a los personajes nos pareció lo más adecuado para nuestro proyecto. Al final, Pete se desempeñó admirablemente. Le gustó tanto la música que incluso realizó unas cuantas elecciones sumamente atinadas”.

Sollett se sintió atraído por el guión inmediatamente por la sencilla razón de que el argumento reflejaba a la perfección su propia rutina neoyorquina. “Me encontraba tomando un descanso entre dos producciones”, dice el director. “Esto quiere decir que no tenía que levantarme temprano. Por primera vez en mi vida pude aprovechar todo lo que la ciudad de Nueva York suele ofrecer de noche. Reconocí muchos de los lugares que experimenté y disfruté durante esa etapa de mi vida”.

Pero, para el director, el guión significa mucho más que eso: “Uno de los muchos aspectos de la cinta gira en torno a estar enamorado a los dieciocho años”, dice. “Ese detalle me conmovió porque, durante mi estancia en la universidad, conocí a una persona que sacudió mi vida. En esos tiempos, yo era un chico de las afueras de la ciudad, pero ella vivía en Manhattan. Cada noche cruzaba el puente que me llevaba al área metropolitana y me quedaba con ella hasta las dos o tres de la mañana. Y luego tenía que salir de manhattan y regresar a casa. Uno de los temas que el guión aborda tiene que ver con el disfrute que cada hora vivida así supone”.

A lo largo de la noche, Nick y Norah conducen por las calles de Nueva York, primero buscando las claves que los llevarán al concierto de Where’s Fluffy, luego a fin de hallar a Caroline, la amiga de Norah. “Es una especie de viaje mágico a través de Nueva York”, dice Miano. “En el transcurso de una noche, dos chicos tratan de dar con su banda favorita, pero también se enamoran. Aunque pareciera como si la noche hubiese maquinado un plan para mantenerlos separados. Hay tantos obstáculos. La aventura comienza realmente cuando sus amigos deciden llevar a casa a Caroline.

“Nuestro truco consistió en crear unos personajes con los que la audiencia pudiera identificarse”, dice Sollett. “No es muy difícil crear ambientes en los que el público pueda sumergirse. Incluso si uno de los personajes de cierta escena se parece a ti, o si el conflicto en el que se encuentra inmerso te recuerda algún aspecto de tu propia vida, las cosas podrían adquirir un matiz sumamente gracioso.

“Por ejemplo”, prosigue, “cuando Nick y Norah se encuentran de pronto solos en el interior de un automóvil y descubren que se gustan- una situación así es fácil de entender porque, en cierto sentido, es como una cita a ciegas.

“El mensaje de la película no es muy complicado”, según Sollett. “Si permites que el mundo te vea como realmente eres, podrás descubrir todo lo que tienes en común con los demás.

“Norah y Nick comparten una cosa: su manera de alimentar el escudo que han construido para protegerse”, dice el director. “A lo largo de su aventura, ellos lograrán abrir muchas fisuras en sus fachadas y todo esto les conducirá a una escena de amor muy peculiar, en la que ambos bajarán la guardia muy lentamente. Este viaje tan emotivo es el de Nick y Norah, los héroes y representantes de nuestra cinta”.




SELECCIONANDO A NICK Y NORAH

Nick & Norah: Una Noche de Música y Amor ostenta un ensamble compuesto por el talento juvenil más emocionante del momento, así como unos cuantos rostros bastante conocidos. “Tuvimos suerte durante la configuración del elenco”, dice Andrew Miano. “Todos nuestros actores son gente enormemente talentosa, pero asimismo personas muy aterrizadas y humildes. Definitivamente no están cortados con tijeras hollywoodenses”.

Michael Cera, quien salió invicto dos veces el año pasado gracias al éxito de las cintas Superbad y Juno, interpreta a Nick, el conmovedor bajista adolescente cuyo vasto conocimiento musical resulta ser la llave al corazón de Norah. “Cuando compramos el libro, hace cuatro años, teníamos en mente a otro conjunto de adolescentes para este papel”, comenta el productor. “No recuerdo a nuestro prototipo de entonces, pero Michael estaba listo para representar un papel secundario. Lo conocimos gracias a “Arrested Development”, es decir, años antes de Superbad. Afortunadamente, el paso del tiempo nos favoreció a todos, incluyendo a Michael”.

“Michael es gracioso y encantador, y cuando lo ves sobre la pantalla es muy fácil enamorarse de él”, dice Kerry Kohansky. “Es un actor muy apasionado, pero no resulta intimidatorio. Al contrario, es mucho más sencillo dejarse atrapar por su encanto y su ingenio”.

Cera asegura que tanto el diálogo como el argumento del guión constituyeron los elementos que lograron seducirle y hacerle aceptar la oferta. “Así como la estructura. El guión lo tenía todo, así que no opuse resistencia alguna.

“Leí el libro para darme una idea del tono y a Pete le hice miles de preguntas”, prosigue el actor. “Ensayamos un poco y las cosas comenzaron a acomodarse por sí solas en el set. Esto no se debió tanto a la improvisación o la creación de las bromas adecuadas para las escenas como a búsqueda minuciosa de la realidad de los sucesos”.

“Michael es el antídoto perfecto para la persona con la que Norah había estado saliendo”, dice Peter Sollett. “Su ex es un músico sumamente desagradable, además de un completo oportunista que sólo la utiliza para acceder a los importantes contactos de su padre dentro de la industria disquera. La naturaleza de Michael se opone a esta clase de deshonestidad y manipulación, porque él es muy sincero y de buen corazón. Además, Michael es encantador, y su talante no asusta a personas como Norah, que pasan por momentos terribles a causa de una relación conflictiva”.

Para el papel de Norah, los realizadores eligieron a Kat Dennings, quien interpretó a la hija de Catherine Keene en The 40-Year Old Virgin. “Colaboramos con Joseph Middleton, nuestro director de castings, “ dice Miano. “A él se le conoce por su buen ojo con los talentos jóvenes. Él dirigió el proceso de selección en Go y en American Pie. Él conocía a Kat, así que llamarla fue su idea. Kat es bella y sencilla, y me parece que es posible ver estos rasgos desplegados en la pantalla.
“El personaje de Michael necesita a alguien que lo presione y lo ponga en aprietos, sólo así logrará trascenderse”, prosigue el productor. “Nick sólo funciona cuando la mujer de la que se está enamorando se comporta ruda y agresivamente con él, y eso es algo que Kat puede realizar espléndidamente”.

“La primera vez que vi la cinta, me volví hacia Pete para decirle, ‘Kat me recuerda a Julia Roberts en Mystic Pizza”, comenta Kohansky. “Tiene una hermosa sonrisa y cuando la esboza no puedes sino sentir una cierta calidez en el corazón. Es una identidad total: como si ocuparas su mente”.

El director considera que Dennings es una “Actriz impresionante. Es una talentosa individualista, y no teme expresar sus puntos de vista u ostentar su peculiar personalidad. No existen muchos actores jóvenes con el coraje y el valor para ser ellos mismos frente a las cámaras. En mi opinión, nadie más refrescante que Kat para reavivar la flama en el marchito corazón de Nick, quien ha sufrido un desengaño espantoso. Kat es perfecta”.

A pesar de que Dennings admite que nunca experimentó una noche como la de la película, la actriz asegura que ningún otro papel desempeñado en el pasado se acerca tanto a su propia personalidad. “Obviamente no soy idéntica a la Norah del libro”, comenta. “Debes permitirte ciertas libertades durante el proceso de adaptación cinematográfica. Por ejemplo, el lenguaje de nuestra cinta no es tan subido de tono ni tan obsceno como el de la novela. Nosotros deseábamos realizar una producción mucho más accesible”.

El secreto que Norah mantiene bajo llave durante la mayor parte de la película es que ella es la hija de un productor musical realmente famoso. “A ella le aterra la idea de que la gente sólo se le aproxime para pedirle un favor o para enviarle un CD promocional a su padre”, dice Dennings. “Con Nick ella es muy reservada. Sólo hasta el final de la película se decide a confesarle su secreto”.

Esa revelación tiene lugar durante una de las escenas favoritas de la actriz, filmada en un legendario estudio de grabación de Nueva York. “¿Electric Ladyland” Cuando lo supe casi me desmayo. David Bowie cruzó ese mismo pasillo. La camisa de Jimi Hendrix se encuentra colgada en una de las paredes. Toqué una Steinway blanca. Estaba tan emocionada. ¡Creo que derramé unas cuantas lágrimas!”

Dennings se sintió muy vinculada a la actriz que interpreta a su amiga en la película. “Ari Graynor es mi mejor amiga, para toda la vida”, dice. “Ella interpreta a Caroline. La mejor amiga de Norah. Caroline siempre está borracha, así que, en cierto sentido, Norah suele desempeñarse como una extraña madre sustituta, siempre cuidando de ella”.

Graynor, quien ha trabajo exhaustivamente en televisión y cine, se erige como el catalizador de casi toda la acción nocturna de esta cinta. Caroline es quien insta a Norah para que ésta aborde a Nick, y es Caroline quien resuelve el misterio de Where’s Fluffy. Asimismo se convierte en el objeto de una búsqueda de pepenador realizada a lo largo y ancho de la ciudad. Ella desaparece justo después de que los compañeros de banda de Nick se han mostrado dispuestos a llevarla a casa.

“Creo que todos conocimos alguna vez a una persona como Caroline”, dice Kohansky. “Todos hemos oído hablar de la clásica chica fiestera que suele desaparecer periódicamente, que se pone a cantar inesperadamente en el centro del bar o que sencillamente se comporta de extraña manera”.

A pesar de que la interpretación de Graynor constituye una especie de respiro cómico durante la cinta, los momentos más emotivos resuenan profundamente en su interior. “La película trae a colación una serie de cosas que solemos pensar”, dice la actriz. “Norah le dice algo a Nick acerca de la soledad que puede haber entre dos personas, algo muy diferente a estar solo. Sé a qué se refiere. Recuerdo que cuando leí este diálogo por primera vez me pareció maravilloso que alguien pusiera estas ideas y estas conversaciones en las bocas de unos chicos de dieciocho”.

Uno de los puntos álgidos para Graynor fue haber podido compartir el set con Michael Cera. “Michael es todo un genio”, dice. “Yo siempre he sido una gran admiradora de su trabajo. Esta oportunidad ha sido algo increíble. Es tan rápido y oportuno”.

Dev y Thom, los miembros homosexuales de la banda de ‘punk gay’ de Nick, así como sus mejores amigos, han sido interpretados por Rafi Gavron y Aaron Yoo. “Cuando Rafi y Aaron llegaron a la audición, todos creímos que ya eran amigos”, recuerda Miano. “Y eso funcionó perfectamente en el contexto del grupo musical de la película. Ellos interpretan a dos jóvenes que probablemente estuvieron enamorados en otros tiempos, pero que ahora se han convertido en mejores amigos. Dev y Thom se conocen muy bien, así que les es fácil predecir sus mutuas acciones- una dinámica interesante y muy divertida”.

Un punto de suma importancia para los realizadores fue la búsqueda de un balance realista entre Thom, Dev y Nick. “Creo que lo más hermoso de esta cinta es la honestidad con la que aborda la amistad y el amor, especialmente en lo concerniente a las amistades entabladas entre gente gay y heterosexual”, dice Yoo. “Sólo en un par de ocasiones, a lo largo del desarrollo de la cinta, resulta importante aclarar que Dave y Thom son gay y Nick no, pero esta clase de situaciones no difieren mucho de la vida real. No es gran ciencia”.

“Este guión es uno de los mejores”, dice Gavron. “Es tan auténtico. Es mi primera comedia y en realidad no paré de reír, y eso fue muy hermoso. La risa es un deporte muy saludable”.

El personaje de Yoo, Thom, es el menos exuberante y el más enfático de los tres. “Dev es un cantante perfecto”, dice. “Él es muy bueno para llamar la atención. Nick, en cambio, constituye un apoyo perfecto y estorba muy poco. Y a Thom me gusta verlo como el color de un lienzo. Es muy emotivo. Sólo le interesa el amor, la experiencia y el presente”.

Jat Baruchel, quien recientemente apareció en la comedia veraniega tropic Thunder, Interpreta a Tal, el insufrible novio de Norah. “Interpretar a este desgraciado fue fascinante”, nos dice. “Hay mucha libertad cuando sólo te interesas por tu persona. Este impostor constituyó mi venganza. He conocido a muchos impostores a lo largo de mi vida; todos ellos me hicieron la vida imposible, así que ésta fue mi oportunidad para vengarme de toda su hostilida.

“Este guión ha sido lo mejor que he leído en mi vida”, prosigue. “Esta película fue como poder sentarse en la cafetería con la gente más popular de la escuela durante el descanso. Desde el principio supe que todos los involucrados eran actores de primera”.

Nick & Norah: Una Noche Música y Amor está repleta de estrellas invitadas. “En este sentido también corrimos con suerte”, dice Miano. “Trabajamos con Seth Meyers, de “Saturday Night Live”; con Eddie Kay Thomas de American Pie, quien interpreta a Jesús. John Cho, el Harold de las cintas conocidas como Harold and Kumar, ha colaborado con nosotros en prácticamente todas las películas que hemos realizado. Y si tomamos en cuenta que uno de los temas principales de esta cinta es la música, qué mejor que haber podido contar con la participación de Devendra Banhart, un intérprete y cantante sencillamente fabuloso”.

Kat Dennings secunda con entusiasmo este parecer. “Cuando Pete me dijo que Devendra Banhart trabajaría con nosotros, yo le dije, ‘¡Mentiroso!’ No me lo podía creer”.

El director Peter Sollet sostiene que su elenco aportó una gran cantidad de energía juvenil a la filmación. “Contamos con un ensamble de carismáticos y maravillosos actores jóvenes, todos ellos entre los dieciocho y los veinte años. Todos ellos se alegraron de poder rodar, por primera vez en sus vidas, en horario nocturno, y es que muchos de ellos son auténticos búhos. Nuestros actores cayeron en la cuenta de que formaban parte de algo muy especial, y me parece que se mostraron muy agradecidos. No puedes esperar que una producción como ésta se convierta en algo tan espontáneo y volátil como las noches que la inspiraron, pero lo importante consiste en intentar que los actores se sientan tan motivados como la primera vez”.

Según Ari Graynor, “Peter sabe guiarte, pero sólo cuando resulta necesario. Me siento impresionada, incluso agradecida, por su receptividad y por su manera de respetar la libertad. Es un tipo fenomenal y quizá por ello supo configurar un grupo de trabajo sencillamente increíble”.

Los actores aseguran que se sintieron vinculados de inmediato. “Todos mis compañeros son muy divertidos”, dice Cera. “Almorzábamos juntos, descansábamos en el mismo autobús y jugábamos videojuegos”.

“Nos convertimos en amigos de verdad”, dice Dennings. “Cada vez que nos vemos adopto sin pensarlo el tono de mi personaje”.

Tal y como al parecer ocurrió con el resto de los actores, Gavron nunca antes había trabajado con tanta gente de sumisma edad. “No podría explicarte por qué tuvimos tan buena química, pero puedo asegurarte que la pasábamos muy bien incluso fuera del horario de trabajo”, dice el actor. “En el set, casi todo el tiempo lo pasamos en el autobús de Michael, jugando videojuegos de golf o PlayStation 3. Por lo general, en una película siempre hay tensión, pero esta vez no. Reímos juntos y aprendimos a querernos y respetarnos”.




Compartir con tus amigos:
  1   2   3


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal