Nietzsche: filologíA, filosofía y crítica de la cultura



Descargar 257.54 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión05.04.2018
Tamaño257.54 Kb.
  1   2   3   4

rotulo2

COMUNICACIÓN VETADA PARA EL CONGRESO1:

III CONGRESO INTERNACIONAL "NIETZSCHE: FILOLOGÍA, FILOSOFÍA Y CRÍTICA DE LA CULTURA"

UNIVERSIDAD COMPLUTENSE DE MADRID - SOCIEDAD ESPAÑOLA ESTUDIOS NIETZSCHE (SEDEN)

"¡Ay de la bestia hombre triste y loca! ¡Qué ataques le dan, qué antinaturaleza, qué paroxismos de locura, qué bestialidad de la idea le embarga en cuanto se le impide mínimamente ser bestia de hecho!"2

EL HOMBRE ANIMAL DE NIETZSCHE

Presentamos un resumen temáticamente estructurado de las expresiones sobre "animal hombre", en todos los escritos de Federico Nietzsche publicados en alemán3.

KURZFASSUNG. Die Texte Friedrich Nietzsches über das "Thier Mensch" vorschlagen die zoologische Philosophie der Wildnis, die Moral der Bestialität und Raubzüge, die Biologie des Rassismus und der Eugenik, die Geschichte der Bewusstlosigkeit, die grosse Politik der Führern Herren der Erde, die Religion des Satyr Gott-Bock, die Physiologie der untersten Instinkte, kurz gesagt, die Zeugung von dem "Übermensch Unthier und Überthier".

ABSTRACT. The texts of Nietzsche on the "animal man", intend the wild zoological anthropology, the morals of the bestiality and predation, the biology of eugenics and racism, the history of unconsciousness and eternal return, the politics of the beast State, the religion of the satyr god, the physiology of basic instincts, to sum up, the reproduction of the "superman monster superbeast".

RESUMEN. Los textos de Nietzsche sobre el "animal hombre" proponen la moral de la bestialidad y la depredación, la antropología zoológica salvaje, la biología del racismo y la eugenesia, la historia de la inconsciencia y el retroceso, la política del Estado bestia, la religión del dios cabrón sátiro, la fisiología de los instintos básicos, en definitiva, la reproducción del "superhombre monstruo superbestia".

___________________________________________________________________________

Dedicatoria para filólogos: "En lenguaje mitológico para mí la filología es un aborto de la diosa filosofía engendrado con un idiota o cretino"4. Así habló Nietzsche.

INTRODUCCIÓN

El "niño salvaje", "hombrecito malvado sin educar"5, según se padre, que ya de joven se designa a sí mismo buen bichejo6, sueña y alucina con monstruos y animales extraños, como el de la "terrible figura detrás de mi silla"7, o el monstruo que repta a su garganta para estrangularlo, pero al que él muerde la cabeza y escupe exclamando: "El hombre es el animal más cruel"8. En numerosos textos Nietzsche se identifica a sí mismo como animal de variadas especies, y como "congénere de co-animales"9, naturales o monstruosas. En otros lugares denomina al hombre en general como "animal hombre" y le asigna propiedades animales, bajo el lema: "hay que ser un completo animal para llegar a ser un hombre completo"10.

Influencias recibidas

El tema del animal hombre en Nietzsche conecta con los monistas presocráticos, el neoplatonismo antiplatónico, el biologismo y evolucionismo decimonónico, la pseudofilología mitólogica griega y oriental, el naturalismo romántico, los autores de zoología, fisiología, y etnografía coetáneos, leídos con la intención de paliar su progresiva enfermedad cerebral, muscular y visceral, que él llama "mi perro", y que le incapacita total y definitivamente para la docencia nada más iniciada en Basilea a los 24 años, enfermedad provocadora del desahogo de sus escritos11. "El hombre es el animal enfermo, más enfermizo, inseguro, cambiante, incierto que ningún otro animal, sin duda"12. Sin duda, por su propia experiencia.

Dentro de un panenteísmo (Einssein) englobante de un pananimalismo panteísta arcaico-escatológico, Nietzsche fabula la unidad originaria de naturaleza y vivientes13, de plantas, animales14, que incluye al hombre como "animal inacabado"15 animal irracional instintual16. La vida natural del hombre, es como la del animal, "usurpación, violencia, violación del extraño y más débil, es opresión, dureza, imposición de la forma propia, absorción, y como mínimo, explotación"17.

Excentricismo humano

El hombre de Nietzsche es animal periférico, descentrado o excéntrico en el Universo y en la naturaleza18. Nietzsche rechaza por pretenciosa la concepción del hombre como si fuera superior a otras especies19, como si fuera el inicio de la inteligencia, el centro y la cúspide de la pirámide del proceso universal, cuando es el animal más absurdo y loco20, parásito, enfermizo y cruel, que no es la medida ni valor de nada21, y menos de los animales22. Así describe el desarrollo evolutivo, o las edades del hombre animal: "Basta mirar a los ojos y la dentadura para comprobar que de niño el hombre está muy alejado del animal, se acerca un pasito en la pubertad, y otro más a los treinta años, pierde la vergüenza a los sesenta y el viejo setentón se desvela como bestia23. Ya con catorce años le confesaba a su madre tener conciencia de lo poquita cosa que es el universo24, y posteriormente descubre que si desapareciera del universo la especie humana, el animal inteligente, no pasaría nada, ya han desaparecido otras especies. Igual que si desaparece el entendimiento. Antes no existía, y hay que ser muy filósofo para no admirarse25. Nietzsche mismo asume su condición personal de "excéntrico", pero no metafísico, sino psico-físico para con sus más próximos que bien pronto le toman por "excéntrico, patológico y psiquiátrico", pero "como nadie sabe dónde está mi centro, nadie sabe cuándo y dónde he sido excéntrico"26. Habla de su centro visceral y neurálgico.

Zoocentrismo

Nietzsche ve el mundo desde el cerebro de los animales, por eso sabe que la hormiga tiene una percepción del tiempo distinta a la del hombre27, que para el gusano un cadáver es un buen pensamiento28, que el mosquito se siente el centro del mundo, que si el caballo leyera sería metafísico, y que si el animal hablara diría, dice Nietzsche: "humanidad es un prejuicio que no padecemos en absoluto nosotros los animales"29. "Me temo que los animales ven al hombre como un ser igual a ellos que del modo más peligroso ha perdido la inteligencia sana animal, como el animal loco, el animal que ríe, el animal que llora, el animal desgraciado"30. "Desde el punto de vista de los animales ¿no somos parásitos?"31. El reino animal es mejor que el hombre pues no está ligado simbólicamente32. Nietzsche está de parte de los animales y en contra de los humanos, su zoofilia es misantropía. Ensalza la violencia animal de los hombres fuertes contra los débiles, incluido el crimen y el exterminio en masa, y rechaza la violencia de los hombres con los animales33.

Retorno al animal34

"Se pretende negar la bestia en nosotros", negar "la maldad y vileza humana, el malvado animal salvaje en nosotros"35. El bruto animal hombre ha sido desbestializado, desanimalizado, domesticado, domado y gregarizado por la historia occidental, la Filosofía, la Moral, la Religión, el Estado, la Cultura, y se ha sustituido la guía segura de los instintos por su órgano más miserable, la consciencia36. "'Humanización' se opone a 'incremento del hombre"37, y "¿Cómo pensar el hombre deshuminizado si el hombre es el animal desanimalizado?"38 La raza está degenerada39 y se requiere "la mejora de la raza" ¿Cómo enderezar el instinto del animal hombre?"40. La respuesta no se ha de buscar en la metafísica, sino en la fisiología animal41: La verdad de Circe es "reconvertir los hombres en animales"42. "La humanidad no tiene sentido, tan poco, como el que tuvieron los saurios, pero tiene evolución"43, y se requiere activar el camino de vuelta, la deshumanización, más aún, la deshominización, la rebestialización, la retroevolución a la naturaleza rica, violenta, terrible, inconsciente, brutal, salvaje, bárbara, inhumana44. Es preciso derribar los muros que median entre naturaleza y espíritu, hombre y animal45, moral y física"46, retornar al mono47, al viejo yo animal, realizar la "transformación de la humanidad" superando al hombre, "retornando al animal"48, tomando "la animalización como bien público"49. "¡Dejadme aullar, gemir y retorcerme como un animal: solo creo en mí!"50. Del mono al monstruo: "El hombre es una cuerda tendida sobre un abismo entre el animal y el superhombre"51 monstruo y superbestia. Es la cuerda del saltimbanqui espachurrado en la plaza del pueblo. Zaratustra se echa el muerto a la espalda días y noches hasta que lo suelta en el hueco de un árbol. "El hombre superior es monstruo y superbestia inhumano y suprahumano a la vez"52, "ya no hombre"53. "Nuestros naturalistas prefieren nuestra procedencia del mono y anulan todo lo superanimal como ilógico"54. La pretensión de rebestializar, de monstruizar al hombre a lo grande, no es más que un aspecto de "la nueva creación del Universo", pretendida por Nietzsche, según expresión de Malwida en sus segundas memorias. Retro-creación, que Nietzsche visiona ya realizada cuando, ya del todo al otro lado de la realidad, revela al sátiro y animal festivo poeta de Isolina, C.A.Mendès: "Soy quien de verdad ha creado el mundo"55.

Procesos de reanimalización

Nietzsche propone "empezar una teoría moral desde el punto de vista zoológico", y solo después de haber tratado con numerosos animales"56, sirviéndose en especial de "dos conceptos zoológicos: domesticación de la bestia y cría de una especie determinada57. La mejora de la raza por medio de una selección, no natural sino programada con experimentos, e institucionalizada a escala mundial58. Las razas del animal hombre han degenerado, y hay que recuperarlo entre los animales59 recriando la raza superior de la bestia rubia germana aria blanca europea, que "tiene que volver a salir, tiene que volver a la selva"60. "Se aproximarán el sabio y la bestia y producirán un nuevo tipo"61. El otro procedimiento expeditivo es la higiene racial, la eugenesia del exterminio: "exterminio... Entre los hombres como entre toda otra especie animal hay un exceso de degenerados, enfermos, tarados, frágiles, dolientes forzados, el sacrificio de unas razas degeneradas por el advenimiento de otra más fuerte, excepcional62. "Análisis del animal gregario. Hay que "exterminar millones de hombres", "sacrificar más hombres que antes para las guerras"63. Para ello la moral es un estorbo, los animales no precisan moral alguna, y "eso de 'no matarás' era de cuando Dios determinaba la vida y la muerte64. Pero "no matarás" es dañino e inmoral ("Nietzsche Verbrecher", "Nietzsche Rassist" en esta web).

Fisiología animal

"Los estados de consciencia sobran si no están al servicio de las funciones animales"65. "Sensualidad, borrachera, animalidad total"66, instintos, pasiones y apetitos son los poderes básicos del hombre grande, "esas magníficas bestias a su servicio", que "despiertan la animalidad dormida" en el hombre civilizado67. La voluntad de poder68, el sentimiento de poder, es poder fisiológico único, "solo hay una especie de poder"69, que se ejerce tanto en la violencia contra los débiles como en el impulso sexual desenfrenado70. Una vez escarmentado de la negación de la voluntad sexual de Pforta, de Stirner71 y de Schopenhauer72, Nietzsche se convierte en profeta de la voluntad de poder sexual estéril73, de la "vida animal panhetérica que revienta un tiempo los límites de lo humano"74. El intelecto humano es inferior al impulso sexual animal75. "Todo animal, incluída la bête philosophique busca desarrollar su sentimiento de poder al máximo76. En esto mucho lo ha recibido del animal77, dice Nietzsche, que por eso le encanta la postura del hombre "a cuatro patas"78, o mejor "patas arriba" ("Beine hoch!"79) imitando la cabra del sátiro de Herculano, y aún mejor con un poquito de marcha: "Busco un animal que baile detrás de mí y que me ame un poquito"80. Con algunas exquisiteces: entre los griegos como entre los animales, el bello sexo son los varones debido a la labor de la pederastia81. Sin hacer ascos al incesto, precisamente porque es antinatural82. Aunque en cuestión de sexo hay alguna diferencia entre hombres y animales, y entre hombres y mujeres, más inestables en periodo de celo83, y dominadas por su ansia de embarazo. La esterilidad biológica unida a la productividad intelectual es cosa del varón, la fecundidad biológica unida a la esterilidad intelectual es propia de la mujer. Así habló Nietzsche: "si una mujer tiene inclinaciones cultas normalmente tiene algún desorden sexual"84 ("Nietzsche misógino" en esta web). Nietzsche trastorna la sexualidad de fecunda a estéril, de relacional (amor) a opresiva, de hedonista a sádico-masoquista85. El ditirambo "Entre hijas del desierto" es una expresión de la psicopatía sexual del sátiro Nietzsche ("Nietzsche Misogyn" en esta web).

Respecto a la voluntad de poder violento, son los animales salvajes, depredadores carniceros carnívoros86, el modelo del hombre superior. "La maldad de animal depredador es muy sana y desarrolla magníficamente el cuerpo"87. Las "virtudes" o "potencias" del animal hombre son la violencia, fuerza, poder, dominio, crueldad88, astucia, expolio, opresión, rencor, venganza, esclavización, matar, dañar, hacer lo injusto, con ansia de combate, sin compasión89. "En el poder está el sentimiento del gusto por hacer daño"90 y el gusto por hacerse daño91. El sadismo de la crueldad y el masoquismo del autosacrificio, presente en los escritos y en la vida de Nietzsche, tienen inspiración animalista92, y de los cultos mistéricos orientales báquicos93, con automutilaciones incluidas ("K-Castration", "Verstümmelung").

La voluntad de sufrimiento animal94

Zaratustra enfermo busca aterrorizado su cueva"95. "Cuando se está enfermo tiene que esconderse en cualquier 'caverna', así tiene de su lado la razón, sólo así es animal"96.



Ante el sufrimiento físico cerebral, muscular, visceral y psíquico psiquiátrico97 que embarga toda la vida de Nietzsche desde niño98, reacciona con una doble actitud mimética del animal, primeramente fatalista, es su sino, y se deja sufrir porque ni tiene sentido ni se puede eludir: "soy un fato"99. "Pasamos la mayor parte de nuestro ser en la animalidad, somos los animales que parecen sufrir sin sentido hasta que un día se rasga el velo y nos encontramos corriendo entre los depredadores100. En segundo lugar toma una actitud enfurecida como reacción al ataque, no del "toro dios seductor de doncellas", sino de la embestida del "toro furioso destructor". El tema mítico de Dionisos descuartizado y de Empédocles herido, motiva expresamente la actitud trágica de Nietzsche ante el sufrimiento. Mayor semejanza con el animal tiene su actitud ante la muerte advenida o provocada101, la propia con el suicidio, la ajena con la eutanasia, rematar al que "ya no se merece vivir", y la muerte racista con crimen de masas. Nietzsche hace decir a Sancho Panza "si el hombre se deja llevar por la tristeza se convierte en animal", como si la tristeza fuera propia del animal, cuando Cervantes escribió: "la tristeza es para los hombres y no para los animales, a no ser que se deje llevar excesivamente por ella"102. Que es lo que le pasa a Nietzsche.

FILOSOFÍA ANIMAL

  1. Sabiduría irracional

Nietzsche considera desgraciado el momento evolutivo en el que unas bestias astutas en un rincón del universo inventaron la razón, el conocimiento103. "'Hombre' significa 'pensador': ahí se encierra la locura", ya que con el pensamiento y la palabra vino la locura del hombre104. Los órganos de conocimiento de los animales, plantas y hombres son los órganos del conocimiento consciente. Sobre el "Lamento del pastor errante" a la luna, de G.Leopardi, el más prosaico Nietzsche resalta que el hombre quisiera vivir como el animal, envidia el rebaño que pasta, pues no piensa, retoza feliz y vive el instante sin preocupaciones transcendentales105.

La filosofía animal de la irracionalidad, es "la terrible sabiduría del dios de la selva", del sátiro Sileno semicabrón, semihombre y semidiós, "la visión dionisiaca del mundo", que Nietzsche ve divinizada en la inconsciencia del instinto"106. El animal no necesita metafísica, ni lógica, ni moral, ni ciencia, ni derecho, ni religión, ni principios de la razón, ni lingüística, le sobra el concepto, juicio y raciocinio, la distinción de sujeto y objeto. Hay que desaprender no solo la gramática, sino el lenguaje, y retornar a la danza, a la mueca y al grito. "El burro rebuznaba I-A"107. Sin los errores metafísicos (hombre, mundo, Dios; pero para él, más bien, culpa y castigo), el hombre puede volver a ser lo que es y debe ser, todo un animal108. Nietzsche no había leído un texto de filosofía, menos aún de metafísica109, por lo que sus semejantes lo toman como enterrador de la metafísica. La educación en la verdad no es una mejora del animal ni una acomodación a la realidad110. No hay más ciencia que las ciencias naturales y la "ciencia dichosa", que es más bien "la ciencia cachonda" o mejor aún, el cachondeo de la ciencia, que defiende de sus detractores: "El prejuicio de esas bestias serias contra la 'ciencia feliz dice: 'donde hay risa y contento no cabe el pensamiento'"111.

Antropología zoológica

Los textos de Nietzsche muestran una antropología animalista antihumana, misántropa, misógina, racial y racista, bestial. Establece una taxonomía en la especie a favor del "hombre superior" con voluntad de poder animal depredador carnívoro, salvaje, solitario, implacable, potente, y en contra del tipo clasificado como "hombre inferior", infrahombre gregario, domesticado, degenerado, enfermo, débil, impotente, castrado (cf. "Nietzsche Mensch" en este sitio web). Para Nietzsche debe de primar en el hombre el animal sobre el cogital, la fuerza sobre la debilidad, la crueldad sobre la compasión, la barbarie sobre la civilización y la cultura, el ateísmo mítico sobre la religión, lo subterráneo sobre lo trascendente, el salvajismo sobre la domesticación, la animalización sobre la humanización, el instinto fijo112, lo que él mismo llama los instintos básicos, bajos, los "peores apetitos"113, que están sobre la razón, sobre la racionalidad libre, consciente, responsable.

Moral animal.



Nietzsche se gloria de ser inmoral, amoral, extramoral114, como los animales lo son, que se guían por sus instintos, no por la conciencia y viven sin moral115, son movidos por la voluntad de poder y no por "imperativos" racionales, y menos aún sociales116. Y nosotros los hombres somos por naturaleza animales depredadores117. No tiene que ser un inconveniente ser dañino, el gran criminal está entre los grandes promotores de la vida, y es que "no queremos meternos con los animales, ni con la naturaleza, pero exigimos que los hombres sean diferentes..."118, concluye Nietzsche con cruel ironía. "La moralidad como relación simpática de los animales, se refiere al grado de su sensorialidad (sensualidad)"119. Las virtudes morales nietzscheanas son las virtudes fisiológicas de los animales sanos y fuertes120. El animal hombre degenera al introducir la razón, la libertad, la responsabilidad, el remordimiento, la culpa, el premio-castigo, los fines y consecuencias, al inventarse la conciencia-consciencia y ponerse el disfraz de la moral121. Nietzsche insta a la transvaloración, transmutación o perversión de todos los valores humanistas que él llama de animal comunitario social, de gregario domesticado y castrado, como son la solidaridad, mansedunbre, compasión, tolerancia, altruísmo, conciencia, civilización, justicia, igualdad, derechos humanos, amor al prójimo, respeto a la vida, buenos sentimientos, y propone sustituirlos por los valores virtudes del animal irracional salvaje depredador solitario individualista, egoísta, duro y cruel, el superhombre superbestia revelado a Nietzsche en la roca de Silvaplana en 1882, que como pasa del bien y del mal, excluye la verdad y la mentira del ámbito moral, no tiene escrúpulos en matar, esclavizar, explotar al débil, robar. "El terrible animal depredador, no necesita de ropaje moral", ni de la conciencia122, ni de la compasión123. a no ser como explicación de los apetitos superiores, que son los bajos instintos físicos, naturales, malvados, como egoísmo, dominio, rapiña, engaño, astucia, botín, instinto sexual, guerra, lucha, crueldad. Las actitudes de los animales fuertes y violentos dictan los juicios morales humanos: matamos a unos, como los mosquitos, y domesticamos a otros, según nos sirvan o nos perjudiquen124. Nietzsche aplica la filología ficción a la genealogía de la moral, que es más bien moral de la genealogía, pues define como bien la genética aristócrata noble fuerte, y como mal la genética degenerada pobre y débil125. La moral no la hace el bien, sino la fuerza física, es cuestión de pedigrée, la moral gregaria es la moral tschandala, mediocre, decadente126. La moral depredadora es moral del más fuerte127. Moral de la vida animal propia de la super-vivencia128. La moral humana es inmoral, la inmoralidad animal es moral129. Así habló Nietzsche.

Política bestial

La creación de Estados debilitó "todos esos instintos del hombre salvaje libre [...] de las semi-fieras bien habituadas a la selva, a la guerra, a merodear y atacar130. Se precisa reinstaurar el Estado bestia, síntesis del europeo del futuro131: "una manada de animales rabiosos depredadores rubios, leones monstruo, una raza de conquistadores y dominadores del mundo organizados bélicamente que echa sus zarpas sobre una población en desbandada", ingenuamente democrática132 y aplica como leyes necesarias de la naturaleza las explosiones animales de violencia, astucia y venganza a las relaciones actuales entre los Estados y los hombres"133. Nietzsche se erige en el profeta pregonero, el telonero del Führer, anticipado escatológicamente en el gran "imperante" invasor Napoleón, en Julio Cesar y en Alejandro Magno, en el "depredador" y "sabueso" Cesare Borgia (de la leyenda negra), en los grandes "animales depredadores y hombres depredadores", conductores y seductores de Europa. Nietzsche une Führer con pastor y carnero del rebaño (Führer, Leithammel, Hirt), y "los Führer del rebaño necesitan una valoración distinta de sus acciones, como los depredadores"134. El belicismo invasor por conseguir "espacio vital" es efecto de la actitud agresiva animal: "la guerra justifica cualquier causa"135.

Zoolatría: El Dios cabrón

El Dios Pan ha muerto136, hemos matado el Dios vivo, viva el Dios Sátiro, "esa síntesis de Dios y Cabrón"137.

La tragedia ha muerto, comienza la tragedia138.

En "La gaya ciencia" citando al hachichin Baudelaire139, así habló Nietzsche: "El mundo en el que vivimos es no divino, no moral, no humano'" [...] "Pues el hombre es un animal adorador, pero también desconfiado, y el mundo no tiene el valor que habíamos creído"140, "es una pura mierda"141. "Mi doctrina es: caga y sé Dios"142. El hombre es la única especie animal, junto con el perro, que adora a su dueño, dice Nietzsche desmintiendo a Galiani143. El hombre "se ha convertido en animal, sin semejanza, sin salida, sin reservas, él, que en su fe precedente era casi Dios ('hijo de Dios', 'hombreDios')..."144. Se requiere la reanimalización del Dios humanizado y la divinización de la bestia hombre como en los dioses griegos145. Nosotros somos los asesinos del Dios146 humanizado en Cristo Jesús al que "le faltan los instintos del macho, no solo los sexuales, sino los de lucha, de soberbia, de heroísmo, ese púber retrasado, prototipo de las neurosis epilépticas147. "Muertos todos los dioses, ahora queremos que viva el suprahombre superanimal"148.

Nietzsche mata "el cordero de Dios" ("Gott als Schaf") y resucita "el dios cabrón" (Gott-bock)149, que anuncia "el evangelio de la harmonía de los mundos"150, "la medida dionisiaca para valorar el ser", esa vida orgiástica bestial panhetérica151, que amalgama toda la naturaleza en la glorificación divina del "verdadero hombre, el barbudo Sátiro"152 borracho y lascivo al que la naturaleza le ha dado, el atributo del falo, símbolo por excelencia153, y los pies de cabrón para pisar a otros, como al león le dio los dientes, y al toro los cuernos (Genealogie 3.26), y que es Dionisio mismo redivivo154 en Nietzsche155. "Si hubiera dioses ¿cómo consentiría yo no ser Dios?"156 "Yo tengo pies de caballo"157, así habló NietzscheZaratustra. El Sátiro se identifica con el demonio158, la bestia por antonomasia, el Anticristo159. El burro como figura integrante de la comitiva dionisiaca compensa la "mejora" de la "bestia rubia" en la iglesia-zoo que hizo de ella una caricatura de hombre, un aborto160. "La fiesta del burro", como exaltación de la orgía báquica, es el "himno borracho" del bestiólatra que blasfema exultante el rebuzno glorioso ¡ I-A !!!, culminación de la sabiduría del cabrón de Nietzsche161.

El animal en la mujer

La mujer es hembra reproductora, especialmente animal en el periodo de celo y su lucha por ser preñada. “La terrible espera por encontrar el amor sexual y la terrible vergüenza de esa espera estropea en las mujeres todas las perspectivas profundas”162. "¡Amor a la mujer! Si ella no es la compasión con un Dios doliente, es el instinto por el animal oculto en la mujer". "La mujer es más bárbara que el hombre en negar, destruir, odiar, vengarse"163.

La taxonomía nietzscheana de la mujeres es taxativa: "todas las mujeres son pájaros, gatos o vacas“164. La recomendación de que "si vas a mujeres no olvides el látigo" indignaba a las emancipadoras de la mujer, las menadas, hetairas wagnerianas que Malwida le proporcionaba sucesivamente, y que él llamaba esos "animalitos locos", "encantadores depredadores subterráneos", que le tienen por un mal bicho peligroso165 (Cf. "Nietzsche Misogyn" en esta web).

  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal