Número 5 Año 2003 Informaciones y análisis sobre el movimiento



Descargar 1.29 Mb.
Página12/17
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño1.29 Mb.
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17

MOVIMIENTO SOCIAL

¿Qué es el Foro Social Mundial?


Algunos consideran que la inspiración que ha permitido la emergencia del Foro Social Mundial (FSM) procede de las actividades y encuentros de las ONG paralelas a las reuniones y conferencias del sistema de las Naciones Unidas. Para otros todo comenzó en 1994 con los zapatistas. O con la huelga general de 1995 en Francia. Y podríamos añadir que en 1992 los estudiantes con las caras pintadas y otros movimientos populares y los partidos progresistas de Brasil y de Venezuela lanzaron los primeros procedimientos victorioso de “impeachment” (procesos) de la historia, y apartaron del poder a los gobiernos neoliberales de Fernando Collor de Mello y Carlos Andrés Pérez. Sin duda el germen se encuentra en estas luchas y en muchas otras, pero hay un consenso general en que fue en las manifestaciones de Seattle, en 1999, donde apareció la diversidad del FSM unida en la protesta en las calles.

Allí había sindicatos, grupos de estudiantes, movimientos juveniles, campesinos, grupos autonomistas y de “acción directa”, ONG, intelectuales, etc. Se trataba de diferentes actores y de una variedad de culturas políticas, es decir, una multitud de movimientos y orientaciones político-ideológicas unidas en la lucha contra la globalización neoliberal.

A partir de Seattle, en medio de crisis financieras y en el inicio de la crisis del modelo preconizado por el Consenso de Washington, se han desarrollado diversas manifestaciones masivas, principalmente en Europa y América del Norte, a las que se ha dado el nombre de “movimiento antiglobalización”. Naturalmente se trata de la globalización imperialista. La idea del FSM nace en Europa en el 2002, durante acontecimientos paralelos a las reuniones de la ONU y otros organismos multilaterales.

Algunas entidades y ONG brasileñas y francesas lanzaron la idea de un foro paralelo al Foro Económico Mundial que se celebra anualmente en Davos (Suiza) y eligieron una ciudad del hemisferio sur, Porto Alegre, en el Estado de Rio Grande do Sul (Brasil), para realizar, simultáneamente a Davos, el Primer Foro Social Mundial, en enero de 2001. En Francia, la organización pionera fue ATTAC. Por parte de Brasil, las organizaciones pioneras fueron las que habían formado el Comité de Organización en Brasil, hoy transformado en Secretaría Internacional del FSM.



Hoy, el Secretariado Internacional sigue estando formado exclusivamente por las mismas organizaciones brasileñas: Asociación brasileña de empresarios por la ciudadanía, Asociación brasileña de ONG, ATTAC-Brasil, Institución brasileña de Análisis Social y Económico, Central Única de Trabajadores, Comisión Brasileña de Justicia y Paz, Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra y Red Social de Justicia y Derechos Humanos. Si no todas, casi todas estas organizaciones están dirigidas por miembros del Partido de los Trabajadores (PT), no es casual que el Primer Foro Social Mundial se haya celebrado en Brasil, allí el ambiente es más propicio. En Brasil los movimientos populares y los partidos progresistas, principalmente los de izquierda, tienen un peso político, de organización y de presencia electoral considerable. El Estado de Rio Grande do Sul y Porto Alegre, su capital, están siendo gobernados por coaliciones de izquierda, dirigidas por el Partido de los Trabajadores. En Brasil no hay crisis de identificación entre los movimientos de resistencia y la representación política partidaria de izquierda y progresista, o si queremos, antineoliberal. Desde el primer FSM se creó un Consejo Internacional, formado por las organizaciones fundadoras y por organizaciones, redes y movimientos de ámbito internacional. Son también miembros del Consejo Internacional: ATTAC, principalmente su sección francesa dirigida por Bernard Cassen; Focus on the Global South, dirigido por el filipino Walden Bello; el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales de Atilio Boron y Emir Sader; el Foro Mundial de Alternativas, de François Houtart y Samir Amin; la Organización Latinoamericana y Caribeña de estudiantes; Vía campesina; la red 50 Years is Enough; el Jubileo Sur de la Iglesia Católica; el Foro Social de Génova; el Comité por la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo; la CISL y la CMT y muchas otras hasta un total de 80 organizaciones.

El FSM se rige por una Carta de Principios, aprobada por el Consejo Internacional el 10 de junio de 2001. Según la Carta, el FSM es “un espacio abierto, de encuentro, para profundizar la reflexión, para un debate de ideas democráticas, elaboración de propuestas, libre intercambio de experiencias y puesta en práctica de acciones eficaces de las entidades o movimientos de la sociedad civil que se oponen al neoliberalismo y a la dominación del mundo por el capital o cualquier otra forma de imperialismo y que se implican en la construcción de una sociedad planetaria orientada hacia la relación fecunda entre los seres humanos y de estos con el planeta Tierra” (Carta de principios del FSM) Además la Carta dice que el FSM “es un proceso de carácter mundial. Todos los acontecimientos que se realicen en nombre de este proceso tendrán una dimensión internacional... El FSM no pretende ser una instancia de representación de la sociedad civil mundial..., las reuniones no tienen carácter deliberante..., no se constituye en instancia de poder disputado por los participantes... El FSM es un espacio pluralista y diverso, no confesional, no gubernamental y que no representa a ningún partido político, y coordina de manera descentralizada y en red a las entidades y movimientos... Ni las organizaciones políticas, ni las organizaciones militares pueden participar en el mismo. Pueden ser invitadas a participar, a título personal, personalidades políticas (gobernantes o parlamentarios) que asuman los compromisos de la carta”. Los partidos políticos, los parlamentarios y miembros de gobiernos no participarán como delegados u observadores. El Consejo Internacional acepta propuestas de nuevas adhesiones. La condición es ser una entidad internacional y aceptar la Carta de principios. La reglamentación de las atribuciones del Consejo Internacional, los criterios de su composición y las nuevas adhesiones todavía están en discusión. La propuesta a discutir concede claramente al Consejo Internacional la función de principal instancia de responsabilidad política del FSM, todavía hoy muy concentrado en el Secretariado Internacional. Según esta propuesta, el Consejo Internacional hará “una evaluación estratégica permanente de la lucha contra la globalización neoliberal y del papel jugado en la misma por el FSM, sin pretender transformarse en comando del proceso del Foro y mucho menos del movimiento mundial de lucha contra la globalización neoliberal (documento: estructura política y organizativa del FSM)”. El Consejo Internacional se convertirá en Comité Internacional. El espectro político-ideológico de los participantes en el FSM es muy amplio, lo es también el espectro de entidades y sus representantes en el Consejo Internacional. En el mismo se encuentran muchas redes mundiales y continentales, de ONG, de Derechos Humanos, medioambientalistas, etc. Hay entidades dirigidas por intelectuales de izquierda, como Atilio Boron, Emir Sader, François Houtard o Samir Amin. Hay importantes sectores de la Iglesia católica. Hay una participación, tanto en Brasil como en Europa, de la IV Internacional Secretariado Unificado, cuya sección francesa es la Liga Comunista Revolucionaria. Siguiendo en Europa, es de destacar la participación de Refundación Comunista de Italia. Hay grupos autonomistas y neoanarquistas, pero sin gran participación en el Consejo Internacional. El sindicalismo está presente en el Consejo Internacional a través de la CUT (Brasil) y reúne a la CISL y a la CMT. La Federación Sindical Mundial todavía no participa aunque sí muchas centrales nacionales afiliadas a la misma. Se encuentran también en el Consejo Internacional organizaciones de estudiantes dirigidas por la OCLAE. Está también Vía Campesina, formada por movimientos campesinos con influencia del MST y de los zapatistas. Hay movimientos indígenas dirigidos por la CONAIE de Ecuador. Hay movimientos culturales, de economía solidaria, antirracistas y antifeministas, algunos de influencia multicultural y/o ligados a las agencias internacionales de financiación.

Entre los miembros del Secretariado Internacional predomina la influencia de las tendencias internas del PT. Existen también en el FSM redes importantes como Nuestro mundo no es una mercancía, dirigida por Public Citizen, de los EEUU y por Focus on Global South. La Alianza Social Continental, formada por movimientos sociales de América Latina, específicamente a través de la CUT y el MST, constituye una red importante. La Alianza Social Continental propone la creación de una Alianza Social Mundial. Gracias a su iniciativa, una importante Asamblea Mundial de Movimientos Sociales aprobó, en el Segundo FSM de Porto Alegre, una declaración política: “Resistencia contra el Neoliberalismo, el militarismo y la guerra; por la paz y la justicia social” y un programa de actividades y movilizaciones. Lo que se propone la Alianza Social Mundial es ser un eje que forme parte del FSM y que sirva como “espacio de coordinación para reforzar y crear nuevas redes nacionales e internacionales entre las organizaciones y los movimientos de la sociedad”. (Carta de Principios)

El primer FSM, celebrado en Porto Alegre en 2001, se caracterizó por los debates de diagnóstico de la realidad mundial bajo “la dictadura del mercado” del neoliberalismo. El Segundo FSM se caracterizó por las discusiones sobre las alternativas a la globalización neoliberal. A partir del segundo FSM y para ampliar su propia mundialización todavía muy concentrada en América y Europa Occidental, el FSM impulsa foros regionales (Foro Social Europeo y Foro Social Asiático) y foros temáticos (Foro sobre la crisis del modelo neoliberal en Argentina y Foro sobre la Amazonia) El objetivo de esta mundialización es aumentar la participación de regiones como África, Asia y Europa del Este.

El III FSM se celebró del 23 al 28 de enero de 2003 en Porto Alegre y con el objetivo de continuar el debate del diagnóstico y las alternativas, pero dando importancia a la relación con las estrategias de resistencia y de conquistas deseadas. El III FSM tuvo cinco ejes temáticos: Desarrollo democrático duradero; Principios y valores, derechos humanos, diversidad e igualdad; Medios de Comunicación, cultura y contrahegemonía; Poder político, sociedad civil y democracia; Orden mundial democrático, combate a la militarización y promoción de la cultura de la paz. Se esperaba la asistencia de cien mil personas. Las actividades del III FSM se desarrollaron en forma de conferencias, paneles, foros de debate, testimonios, seminarios y grupos de trabajo. Como en los dos anteriores, algunos días antes o durante el III FSM se celebraron actividades como el Campo Internacional de la Juventud, el Foro Parlamentario Mundial, el Foro de las colectividades locales. Entre el FSM y el Foro de Sao Paulo hay un debate sobre la realización de un Foro de los Partidos Políticos, concomitante con el Foro de los Parlamentarios que precederá al III FSM.

P

or parte de las organizaciones miembros del Consejo Internacional, en relación con el Secretariado Internacional, pueden aparecer temas, subtemas, personas, entidades y movimientos para la composición de todas las actividades del FSM, con excepción de los grupos de trabajo, propuestos y organizados directamente por los delegados participantes.



El IV FSM , en 2004, se celebrará en la India y el V, en 2005, volverá a Porto Alegre. A pesar de las apariencias, el Foro no sólo está constituido por “nuevos movimientos sociales”. La composición política del Consejo Internacional e incluso el Secretariado Internacional permite ver que no es así. De hecho hay lugar para todos los que luchan contra el neoliberalismo y, más ampliamente, para otras luchas. El debate entre nuevos y viejos movimientos sociales es erróneo. Para evaluar un movimiento, lo esencial no es su edad sino más bien su orientación política. Los movimientos tienen necesidad de discutir estrategias sobre la manera de vencer la globalización neoliberal y el imperialismo. Sin duda estas estrategias pasan, por una parte, por la acumulación de fuerzas que aspiren a la conquista del poder político por los trabajadores en cada país y el fortalecimiento de sus estados-nación, democráticos y soberanos, y, por otra parte, el fortalecimiento del internacionalismo y de la resistencia de los pueblos. En suma, la orientación política es el criterio más importante para caracterizar a los movimientos populares. El FSM es sin lugar a dudas un espacio muy importante para realizar este debate.

Ricardo Abreu

M
¡Suscríbase!
iembro de la Comisión Política
del Partido Comunista de Brasil


1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal