No se puede hablar del reino de Dios sin contemplar al Dios del reino que vive y anuncia Jesús



Descargar 8.69 Kb.
Fecha de conversión11.01.2017
Tamaño8.69 Kb.
JESÚS Y SU EXPERIENCIA DE DIOS

“No se puede hablar del reino de Dios

sin contemplar al Dios del reino

que vive y anuncia Jesús”


Fernando Bermúdez,

Vivir según el Espíritu. Reflexiones sobre espiritualidad,

Diócesis de San Marcos, Guatemala, 2005, p. 39.


Uno de los recuerdos más intensos que los discípulos tenían de Jesús era que se dirigía a Dios con una palabra familiar, abbá, en vez de emplear cualquier otra palabra religiosa sagrada, y que enseñó a sus discípulos a hacer lo mismo…


Jesús se vio a sí mismo como el hijo que aprendió imitando a su Padre. Aprendió a perdonar incondicionalmente, como hace Dios. Aprendió a ser compasivo como su Padre es compasivo (Lc 6,36). Porque su Padre hace que el sol brille y manda la lluvia sobre justos e injustos, Jesús aprendió a amar a justos e injustos, incluidos sus enemigos y quienes lo perseguían (Mt 5,44-45).
Si nos resulta difícil tomar a Jesús en serio y vivir como él vivió, es porque todavía no hemos experimentado a Dios como nuestro abbá. La experiencia de Dios como su abbá fue la fuente de la sabiduría de Jesús, de su claridad, de su confianza y su libertad radical. Sin eso es imposible comprender por qué y cómo hizo las cosas que hizo (Edward Schillebeeckx).
Albert Nolan, Jesús, hoy. Una espiritualidad de libertad radical. Sal Terrae, Santander, 2007, p. 105-106.

[Jesús] no se contenta con rememorar y revivir el itinerario espiritual de Israel. Busca a Dios en su propia existencia y, lo mismo que los profetas de otros tiempos, abre su corazón a Dios para escuchar lo que quiere decir en aquel momento a su pueblo y a él mismo. Se adentra en el desierto y escucha al Bautista; busca la soledad de lugares retirados; pasa largas horas de silencio. Y el Dios que habla sin pronunciar palabras humanas se convierte en el centro de su vida y en la fuente de toda su existencia. Las fuentes cristianas coinciden en afirmar que la actividad profética de Jesús comenzó a partir de una intensa y poderosa experiencia de Dios. Con ocasión de su bautismo en el Jordán, Jesús experimenta algún tipo de vivencia que transforma decisivamente su vida. No permanece mucho tiempo junto al Bautista. Tampoco vuelve a su trabajo de artesano en la aldea de Nazaret. Movido por un impulso interior incontenible, comienza a recorrer los caminos de Galilea anunciando a todos la irrupción del reino de Dios.


José Antonio Pagola, Jesús. Aproximación histórica. PPC, 2007, p. 309.

Pedir conocimiento interno del Señor,

Que por mí se ha hecho hombre,

Para que más le ame y le siga


Ignacio de Loyola, Ejercicios Espirituales, n. 104.


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal