Nokmim (vengadores)



Descargar 13.63 Kb.
Fecha de conversión02.10.2017
Tamaño13.63 Kb.
NOKMIM (VENGADORES)

El 20 de septiembre de 1944, entró en acción la primera brigada judía del ejército británico bajo bandera hebrea, la ‘Jewish Brigade Group’. En noviembre fue destinada al frente de batalla de Italia. La mayor parte de sus miembros tenían aún familiares tras las líneas alemanas. En mayo de 1945, tras el fin de la guerra, la Brigada permanecía estacionada en la ciudad italiana de Tarvisio, cerca de la frontera con Austria. Sus miembros estaban deseosos de formar parte de las Fuerzas de Ocupación Aliada en Alemania, pero una orden les obliga a detenerse.


Su primera misión extraoficial es la de crear un ‘pasillo secreto’ entre la Europa desvastada y Palestina, para los miles de judíos que huían de la Europa del Este. Esta acción sería conocida como operación ‘Brecha’. (¿Brijá?)


A muchos de los soldados de la Brigada se les da permisos para buscar a sus familiares y lo que se encuentran en esa búsqueda son lugares como Auschwitz-Birkenau, Mauthausen o Bergen-Belsen. Al regresar a su base el deseo de venganza es muy fuerte entre los miembros de la Brigada.


Con ayuda de los servicios de inteligencia militar estadounidense y británico, se diseñaron listas de miembros de las SS. En julio de 1945, un escuadrón de ejecutores cruzó la frontera con Austria. Su primera parada fue una casa que había sido un centro administrativo de la GESTAPO. Los judíos detuvieron a una pareja. La mujer reconoció que su trabajo era el de clasificar todas las pertenencias de valor requisadas a judíos de Italia y Austria. Cuando la mujer iba a ser ejecutada de un tiro en la nuca, el hombre se ofreció ayudar a los ‘Vengadores’ a cambio de la vida de ambos. Al día siguiente el escuadrón tenía en su poder una lista compuesta por treinta nombres de vecinos que habían sido miembros activos de la GESTAPO y la SS, fechas de nacimiento, estudios, misiones y funciones en el ejército alemán.

Disfrazados de policías militares, los Nokmim se dedicaron a detener uno a uno a los hombres y mujeres que aparecían en la lista. Tras leerles los cargos contra ellos, eran ejecutados mediante estrangulamiento. El equipo de vengadores estaba formado por Israel Karmi, Maier Shorea (¿Zorea?) y Haim Harkov. (¿Laskow?) El ejecutor era Shev Kerem y quién años después se uniría al recién nacido Mossad.

La unidad actuaba siempre en un radio de acción de cien kilómetros alrededor de Tarvisio y sus operaciones realizadas cerca de lagos, ríos y presas no dejaban el menor rastro de su paso por esas zonas. Su única meta era la de ejecutar al mayor número de asesinos nazis. Cada tarde el jefe de los Nokmim recibía una lista de objetivos y por la noche varios escuadrones, salían hacia su misión sin saber que hacían las otras. La unidad de ejecutores judíos actuarían sólo durante unos meses y jamás se supo el número de nazis ejecutados.

Meses después, mientras los Aliados comienzan a poner en libertad a miles de prisioneros de guerra, los judíos piensan que las naciones vencedoras quieren pasar página, pero ellos no están dispuestos.

Tuviah Friedman, Manus Yiaman (¿Diamant?) y Alex Anielevich, hermano de Mordechai Anielevich, el famoso héroe que lideró el levantamiento del gueto de Varsovia contra los alemanes, deciden unirse en Viena bajo de nombre de ‘Represalia’. Los miembros de este grupo realizaban tareas policiales al detener a los antiguos miembros de la SS y GESTAPO, de jueces al juzgarlos y condenarlos, y de verdugos al ejecutarlos. Las misiones llevadas a cabo por ‘Represalia’ continúa también siendo un misterio así como el número de nazis ejecutados.

También al final de la guerra, activistas judíos, partisanos y guerrilleros se unieron para formar el más significativo grupo de vengadores. Antes separados por ideologías, ahora estaban unidos por el legado de los millones de víctimas. Beshalel Mihaeli era uno de sus miembros. Antes de ver morir a su padre, le prometió que sobreviviría para llevar a cabo su particular venganza contra los verdugos. En Lublin, la primera ciudad polaca liberada, establece contacto con otros judíos que ya han cometido actos de venganza. En el número 55 de la calle Fisinskigo, comparten ideales, deseos de venganza y sus pocas pertenencias.
El nuevo equipo decide dividir sus operaciones en dos fases:

- La primera, será la de identificar a los judíos que aún quedan vivos en Europa y ayudarles a llegar hasta Palestina.


- La segunda, será la misión de vengarse.


La venganza debía tener la misma magnitud que el asesinato llevado a cabo por los alemanes. El líder de la nueva unidad es Abba Kovner, un poeta y antiguo partisano en Vilna. En Bucarest, la capital de Rumania, se deciden dos actos de venganza: El plan ‘A’, consiste en el envenenamiento del agua de varias ciudades alemanas. El plan ‘B’, se centraría en los prisioneros de las SS retenidos por los aliados en campos de prisioneros, mediante una operación de envenenamiento del pan suministrado a los nazis.


Kovner necesita ayuda y por ello decide viajar a Palestina. El grupo necesita una buena cantidad de veneno para envenenar el agua de Nuremberg, ciudad cuna del Partido Nazi y de Hamburgo. El cuartel general del equipo se establece en París. Kovner sólo revela el plan A, a tres altos oficiales del Haganah que le niegan el apoyo. Los líderes de Palestina tienen ahora una prioridad distinta, la de la creación de un Estado judío. El día de la venganza se pospone una y otra vez. Kovner habla finalmente con Haim Weizman, primer Presidente del Estado de Israel al que sólo le habla del plan B. El futuro mandatario recomienda a Abba Kovner un químico. El 14 de diciembre de 1945, el jefe de los vengadores viaja en un vapor rumbo a Francia. El veneno viaja en botes de leche condesada.


Poco antes de llegar a Tolón, cuatro de los cinco miembros del equipo son llamados ante el capitán. El quinto se deshace del veneno arrojándolo por la borda. Los jefes deciden entonces llevar a cabo el plan B. En un campo de prisioneros cerca de Nuremberg se concentran cerca de 15.000 antiguos miembros de la SS. Tan sólo el pan, que se hace cada día en una panadería alemana, es el único alimento no suministrado por el ejército estadounidense. Tres de los vengadores se hacen pasar por panaderos y encuentran trabajo en la panadería que suministra al campo. En París, un químico judío de Milán se dedica a fabricar el veneno, dos kilos de arsénico sin refinar.


El 13 de abril de 1946, domingo de Pascua, los Nokmim se ponen en movimiento. Durante toda la noche se dedican a pringar mediante brochas, el arsénico en los bollos de pan. Casi 3.000 panes fueron rociados con veneno. Si a cada miembro de las SS se le entregaba un cuarto de bollo, suponía cuatro SS muertos por bollo o lo que es lo mismo 12.000 muertos de las SS si ingerían los tres mil panes.


Al amanecer el pan es entregado en el campo de prisioneros.


El efecto del veneno comienzo a extenderse por el campo de Nuremberg. Equipos de médicos estadounidenses hacen todo lo posible para salvar la vida a los oficiales de las SS que han comido el pan. Miles están enfermos, aunque sólo unos pocos han fallecido. Los aliados jamás hicieron público el número de muertos pero para los Nokmim aquella operación les devolvió de cierta forma un honor perdido en los campos de la muerte nazis.


Ver: Libro Los Vengadores de Michel Bar-Zohar


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal