Objetivo: Motivar la gratitud por la familia I lee el siguiente texto y responde



Descargar 20.43 Kb.
Fecha de conversión05.07.2017
Tamaño20.43 Kb.
Objetivo: Motivar la gratitud por la familia
I Lee el siguiente texto y responde

Amanda estaba emocionadísima. Habían tenido que esperar muchos días, pero por fin, aquella noche nacerían las tortuguitas en la playa ¡y su papá le iba a llevar a verlas!

Se levantaron cuando aún era de noche, tomaron las linternas, y fueron a la playa con mucho cuidado. Su padre le había hecho prometer que respetaría a las tortugas bebé, y que no haría ruido y obedecería al momento, y ella estaba dispuesta casi a cumplir cualquier cosa con tal de poder ver cómo nacían las tortugas. No sabía muy bien cómo sería aquello, pero había oído a su hermano mayor, que las tortugas nacían en la playa a pocos metros del agua, y luego corrían hacia el mar; y todo eso le pareció muy emocionante.

Agazapados y sin hacer ruido, sólo con la pequeña luz de una linterna muy suave, estuvieron esperando. Amanda miraba a todas partes, esperando ver a la tortuga mamá, y casi se pierde la aparición de la primera tortuguita. ¡Era tan chiquitina! Se movía muy torpemente, se notaba que era un bebé, pero sin esperar ni a sus hermanos ni a la tortuga mamá comenzó a correr hacia el mar. Enseguida aparecieron más y más tortuguitas, y todas comenzaron a correr hacia la orilla.

Ellos seguían escondidos y quietos, observando el bello espectáculo de aquella carrera loca. Pero enseguida ocurrió algo que a Amanda le pareció horrible: llegaron algunas gaviotas y otras aves, y comenzaron a comerse algunas de las tortuguitas. Amanda seguía buscando por todas partes para ver si aparecía el papá tortuga y les daba una buena zurra a aquellos pajarracos, pero no apareció por ningún sitio. La niña siguió observando todo con una lagrimita en los ojos, y cuando por fin las primeras tortuguitas llegaron al agua y se pusieron a salvo de los pájaros, dió un gritito de alegría. Aunque los pájaros comieron bastantes tortuguitas, finalmente otras muchas consiguieron llegar a la orilla, lo que hizo muy feliz a Amanda.

Cuando volvían a casa, su papá, que había visto la lagrimita de Amanda, le explicó que las tortugas nacían así; mamá tortuga ponía muchos huevos, escondiéndolos en la arena, y luego se marchaba; y cuando nacían las tortuguitas debían tratar de llegar a la orilla por sus propios medios. Por eso nacían tantas, porque muchas se las comían otros animales, y no sólo en la arena, sino también en el agua. Y le explicó que las pocas que conseguían ser mayores, luego vivían muchísimos años.

Amanda se alegró mucho de aprender tanto sobre las tortugas, pero mientras volvía a casa, sólo podía pensar en lo contenta que estaba de tener una familia, y de que sus papás y sus hermanos la hubieran ayudado y cuidado tanto desde pequeñita.


  1. ¿Qué fueron a ver a la playa Amanda y su Padre?










  1. ¿Qué hacían las gaviotas con las tortugas?










  1. ¿Cómo nacen las tortugas según el cuento?










  1. ¿Cuál es la lección de la historia?










  1. Pinta la lamina


III Resuelve la siguiente sopa de letras


Es mejor respetar a los demás así como queremos que nos respeten a nosotros.
http://www.genempire.com/images/c/orig_10629.png?nochache=9332943

Objetivo: Describir el valor del compañerismo y el respeto.

I Escribe con tus propias palabras el significado de:




Respeto:







Compañerismo:






II Lee el siguiente texto y responde


Había una vez un conejo que se llamaba Serapio. Él vivía en lo más alto de una montaña con sus nietas Serafina y Séfora. Serapio era un conejo bueno y muy respetuoso con todos los animales de la montaña y por eso lo querían. Era muy sabio y muy viejo también. Pero sus nietas eran diferentes: chismositas, no saludaban y les gustaba criticar a todos de muy mala manera. Serapio que vivía avergonzado por ellas, siempre pedía disculpas por lo que ellas hacían con los demás. Cada vez que ellas salían a pasear, Serafina decía: “Pero mira que fea está esa oveja. Mira la nariz del toro”. “Sí, mira que feo es ese animal“, respondía Séfora. Y así se la pasaban criticando a los demás, todos los días.http://www.midisegni.it/disegni/fauna/coniglio3.gif

Un día, cansado el abuelo de la mala actitud de sus nietas, se le ocurrió algo y dijo: “Vamos a practicar un juego en donde tendrá cada una un cuaderno. En él escribirán la palabra disculpas, cada vez que ofendan a alguien. Ganará la que escriba menos esta palabra, ¿de acuerdo? “Sí abuelo”, respondieron al unísono. Pasaron los días y hartas de escribir, pensaron que era mejor respetar a los demás para no escribir tantas veces lo mismo. Llegó el momento en que Serapio tuvo que felicitar a ambas porque ya no tenían quejas de los vecinos. Les pidió a las conejitas que borraran poco a poco todo lo escrito hasta que sus cuadernos quedaran como nuevos. Las conejitas se sintieron muy tristes porque vieron que era imposible que las hojas del cuaderno quedaran como antes. Se lo contaron al abuelo y él les dijo:



“Del mismo modo queda el corazón de una persona a la que le decimos cosas feas. Queda marcado para siempre y por más que pidamos disculpas, las huellas serán imposibles de borrar. Por eso es mejor respetar a los demás así como queremos que nos respeten a nosotros”.


  1. Nombra a los protagonistas de esta historia


Es mejor respetar a los demás así como queremos que nos respeten a nosotros.



  1. ¿Cuál era la diferencia de Serapio con sus nietas?



  1. ¿Qué hizo Serapio para que sus nietas cambiaran?



  1. ¿Cuál es la lección o enseñanza de este texto?



  1. ¿Qué tipo de texto es?




  1. ¿Qué significa la palabra Chismosita en el texto?



III Resuelve la siguiente sopa de letras (2p)

http://www.genempire.com/images/c/orig_10629.png?nochache=9332943


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal