Opción b no es necesario ser un Licurgo para entender que las aceras son para los peatones



Descargar 33.94 Kb.
Fecha de conversión05.09.2018
Tamaño33.94 Kb.
OPCIÓN B

No es necesario ser un Licurgo para entender que las aceras son para los peatones. Automóviles, motocicletas y bicicletas tienen su propia vía de circulación. Existen algunos tramos viarios (pocos) exclusivos para los ciclistas, en atención a su debilidad respecto al resto de los vehículos, llamados carril bici. Pero desde años atrás los peatones vienen observando un fenómeno anómalo y peligroso: los ciclistas han tomado las aceras como si fuesen suyas. En Madrid las bicis circulan a velocidades respetables a babor y a estribor de los viandantes y pasan cuando les viene en gana y por donde les place desde la acera hasta la carretera o viceversa. Las aceras ya no son para sus destinatarios, los caminantes; tienen que compartirlas con las bicis, que se han multiplicado en el espacio público con una tasa de reproducción conejuna y con otros aparatos llamados segways que también circulan donde tiene a bien su conductor. No es de extrañar que aumenten los incidentes violentos entre peatones y ciclistas en las grandes ciudades. Y también los accidentes.

En Barcelona, una mujer de 69 años fue atropellada por un ciclista y quedó en coma. El autor del atropello asegura que él circulaba por su carril bici, pero, claro, el mencionado carril es apenas una franja pintada. Los accidentes en los que estén implicados peatones y ciclistas han ido e irán a más. Siguiendo el principio nada sin causa, se puede rastrear esta perturbación urbana en la eclosión de la bicicleta como medio de transporte ecológico, relativamente barato, aureolado por su presencia masiva en ciudades europeas de referencia y útil en distancias pequeñas. Algunos Ayuntamientos (Madrid y Barcelona son buenos ejemplos) ofrecieron además una actividad suplementaria a turistas o viajeros con un servicio de bicicletas ancladas en amarres propios, actividad que pretendía ser un negocio, pero que ha resultado ruinosa.

Pero como el aparato administrativo español rara vez examina las consecuencias de las decisiones que toma, se ha llegado a una situación en la que los ciclistas, multiplicados por la moda y el favor municipal, no tienen por donde circular; y tampoco se ha debatido y aprobado una normativa que regule estricta y eficazmente lo que se puede y lo que no se puede hacer con una bicicleta.


(Jesús Mota, “Las aceras son para los peatones”, en El País, 9/05/2016)

1. Haga un comentario de texto del fragmento que se propone contestando a las preguntas siguientes:


a) Enuncie el tema del texto (0,5 puntos)
La libertad con la que los ciclistas circulan por las aceras ante la falta de una normativa que lo regule.
b) Detalle sus características lingüísticas y estilísticas más sobresalientes (1,25 puntos)

Nos encontramos ante un texto publicado en el periódico El País, de carácter fragmentario. En él, el autor critica cómo los ciclistas se han ido adueñando en los últimos años de las aceras, cuyo uso debería ser exclusivo para peatones. Esta defensa aparece explícitamente en la línea 1, y se presenta a modo de tesis, lo que sitúa al texto dentro de la argumentación –siguiendo, además, una estructura deductiva- y, consecuentemente, ligado a la subjetividad. Sin embargo, esta subjetividad aparece revestida por una aparente objetividad, ya que en ningún momento se hace uso de la primera persona. Para defender la idea, el autor recurre al uso de la tercera persona de singular (“No es necesario ser un Licurgo”), y el aparente tono objetivo viene reforzado con el uso de la función representativa del lenguaje (“Existen algunos tramos viarios (pocos) exclusivos para los ciclistas”, “Algunos Ayuntamientos ofrecieron además una actividad suplementaria a turistas o viajeros…”. A la contribución de la objetividad se unen el empleo de pasivas reflejas: “se puede rastrear esta perturbación urbana”, e impersonales “se ha llegado a una situación”.


En el texto también se localiza una parte narrativa en el segundo párrafo, donde se nos informa a modo de noticia del atropello de una mujer, por lo que es otro claro ejemplo del uso de la función representativa. El narrador, en tercera persona, objetivo, introduce las palabras del protagonista haciendo uso de un estilo indirecto introducido con una subordinada sustantiva: “asegura que él circulaba por su carril bici”. Sin embargo, estas ideas objetivas son usadas por el autor para defender la tesis de su argumentación.
Y es que el lenguaje es altamente connotativo. El tono subjetivo se aprecia también desde el inicio del texto: “No es necesario ser un Licurgo para entender…”, donde el autor expresa claramente su disconformidad. Acude a la mención de un conocido legislador espartano, que se caracterizó por el fiel cumplimiento de la ley. Esta idea queda reforzada con la idea manifiesta al final del texto. Así, aunque no se disponga de una ley que regule el uso de la bicicleta en aceras, se entiende que el uso de estas debe ser para peatones. Expresiones como “fenómeno anómalo y peligroso”, “cuando les viene en gana”, “apenas es una franja pintada”, “el aparato administrativo rara vez examina las consecuencia…” son claros ejemplos de la función expresiva del lenguaje, utilizados para dar más fuerza a las ideas defendidas e intentar influir de manera más directa en el receptor (función apelativa).
El texto reúne las propiedades textuales. Por una parte, es un texto coherente. Las ideas expuestas están relacionadas entre sí, normalmente a través de una progresión temática lineal donde una idea es consecuencia lógica de la anterior. Sin embargo, a veces se mezcla con una disposición de tema constante: “las aceras” (tema)> son para peatones (rema1), “ya no son para sus destinatarios” (rema2).
Para conseguir este orden lógico, el autor hace uno de conectores o marcadores discursivos que sirven para enlazar las ideas y hacen que el texto esté cohesionado, tal es el caso del conector “pero”, nexo adversativo, que suele usarse para introducir contraargumentos a través de oraciones coordinadas adversativas: “pero desde años atrás los peatones vienen observando un fenómeno anómalo…”, “pero (claro) el mencionado carril es apenas una franja pintada”, “pero que ha resultado ruinosa”…; otras veces, a través de nexos copulativos y adverbios que enfatizan las ideas: “y también” (línea 11), “y tampoco” (línea 23).
Coordinadas copulativas y adversativas no son las únicas estructuras complejas del texto. Las subordinadas adjetivas aparecen en muchas ocasiones como un recurso que sirve para matizar las ideas tratadas, tanto en adjetivas explicativas: “tienen que compartirlas con las bicis, [que se han multiplicado en el espacio público…], como especificativas: “segways [que también circulan donde tiene a bien su conductor]”, “una actividad [que pretendía ser un negocio], “una normativa [que regule estricta y eficazmente lo que se puede y lo que no se puede hacer…]”. Subordinadas adverbiales finales (“para entender…”), sustantivas (“entender [que las aceras son para peatones]”), adverbiales causales –ligadas a la argumentación- (“como el aparato administrativo español rara vez examina las consecuencias…”) , entre otras muchas estructuras sintácticas, demuestran manejo en el uso de la lengua del autor y la necesidad de recurrir a ellas para expresar las ideas y el discurrir del pensamiento.
Finalmente, es un texto adecuado. El registro utilizado por el autor se adapta al lector del medio, el periódico. El lenguaje es formal, pero adaptado al receptor universal, y se complementa con el uso de palabras cultas (anómalos) y expresiones coloquiales (“cuando les da la gana”), incluso extranjerismos (segways), que demuestran el gran conocimiento del léxico por parte del autor, al que añadimos una clara voluntad de estilo, presente en el uso de la función poética de la lengua: metáforas (“a babor y estribor”), hipérboles (“reproducción conejuna”, “aureolado”), e isosemias de ámbito marítino (babor, estribor, ancladas, amarre), vehículos (automóviles, motocicletas, bicicletas, segways, carril bici, vías, circulan…).
c) indique qué tipo de texto es (0,25 puntos).
Se trata de un texto argumentativo –con algunos rasgos expositivos e incluso narrativos. Concretamente, es un artículo de opinión y, por tanto, perteneciente al género periodístico, publicado en El País en mayo de 2016.
2. Redacte un resumen del contenido del texto. (1 punto)
La presencia masiva de bicicletas en espacios de uso peatonal se ha visto incrementada en los últimos años. Ahora los peatones tienen que compartir las aceras con ciclistas o usuarios de otros aparatos con ruedas, que no hacen sino aumentar el número de accidentes. El intento de algunos Ayuntamientos de hacer un negocio de ello ha sido fallido, y sigue sin existir una ley que regule su uso.
3. Elabore un texto argumentativo a favor o en contra del uso de bicicletas en las ciudades. (1,5 puntos)

(LIBRE)
4.a. Analice sintácticamente: El autor del atropello asegura que él circulaba por su carril. (1,5 puntos)


-GN/Sujeto: El autor (N) del atropello (SP/CN)
-GV/PV: Asegura que él circulaba por su carril. En el predicado, observamos la presencia de una proposición subordinada sustantiva con función de CD: “que él circulaba por su carril”, cuyo nexo es la conjunción “que”, el sujeto de la subordinada “él” y el predicado “circulaba (núcleo del GV) por su carril (CCL)”

4.b Explique el concepto de polisemia. Ejemplifíquelo con aparato, a partir de la expresión aparato administrativo de la primera línea del tercer párrafo. (1 punto)
La polisemia es la pluralidad de significados de una misma palabra. En ella, todos los significados deben estar relacionados, normalmente por derivar de un origen común. Así, palabra “aparato” (del latín apparatus) tiene varios significados: “conjunto de piezas”, “aeronave”, “Instrumento para hacer ejercicios”, “artificio empleado en el cuerpo para alguna corrección”, “conjunto de personas o cosas destinadas a un fin”, entre otros. En el texto, la palabra “aparato” se refiere a un “conjunto de personas o cosas preparadas para un fin determinado”.


Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2019
enviar mensaje

    Página principal