Otello giuseppe Verdi (1813-1901) Dramma lirico en cuatro actos Libreto de Arrigo Boito



Descargar 77.49 Kb.
Fecha de conversión29.04.2018
Tamaño77.49 Kb.


c:\becario03\logo tr_200años (1).png

Otello | Temporada 2016-2017




OTELLO

Página 3-4 Equipo artístico

Páginas 5-6 Argumento de la ópera

Páginas 7-10 No sentirse merecedor de lo que más se ama, por Joan Matabosch
Páginas 11-14 Biografías principales

Contenidos procedentes del programa de mano




OTELLO

Giuseppe Verdi (1813-1901)

Dramma lirico en cuatro actos
Libreto de Arrigo Boito, basado en la obra Othello, or The Moor of Venice (1603)

de William Shakespeare


Estrenada en el Teatro alla Scala de Milán el 5 de febrero de 1887

Estrenada en el Teatro Real el 9 de octubre de 1890


Nueva producción del Teatro Real

en coproducción con la English National Opera y la Kungliga Operan de Estocolmo


Estreno de la temporada 2016-2017 con el mecenazgo de:

c:\documents and settings\becario03\mis documentos\logo jti_negro con nombre.jpg
Equipo artístico

Director musical Renato Palumbo

Director de escena David Alden

Escenógrafo y figurinista Jon Morrell

Iluminador Adam Silverman

Coreógrafa Maxine Braham

Director del coro Andrés Máspero

Directora del coro de niños Ana González


Asistente del director musical Ricardo Estrada

Colaborador del director de escena Ian Rutherford

Asistente del director de escena Leo Castaldi

Asistente del iluminador Andy Cutbush

Asistente de la Coreógrafa Mónica Domínguez

Maestro de esgrima (reposición) Jesús Esperanza

Lucha escénica (reposición) Kike Inchausti

Intérprete técnico Douglas McNicol


Reparto

Otello Gregory Kunde, tenor (Sep. 15, 18, 21, 24, 27, 30, Oct.3)

Alfred Kim, tenor (Sep. 16, 19, 22, 25, 29, Oct.2)
Iago George Petean, barítono (Sep. 15, 18, 21, 24, 27, 30, Oct.3)

Ángel Ódena, baritone (Sep. 16, 19, 22, 25, 29, Oct.2)


Cassio Alexey Dolgov, tenor (Sep. 15, 18, 21, 24, 27, 30, Oct.3)

Xavier Moreno, tenor (Sep. 16, 19, 22, 25, 29, Oct.2)


Roderigo Vicenç Esteve, barítono

Ludovico Fernando Radó, tenor

Montano y un heraldo Isaac Galán, barítono

Desdemona Ermonela Jaho, soprano (Sep. 15, 18, 21, 24, 27, 30, Oct.3)



Lianna Haroutounian, soprano (Sep. 16, 19, 22, 25, 29, Oct.2)

Emilia Gemma Coma-Alabert, mezzosoprano

Bailarina Claudia Agüero

Bailarines Joaquín Abella, Fredo Belda, Carlos Belén,



Jordi Casas, Gabi Nicolás, Juan Manuel Ramírez,

Nacho Rodríguez, Alexandro Valeiras,

David Ventosa
Niños bailarines Alberto Gil, Hugo González, Mateo Montero, Clara Navarro,

Aroa Ortigosa, Maggie del Real, Emma Soto
Coro y Orquestra Titulares del Teatro Real

Pequeños Cantores de la Comunidad de Madrid
Fechas

15, 16, 18, 19, 21, 22, 24, 25, 27, 29, 30 de septiembre

2 y 3 de octubre de 2016
Duración aproximada

3 horas. Actos I y II: 1 hora y 15 minutos

Pausa de 25 minutos

Actos II y IV: 1 hora y 15 minutos

ARGUMENTO
ACTO I

En medio de una violenta tormenta, el pueblo de Chipre espera el retorno de su gobernador y general de la flota veneciana, el moro Otello. Tras haber luchado contra los turcos musulmanes, este guía a su armada victoriosa hacia puerto seguro. Durante su ausencia, ha llegado a Chipre el joven veneciano Roderigo, quien se ha enamorado de la nueva esposa de Otello, Desdémona. Iago, lugarteniente de Otello, que odia en secreto al gobernador por haber ascendido al oficial Cassio y no a él, promete a Roderigo que le ayudará a conseguirla. Mientras los ciudadanos celebran la vuelta de su gobernador, Iago prepara su plan para arruinar a Otello. Sabiendo que Cassio se emborracha fácilmente, Iago propone un brindis. Cassio rechaza beber, pero abandona sus buenos propósitos cuando Iago rinde homenaje a Desdémona, que es la favorita del pueblo. Luego, Iago incita a Roderigo a que provoque una pelea con Cassio, que ya está completamente borracho. Montano, el anterior gobernador, trata de separarlos y Cassio le ataca también a él. Aparece Otello para restaurar el orden, furioso por el comportamiento de sus soldados. Cuando se da cuenta de que la conmoción también ha perturbado a Desdémona, anula el reciente ascenso de Cassio y manda salir a todos. Otello y Desdemona reafirman su amor.


ACTO II

Iago aconseja a Cassio que exponga su caso a Desdémona, alegando que su influencia sobre Otello garantizará su rehabilitación. A solas, Iago desvela su visión vacía y nihilista del género humano. Además hace comentarios desdeñosos sobre la fidelidad que Desdémona muestra hacia Otello, quien es presa fácil de los celos. Las sospechas de Otello se despiertan cuando aparece Desdemona para defender ante él la causa de Cassio. Otello se disculpa aduciendo dolor de cabeza, pero cuando Desdémona le tiende su pañuelo, él lo arroja al suelo. Emilia, esposa de Iago y doncella de Desdémona, lo recoge y Iago se las arregla para arrebatárselo. Cuando se queda a solas con Otello, Iago alimenta las sospechas del gobernador inventando una historia según la cual Cassio habría hablado de Desdémona en sueños, y él mismo habría visto que Cassio tenía en la mano el pañuelo de ella. Otello hierve de celos, convencido ya de que su mujer le es infiel. Los dos hombres se unen para jurar que castigarán a Cassio y a Desdémona.


ACTO III

Iago sigue urdiendo su trama y le dice a Otello que le demostrará que su mujer le engaña con Cassio. Cuando, poco tiempo después, Desdémona acude a Otello para interceder por Cassio una vez más, Otello vuelve a fingir que le duele la cabeza e insiste en ver el pañuelo perdido, que fue un regalo suyo. Al no poder enseñárselo, Otello la insulta y la trata como a una furcia. A solas, Otello es presa de la desesperación y la autocompasión. Iago vuelve con Cassio y Otello se oculta para escuchar a escondidas su conversación, que el astuto Iago conduce de tal modo que hace creer a Otello que se refiere a la relación de Cassio con Desdemona. Cassio menciona el regalo de una admiradora desconocida y muestra el pañuelo revelador –que en realidad Iago ha puesto en la habitación de Cassio–. Otello está destrozado y jura que matará a su mujer. Iago promete que hará que Roderigo se ocupe de Cassio. Llega una delegación de Venecia para ordenar la vuelta de Otello y nombrar a Cassio como nuevo gobernador de Chipre.

Ante esta noticia, Otello pierde el control y explota de rabia, vociferando insultos a Desdemona delante de la multitud reunida. Ordena salir a todo el mundo y finalmente se desploma presa de un ataque. Mientras se escucha en el exterior a los chipriotas elogiando a Otello como el «León de Venecia», Iago se burla de él: «¡Mirad al león!».
ACTO IV

Emilia ayuda a la afligida Desdemona a acostarse. Acaba de terminar el rezo vespertino cuando entra Otello y la despierta con un beso para decirle que la va a matar. Paralizada por el miedo, Desdemona vuelve a clamar su inocencia. Otello la estrangula con frialdad. Emilia entra precipitadamente con la noticia de que Cassio ha matado a Roderigo. La trama de Iago sale finalmente a la luz y Otello se da cuenta de lo que ha hecho. Reflexionando sobre su gloria pasada, saca su daga y se apuñala, muriendo mientras besa por última vez a su esposa.

NO SENTIRSE MERECEDOR DE LO QUE MÁS SE AMA

Joan Matabosch


David Alden plantea su puesta en escena de Otello desde la coherencia de la adaptación del texto de Shakespeare que propone Giuseppe Verdi. En el primer acto del dramaturgo inglés, que Verdi suprime, conocemos la grandeza del amor de Desdemona, dama veneciana joven, aristocrática y bella, por ese soldado tan rudo, tan viril, tan moro y tan colérico que es Otello. A este amor se opone su padre, el noble Brabantio, que ya en el primer acto cuestiona cómo su hija ha podido elegir “refugiarse en un pecho tan negro como el vuestro, que da miedo”.
De hecho, el amor de Desdemona por Otello se considera arte de magia. En cambio, el amor de Otello por Desdemona se considera como lo más lógico del mundo: Desdemona es tan refinada, tan blanca, tan aristocrática y tan buena cristiana que cualquiera comprende que Otello no pueda menos que amarla. Se aman, pero la diferencia direccional del amor de ambos es innegable. Y es sobre estas diferencias cómo un personaje resentido y diabólico, el alférez Iago, acabará logrando tejer su venganza contra el general Otello por no haberlo ascendido a capitán, como esperaba.
La venganza necesita de un resorte mínimo, porque en esencia consiste en hacer creer a Otello lo que ya cree todo el mundo: que no es posible que una dama así se pueda haber enamorado de alguien como él. Resulta por tanto muy fácil hacerle sospechar que la dulce Desdemona se ha enamorado de un hombre de su misma condición, Cassio, que el mismo Iago define como la antítesis de Otello. Y por esto, pese a que Otello tiene un alma noble, pese a que Desdemona está realmente enamorada de él, pese a que Cassio es leal e intachable, la insinuación de Iago da sus frutos y Otello realmente cree que Desdemona le engaña.
En el texto teatral, Shakespeare explica la acción dramática a través del tema del racismo, que es la fuerza motriz de la tragedia. Pero tanto el libretista, Arrigo Boito, como Verdi comprenden que la intensidad del drama se puede incrementar todavía más si se logra que el racismo juegue un papel menos visible y el acento se sitúe en la fragilidad de un personaje perfectamente asimilable físicamente a cualquiera de los otros; un personaje vulnerable y dominado por una turbulencia interior. Así, Verdi convierte el racismo en algo muy colateral, apenas mencionado en momentos aislados. Y eso mismo propone David Alden: Otello es un outsider, es “el otro” porque así lo siente en su fuero interno. No tiene por qué ser negro ni físicamente diferente a los demás personajes.
Su conflicto es interior y tiene un nombre: inseguridad, que es lo que a tantos hombres ha llevado a cometer las mayores atrocidades. Vemos la trágica desintegración del héroe con horror fascinado, encerrado en el ciclo destructivo del destino. La escenografía alude a un patio chipriota, pero, sobre todo, a un mundo militarizado, brutal, de soldados deshumanizados, en una guerra que les impide responder al amor o la ternura. Y en este contexto, Otello nos coloca ante uno de los miedos más inconfesables del ser humano: no sentirse merecedor de lo que más se ama.
Joan Matabosch Director Artístico del Teatro Real
BIOGRAFÍAS
Renato Palumbo | Director musical

Nació en Montebelluna (Treviso, Italia) y estudió piano, dirección y composición en Milán y Florencia. Fue director musical de la Ópera de Estambul, en Ciudad del Cabo y en la Deutsche Oper de Berlín. Se ha presentado en escenarios del prestigio del Teatro alla Scala de Milán, la Staatsoper de Viena, la Opéra national de Paris, la Lyric Opera de Chicago y el Festival Rossini de Pésaro. Su repertorio incluye obras desde Mozart a Puccini, y ha dedicado una gran atención a los maestros belcantistas (Rossini, Bellini, Donizetti) y especialmente a Verdi (Un ballo in maschera, La traviata, Rigoletto, Aida, Nabucco, Don Carlo). Tampoco ha descuidado la ópera alemana (Der fliegende Holländer, Der Freischütz y Hans Meiling de Marschner) ni la francesa (Robert le Diable, Carmen). Recientemente ha dirigido La bohème en Ámsterdam y Norma en Barcelona. En el Teatro Real estuvo al frente de Les Huguenots, Tosca y La traviata.



David Alden | Director de escena

Uno de los directores más influyentes y prolíficos del mundo de la ópera. Nació en Nueva York (1949) y estudió en la Universidad de Pensilvania. Ha sido galardonado con prestigiosos premios por las puestas en escena de Peter Grimes (South Bank Show Award) y Jenůfa (Premio Olivier) y por su fructífera relación con la Bayerische Staatsoper de Múnich. Ha dirigido una larga lista de óperas, desde L’incoronazione di Poppea de Monteverdi hasta Powder her face de Adès, pasando por La Calisto, Ariodante, La finta giardiniera, Maometto II, Lucia di Lammermoor, La forza del destino, Pelléas et Mélisande y Billy Budd. Ha dirigido en la Metropolitan Opera House de Nueva York, la Royal Opera House de Londres, la Ópera de Fráncfort, la Ópera de Lyon, el Liceu de Barcelona, la Staatsoper de Berlín y la English National Opera londinense, entre otros teatros. Este año ha trabajado en Nueva York (Un ballo in maschera), Estocolmo (Otello) y Londres (La dama de picas). También dirigió una gira mundial de conciertos del grupo Pet Shop Boys. En el Teatro Real ha dirigido Alcina.




Jon Morrell | Escenógrafo y figurinista

Estudió escenografía y diseño de vestuario en la Central School of Art and Design de Londres. Su trayectoria profesional en teatro, danza y ópera le ha reportado galardones como el Premio Olivier a la mejor nueva producción por Jenůfa y Partenope, ambas en la English National Opera. Para esta misma compañía ha realizado la escenografía y el vestuario de La bohème, Katia Kabanová y Otello. También ha trabajado para la Royal Opera House de Londres (Tannhäuser), la Ópera de Fráncfort (La gazza ladra), De Nationale Opera de Ámsterdam (Die Meistersinger von Nürnberg), la Staasoper de Hamburgo (Iphigénie en Tauride), el Teatro Regio de Turín (La clemenza di Tito), la Ópera de Santa Fe (La finta giardiniera) y el Théâtre du Châtelet de París (Angels of America). Recientemente ha visitado la Canadian Opera Company de Toronto (Maometto II) y la Ópera Nacional de Lituania de Vilna (Tosca). (www.jon-morrell.com)



Gregory Kunde, tenor | Otello

Este tenor estadounidense estudió dirección coral y canto en la Universidad Estatal de Illinois. Ha cantado con regularidad en los principales teatros del mundo, entre los que cabe citar la Metropolitan Opera House de Nueva York, el Teatro alla Scala de Milán, la Staatsoper de Viena, la Opéra national de Paris y los festivales más importantes del circuito operístico. Reconocido a lo largo de su carrera por sus interpretaciones de personajes del repertorio francés y del belcanto italiano, en los últimos años se ha dedicado al repertorio verdiano y a otros papeles más dramáticos. Desde su presentación como Otello de Verdi en La Fenice de Venecia (2012), ha interpretado este papel en Milán, Barcelona, Valencia, Génova, Florencia, Turín, Tokio, Seúl, Peralada, Sevilla y São Paulo. Recientemente ha cantado también Samson (Samson et Dalila) en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, Manrico (Il trovatore) en la Royal Opera House de Londres y Renato des Grieux (Manon Lescaut) en la ABAO bilbaína. En el Real ha participado en Roberto Devereux. (www.gregorykunde.com)




Alfred Kim, tenor | Otello

Este tenor surcoreano estudió en Seúl, Fráncfort y Karlsruhe. Ha sido premiado en varias competiciones internacionales, como el concurso de canto Belvedere (1997), la ARD de Múnich (1998) y Operalia (2002). Fue miembro de las óperas de Kassel y Wiesbaden, y después se unió al conjunto de artistas estables de la Ópera de Fráncfort, donde cantó los papeles de Carlo (I masnadieri), Arrigo (I vespri siciliani), Gabriele Adorno (Simon Boccanegra), Alfredo (La traviata), Rodolfo (La bohème) y los protagonistas en Don Carlo y Les contes d’Hoffmann. También ha sido invitado a escenarios como la Metropolitan Opera House de Nueva York, la Staatsoper de Viena, la Royal Opera House de Londres, el Gran Teatre del Liceu de Barcelona y la Deutsche Oper de Berlín, donde ha cantado Don Alvaro (La forza del destino), Calaf (Turandot), Radamès (Aida) y Cavaradossi (Tosca). Recientemente ha interpretado a Enzo Grimaldi (La Gioconda) en el Teatro Municipal de Santiago de Chile y a Manrico (Il trovatore) en la Ópera de Tel Aviv.




George Petean, barítono | Iago

Nacido en Cluj-Napoca, Rumanía, cursó estudios de piano y trombón en su ciudad natal antes de estudiar canto en la Academia de Música Gheorghe Dima. Hizo su debut profesional como Don Giovanni en esta misma ciudad en 1997, y su debut internacional, como Marcello (La bohème), tuvo lugar en el Teatro dell’Opera de Roma en 2000. Fue solista estable en la Ópera de Hamburgo de 2002 a 2010 y ha desarrollado una importante carrera internacional que le ha llevado a los más prestigiosos escenarios del mundo, como la Royal Opera House de Londres, la Staatsoper de Viena, la Metropolitan Opera House de Nueva York y la Opéra national de Paris. Su repertorio incluye los grandes papeles verdianos para su cuerda, como los protagonistas de Rigoletto y Simon Boccanegra o El conde de Luna (Il trovatore), belcantistas (Belcore de L’elisir d’amore, Enrico de Lucia di Lammermoor) y veristas (Carlo Gérard de Andrea Chénier). Recientemente ha interpretado a Ezio (Attila) en Montecarlo y a Sir Riccardo (I puritani) en Zúrich. En el Real ha cantado en I Puritani.




Ángel Ódena , barítono | Iago

Nació en Tarragona y lleva casi dos décadas de exitosa carrera profesional. Este barítono inició sus estudios en el conservatorio de su ciudad natal y los continuó en Mantua. En el terreno operístico se presentó en 1994 con La bohème en Bari. Desde entonces ha sumado más de cincuenta títulos a su repertorio, como Aida, Il tabarro, L’elisir d’amore, Lucia di Lammermoor, Carmen, Falstaff, Macbeth, Attila, Thäis, Il trovatore y El gato montés en teatros del extranjero (Nueva York, Hamburgo, Turín, Lisboa, Nápoles, Ámsterdam, Berlín) y de España (Barcelona, Bilbao, Oviedo, Valencia, Málaga o Sevilla). Recientemente ha interpretado el protagonista de Nabucco en el Teatro São Carlos de Lisboa y el papel de Paolo Albiani (Simon Boccanegra) en el Liceu de Barcelona. En el Real ha participado en Das Rheingold, La conquista di Granata, La Dolores, I pagliacci, Luisa Fernanda, Madama Butterfly, Merlin, Margarita la tornera, Simon Boccanegra, Cyrano de Bergerac, La traviata y Roberto Devereux. (www.angelodena.com)




Ermonela Jahoe, soprano | Desdemona

Oriunda de Albania, comenzó su formación musical en la Academia de Bellas Artes de Tirana, y la continuó en el Conservatorio de Mantua y en la Accademia Nazionale di Santa Cecilia en Roma. Esta soprano ha sido invitada a cantar en escenarios como el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, la Metropolitan Opera House de Nueva York, la Staatsoper de Viena, el Teatro alla Scala de Milán, la Royal Opera House de Londres, la Opéra national de Paris y la Bayerische Staatsoper de Múnich. Su repertorio incluye papeles belcantistas, como las protagonistas en Anna Bolena, Maria Stuarda, Manon, Luisa Miller y Thaïs, así como Violetta en La traviata o Amelia en Simon Boccanegra. También ha interpretado varios papeles de Puccini como Mimì (La bohème) y Magda (La rondine), y otros como Julia (La vestale), Marguerite (Faust) y Blanche (Dialogues des Carmélites). Recientemente ha cantado Cio- Cio-San (Madama Butterfly) en el Chorégies d’Orange y en la Staatsoper de Berlín. En el Real ha participado en La traviata. (ermonelajaho.com)




Lianna Haroutounian, soprano | Desdemona

Esta soprano armenia es una de las más destacadas cantantes verdianas de su generación. Su repertorio incluye óperas rusas, francesas y un extenso número de composiciones sinfónico-vocales y de cámara. Estudió en el Conservatorio Nacional de Ereván y posteriormente en el centro de formación de la Opéra national de Paris. Después de su debut como Elisabetta (Don Carlo) en la Royal Opera House de Londres en 2013, ha desarrollado una carrera internacional que la ha llevado a la Metropolitan Opera House de Nueva York (Amelia Grimaldi de Simon Boccanegra), el Théâtre de la Monnaie de Bruselas (Adriana de Adriana Lecouvreur), la Ópera de San Francisco (Tosca), el Teatro de San Carlo de Nápoles (Desdemona de Otello) y la Ópera de Frankfurt (Helène de Les vêpres siciliennes), entre otros importantes teatros. Recientemente ha interpretado a Mimì (La bohème) en

Melbourne y a Leonora (Il trovatore) en Londres. En el Teatro Real ha cantado el Requiem de Verdi.

Alexey Dolgov, tenor | Cassio

Este tenor ruso comenzó a estudiar canto en el Conservatorio Estatal de Novosibirsk y se graduó en el Conservatorio Estatal Chaikovski de Moscú. Su repertorio incluye los personajes de Cavaradossi (Tosca), Rodolfo (La bohème), Pinkerton (Madama Butterfly), Percy (Anna Bolena), Edgardo (Lucia di Lammermoor), Alfredo (La traviata), El duque de Mantua (Rigoletto), Don Ottavio (Don Giovanni), Nemorino (L’elisir d’amore) y Tamino (Die Zauberflöte), entre otros, y el personaje epónimo en Roberto Devereux. Se ha presentado en importantes teatros como la Metropolitan Opera House de Nueva York, la Royal Opera House de Londres, la Bayerische Staatsoper de Múnich, la Staatsoper de Berlín, el Bolshói de Moscú, la Ópera de Los Ángeles y el Festival de Baden-Baden, en los que ha colaborado con importantes directores musicales (Daniel Harding, Semyon Bychkov, Seiji Ozawa, Gianandrea Noseda, Pinchas Steinberg o Alberto Zedda). Recientemente ha interpretado a Cassio (Otello) en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona.




Xavier Moreno, tenor | Cassio

Nació en Barcelona y estudió canto, piano y dirección coral en el Conservatorio Superior del Liceu. Formó parte del conjunto de artistas estables del Nationaltheater de Mannheim (2003-2008) y ha sido invitado a cantar en prestigiosos escenarios como la Opéra national de Paris, el Liceu de Barcelona, la Ópera Estatal de Hungría en Budapest, la Ópera Real de Copenhague, la Ópera Nacional de Letonia en Riga y en numerosos teatros alemanes, donde ha interpretado a Pinkerton (Madama Butterfly), Don José (Carmen), Edgardo (Lucia di Lammermoor), Rodolfo (La bohème), Alfredo (La traviata), Nemorino (L’elisir d’amore), El duque de Mantua (Rigoletto) y los protagonistas de Don Carlo y Werther. Recientemente ha actuado en Leipzig (Cavaradossi de Tosca) y en Hannover y Halle (Don Alvaro de La forza del destino). Ha colaborado con directores de gran prestigio como James Conlon, Hartmut Haenchen, Dan Ettinger y Frédéric Chaslin. (www.xaviermoreno.com)





La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal