P. S. S. A. Sindicato de Empresa Sociedad Agromarina Ltda



Descargar 138.58 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión30.01.2018
Tamaño138.58 Kb.
  1   2





Procedimiento : Aplicación General

Materia : Despido Injustificado y Cobro de Prestaciones

Demandante : Sindicato de Empresa V.P.S. S.A.

Sindicato de Empresa Sociedad Agromarina Ltda.

Demandada : Embotelladora Andina S.A.

Transportes Andina Refrescos Ltda.

V.P.S. S.A.

Transportes Agromarina Ltda.

RIT : O-394-13

RUC : 13-4-0022875-7

_______________________________________________________________/

San Miguel, treinta y uno de marzo de dos mil catorce.


Vistos, oídos los intervinientes y considerando:
PRIMERO: Que don Luis Alberto Quezada Correa, por sí y en representación del Sindicato de Empresa V.P.S. S.A. y don Fernando Andrés Bustos Guerrero, en representación del Sindicato de Empresa Sociedad Agromarina Ltda., todos domiciliados para estos efectos en calle Moneda 2368, Santiago, interponen demanda en procedimiento de aplicación general en contra de Embotelladora Andina S.A., representada legalmente por don Abel Bouchon Silva, cuya profesión u oficio ignoran, ambos con domicilio en Avenida Carlos Valdovinos Nº 362, San Joaquín, en contra de Transportes Andina Refrescos Ltda., representada legalmente por Andrés Iacobelli del Río, cuya profesión u oficio ignoran, ambos con domicilio en Avenida Carlos Valdovinos Nº362, San Joaquín, en contra de V.P.S. S.A., representada legalmente por don Amílcar Pino Ocampo y Hernán Vicuña Videla, cuyas profesiones ignoran, todos con domicilio en calle San Francisco Nº 2590, San Miguel y en contra de Transportes Agromarina Ltda., representada legalmente por Amílcar Pino Ocampo y Hernán Vicuña Videla, cuyas profesiones ignoran, todos con domicilio en calle San Francisco Nº 2590, San Miguel, con el objeto que se declare que Embotelladora Andina S.A y su filial Transportes Andina Refrescos Ltda. constituyen una unidad económica en los términos definidos por el inciso tercero del artículo 3° del Código del Trabajo y en consecuencia se declare que estas son su real empleadora, condenándolas a internalizarlos como sus trabajadores y, en consecuencia, otorgar los correspondientes contratos de trabajo con expreso reconocimiento de las condiciones pactadas con V.P.S. S.A. y Transportes Agromarina Ltda. y Transportes Andina Refrescos Ltda., con costas.

Señalan que los trabajadores representados por los comparecientes son los siguientes:



Transportes Agromarina: Abarca Necuhual Rolando Francisco, Ahumada Lorca Jordán Andrés, Alfaro Orellana Francisco Segundo, Aliaga Vidal José Luis, Alvear Iturrieta Ítalo Fabricio, Alvear Iturrieta Jean Paul, Aniñir Fonseca Jorge Raúl, Aniñir Sanhueza Arnoldo Antonio, Antiguay Sanhueza Víctor Alejandro, Antihuala Astudillo Ricardo Enrique, Arancibia Caullan Pedro Antonio, Aránguiz Ponce Jaime Orlando, Aravena Barraza David Abraham, Arhex Avendaño Carlos, Aspee Díaz Ángelo Patricio, Astica Quechupan Juan Elías, Azua Correa Sebastián Ariel, Barrera Rodríguez José Daniel, Bermúdez Salas Javier Andrés, Burgos Tapia Cristopher Valentín, Bustos Guerrero Fernando Andrés, Calderón Rocha Pedro Antonio, Carrasco Inda Giovanni Andrés, Castillo Riquelme David Hernán, Castro Garrido Guillermo Antonio, Catalán Sagredo Felipe Antonio, Chamorro Lepe Mario Alonso, Chaparro Curiante Emilio José, Chinchon Álvarez Luis Simón, Cisternas Ponce Manuel Leonardo, Conejeros Faúndez Héctor Antonio, Conejeros Faúndez Miguel Ángel, Contreras Goitiandia Michael Francisco, Conornan Encalada Luis Ignacio, Del Canto Lobos Javier Ignacio, Devia Román Ángelo Moisés, Díaz Arriagada Carlos Patricio, Díaz Azocar Joseph Felipe, Díaz García Víctor Manuel, Esgeb Contreras Jonathan Edyel, Espinoza Quilaqueo Pablo Andrés, Espinoza Tobar José Fidel, Farías Farías Osiel Segundo, Flores Hernández Danilo Fabián, Flores Rodríguez David Alejandro, Fonseca Neculñir Esteban Edgardo, Fonseca Ordenes Juan Pedro, Gallardo Castro René Omar, Gálvez Briones Marcelino Fernando, Gálvez Vera Franco Orlando, Gatica Salinas Francisco Javier, Godoy Espinoza Claudio Enrique, Godoy Vásquez Jesús Andrés, González Gutiérrez Luis Alejandro, González Villacura Rene Mauricio, Gutiérrez Gutiérrez Sebastián Alfredo, Hernández Tapia Rubén Darío, Herrera Cabrera Juan Alberto, Ibáñez Gallardo Esteban Gabriel, Illesca Rioseco Gerson Hernán, Jara Poblete Juan Pascual, Jara Ramos Oscar Andrés, Jiménez Nacarate Giovanno Antonio, Jorquera Gómez Carlos Alberto, Larenes Adriazola Fredy Carlos, Leal Aranda Guillermo Manuel, Leiva Conejeros Gustavo Adolfo, Leiva Contreras Felipe Alexis, López Pizarro Josua Alberto, Loyola Loyola Fabián Andrés, Mardones Arriagada David Gonzalo, Maureira Cabezas Diego Humberto, Mejías Pratt Juan Pablo, Mendoza Castillo Pablo Alberto, Miranda Cortes Cristian Julio, Monsalve Álvarez Gabriel, Montero Cárdenas José Patricio, Montero Tapia Octavio Enrique, Mora Mora Pedro Roberto, Morales Heredia Nicolás Ignacio, Moreno Pizarro Cristóbal Antonio, Muñoz Jerez Alex Ariel, Muñoz Lizana Michel Leandro, Muñoz Menares Jordán Israel, Muñoz Montt Pablo Abraham, Navarrete Rebolledo Jonathan Andrés, Navarro Castro Patricio Andrés, Navarro Navarro José Luis, Orellana Otárola José Alejandro, Orellana Vásquez Jorge Andrés, Ormeño Fuentes Luis Alberto, Ortega Leal Joan Daniel, Pacheco Parra Nelson Ricardo, Pacheco Valenzuela Rodolfo Fabián, Palacios Miño Ulises Patricio, Palma Olea Gonzalo Rodrigo, Palma Toloza Luis Alberto, Parra Figueroa Juan Pablo, Peña Marchant Michael Angelo, Peretta Espinoza Alejandro Enrique, Peretta Espinoza Eduardo Benjamín, Pérez Aravena Marco Antonio, Pérez Espinoza Eduardo Andrés, Pezoa Vásquez Emilio José, Pino Contreras Felipe Javier, Polanco Polanco Pablo Gino, Ponce Contreras Francisco Sebastián, Quechupan Díaz Manuel Alejandro, Quintana Correa Daniel Segundo, Ramírez López Arnaldo Andrés, Ramírez López Rene Ignacio, Ramos Adriazola Rubén Eduardo, Reyes Fuentes Alfredo Ignacio, Reyes Miranda Hector Javier, Riffo Barría Albert José, Ríos Herrera Isaac Andrés, Ríos Valdebenito Jorge Luis, Rioseco San Martin Charly Richard, Rocamora Danielovic Fernando, Rodríguez Garrido Jonathan Fernando, Rodríguez Sáez Jhonn Janshon, Rojas Cabrera Samuel, Rojas Duran Carlos Osvaldo, Rojas Miranda Gabriel del Carmen, Rojas Yáñez Jaime Patricio, Rojas Yáñez Leonardo, Rosales Martínez Samel Esteban, Rosales Tejo Gabriel Ángel, Salas Saldias Carlos Enrique, Salas Vidal Miguel Angel, Sandoval Amaro Joan Manuel, Sandoval Collio Francisco Rene, Sandoval Collio Jorge Marcelo, Sandoval Collio Sergio Estanislao, Santelices Mora Oscar Henry, Schmidt Sanhueza Egon Gustavo, Sepúlveda Armijo Danilo Andrés, Sepúlveda Camilla Juan Carlos, Sorricueta Moreno Heriberto De Jesús, Soto Díaz Samuel Alejandro, Soto Jara Christopher Abraham, Stange Muñoz Claudio Andrés, Stange Muñoz Félix Antonio, Suarez Vidal Gino Viviano, Tapia Vivanco Matías Antonio, Teruel Espinoza Juan José, Toro Amaya Adán Isaac, Umaña Rojas Héctor Andrés, Urra González Jorge Andrés, Urrutia Castro Luis Eduardo, Valdés Apablaza Pablo Andrés, Valenzuela Hernández Jorge Luciano, Valenzuela Maureira Juan Simón, Valenzuela Villena Jorge Andrés, Valenzuela Yáñez Alexis Cristóbal, Vega Ojeda Raúl Armando, Venegas Paredes Manuel Jesús, Vergara Sepúlveda Jorge Enrique, Mérida Aceituno Christopher Ángel.

Transportes VPS S.A.: Agüero González Jorge Enrique, Beltrán Bascur Custodio del Carmen, Caris Muñoz Héctor Francisco, Cid Rivas Juan Luis, Conejeros Morales Manuel, Farías Rojas Oscar Andre, Fredes Cofre Luis Oscar, Gahona Sandoval Luis Rosalindo, González Carreño Patricio, Herrera Bravo Julián Andrés, Lobos Ibarra Delfín Segundo, Machuca Contreras Jorge Segundo, Muñoz Salgado Rolando Andrés, Orrego Araya Wilson del Rosario, Palma Muñoz Jorge Gonzalo, Puebla Moreno Sergio Orlando, Quezada Correa Luis Alberto, Ríos Ríos Luis Alfredo, Tapia Geraldo Eladio Freddy, Tapia Vergara Manuel Raúl, Troncoso García Juan Carlos.

Fundando su pretensión señalan que los trabajadores antes individualizados son todos peonetas, perciben un sueldo promedio de $721.165.- y son socios de los sindicatos comparecientes, organizaciones sindicales que a su vez están afiliadas a la Federación Nacional de Sindicatos de Peonetas, transportistas de productos de las Compañías Coca-Cola Chile, Embotelladora Andina S.A., ramos similares y conexos, FENASIPEC, manteniendo contratos de trabajo vigentes con las sociedades V.P.S. S.A. y Transportes Agromarina Ltda.

Señalan que si bien están contratados como peonetas, su trabajo excede estas funciones ya que la demandada Embotelladora Andina S.A. les tiene asignado el reparto de los productos concesionados que elabora y vende, ya que deben hacer la entrega de los productos vendidos y cobrar el precio, asimismo, deben gestionar las devoluciones de ventas.

Agregan que el 12 de noviembre de 2007 los sindicatos federados en FENASIPEC demandaron a Embotelladora Andina S.A. y a Transportes Andina Refrescos Ltda. con el propósito de obtener sentencia que declarara que los contratos de trabajo otorgados con las distintas empresas contratistas eran simulados, siendo su auténtica empleadora, el holding que encabeza Embotelladora Andina S.A. y que tiene asignada para la distribución de sus productos a su filial Transportes Andina Refrescos Ltda. que es la sociedad que ha participado en la triangulación de la relación laboral a los efectos de simular que se encuentra encuadrada en el régimen de subcontratación.

Señalan que la sociedad Embotelladora Andina y Transportes Andina Refrescos Ltda., junto a otras sociedades integran una unidad económica con las característica de grupo o holding en los términos definidos por el artículo 96 de la Ley de Mercado e indica que en la empresa Transportes Andina Refrescos Ltda. la demandada Embotelladora Andina S.A. participa en un 99.99% y la contabilidad de cada empresa se consolida y que por las exigencias de la legislación tributaria los holding tributan como grupo de empresas, sus beneficios son comunes al grupo y, además, es un grupo que cotiza en bolsa.

Manifiestan que el procedimiento judicial referido fue conocido por el Segundo Juzgado del Trabajo de San Miguel, bajo autos Rol L- 122-2008, dictándose sentencia con fecha 26 de octubre de 2010, en virtud de la cual se acogió la demanda por simulación laboral declarando que las demandadas Embotelladora Andina S.A. y Transportes Andina Refrescos Ltda. son sus empleadoras directas, siendo confirmada la sentencia por la I. Corte de Apelaciones de San Miguel con fecha 4 de julio de 2011, sin embargo, la Excma. Corte Suprema acogió recurso de casación en la forma y dictó sentencia de reemplazo en base a una cuestión adjetiva que fue el hecho que al entablar la demanda, esta no habría sido dirigida contra las empresas subcontratistas.

Señalan que en los meses de marzo y abril del año 2013 vencían los contratos colectivos y los sindicatos, agrupados en Federación, elaboraron un proyecto de contrato común que tuvo éxito quedando niveladas las remuneraciones, en una suma aproximada de $700.000.- y según las empresas contratistas, que fueron las que negociaron, Embotelladora Andina S.A. no habría estado dispuesta a asumir estos incrementos de remuneraciones y los beneficios pactados, por lo que no les quedaba otra alternativa que cesar su actividad económica y en consecuencia, proceder a despedir a los trabajadores y que es la actual amenaza que pende sobre todos ellos y en mérito de lo expuesto y normas legales que invocan, solicitan lo antes señalado.

SEGUNDO: Que la demandada Embotelladora Andina S.A., opone excepción de cosa juzgada y de prescripción y contestando el libelo solicita el rechazo de la demanda en todas sus partes, con costas.

Fundamenta su defensa argumentando que la presente demanda se explica, según lo que se señala en el libelo, por la "amenaza" que sienten los trabajadores de perder sus puestos de trabajo, siendo improcedente que por el hecho que una empresa proceda al término de la relación laboral o, eventualmente, deba proceder al término de su gestión, cuestión que en todo caso no ha ocurrido, los trabajadores de ésta, pretendan construir un supuesto legal inexistente en los hechos, en virtud del cual, pretendan continuar su relación laboral con Embotelladora Andina.

Agrega que en la demanda no hay ningún hecho concreto y específico que sirva de sustento a la acción de simulación, ya que no se hace alusión a actos de supervigilancia, ni prestación de servicios bajo subordinación de esa parte y tampoco que los servicios prestados se desarrollaban en dependencias de Embotelladora Andina S.A.

Manifiesta que los demandantes se equivocan al pretender que por el hecho de que exista una relación de propiedad entre Embotelladora Andina S.A. y Transportes Andina Refrescos Ltda., exista suficiente sustento para la acción de simulación impetrada.

Señala que con respecto a la relación existente entre las dos empresas antes nombradas, existe ya un pronunciamiento expreso de la Inspección del Trabajo, que con motivo de una fiscalización que tenía por objeto determinar que entre esa parte y la empresa Transportes Andina Refrescos Ltda. eran una misma empresa, concluyó que no había simulación, sino que en todo caso, una relación de subcontratación y, en todo caso, el hecho que la segunda sea filial de Embotelladora Andina, no constituye un argumento para concluir que esta última sea en los hechos quien ejercía el vínculo de subordinación y dependencia.

Agrega que los demandantes jamás han hecho ingreso a la planta de la empresa y, además Embotelladora Andina no tiene, ni presta servicios de distribución ya que ello se efectúa por parte de una filial con patrimonio y administración completamente independientes.

Indica que el hecho que los empleadores de los actores hayan cesado en su operación como señalan en la demanda, lo cual no consta y luego hayan procedido a finiquitar a sus trabajadores conforme al artículo 161 inciso 1 del Código del Trabajo, ello es una medida que contempla nuestro ordenamiento laboral y que en todo caso no es oponible a esa parte ya que, además, entienden que se habrían suscrito los finiquitos correspondientes y pagado las indemnizaciones legales, de acuerdo a lo expuesto en la contestación de Agromarina.

Manifiesta que lo expuesto por la demandante no tiene relación con una acción de simulación ya que el rol protector del artículo 507 al referirse a las figuras de simulación y subterfugio busca procurar que quien ejerce en los hechos el rol de empleador y lo disfraza con un ánimo de eludir las obligaciones laborales y previsionales, sea considerado empleador de los trabajadores y sancionado además con multas, sin embargo en la especie ni siquiera se ha alegado incumplimiento laboral ni previsional.

Agrega que imputaciones tales como que algunos contratistas, curiosamente ninguno de los demandados, hayan debido cerrar su actividad comercial por el hecho que Embotelladora Andina "querría costear los incrementos que ellos pactaron en la negociación colectiva" además de insólito no acredita ninguna simulación y tampoco sabemos si son efectivas dichas afirmaciones y, en todo caso, carecen de relevancia ya que la forma en que terceros elijen explicar a sus trabajadores que tienen problemas financieros no es responsabilidad de esa parte.

Señala que Embotelladora Andina no tiene vínculo con los demandantes de ninguna especie, tanto es así, que los actores ni siquiera hacen ingreso a las dependencias de dicha parte y, más aún, dicha empresa no distribuye sus productos, sino que se dedica solo a la fabricación y comercialización, pero no a su distribución ya que ella se encuentra a cargo de una empresa filial, Transportes Andina Refrescos Ltda., la que cuenta con su propio patrimonio, instalaciones y una administración separada e independiente de la embotelladora y con quien se vincula por un vínculo de subcontratación.

Agrega que en la demanda se hace referencia a la negociación colectiva que los trabajadores afiliados a los sindicatos demandantes llevaron a efecto durante el año 2013, afirmando que sus empleadores les habrían mencionado que Embotelladora Andina S.A. no estaba dispuesta a asumir los costos de los incrementos de remuneraciones, sin embargo tal afirmación es falsa ya que esa parte no ha participado en proceso de negociación colectiva alguno habido con los sindicatos demandantes, por cuanto jamás ha existido un vínculo contractual con ellos.

Señala que existe un error de hecho en los supuestos que sustentan la acción de simulación ya que reconoce que el vínculo de los demandantes con Transportes Andina Refrescos es de subcontratación y el único argumento que utilizan para incluir a esa parte en la acción de simulación es el hecho que Transportes Andina Refrescos Ltda. sería una filial de Embotelladora Andina S.A. y como ellos transportan los productos que elabora esta empresa nacería la simulación, lo que resulta absurdo.

Indica que la ley 20.123, prohíbe expresamente la contratación de empresas de servicios transitorios para empresas usuarias que sean filiales o coligadas, pero no se hace referencia alguna y, por lo tanto, no lo prohíbe, cuando se regula el régimen de la subcontratación, de lo que solo puede entenderse que la intención del legislador fue precisamente autorizar que empresas relacionadas o filiales pudieren celebrar contratos en régimen de subcontratación, figura esta que existe entre Embotelladora Andina y Transportes Andina Refrescos.

Manifiesta que la contraria ha accionado en contra de esa parte y Transportes Andina Refrescos Ltda. como una unidad económica y, en tal sentido, se asume la simulación y si lo que la contraria pretende es un concepto más amplio de empleador, ella deberá acreditar que quien ejercía el vínculo de subordinación y dependencia era Embotelladora Andina.

Indica que el artículo 3° del Código del Trabajo ha definido el concepto de empresa definición que se encuentra restringida exclusiva y excluyentemente al ámbito laboral y de seguridad social, además dicho concepto establece una serie de elementos copulativos, por lo que el concepto de una sola empresa conformada por dos razones sociales distintas no es aplicable cuando se trata de sociedades diferentes, con giros diversos, cada una con su patrimonio propio, RUT diferentes, y administraciones separadas e independientes, pese a que una sea filial de la otra.

Señala que el efecto de la declaración de una unidad económica, no es otro que el obtener un patrimonio diferente o adicional, en el cual hacer efectivas las obligaciones, pero en caso alguno esto puede entenderse como que ambas empresas serían "co-empleadoras" de los demandantes, ya que la relación laboral debe ser con quien ejerce el vínculo de subordinación y dependencia y no puede darse con terceras personas y la existencia de una unidad económica no modifica lo anterior.

Manifiesta que sea que se trate de simulación o de infracción al trabajo en régimen de subcontratación, de acuerdo al artículo 183 A del Código del Trabajo, la sanción aplicable de acuerdo al artículo 507 del mismo cuerpo legal, es que la empresa mandante o la que simula la contratación de trabajadores a través de terceros, será considerada como empleador directo, sin perjuicio de las multas, por lo que el presupuesto básico de la sanción para ambos casos, es que la empresa simuladora o mandante, se comporte en los hechos, como empleador, sin embargo la contraria confunde lo que se entiende por holding o grupo económico bajo la normativa societaria, con el concepto de empleador, que en todo caso es, diverso del concepto de empresa.

Indica que lo determinante es quién, en los hechos, ejerce el vínculo de subordinación y dependencia, es decir, quién hace las veces de empleador (no si hay empresas que son filiales o que forman parte del mismo grupo económico) y en tal sentido Embotelladora Andina no tiene injerencia en la relación que tiene Transportes Andina Refrescos Ltda. con sus trabajadores, ni con las empresas transportistas, empleadoras de los actores y, de hecho, en la demanda no existe ningún antecedente que establezca que esa parte supervisaba, daba órdenes o hacía las veces de empleador respecto de los actores, incluso estos ni siquiera hicieron ingreso a la planta, ni conocían su domicilio.

Por su parte, la relación o el vínculo que esa parte mantiene con su filial, es la de un contrato que se rige por las normas de la subcontratación y que se ejecuta por personal independiente que no se desempeña para Embotelladora Andina, ni interviene en el proceso productivo y/o en la comercialización de los productos.

Manifiesta que el hecho de ser filial o relacionada una empresa respecto de otra, no implica ser una sola empresa para efectos laborales, ni configura simulación.



TERCERO: Que la demandada Transportes Andina Refrescos Limitada, contestando el libelo pretensor, solicitó su rechazo en todas sus partes, con costas.

Fundando su defensa señala que la empresa Transportes Andina Refrescos Limitada es una sociedad que se constituyó el día 31 de mayo de 1996, con la única finalidad de prestar de servicios logísticos, de administración de bodegas y de transporte de carga por cuenta propia o ajena, mediante vehículos motorizados terrestres, servicios que ejecuta los ejecuta, entre otras, para las empresas Embotelladora Andina S.A., Vital Jugos S.A., Vital Aguas S.A., Servicios Multivending Limitada, Envases Multipack S.A. y otras compañías que esporádicamente contratan dichos servicios, teniendo cada una de las empresas señaladas, la calidad jurídica de dueño de la obra, empresa o faena, Transportes Andina Refrescos la calidad de contratista.

Manifiesta que para ejecutar sus actividades comerciales, la empresa Transportes Andina Refrescos Limitada, durante toda su existencia, ha subcontratado con diferentes empresas del rubro de transporte de productos, actividades que son operadas logísticamente desde sus diferentes centros de distribución ubicados en Eyzaguirre N° 2524, comuna de Puente Alto; Santa Marta N° 1313, comuna de Maipú; Avenida Carlos Valdovinos N° 462, comuna de San Joaquín; Avenida Miraflores N° 9153, comuna de Renca; Los Aromos 130, San Antonio; y Avenida Circunvalación N° 041, comuna de Rancagua, y que distribuye a los diferentes establecimientos comerciales que los venden, teniendo estas empresas de transportes la calidad de subcontratistas.

Señala que dentro de estas empresas de transportes, se encuentra la demandada V.P.S. S.A. empresa con la cual se celebró un contrato de prestación de servicios de transporte de carga con fecha 1° de junio de 2009, en el que se estableció el objeto del contrato y las condiciones bajo las cuales se debían ejecutar los servicios de transporte de productos.

Agrega que la empresa V.P.S. S.A., debidamente autorizada por esa parte subcontrató estos servicios de transporte con la empresa Transportes Agromarina Limitada también demandada en esta causa.

Indica que los servicios que presta la empresa V.P.S. S.A. a la empresa Transportes Andina Refrescos Limitada se enmarcan dentro de la figura del trabajo en régimen de subcontratación, concurriendo en la especie todos los requisitos que contempla el artículo 183 A del Código del Trabajo y en los dictámenes de la Dirección del Trabajo.

Señala que en la especie existe una empresa que tiene la calidad de dueño de la obra, empresa o faena (Embotelladora Andina S.A.); una segunda que tiene la calidad de contratista (Transportes Andina Refrescos Limitada); y finalmente V.P.S. S.A., que tiene la calidad de subcontratista y que ejecuta los servicios de transporte de carga con trabajadores de su dependencia, que en la especie son, entre otros, los trabajadores individualizados en el libelo de demanda, por su parte, Transportes Agromarina Limitada tiene la calidad de empresa contratista de V.P.S. S.A. y de subcontratista de Transportes Andina Refrescos Limitada.

Asimismo existe un acuerdo contractual consistente el contrato de prestación de servicios de transporte de carga celebrado entre esa parte y V.P.S. S.A., instrumento cuyo objeto es justamente la prestación de los servicios de distribución y transporte de los productos de propiedad de Embotelladora Andina S.A.

Que, por su parte, los servicios se efectúan por cuenta y riesgo del subcontratista, en este caso, de la empresa V.P.S. S.A., recayendo sobre ésta los resultados económicos favorables o desfavorables de su gestión comercial, debiendo la empresa de transporte efectuar el servicio contratado no sólo con sus recursos humanos, sino que también con sus recursos materiales, tales como vehículos, camiones, dependencias físicas administrativas y operacionales (denominadas "casas de ayudantes"), etc…., asimismo, la empresa contratista debe mantener los vehículos motorizados en perfecto estado de funcionamiento, siendo de su cargo la mantención mecánica y también los eventuales daños materiales que ocurran por accidentes de tránsito, en consecuencia, claramente este servicio de transporte se efectúa por cuenta y riesgo de la empresa contratista, quien asume todas las contingencias derivadas de la puesta en marcha y ejecución de su negocio.

Finalmente, en dicha empresa transportista, existen diversos supervisores quienes fiscalizan, controlan y supervisan el trabajo convenido por los trabajadores de la citada empresa de transporte, impartiendo las instrucciones pertinentes en forma periódica y directa acerca de la forma como deben ejecutar los trabajos, sin perjuicio de los instrumentos celebrados con personas que ejecutan labores administrativas, tales como gerentes, secretarias, prevencionistas de riesgo, etc.

En cuanto a la exigencia referente a que la obra o servicio debe ser ejecutada por el contratista o subcontratista con trabajadores de su dependencia, indica que ella se cumple en forma íntegra, lo que se acreditará no solo con los respectivos contratos individuales de trabajo, sino que también con los instrumentos colectivos que celebró la empresa V.P.S. S.A. con las organizaciones sindicales constituidas en esa empresa, antecedente este que tiene especial trascendencia porque revela en forma irrefutable que la empresa contratista de transporte es una organización real, en su sentido comercial y laboral, que cumple con sus obligaciones laborales y previsionales y en la que no sólo se constituyeron y funcionan permanentemente organizaciones sindicales, sino que periódicamente se efectúan procedimientos de negociaciones colectivas que fijan entre el empresario contratista y sus respectivos trabajadores, las remuneraciones y condiciones de trabajo por la prestación del trabajo contratado, a través de los respectivos contratos y convenios colectivos de trabajo, en consecuencia, las labores de los trabajadores de la empresa transportista, incluidos los demandantes, se ejecutan bajo un vínculo de subordinación y dependencia respecto de aquella, pues es la empresa V.P.S. S.A., quien dirige el trabajo, impartiendo órdenes e instrucciones, principalmente acerca de la forma y oportunidad de la ejecución de las labores, a través de supervisores encargados de esta labor, órdenes e instrucciones que también son impartidas por la empresa Transportes Agromarina Limitada, a través de sus supervisores.

Agrega que con relación a las conductas que se imputan, esto es, que las empresas Transportes Andina Refrescos Limitada y Embotelladora Andina S.A. imparten instrucciones, dirigiendo y controlando las labores de los peonetas de todas las empresas contratistas, señala que la Inspección del Trabajo, en los informes de fiscalización N° 2862, 2866, 2483, 2484 y 2857, indica que no se detecta infracción alguna y agregan que los peonetas jamás entran en las faenas de Transportes Andina Refrescos, por lo que existe absoluta imposibilidad esta o Embotelladora Andina S.A. impartan órdenes e instrucciones a los peonetas y transcribe parte del informe 2857.

Manifiesta que en dichos informes los fiscalizadores de la Dirección del Trabajo dejaron constancia que no se detectó infracción de las normas sobre trabajo en régimen de subcontratación y además constatan una serie de hechos que tienen directa relación con el asunto controvertido, lo que transcribe.

Señala que, por su parte, el Ordinario N° 4266 de fecha 30 de septiembre de 2010, da cuenta de una serie de actos constatados por la Inspección del Trabajo y que grafican, con absoluta objetividad, que son las empresas contratistas de Transportes Andina las que dirigen las labores de los peonetas y ejercen los controles necesarios, mismo reconocimiento que hace la Federación a la que pertenecen las organizaciones sindicales que demandan, al efectuar la presentación, estableciéndose en el dicho dictamen que los ayudantes o peonetas tienen la calidad de trabajadores dependientes de las empresas contratistas, siendo lo más relevante la constancia fáctica que efectuaron los fiscalizadores, al señalar que visitaron el lugar en que desarrollan sus labores estos trabajadores, para observar directamente la forma corno prestan sus servicios, estableciendo los hechos que detalla.

Señala que respecto de la empresa contratista, la Dirección del Trabajo y, posteriormente, entidades privadas, emitieron "Certificados de Cumplimiento de Obligaciones Laborales y Previsionales, en lo que identifica a V.P.S. S.A. como contratista y a la empresa Transportes Andina Refrescos Limitada como el dueño de la obra, empresa o faena, asimismo, sin formular reparo alguno, los Servicios del Trabajo intervinieron en múltiples procesos de negociación colectiva que tuvieron lugar al interior de las empresas contratistas conductas que demuestran que la empresa contratista es considerada como tal y que en la práctica existe la figura jurídica del trabajo en régimen de subcontratación, al cumplirse con todos los requisitos legales para ello.

Añade que al cumplirse en la especie todos y cada uno de los requisitos que exige el artículo 183-A y siguientes del Código del Trabajo para que exista trabajo en régimen de subcontratación, por lo que mal puede existir simulación laboral en los términos del artículo 507 inciso 1° del Código del Trabajo, manifestando que el sentido y alcance de dicha norma ha sido fijado por la Dirección del Trabajo en infinidad de dictámenes, quien ha señalado que para que exista simulación laboral, deben concurrir los elementos copulativos que indica, agregando dicha demandada que existe además un cuarto requisito, cual es que el acto vaya acompañado de la intención de producir en el ámbito laboral el efecto de eludir o dañar los derechos laborales de los trabajadores, es decir, la simulación laboral debe ir necesariamente acompañada de una conducta dolosa.

Manifiesta que la figura del acto fraudulento sancionada en el artículo 507 del Código del Trabajo no se presenta en la especie, toda vez que la empresa V.P.S S.A. detenta formalmente y en la práctica el carácter de empleador, ejerciendo la potestad de mando y de dependencia respecto de sus trabajadores y se trata de una empresa completamente autónoma, no sólo con personalidad jurídica propia e individualidad legal determinada, sino que con domicilio, instalaciones físicas para su personal, infraestructura, medios tecnológicos, camiones y, en general, todos los medios y elementos necesarios para desempeñar eficazmente su giro, en este sentido, para el desarrollo de su actividad debe efectuar inversiones, celebrar contratos, contraer obligaciones, obtener créditos, etc…, existiendo además en dicha empresa organizaciones sindicales que han celebrado contratos colectivos de trabajo que rigen las relaciones existentes entre los trabajadores miembros de ellas y la mencionada empresa de transporte.

Añade que V.P.S S.A. presta servicios a Transportes Andina Refrescos por su cuenta y riesgo, y con el personal necesario para ello, tales como choferes, ayudantes o peonetas, supervisores, ejecutivos, prevencionistas de riesgo y administrativos y los términos y condiciones de dichos servicios están reglados en el correspondiente contrato suscrito con dicha empresa Transporte Andina Refrescos Limitada y V.P.S. S.A., mimas circunstancias que pueden ser constatadas respecto de la empresa contratista de V.P.S S.A., Transportes Agromarina Limitada, empresas ambas que tienen una existencia real y que no fueron creadas por Transportes Andina Refrescos con la finalidad de encubrir la calidad de empleador de los trabajadores señalados en el libelo de demanda.

Indica que en el presente caso se diluye la tesis de la existencia del acto fraudulento regulado en nuestra legislación, en virtud de los argumentos que señala e indica que en la especie se cumplen todos y cada uno de los requisitos para que exista trabajo en régimen de subcontratación, afirmando que no existe ni ha existido simulación laboral, en los términos del artículo 507 inciso 1° del Código del Trabajo y cita al efecto las sentencias dictadas en los recursos de protección, caratulados "Transportes Andina Refrescos Limitada con Inspección Comunal del Trabajo Santiago Sur", Rol N° 341-2007, y "Agromarina Limitada y otros con Inspección Comunal del Trabajo Santiago Sur", Rol N° 340- 2007, en que la Iltma. Corte de Apelaciones de San Miguel se pronunció respecto de la existencia de trabajo en régimen de subcontratación respecto de las empresas V.P.S. S.A. y Transportes Agromarina Limitada, señalando que en los hechos existe la figura de trabajo en régimen de subcontratación, en la que las empresas de transporte tienen la calidad de contratistas de Transportes Andina Refrescos y las personas que trabajan en ellas como peonetas tienen la calidad de trabajadores dependientes de las mismas y no así de Transportes Andina Refrescos Limitada o Embotelladora Andina S.A.

CUARTO: Que la demandada VPS S.A., contestando el libelo pretensor, solicitó su rechazo, con costas.

Fundando su defensa señala que dicha demandada desde 1994 ha hecho transportes para diversas empresas que menciona, para lo cual cuentan en su flota con muchos camiones que no son Rojos Coca Cola como los que trabajan en TAR Andina y que motivan esta demanda.

Indica que el rubro de la empresa es el Fletamento Terrestre, ya que no producen bienes, sino que solo transportan y distribuyen mercaderías y bienes de terceros, no siendo su único cliente Transportes Andina Refrescos Limitada, ya que tiene otros, como asimismo otras actividades distintas a dichos fletes,.

Manifiesta que es falso lo aseverado en la demanda en el sentido que los empleados de VPS S.A. entreguen los productos de Embotelladora Andina y cobren el precio ya que solo se entregan productos cuya conducción o flete ha sido encargado por Transportes Andina Refrescos Limitada y se obtiene la firma y timbre conforme de parte del consignatario de la carga y/o de sus representantes y jamás se ha cobrado a los destinatarios el precio de dichos productos, ya que como empresa de transportes solo le prestan el servicio de fletamento de productos de Embotelladora Andina S.A. desde sus bodegas hasta los supermercados o las estaciones de servicio donde se venden esos productos y los empleados del VPS deben bajar esos productos hasta el punto donde los supermercados y/o estaciones de servicio reciben dichas mercaderías, las cuentan, verifican que sean lo que dice la guía de despacho y obtienen la recepción conforme de dichos productos y luego le entregan a Transportes Andina Refrescos Limitada dicha guía junto con la factura del flete realizado, lo que se hace una vez al mes cuando esta empresa de transportes le factura todos los fletes realizados durante el mes.

Indica que el Contrato de Transporte Terrestre está definido en el artículo 166 del Código de Comercio señalando, definición que calza perfecto con lo que hace VPS S.A. con Transportes Andina Refrescos Limitada, ya que toman las mercaderías que dicha empresa carga en sus camiones y las conducen a cambio de un flete al supermercado o estación de servicio a donde van dirigidas y se las entregan a la persona encargada de su recepción en la empresa destinataria, por lo que se trata de un tema propio del Derecho Comercial y no del Derecho Laboral.

Además hace presente que en la demanda se enumeran 21 trabajadores de dicha empresa para que sean internalizados por Embotelladora Andina S.A., pero no se indica que pasaría con el resto de los trabajadores de VPS S.A. de prosperar la insólita demanda deducida en la presente causa.

Indica que según consta de los respectivos contratos que señala, se trata de contratos de transporte terrestre según la definición del artículo 166 del Código de Comercio, por lo que no se explica como el tener un contrato de transporte de mercaderías con VPS SA, le da derecho al Presidente del Sindicato de esta empresa a tratar de pasar a ser empleado de una empresa como Embotelladora Andina S.A., con la que no tienen ningún tipo de vinculo comercial, ni jurídico, ya que con esa lógica el empleado de cualquier almacén o supermercado que venda Coca Cola se sentiría con derecho a demandar para que se declare que es empleado de Coca Cola.

Agrega que no es efectivo lo afirmado por el Presidente del Sindicato en el sentido que solo trabajen para Transportes Andina ya que prestan servicios para varios otros clientes que individualiza, con las facturaciones que señala.



QUINTO: Que la demandada Transportes Agromarina Limitada, primeramente opone excepción de cosa juzgada y, subsidiariamente, contesta el libelo pretensor, solicitando su rechazo, en todas sus partes, con costas.

Fundando su defensa señala que del certificado de información tributaria emanado del Servicio de Impuestos Internos consta que dicha empresa tiene cuatro giros distintos y que le presta servicios de transporte de carga terrestre a Transportes Andina Refrescos Limitada pero tiene también otros clientes y otras actividades distintas a dichos fletes, por lo que no es correcto decir que dicha empresa sea subcontratista de Embotelladora Andina, ya que no se reúnen los requisitos para ello, sino que son una empresa que presta servicios de transportes bajo las normas que establece el Código de Comercio para dicho contrato de fletamento o transporte.

Afirma que es falso que sus empleados entreguen los productos de Embotelladora Andina y cobren el precio, ya que solo se entregan productos cuya conducción o flete ha sido encargado por dicha empresa y se obtiene la firma y timbre conforme de parte del consignatario de la carga y/o de sus representantes, pero jamás se ha cobrado a los destinatarios el precio de dichos productos.

Manifiesta que el Contrato de Transporte Terrestre está definido en el artículo 166 del Código de Comercio señalando concepto que encuadra perfectamente con la actividad que desarrolla Transportes Agromarina con Transportes Andina Refrescos Limitada, ya que toman las mercaderías que esta última carga en los camiones y las conducen a cambio de un flete al supermercado o estación de servicio donde van dirigidas y se las entregan a la persona encargada de su recepción en la empresa destinataria.

Señala además que 30 de los 161 trabajadores demandantes han sido finiquitados por diversas razones por la empresa y agrega que dicha empresa no solo trabaja para Embotelladora Andina, sino que también para otras empresas, tales como Agrícola Tarapacá Ltda. y Compañía de Seguros Penta Security S.A., ello según consta de facturas que individualiza.

SEXTO: Que con fecha 24 de octubre de 2013 se llevó a efecto la audiencia preparatoria con la asistencia de ambas partes y efectuado el llamado a conciliación, este no prosperó por lo que el Tribunal recibió la causa a prueba, fijando los siguientes hechos a probar: 1.- Efectividad de concurrir en la especie, cosa juzgada con respeto a la causa Rol L-122-2008 seguida ante el Segundo Juzgado de Letras del Trabajo de San Miguel. Fundamentos, detalles y pormenores. 2.- Fecha de inicio de la relación laboral de los trabajadores individualizados en la demanda y extensión de la misma. Detalles y pormenores. 3.- Efectividad de constituir las demandadas Embotelladora Andina y Transportes Andina Refrescos Ltda. una unidad económica en los términos del artículo tercero del Código del Trabajo. Hechos, detalles, fundamentos y pormenores. 4.- Vínculo jurídico que existiría entre las demandadas Embotelladora Andina y Transportes Andina Refrescos Ltda. y los trabajadores individualizados en la demanda, naturaleza del mismo. Hechos, detalles, fundamentos y pormenores. 5.- Vínculo jurídico existente entre todas las demandadas, naturaleza del mismo, y efectividad de haber prestado servicios los demandantes en régimen de subcontratación. Hechos, detalles, fundamentos y pormenores. 6.- Efectividad de haber incurrido las demandadas en la figura de simulación contemplada en el artículo 507 del Código del Trabajo. Hechos, detalles, fundamentos y pormenores.

SEPTIMO: Que en orden a acreditar los fundamentos de su pretensión la parte demandante ofreció e incorporó en las audiencias respectivas las siguientes probanzas:

  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©bazica.org 2016
enviar mensaje

    Página principal